FANDOM


Premium-Eras-canon
Tab-canon-white  Tab-leyendas-black 
Jesse: «Un momento, estos bichos están domesticados.»
Kix: «¿Señor?»
Jesse: «Creo que estamos en una granja, y si hay una granja, habrá un granjero. Busquemos la casa.»
— Jesse y Kix[fte.]

CT-5597, apodado "Jesse", fue un soldado clon que sirvió en la Legión 501 del Gran Ejército de la República durante las Guerras Clon. Al inicio de la guerra combatió en la Batalla de Mimban y, más tarde, participó en la caza del general separatista Grievous en el planeta Saleucami el 21 ABY. Durante la caza, Jesse, con los soldados Hardcase y Kix, partió junto al capitán clon Rex en busca de las cápsulas de escape liberadas por la nave de Grievous, que había colisionado contra el planeta. Después de que dos droides comando atacaran e hirieran a Rex; Jesse, Hardcase y Kix llevaron al herido capitán a un granero cercano para recuperarse, y luego Jesse lideró a los dos clones restantes hasta presentarse ante el General Jedi Obi-Wan Kenobi, quien lideraba a otro grupo de clones en el planeta. Continuando su servicio en la Legión 501, Jesse partió al mundo separatista Umbara, donde participó en una batalla bajo el mando de Rex y el General Jedi Anakin Skywalker.

Tras enfrentarse en combate a los soldados umbaranos en el planeta, otro Jedi, el general Pong Krell, llegó para sustituir a Skywalker. Como líder interino de la Legión 501, Krell quería que Jesse y los clones tomaran la capital de Umbara. Una base aérea cercana estaba proporcionando suministros a la capital, aunque después de que Hardcase y el CAR Cincos se infiltraran en la base, las tropas de Krell obligaron a la milicia umbarana de la base a rendirse, permitiendo a la República Galáctica fortalecerse en la base. Después de que Jesse y sus compañeros supieran de la existencia de una nave de suministros separatista en la órbita del planeta que apoyaba a la capital, Jesse y Hardcase se unieron a Cincos para destruir la nave. Los tres clones usaron cazas umbaranos para abordar la nave, y una vez allí, Hardcase se sacrificó permaneciendo atrás para destruir la nave. Jesse y Cincos regresaron a Umbara, sólo para ser apresados por desobedecer las órdenes de Krell. Los dos clones iban a ser ejecutados por insubordinación, aunque Krell pronto resultó ser un traidor a la República. Después de que Krell fuese capturado por los clones, lo que resultó en su muerte, Jesse y Cincos fueron liberados, y la batalla concluyó con una victoria de la República Galáctica.

Posteriormente, en el 19 ABY, Jesse fue ascendido a CAR, y luchó en batallas tales como la Batalla de Anaxes.

Biografía

Vida temprana

Jesse fue un clon del cazarrecompensas Jango Fett creado en el planeta Kamino para ser un soldado clon en el Gran Ejército de la República. Con el paso del tiempo, Jesse fue asignado a la Legión 501.

Batalla de Mimban

RexJesseHardcase

Jesse junto a Rex y Hardcase durante la Batalla de Mimban.

Al inicio de las Guerras Clon, en el 22 ABY, Jesse luchó en la Batalla de Mimban junto al capitán clon Rex y el soldado clon Hardcase. La batalla estaba liderada por el General Jedi Laan Tik, hasta que éste murió y el mando fue asumido por el Representante Jar Jar Binks. Inmediatamente, el capitán clon Rex ordenó a Jesse poner a salvo a Binks.

Más tarde, la Legión 501 se reagrupó y Jesse se reunió con Rex y Hardcase para analizar la situación. Tras comprobar que eran superados en número, Jesse manifestó que enfrentarse de frente a los droides de combate separatistas era una misión suicida, puesto que éstos poseían un escudo deflector. Finalmente, Rex decidió encargarse del escudo deflector para que las tropas pudieran hacer frente al enemigo.

Batalla de Saleucami

Obi-Wan Kenobi: «Capitán Rex, adelante, por favor.»
Jesse: «Soy Jesse, señor. Rex está herido.»
Obi-Wan Kenobi: «¿Cuál es su estado?»
Jesse: «Estará bien, pero tuvimos que buscarle un refugio para pasar la noche.»
Obi-Wan Kenobi: «Grievous está en marcha. Nos dirigimos hacia el oeste. Dad un rodeo y nos encontraremos en la última cápsula de escape. Vamos a necesitar toda la potencia de fuego que podamos reunir. »
Jesse: «Recibido, señor. Nos dirigimos hacia usted.»
―Obi-Wan Kenobi y Jesse [fuente]
RexDeparts

Rex y Jesse reciben órdenes de Kenobi.

En el 21 ABY, Jesse sirvió a la República Galáctica bajo el mando del General Jedi Obi-Wan Kenobi. Tras una batalla sobre el planeta Saleucami, el general separatista Grievous usó una cápsula de escape para abandonar su nave y aterrizar en la superficie de Saleucami. Persiguiendo a Grievous, Kenobi reunió a un equipo de soldados clon, incluido Jesse, para encontrar al general cíborg en la superficie del planeta. El equipo encontró los restos de su nave colisionada, y el comandante clon CC-2224, apodado "Cody", informó a Kenobi de que la nave había chocado recientemente. Kenobi decidió dividir el grupo en dos equipos y ordenó al capitán clon CT-7567, apodado "Rex", encontrar a las cápsulas de escape restantes junto a los soldados Jesse, Kix y Hardcase; mientras él, Cody y Crys permanecían atrás para inspeccionar los restos de la nave caída.

Tras montar en speeders BARC separados, el equipo atravesó las llanuras del planeta. Ante ellos, dos droides comando se encontraban en lo alto de una colina observando. Usando un rifle de francotirador, uno de los droides disparó a Rex, derribando al capitán de su speeder. Jesse ordenó a Kix y Hardcase cubrir al capitán mientras él avanzaba hacia el lugar de procedencia de los disparos. Jesse usó los cañones de su speeder para atacar a los droides, destruyéndolos. Habiendo regresado con Rex, el médico del equipo, Kix, informó a Jesse de que la herida del capitán era severa. Jesse dijo al equipo que los dos droides comando podían haber pedido refuerzos, y que necesitaban encontrar un refugio para Rex. Al ver a unos eopies domesticados, Jesse concluyó que se encontraban en una granja, lo que significaba que cerca habría una casa. Kix ancló una litera a su speeder para transportar a Rex y encontrar un refugio seguro.

JesseHardcaseKixSaleucami-TD

Jesse conduciendo su speeder BARC.

Al llegar a la casa cercana, una twi'lek, Suu, recibió a los clones alerta, apuntando con un rifle a los intrusos. Jesse y Kix le informaron de que eran amigos y que necesitaban un lugar en el que refugiarse junto al herido Rex esa noche, y Suu dio permiso a los clones para usar el granero. Después de que Kix colocara un parche de bacta en la herida de Rex, él recuperó la consciencia y Jesse y sus compañeros le informaron de lo ocurrido. Antes de que el equipo partiera a proseguir con la búsqueda de cápsulas de escape, Rex dio a Jesse la responsabilidad de liderar al equipo de búsqueda. Después de que los clones subieran a los vehículos, Kenobi contactó con el grupo vía comunicador y llamó a Rex. Jesse respondió e informó al Maestro Jedi de que Rex había sido herido, y que le había dado la responsabilidad de liderar la búsqueda de las cápsulas de escape. Kenobi dijo a Jesse que Grievous se dirigía a una cápsula de escape abandonada, y ordenó a los clones dirigirse hacia allí.

Pronto, Jesse contactó con Kenobi, y el soldado clon le dijo que veía la cápsula de escape. Grievous fue el primero en llegar allí, y Kenobi ya se estaba enfrentando a las fuerzas de Grievous en el momento en que el equipo de Jesse llegó. Mientras Jesse disparaba con los cañones de su vehículo contra los droides de combate de Grievous, vio una nave separatista aproximándose y advirtió de ello a Kenobi. Después de que el soldado clon de a bordo de un AT-TE informara a Kenobi de que los cañones del andador estaban sobrecalentados, Kenobi ordenó a Cody y Jesse cubrirle mientras él se acercaba a Grievous. Kenobi y Grievous se enzarzaron en un combate de sables de luz, y finalmente la nave separatista se situó encima de la cápsula de escape; Grievous lanzó un cable que se ancló a la coraza de la nave y huyó a bordo del vehículo. Jesse y Cody, a bordo de unos speeders, regresaron ante Kenobi tras eliminar a los droides de combate restantes. El Maestro Jedi encargó a los dos clones contactar con la flota y ordenar el envío de un transporte para recogerlos.

Batalla de Umbara

Tup: «Entonces, ¿por qué no seguimos el plan original — comprobar las defensas de la ciudad primero?»
Hardcase: «Podemos hacerlo. Vamos a por ellos.»
Jesse: «Sí, dejad que Hardcase se encargue de ello.»
— Jesse, Tup y Hardcase discutiendo su situación en Umbara[fte.]
JesseOnUmbara-DOU

Jesse en Umbara junto a Tup y Dogma.

En el 20 ABY, bajo el mando del General Jedi Anakin Skywalker, Jesse fue enviado al planeta Umbara, aliado con los separatistas. La fuerza de ataque de la República Galáctica inició su asalto para reconquistar el planeta, que antaño formaba parte de la República, y tomar su capital. A bordo de una Nave de asalto militar transgaláctico clase Acclamator, una vez roto el bloqueo sobre Umbara, Jesse subió a un LAAT pilotado por Hawk junto a Skywalker, el capitán clon Rex, el soldado clon Tup y otros miembros de la Legión 501. Mientras la lanzadera de Hawk y los otros pilotos descendían por la atmósfera del sombrío planeta, la milicia umbarana establecida en la superficie disparó contra las naves de la República. Aunque algunas lanzaderas fueron destruidas como resultado del intenso fuego enemigo, Hawk consiguió maniobrar y evitar ser derribado. Mientras la lanzadera aterrizaba en el lugar designado, Jesse y las tropas salieron al exterior y se prepararon para hacer frente a los soldados umbaranos.

Flanqueados por AT-RTs, Jesse y las tropas avanzaron hacia el frente umbarano. Pronto, el soldado Hardcase, que había aterrizado en el planeta a bordo de otra lanzadera, se reunió con Jesse, Skywalker, Tup, Rex y el CAR Cincos. Rex informó a Jesse y los demás de que tenían que eliminar a los soldados umbaranos de una cresta cercana. Cuando lo tomaron, Jesse se estableció en una trinchera junto al resto de tropas de Skywalker. Tras el campamento de Skywalker, varios umbaranos localizaron a los clones y liberaron a un droide asesino millicreep para infiltrarse en el área. El droide asesino, cuyo propósito era distraer a los clones y ayudar a los umbaranos a prepararse para un futuro ataque contra la fuerza de la República, atrajo la atención de Hardcase y varios clones. Pronto los soldados umbaranos ocultos se revelaron a sí mismos y empezaron a emboscar a las fuerzas de Skywalker. A pesar del ataque sorpresa umbarano, Rex solicitó refuerzos aéreos, y un grupo liderado por el comandante clon piloto Odd Ball se dispuso a eliminar el fuego enemigo. Antes de que los bombarderos de Odd Ball llegaran a su posición, Skywalker guió a Jesse y el resto de clones hacia el exterior de la cresta.

No mucho después, una lanzadera aterrizó cerca del equipo de Skywalker. La nave transportaba al severo Maestro Jedi besalisko, el general Pong Krell, quien había estado liderando otro batallón en Umbara. Krell dijo a Skywalker que el Consejo Jedi había ordenado su regreso inmediato a Coruscant. El propio Krell lideraría temporalmente a la Legión 501 en Umbara de manera interina. Después de que Skywalker informara de lo necesario a Krell, el Caballero Jedi partió a bordo de la lanzadera de Krell, dejando el mando de sus tropas a Krell. El severo Maestro Jedi informó a Jesse y los miembros de la Legión 501 de sus estrictas creencias en la rigurosidad del protocolo. Tras su presentación, Krell ordenó a Rex preparar a todos los pelotones, que comenzaron a seguir al Jedi besalisko a través del terreno selvático de Umbara, de camino a la capital. Cuando un grupo de tres criaturas voladoras, llamadas banshees, se acercaron al equipo de Krell, Jesse y las tropas dispararon como defensa contra los animales. Las criaturas atacaron a los soldados clon y elevaron a uno de ellos. Percibiendo la emboscada, Krell intervino y forzó a las criaturas a liberar al soldado, antes de matar a dos de los animales con sus sables de luz de doble hoja.

Epguide407

Jesse en combate durante la Batalla de Umbara.

Habiendo caminado cerca de doce horas, Jesse y las tropas estaban cansados, lo cual notó Rex. Para permitir a sus tropas descansar, Rex quería que los hombres montaran un campamento, una decisión que no fue bien recibida por Krell, quien afirmó que las tropas de la Legión 501 eran cruciales para el éxito de la República en Umbara. Sin descansar, Jesse y sus compañeros avanzaron hacia las afueras de la capital umbarana. Aunque Skywalker había planeado comprobar las defensas de la ciudad primero antes de lanzar múltiples ataques, Krell quería lanzar un único ataque frontal contra la capital. Cumpliendo la orden de Krell, Jesse y los clones avanzaron por el camino principal que conducía a la capital. Cuando los clones empezaron a avanzar, varias minas situadas en el camino explotaron. Mientras Cincos escaneaba la superficie para localizar las minas, las tropas umbaranas que estaban escondidas entre la vegetación emboscaron a Jesse y los demás. Los umbaranos usaron sus tanques contra los clones y avanzaron hacia su posición. A pesar de que Jesse y los otros eliminaron a un gran número de umbaranos, los nativos superaban a los clones, obligando a el grupo de combate de la República a retirarse.

Jesse y las tropas de la Legión 501 se alejaron de la milicia umbarana. Una vez en posición, los soldados clon prosiguieron la lucha contra los atacantes umbaranos, que finalmente se retiraron. Creyendo que su plan para tomar la ciudad había sido comprometido, Krell culpó de ello a Rex y su liderazgo. Tras un acalorado debate entre Krell y Rex, el Maestro Jedi tomó nota de las palabras de Rex, aunque ordenó retirarse al capitán y quiso que Jesse y la Legión 501 continuaran con su plan para tomar la ciudad. Mientras los clones avanzaban por la jungla de Umbara, Jesse y sus compañeros fueron atacados por cazas umbaranos, cuyos escudos repelían los disparos de los clones. Sin embargo, al continuar Jesse y los demás su ataque contra los cazas, éstos se retiraron. Por si los cazas regresaban, Rex quería que sus hombres abandonaran sus posiciones actuales y se acercaran a las líneas umbaranas. Mientras Krell hablaba con Obi-Wan Kenobi vía holograma, Jesse ayudó a Rex y sus hombres a luchar contra los umbaranos.

Rompiendo líneas de suministro

«¿Sabéis? Antes no sabía si Krell estaba loco. ¡Ahora estoy seguro!»
―Jesse, a Rex[fuente]
UmbaranCrawlerTank-BattleOfUmbara

Jesse y sus compañeros se enfrentan a las fuerzas umbaranas.

Obi-Wan Kenobi informó a Pong Krell de que no podía tomar la capital de Umbara porque sus defensas estaban siendo asistidas por una base aérea con suministros, situada al oeste de la ciudad. El Maestro Jedi quería que Krell y la Legión 501 capturaran la base aérea para cortar la línea de abastecimiento de la capital. Cuando la conversación terminó, Krell ordenó al capitán clon Rex calcular las coordenadas de la base y reunir a Jesse y las tropas. En la cima de un acantilado, Rex notó que el desfiladero que conducía a la base aérea era estrecho, lo que obligaría a las tropas a caminar en escuadrones individuales. Rex sugirió a Krell que podían hacer uso de un reconocimiento para encontrar una ruta segura alternativa a la base aérea, pero Krell desestimó la opinión del capitán, ya que según su criterio no había tiempo suficiente para encontrar otra ruta. Después de que Jesse y los soldados clon se reagruparan en la parte inferior del acantilado, Rex ordenó a los hombres de la 501 separarse en dos divisiones, una guiada por él; y otra guiada por Cincos y Hardcase. Los clones comenzaron a hablar abiertamente sobre su situación actual, y se opusieron a las tácticas temerarias de Krell. Jesse, que no estaba seguro de si Krell estaba loco o no antes de ordenar la toma de la base aérea, dijo a los clones que ahora pensaba que Krell estaba loco.

Avanzando por un estrecho desfiladero con el grupo de Hardcase y Cincos, Jesse y el grupo encontraron un tanque umbarano, que apareció de debajo del suelo. El tanque umbarano, al que pronto se unieron otros cuatro tanques, comenzó a atacar a los clones, cuyas armas bláster eran ineficaces. Con el fin de destruir los tanques, Cincos contactó con Rex y le pidió varios lanzacohetes. Rex, que estaba cerca de la posición de Cincos, ordenó a algunas de sus tropas llevar lanzacohetes al grupo de Cincos. Después de  que uno de los tanques hiriera a un soldado clon que lleva un lanzacohetes, Hardcase cogió el arma caída, mientras que Kix atendía al soldado clon herido. Colocándose en frente de un tanque, Hardcase disparó el arma, destruyendo al tanque. Aunque habían eliminado a uno de los tanques, los soldados clon estaban todavía bajo el ataque de otros cuatro tanques umbaranos. Rex ordenó a Jesse y al resto de los clones reagruparse detrás de la vegetación que impedía el paso a los tanques. Con el uso de detonadores térmicos, colocados en un desfiladero, los clones destruyeron los tanques restantes, activándolos cuando se acercaron a su posición.

501stLegion-Umbara

Jesse y la Legión 501 toman una base aérea umbarana.

Después de la batalla contra los tanques umbaranos, los soldados clon continuaron avanzando hacia la base aérea. Jesse y su grupo caminaron por los restos de uno de los tanques, que todavía estaba medio activo. Por orden de Rex, Hardcase utilizó su lanzacohetes para destruir la cabina del tanque activo. Un umbarano, que pilotaba el tanque, cayó por la ventana dañada de la cabina, aunque Rex lo mató rápidamente con su pistola. Cuando Rex comenzaba a inspeccionar la zona situada entre ellos y la base aérea, otros tanques umbaranos distintos a los anteriores, surgieron de la distancia y empezaron a disparar sus cañones contra Jesse y la soldados clon. Las máquinas obligaron a los clones a separarse en dos grupos. Al darse cuenta de la separación del batallón de Rex, Krell ordenó a Rex que su equipo continuara su ataque contra los tanques. El capitán aceptó y llevó a sus hombres de vuelta al combate contra los tanques. Cuando Jesse y los clones se enfrentaron a los tanques, se dieron cuenta de que sus lanzacohetes eran ineficaces contra ellos. En lugar de atacar a los tanques de frente y luego atacar la base aérea, Rex elaboró un nuevo plan: Hardcase y Cincos se infiltrarían en la base aérea para secuestrar dos cazas umbaranos, mientras Jesse, Rex y el resto de los soldados se quedaban atrás y continuaban su lucha.

Con el plan en marcha, Hardcase se dirigió con Cincos hacia la base aérea. Jesse se mantuvo al lado de Rex, luchando contra los cañones móviles umbaranos. Aunque los clones sufrieron muchas bajas, Jesse y su equipo aguantaron y esperaron a Hardcase y Cincos. Después de algún tiempo, Hardcase y Cincos surgieron de entre las nubes a bordo de distintos cazas umbaranos. Usando el armamento de sus cazas estelares, los dos clones destruyeron los cañones móviles restantes antes de aterrizar para reagruparse con el equipo de Rex. Después de la destrucción de los cañones, Krell ordenó al sargento clon CC-1119 "Appo", movilizar a sus tropas y atacar la base aérea. Las fuerzas de la República llegaron a la base aérea, y las tropas restantes umbaranas se rindieron, permitiendo a Jesse y las tropas de la República atrincherarse en la base aérea. Por sus esfuerzos, Rex felicitó a Hardcase y Cincos y valoró el esfuerzo de los soldados que habían muerto en Umbara. Krell, con los hombres de Appo, se acercó a Rex y exigió un informe. Después de que el capitán informara al General Jedi de sus logros, Krell creyó que la suerte los había salvado, un comentario que fue desestimado por Rex, quien atribuyó la victoria a los soldados que habían muerto. Sin embargo, Krell respondió a Rex que aún tenía que entender que ese era el precio de la victoria. Jesse y el resto del equipo de Rex no estuvieron de acuerdo con Krell.

Desobedeciendo órdenes

«Genial — otra misión suicida. La capital está demasiado bien protegida.»
―Jesse[fuente]
SpaceBattleOfUmbara2-PoD

Jesse, Cincos y Hardcase llegan al espacio aéreo de Umbara.

A pesar de que la Legión 501 había capturado la base aérea, la República Galáctica aún no controlaba Umbara por completo. En un intento por retomar su base, la milicia umbarana intensificó su ataque contra las fuerzas de la República. A través de Obi-Wan KenobiPong Krell se enteró de que una nave de suministros estaba dando provisiones a la capital umbarana. Después de su conversación con Kenobi, Krell pretendía atacar la capital con las tropas restantes que tenía en lugar de atacar a la nave de suministros. Tras una reunión con Krell, el capitán clon Rex informó a Jesse y a las otras tropas del plan de Krell. Los soldados clon no aprobaron el plan, y lo vieron como otra misión suicida más. No confiando en el plan de Krell, Cincos quiso usar cazas umbaranos para colarse a través del bloqueo umbarano de la órbita del planeta, entrar a bordo de la nave de suministros, y luego destruirla.

Tomando nota del plan de Cincos, Rex transmitió la información a Krell, que desaprobó el plan, ya que quería a todas las tropas atacando la capital. Rex volvió con Jesse y las tropas y explicó que tendrían que llevar a cabo el plan de atacar la ciudad, aunque Cincos continuó tratando de persuadir a Rex, Jesse, y a los otros clones presentes en los cuarteles de que podían infiltrarse en la nave de suministros. Rex informó a Jesse y los demás soldados de que si desobedecían órdenes directas, podían ser sometidos a una corte marcial . Sin embargo, Cincos defendió su propio plan y decidió llevarlo a cabo. Dentro de un hangar de la base aérea, Jesse y Hardcase se unieron a Cincos, y Hardcase se montó en uno de los cazas umbaranos para probarlo. Mientras Hardcase luchaba por mantener el control de su caza, su vuelo temerario e incapacidad para controlar los sistemas de armas del caza activaron los sistemas de alarma del hangar, que alertaron a Krell. Después Krell entró en el hangar para ver lo que estaba ocurriendo, y Hardcase trató de persuadir al Maestro Jedi de que los accidentes en el hangar habían sido consecuencia de que él y Cincos estaban intentando descifrar los códigos de los cazas umbaranos.

Como resultado de las palabras de Hardcase, Krell decidió que los cazas umbaranos eran demasiado peligrosos para ser utilizados. Krell ordenó a Hardcase y Cincos desactivar los cazas, y desechó la opción de utilizarlos. A pesar de las órdenes de Krell, Jesse y Hardcase mostraron su apoyo hacia el plan de Cincos de utilizar los cazas. Con Jesse y Hardcase apoyándolo, Cincos dijo a los dos soldados que una vez estuvieran en la nave de suministros enemiga, destruirían su reactor principal . Procediendo a llevar a cabo el plan, Jesse, Hardcase y Cincos se reunieron con Rex fuera de la base aérea. Rex trató de convencer a los soldados de que no debían llevar a cabo el plan, puesto que eso era insubordinación. Después Cincos informó al capitán de que no tenían otra opción, y Rex a regañadientes, informó a Jesse, Hardcase y Cincos de que no podría ayudarlos si eran descubiertos. Jesse, Cincos, y Hardcase subieron a tres cazas y despegaron. Poco después de despegar de la base aérea, los tres soldados atravesaron la atmósfera de Umbara. Una vez en el espacio, Jesse y los otros dos soldados se encontraron en medio de una batalla.

Separatist supply ship

Jesse y Cincos abandonan la nave de suministros separatista tras su destrucción.

Las fuerzas de la República que participaban en la batalla estaban sufriendo grandes bajas. Los umbaranos que participaban en la batalla, creían que Jesse, Cincos, y Hardcase formaban parte de su bando, lo que permitió a los tres soldados clon volar a través del combate hasta la nave de suministros confederada quedando ilesos. Cuando abordaron la nave, Jesse y los soldados circularon por los pasillos del hangar de la nave a bordo de sus cazas. Al darse cuenta de los intrusos, los droides de combate estacionados en la nave cerraron una puerta blindada delante de los soldados clon. Cuando Hardcase se dio cuenta de ello, el soldado utilizó los misiles de su caza para destruir la puerta. La explosión resultante del misil destruyó la puerta, aunque la explosión también dañó el ala derecha de su caza. Cuando los clones averiguaron la ubicación de la sala del reactor, fueron a utilizar los misiles de sus cazas para destruirla. Al llegar allí, Jesse y los demás descubrieron que la sala estaba protegida por un escudo de rayos, activado por los droides de la nave. Después un grupo de droides de combate llegó y comenzó a disparar contra los intrusos, por lo que Hardcase bajó de su caza.

A pesar de la insistencia de Cincos, Hardcase ordenó a Cincos y Jesse abandonar la nave de suministros, ya que se iba a quedar atrás para destruir el reactor. Tomando un tubo lleno de misiles, Hardcase maniobró alrededor del escudo de rayos para entrar en la sala del reactor. Cumpliendo con el deseo de Hardcase, Jesse y Cincos se dirigieron hacia la salida de la nave de suministros. Mientras tanto, Hardcase dirigió el tubo lleno de misiles hacia el reactor, lo que causó que explotara, causando una reacción en cadena en toda la sala del reactor. La explosión mató a Hardcase, y destruyó la nave de suministros. Sin embargo, Jesse y Cincos evitaron la muerte y aterrizaron de nuevo en la base aérea de Umbara. A pesar de que habían destruido la nave de suministros de la Confederación de Sistemas Independientes, Krell afirmó que Jesse y Cincos habían cometido un delito, y que iban a ser sometidos a un juicio de guerra por sus acciones.

Traición a la República

«Tenemos que hacer algo. No podemos arriesgarnos a que escape.»
―Jesse[fuente]
Rexecutioner-CoK

Jesse observa como Rex se prepara para ejecutar a Krell.

Jesse y Cincos fueron escoltados por el capitán clon Rex, el sargento clon Appo, y seis soldados clon, dos de los cuales eran Kix y Tup, armados con rifles para ejecutar a los traidores. Sin embargo, Cincos logró convencer a los clones de que ningún clon debía morir de esa manera. Por eso, Jesse y Cincos fueron enviados de vuelta a su celda hasta nuevo aviso. Finalmente Pong Krell envió un escuadrón de soldados de la Legión 501 a atacar a umbaranos vestidos como clones. Más tarde, los soldados se dieron cuenta de que los umbaranos vestidos como clones eran realmente clones del 212º Batallón de Ataque. En consecuencia, Rex acogió a los soldados restantes del 212º y sus propios clones con el fin de capturar Krell por traición a la República Galáctica. Jesse y Cincos fueron puestos en libertad y se les pidió ayudar a detener Krell. Los clones se dirigieron al centro de mando y rodearon a Krell, pero Krell fue capaz de escapar. Jesse y todos los clones fueron enviados a capturar Krell y traerlo de regreso a la base aérea. Después de diversos ataques, Krell fue aturdido por Tup y fue traído de vuelta a la base aérea. Jesse, Rex, Cincos, y Tup preguntaron a Krell el motivo de sus acciones. Krell afirmó que la República caería desde dentro y que un nuevo orden se levantaría. Krell también reveló que él era un espía separatista. Después de pensarlo mucho, Jesse y sus compañeros decidieron ejecutar al Jedi traidor. Rex decidió ejecutar a Krell él mismo, pero no fue capaz de hacerlo. En su lugar, el soldado clon Dogma mató a Krell. Con el resto de las fuerzas de la República tomando el control de la capital umbarana, Umbara estaba ahora bajo control de la República.

Batalla de Ringo Vinda y consecuencias

En el 19 ABY, tras la Batalla de Ringo Vinda, el CAR Cincos descubrió un complot para destruir a los Jedi. Cuando Cincos llegó a Coruscant para convencer al Canciller Supremo Sheev Palpatine de que los científicos kaminoanos estaban ocultando algo, acabó viéndose obligado a darse a la fuga, tras descubrir que Palpatine era el responsable de todo ello e intentar asesinarlo. Cincos se dirigió a un bar de clones, buscando a alguien en quien pudiera confiar, y allí encontró a Jesse y Kix bebiendo. Cincos llamó a Kix y le informó de que necesitaba hablar con el capitán clon Rex y el General Jedi Anakin Skywalker. Más adelante Jesse se convirtió en CAR.

Batalla de Anaxes

Kix-Jesse-TheBadBatch

Jesse y Kix hablan acerca de la Fuerza Clon 99.

Hacia el final de las Guerras Clon, Jesse participó en la Batalla de Anaxes, una larga campaña entre la República Galáctica y la Confederación de Sistemas Independientes sobre el planeta Anaxes. Durante la campaña, las fuerzas de la República sufrieron inicialmente graves pérdidas, con los separatistas aparentemente capaces de predecir los movimientos del Ejército Clon. Con sospechas, el capitán clon Rex y el comandante clon Cody se reunieron con los Generales Jedi Anakin Skywalker y Mace Windu para hablar de sus recientes fracasos. Rex teorizó a los Jedi que era posible que una copia de su algoritmo estratégico hubiera caído en manos separatistas - potencialmente robado del CAR Echo, quien tenía una copia del algoritmo que revisaba a menudo antes de su supuesta muerte durante la Batalla de Lola Sayu.

Entonces, Windu ordenó a Rex y Cody llevar a un pequeño escuadrón de clones con ellos, que incluía a Jesse y Kix, para infiltrarse tras las líneas enemigas y asaltar un centro de datos separatista para determinar si el enemigo poseía el algoritmo de Rex. Para la misión, Cody solicitó la ayuda de la Fuerza Clon 99, un grupo de élite de clones con mutaciones genéticas deseables. Rex y Cody reunieron a Jesse y Kix para caminar con ellos, y recibir a los clones mutados. Mientras llegaba, la Fuerza Clon 99 aterrizó agresivamente en el hangar, haciendo que Jesse y Kix intercambiaran miradas de desprecio. Cody presentó acto seguido a todo el mundo, y el grupo se dirigió tras las líneas enemigas.

Jesse-unfinishedbuisness

Jesse celebra la victoria de la República en Anaxes.

Cuando el miembro de la Fuerza Clon 99, Crosshair, cuestionó el plan de Rex, Jesse acudió en defensa de Rex. El miembro de la Fuerza Clon 99 Wrecker intervino en la discusión, y agarró a Jesse por el cuello. Rex insistió en que Wrecker soltara a Jesse, pero la situación no se resolvió hasta que el miembro de la Fuerza Clon 99 Hunter pidió a Wrecker que soltara a Jesse. Luego, Jesse ayudó a Rex y la Fuerza Clon 99 a invadir el un puesto de avanzada separatista antes de irrumpir en el centro de datos separatista. Mientras Rex y Tech extraían datos acerca del algoritmo procedentes de Skako Menor, pronto fueron abrumados por refuerzos separatistas y abandonaron el centro de datos regresando a las filas de la República.

Jesse estuvo más tarde presente en la planificación de un ataque contra un complejo separatista, durante la cual Windu sugirió avanzar todas sus fuerzas hacia el complejo. Entonces participó en el ataque combinado contra el complejo para conquistarlo. Tras la victoria de la República en Anaxes, Jesse dio vítores por la Fuerza Clon 99.

Supervisando a Quinlan Vos

Tiempo después, Jesse se unió a sus compañeros el capitán clon Rex y el comandante clon Cody en una misión cuyo objetivo era comprobar que el Maestro Jedi Quinlan Vos ya no permanecía bajo el yugo del Lado Oscuro de la Fuerza. Para ello los clones se dirigieron a un asteroide, y cuando comenzaron a descargar su equipamiento descubrieron que el asteroide estaba a punto de explotar. Gracias a Quinlan Vos, Jesse y los demás consiguieron escapar con vida del asteroide. Sin embargo, Vos los estaba engañando a todos y aún era un agente del Conde Dooku.

Apariciones

Fuentes

Notas y referencias

Otros idiomas
 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.