FANDOM


Premium-Eras-canon
Tab-canon-white  Tab-leyendas-black 


«Primero, quiero que vayas al Templo Jedi. Los tomaremos por sorpresa. Haz lo que se debe hacer, Lord Vader. No titubees; no demuestres piedad.»
―Darth Sidious, a Darth Vader[fuente]

El Ataque en el Templo Jedi, también conocido como el Asedio del Templo Jedi, fue uno de los últimos enfrentamientos militares en las Guerras Clon que tuvo lugar en el año 19 ABY, alrededor del Templo Jedi en Coruscant, el hogar de la Orden Jedi. Tras un duelo entre el Maestro Jedi Mace Windu y el Canciller Supremo Sheev Palpatine, que había sido revelado como el Lord Sith Darth Sidious, el Caballero Jedi Anakin Skywalker se volvió al lado oscuro de la Fuerza y se unió a los Sith. Convirtiéndose en un aprendiz Sith del Señor Oscuro de los Sith, Skywalker recibió el nombre «Darth Vader» por su Maestro Jedi y ordenó dirigir a los soldados clon de la Legión 501 en un asalto directo en el Templo.

Mientras miles de Jedi eran purgados a través de la galaxia como un resultado de la Orden Jedi, el nuevo Lord Sith y su legión invadieron y ocuparon el Templo. Durante el asedio, el senador Bail Organa de Alderaan viajó al Templo, pero fue obligado a regresar a punta de bláster por el comandante clon CC-1119 «Appo». Antes d irse, él fue testigo del abaleo de los soldados de Appo a Zett Jukassa cuando el Padawan intentaba escapar. En la consecuencia del ataque, la cual vio la exterminación de muchos Jedi, incluyendo iniciados Jedi a manos de Vader, los Sith intentaron atraer a los sobrevivientes a una trampa mediante una baliza señalándole a todos los Jedi restantes regresar al Templo. Sin embargo, su plan fue frustrado por los esfuerzos del Gran Maestro Yoda y Obi-Wan Kenobi, quien reprogramó la baliza para advertirles a todos los Jedi que se alejaran de Coruscant.

Con la caída del Templo Jedi y la casi aniquilación de la Orden Jedi entera, Sidious emitió la proclamación del Nuevo Orden, disolviendo la República Galáctica y reemplazando con un nuevo régimen —el Imperio Galáctico, regido por él mismo como emperador—. Coruscant continuó sirviendo al como el planeta capital de Sidious a través de la Era Imperial, durante la cual él reclamó al Templo Jedi como su residencia privada y renombrándola a Palacio Imperial.

Preludio

«Todos y cada uno de los Jedi, incluyendo tu amigo Obi-Wan Kenobi, son enemigos de la República.»
« Entiendo, Maestro .
" Debemos movernos rápidamente. Los Jedi son implacables. Si no los destruimos a todos, tendremos una guerra civil sin fin.»
―Darth Sidious y Darth Vader[fuente]
Tragedy

Darth Sidious conspiró para tornar a Anakin Skywalker al lado oscuro de la Fuerza.

Desde su primer encuentro, el Canciller Supremo Sheev Palpatine —secretamente el Señor Oscuro de los Sith Darth Sidious, se había interesado por Anakin Skywalker, un joven fuerte en la Fuerza y la intención de entrenarlo las formas de Jedi. Se colocó como mentor y figura paterna al niño para influir en sus decisiones, y finalmente lo convirtió en su aprendiz. Skywalker, debido a esto, confió absolutamente en Palpatine, confiando en él sus mayores secretos, como su masacre de incursores Tusken en Tatooine. Cerca del final de las Guerras Clon, Palpatine invitó a Skywalker, que se había convertido en Caballero Jedi, a una actuación del Lago de los Calamares en Casa de la Ópera de las Galaxias . Allí, le contó a Skywalker la tragedia de Darth Plagueis el Sabio, diciéndole que había técnicas Sith que podía aprender para salvar a las personas, —como su esposa- de la muerte. Más tarde, Palpatine admitió a Skywalker que sabía cómo utilizar el lado oscuo de la Fuerza, y Skywalker se dio cuenta de que en realidad era el Lord Sith que los Jedi habían estado buscando. El Caballero quedó conmocionado por esta revelación, y corrió al Templo Jedi para informar al Maestro Jedi Mace Windu, quien tomó un escuadrón de Maestros para aprehender al Sith.[1]

Bowing before a New Master

Darth Vader, recién ungido Lord Sith, ascendió como el aprendiz de Darth Sidious.

En su oficina en Coruscant, Sidious estaba siendo confrontado por el grupo de Windu, y todos menos Windu fueron rápidamente asesinados por el Sith. Sidious y Windu continuaron luchando hasta que Skywalker llegó. Decidiendo que la vida de Amidala era más importante para él que su compromiso con los Jedi, Skywalker cortó el brazo de Windu para salvar al Lord Sith, y Sidious empujó con la Fuerza a Windu de una ventana a su muerte. Skywalker luego se comprometió con las enseñanzas de Sidious para salvar a su esposa, y se le dio el nombre Sith «Darth Vader». Sidious aprovechó este momento para admitir con cuidado que en realidad no sabía el secreto para preservar la vida, pero Vader, evidentemente, no se dio cuenta de lo que había dicho. Con eso, Sidious declaró a la Orden Jedi un enemigo de la República Galáctica, asignándole a Vader la tarea de atacar los pasillos del Templo Jedi y eliminar la creciente «amenaza». Un gran destacamento de soldados de la Legión 501 fue transferido a Coruscant para servir a Lord Vader durante la misión.[1]

Mientras Vader se preparaba para comenzar su misión, Sidious promulgó la Orden 66, un mandato que los soldados clon de la República a lo largo de la galaxia habían sido programados para seguir sin cuestionar desde antes de que estallaran las Guerras Clon. Les ordenó matar a sus comandantes Jedi en nombre de la República. Dentro de minutos, muchos Jedi fueron asesinados por sus tropas anteriormente leales, aunque algunos sobrevivieron a la Orden.[1]

La redada

«Maestro Skywalker, ¡son demasiados! ¿Qué haremos?»
―Iniciado, a Darth Vader[fuente]
Knightfall1

La Legión 501 marchó al Templo Jedi bajo el mando de Darth Vader.

Marchando silenciosamente a las puertas del Templo con los clones, Darth Vader llevó a los clones adentro donde atacaron a sus residentes. Los Jedi se negaron a morir sin luchar en defensa de su hogar y se defendieron, matando a muchos soldados clon. Vader alteró y transmitió un código ordenando a todos los Jedi regresar al Templo Jedi porque la guerra había terminado, lo que hacía que cualquiera que atendiera la llamada muriera a manos de los clones.[1]

Vader fue a buscar a la Cámara del Alto Consejo Jedi para obtener más sobrevivientes, y fue allí donde encontró a un gran grupo de iniciados. Un niño se acercó a Vader desde donde se habían escondido los otros iniciados. El chico, sin darse cuenta de que Skywalker se había convertido en Vader y desertó a los Sith, le preguntó qué iban a hacer los Jedi, y en respuesta, Vader volvió a encender su sable de luz y procedió a ejecutar al grupo completo. La feroz lucha provocó un incendio que pronto engulló todo el Templo, atrayendo la atención de cientos de seres que observaban horrorizados cómo ardía el antiguo edificio. Presenciando el humo y las llamas Bail Organa, el senador de Alderaan y un simpatizante Jedi, aterrizó en la plataforma de aterrizaje de uno de los hangares de la Torre para investigar el incendio. Después de ser rechazado por los clones que custodiaban el hangar, el senador en retirada presenció a Zett Jukassa, un joven Padawan, abriéndose camino a través del grupo en un intento de escapar de la masacre. Aunque Jukassa hizo una tremenda pelea y mató a seis clones, pronto fue abrumado y asesinado a tiros justo enfrente del senador horrorizado. Los clones comenzaron a disparar sobre Bail Organa hasta que el comandante Apoo les ordenó que se retiraran, y les dijo a los demás que no se preocuparan por él.[1] Mientras ella meditaba en el templo, Shaak Ti fue asesinada por Vader cuando la apuñaló por la espalda.[4]

CinDrallig

Varios Jedi, incluyendo al Maestro Cin Drallig, fueron asesinados por el antiguo Anakin Skywalker.

Vader luego confrontó a Cin Drallig, el maestro de batalla del Templo y uno de los Maestros más poderosos del Templo. Después de asesinar a dos de los aprendices de Drallig, Bene y Whie Malreaux, el Sith entró a un duelo con Drallig, pero Vader lo mató al cortarle el hombro. Poco después, esto sería brevemente presenciado por Yoda y Obi-Wan Kenobi.[1]

Cuando la lucha comenzó a disminuir, Darth Sidious llegó al Templo para verificar el progreso de Vader. Vader se arrodilló ante su Maestro para ser felicitado por el Señor Oscuro y le dijo que fuera y trajera la paz al Imperio en ascenso. Sidious luego ordenó a Vader que viajara a Mustafar a eliminar a los líderes de la Confederación de Sistemas Independientes, un estado no reconocido que se oponía a la República que había separado tres años antes, reunidos allí por Sidious bajo el pretexto de conversaciones para terminar el conflicto.[1]

Consecuencias

«Ni siquiera los niños sobrevivieron.»
«Asesinado no fue por clones, este Padawan, un sable láser lo mató.»
«¿Quién? ¿Quién pudo haber hecho esto?»
―Obi-Wan Kenobi y Yoda, al encontrar un grupo de aspirantes Jedi asesinados en el Templo[fuente]
Flaming Temple

El Templo Jedi se encenció en llamas durante la batalla entre los antiguos aliados.

Dejando a los clones para erradicar a cualquier Jedi restante en el Templo, Darth Vader fue a visitar a su esposa en su departamento y explicó la destrucción del Templo diciéndole que los Jedi habían traicionado a la República. Él le dijo a dónde iba y por qué mientras le advertía que se mantuviera alejada de otros miembros del Senado, diciendo que también había traidores allí.[1]

Antes de que el fuegos se apagara, Palpatine llamó a una reunión del Senado Galáctico de emergencia el día después del ataque al Templo. Durante la asamblea, informó a los senadores del intento de los Jedi de tomar el control de la galaxia y los sucesos de la noche anterior. También les habló de la pacificación del Templo y los esfuerzos de los clones en toda la galaxia para acabar con la organización a raíz de esa realización. Para convencer a su audiencia de su causa, Palpatine pronunció un discurso afirmando que los Jedi habían orquestado la totalidad de las Guerras Clon para debilitar a la República y poder tomar el control de la galaxia. Palpatine también anunció que para evitar otro intento de este tipo, la República Galáctica se reorganizaría como un cuerpo unificado bajo su única y absoluta autoridad, el Imperio Galáctico.[1]

Incursión Jedi

Kenobi: «¿Hemos tenido contacto con el Templo?»
Yoda: «Un mensaje de retirada hemos recibido.»
Organa: «Solicita a todos los Jedi que regresen al Templo. Dice que se acabó la guerra.»
Kenobi: «Entonces debemos volver. Si hay algunos rezagados, caerán en la trampa y los matarán»
―Obi-Wan Kenobi, Yoda y Bail Organa [fuente]
Pg3 saber bg

Yoda y Obi-Wan Kenobi regresaron al Templo derrotaron a los clones y recalibraron la baliza señalándole a todos los Jedi que regresara a Coruscant.

Tras la redada, dos supervivientes de la Orden 66, los Maestros Yoda y Obi-Wan Kenobi, recibieron el mensaje ordenando a todos los Jedi que regresaran al Templo e inmediatamente lo reconocieron como una trampa. Dado que la sesión de emergencia del Senado facilitaría la entrada al Templo, los dos Maestros Jedi regresaron al Templo durante la reunión para aprovecharla. Encontraron el Templo en ruinas, el fuego seguía ardiendo y los cuerpos de ambos lados del conflicto se esparcieron por los pasillos.[1]

Después de abrirse paso entre sus antiguos aliados junto a Yoda, Kenobi pudo ingresar a la sala de proyectores. Allí, Kenobi recalibró el código para alejar a los Jedi[1] en lugar de llamarlos al templo, la cual fue una idea inspirada por una pregunta del iniciado Caleb Dume más temprano en las Guerras Clon.[5] El mismo Caleb estaba de camino a Coruscant debido al falso mensaje, pero recibió en mensaje de advertencia de Kenobi vía holocrón mientras era avistado por cazas estelares ARC-170. Caleb fue capaz de escapar de las naves Imperiales[6] y finalmente cambió su nombre a «Kanan Jarrus». Jarrus, eventualmente se convirtió en un miembro imporante de la temprana Alianza Rebelde e incluso entrenó a su propio Padawan Jedi, Ezra Bridger.[7]

Kenobi y Yoda también encontraron un holograma de seguridad que mostraba a Vader asesinando a Cin Dralling y sus estudiantes Padawan antes de conferir con Sidious. Kenobi estaba impactado por la revelación de que Skywalker, su antiguo Padawan, había caído al lado oscuro y lideró la masacre. Para encontrarlo, fue con Amidala, quien había estado viendo el Templo Jedi quemarse de muy lejos y se coló en secreto en su nave cuando fue a confrontar a su esposo en Mustafar. Esto llevó a un duelo entre los dos usuarios de la Fuerza.[1]

Antes de su asesinato a manos de Darth Vader, Shaak Ti logró grabar un mensaje en un holocrón instando a los futuros lectores a llevar a continuar con la Orden y no dejar que los Jedi muerieran en vano. Este holocrón terminaría en la colección de Grakkus, un señor del crimen Hutt, y el mensaje fue atestiguado por Luke Skywalker.

Entre bastidores

«Entonces [Sidious] dice 'Bien, bien, ahora voy a [salvar a tu esposa], pero ahora tienes que hacer todas estas cosas: tienes que matar a los Jedi porque si no matas a todos los Jedi— incluso si dejas uno con vida, incluso si es solo uno de los niños pequeños— volverán a buscarnos y lidiaremos con esto para siempre.'»
―George Lucas en La Venganza de los Sith comentario[fuente]
Clone in Jedi disguise

Imagen promocional eliminada de un soldado clon disfrazado como un Jedi.

La erradicación de la Orden Jedi y el giro de Anakin Skywalker se mencionaron indirectamente por primera vez en la trilogía original de Star Wars. Sin embargo, la película del 2005 Star Wars: Episodio III La Venganza de los Sith, representó el evento por primera vez.[1]

George Lucas, el creador de Star Wars, sintió que la parte de la incursión que presentaba al iniciado Jedi y su clan era muy necesaria. Quería demostrar hasta qué punto Skywalker se había caído de su pedestal como Caballero Jedi, pero no tenía ninguna intención de mostrarlos realmente muertos. Sin embargo, otro niño, Zett Jukassa, murió en la pantalla. Fue interpretado por el hijo de Lucas, Jett Lucas.[8]

En Star Wars: The Clone Wars serie de televisión episodio Ghosts of Mortis, el Hijo muestra a Anakin Skywalker una visión de su futuro que incluía partes de los eventos de La Venganza de los Sith. Una de estas visiones era la de Skywalker alzando su sable de luz para derribar a un niño inmediatamente después de una visión de Palpatine usando relámpagos de la Fuerza, y antes de ver a su estrangulamiento a Padmé Amidala con la Fuerza justo antes de su duelo con Obi-Wan Kenobi. Tomado como visiones cronológicas de la película e interpretando la escena de Palpatine a partir del enfrentamiento con Mace Windu, eso ubicaría a este niño como víctima del ataque.

Contenido eliminado

Originalmente, Kenobi y Yoda iban a ser recibidos por un escuadrón de soldados clones disfrazados de Jedi en la película. Una imagen promocional de Temuera Morrison como uno de estos clones está en el segundo disco del set de DVD de La venganza de los Sith, lo que sugiere que fueron considerados para la película.

Apariciones

Apariciones no canónicas

Fuentes

Notas y referencias

Batallas de la Orden 66 y la Purga Jedi
Oficina de Palpatine · Templo Jedi · Mustafar (I) · Senado Galáctico · Luna del río de Al'doleem
Coruscant · Mon Cala (I) · Ciudad Bel · Mon Cala (II) · Rescate de Caleb Dume
Stygeon Prime · Vyndal · Fuerte Anaxes · Lothal · Mustafar (II)
Estación médica de la República · Bilzen · Ciudad Martillo · Oosalon · Malachor
[editar]
 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.