Star Wars Wiki
Advertisement
Star Wars Wiki
Este artículo trata sobre un tema incluido en las Leyendas.Este artículo está semiprotegido.La opción de renombrar este artículo está protegida.
Para otros usos, véase Batalla de Onderon (desambiguación).

La Batalla de Onderon fue la batalla final entre las fuerzas del renacido Emperador Palpatine y la Nueva República durante la devastadora Operación Mano Sombría. Con el cuerpo de su último clon sucumbiendo al envejecimiento acelerado debido a la manipulación genética, Palpatine había tratado de reclamar la posesión del cuerpo del bebé Anakin Solo, el nieto y homónimo de su difunto aprendiz Anakin Skywalker. Al recibir información de que los Solos se habían trasladado al planeta Onderon en el Borde Interior, envió su nueva nave insignia, el acorazado clase Eclipse Eclipse II, junto con un grupo de ataque de Adeptos del Lado Oscuro y Guardias Reales.

Durante la batalla, Luke Skywalker y su equipo Jedi se enfrentaron a Palpatine, sus Jedi Oscuros y la Guardia Imperial en un feroz duelo, que resultó en la muerte final de Palpatine y sus escoltas. Sin embargo, dos Jedi Rayf Ysanna y Empatojayos Brand fueron asesinados mientras que varios miembros del equipo Jedi recibieron varias heridas.

Mientras tanto, un equipo de ataque Rebelde liderado por Lando Calrissian y Kam Solusar golpeó la nave insignia Imperial Eclipse II y logró sabotear los hipermotores automatizados de la nave. Esto puso a la nave en curso hacia el mundo trono Imperial de Byss en el Núcleo Profundo, donde saldría del hiperespacio en la ubicación precisa del Arma Galáctica, otra de las superarmas del Emperador. La explosión resultante destruyó las dos armas de guerra masivas mientras que el propio planeta Byss fue destruido por un proyectil suelto.

La muerte del Emperador Palpatine en Onderon y la destrucción de Byss y la flota Imperial circundante supusieron un duro golpe para la Nueva República contra el Remanente Imperial, que se fragmentó en varias facciones.

Historia

Preludio

Habiendo regresado en otro clon, Palpatine continuó su campaña contra la Nueva República. Armado con las superarmas mortales, el Arma Galáctica y su Superdestructor Estelar clase Eclipse Eclipse II, Palpatine obligó a muchos mundos de la Nueva República a someterse al dominio Imperial. A pesar del crecimiento de su Imperio, Palpatine nuevamente se estaba volviendo frágil y débil.[4]

El Emperador resucitado también comenzó a sucumbir al envejecimiento acelerado debido a la manipulación genética hecha a sus clones por el traicionero Protector Soberano Carnor Jax. Trató de clonar otros cuerpos para poder resucitar, pero Jax había logrado contaminar incluso el material genético original.[3]

Incluso sus científicos y médicos quedaron indefensos. Con su cuerpo consumiéndose rápidamente, fue al mundo Sith de Korriban para consultar con los antiguos Lores Sith. Afirmando claramente que incluso ellos no podían hacer nada con respecto a la degeneración de su cuerpo, le aconsejaron que mirara hacia la piedra del Oráculo, donde vio a Anakin Solo. Los Sith le dijeron que este chico sería su salvación o su perdición. Ellos le dijeron dónde encontrarlo: Onderon.[4]

Destrucción del Eclipse II

El Emperador llevó al Eclipse II a Onderon, donde los Solo habían trasladado a sus hijos. Mientras la Nueva República se enfrentaba a los Imperiales, un equipo de Jedi liderado por Luke Skywalker junto con Han Solo, buscó al Emperador. Brand sintió la intensa oscuridad del Emperador en una lanzadera cercana. Se abrieron paso hasta la lanzadera del Emperador pasando por delante de sus guardias y soldados de asalto, pero no lo encontraron a bordo de la nave. En cambio, se encontraron con un Adepto del Lado Oscuro, quien les informó que habían sido engañados y que el Emperador se había deslizado hasta la Fortaleza de Kira para encontrar a Leia y su hijo.[4]

Durante la batalla, un equipo de ataque liderado por Lando Calrissian y Kam Solusar se infiltró en la nave insignia de Palpatine, uniendo al Halcón Milenario a la parte inferior del casco del Acorazado Estelar. El droide astromecánico R2-D2 saboteó los hipermotores automatizados del vehículo y puso la nave con rumbo a Byss, saliendo del hiperespacio en la ubicación precisa del temido cañón conocido como el Arma Galáctica. A pesar de los intentos de la tripulación del Eclipse II de anular el comando, el Acorazado Estelar entró en el hiperespacio.[4]

El procedimiento fue tan rápido que la tripulación del Halcón Milenario no tuvo tiempo de separarse antes del salto, por lo que emprendió un viaje involuntario hacia el Núcleo Profundo con la nave de guerra. Mientras tanto, en el Arma Galáctica, el ingeniero Umak Leth intentó ayudar a su Emperador armando el Arma. Mientras se preparaba el Arma Galáctica, el Eclipse II salió repentinamente del hiperespacio, embistió el cañón y destruyó ambas naves.[4]

El Halcón Milenario logró desconectarse del Acorazado Estelar antes del impacto y se preparó para ingresar al hiperespacio. Cuando el cañón fue golpeado por el Eclipse II, el misil armado fue disparado por el cañón, en un vano intento de golpear la nave que estaba en curso de colisión. El misil quedó atrapado en el pozo de gravedad de Byss, explotando al impactar y destruyendo el planeta, llevándose consigo parte de la flota en órbita, así como los restos del Arma Galáctica y el Eclipse II. El Halcón logró salir del sistema Beshqek antes de ser alcanzado por los escombros de la explosión.[4]

Reclamando a Anakin Solo

El Emperador Palpatine intentando robar a Anakin Solo.

Mientras tanto, Palpatine se enfrentó a Leia y exigió la posesión de su hijo menor, Anakin Solo, afirmando que ya no estaba dispuesto a ser amable con ella. Ella se defendió, logrando derribar al Emperador con un poderoso Empujón de la Fuerza; permitiendo que sus hijos se deslizasen a un lugar seguro. Enfurecido, Palpatine se puso de pie y desató una andanada de rayos de la Fuerza. Leia se defendió, pero no fue rival para el Emperador, y finalmente quedó inconsciente por uno de sus rayos.[4]

Con Leia inmovilizada, Palpatine ahora intentó entrar en el cuerpo de Anakin. Antes de que pudiera completar su plan, Skywalker y otros dos Jedi, Rayf Ysanna y Empatojayos Brand, llegaron. Palpatine, junto con dos Jedi Oscuros, hirieron fatalmente a Brand con rayos de la Fuerza a pesar de sus intentos por defenderse. Sin embargo, el uso de la Fuerza por parte de Palpatine drenó su debilitado cuerpo clon.[4]

El Jedi Oscuro T'iaz luego se enfrentó al Ysanna en un duelo con sables de luz, pero se suicidó. Sin embargo, Rayf fue asesinado por el propio Señor Oscuro, a quien Rayf había subestimado, incluso afirmando que un anciano frágil como Palpatine sería fácil de derrotar y que protegería a cualquiera que Palpatine intentara dañar. Sin embargo, no pudo defenderse de la rabia y el tremendo poder del Emperador, a pesar de la inferioridad de su cuerpo clon.[4]

La muerte de Palpatine

Después de haber matado a Rayf, Palpatine notó que no era la primera vez que veía morir a un "pobre tonto" con el fuego Jedi ardiendo en sus ojos. Skywalker intentó evitar que el Emperador agarrara a Anakin. El Emperador ignoró las advertencias de Skywalker y luchó con toda la energía que le quedaba contra el Maestro Jedi. A pesar de la pérdida de sus adeptos, finalmente logró agarrar al niño.[4]

Leia y Han Solo intentaron detener los esfuerzos de Palpatine por reclamar a su hijo. Leia comentó que solo dejaría que Palpatine se llevara al bebé "sobre su cadáver". Han rápidamente disparó al Emperador por la espalda, que Palpatine deliberadamente no lo bloqueó para poder liberarse de su forma física y "entrar en el niño como había prometido". Luke sabía que ese sería el principio del fin, ya que no podrían luchar contra el fantasma de Palpatine.[4]

Con su último cuerpo clon destruido, el espíritu carcajeante del Emperador voló hacia el joven Anakin Solo, pero fue interceptado por el moribundo Brand, quien se interpuso en el camino. El superviviente de la Purga protegió al bebé con el lado luminoso de la Fuerza y unió la esencia vital del Emperador a la suya, llevándosela consigo mientras se convertía en uno con la Fuerza. Criticando y maldiciendo a los Skywalkers, el espíritu de Palpatine fue arrastrado a las profundidades del Caos. Allí experimentaría el desencarnamiento en la oscuridad, la locura perpetua como si viviera siempre con una herida abierta y un terror sin tregua.[4]

Consecuencias

El espíritu de Palpatine abandonando su último cuerpo clonado.

Palpatine, considerado por muchos como el mayor Señor Oscuro de los Sith de todos los tiempos, finalmente murió. Con su muerte, el Imperio Galáctico se dividió nuevamente en varias facciones.[3] Debido a esto, además de las pérdidas anteriores sufridas por la Guerra Civil Imperial y la campaña del Imperio Renacido, el Imperio Galáctico también perdió permanentemente cualquier posibilidad de reconquistar la galaxia durante más de un siglo.[6]

Apariciones

  • Star Wars: Galactic Battlegrounds
  • Empire's End 2 (Primera aparición)
  • Crimson Empire 0 (Aparece en retrospectiva(s))
  • Star Wars: Crimson Empire (Aparece en retrospectiva(s))
  • Junior Jedi Knights: Vader's Fortress (Solo en mención indirecta)
  • Young Jedi Knights: The Lost Ones (Solo en mención indirecta)

Fuentes

Notas y referencias

Otros idiomas
 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores
Advertisement