Este artículo trata sobre un tema incluido en las Leyendas.El tema de este artículo aparece en la era de la Antigua República.

«Esto es un buen presagio para el proceso de paz. Le agradezco, teniente Tavus, y a usted, Maestro Orgus, por su informe y su valiente servicio.»
―Canciller Supremo Berooken[fuente]

Berooken era un político mon calamari que se desempeñó como Canciller Supremo de la República Galáctica durante los últimos días de la Gran Guerra Galáctica entre la República y el Imperio Sith reconstituido. Berooken estaba en el cargo en el 3.653 ABY, cuando el Consejo Oscuro del Imperio propuso que los dos gobiernos se reunieran para discutir la posibilidad de un acuerdo de paz después de casi tres décadas de guerra. El Senado Galáctico estuvo de acuerdo con el llamado a la paz, pero el Canciller decidió no asistir a la cumbre de paz en Alderaan por consejo del Alto Consejo de la Orden Jedi. En lugar del Canciller, Berooken envió al senador cereano Paran Am-Ris para representar al Senado de la República en la conferencia.

La cumbre finalmente resultó ser nada más que una distracción creada por los Sith para desviar la atención de su verdadero objetivo: el mundo capital de la República, Coruscant. Mientras los delegados de las dos superpotencias galácticas comenzaban sus deliberaciones sobre Alderaan, el Imperio atacó la capital en una invasión masiva que llegó a conocerse como el Saqueo de Coruscant. Durante el ataque, el líder de la fuerza Sith, Darth Angral, irrumpió en la Torre del Senado y mató al Canciller Supremo Berooken. Como resultado del Saqueo de Coruscant y la muerte de Berooken, el senador Am-Ris se vio obligado a aceptar el Tratado de Coruscant de los Sith, que colocó firmemente a la República como el perdedor de la guerra.

Biografía

«Podría haber exterminado a todos los Jedi en Coruscant, ¡pero no me diste suficiente tiempo!"
"¡Estaba siguiendo el plan! ¡Tu matanza improvisada del Canciller Supremo casi me mata!»
―Los Lores Sith Angral y Baras discuten sobre el ataque a Coruscant[fuente]

En el 3.681 ABY, el Imperio Sith reconstituido emergió de su escondite en las Regiones Desconocidas y lanzó un conflicto interestelar de proporciones inigualables que se extendió rápidamente por toda la galaxia.[4] Esta Gran Guerra Galáctica entre el Imperio y el preeminente gobierno galáctico, la República, se prolongó durante veintiocho años y paralizó a la República tanto política como económicamente.[5] En las últimas etapas de la guerra, Berooken, un político mon calamari, fue elegido para el cargo de Canciller Supremo, el líder del Senado Galáctico de la República. Durante el mandato de Berooken en el 3.654 ABY, el Senado recibió una propuesta de paz del gobernante Consejo Oscuro del Imperio. Habiendo sobrevivido por poco a veintiocho años de guerra y varias crisis de suministro, el Senado acogió con satisfacción el posible respiro, por sospechosa que pudiera haber sido la oferta. El Alto Consejo de la Orden Jedi estaba mucho menos ansioso por creer en los Sith, y aconsejó al Senado y al Canciller que ignoraran la aparente trampa. Aunque el Senado ignoro a los Jedi y aceptó la oferta, el Consejo logró convencer al Canciller Berooken de permanecer en Coruscant, la capital de la República, durante las deliberaciones.[2]

El Canciller Berooken preside la audiencia sobre el Cúmulo Minos.

Se hicieron los arreglos para que se celebrara una cumbre de paz en el Mundo del Núcleo de Alderaan en el 3.653 ABY.[2] Para representar a la República en Alderaan, el Canciller Berooken seleccionó al senador cereano Paran Am-Ris, quien fue acompañado al planeta por una delegación de la Orden Jedi, compuesta por la Maestra Jedi Dar'Nala, la Caballero Jedi Satele Shan y varios otros. Mientras las delegaciones de la República e Imperiales se reunían para discutir un posible cese de hostilidades, Berooken presidió una sesión del Senado Galáctico. Durante la sesión, el congreso escuchó los testimonios del Maestro Jedi Orgus Din y el teniente de la División de Fuerzas Especiales de la República Harron Tavus con respecto a la retirada Sith del Cúmulo Minos. El Canciller se sintió alentado por sus informes, afirmando que el fin de la ofensiva del Imperio en el Cúmulo era una señal positiva de que la paz entre las dos superpotencias era posible.[1]

En verdad, los Sith no estaban interesados en un alto el fuego con la República; el Imperio buscó la victoria y utilizó la conferencia sobre Alderaan como una distracción de su verdadero objetivo: Coruscant. Cuando la sesión del Senado llegó a su fin, los cruceros de batalla Imperiales entraron en la atmósfera del planeta y comenzaron a bombardear el Distrito del Senado. El líder del asalto Sith, Darth Angral, desembarcó de su nave y dirigió un contingente de soldados Imperiales en una incursión fuera de la Torre del Senado. Berooken pudo salir de la Cámara del Senado y llegar a las oficinas ejecutivas, donde el Canciller contactó al senador Am-Ris para advertirle del engaño del Imperio[1] mientras el personal de la oficina huía del edificio.[3] Cuando Berooken exigió que el cereano interrumpiera las conversaciones de paz, Angral atravesó la pared de la oficina y mató al Canciller,[1] decapitándolo.[6] La muerte de Berooken fue presenciada por la delegación de la República y Jedi en Alderaan, lo que provocó un breve duelo entre Satele Shan y Lord Baras, el delegado Sith.[1] Cuando las fuerzas Sith se instalaron para comenzar una ocupación de Coruscant, Angral adoptó la oficina del Canciller como propia mientras supervisaba la operación.[3]

El ataque a la capital, que llegó a conocerse como el Saqueo de Coruscant, destruyó tanto a la República como a la Orden Jedi. La delegación de Alderaan se vio obligada a someterse a las demandas Imperiales y firmar el Tratado de Coruscant, un documento escrito por los Sith que estaba fuertemente sesgado hacia el Imperio y colocó firmemente a la República como la perdedora de la Gran Guerra Galáctica. En el período que siguió inmediatamente a la firma del tratado, Am-Ris intervino como Canciller Supremo interino para llenar el vacío dejado tras el asesinato de Berooken.[1] Cuando el Senado volvió a reunirse por primera vez después del ataque, eligió por unanimidad al senador Dorian Janarus de Coruscant para relevar a Am-Ris del cargo.[7]

Personalidad y rasgos

«Senador Am-Ris…¡interrumpa las conversaciones! ¡Es un truco! ¡Los Sith! Están…están atacando…¡están aquí!-- No!»
―Las últimas palabras de Berooken[fuente]

Berooken tenía la piel azul, una coloración poco común para los miembros de la especie mon calamari.[8] Berooken decoró las oficinas ejecutivas con una serie de obras de arte, que incluyen tallas de hueso del mundo natal de los mon calamari, una pintura de paisaje al óleo de Alderaan y una escultura de madera que recuerda en diseño a las míticas Bestias Zillo de Malastare.[3] El día de la muerte del Canciller, Berooken se vistió con una túnica blanca real con un alto cuello dorado.[1]

La muerte de Berooken a manos de Darth Angral.

Durante la guerra, el Canciller estaba agradecido por el servicio prestado por los defensores de la República, e hizo un punto para agradecer al Maestro Din y al Teniente Tavus por lo que Berooken consideraba un "servicio valiente". No obstante, el Canciller Berooken fue un defensor de la paz en una época en la que gran parte de la galaxia estaba envuelta en una guerra violenta.[1] Aunque la idea de un alto el fuego no era popular entre todos los colegas del Canciller en el Senado, como la delegación alderaaniana,[9] Berooken estaba de acuerdo con la mayoría de los líderes de la República en que era una propuesta que valía la pena seguir.[1][5] Berooken tenía la intención de estar presente en la conferencia de paz en Alderaan, pero el Alto Consejo Jedi pudo convencer al Canciller Supremo de que no asistiera por temor a una traición Sith.[2] Independientemente, Berooken permaneció involucrado en el proceso de paz y la noticia de que los Sith habían terminado su ofensiva en el Cúmulo Minos alentó a Berooken de que la paz era una posibilidad. Al descubrir que los Imperiales no tenían interés en permitir que la guerra terminara en empate, la primera prioridad del Canciller Berooken fue alertar al senador Am-Ris sobre Alderaan y advertirle del ataque Sith. Incluso cuando los senadores y el personal de la oficina del propio Canciller huyeron del Edificio del Senado,[3] Berooken trabajó para advertir a las delegaciones de la República del ataque.[1] Las últimas palabras de Berooken fueron una súplica para terminar las conversaciones, pero finalmente fueron ignoradas por Am-Ris, quien cedió a las demandas de los Sith.[1]

Entre bastidores

El Canciller Supremo mon calamari fue creado para Star Wars: The Old Republic, La Paz bajo Amenaza, un webcómic creado como preludio del videojuego en línea de LucasArts y BioWare Star Wars: The Old Republic. El cómic se lanzó inicialmente exclusivamente en línea a través del sitio web oficial de Star Wars: The Old Republic, pero actualmente se está relanzando como números de cómics publicados por Dark Horse. En la serie, el Canciller aparece solo en el primer número, Acto 1: El Tratado de Coruscant. El mon calamari fue mencionado en la novela de 2011 The Old Republic: Deceived'. Tanto en la serie de cómics como en la novela, el Canciller no tiene nombre. Berooken finalmente recibió un nombre y género en el libro de 2011 The Journal of Master Gnost-Dural.

Apariciones

Wiki.png
Star Wars Wiki tiene 1 imagen relacionadas con Berooken.

Fuentes

Notas y referencias

 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores
*Nota: Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción. El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.