Este artículo trata sobre un tema incluido en las Leyendas.
Clic aquí para la versión Canon del artículo.  Este artículo cubre la versión de las Leyendas. 


«Los columi pueden ser inteligentes, pero no tienen en mente su mejor interés.»
―Dr. Gidoo Zehow de la Academia Médica Estatal de Rhinnal sobre la Comisión de Turismo de Columus.[fuente]

Los columi eran una de las especies inteligentes más antiguas de la galaxia. Eran fácilmente reconocidos por sus grandes cabezas (que constituían más de un tercio de su altura aproximada de 1.75 metros) y sus brazos y piernas vestigiales.

Biología y apariencia

«Pero estos son columi. Si tratamos de superarlos, perderemos.»
Luke Skywalker[fuente]

Esta especie bípeda altamente evolucionada era fácilmente reconocible debido a sus grandes cavidades craneales. Por lo general, tenían 1.75 metros de altura, sus cabezas sin pelo y sin nariz ocupaban un tercio de esta altura. Otra característica notable eran sus inmensos ojos negros sin párpados con venas parecidas a gusanos en sus sienes. Sin embargo, su evolución mental tuvo un impacto en sus cuerpos físicos. Como resultado, sus brazos y piernas deshuesados se convirtieron en apéndices que ya no podían soportar su propio peso corporal. Este pasaba incluso en el entorno natural de baja gravedad de su planeta natal. Por lo tanto, sus cuerpos se convirtieron en simples depósitos de sus pulmones, corazones y otros órganos corporales invaluables. Esta tendencia evolutiva también dio como resultado que sus órganos vitales se estiraran hacia su actividad craneal.[1]

La edad moderna columi eran organismos altamente especializados con sus cerebros que contenían cuatro cerebros y más de cien lóbulos, cada uno dedicado a una función independiente. Más allá de sus cerebros, el otro órgano que se había desarrollado en importancia entre su especie eran sus ojos, que eran el único vínculo entre sus cerebros altamente evolucionados y el mundo que los rodeaba. Estos se desarrollaron más que ser simplemente fotorreceptores, ya que podían ver todas las longitudes de onda en el espectro electromagnético. El resultado fue que podían "escuchar" a través de sus ojos al detectar y analizar la frecuencia del sonido o las ondas de radio. Este mayor desarrollo de sus sentidos visuales había llevado a la pérdida en otros órganos, perdiendo su sentido del olfato, y sosteniendo solo un vago sentido del tacto.[1]

Historia

Los columi evolucionaron originalmente de reptiles herbívoros que deambulaban por las marismas del planeta de baja gravedad Columus. Estos primeros miembros de la especie utilizaron barrigas flotantes que les ayudaron a gatear a través del pantano sobre cuatro patas palmeadas. Con el tiempo, eventualmente evolucionaron para caminar sobre sus patas traseras, lo que les permitió recoger fruta de los árboles. Después de unos pocos miles de años, se sometieron a su siguiente paso evolutivo, donde comenzaron a poner sus huevos en los árboles que los protegían mejor de los depredadores. Esto condujo gradualmente a la vida por completo dentro de los propios árboles, donde comenzaron a desarrollar manos en lugar de garras. Además, desarrollaron colas prensiles que reemplazaron el pesado apéndice caudal que arrastraban cuando eran cuadrúpedos. Después de algunos siglos, dominaron el uso de herramientas que a su vez trajeron una serie rápida de desarrollos evolutivos. Perdieron la cola y ganaron la capacidad de caminar en una postura bípeda y marcaron su ascenso a la verdadera inteligencia. Con el tiempo, comenzaron a extraer minerales y otras materias primas de los lechos de roca que utilizaron para construir ciudades que se construyeron muy por encima de los árboles y el lodo que se sostenían con grandes pilones.[1]

Durante los siguientes miles de años, evolucionaron rápidamente en el avance tecnológico y en su propia evolución. Rápidamente desarrollaron una civilización tecnológica y, por el 2.000.000 ABY[1] y nuevamente por el 100.000 ABY,[1] naves interestelares. Los columi se convirtieron en una de las primeras especies en desarrollar viajes interestelares y fueron los primeros en enviar exploradores para explorar los rincones más lejanos de la galaxia.[1] Sin embargo, sus primeras exploraciones en busca de otras civilizaciones llevaron a resultados decepcionantes. Cada planeta con vida que descubrieron, incluidos Coruscant y Duro,[7] estaba habitado por personas que no consideraban mejores que los subsecuentes y los bárbaros. Para empeorar las cosas, la gravedad en otros planetas era demasiado alta para la comodidad de los columi. Los desilusionados columi abandonaron los viajes espaciales y se retiró a Columus para desarrollarse en forma aislada.[1] Se especuló que los columi siguieron el ejemplo de los sharu y controlaron su expansión para evitar la retribución de los Celestiales.[8]

Un aerodeslizador mental Columi, un ejemplo típico de la tecnología columi.

Con el tiempo, los columi comenzaron a desarrollar sus mentes y su sociedad, excluyendo sus cuerpos. Mientras sus extremidades y torsos se encogían y atrofiaban, sus cerebros se expandieron. Eventualmente desarrollaron cerebros altamente sofisticados, con cuatro cerebros y más de cien lóbulos. Sus ojos se volvieron muy agudos, capaces de detectar la mayor parte del espectro electromagnético. Sin embargo, perdieron el sentido del olfato y el gusto, y quedaron esencialmente inmóviles. Con el tiempo, se volvieron completamente dependientes de las máquinas, las sillas repulsoras y los droides para la movilidad y todas las demás tareas físicas. Estos dispositivos fueron controlados por señales de radio generadas por las ondas cerebrales de los columi.[1] Uno de esos dispositivos era el aerodeslizador mental Columi, un vehículo controlado por proyección mental. Finalmente, los columi adquirieron suficiente comprensión de las mentes que no eran columi para permitir que el dispositivo se modificara para que funcionara con otros seres inteligentes.[9]

Sociedad

El señor del crimen columi, Boss Tosk, ataca a un individuo con la ayuda de su traje repuslor y sus dos droides.

«El problema con los columi es que siempre están tres pasos por delante.»
Han Solo[fuente]

La devoción de esta especie a las actividades mentales había llevado a un profundo desdén por las actividades físicas, ya que sostenían la opinión de que no había dignidad en ninguna actividad, excepto las relacionadas con el pensamiento. Como resultado, a menudo despreciaban las razas que utilizaban formas físicas de trabajo.[1]

El gobierno columi era una democracia, donde cada columi tenía una participación igual en la toma de decisiones. Esto dio lugar a debates sobre políticas que se prolongaron durante años. Sin embargo, cuando el Imperio Galáctico volvió su atención hacia Columus, los columi reaccionaron con una rapidez inusual y se unieron a la causa Imperial. Aunque los columi temían y despreciaban a otros seres inteligentes más "primitivos", estaban dispuestos a prestar asistencia al Imperio a cambio de quedarse solos. Muchos pensadores columi ocuparon cargos dentro de la administración Imperial. Una minoría de columi se volvió renegada y prestó su asistencia intelectual a organizaciones criminales o incluso a la Alianza Rebelde.[1]

Columi en la galaxia

En los últimos días de la República Galáctica, Columus era considerado como estancado, con la civilización columi superada en influencia por especies más jóvenes. Aunque su tecnología estaba a la altura del estándar galáctico, era demasiado especializada para atraer un comercio significativo.[1] Los columi intentaron atraer el comercio mediante la comercialización de su planeta natal como destino turístico, aunque se discutieron los beneficios para la salud por la baja gravedad de Columus.[10] Los columi también tenían instalaciones de clonación en su planeta natal, instalaciones que eran su único medio de reproducción, pero el uso civil de estas instalaciones estaba restringido durante las Guerras Clon.[11]

Posible aparición de un columi en el festival droide.

Boss Tosk, un señor del crimen que operaba en el sector Tapani, era quizás el renegado columi más conocido.[4] A pesar de admitir que tenían una civilización antigua, el sentientólogo Imperial Obo Rin afirmó en su Catálogo de Vida Inteligente en la Galaxia que el Imperio fue la primera civilización galáctica en contactar con los columi. Estas afirmaciones, reveladas simplemente como propaganda Imperial, eran similares a las que hizo sobre los mon calamari.[1]

La Compañía de Productos farmacéuticos Chiewab Amalgamado contrató a un equipo de diseño de droides compuesto por columi para la creación de la unidad de análisis médico GH-7 debido a su reputación de ser ingenieros lógicos y eficientes.[12]

Appearances

Fuentes

La baliza hiperespacial Faro de Belgoth con la cara de un columi.

Véase también

Notas y refernecias

 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores
*Nota: Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción. El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.