Este artículo trata sobre un tema considerado Canon.
Este artículo cubre la versión Canon.  Clic aquí para la versión del artículo de las Leyendas. 

«Maestro Kenobi, el pasado violento de Mandalore se ha dejado atrás.»
―Almec a Obi-Wan Kenobi[fuente]

Almec fue un hombre humano del planeta Mandalore, y un creyente de los modos pacifistas de la duquesa Satine Kryze. Durante las Guerras Clon, Almec sirvió como Primer Ministro de Mandalore e hizo lo que mejor pensó para velar y representar los intereses de Mandalore. Su dedicación se convirtió en su perdición, sin embargo; cuando Mandalore declaró su neutralidad en las Guerras Clon y se separó de la ayuda de la República Galáctica, Almec estableció una red de comercio en el mercado negro para traer bienes muy necesarios para el pueblo mandaloriano. Estos contrabandistas envenenaron a la gente de Sundari con tóxico, y llevaron a numerosos niños al hospital. Almec fue expuesto como el líder de la red del mercado negro y fue encarcelado sumariamente por sus crímenes.

Cuando Darth Maul se apoderó de Mandalore, sacó a Almec de la prisión y lo restituyó como Primer Ministro, con Almec declarando su lealtad a Maul y sus aliados de la Guardia de la Muerte. Tras la captura y el encarcelamiento de Maul por parte de Darth Sidious, Almec se aseguró de que Maul fuera rescatado y devuelto a la Guardia de la Muerte. Después, durante los últimos días de las Guerras Clon, Almec participó en el Asedio de Mandalore, un esfuerzo conjunto entre la República Galáctica y la resistencia mandaloriana de Bo-Katan Kryze para derrotar a Maul y recuperar Mandalore. Muy lejos de sus antiguas costumbres pacifistas, Almec hizo que Gar Saxon preparase sus fuerzas para un ataque total y, vistiendo una armadura mandaloriana, se enfrentó a Bo-Katan en el Palacio Real de Sundari.

Derrotado y detenido en la prisión real de Sundari, Almec fue asesinado por Gar Saxon por orden de Maul cuando iba a ser interrogado por Bo-Katan y Ahsoka Tano.

Biografía

Primer Ministro de Mandalore

La neutralidad de Mandalore

«Mandalore nunca se volvería contra la República. La duquesa Satine valora la paz más que a su propia vida.»
―Almec a Obi-Wan Kenobi[fuente]

Almec era un nativo del planeta Mandalore y, durante muchos años, fue un aliado de la duquesa Satine Kryze y su gobierno pacifista. En tiempos de las Guerras Clon, Almec se había convertido en el Primer Ministro de Mandalore y servía como líder del Consejo Regente compuesto por los ministros del gobierno mandaloriano.[5] Durante la guerra, Almec se reunió con el Maestro Jedi Obi-Wan Kenobi, quien había sido enviado por el Consejo Jedi para investigar los rumores de que Kryze estaba construyendo un ejército y se preparaba para aliarse con la Confederación de Sistemas Independientes; Kenobi también era un viejo amigo de la duquesa. Almec aseguró a Kenobi que los rumores eran falsos, creyendo que Mandalore nunca se volvería contra la República Galáctica y que la violenta tradición guerrera de Mandalore era cosa del pasado. Kenobi mencionó su encuentro con el supuesto mercenario mandaloriano Jango Fett, pero Almec rechazó la idea afirmando que sólo era un cazarrecompensas que había adquirido una armadura mandaloriana por medios desconocidos.[4]

Almec se horroriza ante las pruebas de la implicación mandaloriana en la guerra.

Durante la audiencia de Kenobi con la duquesa, Almec intervino cuando el Maestro Jedi mostró la grabación de un saboteador mandaloriano responsable de un ataque a un crucero de la República Galáctica, declarando que ningún mandaloriano perpetraría semejante ataque. Aunque el Primer Ministro expresó interés por el paradero del mandaloriano en cuestión, quedó impactado cuando Kenobi reveló que el hombre había elegido el suicidio antes que someterse a un interrogatorio. Más adelante se descubrió que el saboteador era miembro del grupo resurgente conocido como la Guardia de la Muerte—una facción disidente mandaloriana que pretendía recuperar la tradición guerrera mandaloriana—y que el antaño confiable aliado Pre Vizsla, el gobernador de la luna de Mandalore Concordia, lideraba al grupo. Tras esas revelaciones, Almec fue parte del séquito de sirvientes y guardias que escoltaron a la duquesa Satine hasta su nave, el Coronet, para que viajara a Coruscant.[4] Allí, Satine esperaba convencer al Senado Galáctico de que la Guardia de la Muerte no representaba la opinión de toda la comunidad mandaloriana.[7]

Mientras la duquesa hablaba en nombre de su pueblo en la cámara del Senado, Almec permaneció en Mandalore. Fue allí que recibió un preocupante informe de un explorador mandaloriano: la Guardia de la Muerte estaba reuniendo un ejército en su base de Concordia. Almec estuvo de acuerdo con la afirmación del explorador de que la Guardia de la Muerte no podría tomar Mandalore sin el apoyo de sus residentes, aunque también reflexionó que si la República Galáctica enviaba una fuerza militar a Mandalore como planeaba, eso haría considerar a la Guardia de la Muerte como libertadores enfrentados a unos opresores extranjeros. Sin ningún recurso, Almec sólo podía confiar en los esfuerzos de la duquesa Satine, una confianza que fue premiada cuando la duquesa convenció al Senado Galáctico de no enviar una fuerza de ocupación de tropas clon a Mandalore.[7]

Creando el mercado negro

Los esfuerzos de la duquesa Satine Kryze permitieron con éxito que Mandalore permaneciera libre de verse envuelto en las Guerras Clon, pero su neutralidad implicó el coste de perder ayuda vital de la República Galáctica en forma de envíos de suministros.[5] En respuesta, Almec decidió establecer una red de comercio en el mercado negro para asegurar la continua importación de los muy necesitados suministros por los Nuevos Mandalorianos.[8] Más adelante, la senadora Padmé Amidala de Naboo acudió a Sundari, la capital de Mandalore, para asegurar al gobierno que la ayuda llegaría gracias a sectores comprensivos dentro del Senado Galáctico. Durante su estancia, Amidala y Kryze descubrieron una red de contrabando ilegal que evitaba la pérdida del comercio con la República Galáctica, y se reveló que ponía en peligro la vida de los niños mandalorianos. Los contrabandistas mooganos habían introducido con el químico slabina, que en las altas dosis empleadas por los contrabandistas resultó ser tóxica para sus consumidores. Almec fue informado de lo ocurrido por Amidala y Kryze, aunque él sugirió la implicación de la Guardia de la Muerte para ocultar que él se encontraba detrás de los hechos. Cuando la duquesa y la senadora desarticularon la red de contrabando y plantearon como tema prioritario a Almec la corrupción creciente en el gobierno mandaloriano, el Primer Ministro ofreció crear un comité para investigar más a fondo el tema.[5]

Destitución y encarcelamiento

Almec intenta obligar a la duquesa Satine a firmar una confesión de conspiración.

No mucho después, la Padawan Jedi Ahsoka Tano fue invitada a Mandalore para impartir clases en la Academia Real acerca de los peligros de la corrupción. Fue recibida en una plataforma de aterrizaje de Sundari por Almec, Satine Kryze y un grupo de cadetes mandalorianos de la academia. Estos cadetes—Amis, Lagos, Soniee, y el sobrino de la propia duquesa Satine, Korkie—junto con Tano, descubrieron la implicación de Almec en la red del mercado negro, y por lo tanto su complicidad en el envenenamiento de los niños de la escuela de Sundari. Usando al servicio secreto mandaloriano,[8] sobre el cual tenía autoridad la oficina del Primer Ministro,[9] Almec arrestó a los cadetes y a Tano, además de a la propia duquesa Satine al descubrir que ella había sido informada de su implicación. Almec intentó que la duquesa firmara una confesión de conspiración, pero cuando ella se negó, usó un collar de choque como modo de persuadirla. Kryze continuó negándose a firmar, por lo que Almec centró su atención en su sobrino, Korkie. Entonces, Tano y los cadetes contraatacaron, consiguiendo superar a Almec y sus guardias hasta colocar el collar en el propio Almec, obligándole a rendirse. Almec y el resto de conspiradores fueron puestos bajo arresto, y en consecuencia, fueron apresados.[8]

Regreso al poder

Lealtad a la Guardia de la Muerte

Almec promete alejarse de su cuestionable pasado y liderar a Mandalore de vuelta a su tradición guerrera como Primer Ministro.

Pasado un tiempo, después de que la Guardia de la Muerte se aliara con sindicatos del crimen y los hermanos Sith Darth Maul y Savage Opress, la duquesa Satine Kryze fue derrocada durante un golpe de estado liderado por Pre Vizsla, y fue apresada en una celda al lado de Almec. El antiguo Primer Ministro se negó a disculparse por sus acciones pasadas y se burló de Satine por sus creencias. Los dos hermanos Sith, descubriendo que Almec era el único encerrado en la prisión junto a Satine, decidieron usarlo como gobernante de paja. Maul preguntó a Almec por qué se encontraba en la cárcel, y él explicó que era el antiguo Primer Ministro, habiendo sido apresado por cargos de corrupción. Mientras Maul seguía interrogando a Almec, Opress asesinó a otro centinela de la Guardia de la Muerte. No queriendo ser asesinado y deseando recuperar su antigua posición, Almec rápidamente aceptó unirse a Maul cuando él reveló su plan de luchar por el liderazgo de la Guardia de la Muerte.[6]

Entonces, Maul retó a Vizsla a honorable duelo a muerte por el liderazgo de la Guardia de la Muerte, que inevitablemente ganó. Almec fue nombrado de nuevo Primer Ministro y anunció a la multitud que Satine había asesinado a Vizsla. Tras dirigirse a la multitud, Almec volvió ante Maul y preguntó qué necesitaba de él. Maul le ordenó formar un nuevo gabinete, advirtiéndole de que él sería responsable de sus fracasos.[6] Almec estuvo luego presente en la sala del trono cuando el Maestro Jedi Obi-Wan Kenobi fue llevado ante Maul y atestiguó el asesinato de Satine a manos de Maul.[10]

Rescatando a Maul

«Primer Ministro Almec. ¿Debo darle las gracias por asegurar mi liberación?»
―Maul, a Almec[fuente]

La toma de Mandalore por parte de Darth Maul dio paso a un conflicto entre aquellos todavía leales a Pre Vizsla y aquellos que habían jurado lealtad a Maul. Durante las hostilidades, Maul fue capturado por su antiguo maestro, el Lord Sith Darth Sidious, y fue llevado a Stygeon Prime donde fue apresado para que el Lord Sith pudiera usar a Maul para sus propios propósitos. Almec ordenó a las fuerzas de la Guardia de la Muerte seguir el rastro del Sith y rescatar a Maul antes de reunirse en Zanbar. Cuando el rescate se completó, Almec habló con Maul, quien se encontraba en Zanbar, vía holograma e informó al Sith que su rescate de la prisión era un pago por haber liberado a Almec de prisión en Mandalore.[11]

Asedio de Mandalore

Incursión

«¿Qué significa esta invasión? La presencia de la República es una violación directa de nuestro tratado.»
«Tu tiempo ha llegado, Almec. Sabemos que eres el títere de Maul, y vamos a por él.»
«Ah-ha, la señora Bo-Katan, la traidora. Debí imaginar que estabas tras esta incursión. Aliarte con la República te convertirá en una enemiga a ojos del pueblo.»
«No tengo problema con eso.»
―Almec y Bo-Katan Kryze[fuente]

Durante los últimos días de las Guerras Clon, Maul regresó a Mandalore poco antes de que el planeta fuera invadido por una mezcla de las fuerzas de la República Galáctica y la Resistencia de Mandalore lideradas por la antigua Jedi Ahsoka Tano, el capitán clon CT-7567 «Rex» y Bo-Katan Kryze. Después de que desplegaran sus Transportes de Asalto de Baja Altitud y cazas clase Kom'rk, Almec contactó con ellos, exigiendo saber por qué habían invadido Mandalore, puesto que la presencia de la República Galáctica era una violación de su tratado. Katan le respondió, afirmando que su tiempo había llegado y que iban detrás de Maul, y el Primer Ministro entendió que ella se encontraba detrás del ataque y razonó que su alianza con la República Galáctica volvería al pueblo en su contra. Entonces, Almec consultó con sus fuerzas, ordenando a Gar Saxon preparar a los supercomandos mandalorianos para un ataque directo y a Rook Kast informar al Colectivo Sombra del asedio. Tras haber dado las órdenes, no obstante, Saxon preguntó al Primer Ministro si estaba listo para la batalla.[12]

Trampa en la ciudad subterránea

«Huya a la ciudad subterránea. Allí le esperan.»
―Almec, a Gar Saxon[fuente]

Almec es informado de la entrada de Ahsoka Tano la parte subterránea de la ciudad.

Con sus defensas enfrentándose a una oposición mayor de la esperada, Almec, quien también fue informado de que sus enemigos se acercaban a su posición, ordenó a los supercomandos moverse a la ciudad subterránea, declarando que se encontrarían allí. Después de eso, Ahsoka Tano se dirigió a los niveles inferiores mientras Bo-Katan Kryze y algunos de sus soldados iban a la sala del trono donde se encontraba Almec. Después de ser informado de que la antigua Padawan iba a caer en una trampa de Maul, Almec, ahora vestido con una armadura mandaloriana, hizo frente a las fuerzas de Bo-Katan junto a sus guerreros. Los guerreros de Bo-Katan pronto les derrotaron, y ella preguntó a Almec dónde se encontraba Maul. Aunque Almec inicialmente sólo contestó que Bo-Katan nunca sería la política que su hermana Satine Kryze fue, Bo-Katan le presionó disparando cerca de su cabeza. Almec reveló que Maul le había engañado, queriendo atraer a Obi-Wan Kenobi al planeta. Sin embargo, en su lugar habían traído a Tano, a quien Almec tildó de Jedi equivocado. Dándose cuenta de que Tano se dirigía a una trampa, Bo-Katan intentó contactar con ella mientras Almec era retenido a punta de pistola por otros dos rebeldes mandalorianos y sonreía. Por desgracia para ella, Tano nunca recibió la comunicación. Debido a eso, los soldados clon de Tano en la ciudad subterránea fueron masacrados, y ella se encontró cara a cara con Maul.[12]

Detención y asesinato

«Maul tuvo una visión. Un sueño. El nombre vino a él.»
«¿Qué nombre?»
«Skywalker.»
―Almec y Ahsoka Tano[fuente]

Tano, Kryze y Rex interrogan a Almec.

Tras su captura por los Búhos Nocturnos, Almec fue apresado en la prisión real de Sundari. Allí fue visitado por Ahsoka Tano, Bo-Katan Kryze y el Comandante Clon Rex, quienes le interrogaron acerca de los planes de Maul para escapar de Mandalore. Almec dijo que se sentía alagado por la visita, pero que Maul no tenía planes de escapar puesto que lo consideraba inútil. En lugar de creer que podía derrotar a sus oponentes, Maul había estado consumido por una sensación de temor durante semanas. Kryze preguntó por qué quería que Obi-Wan Kenobi acudiese a él en Mandalore, y Almec respondió que no sólo Kenobi le interesaba, si no también alguien más. Ahsoka preguntó de quién se trataba, y Almec fingió tener la mente ausente hasta que ella instó a Bo-Katan a ayudarle a recordar. Cuando comenzaba a hablar, recibió dos disparos de un rifle de francotirador manejado por Gar Saxon, quien había recibido la orden de Maul de asegurar el silencio del Primer Ministro. Mientras Rex pedía un médico, el moribundo Almec dijo a Ahsoka que Maul había tenido una visión de alguien con el nombre «Skywalker».[3]

Apariciones

Fuentes

Notas y referencias

 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores
*Nota: Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción. El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.