Star Wars Wiki
Advertisement
Star Wars Wiki
Este artículo trata sobre un tema incluido en las Leyendas.El tema de este artículo aparece en la era del Alzamiento del Imperio.El tema de este artículo aparece en la era de la Rebelión.El tema de este artículo aparece en la era de la Nueva República.El tema de este artículo aparece en la era del Legado.Este fue un artículo destacado de Star Wars Wiki en español.Este artículo está semiprotegido.
Clic aquí para la versión Canon del artículo.  Este artículo cubre la versión de las Leyendas. 
Este artículo es sobre El Elegido. Quizá estés buscando otros Anakin, su clon o el individuo del mismo nombre del Nuevo Imperio Galáctico.
Blue-question-mark.png

Este artículo contiene información del proyecto de 2008, "The Clone Wars", que entra en conflicto con canonicidad existente.

La nueva cronología de las Guerras Clon aún no está totalmente establecida por Lucasfilm. La canonicidad exacta en que los eventos de este artículo ocurren, por el momento, es totalmente desconocida.

«En el fondo era bueno, lo sé... sé que... Lo era.»
Padmé Amidala[fuente]

Anakin Skywalker fue un legendario Caballero Jedi humano, que sirvió a la República Galáctica durante los últimos días de ésta, y posteriormente se convirtió en el Lord Sith Darth Vader. Era el hijo de Shmi Skywalker. Durante su vida adulta, se convirtió en el esposo secreto de la Senadora Padmé Amidala de Naboo, y el padre de los legendarios Jedi Luke Skywalker y Leia Organa Solo. También fue el abuelo de Ben Skywalker, Jaina, Jacen, y Anakin Solo. Fue el bisabuelo de Allana, y antepasado de Nat, Kol, y Cade Skywalker.

Aunque si bien se convertiría posteriormente en uno de los individuos más importantes de la galaxia, Skywalker provino de orígenes sumamente humildes. Pasó los primeros días de su vida en Tatooine, como un esclavo, al igual que su madre. En el año 32 ABY, Skywalker conoció al Maestro Jedi Qui-Gon Jinn. Tras obtener su libertad, asegurada por Jinn en una apuesta, y tras haber ganado la Carrera del día de Boonta, Jinn se llevó a Skywalker lejos de Tatooine para comenzar a entrenarlo como Jedi, aunque dejaron a Shmi Skywalker en el planeta, algo de lo que siempre se lamentó su hijo. Skywalker formó parte importante de la Batalla de Naboo, destruyendo la Estación de Control de Androides, a bordo de un Caza estelar N-1, a pesar de su corta edad en ese tiempo. Poco después, se unió a la Orden Jedi, convirtiéndose en padawan de Obi-Wan Kenobi. Skywalker fue creído ser el Elegido, de la profecía de los Jedi, un individuo extremadamente poderoso, que iba a traer equilibrio a la Fuerza, destruyendo a la secta Sith, y esa fue la manera por la cual el Alto Consejo Jedi lo aceptó en entrenamiento, a pesar de las normas dictadas en el Código Jedi.

En 22 ABY, Skywalker fue asignado para escoltar a Padmé Amidala, antigua reina de Naboo, y nueva senadora del Sector Chommell, hacia su planeta natal. Se enamoraron y casaron poco después de la cruenta Batalla de Geonosis, a pesar de las restricciones dictadas por la Orden Jedi acerca del amor, razón por la cual tuvieron que casarse en secreto. En plenos acontecimientos, Skywalker tuvo que enfrentar también la violenta muerte de su madre. Se enfrentó junto a su Maestro Obi-Wan Kenobi al Lord Sith Darth Tyranus en Geonosis, y después comenzaron las Guerras Clónicas.

Skywalker luchó como un Comandante Jedi bajo el tutelaje de Kenobi en campañas tan cruentas como la de Jabiim y la de Kamino. Posteriormente, cuando fue ascendido a Caballero Jedi, tomó a Ahsoka Tano como su aprendiza. Durante la guerra, Skywalker se volvió todo un icono de la cultura popular, conocido como "El Héroe sin Temor" y "El Guerrero del Infinito". A pesar de esto, cargaba consigo un gran sentimiento de pérdida, en adición a su enorme ira. Su incapacidad para controlar ciertos rasgos, lo condujeron a la perdición, cuando en 19 ABY, se tornó al lado oscuro de la Fuerza, volviéndose un Sith. Convirtiéndose en aprendiz del poderoso Darth Sidious, mejor conocido como su compañero y amigo, el Canciller Supremo Palpatine, se transformó en el despiadado Lord Sith Darth Vader. La República se desplomó y se transformó en el Imperio Galáctico, con Palpatine sosteniendo el título de Emperador Galáctico. Continuamente, los Jedi fueron siendo exterminados por el cumplimiento de la Orden 66, y en pocos meses, menos de cien de ellos se mantenían en pie. Posteriormente se enfrentó a su antiguo Maestro Obi-Wan Kenobi en el sistema Mustafar Kenobi le amputó sus miembros orgánicos restantes y Skywalker cayó en la lava. Su Maestro Darth Sidious le fabricó la armadura que le mantendría con vida hasta su muerte, y con la que sería conocido como Lord Vader. Luke y Leia, sus hijos, nacieron justo en ese momento, a pesar de que Vader desconocía su existencia.

Como Maestro del Lado Oscuro, Vader se convirtió en el martillo de los Jedi, continuamente al Gran Exterminio, llevado a cabo hasta 1 ABY. Como una extensión de la mano del Emperador, el Lord Oscuro siempre se hallaba en movimiento, viajando a través de la Galaxia en busca de insurgentes rebeldes y Jedi remanentes que pudiera asesinar, o arrestar a corruptos o traidores Imperiales. En 0 ABY, la superarma del Imperio, la Primera Estrella de la Muerte fue destruida por un joven piloto rebelde. Vader se obsesionó por descubrir la identidad de este piloto, y pasó los largos años venideros investigando, hasta que descubrió que su nombre era Luke Skywalker, y dedujo que el muchacho era su hijo, nacido poco antes de la muerte de Amidala. Vader luchó contra la Alianza, mientras planificaba junto a Sidious un complot para tornar a su hijo hacia el Lado Oscuro.

Palpatine, sin embargo, planeaba convertir a Skywalker no sólo al Lado Oscuro, sino en su futuro aprendiz Sith, reemplazando a Vader. En 4 DBY ambos bandos se batieron hasta la muerte en la luna de Endor, surgiendo una gran contienda espacial y terrestre, para decidir el destino de la Galaxia. Skywalker se rindió ante Vader, y en la Sala del Trono de la Segunda Estrella de la Muerte, Palpatine intentó hacer que el joven Jedi se volviese al Lado Oscuro, al enfrentar en duelo a Vader. Skywalker derrotó finalmente a Vader, pero se rehusó a entregarse a la oscuridad, proclamándose a sí mismo como un Jedi, como su padre había sido. Cuando Palpatine intentó asesinar a Luke, usando rayos de la Fuerza, Anakin Skywalker emergió del sepulcro de Darth Vader, para acudir al rescate de su hijo, salvándolo, y acabando con Palpatine, arrojándolo por el núcleo del reactor principal de la estación de combate, sacrificándose en el proceso debido a las heridas causadas por los truenos del emperador, finalmente y como decía la profecía Vader terminó por nivelar la Fuerza.

Sumario

Biografía

Pre-nacimiento

«¿Esto esta pasando ahora o en el futuro?»
Q'Anilia[fuente]

Anakin Skywalker aparece en una visión como el Lord Sith en el que se convertiría eventualmente.

Miles de años antes de el nacimiento de Anakin Skywalker, apareció en una visión de la Maestra Jedi Q'Anilia viendo en el futuro a Darth Vader, junto con su hijo Luke Skywalker y descendiente Cade Skywalker, así como Zayne Carrick, los cuatro individuos son afectados después por el talismán Muur. La visión también mostró a Karness Muur, cientos de Rakghouls y una ciudad en llamas.[7]

Casi una década antes de su muerte, el Lord Sith, Darth Plagueis y su aprendiz, Darth Sidious, cometieron un acto que violaba directamente la naturaleza de la Fuerza. Para avanzar en su plan para dominar la galaxia, los dos Sith intentaron crear un ser de su propio diseño a la existencia, derramando su intención aberrante en ondas a través de la Fuerza a los innumerables midiclorianos que fueron repartidas por toda la galaxia. El experimento falló, sin embargo, los midiclorianos, no dispuestos a obedecer, no sólo frustraron los intentos de Plagueis, sino que respondieron en represalia, para concebir un hijo en la esclava Shmi Skywalker.[8]

La madre de Skywalker dijo que su hijo había sido concebido sin un padre, pero no podía explicar como eso había ocurrido. Fue teoría del Maestro Jedi Qui-Gon Jinn que el deseo de la Fuerza causó su nacimiento.[9]

Infancia (42 ABY32 ABY)

«Él es el Elegido. Debéis percibirlo.»
Qui-Gon Jinn[fuente]

Anakin y Shmi llegan a Tatooine.

Anakin nació a finales del año 42 ABY en un mundo desconocido, posiblemente Tatooine. Fue criado en este planeta desértico cuando tenía aproximadamente tres años. Su madre, Shmi Skywalker aseguró que su hijo nació sin padre, pero no pudo explicar como ocurrió. Con esa edad, Anakin y su madre fueron esclavizados por Gardulla la Hutt. Años más tarde, Gardulla perdió al chico y a su madre en una apuesta de carrera de vainas con un chatarrero toydariano llamado Watto.[10] Cuando Qui-Gon Jinn y Padmé Amidala encontraron a Anakin, él era un niño de nueve años desinteresado y amable al servicio de Watto. Incluso siendo tan joven, Anakin tenía la fama de ser capaz de construir o reparar cualquier cosa. Prueba de ello fue la creación del droide de protocolo llamado C-3PO y también su vaina de carreras. Ambos construidos a partir de piezas recicladas y terminados con solo nueve años de edad.[10]

Un niño prodigio, Anakin era excelente en matemáticas y en ingeniería, pero también era osado y aventurero. No dudaba en arriesgarse por el bien de los demás, con muy poca planificación y consideración de las consecuencias de sus actos. Cuando solo tenía cinco años, Anakin escaló una inmensa duna para ahuyentar a una manada de banthas de unos cazadores, a pesar de que casi desfallece exhausto por el calor varias veces. Algún tiempo después, durante un trueque con los jawas, Anakin se encontró con un morador de las arenas herido y lo cuidó hasta que los moradores se lo llevaron con su tribu. Poco antes de la carrera Clásica de Boonta Eve, Anakin y su amigo Kitster Banai junto con otros niños evitaron por poco una confrontación con Gardulla. Después de enterarse que varios niños habían sido capturados y encarcelados por Sebulba con la intención de venderlos luego a Gardulla la hutt, Anakin y sus amigos se disfrazaron de jawas. Bajo esta apariencia, los niños consiguieron infiltrarse en la finca de Gardulla y liberar a los niños ghostling.

Anakin en el 32 ABY con nueve años.

A los nueve años, Anakin tuvo su primera experiencia con los Sith. Mientras estaba hurgando en un montón de chatarra de Watto, se encontró con un antiguo droide de combate. Intentando recuperar un holoproyector para Watto, Anakin accidentalmente activó un inquietante holograma, que se deshacía en llantos y gritos mencionando la extraña palabra “Sith”. Perplejo, Anakin se apresuró a contarlo a un piloto del Cuerpo de Cazas de la República quien le habló acerca de los ángeles de las lunas de Iego. El piloto, conmocionado, le habló sobre el periodo de 4.000 años de ira de los Sith y de como finalmente acabaron luchando entre ellos, llevándoles a su propia derrota. También le reveló la creencia de que un Lord Sith sobrevivió y continuó expandiendo la orden hasta este día. Poco sospechaba Anakin que aquellos rumores jugarían pronto un importante papel en su vida.[11]


Descubrimiento

«Debe estar orgullosa de su hijo. Da sin pensar en recibir.»
Qui-Gon Jinn a Shmi Skywalker[fuente]

Anakin en su vaina de carreras.

En el año 32 ABY, la vida de Anakin cambiaría para siempre. Por casualidad, mientras trabajaba en la tienda de Watto, conoció al Maestro Jedi Qui-Gon Jinn, Jar Jar Binks y a la joven mujer llamada Padmé Amidala. La joven fascinó muchísimo a Anakin, tanto que le llegó a preguntar si era un ángel. Poco se podía imaginar que Padmé era en realidad, Su Majestad la Reina Amidala de Naboo disfrazada de una simple doncella.

Al comienzo de una tormenta de arena, Anakin ofreció refugio a sus nuevos amigos en el humilde hogar que compartía con su madre. Una vez allí, Qui-Gon y Padmé contaron a Anakin su apremiante situación y sobre como acabaron quedando varados en Tatooine en su viaje a Coruscant, debido a la fuga de energía en su hipermotor. Lleno de compasión, Anakin se ofreció para competir en la carrera Clásica de Boonta Eve, una osada y extremadamente peligrosa prueba. El premio económico por ganar la carrera sería suficiente para permitir a los amigos de Anakin comprar las piezas necesarias para reparar la nave. Aunque la madre de Anakin se mostró contraria al plan, Anakin le recordó como ella misma decía que «el mayor problema de este universo es que nadie ayuda a nadie». Convencida, pero con reservas, Shmi accedió a dejar a su hijo competir en la carrera.

Anakin y su madre despidiendose.

Justo antes de la carrera, Qui-Gon hizo una apuesta con Watto por la que, si Anakin ganaba, el chico sería libre. Sin embargo, Watto puso una condición —tirando un dado. Si salía azul, Anakin quedaría libre, rojo Shmi Skywalker en su lugar. El dado estaba trucado para salir rojo, pero Qui-Gon usó la Fuerza para voltearlo y que saliera azul. El toydariano, convencido de que el chico perdería, aceptó el resultado de todas maneras. La razón para esta suposición era obvia: normalmente los humanos carecían de los reflejos necesarios para conducir a tan tremendas velocidades. No obstante, la conexión a la Fuerza latente en Anakin, se manifestaba en forma de pequeñas premoniciones, dando la impresión de que el chico tenía unos reflejos ultra-lumínicos. Por aquel entonces, Anakin, que soñaba con ser un Jedi pero carecía del conocimiento de la Fuerza, pensaba que su conexión con esta era simplemente su instinto que le decía todo lo que él necesitaba saber.

«Anakin, es un camino que se ha abierto ante ti. La elección es solo tuya»
―Shmi Skywalker[fuente]

Ani en su nueva vaina de carreras.

Gracias a que Anakin ganó la carrera, Qui-Gon pudo liberarle. Pero, el Maestro Jedi no consiguió la libertad de Shmi y Anakin se vio forzado a elegir entre permanecer con su madre o convertirse en Jedi. Anakin escogió ir con Qui-Gon, aunque le prometió que volvería a liberarla,pero en verdad el hubiera querido quedarse con su madre.

Incluso después de la Batalla de Naboo, en la que Anakin y sus nuevos compañeros acabaron ganando a pesar de las dificultades, ni la República ni los Jedi hicieron ningún esfuerzo por liberarla. Las obligaciones de Anakin como Jedi le impidieron ir a liberarla por si mismo, aunque ella finalmente obtuvo la libertad de Watto gracias a la ayuda de un granjero de humedad llamado Cliegg Lars quien se convertiría en su esposo.

Obi-Wan Kenobi, el aprendiz de Qui-Gon, estaba también asombrado con la cantidad sin precedentes de midiclorianos que contenía su sangre —Más de 20.000, cantidad mayor que la de el Maestro Yoda— y su enorme potencial en la Fuerza, aunque inicialmente no estaba de acuerdo con entrenarlo, creyendo que el chico era demasiado mayor, tenía demasiados vínculos emocionales para llegar a ser un Jedi y su destino estaba nublado.

La revelación de los dones de Anakin afianzó la creencia de Qui-Gon de que el chico era en verdad el Elegido, aunque eran muchos en el Consejo Jedi los que se mostraban escépticos. Qui-Gon pidió al Consejo permiso para entrenarlo como su padawan, después de que su actual aprendiz, Obi-Wan, superase las pruebas para ser un Jedi. Esta petición fue rechazada: Anakin era demasiado mayor para ser un padawan y el Consejo temía que sus experiencias previas pudieran interferir con su adiestramiento. En particular, él sentía mucho miedo y enfado residual de sus días como esclavo: emociones que aumentaron por la separación de su madre y de su hogar. Ellos simplemente creían que no sería capaz de superar el nivel de desprendimiento emocional preciso para ser un miembro de la Orden. Sin ningún sitio a donde ir en Coruscant y sin medios para volver a Tatooine, Anakin siguió a sus nuevos amigos en la misión para liberar Naboo.

Anakin trás unirse a la Orden Jedi.

«Aprendes muy deprisa»
Ric Olié[fuente]

Finalmente Anakin luchó en la Batalla de Naboo en una fiera confrontación sobre el planeta. Él ayudó a llevar a las fuerzas de los gunganos y de los naboo, a la victoria sobre la Federación de Comercio, destruyendo él mismo la Nave Control de Droides causando la desactivación de las fuerzas terrestres de la Federación.

«Él… él es el Elegido… él traerá el equilibrio… adiéstrale.»
―Un moribundo Qui-Gon Jinn a Obi-Wan Kenobi[fuente]

Aunque, la celebración fue manchada con la muerte de Qui-Gon Jinn, asesinado por el Lord Sith Darth Maul. El último deseo de Qui-Gon antes de morir fue que Obi-Wan comenzara el adiestramiento de Anakin —aunque al Consejo le preocupaba que Anakin fuese un alumno muy difícil de llevar para el joven Obi-Wan.

Mientras tanto, Palpatine, el recién elegido Canciller Supremo, prometió a Anakin que seguiría de cerca la carrera del joven Jedi con gran interés. Dando comienzo a partir de entonces de una larga amistad entre el joven Jedi y el nuevo dirigente de la República.

Adolescencia (32 ABY22 ABY)

«Sus aptitudes son excepcionales.»
«Pero aun le queda mucho por aprender, Maestro. Sus aptitudes le han vuelto… no sé… arrogante
»
Mace Windu y Obi-Wan Kenobi[fuente]

Anakin en su habitación en el Templo Jedi, Coruscant.

Cuando Anakin llego al templo sentia nostalgia pos su planeta natal Tatooine y para compensarlo se puso a reconstruir droides rotos y además se hiso amigo de A`Sharad el medio Tusken,Como joven adulto, Anakin desarrolló su arrogancia y fue un chico difícil socialmente, sin duda en parte debido a su rápida transición de esclavo en un desguace de chatarra a la naciente estrella de la Orden Jedi. Sus capacidades naturales lo situaron a pasos agigantados por encima de sus compañeros, y esto alimentó su ego así como también le distanció de otros aprendices de su edad. Él frecuentemente se mostraba ostentoso frente a la autoridad y mostraba poco respeto a Obi-Wan, a quien le veía parcialmente como inferior. A pesar de esta percepción, él afirmaba que Obi-Wan era como un padre para él y aseguraba que él tenía la sabiduría del Maestro Yoda y el poder del Maestro Windu —aunque este elogio pudo ser simplemente otra muestra de la arrogancia de Anakin, así como él mismo añadía que estaba “más allá” de Kenobi en muchos aspectos y sentía que tenía que cargar con él. La relación con su maestro fue complicada y contradictoria, debido principalmente porque Obi-Wan tenía dudas sobre si él tenía la capacidad de entrenar a Anakin, algo que el muchacho no necesitaba, especialmente durante momentos críticos en su vida. Frustrado, él se volvería hacia otro mentor para buscar consejo: el Canciller Supremo Palpatine.

La reciente amistad con Palpatine continuó, el Canciller le prestó una escucha comprensiva, diciéndole cosas para estimular aun más su orgullo. Es como si el consuelo de Palpatine tuviera también el efecto de perpetuar la falta de autocontrol en Anakin —cuando quiera que fuese reprendido o regañado por Obi-Wan, Palpatine lo consolaba dándole la razón, de ahí que Anakin nunca tuviese bastante motivación para cambiar su comportamiento.

Aprendiz de Obi-Wan

Obi-Wan: «Maestro Yoda, le di mi palabra a Qui-Gon. Adiestraré a Anakin. Aun sin la aprobación del Consejo, lo haré.»
Yoda: «[...]De acuerdo contigo el Consejo está. Tu aprendiz, Skywalker será.»
— Obi-Wan Kenobi y Yoda [fuente]

Anakin durante la construción de su primer sable de luz.

La relación de Anakin y Obi-Wan tuvo un comienzo inestable. Obi-Wan no fue uno de los que vio el poder latente en el niño e incluso lo consideraba peligroso. La única razón por la que continuó adiestrándolo fue por el deseo de Qui-Gon antes de morir. Se lo tomó como un deber, aunque él no se sentía capaz de adiestrarlo apropiadamente. Por otra parte, Anakin sabía que él era simplemente diferente. Debido a lo distinto que era, Anakin tendía a ser reservado, sin abrirse a los demás y sin desearlo realmente. Sin embargo sentía un afecto especial por Obi-Wan, él fue como el padre que nunca tuvo. Poco a poco pero de manera firme, Maestro y aprendiz comenzaron a formar un estrecho vínculo durante la adolescencia de Anakin.

Mientras en Coruscant, Anakin no abandonó su afición por trastear con máquinas y se dijo que las salas y vestíbulos del Templo Jedi se llenaron con sus creaciones droide. Todavía ansiaba emociones y aventuras a la edad de doce años, consiguió un par de alas de carreras y participó secretamente en la ilegal y extremadamente peligrosa carrera del foso de basura celebradas en los niveles inferiores de la Ciudad Galáctica. Durante una de estas carreras, Anakin casi es asesinado por el tallador de sangre llamado Ke Daiv antes de que Obi-Wan lo rescatase.

Después de tres años de entrenamiento, Anakin y Obi-Wan tuvieron su primera misión juntos para investigar al líder del culto Kad Chun. Quien se autodenominaba Uni, era co-líder de los idealistas desengañados y refugiados que querían huir del desbordamiento burocrático de sus mundos. El padre de Kad, Vox Chun, líder del culto, fue asesinado cuando Obi-Wan y Anakin llegaron para investigar. Más tarde Kad perdonó a su intrigante padre por todo lo que había hecho.

Anakin construyendo su sable de luz en las cuevas de Ilum.

La siguiente misión los llevó al planeta viviente Zonama Sekot para encontrar a la Caballero Jedi Vergere, quien había desaparecido recientemente durante una misión en el planeta. Sin que fueran conscientes de ello, Wilhuff Tarkin y Raith Sienar los habían seguido para explotar la capacidad de Zonama Sekot de fusionar organismos y alta tecnología en cazas estelares, produciéndolos a un ritmo asombroso y de buena calidad. En el planeta, los colonos vendían “compañeros-semilla” que se unían a sus anfitriones y permitían al planeta personalizar el caza estelar al individuo. Anakin atrajo muchas más semillas que nadie y por tanto, obtuvo la nave más grande e intrincada. Él bautizó a su nueva nave biológica Jabitha. Cuando Tarkin y Signar llegaron, el planeta reveló su consciencia sensitiva a los Jedi, explicándoles que Vergere se había ido con los misteriosos forasteros lejanos para proteger a Zonama Sekot. Anakin y Obi-Wan no pudieron rescatar a la fosh Jedi, pero pudieron detener el ataque de Tarkin.

Cuando Ke Daiv, el guardaespaldas de Tarkin, intentó matar a Anakin, el muchacho, en un arranque de rabia incontrolada, abrasó por telequinesia al escultor sangriento desde dentro a fuera. Esto probó ser un error. Desafortunadamente, Anakin fue capturado y llevado ante Tarkin, sin embargo, Obi-Wan se las arregló para destruir el buque insignia de Tarkin y rescatar al chico. Mientras tanto, Zonama Sekot fue capaz de activar su hipermotor planetario, haciendo que el planeta se esfumase, dirigiéndose hacia las Regiones Desconocidas. Después de todo, Signar y Tarkin volvieron a la República. Desgraciadamente, la nave orgánica de Anakin murió lejos de su creador. Después del fin de esta misión, Obi-Wan y Anakin regresaron a Coruscant.

Convirtiéndose en Jedi

«Recuerda, Obi-Wan, si la profecía es cierta, él es el único que puede devolver el equilibrio a la Fuerza.»
―Mace Windu[fuente]

Ferus Olin con Siri Tachi y Anakin Skywalker.

En el 28 ABY, Anakin construyó su primer sable de luz en las cuevas de Ilum. Mientras lo estaba construyendo, tuvo una visión de Darth Maul, el Sith que mató a Qui-Gon, el cual destruyó el sable de luz que llevava Anakin, el cual le fue proveido por el Consejo Jedi, por lo que Anakin tuvo que construir otro sable de luz. Después de que Anakin se las arreglase para derrotar al espectro, se despertó encontrándose que había terminado la construcción de su sable de luz, su hoja brillaba en azul.

En una misión a Tatooine cuando Anakin tenía trece años, mató al comerciante de esclavos t'surr llamado Krayn abriéndole un agujero ardiente en su pecho. Esto le permitió liberar a la padawan Siri Tachi, así como a otros esclavos de Krayn.

Anakin durante su misión a Radnor.

No mucho después, el joven Jedi y su Maestro fueron llamados, junto con Siri Tachi (quien era ya una Caballero Jedi), Soara Antana, Ry-Gaul y sus padawans Ferus Olin, Darra Thel-Tanis y Tru Veld, respectivamente, a una misión a Radnor para ayudar con la evacuación del planeta. La razón se debía a una toxina letal que había sido extendida por todo el planeta por una filtración química. Él junto con los otros Jedi y sus padawans descubrieron más tarde que la fuga tóxica estaba relacionada con los bandidos avonis. Las pistas de culpabilidad llevaron a Galen, un radnorano traidor, quien fue apresado por sus crímenes. Sin embargo, los avonis no pagaron por sus crímenes y no fueron obligados a compensar los daños. Para Anakin, casi le parecía que el planeta estaba peor que cuando lo encontraron.

Mas tarde, una simple misión de entrenamiento a Ragoon 6 causó que Anakin y Obi-Wan se vieran enredados con un hombre misterioso cuya misión en vida parecía ser matarlos. Investigaciones posteriores sobre él, revelaron que era de Nieport 7, que coleccionaba artefactos Sith y que era extremadamente rico —aunque no mostraba fuentes tangibles o ingresos. Después de una carrea de vainas, se encontró más información sobre el hombre, que estaba intentando tomar el control del comercio de bacta a través de una operación minera. Anakin, después de ser capturado por él, descubrió, con la ayuda de Obi-Wan, que se llamaba Granta Omega. También descubrió que estaba tratando de impresionar a un Lord Sith matando a Anakin. Maestro y aprendiz consiguieron evitarlo, deteniendo la explotación minera de titanita en el proceso. Omega sin embargo, escapó de su alcance por sus propios medios.

Vuelo Expansión

«Algunas veces, la tarea más importante de un Jedi es permanecer de pie y esperar. ¿Supongo que ya se lo habrás mencionado a Anakin en alguna ocasión?»
«No más de dos veces al día.
»
―Mace Windu y Obi-Wan Kenobi[fuente]

Anakin durante la misión Vuelo Expansión.

Antes de esto, Anakin y Obi-Wan fueron enviados a Barlok para observar al prepotente Caballero Jedi Jorus C'baoth y su tímida padawan, Lorana Jinzle, en su misión de negociación entre la Alianza Corporativa y los barloks. Ignorado por ellos, Kinman Doriana en nombre de Darth Sidious, había planeado que la negociación fuese espléndidamente favorable a Jorus, aumentando su prestigio para encabezar su proyecto favorito, Vuelo Expansión.

Anakin y su maestro fueron enviados de nuevo para observar al autoproclamado Maestro Jedi C'baoth en este proyecto, al menos hasta la última parada dentro de la Galaxia conocida. Obi-Wan no estaba de acuerdo en que Jorus supervisara el proyecto, discrepando con el Maestro Jedi en numerosas ocasiones. Sin embargo, el terco y arrogante C'baoth no escuchaba y estuvo feliz cuando desembarcaron de la aventura en la última parada del Vuelo Expansión, Roxuli. A pesar de los problemas que su maestro y Jorus habían tenido, Anakin admiraba gratamente a C'baoth, a quien siempre vio como un ejemplo de gran líder. Esta impresión también cambiaría su opinión de una Galaxia mejor bajo el severo mandato de Palpatine.

Unos años después, en el 29 ABY, tuvieron que detener a Norval, un antiguo aprendiz de Jedi que que buscaba holocrones Sith para conocer y utilizar el poder del Lado Oscuro. Para ello contaron con la Ayuda de Murk Lundi, que murió de vejez tras Obi-Wan Haber derrotado a Norval en un duelo de sables de luz.

No mucho después, en el año 27 ABY, Anakin, con catorce años y su Maestro fueron encomendados con la misión de investigar la desaparición del hijo de un Senador; él cual se sospechaba que tenía mucho que ver con una escuela elitista para los hijos de Senadores. Para investigar la banda de estudiantes renegados, Anakin propuso que él y Ferus Olin se infiltrarían en la escuela, localizada en Andara haciéndose pasar por hijos de Senadores. A Ferus no le gustaba el plan y advirtió a Anakin de sus inconvenientes; sin embargo, debido a la rivalidad con Ferus, Anakin hizo caso omiso de sus advertencias. Cuando la misión terminó, Anakin se había implicado demasiado en la elite según el punto de vista de Ferus. La intromisión y el apego le trajeron problemas con Obi-Wan cuando Maestro y padawan se reunieron.

El sacrificio de Yaddle

Anakin en su misión a Mawan.

Por el tiempo en que Anakin tenía quince años, él, Obi-Wan, Yoda y Yaddle fueron enviados a una misión de negociación en Mawan para resolver una devastadora guerra civil entre tres bandas del crimen. Estas bandas, lideradas por Decca la Hutt, Feena Shaan y Striker provocaron que el resto de la población se refugiara bajo tierra. Ignorado por ellos, el caótico planeta estaba preparado por Striker para ser una trampa para los Jedi. Él soltó una fatídica arma química que mató a Yaddle cuando la absorbió a través de la Fuerza. Sin embargo, gracias a su sacrifico, ella salvó la ciudad de Naatan. El arma estaba dirigida por su vengativo creador para matar a Anakin y a Obi-Wan, pero no alcanzó su objetivo gracias a lo que Yaddle hizo. Anakin y Obi-Wan se las arreglaron para traer la paz a Mawan, pero Anakin se sentía responsable por la muerte de la Jedi del Alto Consejo Jedi.

El sentimiento de culpa de Anakin por la muerte de Yaddle provocó fricción entre él y Obi-Wan, quien se sintió más incapaz de enseñar apropiadamente al difícil Anakin. Cuando fueron enviados a una misión de rescate al Sistema Uziel a un planeta llamado Vanqor, los dos se vieron forzados a reconciliar sus diferencias durante el transcurso de varias tribulaciones, como la caída en un nido de gundarks. Anakin fue afectado bajo la influencia de una droga llamada la Zona de Auto-Contención y fue hecho prisionero por la demente y fanática científica Jenna Zan Arbor. Siri Tachi, Ferus Olin, Garen Muln y Clee Rhara, quienes también habían sido enviados a otra misión, recibieron la señal de socorro de Obi-Wan mientras estaban en ruta hacía su destinación y lo recogieron en TY44, una luna de Vanqor y lo llevaron al planeta. Una vez allí, ayudaron a Obi-Wan a rescatar a Anakin.

Siguiendo a Jenna Zan Arbor y Roy Teda

Anakin luchando contra las fuerzas de Granta Omega y Jenna Zan Arbor.

Sin embargo Jenna escapó, y no volvió a aparecer hasta que Anakin cumplió los dieciséis. Gracias a la información dada por Tyro Caladian, descubrieron que ella había sido vista en Romin, un foco de corrupción y villanía y refugio de criminales. Para infiltrarse en el planeta, Anakin, su Maestro, Siri y Ferus se hicieron pasar por una banda de ladrones en busca de refugio en el planeta. Descubrieron que Jenna se había aliado con Roy Teda —dirigente de Romin— y con Granta Omega, un viejo enemigo de Obi-Wan y Anakin. Los Jedi estuvieron a punto de ser capturados con el estallido de una guerra civil. La clase baja del pueblo intentaba derrocar a Teda y en medio de la confusión, Roy y Jenna huyeron. Los dos criminales contactaron con los Jedi —pensando que eran criminales de verdad— para intentar buscar una manera de salir del mundo. Desafortunadamente, Jenna reconoció a Anakin de su previo encuentro y Roy ordenó a sus hombres detener a los Jedi. Antes de que pudieran hacerlo, Mace Windu y un equipo de Jedi llegaron, arrestando a Roy y Jenna. Pero como los Jedi querían apresar a Omega y sabiendo que los dos criminales los llevarían hasta él, los dejaron libres.

Solo unas pocas semanas más tarde, Obi-Wan y su aprendiz siguieron a Jenna y a Roy hasta Falleen, donde los bandidos se las habían arreglado para construir las instalaciones de Sistemas Agua Negra, para la producción en masa de su droga, la Zona de Auto-Contención. Cuando fueron encontrados se vieron obligados a destruir las fábricas y huir una vez más.

Anakin y Ferus fueron de nuevo en pareja cuando la pista de Jenna y Roy les condujo a Coruscant. Sano Sauro —un amigo de Granta Omega— y Bog Divinian comenzaron a lanzar falsas acusaciones contra los Jedi para convencer al Senado Galáctico a disminuir o disolver completamente su apoyo a la Orden. Este voto, sobre si se debía o no permitir a los Jedi involucrarse en las actividades del Senado, fue totalmente planeado por Sauro y Omega para infiltrar la Zona de Auto-Contención en la ventilación y asesinar al Canciller Palpatine. Anakin y Ferus, que habían aprendido a olvidar su rivalidad y se comprendían el uno al otro, consiguieron prevenir el intento de asesinato del Canciller Supremo. El plan de Omega fue descubierto, pero no a tiempo de salvar a los veintiún Senadores y varios empleados del Senado de ser matados por droides buscadores programados por Teda. Ignorado por él, y dejando de ser necesario para Jenna y Granta, un droide buscador lo mató a él también. Después de todo, Obi-Wan, Anakin y Siri salieron en busca de Omega, dejando a Ferus para proteger a los Senadores y a Palpatine.

Enfrentándose a antiguos adversarios

Obi-Wan y Anakin enfrentándose a Granta Omega.

Siguiendo la pista de Omega y Zan Arbor a Korriban, cuatro parejas de Jedi —Anakin y Obi-Wan, Siri y Ferus, Ry-Gaul y Tru Veld; y Soara y Darra— viajaron hasta allí para enfrentarse con ellos y detenerlos. Durante el curso de la captura, los aprendices se separaron de los Maestros para llevar mejor a cabo la misión. La investigación de Dreshdae los condujo al Valle de los Señores Oscuros. Debido al poder del lado oscuro del planeta, los padawans, en vez de trabajar en equipo, comenzaron a luchar entre ellos mismos. Cuando Anakin se dio cuenta del avanzado adiestramiento de Ferus, se sintió extremadamente celoso de él, y debido a anteriores roces, su búsqueda para encontrar a Omega fue catastrófica. Fueron capturados y detenidos por numerosas trampas que hubieran podido evitar si hubiesen actuado en equipo. Como no fue así, la confrontación con Omega fue un completo y pronunciado desastre.

Anteriormente, durante la lucha, el sable láser de Veld se estropeó y Olin se ofreció para repararlo. Skywalker que estaba más preparado para tareas mecánicas que Olin, se dio cuenta de que la reparación no funcionaría. En vez de decirlo y arreglarlo el mismo, guardo silencio, para que Olin quedara en evidencia y se humillara. El defectuoso sable falló mientras Veld lo estaba utilizando para bloquear varios disparos láser que hirieron fatalmente a Darra, siendo acribillada por disparos en el pecho y muriendo en el acto. Esto aun causó mayor crispación entre Veld y Anakin, siendo su muerte, en parte culpa de Anakin. Obi-Wan que apareció justo en el momento adecuado, se vio obligado a matar a Granta Omega de un sablazo de su espada láser. Zan Arbor se las arregló para escapar una vez más y no fue vuelto a ver de nuevo por los Jedi o la República.

Ferus, sintiéndose culpable de la muerte de Darra, abandonó la Orden Jedi.

Creciendo

Anakin en el año 24 ABY, al lado del Canciller Supremo Palpatine.

Algún tiempo después, Anakin y su maestro fueron enviados a una misión diplomática a un planeta que deseaba entrar en la República Galáctica. Sin embargo, pronto se encontraron con que la población nativa consideraba el robo como un importante recurso social. Durante su estancia, el sable láser de Anakin fue robado. Él padawan lo buscó, avergonzado de decírselo a Obi-Wan, pero pronto admitió su pérdida. Pidiendo ayuda a su Maestro, se encontró con que el Caballero Jedi ya sabía que su sable láser había sido robado, y usando un truco de la Fuerza, lo había recobrado del ladrón. Obi-Wan simplemente había estado esperando a que Anakin admitiera que lo había perdido.

Obi-Wan y su aprendiz, que ya tenía dieciséis años, fueron asignados con la tarea de proteger al Senador Simon Greyshade de ser asesinado. Simon había ocupado recientemente el puesto de Senador de la Comunidad; una plaza senatorial abandonada por su difunto primo. El primo de Simon, Jheramahd Greyshade, había sido lanzado de la azotea del República 500 en un intento de paralizar el proceso del Decreto de Reforma Financiera, el cual el Senador había apoyado. El Decreto de Reforma Financiera, era un proyecto de ley encauzado con el propósito de reducir el nivel de corrupción que estaba causando que el Senado y por tanto, a través de este, la República, se desintegrasen.

El Senador Simon Greyshade, que recibió una amenaza de muerte por su posicionamiento, estaba ahora bajo protección de la pareja Jedi. El Comandante Zalin Bey de la Guardia del Senado y su unidad fueron encomendados con la investigación del asesinato de Jheramahd. Anakin y Obi-Wan estaban muy ocupados protegiendo a Simon de miríadas de asesinos: droides; el dug Keluda; y la Princesa Tsian, a quien no podían investigar seriamente ya que tenía inmunidad diplomática. A pesar de estos obstáculos Tsian fue arrestada y Keluda eliminado.

Sagoro Autem e Isaru Omin continuaron la investigación del asesinato del Senador, revelando varios hechos inquietantes. El hermano de Sagoro, Venco había asesinado a Jheramahd y convenció a Reymet Autem, el hijo de Sagoro, para ayudarle sin darse cuenta en otro asesinato, esta vez contra la vida de Simon. Este segundo intento fracasó. Sagoro se las arregló para dejar a su hijo escapar, pero, desafortunadamente, cuando Omin descubrió su obstrucción a la justicia, demasiado tarde para arrestar a Reymet, arrestó a Sagoro. El hombre asumió la culpa y la deshonra que su hijo había cometido, y fue despedido de las oficinas de la Guardia del Senado. Simon Greyshade estaba a salvo de nuevo.

Debido a que se supo que el asesinato y el intento de asesinato fueron por el Decreto de Reforma Financiera, nunca llegó a ser votado. Tiempo después, esto sería la causa de que una buena parte de planetas secesionistas formasen rápidamente la Confederación de Sistemas Independientes y podrían haber evitado que las Guerras Clon hubiesen existido.

Vida Adulta (22 ABY4 DBY)

«¿Ani?… ¡Vaya! Si que has crecido»
―Padmé Amidala a Anakin[fuente]

Misión a Ansion

A la edad de diecinueve años, en el 22 ABY, Anakin y Obi-Wan, junto con Luminara Unduli y su aprendiz, Barriss Offee, fueron enviados a Ansion para resolver una disputa que tenía el potencial de ser un planeta extremadamente estratégico para la secesión de la Confederación. Si Ansion caía le seguirían incontables mundos. Los Jedi tuvieron que persuadir a los dos bandos en lucha constante para resolver sus disputas y llegar a un acuerdo. Poco sospechaban que el Presidente Shu Mai del Gremio de Comerciantes estaba detrás de todo, moviendo los hilos para provocar que Ansion se secesionara. Sin embargo, los Jedi frustraron su complot, llevando a los clanes ansionanos Januul y Borokii a acceder permanecer en la República. Debido al estatus del Presidente, no se descubrió la implicación de Shu Mai.

Reunión con Padmé

«Me estás pidiendo que sea racional, y sé bien que eso es algo que no puedo hacer. Créeme, me encantaría poder… borrar mis sentimientos, pero no puedo.»
―Anakin Skywalker a Padmé Amidala[fuente]

Anakin y Padmé se besan por primera vez.

Después del intento de acabar con la vida de Padmé Amidala del cazarrecompensas Zam Wesell, a Anakin se le encomendó la misión de proteger y escoltarla devuelta a su planeta natal. Anakin no la había vuelto a ver desde hacía diez años, aunque no dejó ni un solo día, de pensar en ella desde que partiese de Naboo. Fue la fascinación de su infancia que se convirtió en un capricho. Para evitar ser llamativos, los dos viajaron como refugiados. Durante una conversación, él le reveló su afecto por ella, su desconfianza de la política y su punto de vista sobre la necesidad de un líder más fuerte. En poco tiempo, su capricho se transformó en algo más: amor. Finalmente, Padmé comenzó a corresponder sus sentimientos, llegando a vestirse provocativamente para llamar su atención.

Fue en el retiro del lago de Padmé donde los dos se desinhibieron y compartieron su primer beso. Ambos se mostraron encantados el uno con el otro y con sus diferentes clases sociales. Sin embargo, Padmé entro finalmente en razón, mientras Anakin estaba más preocupado de sus sentimientos y viviendo el presente —incluso sugiriendo que podían mantener la relación en secreto— Padmé estaba más preocupada de sus deberes y obligaciones. Ella tenía suficiente sentido de la previsión para saber que sus circunstancias actuales no permitirían una relación entre ellos. La búsqueda de Anakin de mantener la relación con ella, era una violación de las tradiciones Jedi, las cuales sostenían que aunque un Jedi no estaba obligado a vivir en celibato, debían evitar cualquier apego a todo excepto a la Fuerza.

Regreso a Tatooine

Anakin Skywalker: «¿Por qué ha tenido que morir? ¿Por qué no he podido salvarla? Sé que habría sido capaz»
Padmé Amidala: «A veces hay cosas que nadie puede arreglar. No eres todopoderoso, Ani»
Anakin Skywalker: «¡Pues tendría que serlo! Algún día lo seré. ¡Me convertiré en el Jedi más poderoso que haya existido! Eso te lo prometo. ¡Y aprenderé a evitar que las personas mueran!»
Padmé Amidala: «Anakin…»
Anakin Skywalker: «¡Toda la culpa es de Obi-Wan! ¡Tiene celos! ¡No me deja avanzar!»
— Anakin Skywalker y Padmé Amidala hablando sobre Shmi Skywalker y Obi-Wan Kenobi [fuente]

Shmi muriendo por sus heridas.

Más tarde, Anakin estuvo sufriendo pesadillas recurrentes sobre su madre, Shmi, y debido a estas, desobedeció las órdenes de proteger a Padmé llevándola consigo a Tatooine para encontrar a su madre. Una vez hubieron aterrizado en Tatooine, Anakin hizo su primera pesquisa en la tienda de Watto, donde supo que un granjero de humedad llamado Cliegg Lars la había liberado y se había casado con ella.

Durante la conversación con Cliegg Lars, se enteró, para su horror, que Shmi había sido raptada por los moradores de las arenas. Inmediatamente marchó en su busca en la moto deslizadora de Owen Lars. Esa misma noche, el joven Jedi descubrió un asentamiento tusken más allá del Puente B'Thazoshe y a su madre dormida en el interior de una tienda, gracias a sus sentidos Jedi. A pesar de que Anakin la liberó de sus ataduras, era ya demasiado tarde. Maltratada, exhausta por la falta de sueño y muy deshidratada, Shmi Skywalker murió en sus brazos, pero no sin verlo antes por última vez.

Anakin aniquila por completo una tribu de tusken en venganza por matar a su madre.

Anakin dejó que el choque por su muerte fuese el detonante de la explosión de la ira y egoísmo largamente alimentados. Montó en cólera, matando a todos los presentes—incluso, como así confesó a Padmé más tarde, “a las mujeres y a los niños”. Varios Jedi, incluyendo Yoda y el fallecido Qui-Gon Jinn, sintieron la conmoción de la masacre, la cual fue amplificada por la poderosa presencia de la Fuerza en Anakin, que estaba bordeando el lado oscuro. Sus actos de odio convirtieron aquella específica zona de Tatooine en lugar de oscuridad, corrompiendo a las criaturas que vivían cerca, siendo muy parecido a lo que ocurrió al planeta destruido Malachor V.

Padmé estaba evidentemente preocupada por lo que Anakin había hecho, pero se había implicado tanto en él que no podía sentir rechazo. Ella trató de aliviarlo dándole compresión y no revelando a nadie el atroz crimen de Anakin. En su ira y dolor, se propuso de una manera fanática, que llegaría a alcanzar el poder para evitar que las personas murieran.

La Batalla de Geonosis

«Pagarás por todos los Jedi que has matado hoy, Dooku.»
―Anakin Skywalker[fuente]

Los novios luchan por sobrevivir y crean su legendaria reputacion

Mientras, todavía en Tatooine, Anakin descubrió que su amigo y mentor, Obi-Wan Kenobi, había sido apresado por las fuerzas droide de la ingeniería geonosiana de la Confederación de Sistemas Independientes. En un principio él decidió cumplir la orden del Maestro Mace Windu de proteger a la Senadora a toda costa y permanecer en donde estuviese; el episodio anterior con su madre le había hecho perder mucha confianza en si mismo. Sin embargo, Padmé le convenció de que ir a rescatar a su mentor era lo más correcto y viajaron a Geonosis. Estaban ignorando la orden de Windu de permanecer en Tatooine, aunque no obstante, Anakin estaba siguiendo técnicamente su primera orden de proteger a la Senadora. Una vez en Geonosis, Anakin y Padmé se adentraron en la fundición de droides pero durante su estancia se separaron, Padme fue capturada rápidamente y Anakin, durante su lucha con geonosianos perdió su sable de luz al ser cortado por una de las procesadoras, fueron enviados a la muerte en la Arena de Ejecución de Gladiadores. Enfrentándose con su inminente destino, se profesaron el profundo amor que sentían el uno por el otro. La llegada justo a tiempo de los Jedi y finalmente de tropas de asalto clon permitió que ambos pudieran escapar y luchar en la consiguiente batalla.

Anakin luchando contra el Conde Dooku con dos sables láser en Geonosis.

Anakin y Obi-Wan perseguían al Conde Dooku, el cerebro de la Confederación y, desconocido para ellos, un Lord Sith. Lo persiguieron a través de los vastos campos de arena de Geonosis, hasta que fueron llevados por él hacía un hangar propiedad de la Confederación. Una vez lo hubieron alcanzado, Anakin, en vez de seguir el sabio consejo de su Maestro, tontamente se apresuró impetuosamente a atacar a Dooku con una terca actitud. Fue la ruina para el padawan: Dooku descargó un poderosísimo aluvión de relámpagos de la Fuerza sobre Anakin, dejando al joven inconsciente y quedándose su Maestro a solas con Dooku. Obi-Wan plantó cara valientemente, sin embargo, sus habilidades probaron no estar a la altura del poder y la experiencia de Dooku, y fue rápidamente vencido. Mientras Anakin se había recobrado de los Relámpagos de la Fuerza y fue testigo de cómo Dooku alzaba su sable luz para dar el último golpe al caído Obi-Wan.

Boda secreta de Anakin y Padmé en Naboo.

Anakin, haciendo uso de la Fuerza, saltó interponiéndose en el camino del sable láser de Dooku, bloqueándolo con el suyo, salvando noblemente la vida de su Maestro. Entonces, Anakin usó el sable de su Maestro junto con el suyo en el duelo contra Dooku. El sable extra le dio a Anakin una ventaja táctica, aunque fue, no obstante, breve. Primeramente, Dooku consiguió destruir uno de los dos sables láser, dejando a Anakin solo con uno, asi, Anakin cambio a su forma de combate favorita, pero después de un intenso duelo, Dooku de improviso, cortó el antebrazo derecho de Anakin con su sable luz, terminando así el duelo. Después de ser rescatados por Yoda, el antebrazo de Anakin fue reemplazado poco después por una prótesis mecánica.

No mucho después, durante los primeros días de las Guerras Clon, una guerra que ellos desencadenaron, Anakin se casó con Padmé en Varykino en Naboo en una ceremonia secreta conducida por un hombre santo de Naboo, con C-3PO y su homólogo, R2-D2, como únicos testigos de la boda. Más tarde ellos tuvieron dificultades para mantener esta relación ilícita en secreto.

Las Guerras Clon (22 ABY19 ABY)

«Anakin tienes fuerza y sabiduría y estoy muy orgulloso de ti. Te he adiestrado desde que eras un niño, Te he enseñado todo cuanto sé. Sin embargo jamás seré el gran Jedi en el que te has convertido. Pero se paciente Anakin, cuando menos lo esperes el Consejo te nombrará Maestro.»
―Obi-Wan Kenobi[fuente]

Anakin en misiones de batalla al comienzo de las Guerras Clon.

Con el comienzo de las Guerras Clon, el Comandante Anakin Skywalker se convirtió en héroe legendario. Fue un piloto estelar sin parangón, volando en misiones a varios mundos, tales como Kamino, Balamak y Virujansi, consolidando su fabulosa reputación. Llegó incluso a ganar el rara vez oído título de Tan en reconocimiento a sus excepcionales habilidades de piloto. Modificó y personalizó su caza estelar Delta-7 Aethersprite—llamándolo el Ángel Celeste en tributo a su mujer— en una mortal y exclusiva nave que una y otra vez superó a cualquier nave en el campo de batalla.

Apodado como el “Héroe Sin Miedo”, la guerra forjó a Anakin en un hombre y mejoró su destreza en el combate con sables de luz, pero continuó alimentando su ego. También era mentira que no tuviese miedo, él no temía por su vida, pero le aterraba perder las vidas de su Maestro, del Supremo Canciller Palpatine, las tropas que estaban bajo su autoridad e incluso R2-D2, que acompañaba a Anakin siempre que podía. Era difícil refrenar a Anakin ya que cada vez tenía más problemas en seguir la estricta disciplina del Código Jedi, especialmente cuando la propia Orden era cómplice de actos de moralidad ambigua prosiguiendo con una guerra en toda regla. Pero por encima de todo esto, Anakin, por lo que más temía, era por su amada Padmé. Él le escribía siempre que podía e intentaba reunirse con ella en varias ocasiones, pero debido a sus respectivas obligaciones, rara vez se veían. Y las pocas veces que lo hacían, Padmé estaba normalmente en peligro, lo cual incrementaba su protección a ella y su miedo a perderla.

La Batalla de Muunilinst y Duelo en Yavin 4

Anakin luchando contra Asajj Ventress en Yavin 4.

«Te voy a hacer pagar por lo que has hecho»
«Ven, Padawan. Tu caída será mi ascenso a Sith.
»
―Anakin Skywalker y Asajj Ventress[fuente]

A petición del Canciller Supremo, Anakin recibió el mando de las principales fuerzas espaciales de la República. En la Batalla de Muunilinst, el Comandante Skywalker fue encargado de orquestar el asalto aéreo al mundo capital del Clan Bancario InterGaláctico, un miembro crucial de la Confederación de Sistemas Independientes. Su talento como piloto y su liderazgo de un grupo de pilotos clon los llevaron a la victoria.

Una nave misteriosa captó su atención durante la refriega, y salió de la batalla a pesar de la amonestación de Obi-Wan. Él siguió la enigmática nave caza estelar mediante una intensa persecución a través de las calles de la capital de Muunilinst, volviendo al espacio y dirigiéndose a Yavin 4 por el hiperespacio. Bajo las copas de la jungla y entre los restos de los antiguos Templos Massassi, Anakin se encontró cara a cara con el piloto, Asajj Ventress y se batió en duelo con ella. A medida que iban luchando, la confrontación acabó en el interior de los templos de Yavin 4.

Anakin combatiendo en Terra Sool

Al final, Anakin fue desarmado por Asajj, pero consiguió derrotarla tomando uno de sus sables láser de empuñadura curvada y arremetiendo repetidas veces contra ella tuvo unas breves visiones de Qui-Gon, Obi-Wan y Yoda profundamente preocupados por lo que estaba haciendo. Sus golpes causaron que las piedras del templo bajo ella se desmoronasen y ella cayó de la repisa hacia el abismo y aparentemente hacia su muerte, aunque más tarde consiguió escapar. Viéndose victorioso, Anakin dio un gran y fuerte grito de rabia, sabiendo que había ganado. Esto solo fue conseguido mediante el uso de su lado oscuro.

Skywalker y Kenobi participaron a continuación en una misión a Nivek, donde destruyeron un complejo de construcción de toda droide, y en la batalla de Terra Sool, que fue ganada gracias a habilidades de Skywalker.

La Batalla de Jabiim

El Comandante Skywalker tratando de defender el planeta

En el lluvioso y empapado mundo de Jabiim, durante la batalla que tuvo lugar allí, Skywalker llegó por sus propios medios. Creyendo que Obi-Wan había muerto en un ataque Separatista, Anakin dirigió una célula de padawans “huérfanos”. La pérdida de su Maestro y los horrores del campo de batalla de Jabiim dejarían una profunda huella en su vida; y debido a ello se volvió más ferozmente independiente y más frustrado con sus fallos. Sin embargo, inmersos en la batalla, recibió una transmisión urgente y a título personal de Palpatine para que saliera del planeta. Esta estratagema bien pudo haber sido para salvar a Anakin de morir en el campo de batalla.

Respetando la autoridad del Canciller y su amistad, Anakin tuvo que cumplir con sus deseos, aunque fue duro para él abandonar a sus amigos en el final de la confrontación. Antes de irse, una padawan de trece años Aubrie Wyn le dio a Anakin el holocrón de su Maestro para devolverlo al Templo Jedi. Tristemente, en los siguientes cinco días, debido a que Anakin abandonó el frente, todos los miembros del grupo padawan murieron en la acción. Cuando los transportes llegaron, solo unos pocos habían sobrevivido a través de las tormentas. Anakin tuvo que afrontar una difícil y dolorosa decisión —siendo el último Jedi superviviente en Jabiim, ordenó la evacuación del planeta. Enfurecido, el Capitán Orliss Gillmunn apuntó un desintegrador sobre Anakin, quien reaccionó instintivamente gracias al estrangulamiento con la Fuerza, ahorcando al oficial. Tales actos tan horribles se convirtieron en algo natural para él, fue la primera vez que usaba la Fuerza de aquella manera pero ciertamente no fue la última. Gillmunn, líder de los desengañados leales jabiimitas , juró nunca olvidar esta traición siendo que los leales jabiimitas fueron abandonados a su suerte. Una vez más, Anakin había fracasado y la batalla de Jabiim estaba perdida. Sus acciones durante la batalla encenderían más adelante la Segunda Batalla de Jabiim al cabo de veinte años más tarde, donde sus hijos serían capturados por bandidos rebeldes.

Anakin durante su misión al lluvioso planeta Jabiim.

Dos días antes de la evacuación, los heridos fueron llevados a Nuevo Holstice, donde Anakin conoció por primera vez a A'Sharad Hett, el tusken Jedi y su aprendiz, Bhat Jul, que servían como curanderos,

Uno de los heridos era la Maestra Sora Mobari, que fue herida en una explosión de un terrorista Ithoriano y que no respondía a ningún tratamiento. Anakin, incapaz de aceptar más pérdidas Jedi, trató un método diferente—usó la misma técnica de la Fuerza que ejerció para obstruir la garganta de Gillmunn y la utilizó para masajear el corazón de Mobari. Hett estaba horrorizado, así que trató de razonar con Anakin, diciéndole que ella estaba sufriendo innecesariamente. Anakin insistió que ella viviría, pero a pesar de sus esfuerzos ella sucumbió a sus heridas. Anakin fue incapaz de aceptar que no podía salvar a la gente de la muerte; esta experiencia reforzaría aun más su deseo de salvar a las personas de la muerte.

Posteriormente, Hett le enseñó un monumento conmemorativo creado en memoria de todos los Jedi fallecidos desde el nacimiento de la República. Teóricamente estaba constituido de inmortales polillas del recuerdo que susurraban los nombres de los Jedi una y otra vez. Anakin liberó unas pocas polillas por todos los miembros del grupo padawan—Kass Tod, Mak Lotor, Tae Diath, Elora Sund, Vaabesh, Windo Nend, Zule Xiss y Aubrie Wyn—y a su propio maestro, Obi-Wan Kenobi. A'Sharad Hett liberó una por Sora Morbari, él aseguró a Anakin que ella estaba grave desde hacía días y nada podría haber evitado que muriese. Debido a la aparente muerte de su Maestro, Anakin estuvo bajo el tutelaje de Ki-Adi-Mundi para una campaña que comenzaba en el mundo de Aargonar.

La Batalla de Aargonar

La muerte de Bhat Jul.

En el desértico mundo de Aargonar, un planeta insignificante, la República y la Confederación lucharon; los frentes estaban delimitados. Durante las escaramuzas, Anakin Skywalker, A'Sharad Hett, y su aprendiz, Bhat Jul se perdieron tras las líneas enemigas. Bhat había sido fatalmente herido por una colisión y mientras yacía muriéndose, Anakin trató de hacer uso de la Fuerza para sanarlo, pero fue inútil. Bhat murió por sus graves heridas. Anakin, frustrado con la muerte del nikto, reprochó a Hett, que hubiera estado con él y que no hubiese sido capaz de salvarle. Hett contestó que él sentiría como Bhat se uniría a la Fuerza, argumentando que Bhat ya sabía que estaría allí con él y que su ausencia física no cambiaba nada.

Mientras Skywalker y Hett buscaban la manera de volver a su ejército, los prejuicios de Anakin hacia los tusken por haber matado a su madre comenzaron a manifestarse por si solos contra el Jedi tusken. Anakin se sintió insultado y molesto cuando Hett habló sobre las similitudes entre ellos: ambos llegaron a Coruscant después de ser criados en un planeta desértico y solo conocieron uno de sus padres. La furia de Anakin se intensificó cuando Hett comentó que él habría sido un buen tusken.

Cuando alcanzaron la estación Separatista, empezaron a pensar en un transporte que les devolviera a su base. Podían tomar prestado uno, Hett le dio a Anakin la energía de las baterías del sable luz que fue propiedad del padre del Jedi tusken, para mover el vehiculo. Una vez hecho esto, empezaron a buscar armas para su defensa y mientras pasaban las horas, Anakin empezó a revivir todo lo que pasó en torno a la muerte de su madre. Cuando los guardias Separatistas localizaron al padawan, que se estaba deslizando hacía el lado oscuro, él los confundió con tuskens y lleno de furia los acribilló a todos. En una bruma sangrienta, Anakin apuntó a Hett, pero el Jedi tusken se las arregló para desarmarlo y hacerle entrar en razón. A'Sharad Hett le dijo a Anakin que él como tusken que era, entendía el vehemente deseo de vengarse, pero que gracias a su adiestramiento Jedi, aprendió que la venganza no tenía nada que ver con ellos. El Jedi tusken también conocía el atractivo del lado oscuro, sabiendo la necesidad de evitarlo. Después de contarle todos sus dolorosos recuerdos sobre la muerte de su madre, Anakin cayó en la cuenta que la muerte de su madre y la matanza que siguió a continuación fue algo que nunca contó a su antiguo maestro, Obi-Wan.

A'Sharad Hett se quita la máscara ante Anakin para evitar que tenga prejuicios sobre él.

Viendo la confusión en la que se encontraba el muchacho, Hett llegó a la conclusión que si conseguían sobrevivir y continuaban estando juntos, Anakin debía verle como Jedi y no como bandido tusken. A'Sharad Hett se quitó la máscara, sorprendiendo a Anakin, que vio que era totalmente humano. Él insistió en que era tusken hasta la médula, pero también completamente Jedi. Anakin se disculpó, viéndolo finalmente como un aliado en vez de un enemigo. Los dos sobrevivieron al viaje de vuelta a las líneas de la República. Hett, reflexionando sobre este episodio, decidió que los demás le verían primero como Jedi y después como tusken. Tampoco reveló a nadie el secreto de Anakin, asumiendo que era una carga que él tenía que llevar y que tendría que enfrentarse a las consecuencias de lo que había hecho, creyendo que Anakin le contaría a su maestro sobre la masacre. Pero Anakin nunca lo hizo.


No mucho después, Anakin descubrió que su Maestro estaba de vivo y que solo había sido capturado por Asajj y muy pronto se reunió felizmente con Kenobi que había escapado de su prisión.

Caballero Jedi
«Da un paso adelante, padawan. Anakin Skywalker, por el consentimiento del Consejo, por la voluntad de la Fuerza, nombramiento yo te hago… Caballero… Jedi de la República»
―Yoda[fuente]

Anakin en su ceremonia de Caballero Jedi.

Después de sus heroicas acciones en la Batalla de Praesitlyn, Anakin fue dotado con el título de Caballero Jedi, a pesar del hecho de que nunca pasó por las pruebas tradicionales de los Jedi antes de ser Caballero. Más tarde envió su trenza de padawan, que había sido cortada ritualmente por Yoda, a su secreta esposa como una dedicatoria.

Poco después de su título de Caballero, Anakin participó en la Batalla de Rendili. Su idea era usar su caza estelar para colocar cargas explosivas en los puntos débiles de los cruceros clase-Acorazado de Rendili. Aunque el Maestro Jedi Saesee Tiin se opuso, el orgullo de Anakin no le dejó pasar la oportunidad de conseguir la victoria. Sin permiso, procedió a seguir adelante con su plan durante la batalla. Resultando ser un éxito total, ayudando a la República a conseguir la victoria e inflando su ego y engreimiento. Después de la batalla, Anakin regresó a Coruscant, donde fue atrapado por una emboscada de la Jedi Oscura Asajj Ventress en uno de los sectores de la Ciudad Galáctica.

Ella espió a hurtadillas a Anakin cuando estaba escuchando un holodisco secreto grabado por su bienamada Padmé, descubriendo así su relación. Ella destruyó el holodisco y se mofó de Anakin con amenazas de matar a Padmé, después de lo cual los dos se engancharon en un fierísimo duelo de sable láser. Fue durante esta lucha donde Anakin quedó marcado por el sable de Asajj, con una cicatriz vertical cerca de su ojo derecho y otras dos pequeñas en su mejilla izquierda.

Anakin es marcado sobre su ojo derecho con el sable láser de la Jedi Oscura Asajj Ventress.

A pesar de las mutilaciones, Anakin persistió. Asajj cometió el fatal error de desestimar el fiero deseo del joven Caballero Jedi, de proteger a aquellos a quien amaba de cualquier daño y durante la lucha, Anakin, usó la Fuerza para enredarla en unos cables eléctricos y enviarla en picado a las profundidades de Coruscant. Ya en Yavin 4, ella sobrevivió a la caída pero ya estaba muy débil para perseguirlo.

Al regresar a casa después de esto, el le mostró a padme su cicatriz quedando ella muy impactada.

La Nueva Padawan

Anakin Skywalker piloteando una nave camuflada contra el Almirante Trench antes de convertirse en profesor.

Obi-Wan: « Anakin, enseñar a un pádawan es la obligación de todos los Jedi, para que crezca y se desarrolle la siguiente generación.»
Anakin: « Un pádawan sólo me frenaría...»
— Anakin y Obi-Wan [fuente]

Al poco tiempo en las campañas provenientes que organizó junto a Obi-Wan Kenobi en el Borde Exterior, Yoda envió una mensajera togruta a llevarles refuerzos durante la Batalla de Christophsis, resulta que la mensajera fue asignada de Obi-Wan a Anakin como aprendiza Padawan.

Al principio Anakin no le prestó mucho atención a la "niña" como la llamó al principio, pero a medida que avanzaba y se intensificaba la guerra fue tomándole cariño a Ahsoka y la recibió como su aprendiza.

Posteriormente, Ahsoka y él detuvieron varias conspiraciones separatistas y rescataron al androide R2-D2 de los Separatistas, cuando un trandoshano pensaba vendérselo a Grievous en una estación centinela secreta de los Separatistas.

Batalla en Christophsis

« Este lugar está libre»
«¿Cómo lo sabes?»
«Bueno, improviso
»
― Anakin y Obi-Wan[fuente]

Skywalker y Kenobi se enfrentan Ventress.

Cuando el escuadron del senador Bail Organa quedó atrapada en Christophsis, Skywalker, Obi-Wan Kenobi, y el Almirante Wullf Yularen fueron enviados para romper el bloqueo separatista y liberar a Organa. Dirigiendo el asalto inicial, Skywalker fue repelido por tácticas nuevas y despiadadas de los separatistas y se reunió con Kenobi detrás de una de las lunas de Christophsis para reagruparse. Su antiguo maestro le prestó el uso de una de las armas más recientes de la República, una nave furtiva que operaba a escondidas tras las líneas enemigas. Antes de comenzar la misión, Skywalker fue interceptado por Yularen, quien se ofreció para participar en la misión, haciendo referencia a su enemigo acérrimo: el Almirante Trench. Luego de cruzar la nave insignia de Trench, Skywalker desató un torrente de misiles, que fueron absorbidos rápidamente por los escudos del Almirante. Triech devolvió una volea de sus propios disparos, que se generasen ineficientes porque Skywalker desapareció bajo las capacidades de su nave de permanecer indetectable. En un estancamiento eficiente, Trench contactó a Skywalker a través de una llamada general, tratando de incitar a los Jedi a atacar. Cuando el Almirante reveló que él había tratado previamente con naves sigilosas, Skywalker había conjeturado que él había derrotado a la nave a través del uso de una firma magnética. Usando el mismo conocimiento contra su enemigo, Skywalker permitió a los separatistas enviar misiles auto guiados hacia el blanco, luego desnatada a lo largo del puente de su nave, enviando los misiles golpeando en la nave insignia Separatista y golpeando a Trench dejándolo fuera de servicio. Con el bloqueo roto, la ayuda de la República fue capaz de llegar a Organa y forjó un vínculo duradero entre Skywalker y el incondicional Yularen.

Cuando Christophsis fue invadido por los Separatistas, los civiles convocaron una señal de auxilio a los sistemas de la República, y Anakin y Obi-Wan fueron enviados rápidamente al planeta a ayudar a la milicia, junto con el Comandante Clon Cody, y el Capitán Clon Rex. Colocaron una larga defensa de dos torres, y se prepararon mientras avanzaban las fuerzas de infantería droides, que aparentemente no conocían la presencia de los Jedi en el planeta. Sin embargo, los droides les llevaron la delantera, dividiéndose e infiltrándose entre sus torres de vigilancia, y para cuando Obi-Wan se percató de lo sucedido, los droides del batallón proveniente invadieron su edificio y los atacaron. Anakin pidió la asistencia de Hawk para la evacuación, y junto con Rex, prosiguieron a ayudar a Obi-Wan. Lograron escapar de las torres atestadas de droides, y en el camino, conseguir la preciada información de la memoria de la cabeza de un droide táctico.[12]

Skywalker, Tano, y Kenobi reciben sus nuevas misiones.

Sin embargo, lo que había hecho aquel droide, no era más que informarle a los Separatistas, la ubicación de los Jedi. Obi-Wan sintió que era posible que alguien de su escuadrón pudo haberlos traicionado, y desde hacía tiempo ya. Obi-Wan y Anakin le pidieron clandestinamente a Cody y a Rex buscar a ese traidor, mientras que ellos se infiltraban en las líneas enemigas. En el camino, descubrieron que muchísimos droides los observaban, pero sin afán de dispararles, y Anakin dedujo que podían estar yendo hacia una trampa. Y efectivamente, cuando llegaron, encontraron a Asajj Ventress, y los tres se batieron en duelo. Los Jedi intentaron derrotarla y apresarla varias veces, pero debido a sus saltos, fue capaz de evitarlo, y cortar con sus espadas el piso debajo de ellos, dejándolos un piso más abajo. Ventress se burló de ellos, y los obligó a ver cómo un completo ejército de droides invadía y destruía la ciudad. Los Jedi lograron escapar en STAP, y Ventress le ordenó entonces, al General Whorm Loathsom irse a la ciudad, dejándolo sólo y yéndose.[12]

Al regresar a la base de la República, Anakin y Obi-Wan descubrieron que Rex y Cody habían hallado al traidor, quien resultó ser Slick. Anakin le preguntó a él, que por qué había traicionado a sus hermanos, y Slick le contestó que la tiranía de los Jedi era la culpable de sus actos, debido a que los habían esclavizados. Cody y Rex le dijeron entonces, que si lo que quería era ayudar a sus hermanos, no debería ponerlos en riesgo, y lo llevaron al calabozo como prisionero.[12]

Anakin, Obi-Wan y R2 ven por primera vez a Ahsoka Tano fuera de un combate.

Anakin y Obi-Wan se las arreglaron para acabar con el primer batallón de droides, y enviaron a sus transportes para que regresaran por refuerzos. Un segundo batallón llegó dentro de poco, y mientras Obi-Wan y Cody mantenían una batalla en el centro de la ciudad Cristal, contra los droides de combate, Anakin y Rex, junto con la Compañía Torrente, derribaron a los tri-droides. Esto, junto al uso que le dieron los soldados a los cañones pesados, hizo que Loathsom se retirara sin más opción. Dentro de poco, llegaría uno de sus transportes, con una joven togruta Jedi, llamada Ahsoka Tano, quien traía consigo un mensaje urgente, por el cual debían de regresar a Coruscant. También señaló ser la nueva Padawan| pádawan asignada a Anakin, lo cual ocasionó que él se desmayara.[13] After unsuccessfully trying to get the message from Yoda, Anakin went to check on Rex at the lookout post, taking his new Padawan with him.[13]

Desafortunadamente, Loathsom, quien no resultó ser tan ingenuo como creían los Jedi, activó un expandido escudo deflector, con sus ejércitos avanzando, pero protegidos dentro de este, todo para no ser víctimas de los cañones. Anakin y Ahsoka lograron infiltrarse dentro del escudo, colocando una caja sobre ellos y avanzando despacio. Después de que Ahsoka los condujera accidentalmente hacia un droideka, además de que alertara a unos droides gigantescos, los dos lograron destruir el generador del escudo, permitiéndole a la República disparar los cañones, y acabar con los droides. Los Separatistas de Christophsis finalmente se rindieron ante Kenobi, y Anakin aceptó entonces a su pádawan.[13]

Rescatando a un Hutt

Anakin y su aprendiza Ahsoka Tano al enfrentarse a Asajj Ventress en Teth.

Ahsoka: «Tienes mirada de que estamos en problemas»
Anakin: «¿Hay una mirada así?»
Ahsoka: «Inconfundible»
―Anakin y Ahsoka [fuente]

Anakin y Ahsoka fueron reasignados a otra misión de vital importancia - para rescatar a Rotta, el hijo de Jabba el Hutt, del planeta de Teth. Persiguiendo a su objetivo en el sistema, junto con el Capitán Rex y la Compañía Torrente, Skywalker escaló un enorme barranco custodiado por droides separatistas, para poder alcanzar un monasterio en la cima. Ambos pudieron escapar de Ventress, quien mantenía al bebé Huttlet capturado en las mazmorras. Al descubrir que Rotta estaba gravemente enfermo, los Jedi tuvieron que marcharse en el carguero Crepúsculo, intentando abordar en el crucero Espíritu de la República. Sin embargo, cuando su hangar fue completamente destruido por cazas separatistas, se vieron forzados a huir en el Crepúsculo hasta Tatooine. Afortunadamente, pudieron salvar a Rotta gracias a unas cuantas medicinas dentro del carguero.[13]

El Crepúsculo fue víctima de disparos separatistas en pleno espacio de Tatooine, lo que dañó sus sistemas y Anakin y Ahsoka se vieron obligados a aterrizar forzosamente. Los Jedi tuvieron que dividirse, con Anakin actuando como el señuelo que podía ser su aprendiza. Dooku, quien todo ese tiempo había estado negociando con Jabba, interceptó a Skywalker en el desierto, y envió a sus magnaguardias a buscar a Ahsoka, de manera de que si ella llevara consigo al Hutt, fuera directo al castillo, y le hiciesen pagar caro por los engaños Sith de Dooku.[13]

El Duelo entre Anakin y Dooku.

Tras un corto duelo, Skywalker logró robar el speeder de Dooku y escapar lo más rápido posible hacia el palacio de Jabba para salvar a Ahsoka de la trampa. Cuando Jabba se enorgulleció de ver regresar a su hijo, culpó a los Jedi por la demora y ordenó su ejecución. Afortunadamente, la intervención de un holograma de la Senadora Padmé Amidala, quien había averiguado las amistades entre Dooku y el tío de Jabba, Ziro, salvó las negociaciones y Jabba quedó gratamente convencido. Al enojarse tanto de los engaños separatistas, Jabba le permitió a la República las rutas hiperespaciales hutt para que pudieran transitar sus refuerzos libremente por el Borde Exterior, y le pidió a los Jedi que llevaran a Dooku ante la justicia.[13]

Anakin lidera el escuadrón de bombarderos para contrarrestar al Malevolencia

La Crisis del Malevolencia

Padmé: «Desde que te conozco, te encanta jugar con droides.»
Anakin: «Solía armarlos. Ahora, sólo los hago pedazos.»
— Anakin y Padmé abordo del Malevolencia [fuente]

Luego, Anakin y Ahsoka se dirigieron a rescatar a Plo Koon, quien había sido obligado a escapar de una turbulenta batalla abordo de una cápsula de escape, con un limitado grupo de soldados clones en el sistema Abregado. La única habilidad de Ahsoka para percibir al Maestro Koon a través de la Fuerza, hizo que Anakin se percatase de lo sucedido, tras una fallada búsqueda, y también contaba el hecho de que su aprendiza había tomado control del Crepúsculo, y maniobrado la nave sola entre el campo de escombros. Tras varios minutos, encontraron al Maestro Koon, y a sus clones, y los rescataron. Koon les informó acerca del "arma secreta" que los Separatistas habían estado usando, no era más que un cañón de iones, el cual tenía la tecnología necesaria para despojar a las naves de cualquier tipo de defensa. En ese momento, la nave que portaba el arma, conocida como el Malevolencia atravesó el campo de escombros, obligándolos a desconectar todos los sistemas vitales para que no fuesen detectados por sus comandos. Sin embargo, olvidaron apagar a un droide médico que llevaban. Fue detectado por el Malevolencia, el cual respondió disparando el cañón de iones. El Crepúsculo logró escapar la ola iónica saltando al hiperespacio, llevando consigo la información del arma Separatista, para divulgarla en espacio de la República.[14]

Poco después, Anakin ideó un plan para utilizar bombarderos Ala Y, en un ataque clandestino y atrevido al Malevolencia, el cual llevaba como objetivo primario, el hecho de matar al General Grievous, y asegurar así un rápido fin a la guerra. La República logró rastrear el curso del súperarma Separatista, hacia la Estación Medicinal de Kaliida, y en un intento por llegar antes que el acorazado, el grupo de bombarderos hizo su camino por medio de la Ruta de Balmorra; sin embargo, el grupo ignoraba totalmente que iba a toparse con mantis Neebray. Tras escapar de milagro de allí, el grupo de bombarderos entró en combate con el Malevolencia, llevando en el intento muchas pérdidas. Cuando se volvió más que aparente que la estrategia original fracasaría, Ahsoka, como artillera de su Maestro, sugirió un cambio en el plan. Para que todo no terminara en fracaso, el Maestro Koon le planteó a Anakin la idea de que los bombarderos destruyesen lo primordialmente importante en el asunto, que era el cañón de iones, los cuales empezaban a rescargarse, directo a la estación médica. Esta estrategia probó ser exitosa, y el Malevolencia quedó casi completamente destruido, y, justo en ese momento, las fuerzas del Maestro Kenobi llegaron al sistema, con tres cruceros de la República, que comenzaron a perseguir al Malevolencia en retirada.[15]

Anakin y Padmé se reunen abordo del Malevolencia.

Anakin, Obi-Wan, Ahsoka y el Master Plo Koon comenzaron la etapa final del ataque al Malevolencia, cuando recibieron una transmisión entrante de Padmé y C-3PO, los cuales habían sido atrapados por el Malevolencia mediante un rayo tractor. Anakin, Obi-Wan y R2 pilotearon al Crepúsculo y entraron en el Malevolencia sin mucha dificultad, debido al caos causado por todo el desastre. Separándose, Anakin encontró a Padmé, y ambos se dirigieron al puente de mando del Malevolencia, donde Anakin alteró los mandos principales de la computadora de navegación, y los puso en trayectoria hacia una luna cercana. Entonces, ambos se encontraron con Obi-Wan, C-3PO y R2, y los cincos escaparon en el Crepúsculo. Con el Malevolencia destruido, regresaron en sana paz a la flota de la República.[16]

Unas pocas semanas después, mientras investigaban el paradero del General Grievous y su flota, Kenobi y Skywalker se vieron forzados a ayudar al Comandante Cody y al Capitán Rex,, cuando ambos se batieron contra unas fuerzas Separatistas en la luna Rishi. La flota de los Jedi llegó justo a tiempo para enfrentarse a la de Grievous en ese sistema, pero el fracaso de las fuerzas Confederada en la luna, forzó al general kaleesh a salir del sistema en retirada.[17]

Anakin, Ahsoka y el droide astromecánico de reemplazo R3-S6, buscan a R2-D2.

Un amigo extraviado

«¡Ey! Quisiéramos comprar un droide. ¿Los venden?»
―Anakin abordo del Garra del Buitre[fuente]

Tras la derrota de la República en Falleen, la flota de Grievous se dirigió a atacar el sistema Both. Anakin y Ahsoka se prepararon para defender el estratégico y valioso sistema. Grievous atravesó el campo de asteroides del planeta, en una masiva fuerza para atacarlos, y Anakin lideró un pequeño grupo de cazas V-19 en su caza personal con R2-D2. Mientras la flota Separatista comenzó a atacar los cruceros de la República, haciendo casi que una inminente derrota la situación de la República, pero Anakin reveló su "sorpresa" a Grievous: habiendo lanzado a varios AT-TE en el campo de asteroides. Los vehículos blindados comenzaron a atacar las fragatas Separatistas en una emboscada, y los cruceros clase Venator atacaban desde su posición frontal. Derrotado, Grievous huyó hacia su caza y escapó de la batalla. Anakin intentó perseguirlo en su nave, pero los escombros de las fragatas desintegradas, regados por el espacio, causaron un daño muy grave al caza. Afortunadamente, el Capitán Rex pudo rescatarlo, pero tras recuperarse, se percató de que R2 estaba extraviado.[18]

Con R2 desaparecido, se le otorgó a Anakin un droide astromecánico que lo reemplazara, R3-S6, pero el Jedi se convencía de que R2 jamás iba a poder ser sustituido. En un intento para encontrar a su amigo, Anakin fue junto con Ahsoka abordo del Crepúsculo, para investigar a fondo el campo de batalla abandonado. Al encontrar su caza dañado, sin ninguna señal de R2, Anakin prosiguió a investigar en un cercano carguero de salvamento, ignorando que su dueño, el trandoshano Gha Nachkt ya había encontrado el droide y prometiéndole a Grievous.[18]

Tras regresar a su crucero, Anakin le informó a Obi-Wan de la fracasada búsqueda de R2. Obi-Wan entonces le encomendó a Anakin la labor de encontrar el puesto de espionaje Separatista, que aparentemente había estado investigando sus transmisiones en los últimos meses, explicando la ventaja que los Separatistas habían tenido en las últimas batalla, y antelación a sus estrategias. Anakin fue a investigar en el espacio cercano del punto de encuentro con R3, en busca de la estación, pero, desafortunadamente, el droide activó la señal de rastreo masiva del caza de Skywalker, alertando a Grievous de su posición. Anakin logró entonces evadir un ataque por cazas Buitres, y Ahsoka Y Rex lograron rescatarlo en el Crepúsculo. Tras reprender a R3 por casi haberlo asesinado, Anakin mantuvo la creencia de que R2 aún se hallaba perdido en el espacio, y que necesitaban buscarlo.[18]

La destrucción de la Estación Skytop.

La Estación Skytop

«Tienen algo que me pertenece...»
―Anakin rescatando a R2 de MagnaGuardias[fuente]

Tras recibir una transmisión de R2, Anakin logró rastrear la señal del androide hasta la Estación Skytop, el puesto espía que habían estado buscando. Anakin envió a Ahsoka y a los clones a destruir la estación, mientras él se iba a buscar a su droide. Anakin encontró pronto a R2, siendo llevado lejos por los MagnaGuardias de Grievous. Tras un corto duelo los destruyó a todos y salvó a R2. Anakin entonces partió junto al astromecánico al hangar sur, para escapar definitivamente con su equipo, pero tras encontrarse con Rex y Denal, descubrió que Ahsoka se había enfrentado a Grievous sola, y enviado a los dos clones a completar la misión. Cuando el grupo de dispuso a volver a ayudar a Ahsoka, quedaron rodeados de droides de seguridad invocados por R3, quien resultó ser un espía de Grievous. R3 también activó a tres Cazas Buitre. Varios droides B2 se unieron al grupo de B1, y el enfrentamiento comenzó. Cuando Ahsoka regresó, Anakin la regañó por haberse enfrentado a Grievous sola, y, posteriormente, envió a R2 a encontrar controles en el puente de emergencia, para poder abrir las compuertas selladas por R3. El grupo logró destruir al resto de los droides, y cuando R2 destruyó a R3 y desactivó los controles de seguridad del hangar, Anakin dirigió al Crepúsculo fuera de la estación, y condujo su caza a buscar a su astromecánico. Al conversar con un molesto Obi-Wan, Anakin le dijo a Ahsoka que R2 era más que un droide, también era un amigo.[19]

La captura de Nute Gunray

Anakin: «Necesito que vayas de inmediato hacia Rodia.»
Ahsoka: «¿Rodia?»
Anakin: «Estarás encargada de la vigilancia total de la transferencia de Nute Gunray.»
— Anakin y Ahsoka [fuente]

Cuando el Virrey de la Federación de Comercio, Nute Gunray fue capturado durante una misión hecha al sistema de Rodia por parte de Padmé Amidala, Anakin, temiendo por su seguridad, envió a su pádawan Ahsoka a ayudar a la Maestra Jedi Luminara Unduli a escoltar al virrey Gunray a Coruscant, donde sería enjuiciado por la Suprema Corte.[20] Sin embargo, Gunray logró escaparse con la ayuda de Asajj Ventress y el Capitán de los Comandos Senatoriales, Argyus. Entonces, Anakin se encontró con Ahsoka en un punto de encuentro Anakin.[21]

Anakin y Obi-Wan examinan a un Dooku capturado.

La captura de Dooku

Anakin: «Debería ser paciente, Maestro. Después de todo, el Conde en un caballero de la tercera edad, y ya no se mueve con tanta agilidad como solía.»
Obi-Wan: «Sí, supongo que tienes razón.»
Dooku: «Los mataría ahora mismo si no tuviese que arrastrar sus cadáveres...»
— Anakin y Obi-Wan se burlan de Dooku mientras los tres intentan escapar[fte.]

Obi-Wan y Anakin lograron rastrear la posición de Dooku, a bordo de una fragata, y Anakin diseñó un plan para abordarla. Sin embargo, una vez adentro, fue capturado por fuerzas de seguridad separatistas, y Obi-Wan no tuvo otra alternativa más que ir a rescatar a su compañero. Al liberar a Anakin, ambos Jedi confrontaron a Dooku mientras el Resuelto entraba en combate con la fragata, pero Dooku logró escapar en su Velero Solar, y los Jedi comenzaron a perseguirlo. Desgraciadamente, ambas naves de los perseguidores fueron derribadas, y se estrellaron forzosamente en Vanqor. Dooku atrapó a los dos Jedi en una caverna cercana, y robó la espada láser de Anakin, pero, mientras era transportado hacia el mundo cercano de Florrum, por unos piratas, fue capturado por estos y mantenido como rehén. Tras confrontar a un gundark y a gas venenoso, Obi-Wan y Anakin fueron rescatados por Ahsoka, la cual no se satisfació al ver que su Maestro había dejado escapar a Dooku.[22]

Hondo Ohnaka, líder de los piratas captores de Dooku, se comunicó con el Alto Mando de la República, buscando entregar a Dooku a la justicia por un millón de créditos. Anakin y Obi-Wan fueron enviados a Florrum para confirmar que Dooku estaba en efecto captivo por los piratas,[22] pero tras informar de lo sucedido al Alto Mando, también fueron capturados, viendo que los piratas deseaban un monto mucho mayor al prometido originalmente. Los dos Jedi se vieron forzados a formar una incómoda alianza con Dooku para escapar de la fortaleza pirata, pero tras múltiples intentos de escape, los Jedi fueron torturados. Afortunadamente, el Representante de Asociación Planetaria Jar Jar Binks, enviado junto con el respetado Senador Kharrus a pagar el rescate, y, accidentalmente destruyeron la central eléctrica de la fortaleza, y Anakin y Obi-Wan lograron escaparse. Los dos recuperaron sus espadas de luz, pero dejaron a Ohnaka libre en el planeta, y prometieron que no volverían a encontrarse. Dooku, sin embargo, escapó por otra parte, por su cuenta, y jurando vengarse de lo sucedido en el planeta.[23]

La evacuación de Quell

Skywalker queda herido tras la Batalla de Quell.

Posteriormente, la flota de Skywalker recibió un mensaje de emergencia de la Dama Jedi Aayla Secura desde el planeta Quell, donde fuerzas Confederadas estaban destruyendo su flota. Skywalker y el Resuelto viajaron a Quell para ayudar a Secura, y salieron del crucero en cañoneras LAAT/i. Sus cañoneras fueron atacadas por los refuerzos Confederados, pero Skywalker, el capitán Rex, y Ahsoka Tano lograron llegar al Libertad, la nave insignia de Secura que estaba a punto de estallar.

Skywalker le dijo a Secura que un crucero clase Consular estaba atracando su nave, y se preparaban para sacar a los clones del Destructor Estelar y abordar el Resuelto. Sin embargo, cuando llegaron hasta el túnel de acoplamiento, una explosión grande en una de las bahías de carga del crucero obligó a Skywalker a detener la destrucción con la Fuerza, pero quedó gravemente herido. Tano y Secura lograron meter a Skywalker en el crucero clase Consular mientras el capitán Rex y el comandante CC-5052—apodado Bly—encendían los motores del crucero y lo extraían del hangar del Destructor.

Sin embargo, cuando salieron, un droide Buitre disparó a la cabina de la nave e hirió a uno de los soldados antes de que pudieran llegar al Resuelto. Secura contactó al Almirante Wullf Yularen en el Resuelto y le dijo que el piloto herido había activado el salto hiperespacial, lo que los obligó a salir de la batalla pírrica.

Batalla de Mardium

«Ahsoka… Alto si los Lurmen no quieren combatir no puedes obligarlos»
―Anakin Skywalker a su estudiante[fuente]

Los jedis defendiendo a los nativos

Cuando los separatistas llegaron a Maridun, Tee Watt Kaa , líder de los Lurmen, acusó a los Jedi de llevar la guerra a su planeta. Skywalker, Tano, Rex y Bly dejó el pueblo para que los Lurmen no pagaran las consecuencias de su presencia. Después de descubrir que los Separatistas estaban planeando la prueba de una nueva arma en los Lurmen, el grupo llevó un servicio de traslado a la aldea Lurmen para defenderlos. El grupo puso los escudos que había creado y lograron sobrevivir a una explosión del arma, así como la primera ola de droides. Sin embargo, la segunda ola de droides logró penetrar el escudo y lo destruyó. Mientras los separatistas se preparaban para usar el defoliador, Skywalker llegó y lograron destruirlo, junto con la captura del General Lok Durd. Mientras los Jedi se preparaba para salir, una flota de tres cruceros clase Venator llegaron al planeta: el Almirante Yularen fue aparentemente capaz de encontrarlos por su cuenta.

Batalla en Orto Plutonia

«Creía que este planeta estaba deshabitado y por lo tanto no alineado.»
―Skywalker a Cho[fuente]

Skywalker, abrigado para el clima frio de Orto Plutonia

Después de perder contacto con una base de la República en Orto Plutonia, Kenobi y Skywalker fueron enviados a investigar con un escuadrón de soldados de frío bajo el mando del Capitán clon Rex. Al llegar en el planeta seriamente frío, los Jedi descubrieron que el planeta estaba habitado por los Talz, contrariamente a la creencia anterior. Sin embargo, el Presidente Chi Cho de la cercana luna de Pantora se sintió insultado por la ocupación de Talz del planeta y declaró la guerra, a pesar de los esfuerzos de los Jedi para traer paz. Pero, la senadora Riyo Chuchi había coincidido con la Asamblea Pantorana y había llamado a Cho fuera de orden, y fue capaz de llevar adelante la paz entre los dos mundos a costa de la vida de Cho.

Virus Sombra Azul

Obi-Wan: «Padmé puede estar muerta, Anakin. No arriesgues la misión intentando rescatarla.»
Anakin: «Ya se lo que hay en riesgo»
―Obi-Wan y Anakin preparandose para tacar [fuente]

Skywalker ayudando a Amidala porque quedo electrocutada.

Kenobi, Skywalker y Tano llegaron a Naboo porque había pruebas de un secreto laboratorio separatista. Cuando Skywalker se enteró de que Amidala había ido sin esperar a que ellos llegasen, él inmediatamente se convirtió en preocupado y envió Tano para encontrarlos. El Capitán Typho informó que habían perdido contacto con ella y Binks, pero habían descubierto que el aliado de los separatistas Dr. Nuvo Vindi planeaba lanzar el Virus Sombra Azul en la galaxia. Señaló que Amidala había logrado transmitir las coordenadas del laboratorio secreto antes de que se perdiera contacto. Cuando Tano informó a Kenobi recibió instrucciones para conducir un ataque en la entrada sur, mientras que Skywalker y Kenobi planeaban entrar en el laboratorio a través de las escotillas. Kenobi intentó convencer a Skywalker de no arriesgar la misión sólo para salvarla, y Skywalker respondió que él "sabía lo que estaba en juego".

Al llegar al laboratorio, los helicópteros lanzaron bombas sobre las escotillas y Skywalker entró en el laboratorio con su escuadrón. Él encontró que la distracción de Tano estaba funcionando y procedieron a entrar en la sala principal. Vindi comenzó a electrocutar a Amidala y Binks y obligó al grupo a deponer las armas para salvarlos. Skywalker cumplió sin dudarlo. Vindi dio a Skywalker a elegir: capturarlo o salvar a sus amigos y activo la electrocución vuelta y escapó. Skywalker había obtenido su sable de luz, pero en lugar de perseguir a Vindi, procedió a liberar a Amidala y Binks. Vindi activó las bombas del virus, y Skywalker y Kenobi lo encontraron escapando en la bahía de aterrizaje. Vindi arrojó cápsulas de virus, obligando a Kenobi a que deje de atacar y recuperarlos. Sin embargo, con la ayuda de Peppi Bow, Skywalker logró detener al doctor loco.

«El virus fue liberado. Estás condenado, joven Jedi, junto con el resto del planeta.»
―Nuvo Vindi[fuente]

Un capturado Nuvo Vindi burlándose de Skywalker y Kenobi.

Skywalker y Kenobi preparaban para escoltar a Nuvo Vindi a Theed para el juicio, pero lejos varios pisos abajo, una alarma comenzó a sonar. Skywalker contactó a Tano y descubrió que el droide de Vindi LEP-86C8 había tenido éxito en liberar el Virus Sombra Azul, y contactó a Amidala para asegurarse de que ella estaba bien. Ella declaró que pararía cualquier droide restante de escapar y establecer la libre circulación del virus entonces él le dijo que tenga cuidado. Luego de haber interrogado a Vindi enérgicamente sobre el antídoto, pero lo que obtuvo fue que Vindi se burló. Kenobi convenció a Skywalker que el camino para salvar a sus amigos era volver a Theed y encontrar una cura real y Skywalker cumplió bajo protesta.

Al llegar a Theed, Skywalker y Kenobi entregaron a Vindi y Typho informó a Kenobi y Skywalker que había encontrado una posible cura: raíz de Reeksa, encontrado solamente en Iego. Mencionó que sería suicida intentar ir allí. Skywalker, sin embargo, decidió ir allí de todos modos, y él y Kenobi abordaron el Crepúsculo. A su llegada en Iego, pasaron por un cementerio de naves en órbita y cuando aterrizaron fueron recibidos por los droides extrañamente desfigurados. Skywalker procedió a eliminarlos, pero Kenobi le alertó sobre el hecho que ellos no estaban tratando de defenderse. Se reunieron con Jaybo Hood, quien reprogramó los droides una vez que los separatistas abandonaron el planeta y les dijeron que "Drol", el gobernante fantasma de Iego, impedía a los habitantes dejar el planeta.

Skywalker y Kenobi consiguiendo reeksa en Iego

Skywalker y Kenobi obtuvieron la raíz después de ser atacados por la misma planta, pero cuando intentaban abandonar el planeta, una red de láseres se había activado, y Kenobi llegó a la conclusión de que los separatistas la plantaron cuando dejaron el planeta. Después de enterarse de que los separatistas habían robado Millius Prime, hogar de los Ángeles, cuando atacaron, Skywalker concluyó que debe ser donde estaba el emisor láser. Jaybo dio mando a R2-D2 de cuatro droides Buitre y R2 trató de volarlos hacia el emisor de láser, pero todos fueron destruidos. Kenobi entonces logro disparar el generador, destruyendo el campo láser y liberando a los habitantes de Iego. Skywalker y Kenobi regresaban a Naboo, donde llegaron a tiempo para salvar a sus amigos.

Batalla de Ryloth

Anakin: «Caiste en una trampa sabionda noes culpa de nadie»
Ahsoka: «pero perdia a tantos pilotos»
Anakin: «Anímate, pequeña. Esa es la realidad del comando»
―Anakin Skywalker y Ahsoka Tano [fuente]

Maestro y droide con el caza estelar de Tano por encima de Ryloth.

Después de que el líder de la Tecno Unión Wat Tambor tomó control del planeta Ryloth y sus habitantes, el Consejo Jedi ideó un plan para invadir y liberar el planeta y envió a Skywalker y Tano para destruir el bloqueo separatista y despejar el camino para la invasión de las fuerzas en tierra. El resuelto salió del hiperespacio sobre Ryloth, junto con el defensor y Redentor, justo en frente del bloqueo. Tano dirigió un escuadrón por primera vez, siendo nombrada líder del escuadrón azul y logró cortar a través de los droides buitre de avance. Sin embargo, después de que llegaran los refuerzos separatistas del hiperespacio, el Almirante Yularen y Skywalker le ordenaron a Tano regresar al resuelto, pero ella desobedeció, pensando que ella aún podría completar a su misión. Los droides buitre comenzaron carreras suicidas en el resuelto, y un droide golpeó su puente, hiriendo gravemente al almirante Yularen. Tano finalmente regresó al resuelto, pero perdió la mitad su grupo de batalla en el camino. El resuelto y el defensor se retiraron al hiperespacio, pero el Redentor estaba demasiado dañado para seguirlos.

Después de ordenar un recuento para encontrar cuántos hombres perdieron, Skywalker reprendió a su Padawan por desobedecer una orden directa. Ella argumentó que él mismo desobedeció órdenes todo el tiempo, pero asumió plena responsabilidad por sus acciones, si era algo grave. Skywalker trató de consolarla, declarando que la pérdida era la realidad de comando, antes de salir a dar un informe sobre el avance a los generales Mace Windu y Obi-Wan Kenobi. Después de que él divulgó sus pérdidas, Kenobi recomendó que Skywalker y su Padawan tuviesen algún tiempo para recuperarse, pero manifestó que los necesitaban para completar a su misión. A pesar de sólo la mitad sus fuerzas restantes, Skywalker tenía una rotación planetaria para destruir el bloqueo. Envió a Rex para encontrar Tano, y ella lo encontró mientras él estaba reparando su caza estelar con la ayuda de R2-D2. Después de indicar que tenían que terminar con su misión sin refuerzos, Tano comenzó a entrar en pánico y cuestionó su preparación. Skywalker le ordenó que fuese a sus aposentos para "enfriarse".

Skywalker subiendole la moral a Tano.

Más tarde, Tano se le unió en el hangar de la nave insignia y descubrió que él había ideado un plan piloto el defensor solo y destruir el acorazado de plomo para sacar el comandante y así dejar solamente droides superables al mando del bloqueo. Tano intentó cambiar su mente, pero se fue para el defensor con R2-D2, dejándola a cargo del resuelto y responsable de su vida y destruir el resto del bloqueo. Después de salir del hiperespacio, Skywalker procedió a contactar con el comandante de la nave principal, capitán Mar Tuuk, quien ya había aprendido mucho acerca de él de los archivos. Skywalker declaró que había sido ordenado rendirse, su tripulación y su nave a cambio de un pasaje seguro para entregar suministros a Ryloth. Sin embargo, una exploración del defensor reveló su engaño a Tuuk, y Skywalker procedió a los motores del Defensor del arma y lo dirijan directamente a la nave. Tuuk huyó del campo de batalla, y el resuelto llegó del hiperespacio. El plan de Tano era poner el ángulo del casco de la resuelta hacia el bloqueo para actuar como una pantalla para que los cazas pudieran despegar sin inconvenientes, ella dirigió un equipo de pilotos en un ataque exitoso contra el bloqueo. La fuerza de invasión llegó del hiperespacio con los generales Kenobi y Windu a bordo, y Tano envió una nave para recuperar a su maestro.

Después de que Kenobi y sus hombres fueron capaces de sacar los cañones de protones y permitir que los transportes llegaran a tierra, Windu fue rumbo a la capital con sus fuerzas. Durante una conferencia holográfica con Palpatine, Windu, Yoda, el Almirante Yularen y el senador Orn Free Taa, Skywalker informó que sus fuerzas habían asegurado el espacio alrededor de Ryloth, y que los cruceros Separatistas estaban huyendo. Sin embargo, Wat Tambor pronto desplegó bombarderos clase Hyena para destruir a los pueblos cercanos y Skywalker les persiguió en su caza, acompañado por Tano. El Droide táctico de tambor TA-175 y su nave fueron sin él, pero el Conde Dooku ordenó aún a los bombarderos para destruir Lessu, a pesar de que todavía Tambor estaba allí. Sin embargo, antes de que los terroristas pudieran destruir las fuerzas de la República y a los habitantes Twi'lek, Skywalker y Tano les derribaron. Tambor fue capturado, y la República salió victoriosa: Ryloth fue finalmente libre una vez más.

Ahsoka: «Estuvimos cerca maestro»
Anakin: «¿No lo estamos siempre sabionda?»
―Anakin Skywalker y Ahsoka Tano [fuente]

Anakin derribando los bombarderos.

Tras la liberación de Lessu, Skywalker y Tano quedaron al mando de las operaciones contra los reductos confederados restantes en el planeta. Los dos Jedi condujeron a sus clones la Legión 501 a través de la arruinada ciudad de Resdin, vaciándola gradualmente las fuerzas droides que estaban acampando allí. Durante el conflicto, el Capitán Rex y clon sargento Boomer fueron capturados por el cazarrecompensas Cad Bane, quien se dio a la fuga después de robar el núcleo gravítico, una parte de la superarma que el científico separatista de Kul Teska había desarrollado recientemente. Los clones fueron finalmente rescatados por Skywalker y Tano, pero mientras trataban de escapar de Resdin, Bane y ellos fueron atacados por Teska que robarles el núcleo gravítico. Cuando el skakoano intentó agarrar la base con un garfio, Skywalker usó la fuerza para arrojarlo en la nave de Bane.

Tano cubrió a Bane debajo de una losa de metal, impidiéndole escapar con su nave. Un enfurecido Teska se enfrentó a los Jedi, usando las capacidades mejoradas de su traje presurizado modificado embistiendo y disparando andanadas de misiles desde lanzadores montados en su parte posterior. Después de que Skywalker en repetidas ocasiones usó la fuerza para redirigir sus misiles hacia él, Teska encajono a los dos Jedi dentro de una burbuja de energía, que los incapacitaba. Sin embargo, antes de Teska pudiera escapar en la nave de Bane, Rex y Boomer llegaron y confrontaron a Teska hasta el skakoano finalmente se vio obligado a darles un ultimátum: salvar a sus comandantes Jedi o matar Teska. Cuando la burbuja de energía comenzó a cerrarse sobre Skywalker y Tano, los clones decididos optaron por rescatar a los Jedi. Mientras los clones desactivan la burbuja, Teska abordó la prestidigitación y escapó con su arma. Cad Bane también escapó, huyendo de Ryloth y las fuerzas de la República.

Teska confronta a Skywalker y a Tano en su lucha final.

Skywalker y Tano contactaron con el gran maestro Jedi Yoda y losgenerales Windu, Kenobi, Plo Koon y Kit Fisto en Juma 9. El grupo estuvo acompañado por los Jedi Aayla Secura y Luminara Unduli, que habían encontrado las fuerzas separatistas en el mundo de Alzoc III, donde Bane había robado el corazón de Teska. Durante la transmisión holográfica, los Jedi recibieron una señal de socorro de la senadora Padmé Amidala de Naboo, que estaba investigando la actividad Confederada en Behpour, un planeta en el sistema Naboo. Amidala informó lo que había vista antes de su conexión fuese cortada. Los Jedi estuvierondispuestos a asediar a instalaciones de Teska en Behpour, de los cuales el skakoano había aprovechado su gravítico para contraer el sol de Naboo, con el objetivo de rescatar a la senadora y destruir la superarma Confederada.

Batalla de Behpour

Rex hablando con su comandante y los otros a bordo del crepúsculo después de la victoria en Behpour.

El Comandante Cody y el Capitán CT-7567 crearon una distracción mientras Skywalker y Kenobi se colaban en las instalaciones de droides y destruían el generador de escudo, permitiendo que el cuerpo principal de las tropas, comandados por Windu y Tano, lograsen destruir el edificio principal. Adentro, Skywalker y Tano quedaron ante Teska, mientras que Rex Cody y Ponds trajeron el crepúsculo al punto de encuentro al intentar escapar de Dooku, quien intentaba impedir su avance. Cuando los maestros Kenobi y Windu llegaron, el Conde estaba ya cerca de destruir el carguero. Después de un corto duelo, Windu y Obi-Wan derrotaron a Dooku, mientras que los clones escaparon. Aunque antes de que ellos pudieran capturarlo, la Acólita Oscura Asajj Ventress apareció y se llevó a su herido maestro a una lanzadera de transporte clase Sheathipede oculta, en la cual escaparon. Mientras tanto, Skywalker y su Padawan habían ya desarmado la bomba, derrotado a Teska y salvado a la senadora. Al final, los Jedi se escaparon con la senadora Amidala, dejando a Teska y sus experimentos morir en los restos ardientes del laboratorio.

Robo del Holocron

Skywalker combatiendo en la Primera Batalla de Felucia.

Kenobi, Skywalker, Tano y el maestro Plo Koon fueron enviados para contrarrestar el ataque del General Grievous en Felucia. Las fuerzas de la República se enfrentaron a la Armada Confederada sobre el planeta y comenzaron a romper su avance; pero, las olas de droides buitre causaron problemas para el grupo de la República. Pocos transportes con soldados clon llegaron a la superficie del planeta para ayudar a los generales Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker. Droides de batalla continuaron disparando contra los soldados clon luchando, el General Koon despejó los cielos de droides buitre, dentro de su caza estelar. Mientras tanto, un fragmento de droide Buitre cayó del cielo y aterrizó en uno de los caminantes AT-TE de la República. Viendo que las fuerzas de la República habían perdido mucho de sus refuerzos, Kenobi dio la señal para una retirada inmediata; Sin embargo, tanto Kenobi y Skywalker notaron que Tano estaba desaparecida. Al llamarla a través de su comunicador, Tano reveló que otro grupo de droides de batalla estaba combatiéndola. El Maestro Jedi le dijo que se retarían las fuerzas de la República y que debía regresar, aunque la Padawan Togruta se negó y le dijo que ella había roto la defensa de los separatistas. Sin embargo, Skywalker y Kenobi aterrizaron su LAAT / i artillada enfrente del tanque Turbo Juggernaut de Tano, lo que causó que le gritara a Skywalker en consternación. Después de que Skywalker la obligó a entrar en su cañonera, ella obedeció y entraron. Mientras las fuerzas de la República a bordo la cañonera LAAT despegaban, las fuerzas dentro con ellos presenciaron la destrucción del tanque Turbo de Tano y sus refuerzos.

Después de salir de Felucia, las fuerzas de la República regresaron a Coruscant. Dentro de la cámara del Consejo del templo Jedi, Skywalker y Tano estaban parados ante los maestros Jedi Mace Windu y Yoda. Kenobi había dado al Consejo información sobre lo que había hecho la Padawan en Felucia. Después, Windu preguntó a la Padawan si ella está de acuerdo con los reclamos de Kenobi. Tano estuvo de acuerdo y le dijo al Maestro Jedi que está arrepentida de sus actos y sólo fue "sorprendida en el momento". Skywalker defendió a su Padawan asumiendo la culpa; Sin embargo, Windu desestimó su demanda. El Maestro Jedi anunció que Tano podría tomar tiempo libre del campo de batalla y convertirse en una protectora de los archivos Jedi, bajo la asistencia de Jedi bibliotecaria Jocasta Nu. Skywalker y Tano pronto dejaron la sala del Consejo y se dirigieron a la sala de archivos. En el camino, Tano se refleja en sus acciones y se disculpó a su maestro; Sin embargo, Skywalker le dijo que fue una vez un Padawan Jedi luchando no hace mucho tiempo. El caballero Jedi pronto saludó a Nu, que estaba cerca de su escritorio fuera de la sala de archivos principal. Skywalker presento a Tano y nu diciéndole a la bibliotecaria Jedi que Tano iba a ser su nuevo oficial de la guardia.

Skywalker y Tano ante el Consejo Jedi en Coruscant.

Más tarde, Cad Bane entraría a escondidas en el templo para robar un holocrón Jedi. Skywalker, Tano y Kenobi capturaron al aliado de Bane, Cato Parasitti. Sin embargo, Bane logro escapar. Windu le dijo a los Jedi que Bane quería el cristal de memoria Kyber, que sólo puede ser leído por holocrones y contenía información acerca de todos los niños sensibles a la fuerza en la galaxia, el futuro de la orden Jedi. Windu también les dijo que el Maestro Jedi Bolla Ropal era el guardián del cristal. Skywalker y Tano luego irían al sistema Devaron para capturar a Bane.

Skywalker y Tano atacaron la flota de Cad Bane en Devaron. Después de desactivar su nave, Skywalker, Tano, R2 y un equipo de soldados clon entró en nave de Bane con andadores AT-TE. El equipo de la República luego entró en el puente y destruyó su tripulación. Sin embargo, Bane había escapado a través de un conducto. Después de limpiar el puente principal, los Jedi encontraron una grabación del holograma de una conversación de Bane con Gunray, que confirmó que estaba en posesión del cristal kyber. Para impedir que Bane escapase de la nave, Rex y su escuadrón destruyeron el suministro de la nave de las cápsulas de escape. El Almirante Yularen fue testigo de una explosión en la sección de popa de la nave, pero Skywalker todavía seguía presionado para encontrar a Ropal.

Anakin Ahsoka y Rex liderando tropas en persecusion de Cad Bane.

Los Jedi y los clones buscaron la nave Ropal y Tano encontró su cuerpo en una celda de prisión. Skywalker les ordenó a algunos clones que trajeran el cuerpo de Ropal al resuelto. No tenían otras opciones más que encontrar Bane y recuperar el cristal. Bane había desactivado las luces de la nave con su muñequera, así que los clones se vieron obligados a utilizar la visión nocturna. Bane fue descubierto y los Jedi lo persiguieron. Él los llevó a la cubierta de artillería, donde reactivo las luces para revelar un ejército de droides esperando. Los droides abrieron fuego, y en medio del tiroteo, Bane usó su muñequera para desactivar pozos de gravedad artificial de la nave, convirtiéndola en un ambiente de gravedad cero. Los clones fueron entrenados para este tipo de situaciones y estaban equipados con botas magnéticas, como también los droides. Para empeorar las cosas, la cubierta de artillería estaba llena de contenedores de munición, que significaba que el fuego cruzado podría causar que toda la cubierta de artillería explotara.

Bane y Skywalker lucharon durante largo rato. Skywalker pateó a Bane en la cara, lo que le llevó a flotar lejos con un movimiento giratorio, causando que el holocrón a caer del equipaje de Bane. Justo cuando Skywalker estaba a punto de agarrarlo, R2-D2 reactivo la gravedad, enviándolo a él, Bane y el holocrón en un giro cayendo al piso. Mientras Skywalker estaba aturdido, Bane le arrebató el holocrón y huyó. Skywalker le persiguió, pero Bane lo distrajo al causar que un clon atado al techo con sus botas magnetizadas se cayera. Mientras Skywalker estaba distraído salvando al clon, Tano lo persiguió. Bane usó su muñequera para cerrar la puerta blindada, separándola de su maestro. Cuando Skywalker trató de cortar a través de la puerta, un droide disparó accidentalmente un frasco de municiones, causando que el techo colapsara, atrapando a Skywalker en los escombros.

Bane obligando a Skywalker a que abriese el holocron

Mientras Bane llegó a un callejón sin salida en el pasillo, le disparó un tiro a Tano, que fácilmente lo desvió hacia su brazo izquierdo. Bane logro desarmar a Tano, pero ella todavía se las arregló para voltear al cazador de recompensas en el suelo. Ella pensó que lo había golpeado, pero el cazarrecompensas agarró su tobillo y había disparado una carga masiva aturdidora a través de su cuerpo, incapacitándola. Skywalker percibió esto y en su ira rompió los escombros que lo rodeaban. Cuando recibió la orden del Almirante Yularen de abandonar la misión porque la nave estaba a punto de explotar, él a su vez ordenó a Yularen mover el resuelto a una distancia segura de la nave y se fue a buscar su Padawan. Skywalker se encontró que Tano atrapada en un campo de energía, frente a una cámara de aire. Bane amenazó con abrir la escotilla a menos que Skywalker abriese el holocrón. Skywalker aceptó y dejó caer su sable de luz. Entonces abrió el holocrón. Pero luego, Skywalker tomó su sable de luz y Tano atacó a Bane. Sin embargo, Bane abrió la escotilla y escapó. Skywalker rescató a Tano y los dos fueron al hangar. El equipo más tarde volvería al resuelto. Aunque Bane fue dado por muerto, Skywalker todavía sentia su presencia.

Skywalker y Tano regresaron de su misión fallida para recapturar el holocrón capturado por Cad Bane quien se creía que la tierra muerta en el resuelto en órbita del sistema Devaron. Tano siguió el soldado clon que supuestamente mató a Cad Bane constantemente haciendo preguntas sin conseguir las respuestas del clon. Skywalker, entretanto, investigó la sangre verde Duros que quedaba dentro de la nave y fue alertado del peligro. Advirtió a Tano, pero ya era demasiado tarde. Ella recibió un rodillazo en la cintura de Cad Bane que estaba disfrazado como el soldado clon, quien corrió a otra nave para escapar. Anakin intentó detenerlo saltando a la nave, pero Bane trasladó a la nave y Anakin se cayó. Anakin entonces contactó desamparadamente con el Almirante Yularen y le dijo que desactivara los anillos hiperespaciales, pero ya era demasiado tarde y Cad Bane escapó.

Skywalker capturando a Cad Bane en Naboo.

De vuelta en Coruscant, Skywalker y Tano informaron al Consejo Jedi de la desafortunada serie de eventos. Con Bane teniendo acceso a todos los niños sensibles a la fuerza en el holocrón y que la información estaba en manos de los separatistas, podría ser desastroso para la orden. Su única esperanza era buscar a través de la fuerza para observar cualquier secuestro. Yoda, Mace Windu, Kenobi y Skywalker meditaron, tratando de detectar a cualquier niño a través de la fuerza, ya que muchos fueron eclipsados por el lado oscuro. Skywalker y Tano se dirigieron entonces a Naboo para garantizarle su seguridad a un niño Gungan.

Llegaron en Naboo y lograron asegurar al niño, Roo-Roo Page. Bane fue capturado más tarde esa noche, pero se negó a revelar la ubicación de los otros niños capturados, y los registros de navegación de la nave habían sido destruidos. Por lo tanto, Windu, Skywalker y Kenobi simultáneamente usaron la fuerza para hacerlo hablar, con el riesgo de destruir su mente. La experiencia fue dura con Bane y requirió de mucha presión pero al final cooperó. Con Bane como su guía, Kenobi y Windu salieron dispuestos a buscar a los niños. Windu señaló que debían informar al Canciller sobre esto, pero Kenobi insistió que se trataba de un asunto de los Jedi; Skywalker abogó por ponerse en contacto con Palpatine. En Coruscant, Skywalker le informó a Palpatine sobre el complot. Expresando en el proceso su creencia de que Dooku no estaba detrás de él, sin que el culpable era alguien que él no sabía quién era. Palpatine le dijo que debía tener paciencia.

Toa y Wee Dunn salvados por Ahsoka Tano y su maestro dejando Mustafar

En el resuelto, Skywalker y Tano comprobarán la nave de Bane para buscar alguna pista. Tano había encontrado ceniza volcánica en su casco, mientras que Skywalker miraba a través de su registro de combustible, determinando que Bane había dejado a sus rehenes en Mustafar. Luego se dirigieron hacia fuera en el crepúsculo. Sin embargo, la instalación fue fijada a hundirse en la lava mientras el equipo Maestro-Aprendiza entraba, atraídos por los gritos de Wee.

Los droides dentro utilizaban a los niños como escudos contra los Jedi, mientras que la instalación se desgarró. Sin embargo, los Jedi pudieron arrebatar a los niños de los droides y escapar antes de que la lava se cayera sobre toda la instalación. Cuando regresaron a Coruscant, Skywalker admitió al Consejo que no pudieron averiguar quién estaba detrás de los secuestros, y los maestros Jedi revelaron a Skywalker y a Tano que Bane había escapado.

Bestia Zilo

Anakin Skywalker escapando de la bestia zillo montado en R2-D2

Padme: «tenemos que salvar a ese pobre animal»
Anakin: «eso no estan facil ni es tan pobre»
Padme: «¿estas de mi lado o del de el?»
Anakin: «del tuyo pero tenes que admitir que las pone dificles»
―Padmé Amidala y Anakin Skywalker [fuente]

Posteriormente en la guerra, Skywalker dirigió la batalla de Malastare con Mace Windu, supervisando la caída de la nueva bomba de protones eléctricos de la República para destruir a los ejércitos de droides. Aunque desconocido para ambos Jedi, la bomba despertó una criatura que se pensaba estaba mucho tiempo muerta, la bestia Zillo. Cuando Windu, fue a aventurarse en el pozo que la bomba había creado para examinar las cosas, encontró a la bestia totalmente abrumadora, entonces contactó a Skywalker, quien abandonó sus conversaciones con el Doge Nakha Urus para pilotar su caza estelar en la refriega con R2-D2. A pesar de sus habilidades de pilotaje extraordinarias, Skywalker pronto se encontró aplastado a un lado por la bestia, logrando apenas escapar de ser aplastado en por completo debido a la mano grande de la criatura. Aunque Skywalker sugirió que la bestia debía ser sometida y transferida a un planeta en el borde exterior, Urus ridiculizo la idea, afirmando que las bestias zillo habían sido los enemigos de los Dugs durante siglos y que era su deber para destruirlo. Cuando el Dr. Sionver Boll propuso que las escalas de la bestia podian usarse como una nueva tecnología para la armadura de los clones, Palpatine ordenó que rayos paralizantes intenso se utilizaran para dejar a la Bestia comatosa, engañando a los Dugs creyéndola muerta y transportarla fuera del mundo para una examinación adicional. Aunque una feroz discusión estalló entre Windu y Urus, el asunto fue decidido cuando el método de Urus de toxinas vertiéndose en el hoyo causo que la bestia subiera, obligando a los Jedi a usar sus rayos paralizantes para incapacitarla y bajo las órdenes de Palpatine, transportarla a Coruscant.

Amidala resbalandose del techo del Edificio Ejecutivo de la República.

Consternado con los resultantes e inhumanos experimentos llevados a cabo sobre la bestia, Windu informó a Obi-Wan Kenobi de la materia, que a su vez convenció a esposa de Skywalker Padmé Amidala de convencerlo para llevar el asunto a Palpatine. Mientras que la reunión con el Canciller Supremo ocurría la bestia zillo enfurecida escapó de su confinamiento, decidida a perseguir una venganza después de escuchar a Palpatine ordenar su exterminación en el nombre de ganar la guerra y la ciencia. Después de que Amidala había visto la bestia haciendo su camino hacia los edificios del Senado, Palpatine ordenó la evacuación de su oficina, tomando a Skywalker, Amidala y los droides C-3PO y R2-D2 hasta su transporte privado, donde ellos fueron arrancados del aire poco después de despegar por las enormes garras de la bestia zillo. Skywalker fue capaz de cortar el transbordador a la mitad con su sable de luz, permitiendo el uso de una escotilla para que los ocupantes lograsen escapar sobre la azotea del edificio del Senado. Skywalker salvó a Amidala de caer del edificio inclinado usando la fuerza y con la ayuda de Yoda y Aayla Secura había protegido el grupo de escape de las bombas toxina fatales que finalmente condujeron a la desaparición de la bestia.

Trampa de Vanqor

Skywalker decubriendo el casco de Jango Fett antes de que explote.

Skywalker, junto con el maestro Windu tomó un breve respiro a bordo del crucero Jedi resistencia. Más tarde, la nave fue saboteada por Boba Fett, quien quería vengarse de Mace Windu por matar a su padre. Su intento de sabotaje había puesto muchos clones jóvenes en riesgo, pero que fueron rescatados por Skywalker y Windu.

Windu y Skywalker luego transfirieron a los sobrevivientes a una nave médica de la República, antes de dirigirse al planeta para buscar sobrevivientes. Skywalker señaló al llegar al otro lado de la nave que, mientras estaba en una forma terrible, el puente parecía ser de una sola pieza. Los dos Jedi se establecieron detrás de la nave, en la cual ha llamado punto de R2-D2 que tenía una "mala sensación sobre este lugar " y Windu reprendió a Skywalker por fomentar la individualidad en su droide. Windu, Skywalker, R2 y R8-B7 procedieron a la nave, inconscientes de los gundarks siguiéndolos.

Una vez dentro, los Jedi topé con clones matados no por el accidente, sino por la ejecución; Windu teorizó que quienes intentaron asesinarle puedan haber venido abajo buscando su cuerpo y mató a los sobrevivientes. Los droides fueron enviados a buscar sobrevivientes mientras los Jedi se dirigieron hacia el puente. En el proceso de su búsqueda, R2 y R8 fueron atacados por un par de gundarks: R8 fue despedazado y R2 fue golpeado y dejado por el piso.

Mace Windu y Anakin Skywalker sepultados debajo de los escombros del puente del Resistencia.

Mientras tanto, Anakin entonces vio un casco Mandaloriano. Mace entonces se dio cuenta de que el saboteador no era otro que el hijo de la plantillade los clones Jango Fett, Boba. Afortunadamente, el Maestro Jedi fue capaz de salvar a Anakin de la explosión completa. R2, al darse cuenta de que Skywalker y Windu estaban en peligro, regresó al puente y vio a Windu inconsciente y a Skywalker herido, ambos estaban enterrados bajo los escombros. Skywalker le dijo a su robot que mandara un mensaje al templo Jedi en Coruscant y R2 lo entregó a Plo Koon y Ahsoka Tano, quienes rescataron a los dos Jedi.

Después de pasar tiempo en un tanque de bacta en el templo, Anakin instó a Windu para que rastreara a Boba Fett y llevarlo ante la justicia. Mace no aceptó hacerlo hasta que Koon y Tano les mostraron un mensaje de Fett y Aurra Sing, que demostró que la pareja tomó rehenes a los tripulantes. Después de ver que Sing mató a sangre fría al comandante Ponds, Windu decidió ir. Koon, sin embargo, dijo que irá, junto a Tano, puesto que ambos Windu y Skywalker estaban todavía recuperándose de sus heridas.

Renes en el Senado

«Joven Skywalker no eres tan peligroso sin tu espada de luz ¿cierto?»
―Cad Bane[fuente]

Anakin calmando los nervios de Padmé.

Tras un fallido intento de asesinato de la senadora Amidala empleando los servicios de la cazarrecompensas Aurra Sing, Ziro el Hutt fue interrogado por Anakin y su padawan Ahsoka Tano en su celda, durante los cuales ha confesado su participación en el asunto. Esto efectivamente amplió su sentencia de prisión; pero, debido a información sensible en su posesión, Jabba el Hutt y el gran Consejo Hutt contrataron al famoso cazarrecompensas Cad Bane para sacarlo del centro de detención.

Visitando a su esposa, Padmé Amidala, en su oficina en el edificio ejecutivo de la República, Skywalker le propuso escaparse con él en un retiro de meditación. Amidala rechazó esta solicitud, afirmando que tenía un proyecto de ley para presentar ante el Senado Galáctico. Hablaron de su matrimonio, aunque Amidala pensaba que Skywalker le estaba bromeando. Después de afirmar que "No hay nada más importante que lo que siento por ti," le dio su sable de luz como un signo de confianza. Los dos comparten un beso, y luego fueron interrumpidos por las voces de C-3PO y el senador Organa. Skywalker de escondió debajo de la mesa de Amidala, al no ser capaz de recuperar su sable de luz. Amidala fue obligada a ocultarlo mientras se reunió con otros senadores sobre el proyecto de invasión de privacidad mejorada. Mientras tanto, los ayudantes de Cad Bane llegaron al edificio del Senado y mataron a los guardias senatoriales custodiando la plataforma de aterrizaje.

Padmé y Anakin hablando de su futuro

Los cazadores de recompensas habían capturado a los senadores, incluyendo Padmé Amidala, Riyo Chuchi y Bail Prestor Organa. Robonino apago la energía del edificio, atrayendo la atención de Skywalker. Skywalker encontró a los rehenes, pero fue descubierto por Bane. Finalmente encontró un terminal que calzaba con su comunicador y contactó a Palpatine, quien le aconsejó que llegara hasta el núcleo de poder central y apagar los cierres de seguridad. Skywalker se escondió de uno los hombres de Bane un droide centinela IG-86 y Shahan Alama que vino, después a los cuales Skywalker engaño con un truco mental, haciendo que los dos se fueran a ver los otros pisos. Skywalker entonces fue circulando alrededor del edificio, cuando se topó con el droide centinela IG-86 y trato destruirlo con sus propias manos. Finalmente encontró el núcleo de poder, pero antes de que él lo pudiera alcanzar, la alama sonó y se entabló una batalla corta. Skywalker logró robarle su arma, pero pronto le fue rodada de sus manos por Aurra Sing. Robonino entonces fue capaz de ver a Skywalker inconsciente. Los cazadores de recompensas le llevaron a Bane, que luego les puso explosivos láseres alrededor de los senadores y el caballero Jedi. Después de que Skywalker recuperó la conciencia, Amidala le entregó su sable de luz, que luego usó para cortar un agujero en el suelo con el fin de poner a los senadores a salvo.

Duelo de Espias

Anakin Skywalker: «Necesito que espíes a tu amigo.»
Padmé Amidala: «Ya le dije al consejo lo que pienso de eso.»
Anakin Skywalker: «Gracias.»
Padmé Amidala: «¿Por qué?»
Anakin Skywalker: «Al menos ahora puedo decirle al Consejo que lo intenté»
— Anakin Skywalker y Padmé Amidala hablando de Rush Clovis y el Consejo Jedi [fuente]

Skywalker camuflado como piloto de Amidala

Skywalker regresó a Coruscant discretamente al apartamento de su esposa Padmé, y se prepararon para una noche romántica esperada juntos, cuando Skywalker fue señalado por el Consejo a regresar al templo, obligándolo a cortar su idea para la noche. Le dijo a Amidala que el deber es lo primero, especialmente en tiempos de guerra. Ante el Consejo, le dijeron que necesitaban a un espía en el Senado para espiar a senador Rush Clovis, que era sospechoso de ser seguidor de los separatistas. Sin embargo, no podían obligar a los Jedi tomando acción oficial en esto, así que debían convencer a Amidala a unirse a su causa, porque ella estaba cerca de Clovis. Aunque Skywalker no creyó que sería adecuado para el trabajo, los maestros insistieron en que él lo hiciera porque ella confiaba en él; Yoda había intentado conseguirle pero fue rechazado.

Al día siguiente, en el Senado, Skywalker encuentra a su esposa, que estaba obviamente resentida con él por dejarla la noche anterior. Él le preguntó acerca de Clovis, y ella le aviso que ya dijo a Yoda que no quería espiarlo, porque él era un colega y un viejo amigo. Ella pensó que Skywalker estaba tratando de convencerla para que haga esta misión, pero sólo estaba juntando información para que alguien más termine haciéndolo. Sin embargo, cuando se enteró que Clovis colaboraba con los separatistas Amidala, inmediatamente accedió a hacerlo. Skywalker trató de convencerla de no hacerlo, teniendo en cuenta que puede ser peligroso, pero le recordó que el deber está primero. Ambos fueron ante el Consejo Jedi, donde Amidala admitió que ella no había visto a Clovis durante mucho tiempo. Estaban Unidos en el pasado, pero ella quería mantener una relación profesional, lo que él tomó muy mal. Los maestros la animaron a recuperar su confianza para descubrir su traición.

Anakin Skywalker aplicandole el antidoto a Padmé Amidala

Amidala y Clovis se reunieron en un bar, donde explicó que él estaba planeando ir a Cato Neimoidia para negociar con la Federación de comercio; él le ofreció para venir, por razones políticas y personales. Cuando se estaban preparando para partir, Skywalker, siendo el piloto de la nave de Amidala, se puso celoso cuando Clovis besó en ambas mejillas. Luego les ayudó con conseguir asientos en la nave, preparando un asiento para Amidala, y rompiendo el que estaba junto a él, para que no pudiera usarse. En el despegue, él tiró la nave alrededor para evitar que Clovis besara otra vez a Amidala. Tan pronto como llegaron en Cato Neimoidia, fueron recibidos por el senador neimoidiano Lott Dod. Amidala fue guiada a sus aposentos, mientras que Dod y Clovis discuten "negocios" con Poggle el menor. Dod y Poggle se dieron cuenta de que Amidala era la debilidad de Clovis y planeaban envenenarla para obligarlo a cooperar.

Mientras Skywalker y R2-D2 esperaban afuera para señal de Amidala, ella se metió en un elegante vestido para la cena con los otros senadores. Dod la engañó para compartir su bebida después de manchar la copa con el veneno. Terminada la cena, Clovis llevó a Amidala en un recorrido por el Palacio, ambos conscientes de los síntomas del veneno, incluyendo sed y cabeza palpitante. Mientras que Clovis fue a buscar un trago, Amidala trató de acceder a los archivos del Palacio, pero fue prohibido por la demanda de la computadora de un código de acceso. Pronto descubrió que su nombre era la contraseña y vio la sierra el diagrama de la nueva fábrica de droides de Dooku. Entonces ella señaló a Skywalker, quien se coló en su habitación. Tan pronto como tomó los planes del disco, los escondió de Clovis, que entraba en la habitación. Cuando le preguntó a sostener su mano, espontáneamente abrazó para ocultar el disco. Se dio cuenta de que Skywalker en las sombras, tenía la cara llena de ira y celos, pero lo calmó por amenazandolo con el disco. Discretamente se lo dio, pero mientras él se escapó, Amidala se desmayó. Clovis informó esto a su cómplice, pero se enteró que Amidala era una espía. Al principio se negó a creerlo, pero fue convencido cuando encontró que el disco faltaba. Entonces la enfrentó airadamente por traicionarlo, pero en ese instante entró Skywalker, demandando que la dejara en paz. Clovis se ofreció a en última instancia conseguir el antídoto a cambio del disco, pero Skywalker le amenazó con tratar con Dod en su lugar. Si Dod supiera que Clovis perdido el disco, lo mataría. Clovis se dio cuenta de que amaba a Amidala suficiente para salvarla y accedió a ayudarles a la nave antes de que Dod se enterase de nada. Cuando la llevaron a su vuelta a la nave, se toparon con Dod y sus ayudantes. Clovis intentó mentir para seguir con la salida, pero Dod se negó a dejarlos salir, así que Clovis sacó un bláster. Dod fue obligado a renunciar al antídoto y los tres huyeron. Sin embargo, Skywalker había dejado a Clovis en el planeta y él mismo inyectó el antídoto a Amidala.

Regreso a Geonosis

Anakin dirgiendose a la montaña

Volviendo a la capital Galáctica de Coruscant, Skywalker y Amidala informaron sus resultados al Consejo Jedi. Después, los generales Plo Koon y Skywalker y su Padawan, la Comandante Ahsoka Tano, fueron asignados a reforzar el planeta Dorin, que había sido atacado por una flota separatista liderada por el General Confederado Grievous en un esfuerzo por mantener la atención de los Jedi fuera de Geonosis. La República derrotó a los separatistas, con Tano alcanzando 55 asesinatos, mientras que Skywalker logró 76.

Se juntaron con la flota de la República en la órbita de Geonosis y estratégicamente preparadas para el ataque contra fábricas de droides de Poggle en el planeta. Los Generales Jedi Obi-Wan Kenobi y Ki-Adi-Mundi junto con Skywalker conducirían ataque del gran ejército a la fábrica de droides primaria. Cuando las naves capitales de la República descendieron sobre Geonosis, la fuerza de asalto de Skywalker incluyendo al Capitán Rex y la comandante Tano partió después del de Kenobi. La cañonera de Skywalker fue una de las primeras en ser derribadas, pero el equipo de los Jedi logro liberarse de los restos y utilizar la caída como cubierta del os artilleros y cañones blaster geonosianos cercanos.


Abandonados a su suerte, Skywalker, Tano, Rex y sus hombres viajaron a pie hasta los cañones enemigos. Llegaron a la fortaleza de emplazamiento de armas masivas y se vieron obligados a ponerse a cubierto de los tentadores droides de combate B1 y superdroides de batalla B2 que había en la cima. Con la gran cantidad de láser desde arriba y siendo presas faciles, Skywalker y Tano tomaron una mochila llena de detonadores térmicos cada uno y corrieron hacia el acantilado adyacente, usando ganchos para escalar la cara para poner sus cargas y derribar el muro. El capitán Rex se unió a los dos Jedi en la parte superior de la barrera, ayudándolos a vencer un par de droidekas que pronto fueron desplegadas de las escotillas. Después de que Skywalker y Tano habían arrojado sus mochilas llenas de detonadores en las escotillas, Rex y salto el muro poco antes de que explotara. Los Jedi usarin la fuerza para moderar su caída y retener los escombros. Con la pared destruida, Skywalker, Tano y sus fuerzas presionadas hacia la posición de Kenobi.

Skywalker, Tano, y Mundi llegan para reforzar la abrumada fuerza de ataque de Kenobi en Punto de Lluvia.

Uniendo fuerzas con Mundi, Skywalker contactó con el Almirante Yularen para solicitar apoyo aéreo. Habiendo reasignado recursos desde la previa solicitud del comandante Jet, Yularen envió un escuadrón de ala-libre al punto de encuentro, donde las fuerzas de Kenobi y Cody estaban sufriendo a numerosas bajas a manos de los geonosianos iniciando ataques aereos desde el cielo y ataques de rozr en el suelo. Cuando el Maestro Jedi se dispuso a empuñar las armas junto a sus hombres en lo que él creía que sería una batalla final contra los geonosianos, los bombarderos ala-Y llegaron, dejando caer sus municiones en el avance de los que tanques de separatistas. Con el resto de sus tropas presionando, Kenobi fue recibido con por la llegada de Skywalker, Tano, Mundi y el resto de las fuerzas.

Los Jedi y sus oficiales clon se dividieron en la tarea todavía: la destrucción del generador de escudo. Skywalker llevaría a un pequeño escuadrón en el escudo y romperían los escáneres de los geonosianos, haciéndolos incapaces de atacar los caminantes AT-TE entrantes. Una vez que los caminantes hubieran sacado el escudo, Mundi traería luego el resto de las tropas con las cañoneras.Después de todas las fuerzas de la República estaban en posición, Skywalker y Tano iniciaron su ataque y cargaron a través del escudo de sus hombres. Luego de un intercambio de fuego con los geonosianos, los Jedi y soldados se cubrieron y arrojaron granadas PEM en los protones y los cañones LR1K, deshabilitando temporalmente las armas separatistas. Sin oposición por el fuego pesado el at-te recorrió el escudo y expuso las estaciones de artillería y el generador de escudo. El escudo fue desactivado, Mundi y sus helicópteros aterrizaron con refuerzos adicionales y todos los geonosianos en la zona se vieron obligados a rendirse. Mientras ellos estaban recuperando, Skywalker y Tano contaron sus muertes: Skywalker tiene 55 y Tano 60. Sin embargo, Skywalker dijo que porque él llamó en el ataque aéreo, fue un empate. Los heridos los generales Kenobi y Mundi se dirigieron de regreso a las naves con las expectativas de Skywalker para verlos de nuevo en acción para el momento que la fábrica de droides principal había sido destruida. Mundi entonces afirmó que sus muertes eran 65, preguntando l que se ganó. Skywalker respondió "Mi eterno respeto ", al que Kenobi explicó que el respeto era el raro don que Skywalker tenía problemas para otorgar.

Las fuerzas de Skywalker se combinaron con tropas restantes de Ki-Adi-Mundi y formaron una zona de estacionamiento frente a la fundición primaria de Poggle del menor, que estaba a punto de finalizar. Las fuerzas de la República estaban separadas de la fundición por un fino puente que cruzaba un profundo cañón. En previsión de la dura resistencia de los defensores de la fundición, Skywalker llamó a los refuerzos de la General Luminara Unduli y su Padawan, Barriss Offee. Mientras Tano estaba informando a su escuadrón de clones en el plan de batalla, Skywalker se dedicó a terminar sus oraciones. Una vez terminada la reunión, ella exigió saber por qué él estaba interrumpiéndola, que le hizo creer que no confiaba en ella. Skywalker se defendió diciendo que él sólo quería hacer el trabajo bien hecho, pero esto sólo consolidó la irritación de Tano. Estaban discutiendo cuando Unduli y Offee llegó para discutir el plan de ataque. Aunque el General Skywalker había estado preparando para un ataque directo vía el puente, la Generala Unduli ofrecía una alternativa: la infiltración de las catacumbas que corrían debajo de la fundición. Mediante el uso de estos pasadizos complejos, los Jedi podrían alcanzar el cuarto de control de la fundición y plantar explosivos en el reactor principal, destruyendo las instalaciones desde dentro. Se decidió que la misión de destruir el reactor la realizarían Tano y Barriss Offee, la última de los que había memorizado todas las doscientos ensambladuras entre túneles de la catacumba en preparación. Skywalker tenía dudas de si Tano estaba lista para esto, pero ella insistió en que estaba. Mientras las Padawans fueron infiltrarse en las catacumbas, los generales Skywalker y Unduli llevarían sus fuerzas en un asalto hacia adelante en la entrada principal de la fundición como una distracción.

Anakin Skywalker terminado las frases de Ahsoka Tano

Los cuatro Jedi pusieron su plan en marcha, con Tano y Offee descendiendo las paredes del cañón para llegar a la entrada de la catacumba señalada mientras los dos generales marcharon sus fuerzas hacia el puente estilo desfile, seguidos de cerca por un AT-TEs. Unduli pregunto a Skywalker por qué no quería Tano participara, a la que él no respondió. En respuesta, Poggle el menor autorizó el uso de supertanques experimentales ante la insistencia de su droide táctico, TX-21. Veinte de los tanques de la fundición dejaron su base y se acercaron a las fuerzas de la República pero fueron atacados inmediatamente por cañones antivehículos AV-7. Los tanques blindados ray no fueron afectados por el fuego del cañón y abrieron fuego, destruyendo el AV-7s, diezmando a la infantería de la República y obligando a Skywalker y Unduli a retirarse.

Unduli y Skywalker luego idearon un plan para derrotar a los tanques en el puente. Los dos treparon a la parte más vulnerable del puente y colocaron explosivos a lo largo de su longitud. Al llegar al lado opuesto del puente, desencadenaron los explosivos, causando que el puente se colapse y se lleve los tanques con él al cañón. Naves de evacuación llegaron poco después en anticipación de la explosión que destruiría la fundición. Más tarde de lo esperado, las Padawans se contactaron con ellos, diciendo que los explosivos habían sido llevados y su única esperanza era utilizar un super tanque que habían adquirido para destruir el reactor de fundición y enterrándose a sí mismas en el proceso. Skywalker fervientemente les ordenó no hacerlo, pero se apagó el comunicador. Momentos después, una enorme cadena de explosiones emitidas, comenzaron la nivelación de la fundición.

Cuando el humo se disipó, Skywalker y Unduli estaban al borde de un cráter enorme lleno de los escombros, que habían sido la fundición. Después de no poder llegar a Tano en su comunicador, un determinado General Skywalker ordenó que movieran los escombros. Mientras las Cañoneras LAAT empezaron a levantar los restos, Unduli argumentó que Skywalker simplemente aceptara el destino de su estudiante. Profundamente debajo de la superficie, en la cabina del super tanque, Tano y Offee luchaban por permanecer conscientes. En un esfuerzo para contactar con su maestro, Tano creó un comunicador fuera de una célula de energía desde el tanque, algo que había aprendido de Skywalker. Al recibir la señal, Skywalker dedujo de dónde vino y se dirigió a un montón de escombros. Con la ayuda de Unduli, lo levantó con la fuerza para revelar el tanque. Las dos Padawans se arrastraron, hasta finalmente reunirse con sus maestros. Unduli admitió a Tano que su maestro nunca perdió la fe en ella.

Anakin y Luminara huyendo de Karina la Grande.

Tano y Bariss dejaron el campo de batalla para recuperarse, mientras Unduli subió a un deslizador para encontrar a Poggle el Menor. Ella y su compañero clon Buzz siguieron camino de Poggle, como enfrentaron a través de una tormenta de arena. Rastrearon a Poggle al Templo Progate. Unduli entonces llamo holográficamente a Ki-Adi-Mundi, Kenobi y Skywalker en una de las naves de la República Acclamator, informando que había encontrado lo que parecía ser un depósito de municiones. Kenobi mediante un holograma le aconsejo que esperase apoyo, pero momentos más tarde se escuchó el grito de Buzz y se perdió contacto. Skywalker ansiosamente quería ayudarla, pero los otros maestros le aconsejaron esperar hasta que la tormenta terminase.

Después de la tormenta, Skywalker y Kenobi trajeron un escuadrón al templo. Cody encontró el cuerpo de Buzz y Kenobi encontró el sable de luz de Unduli. Entonces vieron una estatua de lo que parecía ser la cabeza de una Reina geonosiana por encima del arco de un túnel oscuro. Pasaron por el arco, entrando en un laberinto extraño. Poco después, Unduli contactó con Kenobi, diciéndoles que no entraran en el templo, antes de que ella fuera derribada. Entonces, Kenobi y Skywalker fueron atacados por Zombies geonosianos, que eran capaces de moverse incluso si un disparo lo “mataba” o noqueaba ; También hubo algo como gusano moviéndose a través de las aberturas de su cara. Kenobi, Skywalker y el escuadrón lograron salvarse al por ir por un túnel. Kenobi recordó los rumores de una colmena mente capaces de controlar a los geonosianos, incluso después de que estén muertos. Porque estabaan demasiado profundo para contactar con Mundi, Kenobi envió dos clones a regresar a la superficie y pedir ayuda. Lamentablemente, fueron asesinados por los zombies antes de que lo pudieran hacer. Kenobi sugirió así que los demás debian permanecer juntos.

Finalmente encontraron a Unduli, capturada en bonos de energía ante la Reina geonosiana. Skywalker estaba preparado para cargar, pero Kenobi tenía una estrategia diferente. Dijo a Cody que sus hombres rodearan el lugar, antes de cegar a los zombis y enterrarlos. Los Jedi se acercaron a la reina, sus larvas los dejaron pasar. Kenobi le dijo diplomáticamente que se rindiese, pero la reina se negó, con la intención de que los Jedi lidiasen con sus gusanos que controlaban el cerebro. Skywalker había activado su sable de luz, pero Kenobi hizo un gesto para que se quede quieto. Uno de los zombis se acercó a Unduli con un gusano, pero antes de que pudiera seguir su camino como serpiente por la nariz, Kenobi le dio la señal, y los geonosianos se sorprendieron al ver a Cody y a sus hombres. Salvaron Unduli y pusieron a Poggle preso. Unduli le preguntó por qué habían venido a pesar de que les dijo que no. Kenobi dijo que siguió el ejemplo de Skywalker por primera vez y desobedeció las órdenes.

Anakin interroga a Poggle estilo Vader

Kenobi tenía como objetivo a estudiar el gusano que iba a ser utilizado en Unduli, pero Skywalker lo aplasto con su bota, diciendo que deberían salir. Intentaron escapar del templo mientras se derrumbaba, con los zombis detrás de ellos. Mientras siguieron su camino hasta el agujero que llevaba a la superficie, unos zombis los siguieron. Entonces, un torrente de polvo los empujo hacia arriba. Escaparon antes de que el templo entero se derrumbase, probablemente enterrando a la reina. Con Poggle bajo custodia, los Jedi se prepararon a abandonar Geonosis. Sin embargo, recibieron noticias de que la estación médica de Ord Cestus necesitaba suministros. Mientras los Jedi entregaban a Poggle en Coruscant, Skywalker sugirió a Tano y Offee para estar en una nave de suministro a la estación.

Las Padawans despegaron pero la nave no se registró en el horario previsto. Skywalker comenzó a preocuparse, pero finalmente lograron establecer contacto con la nave. Tano les informó que la tripulación había sido tomada por gusanos cerebrales geonosianos. Skywalker interrogó a Poggle, pero éste se negó a decir cómo los gusanos podían ser derrotados. Enfurecido, Skywalker brevemente intervino al lado oscuro y comenzó ahorcar con la fuerza a Poggle. Eventualmente, Poggle confesó que los gusanos podrían ser derrotados con temperatura fría.

Skywalker logró un contacto con Tano para transmitirle la información. Más tarde, encontró a Tano recuperándose de una pelea con Offee, que había sido infectada por los gusanos durante un período corto de tiempo. Kit Fisto llegó y le dijo al caballero Jedi y su Padawan que el virus de gusanos en la nave había sido contenido. Después de que Fisto se fue, Skywalker felicitó a Tano por salvar a la tripulación. Sin embargo, Tano reveló a su maestro que Offee quería que Tano la matara durante su lucha. Skywalker consoló a su Padawan, diciéndole que Offee habría hecho cualquier cosa para salvar a la tripulación de los gusanos, incluso sacrificando su propia vida en el proceso.

Caza de Grievous

Rex, Skywalker y Gallia en la lanzadera hacia la nave de Grievous llendo al rescate de Koth.

Cuando el maestro Eeth Koth fue capturado por Grievous en una batalla cerca del sistema Arda, Grievous envió una Holo transmisión al Consejo Jedi en el que tenía una de su MagnaGuardias torturando a Koth. En el mensaje, Grievous expresó su deseo de ver a todos los Jedi muertos, pero Plo Koon notó un mensaje codificado en gestos de Koth dentro del mensaje y el mensaje decodificado reveló que Grievous estaba en el sistema Saleucami. Adi Gallia, Skywalker y Kenobi fueron enviados con una flota para rescatar a Koth, y llegaron a un plan de batalla: el Almirante Yularen y Kenobi enfrentarían a las fuerzas de Grievous en Saleucami, y Kenobi permitiría que su crucero ligero fuese abordado por Grievous para distraerlo. Cuando Grievous mordiese la carnada, Skywalker, Gallia, Rex y un grupo de soldados clon ejecutarían un salto hiperespacial al sistema en su lanzadera que les traería al lado de destructor de Grievous, permitiéndoles rescatar a Koth.

Cuando Grievous abordó el crucero de Kenobi como estaba planeado, Skywalker pilotó su lanzadera a través de la batalla espacial en curso y las placas de hueco del casco del destructor de Grievous, aterrizando la nave en el bajo vientre del destructor, donde Skywalker hizo un agujero en el casco del destructor con su sable de luz para que los Jedi y sus soldados utilizaran para tener acceso a la nave de guerra. Luego del abordaje del destructor, Skywalker y Gallia ordenaron a Rex y a sus hombres que vigilaran su lanzadera mientras se dirigieron al puente para rescatar a Koth. Cortando camino a través de las patrullas de droides de batalla que se encontraron se movieron a través de la nave, Skywalker y Gallia alcanzaron el puente para encontrar el droide táctico TV-94 y un escuadrón de droides comando vigilando a Koth, porque Grievous había anticipado el intento de rescate. TV-94 intentó matar a Koth por electrocución pero Skywalker tiró el droide hacia él con la fuerza y cortó el brazo que tenía los controles a la maquinaria torturando a Koth.

Anakin y Adi aboardo de la nave de Grievous destruyendo a sus droides

En el tumulto subsiguiente, los droides comando atacaron Gallia y Skywalker mientras TV-94 luchaba por recuperar su brazo y matar a Koth, pero los dos Jedi fueron capaces de destruir a los droides y dejar a Koth libre antes de que el droide táctico tuviese éxito. Cuando iban de camino a la nave, los tres se contactaron con Kenobi, quien les informó que Grievous había escapado y estaba regresando a su nave, así que Gallia partió para interceptar al general antes de que escape mientras Skywalker llevó Koth a la nave crucero de Kenobi. Los intentos de Kenobi y de Gallia para capturar a Grievous con la ayuda del Comandante Cody en última instancia fallaron cuando el destructor Separatista empezó a disparar al crucero de Kenobi, y los tres escaparon del destructor de Grievous a bordo de la lanzadera de Skywalker mientras Grievous huyó en su nave dañada a la superficie de Saleucami.

Mientras Kenobi lideró la búsqueda de Grievous en la superficie del planeta, Skywalker asumió el mando de la batalla naval, desplegando todos sus cazas en un esfuerzo por eliminar el destructor de Grievous. Pese a la oposición de los separatistas restantes fuerzas y refuerzos en forma de tres fragatas clase Munificente adicionales, los cazas de Skywalker fueron capaces de destruir la mayoría de los cazas droides enemigos, y la llegada de cuatro destructores de clase Venator de la república aseguró que la república saliera victoriosa. Más tarde, Skywalker y su padawan fueron a una misión en el inframundo de Coruscant para capturar a Car Affa un Weequay armas que vendió las armas de la República a los separatistas. Skywalker detuvo al criminal en un bar, pero Tano tuvo su sable de luz robado mientras esperaba afuera. Sin embargo, logró recuperarse de eso, sin decírselo a su maestro.

Lucha en el Coronet

Anakin: «Yo me encargo de esto, Obi-Wan. Tú sólo ve a buscar a tu novia.»
Obi-Wan: «Claro. Ey, ¡Anakin! ¡Ella no es mi novia!»
— Anakin Skywalker y Obi-Wan Kenobi [fuente]

Obi-Wan y Anakin anunciando la misón de sus tropas a Cody y Rex en el Coronet.

Tras especulaciones de que Mandalore había dejado la República por los separatistas, Obi-Wan Kenobi fue enviado al planeta para hablar con su amiga y gobernante del planetala la duquesa Satine Kryze. Varios atentados se realizaron tanto en la vida de Kenobi y Kryze, por eso la duquesa decidió hacer un viaje a Coruscant, donde ella defendería causa de Mandalore en persona ante el Senado Galáctico. Skywalker, acompañado por el Capitán Rex y el Comandante Cody, condujo la nave Coronet a Mandalore para escoltar a Kryze. Durante el viaje, Rex expresó su preocupación de la bodega de carga, citando la desaparición de dos soldados y el nerviosismo creciente de R2-D2. Skywalker se ofreció a investigar el asunto por sí mismo y descubrió un gran cargamento de droides sonda asesinos acechando en la oscuridad. Aunque él, R2-D2, Cody y Rex fueron capaces de retener a varios más de ellos, uno escapó en el turboascensor, siendo una amenaza directa par Kryze y su séquito. Con el droide a su alcance, Kenobi utilizó la sonda atacando la programación para descubrir al asesino, el senador Tal Merrik, aunque el político rápidamente desató una pistola bláster y la presionó contra la cabeza de Kryze, capturando comorehén a la duquesa. Corriendo arriba de la bodega de carga, Skywalker descubrió los refuerzos de Merrik, un cargamento de super droides de batalla decididos a tomar el Coronet y Kryze para el líder de la oposición Mandaloriana Pre Vizsla. Eliminando a los droides con relativa facilidad, Skywalker pudo sorprender a Merrik mientras que el presunto asesino estaba en medio de un estancamiento con Kenobi y Kryze y lo apuñaló en la espalda, terminando un peligro inminente de la nave y permitiendo a Kryze viajar el resto del viaje a Coruscant en paz.

Skywalker luchando contra un droide asesino en el Coronet.

En algún momento después de estos acontecimientos, Skywalker y el Capitán Rex dejsron a Tano, a instancias de la Duquesa Kryze y el Consejo Jedi, en Mandalore para instruir a los cadetes en la Real Academia Gubernamental. Debido a los limitados recursos de los Jedi, Skywalker no fue capaz de unirse a su Padawan. Antes de salir para unirse con el maestro Fisto, Skywalker tomó el sable de luz de su Padawan para respetar las leyes de Mandalore. Después de que Tano dejo expuesto el papel en el mercado negro del primer ministro Almec, Skywalker le regresó el sable de luz de su Padawan y le felicitó por el trabajo bien hecho. Cuando Skywalker y Tano regresaron al templo Jedi, el Consejo Jedi le ordenó a Skywalker ponerse al mando de la tercera Legión en Balith para dar asistencia en la guerra civil. El Consejo, sin embargo, quería Tano se quedase así ella podría dar al Consejo su informe completo. Pese a las suplicas de Tano en dejarla ir, Skywalker le dijo que debia aprovechar este momento en la biblioteca para probarle al Consejo que tomaron la decisión equivocada. Skywalker luego se fue con el Capitán Rex a Balith. Cuando Tano regresó después de frustrar el intento de asesinato de Aurra sobre la vida de la senadora Amidala en su conferencia de refugiados, Skywalker dio la bienvenida a su esposa y su padawan, pero se preguntaba quién pagó a Sing para matar a Amidala. Después de Tano utiliza sus habilidades pre cognitivas mejoradas para averiguar quién estaba detrás del atentado, Amidala se da cuenta quien es. Skywalker y su Padawan luego fueron al Centro de Detención Judicial Central de la República para interrogar a Ziro el Hutt. La aprendiza de Skywalker engañar a Ziro para que confesara que él contrato a Sing para el trabajo. Después de la confesión de Ziro, Skywalker y su Padawan dejaron entonces a Ziro con su miseria.

Defendiendo Granjeros

Skywalker alejandole su mascota a Hondo Ohnaka en Felucia.

Mientras que estaban en una misión para revisar una estación médica por encima de Felucia, Skywalker, Obi-Wan Kenobi y Ahsoka Tano fueron atacados por cazas droide separatistas, que destruyeron su nave y les obligaban a evacuar y se estrellaron en el planeta. Aunque los tres Jedi sobrevivieron al accidente con lesiones mínimas, se quedaron sin posibilidades de escapar de Felucia o ponerse en contacto con un planeta aliado de la república. Dando tumbos en una aparentemente abandonada aldea feluciana, Skywalker, Kenobi y Tano abandonaron, la esperanza de encontrar algunos habitantes o algún medio de escape. Pronto fueron capaces de encontrar una nave estacionada en un hangar y, cuando finalmente descubrieron el escondite de los aldeanos, fueron desafiados por una brigada de cazadores de recompensas liderados por Sugi. Cuando se hizo evidente que los Jedi podrían ayudar a los cazadores de recompensas a defender la aldea contra otro grupo de merodeadores, Kenobi inicialmente en desacuerdo, citando el hecho de que si alguno de la oposición fueron capaces de echar un vistazo a los Jedi y tener comunicación fuera del mundo, las fuerzas separatistas podrían reducirse en el planeta. Esa preocupación inmediatamente se ve agravada cuando los Jedi cara a cara con el líder de los merodeadores: nadie más que su viejo captor, Hondo Ohnaka.

Skywalker ayudando al herido Embo a recuperarse.

Con la realización que Ohnaka podría entregarlos en cualquier momento, Kenobi se compromete a permitir la ayuda de los Jedi. Skywalker, junto con el enigmático Embo, trabajaron en la capacitación de los pobladores para el combate. Cuando Ohnaka finalmente armo sus fuerzas para atacar el pueblo, Skywalker lideró a las defensas, utilizando la fuerza para saltar en la cima de un acantilado y enfrentarse a Ohnaka y su mono-lagarto kowakiano Pilf Mukmuk por sí mismo. A pesar de superar en combate a Ohnaka, Skywalker ofreció al pirata una mano cuando el Weequay encontró traidoramente colgando de un precipicio. Una vez en tierra firme otra vez, Ohnaka empujo a Skywalker en la trayectoria de su cañón controlado por Mukmuk, obligando a que Skywalker saltara a la seguridad y permitir que Ohnaka y su kowakiano pudiesen hacer una escapada limpia con sus piratas sobrevivientes. Como oferta de agradecimiento, Sugi se ofreció para el transporte de los Jedi fuera de Felucia.

Cazando a Savage Opress

Asajj Ventress usando Estrangulamiento con la Fuerza en Skywalker y Kenobi

Después de labatalla de Sullust, Skywalker asumió que Ventress fue asesinada. Después de que los maestros Yoda y Windu habían mostrado imágenes a Kenobi de una masacre en Devaron, Anakin acompañó a Obi-wan en su búsqueda de este monstruo presumiblemente un pariente de Darth Maul, así que se dirigieron al mundo nativo del Lord Sith. Durante su breve batalla con los guerreros de la aldea, Skywalker fue capaz de tomar al hermano Viscus como rehén, quien les dijo que la Madre Talzin debia saber del paradero de este monstruo.

Anakin y Obi-wan luchando contra Savage Opress

Aunque Talzin inicialmente había intentado evitar darles una respuesta directa, finalmente demostró que sabia y les dijo que nombre tenia y cuál era el paradero del monstruo. Los dos Jedi se dirigieron entonces a Toydaria donde tuvieron un enfrentamiento con Savage, pero no pudieron impedir que matase al rey Katuunko. Después de que Savage había destruido su nave, tomaron prestada la nave del rey. En el espacio por encima de Toydaria, Skywaker y Kenobi alcanzaron a Savage en la nave insignia Separatista de Dooku, sin embargo logró vencerlos y escapó. Skywalker y Obi-Wan se retiraron y dejaron la nave.

Viaje a Mortis

El Padre y Anakin, antes de iniciar la prueba.

Cuando él Consejo Jedi recibió una señal de ayuda de 2.000 años de edad del sistema Chrelythiumn, Skywalker, junto con Obi-Wan Kenobi y Tano, fueron enviados a investigarla. Temiéndose que fuese una trampa separatista, llamaron al Capitán Rex y un crucero armado para reunirse con ellos en esas coordenadas. Aunque los dos grupos llegaron a la locación acordada, ni Skywalker ni Rex pudo ver al otro. Derrepentre un edificio con forma de cristal apareció y atrajo la nave de los Jedis hacia sí. La tripulación se desmayó y cuando despertaron, se encontraron en un mundo extraño que era muy brillante en la Fuerza. Skywalker fue confrontado por la Hija que le pregunto si el era el elegido y lego le dijo que la siguiera. Por el camino, un derrumbe separo a Kenobi y Tano de la Hija y Skywalker. A pesar de que ella le advirtio que esperase, Skywalker trato de seguirla. Aunque al final al perdió y tuvo que refugiarse de la tormenta en una cueva antes de encontrar la señal de un monasterio. Cuando la tormenta se detuvo Skywalker se dirigió al monasterio donde se reunió con el Padre, quien le dio refugio.

Algún rato más tarde, Skywalker fue visitado por una aparición de su madre. Skywalker, sabiendo que ella estaba muerta, no pudo creer que fuese real. Ella le dijo a Anakin que sabía que definía su culpa por lo que había hecho: masacrar a los asaltanes tusken y su casamiento secreto con Padmé Amidala. Cuando Skywalker trato de confrontarla, ella se convirtió en un monstruo, revelando que en realidad era una ilusión creada por el Hijo. Skywalker confronto al padre, apuntándole con su espada de luz, pensando que era un Lord Sith. El Padre contesto que él no era ni Sith ni Jedi. También le dijo a Skywalker que él y sus hijos eran Celestiales, seres tan poderosos en la fuerza que no podian estar más en el mundo material; como resultado, ellos se retiraron a este planeta para contener sus poderes mantener el balance de todos cortando las influencias del mundo exterior.

Skywalker obliga al Hijo y la Hija a arrodillarse como parte de su prueba

El padre le pregunto a Skywalker sobre el elegido, el cual pensaba que era solo un mito. Después de escuchar la respuesta de Skywalker, el padre le hizo una oferta. Si Skywalker pasaba una prueba, él y sus amigos eran libres de irse. A la mañana siguiente tuvo que enfrentarse a una opción imposible el Hijo y la Hija habían capturado a Tano y Kenobi mientras lo buscaban y Skywalker tenía que elegir a cual salvar. Kenobi le recordó que el planeta era la mismisima fuerza. Skywalker, usando la Fuerza, pudo superar a los hermanos, que regresaron a su forma humana. El anciano le dijo a Skywalker que aunque había pasado la prueba, todavía tenía que aprender su propia naturaleza. También revelo que se estaba muriendo y le pidió a Skywalker que lo remplazara balanceando los elementos de sus hijos, o irse egoístamente arriesgando a la galaxia en el proceso. Skywalker decidió irse, aunque tenía varias dudas sobre hacerlo.

Aunque, antes de que la nave de los Jedis pudiese dejar la atmosfera del planeta, el Hijo capturo a Tano, asumiendo correctamente que los Jedi no se irían sin ella. Luego de una intensa persecución, Skywalker perdió la pista de su blanco y casi se estrelló contra una torre gigante. Después de un doloroso aterrizaje, Skywalker decidió ir a rescatar a su Padawan, a pesar de las preocupaciones de Kenobi sobre alterar el balance de la fuerza en el universo exterior. Para cuando Skywalker finalmente logro trepar hasta el jardín de la torre, se encontró con que Tano, había sido afectada por la influencia del hijo y sus ojos se habían vuelto amarillos debido al lado oscuro. Allí ella le dio el mansaje del hijo: si Skywalker se negaba unírsele, mataría a Tano y si Skywalker trataba de detenerlo tendría que matarla el. A continuación inicio un duelo, con Skywalker continuamente retirándose, para no herir a su estudiante. Pronto, Kenobi llego a ayudar a su amigo y pupilo mientras los hermanos iniciaban su propio combate dentro del trono de la torre.

Anakin pasandole la vida de la hija a Ahsoka.

Cuando se hizo evidente que el conflicto podría no seguir más lejos sin lesión, Kenobi sugirió matar al hijo con una daga para que Tano fuese libre de su control. Sin embargo, antes de actuar sobre este plan, el padre llegó y interrumpió las dos peleas. Sin embargo, él se había vuelto demasiado débil para defenderse de los relámpagos de la fuerza del hijo. Kenobi con la esperanza de derrotar al hijo le lanzó la daga a Skywalker. Sin embargo, Tano fue más rápida en atraparlo y la llevo hasta el hijo, que luego aparentemente la mató con un toque en la frente. Luego intentó asesinar a su padre con la daga. Para su gran consternación, su hermana recibió el golpe y huyó, furioso. Skywalker preguntó al padre si podía ayudar a Tano, pero le contestó que sin luz, no había ninguna esperanza para ella tampoco. Skywalker respondió, llorando, que había esperanza. Escuchando su dolor, la hija pidió la ayuda de su padre, para darle su energía vital restante a Tano. No deseando negar el deseo de su hija, el padre enseñó a Skywalker a transferir la vida de la hija a su Padawan. Después de unos segundos aterradores, Tano volvió a la vida mientras que el radiante de cuerpo de hija se desvaneció. Al ver a Tano viva, Skywalker se arrodilló junto a su Padawan y la abrazó. Le preguntó si estaba bien, pero ella parecía haber olvidado lo que pasó. Después de esto, el padre ordenó a los Jedi que salieran inmediatamente, así el hijo no sería capaz de dejar Mortis con su nave.

Sin embargo, la nave había sido dañada cuando Anakin tuvo accidente aterrizó, así que los Jedi estaban varados. Skywalker, no convencido de que el hijo podría ser fácilmente contenido en el planeta, volvió en un deslizador para ver al padre, ofreciendo su ayuda en la matanza del hijo. El padre lo dirigió hacia el pozo del lado oscuro con la advertencia de no subestimar al hijo. En el camino, Skywalker se encontró con una aparición de Qui-Gon Jinn. Skywalker le confió sus dudas a la aparición de lo que debía hacer con el hijo. El espíritu de fuerza le dijo que confiase en sus instintos y que encontraría una manera.

El Hijo ofrecinedole a Skywalker una chance para ver su futuro.

Cuando llego al "pozo," se enfrentó al Hijo solo para que su espada de luz saliese de su mano. A continuación el hijo le ofreció mostrarle su futuro. Skywalker trato de resistirse, pero no pudo mantener las visiones fuera de su mente. Se vio matando principiantes, ahorcando a Amidala mientras le pedía clemencia, la verdadera cara de Sidious, luchando contra Kenobi, destruyendo Alderaan, y su transformación en el Lord Sith, Darth Vader. Al final quedo de rodillas mientras el humo tras el formaba la próximamente infame cara de Darth Vader. Skywalker colapso, al borde de las lágrimas horrorizado ante la revelación del monstruo en que se convertiría, sabiendo que haría cosas terribles. El hijo apoyo eso, pero le ofreció un forma de cambiar el futuro que vio, preguntándole a Skywalker de nuevo si se le unía. Skywalker dudo un rato, pero al final acepto con la promesa de paz.

Poco tiempo después, Kenobi llego, en busca de Skywalker. Aunque todo lo que pudo ver fue su amigo envenenado por el lado oscuro. Skywalker dijo que hubo "un cambio de planes." Entonces empujo telekineticamente la moto en la que llego su amigo en hacia la lava. Skywalker le dijo a Kenobi que no entendería sus objetivos y trataría de detenerlo. Luego de eso el hijo ataco a Kenobi con rayos. Skywalker le dijo que los Jedi serían un obstáculo para la paz. Skywalker se marchó en la moto de Kenobi dejándolo atrapado.

Anakin viendo la Vision en Mortis sobre su futuro.

El corrupto Skywalker se acercó a la lanzadera que Tano había reparado recientemente, pero Tano había recibido advertencia de Kenobi para evitar tanto que el hijo como Skywalker dejasen el planeta al sabotear la nave. Cuando el entró, ella escapó con una parte vital de la nave. Cuando el hijo se unió a Skywalker, el Jedi le dijo que nadie sería capaz de oír la señal de socorro que estaba enviando. El hijo le dijo que el padre aún tenía control sobre el planeta, pero que pronto sería capaz de controlarse a sí mismo. Skywalker dijo que Kenobi y Tano probablemente llamarían al padre por ayuda y que sus poderes combinados pueden ser suficiente para derrotarlos. El hijo aceptó y dijo a Skywalker que espere mientras se fue a buscar la daga de Mortis, que había enterrado el padre con la hija.

Después de que el hijo se retiró, Skywalker fue confrontado por el padre quien exigió saber por qué que se había unido con su hijo. Skywalker dijo que no quería que se cumpliera lo que había visto, pero el padre dijo que su destino no fue escrito en piedra y que su hijo había roto las leyes del tiempo mostrando a Skywalker su futuro. Luego borró las visiones de la mente de Skywalker dejando al Jedi inconsciente. Cuando se despertó, estaba en el monasterio sin memoria de sus visiones y breve caída al lado oscuro. Luego se les unieron Kenobi y Tano, quien le preguntó si estaba bien. Él les dijo que estaba bien, pero que necesitaban parar al hijo.

El padre borra los recurdos de Anakin.

En ese momento, el hijo llego sosteniendo la Daga de Mortis. El padre le suplico que dejase el lado oscuro, pero el hijo solo se burló. Los Jedi atacaron, pero el hijo los supero fácilmente. De pronto el padre atrajo la daga hacia sí. Para gran sorpresa del hijo, el padre se suicidó en lugar de matarlo. Mientras se estaba muriendo, el padre le revelo al hijo que sus poderes estaban conectados y que al morirse el perdería sus poderes. El hijo se negó a creer que estuviese muriendo, diciendo que quería a su padre no tenía que terminar así. El padre le dijo que pensaba que siempre tuvo algo bueno y lo abrazado. En ese momento Skywalker lo atravesó con su espada de luz. El hijo se murió seguido al poco rato por su padre que le dijo a Skywalker que luego de regresar el balance a Mortis, tenía que hacer lo mismo con el resto de la galaxia, pero que se cuidase de sus sentimientos, porque podrían fallarle en su objetivo. A continuación el padre regreso a la Fuerza.

Al morirse todos los celestiales, el planeta empezó a romperse. Una luz blanca cegadora atrapo a los Jedi y lo envió de regreso a la lanzadera, apenas unos momentos antes de que desapareciesen. El Captain Rex los llamo, diciendo que habían desaparecido de los radares un momento. Skywalker le dijo incredulo que fue un rato bastante más largo. Rex dijo que no entendía, pero Skywalker se negó a explicarlo porque si le decía la verdad, Rex no le creería.

Rescatando al Maestro Piell

Wilhuff Tarkin: «Lo que me preocupa es que las cosas no salgan según el plan ¿Qué pasa entonces?»
Anakin Skywalker: «Es cuando hay que improvisar que a los Jedis nos va mejor confíe en mi»
Wilhuff Tarkin: «Me reservo mi confianza para aquellos que toman acción, General Skywalker.»
Anakin Skywalker: «Entonces déjame recordarle, que allí lo rescatamos. Y me reservo mi confianza para aquellos que entienden de gratitud, capitán Tarkin»
―Tarkin y Skywalker planeando la fuga [fuente]

El equipo de rescate combatiendo a los droides commando

Después de que el maestro Even Piell fue capturado debido a su conocimiento de la ruta de Nexus, Skywalker, junto con el maestro Kenobi, el Capitán CT-7567, el Comandante Cody, ARC Troopers Echo y Cincos y otros tres soldados clon, fueron enviados a rescatarlo de la prisión Separatista "impenetrable", la ciudadela. Skywalker prohibió a su Padawan el venir a la misión, diciendo que sería demasiado peligroso para ella. Cuando el equipo de rescate llegó al hangar de la ciudadela, Skywalker ideó una manera de superar sus escáneres por ser congelado en carbonita, así sofocando sus lecturas de vida. Después de que el equipo estaba congelado, fueron llevados a la nave de transporte cargados por el escuadrón de droides de batalla de R2-D2. El transbordador pudo superar la prueba gracias a la estrategia de Skywalker. Cuando Skywalker fue descongelado, descubrió, para su sorpresa que Tano había desobedecido las órdenes y lo siguió. El equipo la llevó a regañadientes a lo largo de la misión.

Cuando llegaron a la ciudadela, el equipo logró rescatar al Maestro Piell justo antes de que él hubiera perdido su buen ojo a un droide interrogador. Skywalker preguntó si Piell encontró la Ruta Nexus. Piell le dijo que memorizó la mitad de la información, mientras que su capitán, Wilhuff Tarkin, había memorizado la otra mitad como medida de precaución en caso de que se quebrase bajo el interrogatorio. Skywalker y el resto del equipo fueron liberaron a Tarkin. En su camino, fueron emboscados por droides comando. El equipo tuvo éxito en derrotar al primero de droides comando, pero cuando llegó el segundo escuadrón de droides comando, Osi Sobeck activo los imanes en el techo, enviando las armas del equipo lejos y atrapando a Skywalker por atraer a su brazo mecánico. Mientras el resto del equipo se preparó para derrotar a los droides con telequinesis y sus propias manos, Skywalker, a pesar de ser electrocutado brutalmente por Sobeck, fue capaz de conseguir su sable de luz y desactivar el imán.

Tarkin quejándose con Anakin sobe el operar de los Jedi.

Después de que el equipo derrotó a los droides comando, rescataron a Tarkin y el resto de los oficiales. Skywalker y Kenobi entonces decidieron separarse para impedir que el enemigo obtuviese cualquier mitad de la información. Kenobi tomó a Even Piell y un par de sus oficiales con su grupo y Skywalker llevó al capitán Tarkin y un par de oficial con él. Skywalker entonces fue capaz de cortar camino en un antiguo túnel. Skywalker estaba contento de que las cosas estaban yendo según lo planeado, aunque Tarkin expresado cierto escepticismo sobre este plan y no parecía agradecido de ser rescatarlo. Skywalker le dijo a Tarkin que reservaba su confianza a aquellos que entienden el significado de la gratitud. A medida que Skywalker y su equipo cruzaban a través de los túneles, Skywalker giro para vigilar su retaguardia, dejando a su aprendiz al frente del equipo. Cuando llegaron a un callejón sin salida, Skywalker destruyó un droide de reconocimiento y luego luchó contra Super droides de combate y droides comando armados con escudos. Skywalker, Tano y el equipo fueron capaces de destruir a los droides comando y dispara a una parad hasta que queadron libre del callejón sin salida. Skywalker y su equipo entraron entonces en una línea de combustible. En el camino, Skywalker encontró que Tarkin y él creían que los Jedi no tomaban la iniciativa ni hacían lo que fuese necesario. Cuando llegaron a la salida de la línea de combustible fueron emboscados por droides de batalla y droides cangrejo. Por suerte, Skywalker fue capaz de destruirlos al arrojar una granada en la línea de combustible. Skywalker y su equipo se trasladaron entonces a Plan B, reunirse con el equipo de Kenobi tratando de llegar a la lanzadera en el campo de aviación. Después de que la nave fue destruida, ambos equipos se replegaron a algunas cuevas.

Después de que el Maestro Piell contactó al templo Jedi, Skywalker, Kenobi y el resto del equipo se movió hacia el punto de encuentro. Cuando el equipo de Skywalker y Kenobi alcanzó el lago de lava, fueron atacados por una fuerza de droides de batalla grande. Mientras que el equipo droide de R2 mantuvo a raya al enemigo, Skywalker cayó de un acantilado con el resto del equipo hasta la orilla del lago y se escondieron en un conjunto de barrancos. Mientras seguian adelante, Skywalker advirtió a Tarkin que no molestara al Maestro Piell si quería mantener su carrera. Tarkin, declaró que el Canciller Supremo lo apoyaría a él, a lo que Anakin declaró que también conocía al Canciller bien.

Anakin dandole a Tarkin su merecido

Cuando Tano le preguntó a Skywalker porque Piell compartiría la mitad de la información con Tarkin. Skywalker dijo a Tano que Tarkin sentía que los Jedi no deberían estar mandando la guerra, a lo que respondió que los Jedi eran guardianes de la paz, no soldados. Mientras Skywalker y Kenobi discutieron actitud altiva de Tarkin hacia los Jedi, notaron arrastrarse unos insectos droide, junto con un escuadrón de STAPs. Skywalker, Kenobi y R2 atrajeron a las criaturas en una emboscada, pero el resto del equipo se fue emboscado por los droides cangrejo y otro grupo de STAPs. Cuando Skywalker y Kenobi se reunieron con el equipo, la Padawan Tano llegó cargando el cuerpo del Maestro Piell y les dijo que tenía la mitad de la información. Skywalker, Kenobi y el resto del equipo toman entonces un breve momento para consignar su cuerpo a la lava antes de continuar. Cuando llegaron a la isla, Skywalker y cody dispararon los cables de extensión, pero luego fueron emboscados por Sobeck y sus droides comando en STAPs. Después de la muerte de Sobeck, el maestro Koon llegó y los recogió. Cuando regresaron al templo, Skywalker estrechó la mano con Tarkin antes de irse. Skywalker entonces le dijo a Kenobi que podían utilizar más hombres como él para ayudarles a ganar la guerra.

Aprendiza Perdida

«Cuando estaba ahí afuera sola tu entrenamiento y lecciones era lo único que tenía y eso me ayudo y permito rescatar a otros así que si tú me salvaste»
―Ashoka agredeciendo a su Maestro[fuente]

Skywalker continuando la busqueda de su Padawan en el Templo Jedi.

Anakin y Ashoka, junto con el maestro Plo Koon y sus oficiales clon el Capitán Rex y el comandante Wolffe, viajaron a Felucia para contener a los refuerzos enviados por el General Grievous a un puesto de avanzada para garantizar su control en Felucia. Koon y Wolffe saltaron de uno de los lados del puesto mientras Tano y sus soldados atacaron por la retaguardia. Skywalker y Rex, ayudados por los exploradores felucianos, prepararon una emboscada en el frente del puesto. Cuando el puesto quedo bajo el fuego de los AT-TEs y tanques Turbo, los droides fueron emboscados por los hombres de Skywalker y el puesto fue tomado. Cuando Skywalker le preguntó a uno de los hombres de Tano donde estaba ella, le dijeron que estaba desaparecida. Skywalker procedió a buscar a Tano, pero Koon le dijo que debían regresar a Coruscant. En el templo Jedi, Skywalker seguía buscándola. Eventualmente, Tano encontró su camino de regreso y Skywalker se disculpó con ella para traerla en la misión y no ser cuidadoso, pero Tano le agradeció por él entrenamiento diciendo que gracias a eso sobrevivió.

Segunda Batalla de Mon Calamari

Skywalker, Ackbar y Amidala haciendo un reporte al Consejo Jedi.

Después del asesinato de los Mon Calamari rey Yos Kolina, Skywalker, actuando como guardaespaldas la senadora republicana Padmé Amidala, fueron enviados a instancias del principal asesor militar de Kolina, el capitán Gial Ackbar, para ayudar a dirigir el atribulado planeta alejándolo de una inevitable guerra civil entre los Quarren y los Mon Calamari. Tras el fracaso de las conversaciones de paz entre los Quarren y los Mon Calamari, Skywalker, Amidala y el capitán Ackbar contactaron con el Consejo Jedi. Skywalker les informó de cómo el Embajador separatista, comandante Riff Tamson, agitó los Quarren contra aceptar al hijo de Kolina, el príncipe Lee-Char como su próximo líder. El Maestro Mace Windu le dijo a Skywalker y Ackbar que se prepararsen para un ataque y que estaba enviando una compañía de soldados clon SCUBA bajo Kit Fisto y Ahsoka Tano para reforzarlos. Cuando atacaron los Quarren, respaldado por Tamson y sus droides de Aqua, Skywalker instó a Ackbar para llevar al príncipe a seguridad. Cuando el príncipe se negó a hacerlo, Skywalker luchó junto a las tropas de Mon Calamari. Skywalker, junto a Amidala, acompañaron al príncipe cuando intentó conseguir tropas detrás de los Quarren y droides pero no lo logro. Cuando Padmé pidió ayuda en conseguirle a la Senadora Mon Calamari Meena Tills seguridad, Skywalker fue atacado por un par de Quarren que lo agarraron y le quitaron su casco. Skywalker fue capaz de deshacerse de los Quarren, pero no pudo llegar a su casco y poco a poco se estaba ahogando. Afortunadamente, refuerzos de la República y Ahsoka llegaron justo a tiempo para salvar a su maestro de ahogarse. Cuando Tano devolvió a Skywalker su casco, le dijo que lo tenía bajo control. Skywalker entonces le dijo que debía encontrar al príncipe Lee-Char y mantenerlo a salvo. Cuando se retiraron los Quarren y los droides, Skywalker se reagrupo con los soldados de Mon Calamari y los líderes de la República. Por desgracia, Tamson trajo refuerzos en forma de Medusas Hydroid. Aunque siguió luchando contra ellos, Skywalker le dijo a su Padawan que encontrara una salida para retirarse. Skywalker, junto con Lee-Char, Tano, Meenas, Amidala, Kit Fisto y lo que quedaba de su ejército se retiraron a través de las Medusas Hydroid a cuevas en el lecho marino.

Anakin combatiendo en la Segunda Batalla de Mon Calamari.

Después de que Fisto contactó a los maestros Yoda y Mace Windu, Skywalker aconsejo al príncipe que intentaran llegar a Amidala y su nave. Aunque el príncipe quería quedarse para su pueblo, fue capaz de convencerlo de que huir a la nave. Después de que Fisto había distraído a los Quarren, Skywalker y Tano llevaron un par de mini submarinos con el príncipe, los senadores y el capitán Ackbar. Desafortunadamente Tamson anticipó este movimiento, y voló su nave. Después de la destrucción de su nave, Skywalker y el resto del grupo se sujetaron de los escombros. Skywalker y Ackbar acordaron que debería rompieron con el fin de proteger al príncipe. Así que Skywalker llevó a las senadoras Amidala Tils y el capitán Ackbar con él mientras Fisto tomaba al príncipe, Tano y el comandante Monnk. Skywalker y su grupo fueron entonces al mástil central escáner planetario de Mon Calamari. Una vez allí, Skywalker utilizó el poder de la fuerza para destrozar el edificio. Skywalker y su grupo de entonces fueron rodeados por fuerzas de Tamson y los Quarren. Afortunadamente, el Gran Ejército Gungan fue enviado a ellos como refuerzos de la República. Al principio que la marea estaba convirtiendo en su favor, pero Tamson, usando refuerzos de Dooku creó remolinos en los que sometió a los Gungans, Mon Calamari y el equipo de Skywalker. Ackbar entonces ayudó a Skywalker a hacer su camino a través del remolino para desactivar una de las patas de la nave Trident para detenerlo. Skywalker tuvo éxito en este esfuerzo, pero a pesar de eso el, junto a su equipo, los Gungans y Mon Calamari, fueron tomados como prisioneros.

Gial Ackbar junto a los Generales Jedi Kit Fisto y Anakin Skywalker recuperando su hogar

Skywalker, Fisto, Amidala y Binks fueron llevados a Tamson, donde puso a Skywalker y Fisto en jaulas de anguila. Tamson empezó a interrogarlos sobre el paradero del Príncipe Lee-Char, torturandolos. Tamson no pudo obtener una respuesta de ellos, pero en vez de resignarse quebró casco de Amidala para hacerlo gotear lentamente. Aunque ella convenció a Tamson que Skywalker y los demás no sabían nada del príncipe, el príncipe fue encontrado y Tamson se fue, dejando que el casco de Amidala siguiera con su fuga. Skywalker y Fisto usaron la fuerza para crear una burbuja de aire alrededor de su casco. Cuando Skywalker fue mordido por una de las anguilas, pensó en Amidala, pero afortunadamente Binks utilizo sellador de agua Gungan para sellar su casco. Skywalker y los otros fueron llevados a la ejecución del príncipe. Skywalker se reunió poco después con su Padawan, los dos discutieron el plan para rescatar al príncipe, aunque Tano le dijo que, lamentablemente, la situación estaba fuera de sus manos, con Skywalker afirmando que no estaba seguro de que le gusta el plan después de todo. Con el príncipe a punto de ser ejecutado, los Quarren habían traicionado a Tamson y luego les dieron a los Jedi y los Mon Calamari capturados de nuevo sus armas y se unieron a ellos en ganar la batalla. Después de ganar la batalla, Skywalker y los demás entonces asistieron a la coronación e instalación de Lee-Char como el rey 83 de Mon Calamari.

Escaramuza en Naboo

Dooku y sus MagnaGuardias sometiendo a Skywalker en Naboo.

Cuando los Naboo oyeron rumores de que los Gungans y su ejército iban a marchar sobre ellos con los separatistas, Skywalker fue con la senadora Amidala para ayudar al representante Jar Jar Binks en averiguar por qué jefe Lyonie estaba reuniendo a su pueblo a levantarse en contra de los Naboo. Después de presenciar un mitin, arreglaron fueron a una reunión privada con Lyonie y descubrieron que se le mantuvo bajo control hipnótico a través de un extraño collar. Lyonie dijo que el collar le había sido dado por un místico Gungan, el ministro Rish Loo, quien en realidad era un agente del Conde Dooku. Cuando se enfrentaron a Rish Loo, Skywalker sintió que Rish Loo trataba de hipnotizar a Lyonie otra vez. Skywalker y Amidala entraron a arrestarlo, pero Rish Loo reveló droides comando y la batalla estallo. Skywalker despachó rápidamente a los droides comando, sin embargo Rish Loo logró escapar después de apuñalar a Lyonie. Skywalker persiguió a Rish Loo hasta que un transporte Gungan y subió a la superficie.

Después de llevar Lyonie a las instalaciones médicas en Otoh Gunga, Skywalker y Amidala trataron de descubrir una manera de convencer al Ejército Gungan de no a aliarse con los separatistas. Skywalker y Amidala entonces vieron que había una extraña semejanza entre Jar-Jar Binks y Lyonie una vez que el anterior se puso la ropa ceremonial este último. Así que Skywalker llevo a Binks (posando como Lyonie) al ejército y le dijo que tiene que convencer al ejército para detenerse y arrestar a Rish Loo. Rish escapó una vez más tras requisar una moto, y el Jedi lo persiguió en un kaadu. Skywalker se mantuvo en su cola pero luego su montura fue derribada por dos droides de reconocimiento. Anakin los destruyó y luego continuó en camino a pie siguiendo a Rish Loo hasta un templo viejo, abandonado desde que el Conde Dooku estaba supervisando la operación en persona.

Anakin y Padmé festejando junto con el resto de las autoridades que los Gungans y los Naboo, son amigos de nuevo.

Skywalker entró en el templo y fue testigo de Dooku ejecutando a su agente Gungan por su fracaso. Skywalker y Dooku entonces se comprometieron mutuamente en combate con sables de luz. Anakin inicialmente tomó la ventaja, obligando a Dooku a interrumpir el combate por telequinesis lanzando a Skywalker contra los droides lámpara. Dooku reveló entonces su carta de triunfo, cuatro MagnaGuardias, ordenándoles que capturar a Skywalker. Los MagnaGuardias se unieron a la batalla y dieron la ventaja a Dooku cuando logró desarmar a Skywalker. Los MagnaGuardias luego dejaron a Skywalker en el suelo, pero recurriendo a su ira, se las arregló enviarlas lejos con una fuerza de repeler. Dooku finalmente logro vencerlo usando una combinación de estrangulación de fuerza y relámpagos Sith. Anakin entonces estaba enganchado a un estante y Dooku contactó a Amidala, proponiendo un intercambio de prisioneros. Si Amidala devolvía al General Grievous, Skywalker sería perdonado y liberado. Dooku le dio su una hora para responder. Así fue que Amidala dio a Grievous por Skywalker y el ejército droide salió de Naboo.

Batalla de Umbara

Anakin y la 501 en la Batalla de Umbara

Después de que la población Umbarana se uniese al lado de los separatistas después de la muerte del senador Mee Deechi, la República lanzó una campaña masiva para retomar Umbara. Decidiendo el envío de Skywalker, Pong Krell y dos altos miembros del Consejo Jedi, Obi-Wan Kenobi y Saesee Tiin para liderar a los clones para retomar el planeta. Después de romper a través del bloqueo Separatista que custodiaba el planeta, Skywalker y sus soldados de la Legión 501 se prepararon para aterrizar en el oscuro mundo después de asistir sólo a una sesión de información sobre la misión. Poco después, Skywalker y sus tropas entraron en la atmósfera del planeta y se enfrentaron a las fuerzas de la Milicia Umbarana locales.

Después de derrotar a la resistencia de Umbara paso un corto tiempo mientras que Skywalker y Rex esperaban por el resto de sus hombres con la esperanza de salir pronto y reforzar el batallón del General Kenobi y presionar para que la capital Umbarana cayese. Dogma se dirigió a ellos e informó que todos pelotones estaban listos. Skywalker le dijo que fuera a descansar un poco, pero Dogma respondió que estaba bien. Rex caminó en medio de la conversación y le dijo a Dogma que el General Skywalker le dio una orden directa. Dogma hizo lo que se le ordeno. Rex dijo a Skywalker que Dogma estaba herido pero era fuerte y leal y Skywalker hizo una broma diciendo que le recordó a Rex. Rex, no pensando así, respondió que él era de ese modo en los viejos tiempos. Poco después, los Umbaranos ejecutaron una emboscada a Skywalker y sus tropas. Afortunadamente un ataque aéreo efectuado por el maestro Pong Krell y Oddball los había salvado en el último momento. Después del rápido rescate, Krell se acercó a Skywalker con un mensaje desconcertante: Skywalker debía regresar a Coruscant y reunirse con el Canciller Supremo Palpatine, por razones desconocidas. Renuente a dejar sus tropas en medio de la batalla, Skywalker sin embargo se vio obligado a renunciar al mando a sus tropas dejando al Maestro Krell en su lugar y hacer el viaje hacia el Coruscant.

Batalla de Kiros

Los Jedi y Rex liderando un asalto a la ciudad capital de Kiros.

Diez días después del último contacto de Yoda con los colonos Togruta en Kiros, Skywalker, su Padawan, el Capitán Rex y Kenobi fueron a este mundo para liberarlo de los separatistas. Después de su aterrizaje, Skywalker llevando a Tano como su artillero tomó un escuadrón de deslizadores BARC para atravesar la ciudad. Después de que Skywalker y el escuadrón eliminaron a los droides comando en Speeder Flitknot y AAT, las fuerzas de Skywalker y Kenobi rodearon entonces la Torre del gobernador, en donde estaba el cuartel general separatista. El Comandante Cody dijo entonces que el comandante enemigo, Darts D'Nar, deseaba discutir los términos de la rendición. Skywalker luego de que recibió el mensaje de D'nar de mano de Cody llamo a D'nar escoria esclavista Zygerriana. Aunque Skywalker quería negociar con D'nar, Kenobi le dijo que esperara mientras él hacía. Skywalker contactó entonces al Almirante Yularen para llevar a cabo una exploración biológica y encontrar a los colonos desaparecidos.

Skywalker entonces escuchó las negociaciones de Kenobi en su comunicador. Skywalker y Tano se sorprendieron cuando D'Nar se negó a rendirse. Cuando D'Nar dijo que él había plantado las bombas en la ciudad, Skywalker y Tano al principio no lo creían hasta que D'Nar hizo estallar uno de los edificios. Skywalker y Tano entonces montaron en un par de AT-RTs para desactivar las bombas mientras Kenobi continuó sus negociaciones. Skywalker y Tano desarmaron rápidamente las bombas. Cuando al fin llegaron a las últimas bombas, quedaron bajo fuego de francotiradores droidekas. Afortunadamente fueron capaces de destruir a los francotiradores y desarmar las últimas bombas. Después de eso, Skywalker y Tano l llevaron sus AT-RTs a la torre. Cuando Kenobi informó que D'Nar estaba escapando, tomaron sus AT-RTs y saltaron hacia la nave de D'Nar, el Tecora.

Skywalker y Tano, tratando de desarmar las dos últimas bombas

Skywalker y Tano luego desactivan nave de D'Nar. Entonces abrieron las puertas de la nave y consiguieron abordar. Desafortunadamente, D'Nar desató uno de sus "mascotas", el Blixus, sobre ellos. Skywalker y Tano lucharon, pero Skywalker le dijo a Tano que fuera a estabilizar la nave. Justo cuando el Blixus estaba a punto de comérselo, Skywalker logro matarlo y se libró de su alcance mientras se caía de la nave. Skywalker fue entonces al control donde su aprendiz había capturado a D'Nar. Skywalker comenzó entonces a interrogar a D'Nar, amenazando con matarlo con un sable de luz en la garganta. D'Nar dijo a Skywalker que su reina tendría una subasta para hacer Zygerria potente una vez más. Cuando Kenobi, Skywalker, Yularen y Tano dijeron al Consejo Jedi de este hecho, Skywalker les dijo que debían no permitir que esto suceda.

Lars Quell

"Zaa Vashee" y su amo "Lars Quell".

Skywalker, junto con Kenobi, Tano y Rex llevó el Tecora, la nave de D'Nar a Zygerria. Allí Skywalker, haciéndose pasar por un bandido llamado Lars Quell, con Tano posando como su esclava mantendrían a la reina Zygerriana ocupada y distraída mientras Kenobi y Rex iban en busca de los colonos desaparecidos. Skywalker y sus compañeros Jedi entonces dieron sus sables láser a R2-D2 y luego siguyieron su camino por separado. Skywalker y Tano caminaron un rato por las calles, entonces se encontraron al primer ministro de la instalación, Atai Molec. Al principio, Molec se negó a permitir que "Quell" fuese a ver a la reina hasta que Skywalker le dijo que tenía noticias sobre Bruno Denturri.

Skywalker y Tano fueron llevados al Palacio de la reina Miraj Scintel. Skywalker le dijo a la reina cómo mató a Denturi y tomó como uno de sus "Esclavos" como compensación. La reina estaba impresionada con habilidades de "Quell" como un guerrero. Cuando la reina pregunto sobre cuánto costaba el esclavo de "Quell", Skywalker abiertamente coqueteó con la reina. Skywalker y su aprendiz fueron llevados a los aposentos privados de la reina. Allí, mientras Skywalker y la reina estaban a punto de beber, uno de los esclavos de la reina intentó matarla. Skywalker fue capaz de detener a la esclava, pero ella entonces quitó la vida. Cuando la reina se ofreció a comprar a su "esclava", Skywalker presentó a su esclava como un regalo a la reina, lo que les valió elogios de la reina.

"Lars Quell" salvando a la reina Miraj de un asesinato.

Skywalker y Tano luego fueron invitados a asistir a la subasta de esclavos reales. Cuando se presentó el gobernador Roshti, Skywalker preguntó dónde sacó casi 50.000 esclavos. Sólo entonces Molec dijo que a la reina de la captura del Jedi, Obi-Wan Kenobi. Cuando Kenobi fue presentado para mostrar a sus clientes cómo su gente puede esclavizar a los Jedi, Skywalker fue ordenado con latigar a Kenobi. Mientras Skywalker se movía hacia Kenobi, dio una señal a R2 y Rex. Kenobi, Skywalker y Tano recuperaron sus sables láser y trataron de abrirse camino hacia fuera, en vano. La reina y sus guardias fueron capaces de doblegar a Skywalker y sus amigos. La reina quedo admirada con la fuerza de Skywalker, así que decidió hacerlo su guardaespaldas.

Cuando Skywalker surgió en la cámara de la reina, trató de ahorcarla con la fuerza para que decir en dónde estaban sus amigos. Sin embargo, la reina le dijo que si continuaba portándose mal, sus amigos iban a morir. Así que, Skywalker se sometió a ser guardaespaldas de la reina. Entonces escolto a la reina por su palacio hasta que Dooku llegó, aunque la reina no lo sabía. A Skywalker entonces se le ordenó a quedarse sin su sable de luz. Dos guardias vieron hasta que llegó R2 y luego desapareció. Después que Skywalker perdido a los guardias, fue a rescatar a su aprendiz, que estaba en una jaula. Skywalker le dijo entonces a Tano que preparase la nave, mientras que él le sacaría la ubicación de Kenobi y Rex de la reina. Cuando Skywalker entró en el cuarto de la reina, Dooku la había ahorcado con la fuerza. Skywalker lucho contra Dooku con un látigo. Entonces los guardias, creyendo que Skywalker había asesinado a su reina, intentaron matarlo. Skywalker luego tomó y escapó con la reina moribunda a la Tecora. A bordo de la nave, la reina dijo a Skywalker que estaba bien y donde fueron Kenobi y Rex.

Escape de Kadavo

Skywalker y Tano entrando en el campo de prisioneros.

Skywalker y Tano llevaron el Tecora a la instalación Zygerriana procesadora en Kadavo, donde Kenobi y Rex estaban cautivos. Después de que su nave aterrizó, Skywalker y Tano llegaron a la puerta. Tal y como estaban cortando a través de la puerta, Kenobi le advirtió que el custodio iba a matar los esclavos si él no se detiene y que está en desventaja. Afortunadamente, Skywalker contactó con el maestro Plo Koon, la manada de lobos y el Almirante Coburn para ayudarlo. Mientras el maestro Koon mantenía ocupadas las defensas Zygerrian, Skywalker y Tano se abrieron camino a través de la instalación. Skywalker ayudo al maestro Koon a destruir las torretas de defensa mientras que su aprendiz ayudó a los colonos a llegar a la nave de rescate. Skywalker, Kenobi y Rex entonces se unieron a los demás y evacuaron las instalaciones mientras los cazas del maestro Koon las destruían.

Ataque al Canciller

Anakin y Ahsoka irrumpiendo en un bar para arrestar a "Rako Hardeen".

Después de una reunión del Alto Consejo Jedi, Kenobi fue "asesinado" por Rako Hardeen un cazador de recompensas y tirador del planeta Concord Dawn mientras caminaba por las calles de Coruscant por la noche con Skywalker y Tano. Hardeen fue contratado por un cliente anónimo a "matar" a Kenobi con un rifle de francotirador. Después de disparar al Jedi en el pecho y completar el trabajo, Hardeen fue perseguido por Skywalker, pero escapo en una moto con la ayuda de granadas de humo. Skywalker y Tano asisten al funeral de Kenobi, creyendo que había muerto, y Skywalker juro a llevar al culpable ante la justicia.

Después de celebrar su victoria de alto perfil en la cantina de Trueping, su empleador lo llamo a un cuarto trasero para el pago. Para su sorpresa, el maestro Kenobi que seguia muy vivo y que ya había asumido el aspecto de Hardeen y el maestro Windu lo arrestaron e incapacitaron para llevarlo a su transporte secreto escondiéndolo mientras era remplazado.

Skywalker combate contra Dooku tratando de evitar la abducción de Palpatine.

Mientras tanto, durante la investigación del presunto asesino, Skywalker y Ahsoka encuentran a un presumiblemente borracho "Rako Hardeen" en Trueping, sin saber que era realmente Kenobi disfrazado. Skywalker y Tano lo arrestaron y pusieron en una nave que lo transportó al Centro de Detención Judicial Central de la República, donde el Consejo Jedi había estado planeando insertar a Kenobi encubierto para descubrir un complot que involucraba a Moralo Eval para secuestrar al Canciller Supremo Palpatine.

Durante su investigación, Kenobi descubrió la implicación de Cad Bane en la trama y continuó asumiendo su disfraz para aprender más. Con dificultad en convencer a Bane de su credibilidad y para seguir la trama de enemigo a su fuente, Kenobi asistido a Bane y Eval en su huida desde el centro de detención. Cuando Skywalker expresó su deseo de perseguir al asesino y devolverlo a la custodia, Windu negó la solicitud para perseguir a los fugitivos. No contento con la decisión, Skywalker visitó al Canciller, quien le dijo que los fugitivos fueron vistos en Nal Hutta. Allí, Skywalker y Tano interrogaron duramente a locales para obtener información, que los llevó a Naboo, la última ubicación conocida de fugitivos.

Skywalker combate contra Dooku antes de que se le escape.

Skywalker y Tano tuvieron una breve escaramuza con Cad Bane, así como el Hardeen disfrazado, pero como los delincuentes huyeron de la escena después de incapacitar a Skywalker, informó a Tano que Kenobi estaba vivo como Hardeen, actuando como un agente encubierto. Yoda confirmo eso más adelante cuando convocó a Skywalker a sus aposentos. Algún tiempo después de eso Consejo Jedi planeó la seguridad para el Canciller en Naboo. Cuando Skywalker, Tano y Windu llegaron a Theed con el canciller y su aydante Mas Amedda, Skywalker fue recibido por su esposa secreta, la senadora Amidala. En el propio festival, el intento de secuestrar a la Canciller se realizó con Cad Bane y Moralo Eval transportando a Palpatine lejos mientras Skywalker y Windu capturaban a Embo y Twazzi.

Windu y Skywalker salvaron a Palpatine con la ayuda de Kenobi, capturaron Eval y Bane. Mientras caminaba por un pasillo con Palpatine, los dos fueron recibidos por el Conde Dooku, quien deseaba terminar lo que empezó. El duelo se inició, con sus guardias derrotados dejándole la oportunidad de enfrentarse a Dooku. Con la ayuda de Obi-Wan, Dooku huyó y Palpatine se salvó una vez más.

Entrenando Rebeldes

Jedis Entrenando Rebeldes en su refugio

En Onderon, que era controlado por separatistas, había surgido un grupo de rebeldes para recuperar el planeta. Kenobi, Skywalker y Tano fueron con Rex y algunos hombres de la legión 501 para ayudar a los rebeldes y darles orientación. Enseñaron los rebeldes puntería, cómo deshabilitar un droideka y más trucos. Un grupo de droides y AAT llegó para aplastar a los rebeldes, pero fueron derrotados, sirviendo como la primera prueba para el grupo. Después de esto, Skywalker, Kenobi y Rex con la 501 se fueron para seguir la guerra, pero Tano se quedó para dirigir a los rebeldes, recibiendo alguna orientación misma de Skywalker y Kenobi. Tano y los rebeldes, liderados por la sierra y Steela Gerra, finalmente lograron la victoria con un lanzacohetes enviado por Hondo Ohnaka y ordenado por Skywalker. Tano regresó a Coruscant después del funeral de Steela, que perecio durante la batalla.

Mano Espectral

Skywalker y Kenobi en Bomis Koori IV

Durante los Asedios del Borde Exterior, Obi-Wan y Anakin se vieron puntualmente privados el uno del otro, siendo enviados como equipo a varios frentes de batalla, dirigiendo la Flota del Círculo Abierto. Poco después de la Batalla de Coruscant, Obi-Wan y Anakin fueron enviados al helado planeta Nelvaan para encontrar a Grievous. Los nelvaanianos aclamaron a Anakin como la “Mano Fantasma” y el chamán de la villa Rokrul lo envió en una expedición para salvar a su gente de la amenaza que había derrotado a todos sus campeones. Anakin accedió y entro en una cueva donde tuvo visiones de un gran cazador, que perdió su brazo en la batalla. Sin embargo, contraatacó y continuó matando monstruos con un nueva, negra y puntiaguda arma. Así como iba asesinando monstruos, su poder crecía hasta que estaba fuera de control, la negra arma puntiaguda se convirtió en un laberinto que rodeó y destruyó todo lo que el guerrero estimaba.

La voz de Padmé se oía gritando mientras el siniestro laberinto negro demoníaco que antes fuera una gran arma se puso sobre él y transformó lo que quedaba del gran cazador en un espeluznante rostro—el rostro de Darth Vader, en quien Anakin se convertiría muy pronto.

Anakin se encuentra con la visión de su propio futuro.

Cuando Anakin se recobró de su visión, dio con un laboratorio de la Tecno Unión en donde estaban experimentando con guerreros nelvaanianos, trasformándolos en zánganos brutos con cañones láser insertados en sus brazos. Con la ayuda de un nelvaaniano que todavía no estaba completamente trasformado por los científicos, convenció al resto para ayudarle a destruir la factoría, un acto que le costó su brazo robótico. Muchos científicos intentaron escapar, pero Anakin los apresó y los mató furiosamente. En una muestra de apoyo, los nelvaanianos se arrancaron sus brazos artificiales también.

La transformación en Vader (19 ABY)

«Pronto contare con un nuevo aprendiz… alguien mucho más joven y con mucho más poder.»
Palpatine al General Grievous[fuente]

Anakin al final de las Guerras Clon (19 ABY), antes de su caída al lado oscuro.

Poco antes del fin de la guerra, la Batalla de Cato Neimoidia sirvió en bandeja a Anakin y a Obi-Wan una importante pista para identificar al misterioso Darth Sidious: la silla mecánica de Nute Gunray. Este artefacto trasportaba un singular holotransmisor que llevaba datos e información capaz de dirigir las fuerzas de la República hasta su último objetivo, el escurridizo Darth Sidious. Mace Windu acotó el rastro en Coruscant, mientras Anakin y Obi-Wan rastreaban la pista en los Territorios del Borde Exterior. En ambos bandos les aguardaban aventuras conduciéndoles la pista del Borde Exterior devuelta a los Talleres en Coruscant, justo a tiempo para un ataque sobre el planeta perpetuado por la Confederación, haciendo volver inmediatamente a Anakin y a Obi-Wan a Coruscant después de su visita a Tythe. De vuelta en Coruscant, la identidad de Darth Sidious se barruntaba cada vez más cerca, la batalla aérea retrasó y disolvió la investigación. Mace Windu se unió a la batalla, enfrentándose con el General Grievous, que acabo escapando y aunque muy mal herido, capturó al Canciller Palpatine, llevándolo a su nave insignia, la Mano Invisible.

Sin embargo, antes de que el ejército Separatista fuese capaz de huir de Coruscant, Anakin y Obi-Wan llegaron por fin del Borde Exterior en un intento de rescatar al “cautivo” Canciller. Moviéndose entre la congestionada batalla, asaltaron la nave insignia en sus interceptores Eta-2 clase-Actiss. Los dos Jedi pelearon a su manera en el interior de la nave hasta que llegaron a los aposentos del General en lo alto de la torre de mando, en donde Palpatine estaba retenido, sus brazos sujetos con abrazaderas al asiento del General. Al acercarse para liberarlo, el Conde Dooku entró en la sala escoltado por dos súper droides de batalla B2 para enfrentarse a los Jedi. Palpatine les recomendó que pidieran ayuda ya que no podrían con él por tratarse de un Lord Sith, pero Obi-Wan, indiferente, hizo caso omiso de sus palabras de temor, contestándole confiadamente «Canciller Palpatine, los Lores Sith son nuestra especialidad.»

Anakin ante el cuerpo decapitado del Conde Dooku.

«Skywalker, percibo en ti un gran miedo. Tienes odio. Tienes ira. Pero no los utilizas»
Dooku[fuente]

Al contrario que en su primer encuentro con Dooku, Obi-Wan y Anakin lucharon juntos contra él en un duelo muy bien coordinado, hasta que el Lord Sith usó la Fuerza de Choque contra Kenobi mientras simultáneamente empujaba a Anakin y lanzaba a Obi-Wan al otro lado de la sala, dejando al Maestro inconsciente e inmovilizándolo con un trozo de pasarela arracada mediante la Fuerza. Anakin continuó luchando, dejando al final que sus emociones sacaran lo mejor de si mismo tal y como se lo echó en cara Dooku. Anakin comenzó a desatar todo su miedo, ira y odio, superando con creces el Makashi de Dooku con su propio master de Djem So. El breve duelo, acabó abruptamente cuando Anakin segó las manos de Dooku, dejando al Lord Sith desarmado; un acto de venganza de su anterior duelo.


Satisfecho con el resultado, Palpatine urgió a Anakin que matara a Dooku. Después de dudar en ejecutar los deseos del Canciller, finalmente Anakin con sus dos sables láser (incluyendo el sable rojo de empuñadura curva de Dooku) cruzándolos alrededor del cuello de Dooku, lo decapitó al conmocionado Conde, matándolo instantáneamente. Anakin no sabía que estaba siendo usado por Palpatine para traicionar a Dooku y así poder adiestrar al joven Jedi en los caminos del lado oscuro, pero Anakin inmediatamente después se arrepintió de su acción, recordando que no era el estilo Jedi matar a un prisionero indefenso. Sin embargo, Palpatine, tranquilizó la conciencia de Anakin diciéndole que fue un “acto natural” de venganza de cuando Dooku le cortó el brazo, y le dijo que no era la primera vez, recordándole lo que le contó sobre su madre y los moradores de las arenas.

Anakin ante el General Grievous como prisionero.

«Y… Anakin Skywalker. Esperaba que alguien con su reputación fuera algo… mayor.»
General Grievous[fuente]

Anakin liberó a Palpatine de sus ataduras y salieron de la sala, cargando con el inconsciente Obi-Wan a la espalda, ignorando las exhortaciones de Palpatine de dejar al Maestro. Sin embargo su escapada fue breve, siendo rápidamente capturados y llevados ante el General Grievous en el puente de mando de la nave. A la orden de Anakin, R2-D2 distrajo de improviso a los presentes, permitiendo a Anakin y a Obi-Wan recuperar sus sables láser, liberarse de sus esposas y atacar a los escoltas y droides del general. Desafortunadamente, Grievous consiguió escapar de los Jedi y activar todas las cápsulas de salvamento ya que su buque insignia se empezaba a caer a trozos y a caer en picado hacía la capital galáctica, arrastrados por la gravedad del planeta. Anakin consiguió pilotar lo que quedaba de la nave y efectuar un violento aterrizaje forzoso en una pista de aterrizaje abandonada de una zona industrial de Coruscant.

Caída al lado oscuro

«Morías durante el parto»
«¿Y el bebé?»
«No lo sé»
«Solo era un sueño»
«No permitiré que este se haga realidad
»
―Anakin Skywalker y Padmé Amidala[fuente]

Anakin es atormentado por pesadillas de Padmé muriendo en el parto.

A su regreso a Coruscant, Anakin se reunió con su mujer y le reveló que estaba en embarazada, al oír aquello, Anakin rebosó de alegría. Sin embargo, más tarde fue turbado por pesadillas de Padmé muriendo durante el parto; muy similares a las pesadillas que le vaticinaron la muerte de su madre. Siguieron malos tiempos. Para salvar a su mujer, Anakin deseó buscar e investigar en los holocrones de Maestros eruditos, holocrones que estaban restringidos para todos excepto para los Maestros Jedi. Cuando Palpatine designó a Anakin como su representante en el Consejo Jedi, fue como un sueño hecho realidad, naturalmente él suponía que le concederían el título de Maestro, dándole acceso para los restringidos holocrones. Sin embargo, aunque varios Jedi aceptaron de mala gana que Anakin estuviera en el Consejo, le negaron el rango de Maestro Jedi, enfureciéndole y frustrándole. Después de una tensa sesión, Anakin expresó su indignada opinión a Obi-Wan sobre el asunto, atormentándose con el hecho de que necesitaba ser un Maestro para salvar a su amada.

Más adelante cortando su confianza en ellos, el Consejo Jedi urgió a Anakin seguir de cerca de Palpatine, aunque Obi-Wan estaba en contra de esta decisión. Esto llevó a Anakin a perder el respeto por los miembros del órgano de gobierno, la desconfianza y la duda le acosaban y acabó por contárselo a su esposa. Poco después de esto Anakin conoció a Iguni quien después de tener una breve conversación con él, tuvo una visión de Anakin cayendo al lado oscuro, lo que hizo Iguni con esta premonición es desconocido.

Palpatine le cuenta a Anakin Skywalker la Tragedia de Darth Plagueis el Sabio.

Al continuar reuniéndose con Palpatine, el Canciller poco a poco fue sembrando las semillas del lado oscuro en Anakin. Jugando con su miedo de perder a Padmé, le contó la historia de un Lord Sith, Darth Plagueis, que llego a ser tan poderoso que podía evitar que los demás muriesen. Finalmente Palpatine le reveló su propia verdad y le ofreció a Anakin la oportunidad de aprender los caminos del lado oscuro y usar su poder para salvar a Padmé. Anakin se dio cuenta de que Palpatine era Darth Sidious y prontamente informó de esto a Mace Windu, aunque luego se arrepintió atormentándose con las palabras de Palpatine. Mace, después de ordenar a Anakin permanecer en las cámaras del Templo fue junto con otros tres Maestros Jedi—Agen Kolar, Saesee Tiin y Kit Fisto—para arrestar al Canciller. Palpatine se batió con los Jedi, matando a tres de ellos casi instantáneamente. Solo Windu resistió. Él y Palpatine continuaron luchando hasta que el Maestro Jedi gano ventaja, apuntando su sable a la garganta del encogido Sith (aunque Palpatine parecía haber perdido, esto podía ser una simulación para ganarse la compasión de Anakin, su prometedor protegido). Mientras en el Templo Jedi, Anakin estaba obsesionado con un insoportable tormento: con la muerte de Palpatine, perdería toda esperanza de salvar a su mujer del destino de sus pesadillas.

Una elección fatídica del destino

«Corrompido por el lado oscuro, el joven Skywalker ha sido. El muchacho que adiestraste desaparecido ha… consumido, por Darth Vader.»
―Yoda a Obi-Wan Kenobi[fuente]

Mace Windu derrotado por los rayos de Sidious.

Atormentado por visiones de Padmé muriendo sin los conocimientos de Palpatine. Anakin salio disparado del Templo, tomando un aerodeslizador y corriendo al lugar de Palpatine. No tenía claro que es lo que iba a hacer, todo lo que sabía es que tenía que hacer algo. Coincidencialmente, Anakin llegó justamente a tiempo de ver a Windu prepararse para matar a Palpatine.

Como si estuviera previsto, Palpatine atacó a Windu con el relámpago de Fuerza mientras suplicaba a Anakin que le ayudase. A duras penas consiguió reflejar el relámpago de Palpatine, Windu gritó a Anakin que no le escuchase. Durante el auto-inflingido ataque violento, Palpatine comenzó a trasformarse físicamente mientras luchaba por intensificar sus poderes del lado oscuro con su propia energía vital, su rostro se deformó horriblemente y sus ojos se tornaron amarillos. Windu prevaleció y manifestó su deseo de matarlo y acabar con los Sith; sin embargo Anakin le rebatió, afirmando que Palpatine tenía derecho a un juicio, y que ejecutarlo no era el estilo Jedi. Esto estaba de acuerdo con su arrepentimiento de matar a Dooku antes en una situación opuesta, pero más claramente por su miedo a perder la oportunidad de salvar a su mujer de la muerte. Windu ignoró a Anakin preparándose para matar a Palpatine, pero en una imprudente precipitación, el aterrado Anakin desplegó su sable y cortó la mano derecha de Windu. Antes de que Windu pudiera responder, Palpatine uso el relámpago de la Fuerza para enviar al Maestro Jedi a través del destrozado ventanal hacia su muerte.

La fatídica elección de Anakin.

Dándose cuenta por completo de lo que había hecho, Anakin fue asolado por la culpa y cuestionado por sus acciones, pero estaba demasiado agotado emocionalmente y aturdido para resistirse a Palpatine, quien declaro que estaba cumpliendo con su destino. Al rato lo animó para abrazar el lado oscuro y convertirse en su aprendiz. Anakin dijo que haría cualquier cosa que Palpatine deseara; todo lo que quería era salvar la vida de Padmé y su ayuda para conseguirlo. Palpatine le prometió que juntos, encontrarían el secreto, admitiendo tácitamente que él no tenía la habilidad de engañar a la muerte. Anakin se comprometió con la Orden Sith y Sidious lo bautizó con un nuevo nombre: Darth Vader.

El alzamiento de Darth Vader

««Darth Vader era simplemente eso: Un enfermo con una máscara de hierro... Si ... esa máscara inspiraba terror a través de la galaxia... ¡Pero el endeble corazón en su interior estaba eternamente poseído por el lado impotente de la Fuerza»»
―Darth Sidious a Luke Skywalker sobre Darth Vader
[fuente]

Para cuando se dio cuenta de que había sido engañado para hacer realidad sus pesadillas ya no tenia redencion lo que lo lllevaria a ser un mentor para el que queria que fuese el ayudante de su venganza.

Asalto en el Templo Jedi
«Maestro Skywalker, ellos son muy numerosos. ¿Qué podemos hacer?»
―Un joven aprendiz a Vader[fuente]

Darth Vader en cabeza de la Legión 501 a punto de entrar en el Templo Jedi.

Palpatine ordenó a Vader que si quería ganar el suficiente poder en el lado oscuro para salvar a Padmé, debía dirigir la Legión 501 de tropas clon al Templo Jedi y realizar la Operación: Caída del Caballero que era matar a todos los Jedi y padawan que estuvieran dentro. Él cumplió con la orden sin cuestionárselo, masacrando venerables Jedi y niños aprendices también. Algunos niños Jedi se acercaron a él, inconscientes de que él iba a ser su destructor. Las atrocidades hechas por Vader y la Legión 501, resultaron en columnas de humo que se levantaban desde los pilares fácilmente visibles desde el Edificio del Senado. Este sería el comienzo de la Gran Purga Jedi. También secretamente planeaba derrocar a Sidious pronto después de eso para poner orden en la galaxia.

Misión a Mustafar

«¡La guerra se ha acabado! ¡Lord Sidious nos prometió la paz! ¡Solo querem…»
―Nute Gunray, justo antes de que Vader lo matará.[fuente]

Darth Vader en la parte mas salvaje de su misión.

Después de que terminase con el Templo Jedi. Palpatine le ordenó ir al planeta Mustafar, para acabar con el Consejo Separatista y traer la paz al Imperio que pronto fundaría. Vader obedeció, abrazando su odio e ira. Antes de irse, brevemente visitó Amidala y le informó de su nueva misión para poner fin a la guerra para siempre. Cuando él se movió para dejarla, Vader le aseguró que todo estaría bien y le pidió que le esperase.

Vader viajó a Mustafar y utilizó códigos de Sidious para pasar a través de la seguridad de los separatistas. Vader dejó a R2-D2 con su caza para que sus acciones no fueran vistas ni registradas. Él entró en la sala en la que los líderes separatistas estaban y cerró todas las puertas, impidiendo que cualquier miembro del Consejo escapase. Al principio, varios de los líderes con gusto le dieron la bienvenida, antes de que reconocieran su rostro excesivamente publicitado. En medio de su sorpresa no se defendieron el corrupto Vader comenzó entonces su masacre del Consejo Separatista.

Darth Vader sumergido profundamente en el lado oscuro de la Fuerza.

Después de descuartizar a todos los miembros, se dirigió hacía el último que quedaba Nute Gunray, el ex-aliado de Sidious que había invadido y ocupado Naboo antes de ser derrotado por Anakin trece años antes y que había intentado asesinar a su esposa en varias ocasiones durante las Guerras Clon. Antes de morir, Gunray suplicó a Vader, clamando que Lord Sidious les había prometido harían las paces, sin embargo, Vader lo mató, contestando que el Lord Oscuro había querido decir que les harían piezas. El Lord Sith salió silenciosamente de la sala.

Afuera, supervisando el turbulento terreno volcánico, Vader contempló su trasformación y se convenció a si mismo de que lo había hecho por el bien de la República, aunque estaba todavía lleno de culpa por sus acciones, vertiendo lágrimas de arrepentimiento. Mientras tanto, recordó la orden de su maestro de comunicarse con él tan pronto como el enemigo fuese derrotado. Durante esta transmisión, pensó en cuánto planeaba que sus posiciones para cambiasen, y cuán pronto mataría el señor oscuro tan pronto como descubriese una forma de preservar la vida de Amidala. Darth Sidious ordenó a Vader a enviar un mensaje a las naves de la Federación de comercio que todo Ejército Droide Separatista se apagase inmediatamente antes de cortar la comunicación. Al ver la nave de su esposa llegar, abandonó el bunker para saludarla.

Duelo en Mustafar y consecuencias

«¡Se acabó Anakin! ¡La altura me da ventaja!»
«¡No subestimes mi poder!»
«¡No lo intentes!
»
―Obi-Wan y Vader[fuente]

Vader utiliza la Fuerza de estragulamiento en Padmé.

Después de que Obi-Wan informase a la esposa de Vader sobre sus horribles actos y ofrecerle su compresión, ella se fue a Mustafar para tratar de entrar en razón a Vader, temiendo por él y deseando abandonar la vida pública y retirarse a vivir juntos y criar a su hijo. Cuando él escuchó esto, le dijo que era más poderoso que Palpatine y que lo podía expulsar cuando quisiera y que juntos gobernarían la Galaxia, algo que repetiría a su hijo, Luke. Padmé, conmocionada por esta revelación, rechazó su oferta, dándose cuenta de que su esposo se había ido realmente. Ignorado por ella, Obi-Wan se escondió en su nave para encontrar a Vader. Al ver a Obi-Wan, Vader pensó que Padmé lo había traicionado trayéndole para que le matase. Abrumado por su ira y rabia, estranguló con la Fuerza a Padmé hasta dejarla inconsciente. Obi-Wan trató de razonar con su ex pupilo, pero fue inútil, convenciéndose de que estaba corrompido hasta más allá de la redención.

Vader se bate en duelo con su antiguo Maestro en Mustafar.

Vader y Obi-Wan lucharon en una intensa pelea en el complejo de explotación minera y abajo en el exterior, en el río de lava. Durante el duelo y los golpes, activaron por accidente el ordenador que controlaba las instalaciones provocando un gravísimo daño en ellas y desactivando los repulsores. La lucha acabó en las orillas de las corrientes de lava, donde Obi-Wan saltó hacía un lugar seguro, para alcanzar la altura del terreno y pedirle a Vader que aceptara la derrota y que regresara del lado oscuro. Ignorando su fatal desventaja táctica, junto con su aplastante orgullo, Vader en un intento de ponerse a su nivel y destruir a su antiguo Maestro, fue severamente mutilado e inmovilizado por el sable de Obi-Wan, que le cortó sus piernas y su brazo orgánico izquierdo dejando consumiendolo con la ira y el odio.

Con su cuerpo mutilado y su habilidad para usar la Fuerza abrumadoramente mermada, Vader trató de abrirse camino arrastrándose cuesta arriba por el talud, usando solamente su miembro protésico, mientras Obi-Wan y Vader se dijeron sus últimas palabras.

«¡Tú eras el Elegido! ¡El que destruiría a los Sith, no el que se uniría a ellos! ¡El que vendría a traer el equilibrio a la fuerza, no a hundirla en la oscuridad!»
«¡Te odio!»
«Tú eras mi hermano Anakin. Yo te quería.
»
―Obi-Wan y Vader[fuente]

Vader en su cuerpo por ultima vez

Poco después, el calor de la lava prendió las ropas de Vader, quemando gravísimamente su cuerpo. Estaba casi a punto de morir quemado mientras se deslizaba hacia el borde del incandescente río de lava. Obi-Wan recogió el sable láser de las cenicientas orillas del río de lava y se marchó, abandonándole a la voluntad de la Fuerza. El sable láser lo conservó hasta el año 0 ABY. Conforme las llamas se iban apagando, Vader se mantuvo con vida mediante la Fuerza y su inquebrantable determinación, agarrándose para subir hacia lo alto del montículo con su todavía intacto brazo mecánico, moviéndose a duras penas por sus extremas heridas.

Vader ardiendo en llamas por el calor de uno de los ríos de lava en Mustafar.

Darth Sidious percibió que Vader se encontraba en peligro por lo que fue rápidamente a Mustafar, solo para encontrarse a un moribundo y abrasado Vader a las orillas del río de lava. Lo llevó de vuelta a Coruscant y reparó sus mutilaciones mediante una intensa reconstrucción cibernética en el Centro de Reconstrucción Quirúrgica del Emperador Palpatine, fue operado por los mismos droides médicos que habían transformado al General Grievous. Palpatine ordenó a los droides médicos que mantuvieran a Vader despierto durante la proceso para que el dolor avivase su rabia y por tanto su poder. Sus nuevos brazos y piernas robóticas fueron actualizados a la misma versión tecnológica que transformó a Grievous en un cíborg. Al renacer como cyborg, Vader preguntó a su Maestro por Padmé. Sidious le dijo que al parecer, él mismo, llevado por la ira, la mató. Ni Vader ni Palpatine sabían que ella había dado a luz a unos gemelos poco antes su muerte. La noticia destrozó a Vader, ya que perdió a su amada y no encontró consuelo durante los siguiente años.

«Ahora es más una máquina que un hombre; malvado y cruel»
―Obi-Wan Kenobi[fuente]

Las extremidades de Vader son reconstruidas con prótesis.

Abrumado por su desesperación en la creencia de que había matado a su mujer y a su hijo nonato, lo cual parecía una aparente profecía cumplida, Vader destrozó los droides médicos y las instalaciones mediante el uso de la Fuerza. Rompió sus ataduras en la mesa de operaciones y a duras penas pudo andar bajo el peso de sus nuevas prótesis y armadura. Palpatine sonrió al darse cuenta de que el odio de Vader le serviría muy bien. La única cosa que le quedaba a Anakin en su vida era su servicio al nuevo Emperador.

La personalidad de Darth Vader se volvió incluso más distinta de Anakin Skywalker debido al gran daño físico y psicológico que cambió por completo su apariencia y su carácter. Su armadura limitó su visión, restringió sus movimientos y causó una frustración extrema en Vader (al menos en los primeros años), pero fue recobrando poco a poco su estilo integro de lucha, para compensar la carencia de movilidad por la coraza que llevaba.

Como Darth Vader, Anakin se convirtió en un poderoso recurso para el recién aparecido Imperio, sirviendo como un amenazante, Cazador de Jedis, Comandante Supremo de la Flota Imperial y Ejecutor del Nuevo Orden de Palpatine.

Sirviendo al Emperador

«Tú no conoces el poder del lado oscuro. Debo obedecer a mi Señor.»
―Vader a su hijo.[fuente]

Darth Vader, Darth Sidious y el Gran Moff Tarkin supervisan la construcción de la Estrella de la Muerte.

Ahora en posesión de una gran cantidad de poder, Vader empezó a establecer su posición como verdugo personal de Palpatine. Aunque tenía mucho dinero, Vader solo se permitió pocos lujos. Entre ellos estaban su retiro personal en Coruscant y el castillo Vast en Vjun.[24] La Legión 501, la división de soldados de asalto que lideró en el exterminio de los Jedi en el Templo Jedi, se convirtió en su guardia personal. Las acciones que tomaron bajo el nombre de Vader en el curso de la Guerra Civil les dio el nombre del "Puño de Vader".[25] Vader pilotó un interceptor ligero Eta-2 clase Actis negro durante algunas de sus primeras misiones para Palpatine a medida que la Gran Purga Jedi continuó, a veces flanqueado por cazas estelares Alfa-3 clase Nimbus Ala-V. Su nave de comando personal durante éste tiempo fue el Destructor Estelar clase-Imperator Exactor.

Una de las misiones más notables comandadas por Vader fue al planeta Honoghr, que había sido devastado por la toxina Separatista Trihexalophine1138 durante las Guerras Clon. Prometió a los nativos Noghri que el Imperio restauraría el ecosistema de Honoghr, a cambio de su servicio al Imperio como asesinos.

Murkhana

Represión a los amotinados

Una de las primeras misiones de Vader fue viajar a Murkhana para tratar con traicioneros soldados clon que habían facilitado el escape de sus antiguos comandantes Jedi, en vez de cumplir la Orden 66. Recibido por el Comandante Clon Salvo, Vader decidió no perder tiempo, confrontando al traidor Equipo Ión. Aunque intentaron defenderse, los comandos no fueron rivales para Vader, y se vieron obligados a huir, mas el Lord Sith pudo matar a dos de ellos.[26]

Sin embargo, inmediatamente después, Vader se enfrentó a la Jedi Bol Chatak, quien se disfrazó como una mercenaria retirada de las CSI y se escondió en las líneas enemigas. Chatak quiso recompensar al equipo CIón por salvar su vida matando a Vader, atacando al Lord Sith. A pesar de ser capaz de infligir una herida en el antebrazo de Vader, él la terminó derrotando, cortándola el brazo con el que sujetaba su sable de luz y decapitándola. No obstante, derrotar a Chatak fue considerablemente difícil para Vader, ya que aún se estaba adaptando a su armadura de soporte de vida. El peso de la armadura dejó a sus habilidades de duelo muy afectadas, y su previamente formidable técnica fue reducida a una sombra artificial y cruda. Al final, solo pudo derrotar a Chatak gracias a su altura y envergadura, así como el aguante que le daba su armadura. Chatak fue la primera Jedi que Vader mató con su nuevo sable de luz Sith, que construyó unas pocas semanas antes.[26]

No obstante, los compañeros de Chatak—Roan Shryne y Olee Starstone—pudieron escapar. Permaneciendo escondidos en las líneas enemigas mientras Chatak fue muerta, se las arreglaron para romper filas cuando Vader se fue, huyendo a la capital de Murkhana y conociendo a uno de los contactos criminales de Shryne—el jefe criminal Cash Garrulan. Desafortunadamente para ellos, Vader no se había rendido; tras enfrentarse a Garrulan, Vader pudo deducir la localización de los Jedi haciendo lo contrario de la acción sugerida por Garrulan.[26]

Persiguiendo a los Jedi sobre Murkhana en su caza estelar, los perdió cuando su nave se agarró a un anillo hiperespacial dejado por Garrulan para huir. A pesar de haber matado a uno de los Jedi y exponer a Garrulan como un traidor, Vader consideró la misión un fallo.[26]

Kessel

Vader confrontando a los Jedi reunidos en Kessel.

Vader: «¿DÓNDE ESTÁ OBI-WAN KENOBI?!»
Potkin: «¡No está aquí, Sith! ¡Su nombre te ha hecho caer en la trampa!»
Vader: «El primero que me diga dónde puedo encontrarlo, vivirá. Los demás, morirán.»
— Vader demandando la localización de su antiguo maestro de Shadday Potkin [fuente]

Reunión en Alderaan

Más tarde, el Emperador envió a Vader a Alderaan para recuperar al senador disidente Fang Zar, que buscó refugio con Bail Prestor Organa durante el despertar de la formación del Imperio. Acompañado por Sate Pestage, confrontó a Organa antes de buscar el palacio del Senador. Usando su cibernéticamente mejorada vista y oído en su ventaja, Vader se encontró con Zar, quien estaba siendo evacuado de Alderaan por un equipo de contrabandistas liderado por Roan Shryne.[26]

Desde que escaparon de Murkhana, Shryne y Olee Starstone se habían unido a la tripulación de contrabandistas capitaneada por la madre de Shryne; Jula. Su nueva tripulación había sido contratada por Fang Zar para hacerle escapar antes de que lo hiciesen los Imperiales. Tras perseguir al Jedi y los contrabandistas por el palacio y sus alrededores, Vader finalmente pudo derrotar a Zar justo cuando estaba subiendo a la nave de los contrabandistas; el Bailarín Borracho; lanzando su sable de luz hacia el desdichado senador.[26]

Zar sucumbió a sus heridas poco después. Sin embargo, Vader se tomó la misión como una fallo, pues su objetivo había sido tomar a Zar vivo.[26]

Devastación de Kashyyyk

Vader luchando contra dos jedis mientras la 501 ataca el planeta

Cuando regreso a Coruscant para perfeccionar sus habilidades, Vader fue reprochado por el emperador antes de ser enviado fuera del planeta otra vez. Dedicándose a la caza de los fugitivos Jedi, Vader comenzó negociaciones con Wilhuff Tarkin, que había descubierto una nave sospechosa viajando hacia Kashyyyk. Los dos pensaban que esa nave era de los Jedi, pero Tarkin convenció a Vader para permitirle llegar a Kashyyyk, por lo que podrían usar su presencia en el planeta como una excusa para atacar y ocupar el mundo. La motivación de Tarkin fue la esclavitud de la raza Wookiee para usarlos como obreros en la construcción de la estrella de la muerte.

Luego de una reunión con los varios almirantes imperiales que estaban al mando de la invasión, Vader anuló sus deseos para bombardear el planeta desde la órbita, porque el objetivo era la captura de los Wookiees, no su destrucción. Sin embargo, su verdadera motivación era permitirle cazar a los Jedi por todo el planeta. Cuando empezó el ataque, las fuerzas imperiales fueron reprimidas inicialmente, debido al uso ingenioso que los Wookiee hicieron de vehículos civiles adaptados y capturado del material de guerra separatista de las Guerras Clon. Vader se acercó a la ciudad de Kachirho a bordo su lanzadera para atacar al Jedi escondido allí, fue contactado por los almirantes e informado de la situación. Siguiendo los consejos de su comandante clon Appo, a regañadientes ordenó un bombardeo orbital de todas las ciudades Wookiee, pero con órdenes para salvar a Kachirho para el final, ya que estaría en el suelo allí. Aterrizando en una plataforma en Kachirho, Vader y su grupo de soldados de asalto desembarcaron y comenzaron a luchar abriendose camino a través de los guerreros Wookiee.

Con el fin de evitar más víctimas de los Wookiee, los Jedi se revelaron. Olee Starstone había interrumpido desde entonces de Roan Shryne, que desde entonces se había sumado al bailarín borracho, ahora encabezando a un grupo de Jedi sobrevivientes que habían localizado. Vader ordenó a los soldados de asalto que se concentrasen en los Wookiees, dejándole los Jedi a él. Siadem Forte y Iwo Kulka rápidamente atacaron Vader, intentando desequilibrarlo mediante el uso de formas radicalmente diferentes de sable de luz. Sin embargo, Vader fácilmente los mantuvo alejados, utilizando ataques de precisión giros de poder y velocidad para poner fin a su lujo girando, interrumpiendo su ímpetu y enviarlos hacia la vacilación.

Vader matando dos jedis y los wookies que los protegen

Olee Starstone quedo repentinamente sola contra el Lord Sith. Starstone intentó derribar a Vader con un repentino aluvión ofensivo, pero se dio cuenta de que Vader sólo estaba permitiéndole ventilarse. Interrumpiendo para reevaluar su estrategia, sin quererlo ella le permitió Vader obtener la ofensiva. Sin embargo, antes de que pudiera terminar con Starstone, los soldados de asalto de Vader fueron repentinamente abatidos por una nave de contrabandistas que acaba de aparecer. Roan Shryne saltó del bailarín borracho, usando sable de luz de Siadem Forte que acababa convocar en su mano y matando a Appo en el proceso. Al enfrentarse a Vader, Shryne había proporcionado a Starstone y los otros Jedi sobrevivientes con una oportunidad de escapar.

Los dos se enfrentaron, Shryne logró mantenerse en pie sin ayuda contra el asalto implacable de Vader, anotando incluso varios golpes. Sin embargo, su batalla fue interrumpida por el bombardeo orbital Imperial. Aunque ambos sobrevivieron, la nave que traslado a Vader fue destruida por el fuego antiaéreo. Luego de la explosión reanudaron su combate, Shryne había deducido que la debilidad del traje de Vader era el panel de control montado por el pecho. Sus intentos para atacar el panel obligaron a Vader a adoptar un método combate defensivo que dejó a sus miembros expuestos, finalmente incitándolo a recurrir a un asalto telequinético. Destrozando la madera de las rampas y plataformas en Kachirho, Vader arrojó los restos al desventurado Jedi, golpeandolo y tirándolo de la plataforma en la que lucharon.

Caído a un piso más abajo, yacía Shryne gravemente herido. Saber que Shryne iba a morir de todos modos, Vader rematar al Jedi, rebelándole su identidad de Anakin Skywalker como alternativa. Como Shryne murió, el Imperio ganó la batalla de Kashyyyk. Después de la batalla, la existencia de Vader y su posición como ejecutor de Palpatine recibieron un anuncio público.

Talismán Muur

Vader y sus tropas contra Celeste Morne luchan por el Talisman Muur

Consciente de que no podia derrocar a Palpatine y convertirse en el nuevo maestro Sith por sus propios medios, Vader comenzó una búsqueda secreta para un aprendiz, o algo que podría aumentar su propio poder. Finalmente, empezó a buscar un antiguo Sith artefacto conocido como el Talismán Muur. Después de interrogar a un científico llamado Janks, se enteró de una misteriosa caja que llevaba la nave 'Janks, el Uhumele. Vader contactó a Fane Peturri, un conocido historiador y tendió una trampa para la tripulación del Uhumele. Vader emboscó el grupo en una remota luna y descubrió que el cajón en su posesión era nada menos que de Lord Dreypa, un artefacto para contener el Muur Talismán y los Jedi que se lo pusieran.

Vader abrió el nicho, liberando a la Sombra Jedi Celeste Morne de su sueño de 4.000 años. Cuando Morne se enteró de los Sith estaban en control de la galaxia, ella inmediatamente atacó a Vader. El Lord Sith fácilmente le mantuvo a raya y se burló de ella con una oferta para ser su aprendiz. Ella lo rechazó con vehemencia, y Vader comenzó a considerar la idea de tomar el talismán para aumentar su propio poder. Sin embargo, se mantuvo cauteloso de la idea, refirió que aunque lo usó para destruir a Sidious, él ser esclavizado al artefacto, en última instancia sólo cambiaria a un amo por otro. Sin embargo, antes de que Vader pudiese tomar una decisión, Morne entro en acción. Renuente a dejar que el Lord Sith fuese poseído por el espíritu de Karness Muur, Morne utilizo el talismán paratrnsformar a todos los seres humanos en los alrededores en rakghouls. Tomado por sorpresa por el giro de los acontecimientos, Vader huyó hacia su nave y partió. Mientras que él considera esta expedición una falla, se negó a abandonar su búsqueda para un aprendiz.

Celeste Morne contra Darth Vader

Cuando regreso a Coruscant, Vader oculto el incidente de Sidious, una tarea razonablemente sencilla, ya que no hubo casi que ningún testigo excepto Morne, que estaba ubicada en la luna y el equipo de Uhumele, que estaban en fuga. Sin embargo, para su sorpresa, él aprendió que un Jedi llamado Dass Jennir formaba parte del equipo de Uhumele. El maestro de Vader le aseguró que él no necesitaba seguir preocupado con los Jedi, que fueron esparcidos y divididos, Sidious tenía un plan para ellos. El anciano Lord Sith envió entonces a Vader al planeta Bandomeer, donde los equipos de minería se negaban a honrar sus contratos con el Imperio. Vader sólo podría reflexionar sobre por qué su maestro no lo implicaba en su plan o si tenía conocimiento de la muerte de Peturri.

Después haber subyugado a los mineros exitosamente, Vader se reunió con el comandante Vill donde el clon dio un informe completo. Vader le preguntó a Vill si todos los clones que siguieron la orden 66, podrian atacarlo si el emperador lo ordenaba. Vill declaró que, si existiera una orden, no tiene la autoridad para divulgarlo. Viendo que esa respuesta tan buena como una confirmación, Vader lo ahorcó con la fuerza l y lo arrojó desde un acantilado para que no pudiese informarle a Sidious. Cuando un clon que se acercaba pregunto qué paso con Vill él le dijo que se resbaló y cayó al vacío.

Soldados bajo Fuego

Vader inspeccionando la Prisión Imperial ISO-L8

Algún tiempo luego de la instauración del Imperio, Vader llegó a la prisión Imperial ISO-L8 para interrogar a Janks sobre Dass Jennir, ignorando las órdenes del emperador. Sin embargo, antes de que tuviese la oportunidad, un asesino llamado Falco Sang había interrogado y asesinado a Janks, con la intención de asesinar a Jennir debido a su participación anterior en la matanza de Dezono Qua. A pesar de su fracaso, así como la irritación del emperador en la obsesión de Vader con cazar a los Jedi, Vader no obstante tuvo la tarea de localizar Sang. Finalmente localizó a ambos Jennir y Sang en el mundo del desierto de Prine. Aunque había perdido a su principal objetivo con la fuga de Jennir, sin embargo logró capturar a Sang mientras también confiscaba su nave, también le encerro en un centro de entrenamiento en Coruscant para entrenarlo con el propósito de matar a Jennir cuando eventualmente se encuentren uno a otro.

Darth Vader contra Sha Koon

Cuando una Caballero Jedi llamada Sha Koon que escapó a la matanza de Darth Vader durante la operación: caída del caballero el año anterior, contactó con el Emperador Palpatine y trató de engañarlo haciéndole creer que quería convertirse en su nueva aprendiz Sith, Vader fue enviado a lidiar con ella así que entró en los niveles bajos donde Koon había hecho de su casa, que fue atacado por criaturas conocidas como Cthons que eran controladas por Koon con la fuerza. Los Cthons lanzaton una red electromagnética sobre Vader que casi paralizo el soporte vital del Sith. Sin embargo, pudo liberarse y matar a los Cthons brutalmente y volver su atención hacia Koon enfocándose en la antigua Jedi. Explotó un duelo con sables de luz y Koon pudo herir a Vader en el pecho, antes de que Vader tomara la delantera y finalmente la matase por empalando su sable en ella después de capturarla por la garganta con la fuerza de agarre. En sus momentos finales Koon tuvo una visión que le mostro la redención de Vader y la reconstrucción de la orden Jedi y con esa visión, ella murió en paz.

Pavan y Olin

Pavan contra Vader.

Un año más tarde, mientras se recupera de sus heridas ocasionadas por otro fugitivo, Vader fue obligado a regresar al Templo Jedi en Coruscant. Llegó a tiempo para encontrar al Inquisidor Malorum teniendo dificultades con los intrusos. Vader había ridiculizado a Malorum por tener dificultad en la captura de los intrusos divulgando su fracaso, para disgusto del Inquisidor, quien tenía planes de sustituir a Vader como aprendiz del emperador. Vader fue incluso tan lejos como para sugerir Malorum hizo explotar el templo para asegurar las muertes de los intrusos, aunque él sabía muy bien que el Inquisidor no intentaría nada tan grave. Los dos también pelearon por la ineficiencia de Malorum al tratar con el grupo secreto de resistencia, los borrados. Cuando Malorum mencionó a Vader sus hallazgos en Polis Massa, el Lord Sith lo mantuvo en un ahorque de fuerza y su ira comenzó a derrumbar las paredes de la sala, exponiendo a Ferus Olin su antiguo rival y su compañero Trever Flume. Como consecuencia de la falta de Malorum para capturar a los intrusos, Vader dejó escapar al par.

Poco tiempo después, Vader recibió órdenes del emperador para ir al planeta Samaria, donde el sabotaje de los sistemas informáticos había causado que el planeta entrase en el caos. Mientras buscaba al saboteador, se encontró otra vez a Ferus Olin. Esta vez, sin embargo, Olin tenía la protección del emperador y no podría ser arrestado. Después de esta reunión, sin embargo, Vader tenía mucho que reflexionar sobre el cambio aparente de lado de Olin. Algún tiempo más tarde, Vader fue asignado a la guarnición Imperial en Bellassa. Sin embargo, después de la captura de Roan Lands— uno de los once miembros de la resistencia, y una vez más exponiendo la traición de Olin, el emperador intervino en nombre de Olin y reasigno a Vader a una guarnición problemática en construcción en las montañas de Bellassa. Aunque, Vader se enfrentó a Olin una vez más en el Templo Jedi y los dos combatieron en un duelo de sables de luz. Olin finalmente reveló que sabía del matrimonio de Vader y Amidala, pero tuvo poco efecto en Vader, y los dos lucharon usando el lado oscuro con regularidad. Finalmente, Olin se retiró a la sala del Reactor del templo y lanzó un holocrón Sith que había recibido de Palpitine en el reactor. Mientras Olin estaba distraído Vader se encontró con él y usó la fuerza para arrojarlo contra la pared. Vader entonces usó la fuerza para casi estrangularlo y lo dejó morir. Luego usó el prototipo estrella de la muerte para destruir el asteroide secreto base utilizado por Olin para sobrevivientes de refugio de la orden 66, usando las coordenadas de las cuales había dado la espía Eve Yarrow.

Ferus contra Vader.

Otros supervivientes de la orden 66 eliminado por Vader incluyen a Empatojayos Brand, quien se vio obligado a vivir el resto de su vida dentro de un traje presurizado, y Halagad Ventor, quien interrogó a Vader para obtener información sobre otros Jedi sobrevivientes. Más de los sobrevivientes encontrados por Vader incluyen a Qu Rahn y Kento Marek.

Darth Vader posteriormente participó en el crepúsculo, una operación secreta, a gran escala llevada a cabo por el Imperio. Parte de la operación se ocupó de crear un suero diseñado para borrar tan lejos como hasta 50 años de memoria en una persona una vez inyectado. Participó personalmente en la operación en parte para eliminar sus recuerdos de Amidala, de su memoria, así como su culpabilidad de matarla que continuó persiguiéndolo. Sin embargo, después de que supo que no sólo destruyeron cualquier dato escrito para el suero por un dúo de Jedi, sino que la jefe del proyecto, Jenna Zan Arbor, fue inyectada con el suero, eliminando así cualquier posibilidad de recrear el suero, ejecutó a Arbor por su fracaso. Sin embargo, el proyecto fue diseñado también para perseguir y eliminar a los líderes de un movimiento rebelde temprano en un solo golpe. Se las arregló para lograr esto a través de una agente para espiar en sus filas, y para poder capturarlos, tenía un Destructor Estelar equipado con un superláser para destruir el principal escondite rebelde, junto a la mayoría de los dirigentes.

La búsqueda de Garoche Tarkin

Darth Vader y la Legión 501 durante una misión para rescatar a Garoche Tarkin.

«Debes encontrar al Almirante Tarkin y traerlo a casa.»
―Palpatine[fuente]

Aunque Darth Vader había renunciado a su anterior identidad como Anakin Skywalker para aceptar plenamente el lado oscuro de la fuerza, lo hizo tan sólo en apariencia. Los sacrificios que hizo ascender para una posición de poder, en segundo lugar solamente al emperador, infligieron heridas psicológicas profundas que dejaron a Vader en un constante estado de depresión y agitación emocional. En secreto, él se afligía sobre las consecuencias de sus acciones que llevaron a la muerte de su esposa y la casi destrucción de la Orden Jedi. Su culpa le hizo soñar sobre una vida que pensó que podría haber sido suya si hubiese matado a Darth Sidious, en lugar de salvarle de Mace Windu. En sus sueños de una vida “alternativa", Anakin Skywalker había matado al último Señor Oscuro de los Sith. Con Sidious muerto, Skywalker nunca se convirtió en Darth Vader y la República nunca se transformó en el Imperio Galáctico. Padmé Amidala no sólo sobrevivió el nacimiento de su hijo Jinn Skywalker, sino que también estaba embarazada nuevamente, en la época cuando Skywalker ascendió al rango de gran maestro de la orden Jedi.

Fuera de sus sueños, sin embargo, Vader intentado consolidar su debilitado cuerpo concentrándose totalmente en toda su rabia y odio, alimentando así el lado oscuro dentro de él. Sin embargo, una parte de él todavía tenía sobre el amor que tenía por Amidala, haciéndole pensar en ella mientras aguantando el dolor atroz de tener sus prótesis reponerse. A mitad del 18 ABY, casi un año después del final de las Guerras Clon, el Emperador Palpatine convocó a Vader a su trono con el Moff Wilhuff Tarkin y el capitán Shale a su lado. El señor oscuro informó a su aprendiz que el hijo del Moff Tarkin, el Almirante Garoche Tarkin había desaparecido recientemente en una expedición a aniquilar a un grupo de insurgentes en el sistema de Atoa de la nebulosa fantasma. Pero Moff Tarkin carecía de fe en la capacidad de Vader para recuperar a su hijo vivo, tampoco dudó a expresar su opinión baja del aprendiz del emperador en presencia de Vader. Así que, pidió que el capitán Shale, un amigo de Garoche desde sus días en la Academia Imperial, debiera ser asignado a la misión. Vader no tenía ningún deseo de tener a Shale siguiéndolo como una "sombra", pero su objeción fue revocada por la última palabra del emperador en la materia. Por lo tanto, Vader y Shale salieron de Coruscant en un Destructor Estelar clase Imperial I; el emperador personalmente asignado dos batallones de la Legión 501 a servir Vader durante la búsqueda del hijo desaparecido de Tarkin.

Escaramuza en Atoa

Voca ayudando a su General

Vader: «Barre el área otra vez. Ejecuta a cualquiera con edad suficiente para sostener un arma. Luego quema la ciudad»
Voca: «¿Y estos prisioneros?»
Vader: «Ahóguenlos»
―Darth Vader y Comandante Voca [fuente]

Después de llegar en el sistema Atoa cuatro días más tarde, Darth Vader comenzó su búsqueda del Almirante Tarkin en el planeta Atoa. Debido a la falta de información del imperio en el planeta natal de los Atoan, Vader trajo una compañía de soldados de asalto a Atoa para prepararse para la batalla contra los nativos hostiles. Una vez que descubrieron una ciudad poblada por los civiles Atoan, el comandante Voca informó que la ciudad también estaba protegida por una fuerza armada de Atoans; Vader ordenó inmediatamente a los clones que matasen a los soldados Atoan sin piedad.

Los soldados de asalto obedecieron al Lord Sith sin preguntas o dudas. Desatando un ataque brutalmente eficaz contra los Atoanianos, Vader tomó el frente y condujo una carga en la ciudad hasta que fue sorprendido momentáneamente por un francotirador solitario. El capitán Shale, escoltado por un escuadrón de comandos de asalto, asistido por Vader usando sigilo a hurtadillas en el francotirador para dejarlo inconsciente. Cuando cayó el último de la resistencia, Vader ordenó al comandante Voca que reuniese a los sobrevivientes de nativos y los llevase a la orilla de un río congelado a las afueras de la ciudad. Pero su interrogatorio del prisionero no revelo información útil sobre el paradero de Tarkin. Así, Vader ordenó a Voca que ejecutase a todos los habitantes de la ciudad que eran suficientemente grandes como para manejar un arma antes de quemar la ciudad entera en el suelo; los presos debían ser ahogados en el río.

Sin embargo, antes de que Voca pudiese ejecutar comando del Lord Sith, un trío de sacerdotes Atoan abordo a los imperiales utilizando un barco para cruzar el río. Antes de Voca o Shale pudiesen abrir fuego, Vader ordenó que se detuvieran. Una sacerdotisa llegó adelante en paz y se presentó como Lady Saro, la suma sacerdotisa de Atoa. Ella le prometió a Vader ayudar a encontrar lo que buscaba.

La Alianza con Lady Saro

Vader y Shale discutiendo con Lady Saro.

Darth Vader: «Estoy de acuerdo con sus términos. Una vez encontramos Almirante Tarkin, este sistema es suyo. Pero le Jurara lealtad al emperador.»
Lady Saro: «Claro. Incluso a construire templos en su honor si usted lo desea, Lord Vader.»
―Darth Vader y Lady Saro [fuente]

Sin embargo, la asistencia de Saro no era para nada gratis. A cambio de su ayuda en la búsqueda de los imperiales para Almirante Tarkin, ella pidió que Darth Vader apoyase su intento por convertirse en la soberana del sistema Atoa. Su petición sólo sirvió para enfurecer al Lord Sith, que pensaba utilizarla para recibir cooperación incondicional por entonces. Sin embargo él podría no dañarle ya que no hubo ninguna otra pista que condujera a Tarkin. Por lo tanto, recurrió a sus métodos de persuasión a través del miedo. Después de regresar a su Destructor Estelar con Lady Saro como su "huésped", el capitán Shale llevo a la sacerdotisa a la cámara médica de la nave donde Vader había disecado el cuerpo de un prisionero Atoan. Pero cuanto más trataba de intimidar a Lady Saro, más estaba su suelo, hasta el punto donde ella corría el riesgo de ejecución después de revelar cómo aprendió a hablar básico Imperial por la ingestión de la lengua de un soldado de asalto, matándolo en el proceso.

Cuando quedó claro que Lady Saro no hablaría hasta que Vader accediera a su términos, ella fue enviada a la cubierta dieciséis y puesta bajo custodia mientras Vader regresó a la disección del cuerpo del prisionero Atoan. Una vez que lady Saro se había ido, Shale intercedió con Vader para ayudarla. El capitán pensó que estaban perdiendo el tiempo rechazando su condición única y que el emperador había hecho Moffs de hombres menos dignos. Por lo tanto, no hubo ningún daño real en negar su control del sistema Atoa, siempre y cuando ella jurarase su lealtad al Imperio Galáctico. Vader había ignorado a Shale al principio, pero luego perdió su temperamento y lo agarró por el cuello a través de la fuerza, recordándole que el comando de la misión recaía en manos de Vader únicamente. Shale rechazo la amenaza de Vader y respondió con una advertencia propia que Moff Tarkin personalmente garantizaría que Vader nunca tendría otro comando otra vez sí fallaba al rescatar a Garoche Tarkin. Aunque claramente enfurecido y la tentado de matar al oficial Imperial por su insolencia, soltó a Shale de su agarre y se fue a meditar en privado en la oferta de Lady Saro.

Una vez más, él soño sobre su vida de fantasía, donde seguía siendo Anakin Skywalker. En su sueño, "Skywalker" y su hijo que Jinn estaban proporcionando moral apoyan a una nerviosa Padmé Amidala. Originalmente estaba convencida de que la Galaxia estaba harta de los políticos; que el Senado necesitaba un Jedi dirigir la República Galáctica después de la debacle con Palpatine y su fallido intento de asegurar el poder ilimitado a través de las Guerras Clon. Sobre todo, sin embargo, Amidala estaba asustada de que ella tomaría las decisiones incorrectas como nuevo Canciller Supremo. Pero Anakin y Jinn ambos le aseguraron a Amidala que no sólo creían en ella, sino que también estarían a su lado mientras ella se esforzaba para asegurar que su tiempo como Canciller daría una nueva edad dorada de paz y prosperidad para la República Galáctica. Pero su sueño de "ensueño" y la felicidad de su "ser suplente" fue demasiado para Vader para manejar emocionalmente, así que al despertar estaba con la misma angustia y pesar sobre sus acciones que destruyó la vida que podría haber sido suya.

Vader Combatiendo en su interceptor

Después de recuperarse de la terrible experiencia de sus sueños, Darth Vader se acercó a la señora Saro con una respuesta a su petición sólo a cambio de encontrar Almirante Tarkin y aunque todavía estaba menos dispuesto a aceptar su solicitud, Vader regañadientes aceptó que Lady Saro gobernase sobre el sistema Atoa, siempre y cuando reconociese al Emperador Palpatine como su Señor y soberano. Con el acuerdo de Vader finalmente asegurado, Lady Saro dirigió al Lord Sith en la dirección a donde el Destructor Estelar del desaparecido Almirante Tarkin se encontraba. Al llegar a destino de la nave, Vader pilotó su caza estelar personal para obtener un vistazo a los restos de la nave de guerra inmensamente dañada. Estuvo acompañado por Shale y Voca, así como un escuadrón de Bombarderos Ala-V.

Pero justo cuando Voca señaló que el daño para el Destructor Estelar indica que fue destruido desde dentro por sabotaje, los imperiales pronto quedaron atrapados en un ataque sorpresa por cazas estelares Atoan. Sin embargo, incluso con el factor sorpresa, eran incapaces de competir contra los bienes tecnológicos superiores del Imperio. Antes de concluir la escaramuza en el espacio, Vader capturó a un piloto Atoan, a quien mantuvo vivo lo suficiente para un interrogatorio. Después de que Vader aprendió todo lo que quería saber antes de la muerte del piloto, contactó con el Emperador Palpatine mediante un holograma para proporcionar a su maestro con un informe actualizado sobre la situación de la misión. Palpatine confió en Vader personalmente el cuidado de que nada le ocurriese al Almirante Tarkin, a quien vio como un activo prescindible que podría cambiarse en cualquier momento. La única razón por la que el emperador autorizó a una misión de rescate fue debido a padre de Garoche, era el Moff Wilhuff Tarkin, que había demostrado ser un valioso aliado en el nuevo orden.

Para obtener la aprobación de su maestro, Vader sugirió que debían matar a Garoche Tarkin en lugar de rescatarlo. Creía que la muerte del Tarkin más joven empujaría Moff Tarkin cada vez más en la oscuridad, así que le permitiría comprometerse completamente con la completa destrucción de los enemigos del Imperio. Para asegurar que el Moff no sospechara cualquier juego sucio en la desaparición de su hijo, Vader dijo que cubriría hasta su participación al poner la culpa en los insurgentes Atoan. Palpatine estaba bien contento con la propuesta de Vader y autorizo secretamente su aprendiz para proceder con el nuevo plan. A su regreso al puente, Vader ordenó comandante Voca que reuniese la Legión 501 y se prepararse para un asalto por tierra en el mundo desconocido donde Garoche Tarkin supuestamente fue hecho prisionero. El asalto, sin embargo, era simplemente una distracción para que Vader y Shale lanzaran un ataque furtivo a los insurgentes con la ayuda de los comandos de asalto.

Un intento de "rescate" fallido

Vader liderando la lucha en tierra

«La ciudad se hunde. Trae nuestras fuerzas hacia el Destructor Estelar. Y entonces hablaremos de estos cargos contra almirante Tarkin. Tu amigo.»
―Lord Vader[fuente]

Los esfuerzos de la fuerza de asalto Imperial se vieron dificultados por el hecho de que el planeta estaba cubierto prácticamente en pozos de alquitrán que estaban peligrosamente calientes y potencialmente inflamables. Añadido a sus complicaciones estaba el hecho de que su destino, una ciudad de Atoan, fue construida como un barco que podía viajar en los pozos de alquitrán. Esto dificultaba a los caminantes AT-AT Imperiales considerablemente lento infligir daño dentro de la gama de la ciudad. Así, varios caminantes y escuadrones de clones se perdieron debido a la presión de movimiento a través de los pozos de alquitrán bajo fuego enemigo al mismo tiempo. Cuando los Atoans estaban convencidos de que habían escapado de la persecución imperial, Vader y Shale ejecutaron a su misión sigilosa utilizando una cañonera LAAT Imperial para embarcarse a la ciudad. Mientras Vader y su escuadrón de comandos de asalto se infiltraron en la ciudad a través de una ruta, el capitán Shale y Lady Saro siguieron un camino diferente para el bloque de la prisión con su propia unidad de escolta de comandos.

Ambos grupos mataron su justa parte de guardias Atoanianos sin alertar a toda la ciudad. Al llegar a lo que ellos pensaban era la celda de Tarkin, sin embargo, Vader sólo encontró el droide de protocolo del Almirante. El droide fue encomendado a dar un "regalo" a cualquier Imperial que viniese a buscarlo. Pero el "regalo" resultó ser una bomba y Vader, dándose cuenta de la trampa en el último momento posible, advirtió a sus tropas y Lady Saro para refugiarse. Aunque Vader fue atrapado en medio de la explosión, sobrevivió casi sin lesión a sí mismo, a pesar de sostener daño sensible a su armadura. Enfurecido por tal un inesperado giro de los acontecimientos, el Lord Sith ignoro el sigilo para concentrarse en el acercamiento directo un asalto rápido y abierto en el puente de la ciudad.

Gracias a las habilidades del capitán Shale y los comandos de asalto, la captura de la tripulación del puente fue alcanzada fácilmente con poco esfuerzo; Vader detuvo personalmente al capitán femenino Atoan. Sin embargo su última ronda de interrogatorios resultó ser tan ineficaz como los últimos a través de la misión. A pesar de no tener una comprensión clara sobre por qué el Almirante Tarkin había tendido una trampa para sus rescatadores imperiales o cual que era su relación exacta con los Atoans, Vader llegó a sospechar que el almirante era un traidor al Imperio. Después de que varios presos fueron ejecutados sin piedad en manod de Vader, los imperiales volvieron al Destructor Estelar. Poco después, Vader tenía otro sueño de su vida alternativa, sólo que esta vez que él alucino que Padmé estaba advirtiéndole que debia "despertar" a causa de los asesinos que venían para acabar con él. En ese momento, Vader despierta para encontrarse a sí mismo rodeado por los comandos de asalto de pizarra, todos ellos con sus armas apuntando hacia él. Activo su sable de luz de repente después de darse cuenta de que Shale había traicionado el imperio y de alguna forma incitado a los comandos en escenificar un motín contra el Lord Sith.

Motín

Escapando de la Emboscada

Voca: «Es un motín, Lord Vader! Han ejecutado a todos los oficiales y bloqueado la matriz de comunicaciones»
Vader: «Nada de eso importa ahora, comandante Voca. Recoge a tus hombres y Sígueme»
―Darth Vader y Comandante Voca [fuente]

Mientras Vader buscaba en su nave de guerra a Shale y los otros traidores, se encontró al comandante Voca y sus hombres inmovilizados por el fuego de bláster de los comandos de asalto. Con la asistencia de Vader, Voca y los soldados de asalto tuvieron su oportunidad de matar a sus atacantes. Pero poco después la reagrupación con sus soldados leales, el Destructor Estelar fue críticamente dañado por varias explosiones que tuvieron lugar en todo el Destructor Estelar, reflejando así la misma forma de sabotaje que destruyó la nave del almirante Tarkin. Antes de dirigirse al hangar, Vader y Voca intentaron recuperar a Saro, sólo para descubrir que sus guardias fueron asesinados y ella probablemente fue transportada por Shale al cercano planeta desconocido. Con ninguna otra razón para permanecer a bordo del Destructor Estelar condenado, Vader y sus hombres persiguieron a los últimos comandos de asalto que intentaban escapar de la nave; matándolos por telequinesis, al lanzar un bombardero ala-V a los comandos. Con sólo un poco tiempo para salir del Destructor vivos, Voca y los restantes soldados de asalto abordaron una lanzadera de ataque clase Nu en la que Vader funcionó como su piloto.

Los traidores comandos de asalto perdieron poco tiempo y abrieron fuego contra Darth Vader, con la intención de matar a su antiguo maestro sin dudarlo. Vader respondió desatando su furia sobre los clones, todos los cuales fueron totalmente superados por el Lord Sith vengativo. Su intento de matar a Vader era totalmente inútil contra él y el poder del lado oscuro de la fuerza. Antes de que muriera el último traidor, excuso sus acciones y las de sus colegas conspiradores al revelar que Shale les había advertido sobre su sospecha de que Vader estaba planeando asesinar al Almirante Tarkin. Vader confirmó que la teoría de Shale era correcta antes de ejecutar al clon por cometer alta traición.

Vader eliminado clones traidores

Aunque escaparon de la explosión final y más grande en el Destructor Estelar, la lanzadera casi fue destruida tras estrellarse en el mundo desconocido, donde Shale y Saro huyeron. Sólo Vader, Voca y ocho soldados de asalto surgieron la lanzadera como sobrevivientes del accidente. Luego persiguieron a Shale a pie hasta que encontraron el último de los comandos de asalto del capitán, todos los cuales habían sido ejecutados. En ese momento, un nutrido grupo de insurgentes Atoan utilizo una posición elevada en su beneficio y abrieron fuego contra los imperiales desprevenidos. Atrapados en una situación desesperada y totalmente superados en número, Vader ordenó a los clones a retirarse antes de que todos fueran eliminados. Luego fue ante a los insurgentes solo con su sable de luz en la mano y se presentó como "Darth Vader, un señor oscuro de los Sith y la 'muerte' en persona.

Pero mientras él estaba distraído por la fuerza principal de los insurgentes, el camino para escapar le fue cortado al comandante Voca y sus hombres por un grupo de Atoans armados, dirigidos por el traidor de Shale. Agotados y sin poder defenderse, Voca y los soldados de asalto fueron ejecutados por un pelotón de fusilamiento de Shale. Aunque muchos insurgentes perecieron por su hoja, Vader también estaba abrumado y tenía lesiones graves por los Atoanianps, que lo capturaron con vida de acuerdo con las órdenes de Lady Saro. Cuando Vader se despertó, se encontró que su casco fue quitado y fue sustituido por un dispositivo de respiración crudo para mantener vivo el Lord Sith. También fue refrenado por cables de energía cuando Garoche Tarkin se había revelado. Tarkin explicó que se unió con la facción de Atoan de Lady Saro poco después de ser asignado a acabar con los insurgentes en la nebulosa de fantasma. Vader dedujo que Tarkin claramente estaba enamorado de Lady Saro, lo que el ex Almirante confirmo cuando afirmó su intención de gobernar el sistema Atoan al lado de ella. También reveló cómo Vader era un peón involuntario en su esquema matando a todas las otras facciones principales de Atoanianos que representaba una amenaza para los planes de Lady Saro. Cuando Tarkin salió de la tienda, Vader fue golpeado de repente por una visión de su esposa, quien dio la apariencia embarazada que tuvo cerca del momento de su muerte.

Confrontación con Lady Saro, Garoche Tarkin y Shale

Vader torturado por Garoche Tarkin

«Sí. Te maté. Te maté. Yo maté al niño que llevabas. Y me odio por todo lo que he hecho.»
―Darth Vader[fuente]

En la visión de su difunta esposa de Vader Padmé Amidala quedo afligida al ver lo que su marido una vez heroico de Jedi se había reducido a una quebrada sombra del hombre que alguna vez fue. Vader intentó excusar su destino culpando por sus decisiones a sus maestros, Darth Sidious y Obi-Wan Kenobi respectivamente. Pero Amidala no fue conmovida por los sentimientos de Vader de autocompasión y se refirió a él por su nombre de nacimiento. En ese momento, Darth Vader airadamente rechazó su antiguo nombre y lo había considerado como algo que ya no poseía ningún significado para él. Él intentó racionalizar sus frustraciones en sí mismo al declarar que Anakin Skywalker murió con su esposa. Pero cuando Vader rechazó lo que alguna vez fue, causo que Amidala se fuesse lejos puesto que ella había llegado para ver a Anakin, no a Vader. El Lord Sith se asustó al principio y luego montó en cólera. Rompiendo sus ataduras en desesperación, estaba prácticamente atrapado en un delirio histérico mientras buscaba su difunta esposa.

Su desesperada búsqueda de Amidala se convirtió en un alboroto que lo llevó directamente a la Catedral de Lady Saro, donde ella, Garoche Tarkin y Shale se encontraban. Vader logro matar a los guardias Atoan que se interponían en su camino de destrucción, Shale intentado dar a Tarkin y Saro tiempo suficiente para escapar del desquiciado Lord Sith. Él intentó matar a Vader con el sable de luz de su objetivo, sólo para ser rápidamente desarmado, encontrándose así a merced de un enfurecido Darth Vader quien exigió saber dónde estaba su esposa. Shale fue completamente sorprendido por palabras de Vader y honestamente replicó que no tenía ni idea sobre lo que Vader estaba divagando. Pero Vader se perdió demasiado en su enojo hacia los que traicionaron así como él mismo por causar la muerte de Amidala. En ese momento, Shale confesó sobre cómo la culpa que hizo sobre las atrocidades que cometió le llevó a resentir profundamente al Emperador Palpatine y el Imperio Galáctico. Él juró que seria un buen soldado, pero en cambio, se convirtió en un esclavo de un tirano emperador. Antes de que pudiese ser asesinado por Vader, sin embargo, Shale activo varias bombas que estaban ocultas bajo su chaqueta, con la intención de matarse a sí mismo y a Vader en el proceso. Vader evitó por poco compartir en destino del traidor lanzando el ex oficial lo suficientemente alto para evitar la explosión resultante. Vader descendió más profundo en las profundidades de la Catedral, donde se encontró con otra visión de Amidala, cuya belleza era superada por los efectos de la descomposición de la muerte. Obligando a Vader a dejar de mentirse a sí mismo y finalmente enfrentar la verdad Amidala no sólo "murió," fue asesinada a sangre fría por su marido. Abrumado por el dolor indescriptible y la tristeza que llenaba todo su ser, Darth Vader cayó de rodillas con lágrimas de arrepentimiento en sus ojos. Confesó todo, desde matar a su esposa a destruir su vida como Anakin Skywalker; confesó su creencia que el niño nonato de Amidala murió como resultado de sus acciones. En última instancia, sobre todo se odiaba era sí mismo por todo el mal que cometió como Darth Vader. Amidala perdonó a su marido, quien se refirió a su título Sith, causando que Vader fuese capaz de derramar una lágrima final por todo lo que había perdido.

Vader vengandose de sus enemigos

Cuando ella desapareció en el aire, Vader se volvió histérico una vez más. Lady Saro y Garoche Tarkin se revelaron, causando a un Vader sorprendió creer que la sacerdotisa de alguna manera le había inducido con alucinaciones. Sin embargo, Lady Saro explicó que tenía la habilidad de ver de manera que casi todos los demás no, una habilidad que ella podía compartir con cualquiera, lo que le permitirá a Vader ver el espíritu de su difunta esposa. Vader agarró por la garganta de Tarkin a través de la fuerza y amenazó con matar al ex Almirante a menos que Saro trajese al espíritu de Amidala. Pero en su lugar, Saro desesperadamente intentó cambiar a Darth Vader rogándole poner fin a su personaje como un asesino. Ella le regaló la oportunidad de redención que él podría tener por salvar las vidas de Tarkin y Saro. En su último intento de llegar al lado de Vader que seguía siendo Anakin Skywalker, Saro reveló que llevaba a hija nonata de Garoche Tarkin. La revelación hizo Vader vacilar antes de soltar a Tarkin. Saro vio al Lord Sith con esperanza, pero Vader simplemente no podía seguir viviendo más tiempo. En un momento de claridad y un deseo de expiar sus pecados, él decidió dejar su suerte hasta la voluntad de la fuerza. Así, Vader utilizó su poder para derribar la catedral entera sobre sí mismo, Garoche Tarkin y Lady Saro. Mientras Tarkin y Saro se abrazaron cariñosamente por última vez, Vader cerró los ojos en un momento de felicidad mientras todo el edificio se desplomó al suelo, enterrando a los tres vivos.

Días más tarde, Darth Vader se despertó para encontrarse a sí mismo en Coruscant y en presencia del Emperador Palpatine. Cuando sus reparaciones estaban casi terminadas, Palpatine expresó su satisfacción por los resultados de la misión de Vader todos los traidores fueron muertos, la insurgencia toda fue destruida, el sistema de Atoan fue conquistado y Vader sobrevivió después de ser enterrado vivo durante días. Vader lo atribuyo el poder del lado oscuro como la fuente de su notable resistencia y capacidad de sobrevivir en situaciones cercanas a la muerte. Palpatine también explicó cómo Moff Tarkin estaba bajo la impresión de que su hijo fue asesinado por los nativos de Atoa, así alimentando su odio y haciéndolo cada vez más feroz hacia muchos enemigos del Imperio. Así, el emperador estaba muy contento de tener un servidor mucho más potente en Wilhuff Tarkin y así agradeció a Vader por no "haber" rescatado a Garoche Tarkin. Terminadas sus reparaciones Vader, vestía una vez más en su armadura, que se ha restablecido a su condición anterior. Cayendo sobre una rodilla ante su Maestro Sith, Darth Vader espero su próxima misión de Darth Sidious.

Descubrimiento de Galen Marek

La muerte de un fugitivo.

Años después de luchar con Kenobi, Vader es mandado a una misión en Kashyyyk para encontrar una increíble fuerza midicloriana que Sidious sintió a través de la Fuerza. El lord Oscuro es obligado a ir al planeta, en el cual se organiza una cruenta batalla donde los wookiees pierden cantidades de vidas y se termina por dado un exterminio, Vader logra infiltrarse entre los árboles del planeta y finalmente localizar al guerrero Jedi quien resulta ser más experto de lo que parece. Vader lleno de ira logra derrotar al anciano y antes de asesinarlo le ordena que le diga dónde está su maestro, debido a que la fuerza midicloriana que Palpatine sentía no provenía de aquel individuo, el Jedi grita a alaridos de que su maestro fue asesinado hace años a manos del Lord Oscuro.

Vader decide matarlo, pero ese es el momento en el que aparece un pequeño niño de ocho años que le roba la espada al Sith y lo amenaza con matarlo. Vader se queda sumamente impresionado con la potente audacia, Vader detecta rápido la ascendencia midicloriana del niño. Una réplica de él hace cuarenta años. Justamente ahí aparece un pelotón de clones que amenazan al niño para que suelte la espada o lo matarán a tiros. El niño asustado le devuelve la espada al Sith quien le responde con una breve reverencia, es entonces cuando el Sith se voltea hacia los soldados y los mata a todos para que no quede ningún testigo. Finalmente este le hace una seña al niño y le dice que vaya con él y le garantizará seguridad.

Transicion del hijo de un Jedi a Aprendiz Sith.

Aunque era desconocido para Galen Marek en ese momento, había sido elegido como aprendiz Sith secreto de Darth Vader, aunque Vader nunca verbalmente como lo reconoce como uno hasta varios años después. tras la caída de Kashyyyk y su subyugación, Darth Vader espíritu el joven Galen Marek a un lugar oculto en el ejecutor, un Super Destructor Estelar que serviría como nave insignia del señor oscuro sobre la terminación de su construcción. Luego de un descanso comenzaría su entrenamiento con un droide y misiones cazando jedis fugitivos.

Batalla de la prisión Fantasma

Vader intentando defender la ciudad antes de escapar

En los meses desde la formación del nuevo orden, la reputación de Darth Vader se había extendido a través de las filas militares. Aparte de la trituración de insurrecciones locales, rastreando falta destructores estelares y cazando fugitivos que sobrevivieron a las Guerras Clon, el señor oscuro de los Sith también era conocido por ejecutar sumariamente numerosos oficiales imperiales bajo su mando, lo que le hizo una figura temida entre muchos dentro de la cadena de mando. En Coruscant, Vader estaba parado al lado del Emperador Palpatine mientras los dos Lores Sith presidieron una ceremonia de graduación de la Academia Imperial, compuesta por cadetes entrenados por Gentis de Director en el Instituto militar en Raithal.

Horas después del evento, Gentis y sus estudiantes iniciaron una insurrección secreta contra el régimen del emperador. Cientos de explosivos estratégicamente colocados fueron detonados repentinamente a través de la ciudad Imperial, logrando destruir objetivos claves como el club de los oficiales, una torre de comunicaciones, el depósito de suministros y varias guarniciones militares. Como el fuego se había extendió por gran parte de la ciudad, Darth Vader y un escuadrón de soldados de asalto defendieron la Plaza del Senado de un grupo de cadetes rebeldes. Asustado por los poderes de la fuerza y habilidades de combate del señor oscuro, los estudiantes se retiraron, aunque no antes de que algunos fueron aplastadas por un gran trozo de escombro que Vader telequinéticamente lanzó contra ellos. Mientras los soldados aseguraron la Plaza, el cadete Laurita Tohm descubrió que uno de los insurrectos moribundos era Shens, su amigo y compañero de estudios de Raithal. Vader contempló como Shen fue ejecutado por traición por Tohm a quien reconoció como el orador de la ceremonia de graduación. Después de que Tohm declaró su lealtad al emperador y el señor oscuro, Vader ordenó al cadete a acompañarlo al Palacio Imperial.

Cuando Darth Vader y Laurita Tohm llegaron a la entrada principal del Palacio Imperial, una gran explosión estalló en los niveles superiores del edificio, seguida por la contaminación de toda la residencia con un humo venenoso conocido como Aorth-6. Protegido por el sistema respiratorio de su armadura, Vader entró al Palacio, acompañado por Tohm que estaba equipado su propio dispositivo de respiración, mientras que muchos oficiales imperiales fueron las víctimas de los efectos letales de gas. Al llegar a la cámara privada del emperador, el Lord Sith encontró a su maestro en una condición débil; Palpatine estaba infectado por el virus y su condición era crítica, sólo la fuerza podría mantenerlo vivo por un tiempo hasta que su condición pudiese tratarse. Otro sobreviviente que Vader había descubierto fue Moff Trachta que también evito ser afectado por Aroth-6 debido a su sistema de respiración implantado. Aunque inicialmente resistente a la recomendación del Moff del retiro, creyendo que era un signo de debilidad, Vader a regañadientes cumplió cuando Palpatine acordó que debía instalarse en un lugar seguro por el momento.

La recuperacion del imperio hecha por Vader Trachta y Tohm luego de perderlo en un motin

Trachta: «Que bueno que los encontre pense que no quedaba nadie»
Vader: «¿Como se que no esta con ellos?»
Trachta: «No tenemos tiempo para esto o nos vamos o nos ejecutan»
Vader: «Haremos como usted sugiere y nos llevaremos al emperador lejos antes de que nos encontremos a Gentis. Pero lo haremos bajo mi mando.»
―Trachta y Vader planendo como seguir [fuente]

Junto con Trachta y Tohm, Darth Vader trajo al transferido Emperador Palpatine a un transporte de sigilo avanzado que estaba escondido en un hangar secreto conocido como la "cripta". Al mismo tiempo, Trachta había dirigido su arma a Tohm en quien que no confiaba debido a vínculos antiguos del cadete de Gentis. Darth Vader inmediatamente desarmó al Moff y acordaron sacar al emperador de la capital. Una vez Trachta reconoció la autoridad mayor de Vader, Tohm les recomendó que cualquier lugar Imperial no fuera seguro. Dada la magnitud de la revolución de Gentis, Tohm pensaba que en el ala militar toda no se podía confiar ya que no podían explicar el número exacto de aquellos que apoyaban la causa del Director. Con la condición del emperador estabilizada temporalmente por cámara de estasis de la nave, Vader y Trachta debatieron sobre su próximo curso de acción, entre permanecer en Coruscant o retirarse a un lugar fuera del mundo. Vader coincidió con el cadete, pero también se dio cuenta de que había otras instalaciones que fueron clasificadas por el Alto Consejo Jedi como secreto lugares ocultos de Palpatine y la antigua identidad de Vader como Anakin Skywalker.

Mientras que Gentis y sus revolucionarios aseguraron Coruscant bajo su control, Darth Vader y Laurita Tohm viajaban al caído Templo Jedi. Después de una breve escaramuza con varios droides de entrenamiento automatizados, los dos alcanzaron la torre del Alto Consejo donde Vader activó una grabación holográfica de una discusión entre Anakin Skywalker y los miembros del Consejo Jedi. A lo largo de las Guerras Clon, Skywalker había detenido a un número de criminales de guerra sensibles a la fuerza que misteriosamente desaparecían una vez transferidos a la autoridad del Consejo. Él exigió saber su ubicación, sólo para ser reprendido por su comportamiento por el Maestro Jedi Mace Windu, que también desestimó las acusaciones del joven Caballero Jedi de la conspiración y secreto.

La grabación muestra también la Conferencia que tuvo lugar en la cámara después de que Skywalker se fue, en la cual el Consejo reveló la existencia y ubicación del prisma, un centro de detención secreto que contenía a peligrosos portadores de fuerza, todos los cuales eran supervisados por un único guardián Jedi. Darth Vader perdió el control de su ira al descubrir que la Orden Jedi tenía su propio centro penitenciario un secreto que no confiaron a Anakin Skywalker. Enfurecido y amargado hacia la representación holográfica de sus ex camaradas, el Señor Oscuro usó la fuerza para lanzar los asientos del Consejo fuera de la ventana de la torre.

Tohm es asesinado por Vader.

Darth Vader: «¿Cuantos prisioneros hay?»
Laurita Tohm: «208 Lord Vader. Pero esto no puede ser correcto... De acuerdo con estos registros, este hombre Anakin Skywalker arresto a más de la mitad de los presos detenidos.»
Darth Vader: «Eso es correcto el era uno de los mejores jedi que había»
Laurita Tohm: «¿que le paso?»
Darth Vader: «Yo lo mate»
―Darth Vader y Laurita Tohm viendo los archivos de la carcel [fuente]

Después, Vader, Trachta y Tohm habían seguido coordenadas de prisma al sistema Diab en el borde de la galaxia. Debido a las precauciones de seguridad, el prisma fue cortado de todas las comunicaciones con el mundo exterior. Una mujer guardián Jedi, inconsciente de la destrucción de la orden Jedi por la orden 66, intentó saludar a su visitante, creyendo que Darth Vader llegaba para ser su reemplazo. Cuando quedó atrapada por sorpresa por la aparición del señor oscuro, Vader utilizo la distracción le empalarla a través del abdomen mientras Trachta y Thom destruían los droides de seguridad de los Jedi.

El enfermo Palpatine fue inmediatamente trasladado a la enfermería del prisma. Su avanzada tecnología médica estabilizo la condición del emperador, aunque necesitaba más tiempo para recuperar su salud completa. Durante la recuperación de Palpatine, archivos de reclusos de la prisión fueron analizados por Vader y Thom, el último de los cuales pensó que resultaba poco probable que un Jedi, Anakin Skywalker, fuese responsable de las detenciones de más de la mitad de los prisioneros de la instalación. Vader confirmó la exactitud de los registros y refirió a su ex identidad como uno de los mejores generales de la orden Jedi durante las Guerras Clon. Cuando Thom preguntó sobre el destino de Skywalker, el señor oscuro dijo vagamente dijo que lo mató. No mucho después, Thom se acercó a Vader con un plan que giraba en torno a utilizar prisioneros del prisma como un ejército para recapturar Coruscant de los insurgentes de Gentis.

Vader, sin embargo, vino con otro plan: dispuso que todos los 207 presos lucharan entre sí en el patio de la prisión para averiguar cuál de ellos era digno de luchar junto a Vader. De todos los presos, sólo 33 sobrevivieron en bastante buen estado a unirse a lucha. Luego, Darth Vader, junto a Tohm, Trachta, un Palpatine recién recuperado y los 33 presos, regresó a Coruscant y lograron acabar con la mayoría de los golpistas de Gentis. Él quería que después de eso los presos fueran asesinados para evitar que más adelante terminaran rebelándose, hasta Tohm aparentemente dio un compromiso entre Trachta y Vader respecto a tenerlos exiliados con honor. En la realidad, Vader y Tohm habían planeado para que ellos los matara la destrucción planificada de una nave de transporte. Luego, poco después de la promoción de Tohm a Almirante por Palpatine, Vader lo empújo hacia el paisaje de Coruscant abajo, con el fin de "no sufrir de rivales".

Emboscado por los Jedis

Darth vader matando a Kai Hudorra

En las secuelas del golpe Gentis, Vader llegó en el sitio de construcción para el Palacio Imperial y aprendió del informe de Gregg que Sang estaba siendo objeto de la carrera de obstáculos, pero el asesino había deducido que usaban blásters paralizantes y en lugar de evadir y devolver los disparos, había intentado escapar dos veces. Vader ordenó entonces a Gregg para reemplazar las armas con blásters letales junto con las órdenes específicas de que hiriesen a Sang, además de anunciar la intención de hacer una visita a las instalaciones de entrenamiento al día siguiente.

Cumpliendo su promesa, visitó el centro de entrenamiento donde Sang estaba prisionero. Cantó entonces se enfrentó airadamente a Vader en una silla flotante con respecto a uno de los droides disparase su pierna, hiriéndolo. Luego acusó a Vader de intentar matarlo. Vader luego levantó telequinéticamente a Sang y le dijo que Sang no estaría frente a él si Vader tenía la intención de matarlo y también amenazó con que si Sang no mejoró con su formación y así demostrase ser útil para él o el Imperio, se aseguraría de matarlo en persona. Su obsesión por cazar Jennir también le llevó a declinar en el suministro de más soldados a Teron el Comandante Imperial en Arkinnea para la investigación del maltrato de los refugiados.

Sahdett ejecutado por Vader.

Vader finalmente se enteró de la desviación del Destructor Estelar clase Venator tenaz a Arkinnea por Gregg y rápidamente le regañó por mencionarlo, ya que no tenía relación inmediata con cualquier procedimiento en la caza de Jedis. En algún momento después, se metió en una pelea con Sang después él arregló para que la nave de éste sea entregada en la prisión. Después lo agarro por el cuello, Sang admitió que estaba tratando de impresionar a Vader basado en una sugerencia hecha por el teniente Gregg. Luego, Vader lo noqueo y simplemente comentó que los motores necesitan reparación antes de salir dejando a Gregg y Sang para arreglarlos.

Finalmente llegó al sabueso, aunque a bordo de la nave de Sang en vez de su propio transporte, provocando cierta confusión inicial de la tripulación a la espera de su llegada. Al llegar a Kestavel, Vader dirigió personalmente un destacamento de Soldados de Asalto a la suerte del Twi'lek hotel y cantina, parando brevemente sólo para desarmar un arco trampas después de detectar el peligro. Sin embargo, mientras aunque el logro detectar la inundación de combustible del motor y saltó encima de un acantilado, sus tropas no fueron tan afortunadas porque terminaron empapados en el combustible y prendidos fuego cuando fue encendido por Jenner como parte de un intento de asesinato en el Lord Sith. Vader encuentra al Maestro Jedi Huddora (el último de los cuales él percibía antes) y procedió a duelo con él. Aunque acertó en matar a Huddora, fracasó en la localización de Jennir, porque Huddora secretamente arregló que se fuera del planeta. En su lugar encontró el ex-maestro Jedi Beyghor Sahdett, quien reveló su lealtad a los Sith, Sidious más específicamente para lidiar con los Jedi donde Vader no podía manejar. Vader furioso acabó con la vida del Verpine Sith decapitándolo.

Conspiración Heinsnake

Vader, salvando a Palpatine de una bomba al empujarlo.

Algún tiempo después, Vader había terminado encontrándose bajo la vigilancia de un rico industrial, debido a haber matado a hijo del industrial cuando éste intentó interrumpir un negocio impuesto por el Imperio. Por lo tanto, mató a ocho asesinos que fueron contratados por el empresario para matarlo y eventualmente fue seguido por un noveno. Durante este tiempo, Vader también participó en una batalla en Utapau.

Vader fue finalmente convocado por el propio emperador. Sin embargo, poco después de llegar, él empujó con la fuerza inesperadamente al Emperador lejos y lanzó el trono por la ventana. La razón de Vader pronto quedó clara cuando el trono explotó debido a una bomba que había sido colocada por debajo. Vader luego tuvo a dos de los guardias ejecutados arrojándolos por la ventana, alegando falta de tiempo como su razón (como que normalmente habrían sido castigados por una muerte lenta y dolorosa por su fracaso en proteger al emperador). Entonces él reprendió a los restantes cinco guardias reales por ser incompetentes o de lo contrario estar conspirando contra el emperador y el imperio. Luego ejecutó a los dos guardias que no pudieron arrodillarse en culpa y salvó los cinco restantes cuando aceptaron la responsabilidad por el fracaso, y asignó a dos de ellos para proteger al emperador, dos de ellos para acompañar a Vader y el restante para cubrir el intento de asesinato, luego fue al lado de su maestro. Finalmente aprendió que el culto Heinsnake era responsable después de un encuentro con un Cultista que se inmoló durante su investigación. Sobre el aprendizaje de su maestro la historia del culto Heinsnake, entonces fue enviado para acabar con el culto de brujos del lado oscuro, todo mientras el asesino noveno le acechaba.

Vader en las ruinas de la nave investigando a los atacantes del emperador.

Mientras que investigaba la ubicación de la secta Heinsnake, eventualmente encontró un guardia real del emperador para no investigar la nave abandonada debido a los peligros, Vader abrió la escotilla de la nave y salió en el vacío del espacio para investigar personalmente. Al llegar al lugar señaló que la nave al parecer había tomada derribada por una sola explosión, aunque había sorprendentemente pocos cadáveres a bordo de las ruinas, indicando que la mayoría de la tripulación había evacuado. Vader, durante su búsqueda, entonces logro encontrar datos de la nave y después de transferir los registros a la guardia real, solicito que fueran a recogerlo al sitio que en que lo habían dejado. Vader y los guardias reales del emperador dedujeron el punto de origen del haz de energía destruyo la nave: una luna cercana. También aprendieron que el capitán había encontrado a un saboteador con un localizador que aparentemente era un miembro de la secta Heinsnake. Luego fueron a localizar el área que había evacuado la tripulación sobreviviente, con la esperanza de encontrar al capitán y a aprender más sobre la trama de la secta contra el emperador, aunque sólo encontraron las cápsulas de escape abandonados en el lugar de evacuación, con Vader especulando que los sobrevivientes fueron probablemente comidos por la fauna. Vader mató a continuación uno de los monstruos en el planeta, aunque no antes de que el monstruo lograse aplastar uno de los guardias reales hasta la muerte. Él y el guardia sobreviviente eventualmente encontraron la presunta fuente de la viga: varias ruinas antiguas. Sin embargo, Vader al entrar en el templo comenzó a sospechar que él estaba siendo acosado.

Vader finalmente entró en el templo y fue guiado a la base por un anciano Cultista. Tras ser instruido por uno de los cultores que sólo era necesario mirar dentro de la base, lo hizo, sólo para que las vides encapsularan Vader, abrumandose a sí mismo en la medida en que es incapaz de respirar. Luego se arrodilla abajo con su casco y máscara eliminados, entonces observa como él, se pone la máscara y el casco y se batió una vez más contra Kenobi antes de matarlo. Él entonces fue testigo de una visión que mostraba al Emperador Palpatine torturando a Vader con relámpagos de la fuerza, sólo para que Vader gradualmente los resistiera y causara el colapso de Palpatine. Vader entonces mira hacia arriba y se ve entre las estrellas, pero en vez de su caja del pecho clásica está adornada con la insignia Heinsnake en su lugar. Sin embargo, se negó a seguir el culto Heinsnake y los aniquilo, llevándose también un cristal de energía, fuente de alimentación de la base con él.

Vader luchando contra el asesino que quiso matarlo.

Luego se apartó de la luna condenada, debido a sus acciones anteriores. Al volver a la nave, luchó finalmente contra el asesino de la novena cuando éste le tendió una emboscada, pero él lo mató sin esfuerzo. Luego hizo una caminata a la morada del noveno asesino y encontró a su socio, matándolo y presumiblemente enterándose de quién contrató al asesino para atacarlo a él. Luego fue a entregar el cristal a Tarkin para completar los preparativos de la estrella de la muerte. Luego de eso se fue para el hogar del industrial, aunque descubrió que el empresario ya había cometido suicidio. Luego se reunió con Palpatine, quien admitió que él realmente había orquestado los hechos ocurridos, incluso intento de asesinato contra él de la secta Heinsnake, como una prueba para Darth Vader.

Lucha en Valkin

Vader y Soldados de Asalto atacando Valkin

Algún tiempo después, Vader termino viajando al planeta Vaklin para lidiar con la insurgencia Vaklin, causada por simpatizantes pro-Jedi debido a las conexiones de los Jedi en el planeta. Vader logró matar a un Maestro Jedi, así como tener su aprendiz encarcelado durante cuatro días. Sin embargo, los imperiales pronto encontraron un acoso por parte de los Vaklin, vía el Jedi Cho'na Bene. Después de un atentado con bomba ocurrido en la base, Vader, encolerizó a este desarrollo, considero un bombardeo de los centros civiles como venganza, aunque Palpatine se negó, alegando que el planeta y sus temas eran demasiado valiosos como para permitirse un bombardeo. Vader había orquestado en su lugar la destrucción de todos los monumentos pro-Jedi, asegurando también que Bene fuese ejecutado públicamente por soldados de asalto cuando la población de Vaklin, debido a la enseñanza basada en la propaganda Imperial, se negó a ayudar a Bene. Al final el emperador Palpatine quedo complacido por este resultado y la reversión de la opinión ocurrida en Vaklin pretendía ser un ejemplo para la continuación de la Gran Purga Jedi.

Batalla de Ostor

Vader combatiendo cuando fue descubierto por Hock

Por 17 ABY, Vader había llegado a ser reconocido como un guerrero, lo que eventualmente resultó en que Hock Malsuum, un soldado clon que había sido dejado por muerto en una batalla durante los meses finales de las Guerras Clon, deseara unirse a él, también haciendo varias batallas para ganarse el respeto del señor oscuro. Eventualmente, Vader, dijo haber respetado a Hock y lo trajo al redil donde más tarde fue enviado al planeta Ostor para participar en una misión para asimilar una base de los separatista descubierta en el planeta del borde exterior. Vader, sin embargo, no logro obtener reconocimiento apropiado antes de invadir el planeta y no participó directamente en la operación. En su lugar se quedó a bordo un Destructor Estelar clase Venator y asigno el mando directo a un general con el nombre de Rohn. La operación tuvo un pequeño retraso debido a las tormentas de arena que se azota el planeta, pero finalmente se detuvieron y Rohn aviso a Vader que podían empezar.

Vader y Rohn liderando tropas en combate

Los dos ejércitos llegaron al borde de un acantilado. Los separatistas pusieron una pancarta que decía en parte "General Rohn es una ***". El general Imperial ordenó a sus fuerzas para avanzar y acabar con la bandera. Teniendo bajas, los separatistas se replegaban lentamente. Malsuum notó algo extraño en el retiro e intentó conseguir que Rohn cancelara la búsqueda. Corrió hacia el transporte, y Rohn le ordenó detenerse. Luego abordó el transporte, evitando ser golpeado por dos de los AT-RTs que habían sido enviados a tomarlo en custodia, uno de las cuales golpeó el transporte, y Malsuum lo mato mientras el general intentó prohibir a nadie la retirada. Malsuum no pudo detener el avance, y todos los soldados de asalto fueron asesinados dentro de quince minutos por una emboscada de Farstar, que había plantado dos ejércitos a ambos lados del cañón. Starcourt Lima, Phootla Veer y Reebo Keen ayudaron a planificar la defensa de su planeta.

Vader rescatando a hock de su choque

Después de que Palpatine ordenó a Vader a tomar un enfoque más práctico, regresó con un Destructor Estelar clase Imperial. Lideró el escuadrón verde en una ofensiva contra la ciudad blindada del enemigo. Se encontraron con fuego antiaéreo mínima. Como atacaron el escudo, fueron emboscados por cazas estelares Torrente V-19 pilotados por seguidores del clon renegado Kaddak y tuvieron varias bajas. Se enzarzaron en una pelea de perros, antes de que el enemigo se desvaneciera repentinamente. Vader y Malsuum se dieron cuenta que habían abandonado su nave de guerra sin vigilancia, y el Lord Sith tomó la mayor parte de la escuadrilla con él para defenderla. Malsuum entonces fue derribado por Kaddak. La operación resulto ser uno de los peores desastres militares que del Imperio había experimentado, así como el peor desastre militar en el momento. Hock reflexiono más tarde que su presencia era probablemente la única razón por qué la operación no resultó peor de lo que fue y señaló que los tres errores de Vader fueron la causa del desastre. También reflexionó que el general de los separatistas, Atticus Farstar, era más merecedor de su respeto que su comandante en jefe durante la operación, Rohn. Lo Malsuum vio a Vader hacer durante la batalla le acecho hasta años más tarde, y confiaba en que el cíborg no tenía ninguna humanidad en él. El soldado clon entró en una vida de agricultura después de la ofensiva esperando superar el trauma de ver la crueldad de Vader en persona.

Cabos Sueltos

Lord Vader en las ruinas de un planeta luego de un ataque imperial

En el año 7 ABY, Vader dirigió un proyecto de investigación en Falleen. Su intención era realizar unas pruebas para la construcción de un arma biológica. Sin embargo, hubo un accidente, que infectó toda el área alrededor de las instalaciones de testeamiento. Como precaución, Vader esterilizó toda la circunferencia del área, lo que conllevó la aniquilación de unos 200.000 falleen, incluyendo a la familia del Príncipe Xizor, a los ojos del Imperio, la muerte de estos falleen fue un pequeño precio que pagar, ya que evitó la muerte de millones del resto del planeta y previno una posible epidemia planetaria.

Además de enseñar los caminos del lado oscuro a Starkiller, Darth Vader siguió para llevar a cabo sus deberes como ejecutor principal del emperador con responsabilidades que incluyen la aplicación militar del nuevo Orden en mundos rebeldes al Imperio Galáctico. Como comandante, exigió lealtad y competencia de todos sus subordinados; la imposibilidad de alcanzar el último resultó en la muerte de numerosos oficiales en las manos del señor oscuro. Sin embargo, aquellos que podían pasar sus expectativas fueron recompensados con la elevación en su rango. Una de esos oficiales fue la capitana Juno Eclipse, una joven mujer humana que se graduó en la parte superior de su clase como el más joven cadete de la Academia Imperial de Corulag. Impresionado por su registro como una piloto de TIE altamente cualificada, Vader había promovido a Eclipse como líder de su escuadrón negro.

Lord Vader en la época de las misiones de Star Wars: El Poder de la Fuerza.

Darth Vader había juzgado a la capitana Eclipse lista para ser una piloto y una oficial capaz, pero su preocupación por la vida lo convenció de que carecía de crueldad, un rasgo que Vader pensaba era de esperar en todo el mundo que servían bajo su mando. Durante la batalla de Callos, sintió las vacilaciones de Eclipse cuando mandó a realizar una carrera de bombardeo a gran escala que habría resultado en el genocidio de los habitantes del planeta derrotado. Impávido con la desaprobación de la Capitana, Vader la redirigió para atacar el reactor planetario. Eclipse cumplió con la orden bajo la creencia de que era preferible un asalto de precisión simple a un bombardeo indiscriminado. Sin embargo, desconocía en el momento que el reactor dañado podría contaminar el ambiente de todo el mundo con contaminantes, que luego resultaron en la esterilización completa de todas formas de vida en Callos, como Vader tenía destinado cuando alteró su orden.

En los meses que siguieron después de la destrucción de Callos, Vader había quitado Eclipse como comandante del escuadrón de ocho negro y le había asignado a una misión de alto secreto. Habiendo ejecutado recientemente al último piloto de Starkiller, Vader eligió a Eclipse como el octavo piloto del sombra furtiva. Los detalles de sus nuevas tareas quedaron poco claros; Vader sólo le informó del diseño avanzado de la nave en tecnología stealth, así como su dueño enigmático que trabajaba bajo el nombre "Starkiller". Después le proporciona las coordenadas de ubicación de la nave invisible en un hangar secreto en el ejecutor, Vader advirtió severamente a Eclipse para mantener en secreto su misión y que la consecuencia de traicionar su confianza era la ejecución.

Entrenando a un nuevo aprendiz

«Vader cree que te ha corrompido... pero no es cierto. Veo tu futuro, y él no será siempre tu Maestro»
―Rham Kota a Starkiller.[fuente]

Vader consagra a su Aprendiz Secreto Starkiller

Pasaron varios años desde entonces y el aprendiz llegó a la edad de quince años. Vader lo entrenó bajo un enorme puño de hierro y finalmente lo consagró como su Aprendiz. Poco después el Aprendiz Sith adoptó el nombre de Darth Strakiller. A StarKiller le fue encomendada la oficial imperial Juno Eclipse que lo llevó a muchos lugares abordo de la moderna Nave Sombra Furtiva. Aunque Vader tenía prohibido por la regla de dos el entrenamiento aprendiz mientras todavía era aprendiz de un maestro, el señor oscuro descarto la tradición antigua y se convirtió en el mentor de un niño cuyo potencial en la fuerza rivalizó con Darth Sidious. Aunque en el exterior un leal sirviente del emperador, Vader secretamente albergaba mucha ira y resentimiento por su maestro, el Lord Sith que había orquestado la caída de Anakin al lado oscuro de la fuerza; por eso dedicó años al entrenamiento de Starkiller en un altamente capacitado asesino Sith con una gran variedad de poderes de la fuerza entre los que estaban relámpagos de la fuerza, de los que Vader fue incapaz de aprovecharse sobre todo debido a su condición de la máquina lo que hizo el joven aprendiz de un oponente formidable Sith en todo menos nombre. Starkiller creció cada vez más inmerso en el lado oscuro para la aprobación de su maestro, pero también desarrolló un fuerte sentido de lealtad hacia el Lord Sith, a quien vino a ver como el ejemplo más cercano que tenía a una figura paterna. La lealtad Starkiller a Vader fue rivalizado sólo por su deseo de cumplir con el propósito de su existencia, según lo indicado por su maestro: el asesinato del maestro de Vader, Darth Sidious. Como un maestro Sith, el régimen de entrenamiento de Darth Vader era físicamente y sicológicamente agonizante para Starkiller. A pesar del énfasis de Vader en una ecuación, obedecer y triunfar frente a falla y muere, el aprendiz no había detectado ningún indicio de crueldad maliciosa en las instrucciones de su maestro. El señor oscuro sólo quería que su discípulo para aprendiera como un aprendiz Sith, o muriese como un fracaso. Su tratamiento cruel del aprendiz fue motivado por la meta de crear el máximo guerrero Sith, en lugar del deseo de un sádico para infligir dolor a otra para diversión personal. Vader mantuvo oculto a su aprendiz los meses provenientes y lo mandó a varias misiones cazando Jedis con la finalidad de que Vader había sido el arquitecto del plan. Starkiller fue engañado bajo el eco de Vader diciéndole que al finalizar su entrenamiento, acabarían con el Emperador y Vader podría ser Gran Señor de los Sith. Todo esto fue una mentira y Palpatine los descubrió en varias ocasiones. Vader hirió al aprendiz gravemente en la última y lo recreó como cyborg humanoide, pero con la mayoría de las carácterísitcas todavía humanas. Luego, Vader le dijo a su aprendiz que para acabar con el mandato del Emperador había que distraerlo con algo bastante grande que mantuviese su cabeza pensativa en otras cosas más importantes. Algo como por ejemplo: una guerra.

PROXY en forma de Darth Vader comunicandose con Starkiller para darle su nueva mision.

Entre los pocos artículos que Vader le dio a Starkiller estaba un Holodroide de prototipo nombrado PROXY. Aunque Vader destino el droide al aprendiz pretende ser una herramienta para ayudarlo a perfeccionar sus habilidades con el sable de luz, el Lord Sith involuntariamente proporciono a Starkiller con la única fuente de la amistad que tuvo durante la mayor parte de su corta vida. Cuando Vader decidió que su aprendiz estaba listo para ser enviado en misiones de asesinato en la galaxia, le dio su transporte personal para llegar a los objetivos. A pesar de las habilidades de Starkiller como piloto, su maestro había preferido que concentrar en su formación mientras entre misiones. Vader asignado por lo tanto varios individuos recogidos a mano para servir como el piloto de la nave de su aprendiz. En 3 ABY, Vader había elegido un total de siete pilotos; Algunos habían muerto durante las asignaciones más caóticas del aprendiz, mientras que otros fueron ejecutados por Vader debido a las deficiencias percibidas en su desempeño.

El Nacimiento de la Rebelión
«Hay mucho conflicto en ti, tu apego por tus aliados es cada vez mayor. ¡No olvides que aún eres mi servidor!»
―Vader a su Aprendiz.[fuente]

Vader atraviesa a Starkiller.

La llegada de Juno Eclipse coincidió con el progresó de Starkiller a través de sus misiones hasta el punto donde Darth Vader lo reconoció como un aprendiz Sith por primera vez. En reconocimiento a aumento de la potencia de su aprendiz en el lado oscuro de la fuerza, Vader ordenó a Starkiller a matar a su primer objetivo Jedi el maestro Rahm Kota, un General Jedi que sirvió en las Guerras Clon, así como un sobreviviente de la orden 66. Según sus informantes, Kota y su ejército privado estaban en el proceso de llevar a cabo una redada en un complejo de construcción importante para cazas estelares TIE situado encima de Nar Shaddaa. También mandó al aprendiz a utilizar la máxima discreción en el campo para evitar ser detectados por los espías del emperador. Por lo tanto, el aprendiz fue mandado a matar a todos los que encontró en las instalaciones, tanto imperiales como insurgentes de Kota por igual. Poco después de su reunión, el aprendiz conoció a Juno Eclipse en el hangar que contenía el sombra furtiva. Dado que ninguno de sus anteriores pilotos era femenino, Starkiller creía que Vader seleccionó a una mujer como piloto más reciente de la nave para poner a prueba al aprendiz, aunque Starkiller temía su maestro demasiado para manifestar sus sospechas.

A pesar de la destrucción de las instalaciones de construcción, Starkiller volvió al Ejecutor e informó a su maestro. Con Kota ciego y abandonado a su suerte desde su último encuentro, el aprendiz asume que el Maestro Jedi ya no sería una amenaza para el imperio. Él también era reacio a admitir que en realidad no había matado su objetivo y sólo confirmó lo que Vader quería oír que Rahm Kota estaba muerto. Después, Vader envió a Starkiller a cazar a Kazdan Paratus, un Jedi loco que vivía en auto exilio en Raxus Prime; y la Maestro Jedi Shaak Ti, una de los últimos miembros del Alto Consejo Jedi quien Vader descubrió estaba escondida en Felucia. Al mismo tiempo, Vader creía que su aprendiz requería entrenamiento adicional y así lo envió al templo Jedi en Coruscant con órdenes de participar en las pruebas Jedi, particularmente las lecciones con respecto a la habilidad y conocimiento. Además de terminación del aprendiz de las pruebas en Coruscant, Vader también estaba satisfecho por la muerte de Paratus y Ti, ambos de los cuales habían sido muertos por Starkiller en combate.

Vader dandole una sorpresa desagradable a la alianza rebelde

Pasa un año sin que Vader vuelva a ver a su aprendiz secreto, Starkiller fue enviado a distintas misiones conspirando con líderes separatistas al Imperio Galáctico, finalmente creando una rebelión clandestina con un antiguo Jedi, el Maestro Rham Kota quien tiempo atrás había perdido los ojos a manos del aprendiz Sith. Vader ordena a los soldados de la 501 vigilar al aprendiz, ya que tiene inumerables sospechas de él desde su última salida de Coruscant. Poco después es contactado por Starkiller quien le menciona que el temor a Palpatine es mayor al que se esperaba y que a muchos manifestantes políticos les da miedo dar la cara. Vader le encomenda entonces destruir la fábrica de destructores de Raxus Prime para que se destruya el símbolo bélico de la maldad de Palpatine. Starkiller logra la misión y ocasiona que más y más senadores se unan a su clandestina Rebelión dado por fin el planeta Corellia como punto de encuentro. Vader capta las coordenadas de su nave y ordena a toda la legión 501 invadir el planeta Corellia. Después de todo eso, los líderes de la Rebelión son capturados y Vader lucha contra su antiguo aprendiz lanzándolo hacia el abismo creyendo haberlo asesinado.

Conflicto en Sullust
«Vader, acaba con el muchacho.»
―Palpatine a Darth Vader.[fuente]

Galen Marek se enfrenta con su Maestro

Con la muerte de Shaak Ti, el último de los ensayos de Starkiller se había completado. Darth Vader envió a su aprendiz al ejecutor, donde le aseguró que finalmente matarían al Emperador Palpatine y gobernar la galaxia juntos como maestro y aprendiz. Pero desconoce que Starkiller, fue descubierto por espías del emperador habían estado siguiendo desde Raxus Prime, hasta la nave insignia de Vader. Después de un momento de pausa luego de atravesarlo en el pecho con su sable de luz, Vader lanzó a Starkiller hacia el vacío del espacio a través de la ventana del puente, a órdenes de su maestro. Sin embargo, Vader se aseguró que cuerpo de Starkiller fue obtenido y trasladado a su nave científica, empírico. Vader fue perdonado su traición porque Strakiller sabía que lo hizo como un curso necesario de la acción, para salvar sus vidas y para engañar a Palpatine en la creencia de que el aprendiz secreto estaba muerto, aunque eso no evito que estuviese claramente amargado por la traición y perderse una oportunidad para finalmente convertirse en un verdadero Lord Sith, sin embargo se resignó a su destino y obedientemente presentó una vez más a la voluntad de su maestro.

Con todos sus movimientos bajo estrecha observación, Darth Vader cargado su aprendiz para crear una distracción que desviaría la atención del emperador lejos de él. Con ese fin, Starkiller le ordenó crear una alianza de los rebeldes y disidentes. Para ello, ordenó al aprendiz a tener mucho cuidado en mantener el secreto de su misión, con el fin de no alertar al emperador de su supervivencia, ni revelar su identidad Sith a sus aliados rebeldes inminentes. Antes de cortar su transmisión a través de PROXY, Darth Vader dejo al aprendiz con un último recordatorio: el lado oscuro siempre estaría con él.