Este artículo trata sobre un tema incluido en las Leyendas.El tema de este artículo aparece en la era de la Antigua República.
Este artículo es sobre el Jedi Legendario. Quizá estés buscando el jinete del Canon Arca Yroca.

«La edad es de hecho una cosa curiosa. A medida que envejezco, veo menos claramente en la oscuridad, pero veo la oscuridad más claramente.»
―Arca Jeth[fuente]

Arca Jeth era un Maestro Jedi masculino arkaniano con sangre sephi que sirvió a la República Galáctica como Vigilante del planeta Onderon en nombre de la Orden Jedi. Desde su habilidad con el sable de luz hasta su dominio de la Fuerza, Jeth fue venerado como uno de los Jedi más sabios y poderosos de su época, y fue aclamado por sus parientes como un campeón de la raza arkaniana. Jeth residía principalmente en su planeta natal, Arkania, donde instruyó a muchos de los Jedi más prominentes de la era en los caminos de la Fuerza.

En el 4.030 ABY, Jeth era parte del grupo de ataque Jedi y de la República que fue enviado al Cúmulo de Hapes para eliminar la amenaza de los Piratas Lorell, piratas que se habían aprovechado de las rutas marítimas de la República durante décadas. Jeth fue elegido para liderar dos docenas de Caballeros Jedi para combatir a los Merodeadores Nelori, cuya búsqueda del terror y la piratería se extendió por todo el Corredor Hyabb-Twith. Los Merodeadores fueron derrotados por el uso de Jeth de la meditación de batalla Jedi, una habilidad de la Fuerza rara vez vista que vigorizaba a sus aliados y desmoralizaba a sus enemigos. El Maestro arkaniano demostró su valía una vez más cuando terminó la Gran Revolución Droide en Coruscant a través de una demostración de "mechu macture": la incapacitación de los droides a través de la Fuerza. Jeth hostigó las operaciones de esclavitud de la ciudad espacial Ereesus poco después, y liberó a la familia twi'lek Doneeta, cuyo joven hijo Tott fue identificado como fuerte en la Fuerza y tomado como el aprendiz de Jeth. El Maestro Jedi regresó a su praxeum en Arkania, donde entrenó a Doneeta junto con muchos otros, incluidos los hermanos Cay y Ulic Qel-Droma, el último de los cuales Jeth consideraba como su alumno más talentoso.

El Jedi arkaniano envió a Doneeta y a los hermanos Qel-Droma en el 4.000 ABY para resolver una disputa civil en el planeta Onderon entre los ciudadanos de la ciudad capital Iziz y los Jinetes de Bestias exiliados del desierto del planeta. Sus enviados fallaron por completo en su misión y, cuando estalló la batalla final de las Guerras de las Bestias, Jeth llegó a Onderon para derrotar a los ejércitos Sith de la reina Amanoa, y con quien también fue desterrado el poder del lado oscuro de Iziz. Él y sus alumnos permanecieron en el mundo del Borde Interior durante los siguientes dos años, durante los cuales el viudo de Amanoa, el hechicero-rey Ommin, organizó un levantamiento en nombre de su antepasado Sith, Freedon Nadd. Jeth fue capturado y torturado por el rey y el espíritu de Nadd, pero finalmente fue rescatado por un equipo de Caballeros Jedi, liderados por Ulic Qel-Droma, y la joven prodigiosa Nomi Sunrider.

Aunque el lado oscuro fue expulsado permanentemente de Onderon a través de los esfuerzos de los Jedi, la opresión de los Sith sobrevivió en la forma del culto Krath del sistema Emperatriz Teta. El Maestro Jeth asumió la responsabilidad de los mundos tetanos sitiados, y envió a Qel-Droma y Sunrider para unirse a la Armada de la República en la batalla contra los Sith. Sin embargo, sus fuerzas fueron derrotadas por la brujería de los Krath, y la Asamblea Jedi organizó una reunión masiva en el planeta Deneba en respuesta, para discutir la creciente amenaza del lado oscuro. Jeth estuvo presente en el cónclave Jedi y abogó por una acción rápida y decisiva contra los nuevos Sith, pero habló severamente contra la misión de infiltración propuesta por Ulic Qel-Droma. Fue durante el receso de la convocación que un ejército de droides de guerra Krath ataco a los Jedi, y el Maestro Jeth se unió a sus compañeros en la batalla contra ellos. Sin embargo, sufrió una herida mortal, y se convirtió en uno con la Fuerza en los brazos de su mejor alumno, lo que le dio un deseo de venganza que lo llevaría al lado oscuro.

Biografía

Caballero de la República

«Te lo aseguro, puedo sentirlo. Y en realidad, me sorprende que no puedas.»
―Arca Jeth, mientras luchaba contra los Merodeadores Nelori[fuente]

Caballero Jedi Arca Jeth.

Arca Jeth era un hombre arkaniano con sangre sephi[3] del planeta Arkania, que sirvió con distinción como miembro de la Orden Jedi. Su aptitud con la Fuerza y su dedicación al servicio de la República Galáctica lo vieron ascender rápidamente dentro de las filas de los Jedi. Jeth fue uno de los muchos Caballeros de la República enviados a la defensa del Cúmulo de Hapes de los Piratas Lorell,[8] piratas que habían descubierto una serie de rutas seguras a través de las Nieblas Transitorias desde las que podían atacar las rutas marítimas de la República. En el 4.030 ABY, una fuerza de ataque de la República comandada por Jeth y estacionada a las afueras de las Nieblas destruyó una gran fuerza de los Piratas, una pérdida de la que no pudieron recuperarse. En su nueva libertad, las mujeres del Cúmulo de Hapes, que habían sido forzadas a la servidumbre por los invasores masculinos, instituyeron una nueva sociedad matriarcal en la que ningún hombre gobernaría, recayendo el poder en una todopoderosa Reina Madre.[9]

Jeth luego participó en una serie de feroces batallas entre los Caballeros Jedi y los Merodeadores Nelori del planeta Dachat. Una serie de derrotas condujeron al enemigo desde su hogar a la seguridad del Corredor Hyabb-Twith, en reconocimiento de la renuencia del gobierno local a provocarse mutuamente con esfuerzos mutuos para patrullar rutas marítimas tan disputadas. Los Merodeadores ejecutaron numerosos ataques desde la seguridad del Corredor, y con cada uno se volvieron más audaces a medida que penetraban más profundamente en el Núcleo. El aumento en el número de ciudadanos muertos de la República perturbó a los Jedi y provocó una reunión en el planeta biblioteca de Ossus, donde se tomó la decisión de oponerse a los Merodeadores. Jeth fue uno de las dos docenas de Caballeros enviados inmediatamente desde Ossus en busca de los piratas, varias de cuyas naves estelares fueron encontradas y perseguidas a través del Corredor Hyabb-Twith a su cuartel general en el planeta Voon. Se causaron daños severos a la fortaleza Nelori, y la mayoría de los estacionados allí fueron asesinados. Sin embargo, los asediados Nelori pudieron pedir refuerzos de otras bases de Merodeadores cercanas. Los Jedi sufrieron represalias viciosas a su llegada, y de los veinticuatro Jedi enviados al Corredor Hyabb-Twith, solo Jeth y otros cuatro sobrevivieron. Obligados a pedir ayuda, los asediados Jedi soportaron otras cuarenta y ocho horas antes de que treinta Caballeros llegaran en su ayuda.[1]

Desde el ataque inicial, la suma de los Merodeadores se había reunido en todo el Corredor y había establecido un último bastión en Voon. Juntos, los Jedi convergieron en la fortaleza Nelori, solo para encontrarla aparentemente desierta. Preocupados por la sospechosa ausencia del enemigo, los Jedi se preguntaron cómo los Merodeadores podrían haber escapado del planeta bajo su aviso. Jeth se estiró con la Fuerza y sintió que debajo de la fortaleza Nelori había una masa de vida indisociablemente enredada y entrelazada, como nunca antes había sentido. Jeth advirtió a sus compañeros Jedi, y juntos descendieron profundamente en las cavernas subterráneas que embolsaban la corteza de Voon. Cautelosamente se toparon con un corredor inclinado y toscamente cortado que conducía a una antecámara cavernosa que pasaba a una cámara adyacente, donde Jeth nuevamente sintió una oscura frialdad que impregnaba su entorno. De repente, la antecámara estalló con fuego bláster cuando más de doscientos Merodeadores Nelori atacaron a los Jedi encerrados, matando a cuatro de inmediato. Con los otros Caballeros pisándole los talones, Jeth intentó detener el avance de los Merodeadores, y juntos formaron un perímetro defensivo alrededor de sus camaradas caídos. El baluarte Jedi no era rival para la ferocidad de los Merodeadores, y sus números disminuyeron lentamente. Mientras tanto, Jeth comenzó a darse cuenta de que sus propios ataques se habían vuelto más feroces, potenciados por las emociones sin control de la Fuerza, utilizados para contrarrestar el ataque del enemigo. Con un ajuste de enfoque, Jeth comenzó a concentrarse en una imagen de victoria mientras se entregaba a la voluntad de la Fuerza. Lo que siguió fue un cambio inesperado de los acontecimientos, con la marea de la batalla pronto a favor de los vigorizados Jedi, mientras que los desmoralizados Merodeadores estaban repentinamente en un estado de agitación. La implementación repentina de Jeth de la meditación de batalla resultó en una rápida derrota de los Nelori, borrando así su amenaza del Corredor Hyabb-Twith y finalmente del Núcleo.[1]

Maestro Jedi

Nuevas responsabilidades

«No hay atajos para dominar la Fuerza, Haazen—y no puede haber excusas.»
―Maestro Jedi Arca Jeth[fuente]

En el 4.015 ABY, el prototipo de droide asesino serie HK, HK-01, lideró una violenta insurrección en la propia capital de la República, Coruscant, en la que miles de autómatas se rebelaron contra sus dueños inteligentes. En las semanas que siguieron, innumerables ciudadanos cayeron muertos en el alboroto por diversos tipos de modelos de droides, desde los de saneamiento hasta aquellos especializados en seguridad e incluso protocolo.[9] Sin embargo, fue el abandono imprudente del asesino y especialmente los letales droides de guerra Juggernaut lo que justificó la intervención de los más grandes Maestros de la Orden Jedi, de los cuales ahora se contaba a Jeth. Inhabilitó todo el ejército de droides de HK-01 a través de la Fuerza en la defensa posterior de la capital, y con la destrucción del principal cazador-asesino, la Gran Revolución Droide llegó a su fin.[10]

Arca Jeth defiende su decisión de no ascender a Haazen.

Jeth continuó sirviendo a la Orden Jedi y a la República en los años que siguieron a la revuelta de droides de Coruscant. Cuando los Maestros de la Orden comenzaron a anunciar el regreso de los Señores Oscuros del legendario Imperio Sith, los Jedi fueron enviados a varios sitios en toda la galaxia que alguna vez fueron lugares concentrados de poder del lado oscuro. Jeth regresó a su planeta natal, Arkania, un planeta que en el pasado había sido un antiguo depósito del antiguo conocimiento Sith.[1] Estableció un praxeum Jedi en el desierto, muy alejado de las minas de diamantes más remotas que embolsaron el planeta,[8] y entrenó hasta a veinte estudiantes en un momento dado.[11] Los estudiantes de Jeth aprendieron meditación, poderes de la Fuerza y ejercicios de combate con sables de luz que imitaban los ataques rápidos del dragón arkaniano.[8] Mientras sus alumnos se entrenaban, Jeth continuó inspeccionando el planeta y buscó cualquier influencia, por pequeña que fuera, del lado oscuro.[1]

En esa época, la percepción del público de la Orden Jedi era la de una fraternidad elitista, una opinión que estaba mal vista por un conocido de Jeth, el Maestro Jedi miraluka Noab Hulis. En un experimento, Hulis negoció un acuerdo con Jeth para entrenar a un ilustre financiero llamado Barrison Draay, así como a su humilde criado, Haazen. Jeth también acordó entrenar a la hija de Hulis, Krynda, la tercera de las hijas de Hulis, para convertirse en Jedi. Mientras que después de un tiempo, el Consejo Jedi consideró completo el entrenamiento de Draay y Krynda Hulis, Haazen fue considerado deficiente. Se llevó a cabo una ceremonia de Caballeros en el praxeum arkaniano, donde Jeth, Noab Hulis y varios Jedi adicionales otorgaron rango a los exitosos aprendices. Rechazaron abiertamente la promoción de Haazen, a quien Jeth reprendió por su fracaso en adoptar el camino Jedi y negó la oportunidad de reconsideración. Mientras Draay y Hulis se casaron[12] y se convirtieron en grandes Jedi, el desánimo de Haazen finalmente llevó a su caída al lado oscuro de la Fuerza.[6]

En una misión particular fuera del planeta, Jeth interceptó una nave en ruta hacia los mercados de esclavos en la ciudad espacial de Ereesus. Derrotó a los conductores de esclavos y liberó a los cautivos, entre ellos la familia twi'lek Doneeta. Impresionado por el poder del Maestro, su hijo sensible a la Fuerza, Tott, deseaba ser entrenado como un Jedi, y Jeth lo acogió. Regresó a Arkania con el niño y lo entrenó junto con muchos estudiantes, incluidos dos enviados desde Alderaan por su madre, Lien-Tsai Qel-Droma, una amiga de Jeth y una reconocida Maestra por derecho propio. El twi'lek se hizo amigo cercano de sus hijos, el valiente pero testarudo Ulic y el joven de mentalidad mecánica Cay.[1] No mucho después, el Maestro Jeth fue atrapado en un incendio y sufrió quemaduras severas. Muchas de sus heridas fueron curadas y las deformidades reparadas por los médicos arkanianos, pero las orejas puntiagudas de Jeth, un rasgo prominente entre los de la herencia sephi, no fueron restauradas. Debido a que era considerado como un campeón Jedi entre el pueblo arkaniano, los cirujanos no reconstruyeron sus orejas y, en cambio, las repararon para que se ajustaran a las de los arkanianos de sangre pura. La prominente familia Adasca de Arkania también alteró todos los holos conocidos de Jeth para que los registros pasados reflejaran su apariencia actual. Alrededor de ese tiempo, prestó su holocrón a su amigo y compañero Maestro Jedi Thon de Ambria, para ayudar en el entrenamiento de su último aprendiz, una joven mujer humana llamada Nomi Sunrider.[13]

Agitación galáctica

Vigilante Jedi
«De acuerdo con nuestro compromiso con la República, los Maestros Jedi asignan a uno de los suyos para convertirse en el Vigilante de cada nuevo sistema…hoy he aceptado el cargo de los mundos de Onderon.»
―Arca Jeth[fuente]

Arca Jeth en el momento de las Guerras de las Bestias.

En el 4.000 ABY, los exploradores de la República se toparon con Onderon, un mundo subdesarrollado del Borde Interior previamente desconocido para los astrónomos galácticos. De acuerdo con el mandato de la Orden Jedi de relacionarse con nuevas civilizaciones en nombre de la República, Jeth fue asignado como Vigilante de los mundos de Onderon, y acordó ayudar a la reina Amanoa a poner fin a siglos de guerra civil. Al final de un ejercicio en el que Ulic Qel-Droma mostró su habilidad en el combate con sables de luz contra un droide de entrenamiento, Jeth lo llamó a él, a su hermano y a Tott Doneeta juntos, para explicar, a través del beneficio de una ilusión de la Fuerza extremadamente realista, la historia de Onderon. Según él, el planeta estaba habitado por dos sociedades separadas y muy distintas: la sociedad establecida de la ciudad amurallada de Iziz gobernada por Amanoa, y los Jinetes de Bestias, descendientes de exiliados que se negaron a acatar su soberanía, y montaban las feroces criaturas del desierto del planeta. Aunque los deberes de Vigilante le habían sido asignados a Jeth, él envió a cambio a sus tres aprendices en lo que sería una prueba de su Caballería para llevar el conflicto de Onderon a una resolución pacífica.[14]

Doneeta y los hermanos Qel-Droma llegaron a la ciudad amurallada de Iziz y descubrieron que sus ciudadanos estaban bajo la influencia del espíritu del lado oscuro del antiguo Lord Sith Freedon Nadd. Los Jedi se encontraron repentinamente en medio de un conflicto cuando Amanoa declaró la guerra a los Jinetes de Bestias. La reina causó estragos en sus enemigos con la magia Sith que aprendió del fantasma de Nadd, y la victoria para ella estaba cerca. Sin embargo, Jeth, que había percibido el fracaso de sus alumnos desde lejos, llegó a Onderon en su nave personal, la Gema Solar, y desmoralizó a las fuerzas de Amanoa a través de su dominio de la meditación de batalla Jedi, lo que fortaleció la resolución de los Jinetes de Bestias en la victoria.[14] En la estela de la batalla, se le dieron severas reprimendas a Ulic Qel-Droma por decisiones tomadas a toda prisa que finalmente resultaron en un derramamiento de sangre innecesario, y también a Cay, por la pérdida descuidada de su brazo ante un Protector Real de la reina.[15] Jeth estaba decidido a romper también el manto del espíritu de Freedon Nadd sobre Iziz, una opresión sufrida por la monarquía Onderoniana durante siglos. Con la ayuda de la hija de Amanoa, la princesa Galia, Jeth localizó a la reina en la tumba de Freedon Nadd y echó el poder del Señor Oscuro de la ciudad, lo que también resultó en la muerte de Amanoa.[14] Más tarde supervisó la consagración por las leyes de la República, la unión de la Reina Galia y Oron Kira, el líder de los Jinetes de Bestias, y su asunción oficial de la soberanía planetaria.[15]

La Revolución Naddista
«Ommin…escucha…¿los escuchas?"
"¿Qué pasa, Arca, mi amigo—? ¿Estás listo tan pronto para unirte al lado oscuro?"
"Escucha…¿lo oyes? Mis Caballeros Jedi están con nosotros.»
―Un Arca Jeth encarcelado y el Rey Ommin.[fuente]

A Galia se le otorgó el dominio oficial de Onderon con su esposo, el rey y el Señor de Bestias, Oron Kira, y disfrutó de dos años de relativa paz mientras sus dos sociedades intentaban integrarse y así reconstruirse. Jeth permaneció en Onderon con sus aprendices durante ese tiempo, pero actos de terrorismo ocasionales y aparentemente aleatorios lo llevaron a creer que una oscuridad causada por la potencia residual de los restos de Freedon Nadd aún eclipsó a Iziz,[14] y que los portadores de magia Sith continuaron practicando sus artes en secreto.[16] En un esfuerzo por levantar el manto del lado oscuro, Jeth ordenó la reubicación de los sarcófagos de Amanoa y Nadd al lado más alejado de Dxun, la luna principal de Onderon, en una tumba-fortaleza construida con hierro mandaloriano casi indestructible.[17] Varias patrullas de Jinetes de Bestias también fueron colocadas como vigilantes en las catacumbas debajo de Iziz. Jeth luego envió a Doneeta al cercano planeta Ambria, donde residía el Maestro Jedi Thon, de quien el twi'lek debía solicitar refuerzos. Con su misión cumplida, Doneeta regresó poco después con el Jedi vultan Oss Wilum, justo cuando la procesión fúnebre de la difunta Amanoa y su antepasado Sith por el maestro Jeth.[16] Las solemnidades fueron interrumpidas por el comandante Jinete de Bestias Gobee, quien se apresuró a alertar a Jeth de la legión de seguidores del lado oscuro que se acercaba rápidamente.[14] Una enorme máquina de guerra estalló desde los túneles para asaltar la procesión en ese momento, de la cual surgió un Jedi Oscuro revestido de hierro al frente de una hueste de soldados Naddistas.[16]

Arca Jeth se recupera de un inesperado ataque de la Fuerza.

Jeth fue inmediatamente golpeado por un poderoso ataque de la Fuerza de un enemigo desconocido e invisible, y Doneeta y Ulic Qel-Droma se vieron obligados a protegerlo, mientras que los Jedi restantes se unieron a Oron Kira y los actuales Jinetes de Bestias en la batalla contra el ejército Naddista. Cuando comenzó a recuperarse, Jeth se dio cuenta de que las tácticas de los Jedi Oscuros, uno llamado Warb Null, eran divertidas; mientras mantenía a Cay y Wilum a raya, y con Ulic y Doneeta atendiendo la defensa de Jeth, los soldados del lado oscuro confiscaron ambos sarcófagos y los cargaron en su máquina de tierra. Con su misión ejecutada con éxito, Null desenganchó a sus oponentes para reunirse con los Naddistas en su retirada subterránea. El asalto contra Jeth confirmó sus sospechas de que la magia Sith aún mantenía una influencia negativa sobre la ciudad, una que debía ser eliminada de inmediato.[14]

La reina Galia luego sugirió que los Jedi buscaran a su padre supuestamente muerto,[14] el rey Ommin, a quien Galia reveló que era un hechicero Sith aún más poderoso que su difunta madre. Wilum, Doneeta y Cay Qel-Droma permanecieron en la superficie con Oron Kira para asegurar el palacio,[16] mientras que Jeth y Ulic siguieron a Galia al túnel creado por la máquina de guerra Naddista. Pronto entraron en la guarida subterránea de Ommin, donde fue confinado a un artilugio mecánico de soporte vital. Jeth inmediatamente reconoció la pesadez de la influencia del lado oscuro sobre el rey, y exigió que renunciara al control de los sarcófagos robados. Al principio, Ommin fingió ignorancia, pero pronto reveló que el espíritu de Freedon Nadd había sido llamado desde las profundidades del Caos para su beneficio. El espectro del Señor Oscuro apareció en ese momento, y Jeth dedujo que fue Nadd quien alimentó la hechicería que aún atormentaba al planeta. Ommin confirmó la sospecha del Maestro Jedi, que ya no era el inválido que alguna vez había fingido ser, y se había levantado para sofocar a Jeth con las energías del lado oscuro que le proporcionaba el poder del fantasma de Nadd. También estuvieron presentes Warb Null y el ejército Naddista, que se quedaron para tratar con Qel-Droma y Galia mientras Ommin y Nadd llevaban al arkaniano inconsciente a la guarida del rey, donde planeaban someterlo a un tormento tan severo para forzarlo a servirles. Qel-Droma se batió en duelo y mató a Null en un intento por salvar a su Maestro, pero finalmente se vio obligado a huir con la reina en lugar de enfrentarse a la multitud de guerreros Naddistas entre él y el rey difunto.[16]

Jeth fue colgado en una pared y soportó semanas de tortura a manos del rey Ommin y el espíritu de Freedon Nadd, sacudido por el poder aplastante del lado oscuro.[18] Mientras tanto, Ulic Qel-Droma y Galia descubrieron que Iziz había sido recapturado por los Naddistas, y los Jedi enviaron una llamada al Senado Galáctico para obtener refuerzos.[16] Junto con toda la fuerza de la Armada de la República que llegaron, fueron cinco Caballeros Jedi: Qrrrl Toq, Shoaneb Culu, Kith Kark y los humanos Dace Diath y Nomi Sunrider, los últimos de los cuales emplearon su facilidad inherente con la meditación de batalla para cambiar rápidamente la situación de la batalla a su favor. Dos visitantes inesperados llamados Aleema y Satal Keto también habían venido a Onderon, indirectamente del sistema Emperatriz Teta y en busca de la sabiduría Sith del rey Ommin. Su iniciación incluyó una visita con el humilde Jeth, a quien Ommin explicó que estaba delirando y en el proceso de convertirse en un agente de los Sith. Jeth, sin embargo, mantuvo su determinación y alertó al rey Ommin para que se preparara para la llegada de los rescatistas Jedi; un equipo de Caballeros pronto irrumpió en la fortaleza de Ommin, donde todos los Jedi Oscuros y droides de guerra presentes del rey fueron asesinados, y Jeth fue liberado. El espíritu de Nadd apareció y condenó a su fallido sirviente Ommin a merced de los Jedi, cuyo líder recién restaurado, Jeth, se enfrentó y desterró al fantasma del Señor Oscuro de Onderon para siempre. El planeta fue puesto bajo la ley marcial después de la batalla, y Jeth, junto con sus Caballeros Jedi y el rey y la reina, se aventuró a Dxun para la ceremonia de sepultura de los últimos vestigios de una dinastía Sith.[9] Jeth también registró los eventos de la Insurrección de Freedon Nadd y sus repercusiones dentro de los archivos del Gran Holocrón Jedi.[19]

Los nuevos Sith
«Tengo malas noticias, amigos. Pensé que las enseñanzas Sith que estaban activas aquí habían sido contenidas. Aparentemente, estaba equivocado.»
―Arca Jeth, a los Jedi en Onderon[fuente]

Arca Jeth y su drexl domesticado.

Las fuerzas Jedi y de la República regresaron a Onderon y continuaron ayudando a los nativos en el restablecimiento de una civilización viable bajo un liderazgo nuevo y justo. Jeth y sus aprendices disfrutaron de un breve respiro en Onderon, durante el cual aprendieron a volar las monturas drexl de los Jinetes de Bestias, recolectaron y catalogaron todos los artefactos Sith incautados de la posesión Naddista, y establecieron una base Jedi permanente para combatir las resurgentes amenazas del lado oscuro en el planeta.[20] Inicialmente desconocido para los Jedi, el espíritu de Freedon Nadd se puso en contacto con Aleema y Satal Keto durante su visita al planeta,[16] y se ofreció a entrenarlos a ambos en la magia Sith. Con el poder que se les otorgó en los meses posteriores de la tutela Sith, los Ketos formaron el culto de los hechiceros Krath y se instalaron como gobernantes del sistema Emperatriz Teta, desde el cual planearon aterrorizar a la galaxia una vez que su propio sistema estuvo bajo su control.[7]

Las noticias de la malicia de los Krath llegaron a Jeth quien, como el guerrero elegido de la Asamblea Jedi por su experiencia con las amenazas del lado oscuro,[5] asumió las responsabilidades de Vigilante de los asediados mundos tetanos. Llamó a todos los Caballeros con nuevas asignaciones; Dace Diath, Qrrrl Toq, Oss Wilum y Shoaneb Culu se apresuraron a Ossus con el informe de los acontecimientos en Onderon;[20] Tott Doneeta y Cay Qel-Droma permanecerían en el planeta del Borde Interior y continuarían manteniendo la paz mientras supervisaban la finalización del puesto avanzado Jedi; Después de una lección de meditación de batalla Jedi, Nomi Sunrider debía acompañar inmediatamente a Ulic Qel-Droma como representantes Jedi del esfuerzo de guerra de la República contra los Krath.[20]

Pasó un mes después de la partida de Sunrider y Qel-Droma, durante el cual Arca Jeth y los Caballeros restantes continuaron su trabajo en Onderon. El Maestro Jedi aprendió a través de la Fuerza que un visitante llamado Exar Kun pronto llegaría, uno con un deseo peligroso de conocimiento prohibido y sin reservas sobre mentir para obtenerlo. Antes de su partida en un recado, Jeth dio instrucciones explícitas a Tott Doneeta y Cay Qel-Droma para que no ayudaran a Kun ni le dieran ninguna información. Regresó algún tiempo después en un enorme drexl domesticado a través de la Fuerza, y fue recibido por Kun, a quien Jeth negó el acceso a cualquiera de los artefactos Sith de Nadd a pesar de su reclamo como representante de la Academia de Arqueología Jedi. Aunque se negó a ayudar a Kun, Jeth no hizo nada más para obstaculizar su búsqueda, lo que finalmente llevó al Caballero Jedi a Iziz. La preocupación de Jeth estaba en otra parte; estaba previsto que la República llegara pronto al sistema tetano, y Jeth estaba preocupado por los que había enviado para unirse a ellos. De hecho, los Jedi fueron derrotados en la batalla por el planeta capital Emperatriz Teta, confundidos por la magia Sith utilizada contra ellos por los Krath.[21] La Asamblea Jedi estaba alarmada por la velocidad con la que el lado oscuro se había extendido por la galaxia, y la derrota de los suyos provocó una convocatoria de todos los Jedi a una conferencia de guerra en el planeta Deneba.[20]

Cónclave en Deneba
«Vodo está muy atormentado en estos día…uno de sus estudiantes lo dejó para buscar conocimiento prohibido. Nada bueno saldrá de eso, estoy seguro.»
―Arca Jeth, hablando con el Maestro Thon con respecto a Exar Kun[fuente]

Arca Jeth se convierte en uno con la Fuerza.

Los Jedi de Onderon se volvieron a conectar con sus camaradas cansados de la batalla en Deneba. Mientras se dirigían al anfiteatro ubicado dentro de una montaña llamada Meru, Jeth y Thon expresaron preocupación por su amigo cercano y compañero Jedi, el Maestro Vodo-Siosk Baas, debido a su aprendiz rebelde Exar Kun. Sin embargo, Baas aún no había llegado, y se tomaron lugares sin él, cuando Odan-Urr, el presidente de la Asamblea Jedi, comenzó el proceso. Jeth fue uno de los que abogó por una rápida acción militar contra los Krath; en lugar de limitar la oscuridad en la galaxia como Thon había hecho en Ambria, Jeth creía que un frente unificado de poder del lado de la luz derrotaría a los Krath.[2]

Ulic Qel-Droma, quien dirigió el asalto fallido sobre Emperatriz Teta, sugirió un plan para infiltrarse en los Krath y aprender el lado oscuro para que pudiera ser usado contra ellos. Jeth y casi todos los presentes rechazaron la idea de Qel-Droma, y el Maestro Jedi arkaniano se preparó para dirigirse a las masas, pero en ese momento experimentó a través de la Fuerza la desesperación de Exar Kun, como resultado de su abrazo inicial del lado oscuro de la Fuerza. Los diseños de los Krath también se realizaron en forma de cápsulas de escape que de repente bombardearon Deneba, de donde surgió un ejército de droides de guerra que atacaron a los Jedi reunidos. Los droides sirvientes, que ya estaban en el lado del planeta, fueron reprogramados por los Krath y se unieron al asalto contra los Jedi. Rodeado por el enemigo, Jeth destruyó muchos de los autómatas solo con el poder de la Fuerza, y salvó la vida de Ulic Qel-Droma de uno en el proceso. Sin embargo, en un momento de distracción, uno de los droides golpeó a Jeth por la espalda, que luego fue destruido por su antiguo aprendiz. En los brazos de Qel-Droma, Arca Jeth se convirtió en uno con la Fuerza, dejando solo sus túnicas Jedi y su sable de luz.[2]

Legado

«Frío…frío…mi corazón es como el hielo que me rodea. ¿Por qué no dejará de latir?"
"Porque debes vivir Ulic Qel-Droma…"
"Maestro Arca! ¿Eres real o eres solo otro fantasma…como todos los demás?"
"No hay respuestas simples, hijo mío. La vida no es simple. Pero aún así, debes vivir…o eres demasiado cobarde para la vida?»
―El fantasma de Arca Jeth se enfrenta al abatido Ulic Qel-Droma[fuente]

El dolor y la culpa infatigables plagaron a Ulic Qel-Droma después de la muerte de su Maestro,[22] conservando las prendas Jedi de Jeth como una reliquia atesorada.[3] La muerte de un Maestro Jedi tan grande sacudió a muchos de sus contemporáneos,[7] una tragedia que estimuló a Qel-Droma, independientemente del consejo que le dio su difunto mentor, para llevar a cabo la misión de infiltración por la que había hecho una campaña tan vocal.[2] De hecho, su acción resultó en locura; Qel-Droma cayó al lado oscuro como señor de la guerra de los Krath, y poco después se convirtió en el aprendiz de Exar Kun, cuyo propio viaje a la oscuridad había sido recompensado con su adquisición de un tremendo poder[22] como Señor Oscuro de los Sith.[23] Juntos emprendieron la Gran Guerra Sith contra los Jedi y la República,[24] que vio la muerte de otro de los aprendices de Jeth, Cay Qel-Droma, a manos de su propio hermano.[25] Sin embargo, Ulic finalmente renunció a su lealtad Sith y ayudó a sus antiguos aliados en la derrota final de Exar Kun, quien quedo atrapado en su templo por la técnica del muro de luz[26] sugerida por Jeth durante el Cónclave en Deneba.[2] Qel-Droma finalmente comenzó su propio viaje a la redención diez años después,[27] y honró a su Maestro caído con una escultura de hielo en el mundo helado de Rhen Var, fabricada con la hoja de su sable de luz.[28] Luego prometió recuperar su vida, después de que fue visitado y animado por el espíritu de Jeth.[27]

Arca Jeth en forma espiritual.

Poco después de la Gran Guerra Sith, Antos Wyrick, un científico zeltron que había obtenido una muestra del ADN de Arca Jeth, comenzó a experimentar con fetos en los que deseaba modificar genéticamente la sensibilidad de la Fuerza mediante la combinación de sus células y las del difunto Maestro Jedi. Wyrick no tuvo éxito, ya que ninguno de sus sujetos de prueba manifestó una afinidad con la Fuerza, por lo que se deshizo de su sueño de crear un ejército de Caballeros mandalorianos con el que sus parientes planearon vengar su derrota contra la Orden Jedi durante la Gran Guerra Sith. Entre los "descendientes" de Arca Jeth se encontraba la retoño arkaniana, Jarael, y la hija de pelo blanco de Wyrick, Chantique.[3]

Otra de las pupilas de Jeth, la vidente Krynda Draay, quien se afligió a perpetuidad después de la pérdida de Barrison en la Guerra Exar Kun, se dedicó a la vigilancia contra el lado oscuro a través de un pacto Jedi secreto, encargado de vigilar cualquier signo de resurgimiento Sith.[12] La misión del Pacto fue inherentemente defectuosa por el fallido Padawan de Jeth Haazen, quien, como uno de sus fundadores, también había sido un Sith disfrazado y había orquestado la casi aniquilación de la Orden Jedi desde adentro.[6]

Después de la esterilización de Ossus después de la detonación del Cúmulo Cron, el Templo Jedi en Coruscant comenzó a tomar forma como la sede de la Orden. A lo largo de su Vía Procesional a partir del 3.956 ABY, se erigió una estatua gigante de bronzio de Arca Jeth junto con las imágenes de los compañeros Maestros Ooroo y Odan-Urr.[29] Los relatos de la valentía de Arca Jeth y las circunstancias de su muerte se habían convertido en leyenda entre los Jedi, pero no los prestaban atención otras personas de otras creencias.[3] También se cambió el nombre de una universidad en Arkania en su honor, y los arkanianos lo alabaron como un héroe de su raza,[3] y se sabía que estaba activa al menos durante la Guerra Fría entre la República y el resurgido Imperio Sith.[30] El holocrón de Jeth finalmente fue enterrado en Arkania, perdido hasta su redescubrimiento y posterior posesión miles de años después por la Maestra Jedi, historiadora y arqueóloga Tionne en nombre de la Nueva Orden Jedi.[31]

Aunque diseñado por su compañero Maestro Jedi Tharis Orne, Arca Jeth creó el Noetikon de Ciencia, uno de los tres dispositivos que casi catalogó la totalidad de los Archivos Jedi. Una medida de la personalidad de Jeth se incorporó en forma holográfica junto con los Maestros Vandar Tokare y Orne, los tres representando el "espíritu Jedi de investigación científica". Durante la Guerra Fría, la sabiduría de los Maestros de los tres Noetikons, incluido Jeth, fue llamada para salvar la vida del Maestro Jedi Yuon Par.[32]

Personalidad y rasgos

«Un Jedi necesita más que mera valentía…el exceso de confianza ha sido la ruina de muchos guerreros experimentados. ¡Deja que la Fuerza sea tu fuerza!»
―Maestro Jedi Arca Jeth[fuente]

Jeth con orejas "sephi".

Arca Jeth era un hombre mayor de apariencia arkaniana común, con cabello blanco; ojos blancos sin pupilas; garras, manos de cuatro dedos; y piel pálida[31] nudosa por la edad.[20] Antes de su desfiguración por el fuego, Jeth tenía las orejas puntiagudas reveladoras de los sephi, solo para que luego fueran reconstruidas para parecerse a las de ascendencia pura arkaniana.[3] Su vestimenta era una variación única de la vestimenta tradicional Jedi; una túnica larga y voluminosa de color mostaza con calzones marrones y una cadena que los conectaba. Una túnica de cuerpo entero en un tono más oscuro se usaba debajo, y atada con un cinturón de gran hebilla debajo del cual había una blusa con capucha y cuello grueso que casi coincidía con el color de la bata de Jeth.[15]

Jeth se esforzó por ejemplificar la paz y creía que todas las cosas estaban así en la Fuerza.[7] Un hombre de inusual sabiduría y perspicacia que transmitía un aire de serenidad,[1] incluso en medio de un conflicto serio, Jeth era considerado como un Jedi por excelencia de la Antigua República.[8] Sus habilidades de diplomacia fueron primordiales en la resolución de muchos conflictos, aunque no dudaba en levantar las armas cuando fuera necesario. Aun así, prefería la no agresión a la violencia y con frecuencia enfatizaba su importancia con sus aprendices.[7] Jeth creía que todos los que tenían una gran aptitud eran dignos de ser miembros Jedi, aunque dudaba un poco en instruir a Barrison Draay, a quien consideraba demasiado viejo y blando para sobrevivir al riguroso entrenamiento. Sin embargo, cuando Draay completó con éxito su aprendizaje, Jeth confesó abiertamente su alegría por haber demostrado que estaba equivocado.[6]

Haazen, a quien había tomado como muestra de buena fe, demostró ser menos que digno de avance a los ojos de Jeth, no por su estatus social, como lo creía el aprendiz, sino más bien por su propio mérito y carácter carentes.[6] Jeth a menudo reprendió a Ulic Qel-Droma por su descarado exceso de confianza, un rasgo que a veces resultó peligroso incluso para guerreros experimentados, y recordó a todos sus aprendices que su fuerza estaba en la Fuerza.[15] Disfrutaba de la amistad con muchos de sus contemporáneos, incluidos los Maestros Noab Hulis,[6] Ood Bnar,[15] Thon,[33] Lien-Tsai Qel-Droma[1] y Vodo-Siosk Baas, entre otros.[2] Sin embargo, su esencia dentro del Noetikon de la Ciencia, con frecuencia discutía con la del compañero Maestro Vandar Tokare, algo que molestaba a su compañero, Tharis Orne.[32] El servicio de Jeth a la galaxia y la Orden Jedi fue honrado de innumerables maneras,[29] desde monumentos hasta universidades renombradas,[3] y a través de holocrones, sus enseñanzas se transmitieron de generación en generación.[19][31]

Poderes y habilidades

«Ah, meditación de batalla Jedi. Thon es bueno en eso. Arca es incluso mejor. Arca podría aumentar la voluntad de un ejército derrotado y hacerlos victoriosos.»
―Odan Urr[fuente]

Arca Jeth disipa la oscuridad del sarcófago de Freedon Nadd.

Como Guardián Jedi,[5] Jeth fue un espadachín experto que obtuvo el estatus legendario[1] por primera vez con su sable de luz de hoja verde[3] durante la Campaña Hyabb-Twith. Aunque siempre llevaba su arma, Jeth rara vez la usaba en sus últimos años.[34] Fue durante el asunto Hyabb-Twith cuando Jeth demostró por primera vez su facilidad con la meditación de batalla.[1] Aunque no fue el primero en mostrar la habilidad,[35] Jeth fue uno de los pocos Jedi en dominarlo realmente. Jeth pudo inspirar a ejércitos enteros a la victoria, incluso cuando su derrota fue solo unos momentos antes inminente.[15][24] También era conocido por su dominio de la enseñanza mechu, la capacidad de desactivar droides a través de la Fuerza.[1] Su fuerte posición en el lado de la luz también le proporcionó una amplia gama de habilidades: aumento de resolución enfocado;[5] ilusiones realistas de la Fuerza;[4] finura telequinética; la transferencia del poder de la Fuerza;[36] vista de la Fuerza, sigilo y curación; visión lejana, telepatía y la coerción mental de las bestias;[5] la capacidad de purgar[15] o contener el poder del lado oscuro,[2] e incluso cortar la conexión de otro ser con la Fuerza.[5]

Jeth era una autoridad en saber galáctico, especies alienígenas e idiomas.[1] Hablaba la lengua Arkaniana, Básico, y el anticuado dialecto del Alto Galáctico.[36] Su vasto conocimiento también se extendió a la historia y las formas de los Sith,[14] y se enorgullecía de su capacidad para reconocer el lado oscuro más claramente con la edad.[7] Una vez que se hizo evidente para él que el espíritu de Freedon Nadd era la fuente de influencia malévola en Iziz, intentó eliminar los restos del Señor Oscuro y limpiar la ciudad de ese modo. Sin embargo, solo Amanoa fue expulsada inicialmente de la oscuridad, y Jeth, incluso con la ayuda de otros Jedi, no pudo revertir la infusión del lado oscuro del planeta. No era rival para el rey Ommin, cuya revitalización por el espíritu de Nadd le otorgó un poder increíble, del tipo que Jeth nunca antes había encontrado.[14] Tampoco pudo expulsar la oscuridad de su planeta natal, a pesar de muchos intentos de erradicación.[31]

Entre bastidores

«Decidí concentrarme en unos pocos personajes y dejar que las historias giraran desde allí. Creo que el maestro Arca fue mi primer personaje.»
―Tom Veitch[fuente]

"Maestro Arca", como se le refería al personaje con mayor frecuencia, fue creado por Tom Veitch para el lanzamiento en 1993 de Star Wars: Tales of the Jedi — Ulic Qel-Droma and the Beast Wars of Onderon, el primer arco de la historia de cómics Tales of the Jedi. Al año siguiente, Jeth fue un personaje influyente en Freedon Nadd Uprising, en el que Jeth es dibujado por Tony Akins, a diferencia de Chris Gossett, quien primero dibujó el personaje en Ulic Qel-Droma and the Beast Wars of Onderon. Luego apareció en los primeros tres números de Dark Lords of the Sith, escrito por Veitch y otro veterano escritor de Star Wars, Kevin J. Anderson, y nuevamente dibujado por Chris Gossett. Jeth aparece prominentemente en ambos audiodramas de reparto completo de Tales of the Jedi, con la voz de Larry Keith en el primero y Jim Ward en el segundo. Hasta ese momento, el apellido del personaje aún no se había identificado, y se reveló como "Jeth" con el lanzamiento en 1996 de Tales of the Jedi Companion, un libro de referencia para el juego de rol de Star Wars publicado por West End Games. Fue el primer personaje de Tales of the Jedi creado por Tom Veitch, que trabajó en estrecha colaboración con Chris Gossett para ilustrar una escena de muerte satisfactoria para el personaje de Descent to the Dark Side.[37]

Jeth como se muestra en Star Wars: The Old Republic.

Jeth fue mencionado a lo largo de la historia de cómics subsiguiente The Sith War de Kevin J. Anderson, en el último número del cual, Dark Lord, el personaje de Thon es confundido por el autor por Jeth como el Maestro de Ulic Qel-Droma. En el último arco de la historia de Tales of the Jedi, Redemption, Jeth apareció como un fantasma de la Fuerza en el segundo número, y como una escultura de hielo en el cuarto y quinto. Es reconocido en varios números de cómics de la meta-serie Star Wars: Caballeros de la Antigua República,[38] uno de los cuales, Vindication, Part 2, escribió incorrectamente su primer nombre como "Arka" en un título particular. La falta de ortografía también está presente en el documento comercial de Vindication. La novela Deceived de Paul S. Kemp, Coruscant Nights I: Jedi Twilight de Michael Reaves, y Empire's End, tanto el cómic como el audiodrama de Empire's End, también incluyen menciones insignificantes de Jeth.

En la página diecinueve de Tales of the Jedi Companion se afirma que "dos docenas de guerreros Jedi" fueron enviados inicialmente para hacer frente a la amenaza Nelori. Sin embargo, al final del mismo párrafo dice incorrectamente "Solo cinco de los doce Jedi sobrevivieron al encuentro". Además, Jedi Academy Training Manual identifica erróneamente a Arca Jeth como el primer Jedi en implementar la meditación de batalla a gran escala.[35] En Redemption 2: The Search for Peace, Jeth se muestra con una mano de cinco dedos, lo que es contrario a todas sus otras apariencias en cómics, así como a las características de los arkanianos de referencia como se define en The Essential Guide to Alien Species, que correctamente representa al Maestro Jedi con dos manos de cuatro dedos. Además de las inclusiones en una variedad de fuentes y material de libros de referencia, Jeth recibió reconocimientos fugaces en varios números de The Official Star Wars Fact File, así como menciones en las entradas del Databank de StarWars.com tanto para la Orden Jedi como para Ulic Qel-Droma. También recibió entradas dentro de Star Wars Enciclopedia y su versión actualizada. Para el videojuego Star Wars: The Old Republic de 2011, Arca Jeth tiene una apariencia humana, con manos de cinco dedos. Su cabello es corto, sus ojos son azules y su acento es considerablemente diferente de su apariencia original en los audiodramas de Tales of the Jedi.[32]

Apariciones

Fuentes

Wiki.png
Star Wars Wiki tiene 1 imagen relacionadas con Arca Jeth.

Notas y referencias

  1. 1,00 1,01 1,02 1,03 1,04 1,05 1,06 1,07 1,08 1,09 1,10 1,11 1,12 1,13 1,14 1,15 1,16 1,17 Tales of the Jedi Companion
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 2,4 2,5 2,6 Tales of the Jedi: Dark Lords of the Sith 3: Descent to the Dark Side
  3. 3,0 3,1 3,2 3,3 3,4 3,5 3,6 3,7 3,8 Knights of the Old Republic 48: Demon, Part 2
  4. 4,0 4,1 4,2 Tales of the Jedi 1: Ulic Qel-Droma and the Beast Wars of Onderon, Part 1
  5. 5,0 5,1 5,2 5,3 5,4 5,5 El Poder de los Jedi
  6. 6,0 6,1 6,2 6,3 6,4 6,5 6,6 6,7 Knights of the Old Republic 33: Vindication, Part 2
  7. 7,0 7,1 7,2 7,3 7,4 7,5 Tales of the Jedi: Dark Lords of the Sith audio drama
  8. 8,0 8,1 8,2 8,3 The Essential Guide to Planets and Moons
  9. 9,0 9,1 9,2 The New Essential Chronology
  10. The New Essential Guide to Droids
  11. Star Wars Enciclopedia
  12. 12,0 12,1 Star Wars: Knights of the Old Republic Handbook
  13. Tales of the Jedi 5: The Saga of Nomi Sunrider, Part 3
  14. 14,0 14,1 14,2 14,3 14,4 14,5 14,6 14,7 14,8 Tales of the Jedi audio drama
  15. 15,0 15,1 15,2 15,3 15,4 15,5 15,6 Tales of the Jedi 2: Ulic Qel-Droma and the Beast Wars of Onderon, Part 2
  16. 16,0 16,1 16,2 16,3 16,4 16,5 16,6 Tales of the Jedi: The Freedon Nadd Uprising 1
  17. The Essential Chronology
  18. Tales of the Jedi: The Freedon Nadd Uprising 2: Initiates of the Sith
  19. 19,0 19,1 Jedi vs. Sith: La Guia Esencial de la Fuerza
  20. 20,0 20,1 20,2 20,3 20,4 Tales of the Jedi: Dark Lords of the Sith 1: Masters and Students of the Force
  21. Tales of the Jedi: Dark Lords of the Sith 2: The Quest for the Sith
  22. 22,0 22,1 Tales of the Jedi: Dark Lords of the Sith 4: Death of a Dark Jedi
  23. Tales of the Jedi: Dark Lords of the Sith 6: Jedi Assault
  24. 24,0 24,1 Tales of the Jedi: The Sith War 1: Edge of the Whirlwind
  25. Tales of the Jedi: The Sith War 5: Brother Against Brother
  26. Tales of the Jedi: The Sith War 6: Dark Lord
  27. 27,0 27,1 Tales of the Jedi: Redemption 2: The Search for Peace
  28. Tales of the Jedi: Redemption 4: The Trials of a Jedi
  29. 29,0 29,1 The Old Republic: Deceived
  30. SWTOR mini.png Star Wars: The Old Republic—Galactic News Network: News Flash: DIPLOMATIC VESSEL COLLIDES WITH OUTER RIM MOON
  31. 31,0 31,1 31,2 31,3 The Essential Guide to Alien Species
  32. 32,0 32,1 32,2 SWTOR mini.png Star Wars: The Old Republic—Jedi Consular Mission: "Secret Signals" en Coruscant
  33. Tales of the Jedi 4: The Saga of Nomi Sunrider, Part 2
  34. Arca Jeth nunca se muestra empuñando su sable de luz a lo largo de toda la historia de Star Wars: Tales of the Jedi story line.
  35. 35,0 35,1 Ooroo, Odan-Urr, y Memit Nadill usaron la meditación de batalla en Star Wars: Tales of the Jedi — The Golden Age of the Sith y Tales of the Jedi: The Fall of the Sith Empire, cuyos eventos tuvieron lugar en el 5.000 ABY.
  36. 36,0 36,1 Jedi Academy Training Manual
  37. Wookieepedia interview with Tom Veitch
  38. Arca Jeth se menciona en Knights of the Old Republic 17: Nights of Anger, Part 2, en el Adascorp Fiscal Period Financial Report and Outlook: Field Report: Project Black Harvest de Knights of the Old Republic 19: Daze of Hate, Part 1, Knights of the Old Republic 50: Demon, Part 4, Star Wars: Caballeros de la Antigua República II: Los Señores Sith. Aparece en flashbacks en Knights of the Old Republic 33: Vindication, Part 2 y Knights of the Old Republic 48: Demon, Part 2.
 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores
*Nota: Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción. El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.