Este artículo trata sobre un tema incluido en las Leyendas.El tema de este artículo aparece en la era del Alzamiento del Imperio.El tema de este artículo aparece en la era de la Rebelión.El tema de este artículo aparece en la era de la Nueva República.El tema de este artículo aparece en la era de la Nueva Orden Jedi.
Este artículo es sobre las Brujas de Dathomir. Quizá estés buscando la la especie híbrida humano-zabrak llamada dathomiriano.


«Nunca ceder ante el mal.»
Allya[fuente]

Las Brujas de Dathomir (también conocidas como Dathomirianas o Dathomiri) eran un grupo de personas humanas sensibles a la Fuerza nativas del planeta Dathomir. También eran conocidas como las Hijas de Allya en honor a la Caballero Jedi rebelde Allya, que fue desterrada al planeta alrededor del 600 ABY, y a quien consideraban su antepasado. En la época del Imperio Galáctico, los descendientes de Allya se habían dividido en clanes dominados por mujeres que llevaban el nombre de hitos regionales. Cada clan tenía un conjunto único de reglas con respecto al uso de la Fuerza, pero todos los clanes tenían una regla sobre todas las demás: "Nunca ceder ante el mal".

Origenes

«Mientras los rancors se cenaban a otros, las hijas de Allya prosperamos de generación en generación, enseñándoles a sus hijas los hechizos. Nos dividimos en clanes, y durante mucho tiempo los clanes compitieron por hombres en amistosa rivalidad, robando compañeros. Nos gobernamos a nosotras mismas, castigando a cualquiera usando los hechizos de la noche. En los días de mi abuela, empujamos a los rancors salvajes de estas montañas. is abuelas cazaron a los últimos. Esperábamos paz al fin»
―Teneniel Djo a Luke Skywalker.[fuente]

Alrededor del 600 ABY, una Caballero Jedi llamada Allya llegó al planeta salvaje Dathomir, aparentemente siendo exiliada por el Consejo Jedi para meditar en la Fuerza en soledad. A su llegada, sin embargo, se encontró con otros humanos exiliados. La evidencia lingüística sugiere que elementos de la población humana del planeta habían estado en gran parte aislados de la galaxia desde los días del Imperio Paeciano, en el 3.000 ABY o antes, mientras que la tradición Dathomiri posterior afirmó que los habitantes que Allya encontró habían sido exiliados por producir droides de combate ilegales; lo que no está claro a partir de la evidencia disponible es si los primeros colonos habían llegado en un solo grupo mucho antes de la época de Allya, o si, de hecho, Dathomir había sido utilizado más continuamente como una colonia penal durante milenios.[1] Sin embargo, se sabe que unos pocos chamanes humanos ya habitaban Dathomir en el siglo cuarenta antes de la Guerra Civil Galáctica, algunos de los cuales abordaron una nave Tho Yor en el 36.453 ABY y se unieron a los fundadores de la Orden Je'daii.[14]

Otro factor en el pasado de Dathomir que puede ser relevante, pero parece haber sido olvidado por las generaciones futuras, es la existencia de una academia Sith en el planeta en los últimos años de las Nuevas Guerras Sith, poco antes del 1.000 ABY. Este fue uno de los establecimientos de entrenamiento más prestigiosos de la Hermandad de la Oscuridad, clasificado con la Academia de Iridonia, superado solo por el centro recién fundado en la antigua capital de Korriban, y entrenó al equivalente Sith de los Caballeros Jedi: pero no se sabe cómo duró mucho, o si dejó algún legado permanente en el planeta.[15]

Lo que está claro es que cuando llegó Allya, la población humana se había convertido en presa de los seres dominantes en la cúspide de la cadena alimentaria nativa de Dathomir: los rancors. Pero cuando Allya asumió el liderazgo de la población, se pusieron en marcha eventos que conducirían al desarrollo de una cultura humana única en Dathomir, fundada en la esclavización de la población masculina por parte de guerreras sensibles a la Fuerza, la transformación de los rancors de depredadores a aliados, y la autoría del Libro de la Ley.[1]

Los relatos nativos a veces atribuyeron la formación de la sociedad dathomiri a Allya, presentándola como una mujer solitaria entre una chusma de hombres indefensos, meros bocadillos para rebaños de rancors hambrientos hasta que se convirtieron en sus esclavos sumisos. Estas tradiciones insinuaron que Allya redujo la población a una subyugación voluntaria en una sola vida, y los pocos que no la siguieron se convirtieron en alimento para los rancors; entre sus seguidores, a los esclavos favorecidos se les ofreció la oportunidad de convertirse en compañeros, sabiendo que si engendraban hijos, serían alimentados para los Rancors. Los niños fueron criados por otros esclavos para convertirse en esclavos, mientras que las hijas de Allya fueron criadas por ella y entrenadas en los caminos de la Fuerza.

La Hermana de la Noche Kyrisa y su montura rancor.

Estos relatos afirman que la sociedad dathomiri se forjó en una sola generación, y rastrea la ascendencia de cada humano en el planeta hasta una madre soltera y sus hijas, la mayor de las cuales se dice que tenía solo dieciséis años locales (unos veinte años estándar) cuando su madre Jedi murió. Pero aunque esta versión fue ampliamente aceptada como precisa por la Nueva República, es probable que sea al menos parcialmente legendaria. La influencia lingüística Paeciana en el idioma Dathomiri muestra que la población humana se había establecido durante más de dos milenios cuando Allya llegó, lo que indica la existencia de una población reproductora viable; e incluso bajo la Nueva República, el Clan de la Montaña del Cántico recordaba a otros que no habían sido "hijas de Allya", y que gradualmente se habían desvanecido como grupos distintos en las generaciones posteriores.

fuera el descubrimiento de Allya de que podía domar a los rancors usando la Fuerza, con la simbiosis resultante entre la jinete y la montura que dictaban los patrones sociales posteriores. La atribución del Libro de la Ley a Allya probablemente también sea correcta: una codificación de las leyes morales y éticas que deseaba que sus hijas siguieran, escritas poco antes de su muerte. La entrada final del Libro de la Ley fue la misma que las últimas palabras de Allya a sus hijas: "Nunca ceder ante el mal".

Cultura

«A menudo es más fácil ver la barbarie en las culturas alienígenas que en la tuya. Las brujas han construido una jerarquía basada en el poder, como lo hacen la mayoría de las culturas.»
―Luke Skywalker al Príncipe Isolder.[fuente]

Las Hermanas de la Noche, uno de los numerosos clanes dathomiri.

Con el tiempo, los dathomiri se dividieron en varios clanes distintos, un proceso a veces enmarcado en retrospectiva como una lucha de poder entre las hijas mayores de Allya. Estos clanes fueron nombrados por hitos regionales, y aunque compartían una tradición común, cada clan finalmente desarrolló su propio conjunto de leyes sobre el uso de la Fuerza en torno al núcleo común de las enseñanzas heredadas, con el texto del Libro de Leyes divergiendo en varias versiones distintas de los clanes. Los clanes se atacaban entre sí para buscar pareja, y las mujeres guerreras entablaban un conflicto de bajo nivel alegremente.

El número de clanes fluctuó un poco con el tiempo: en el 8 DBY había más de una docena de clanes, pero en el 12 DBY, el número se había reducido a nueve. Quizás el más destacado de estos grupos fue el Clan de la Montaña del Cántico, debido a los contactos que estableció con la Nueva República y el Consorcio de Hapes, mientras que otros se ubicaron en el Río Enfurecido, las Cataratas Brumosas, las Colinas Rojas, el Río Soñador y el Gran Cañón.

Cada clan dathomiri estaba basado en una aldea fortificada en o cerca de su punto de referencia homónimo. Las mujeres sirvieron como guerreras y líderes, con el liderazgo típicamente ocupado por las ancianas del clan. Las matriarcas de un siglo o más no eran infrecuentes, y en circunstancias excepcionales (como con Rell) podrían tener cerca de 300 años locales (cuatro siglos en años estándar). Los hombres se usaban solo para la cría y el trabajo de esclavo, vestidos con delantales de cuero o túnicas escasas, y ni ellos ni las mujeres parecen haberse dado cuenta de que conservaban el potencial latente de la Fuerza. Por lo general, se esperaba que las guerreras encontraran parejas capturando fugitivos o esclavos de otros clanes, pero las principales hermanas del clan podían comprarse hombres entre sí, y si no se podía persuadir a un compañero para que amara a su dueño, el equivalente a un divorcio amistoso podría ser promulgado vendiéndolo a otra mujer. La única forma en que un hombre podía salir libre era si salvaba la vida de una mujer en su clan.

Como sociedad guerrera, las Brujas Dathomiri entrenaron diariamente en el arte de la guerra, y usaron sus músculos y la Fuerza para ayudarse en el combate. Llevaban el pelo en trenzas elaboradas (a veces con un casco decorado con recuerdos) y una armadura de piel de lagarto. Con el tiempo, los poderes de la Fuerza de las Brujas llegaron a definirse en gran medida en forma de "hechizos", donde cantaban un conjunto específico de palabras y se producía el efecto deseado.

Los crímenes eran castigados con el exilio, particularmente el uso del lado oscuro; esto a menudo se pensaba en términos de "hechizos nocturnos", pero el castigo también se aplicaba cuando una hermana usaba la ira para alimentar un poder de la Fuerza que de otra manera estaría permitido. Si una guerrera deseaba regresar al clan, tenía que pasar por un período de exilio con fines de purificación antes de que se le permitiera regresar, a menudo extendiéndose a varios años; pero algunos, conocidos como las Hermanas de la Noche, permanecieron en el exilio, y estas exiliadas a veces se unieron para formar un clan propio, u ocasionalmente se hicieron cargo de un clan existente, aunque no se conoce más de un clan de Hermanas de la Noche a la vez, y siempre se oponían al resto de Dathomir.

Las Brujas carecían de tecnología espacial, pero los alienígenas visitaban Dathomir para seleccionar individuos adecuados como asesinos o ejecutores. Incluso durante la membresía del planeta en la Nueva República, las Brujas todavía preferían mantener su estilo de vida natural.[8]

Historia recordada

Una bruja con su rancor.

En el 340 ABY, la nave de entrenamiento Jedi Chu'unthor se estrelló en la superficie de Dathomir. Las ahora numerosas guerreras atacaron la nave, y tres Maestros Jedi, Gra'aton, Yoda y Vulatan, fueron enviados para rescatar a los pasajeros varados. Los intentos de los Jedi por rescatar a sus camaradas y recuperar la nave fueron repelidos con la muerte de catorce de ellos, pero Yoda hizo una visita de regreso para negociar un acuerdo con una joven bruja llamada Rell. A cambio de liberar a los pasajeros varados, Yoda le dio a Rell una caja llena de información sobre los métodos de enseñanza Jedi, y le dijo que la salvaguardara hasta que un Caballero Jedi y su aprendiz llegaran para salvar a Dathomir del lado oscuro usado por el clan de las Brujas que se autodenominaba como Hermanas de la Noche.

En el 54 ABY, el Lord Sith Darth Sidious llegó a Dathomir y fue abordado por una Hermana de la Noche llamada Kycina, quien le rogó que alejara a su hijo recién nacido Maul de la vida de un Hermano de la Noche. Después de sentir cuán poderoso era el niño, Sidious estuvo de acuerdo y lo tomó como una herramienta para que lo usaran tanto él como su maestro, Darth Plagueis. Por lo tanto, el infame Darth Maul se convirtió en el primer Lord Sith conocido de la herencia dathomiriana. Sin embargo, la Madre Talzin tenía planes para el joven zabrak en las futuras Guerras Clon.

Unos años antes del estallido de las Guerras Clon, un clan de Hermanas de la Noche que había obtenido acceso a alguna tecnología fuera del planeta intentó activar la antigua construcción kwa conocida como la Puerta del Infinito, pero esto fue frustrado por el Caballero Jedi Quinlan Vos y Dathomir posteriormente permaneció disociado de la civilización más amplia hasta que el Imperio Galáctico descubrió el planeta en el curso de su guerra contra los drackmarianos. En el 0 DBY, Palpatine ordenó que se construyera una nueva colonia penal en Dathomir, pero cuando descubrió el poder de la nueva líder de las Hermanas de la Noche, Gethzerion, ordenó la destrucción de todas las naves estelares de la prisión, abandonando la guarnición Imperial y a los convictos. Las Hermanas de la Noche tomaron a los Imperiales varados como esclavos y planearon formas de abandonar el planeta, aunque un par de Destructores Estelares impidieron la llegada o salida de cualquier nave estelar.

Después de la Batalla de Endor, el sistema Dathomir fue capturado por señor de la guerra Zsinj, quien estableció astilleros alrededor de su luna, Koratas. Sin embargo, en el 8 DBY, Luke Skywalker, Han Solo, Chewbacca, Leia Organa y el príncipe Isolder de Hapes llegaron al planeta y ayudaron a liberar a los clanes de la tiranía de las Hermanas de la Noche y del señor de la guerra. Augwynne Djo, del Clan de la Montaña del Cántico, recibió el título legal del planeta como reina nominal por parte de Han Solo, quien ganó un título de propiedad del planeta, lo que permitió a su nieta Teneniel Djo casarse con Isolder como una igual. Luke Skywalker también recibió de Rell los discos que Yoda le había dejado años antes, y varios dathomiri se unieron más tarde al Praxeum Jedi de Skywalker para conocer los caminos de los Jedi.

Aunque Dathomir se unió a la Nueva República, los intereses Imperiales en el planeta permanecieron activos. En el 12 DBY, una expedición bajo el mando del general Vit y Sigit Ranth fue enviada por el Remanente Imperial para investigar la Puerta del Infinito, y forjó una alianza con un nuevo grupo de Hermanas de la Noche, aunque fueron detenidos por la academia Jedi. Alrededor del año 19 DBY, el Clan del Gran Cañón fue infiltrado por una operación de Inteligencia Imperial dirigida por Brakiss, diseñada para transformar el clan en un grupo de reclutamiento para la Academia de las Sombras; Bajo la manipulación de Brakiss, las mujeres del Clan del Gran Cañón se declararon Hermanas de la Noche y, más radicalmente, aceptaron a sus hombres como iguales.

Esta última amenaza finalmente terminó con la derrota del Segundo Imperio, pero poco después, Dathomir fue atacado por los invasores yuuzhan vong, aunque el planeta resistió a los atacantes, y después de la Batalla de Yuuzhan'tar se estableció un enclave Jedi permanente bajo el liderazgo de Kirana Ti, Damaya y Streen. Jacen Solo estudió con las brujas de Dathomir después de la Guerra Yuuzhan Vong, y los Solos y Skywalkers tuvieron aventuras entre las Brujas después de rastrear a la aprendiz Sith Vestara Khai a Dathomir después de la Segunda Guerra Civil Galáctica.

Clanes conocidos

Apariciones

Fuentes

Notas y referencias

Enlaces externos

 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores
*Nota: Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción. El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.