Este artículo trata sobre un tema considerado Canon.
Este artículo cubre la versión Canon.  Clic aquí para la versión del artículo de las Leyendas. 


«Coruscant, la capital de la República. El planeta entero es una gran ciudad.»
Ric Olié[fuente]

Coruscant (pronunciado /'kɔɹəsɑnt/), también conocido como Centro Imperial durante el reinado del Imperio Galáctico, fue una ecumenópolis—un planeta cubierto de ciudad, colectivamente conocida como Ciudad Galáctica— en el sistema Coruscant de los Mundos del Núcleo. Aunque era asunto de debate entre los historiadores, en general se creía que Coruscant era el planeta natal original de la humanidad. Destacado por su cultura cosmopolita y sus enormes rascacielos, la población de Coruscant consistía en aproximadamente un billón de ciudadanos pertenecientes a un amplio abanico de especies humanoides y alienígenas. Además, la ubicación estratégica de Coruscant al final de varias grandes rutas hiperespaciales permitió que creciera en poder e influencia, haciendo que el planeta-ciudad superara a sus rivales iniciales y se convirtiera en un núcleo galáctico de cultura, educación, finanzas, artes, política y tecnología. Albergaba varios puntos de gran interés, incluido el Templo Jedi, la Plaza de los Monumentos y el Edificio del Senado.

Sirviendo como la capital de la galaxia desde los días antiguos de la República Galáctica, Coruscant estuvo en el centro de numerosos eventos históricos, como el conflicto entre la Orden Jedi y los Sith. Aunque el planeta cayó bajo la ocupación de los Sith durante un tiempo, las fuerzas de la República en última instancia liberaron Coruscant con la ayuda de los Caballeros Jedi. Su victoria fue decisiva hasta el punto de que los Sith quedaron casi extintos, reemplazándose una época de oscuridad y guerras por el gobierno democrático de la República Galáctica moderna. Manteniendo su estatus de capital galáctica, fue en Coruscant donde el Senado Galáctico gobernó la galaxia durante siglos, estableciendo una era de paz que duró casi un milenio bajo la protección de los guardianes de la paz Jedi.

Durante la caída de la República, la intriga política forjada por la corrupción y la secesión transformó Coruscant en un ambiente peligroso en tiempos de las Guerras Clon—la primera gran guerra a escala galáctica desde hacía mil años. Entre unos intentos de asesinato y atentados terroristas, el Senado recurrió al liderazgo del Canciller Supremo Sheev Palpatine. Mientras la autoridad de Palpatine crecía exponencialmente, la presencia del Gran Ejército de la República en Coruscant también creció a un ritmo constante, desde el establecimiento de la Guardia de Coruscant hasta la construcción del Centro de Operaciones Militares de la República en el Distrito Federal.

Tras un ataque directo contra la capital por la Confederación de Sistemas Independientes en el 19 ABY, el Senado otorgó poderes adicionales para tiempos de guerra al Canciller Palpatine quien, en la víspera del Nuevo Orden, declaró a todos los Jedi enemigos del estado. Palpatine, quien era, de hecho, el Lord Sith Darth Sidious, tuvo éxito en su plan de transformar a la República en una dictadura militar. Entonces ordenó al Gran Ejército de soldados clon ejecutar la Orden 66 contra sus Generales Jedi, lo que resultó en una purga a escala galáctica que casi destruyó a la Orden Jedi. Sin los Jedi oponiéndose a él, Palpatien disolvió la República y se declaró a sí mismo Emperador Galáctico aplaudido por el ahora Senado Imperial.

Coruscant continuó sirviendo como capital galáctica bajo el Imperio, habiéndose convertido en la sede oficial del trono del Emperador, aunque el propio Palpatine desapareció de la vida pública durante la mayor parte del tiempo, escogiendo dejar los asuntos cotidianos del gobierno galáctico a sus consejeros del Consejo Imperial Regente. El Imperio mantuvo un férreo control sobre Coruscant a lo largo del reinado del Emperador, pero con su derrota en la Batalla de Endor en el 4 DBY, los ciudadanos de Coruscant celebraron una revuelta contra el gobierno Imperial. Mientras tanto, por toda la galaxia, varios oficiales de alto rango fragmentaron las Fuerzas Armadas Imperiales en un intento de suceder a Palpatine como gobernante del Imperio. Incapaz de conseguir la lealtad de las fuerzas armadas, el poder del Gran Visir Mas Amedda quedó limitado a Coruscant, del cual también perdió el control a manos de los seguidores del Almirante de Flota Gallius Rax, el autoproclamado Consejero del Imperio. Esperando escapar de la acusación por crímenes de guerra, Amedda se rindió ante la Nueva República, que exigió que rindiera a todo el Imperio Galáctico a cambio de la amnistía. Tras la muerte de Rax y la destrucción de su facción en la Batalla de Jakku en el 5 DBY, Amedda firmó el Concordato Galáctico—un tratado de paz reconociendo la capitulación del Imperio y el final de la Guerra Civil Galáctica. Además, el Imperio cedió su propia capital a la República, aunque se permitió que Amedda regresara a Coruscant como jefe de un gobierno provisional. Aunque su autoridad era meramente ceremonial; bajo la vigilancia de los supervisores de la República, Amedda se convirtió en una figura pública carente de poder.

A diferencia de los gobiernos galácticos previos, el recién restaurado Senado Galáctico rompió con una tradición milenaria al no establecer Coruscant como su sede, prefiriendo designar a otros mundos miembros el estatus de capital galáctica a través de un sistema electoral. En el apogeo de la Nueva República, Coruscant había ganado representación senatorial y, en tiempos de la Guerra Fría, estaba aliado con los mundos identificados como Centristas—una facción que abogaba por un mayor control ejecutivo y una revisión de las fuerzas armadas. Sin embargo, tras la caída del Imperio, el planeta había caído bajo el control de los sindicatos del crimen. Ahora un símbolo de las perturbadoras realidades de la era actual de la galaxia, las bandas lucharon en una guerra sangrienta por su control en tiempos de la Batalla de Crait.

Tras la Batalla de Exegol, varios mundos intentaron expulsar a las Fuerzas Armadas de la Primera Orden de su territorio. Coruscant fue uno de los mundos en los que hubo un levantamiento como parte de un esfuerzo a escala galáctica para derrocar a la Primera Orden.

Descripción

Descripción general

«¿Conoces el recurso más escaso de Coruscant, muchacho?»
«No... no estoy seguro.»
«El cielo. Aquí abajo, el sol es un mito.»
―Sheev Palpatine y Anakin Skywalker, acerca de los niveles bajos de Coruscant[fuente]

Coruscant se encontraba en los mundos del Núcleo, la región central de la galaxia.

Situado en el subsector Coruscant del sector Corusca en la región de los Mundos del Núcleo, Coruscant fue un planeta cubierto por una densa ecumenópolis.[1] Con 12,240 kilómetros de diámetro, Coruscant orbitaba relativamente lejos de su pequeño sol, variando entre 207 a 251 millones de kilómetros, por lo que no tenía un clima que favoreciera a alguna especie en particular, aunque este inconveniente fue rectificado mediante métodos tecnológicos gracias al vasto calor generado por su paisaje urbano a varios niveles. Desde el espacio, la luminosidad de Coruscant se veía ligeramente atenuada por la tenue capa de nubes del planeta. Los patrones climáticos del planeta estaban afectados por los edificios perforadores de la troposfera que cubrían la superficie del planeta. Dentro de los edificios más altos, las enormes diferencias de temperatura y presión del aire de arriba hacia abajo producían microclimas inusuales e impredecibles.[4] Debido a este motivo, Coruscant tenía su propio sistema de control del clima.[14] Miles de años de desarrollo destruyeron los antiguos mares y montañas del planeta.[4] La Plaza de los Monumentos albergaba al último pico montañoso de Coruscant.[7]

Había 24 horas en un día de Coruscant, y 365 días en un año de Coruscant.[7] Debido a su importancia en la historia galáctica, la galaxia usaba un sistema de datación estandarizado en Coruscant,[31] y las coordenadas galácticas del planeta eran 0-0-0 a pesar de que no se encontraba en el centro geográfico exacto de la galaxia.[4]

Ciudad Galáctica

«¿Ve eso? Ahí fuera están las pequeñas personas a las que representa con tanto orgullo. ¿Sabe lo que van a hacer si alguna vez se mete en problemas o necesita ayuda?»
«No. ¿El qué?»
«Absolutamente nada. Será tan olvidada como el desayuno del día anterior. Soy aquél al que quiere impresionar, Señora Pryce. Hombres y mujeres como yo. Somos los que tenemos el poder de hacerla o deshacerla. Sería bueno que lo recordara.»
―La rica terrateniente Chesna Braker a la iniciada política Arihnda Pryce, discutiendo el establecimiento de una base de poder político en Coruscant[fuente]

La ecumenópolis de Coruscant—un planeta cubierto de ciudad—con una población de un billón de habitantes.

La superficie de Coruscant estaba definida por su extensión urbana, que colectivamente se llamaba Ciudad Galáctica.[1] Los densos bloques de la ciudad se construyeron uno encima del otro, siendo el más bajo el Nivel 1 y el más alto llegando al Nivel 5127. El nivel más bajo habitable conocido era el Nivel 5. En el nivel más alto, había construidos los rascacielos de Ciudad Galáctica alcanzando hasta los 6,000 metros de atmósfera, con elegantes edificios de transpariacero al lado de estructuras más antiguas de duracreto.[7] Debido a la ciudad ajetreada y bulliciosa en que constituía el planeta, con unos niveles bajos lleno de callejones oscuros y una gran cantidad de gente, Coruscant proporcionaba las condiciones ideales para que prosperaran los hurtos sigilosos, especialmente contra los turistas de planetas más tranquilos.[32]

Ciudad Galáctica estaba dividida en sectores nombrados y designados por coordenadas. Algunos sectores también tenían nombres no oficiales. El sector H-46 tenía el nombre no oficial de Ciudad Sah'c. Los sectores a su vez se dividían en zonas, con las zonas delimitadas por propósito, como zonas financieras, senatoriales o industriales. Bajo la República Galáctica, el Distrito Federal, también llamado Distrito del Senado, fue el centro de la actividad política en el planeta, puesto que contenía el Edificio del Senado, sede del Senado Galáctico, y el Edificio de Oficinas del Senado, donde el Canciller Supremo tenía su grupo de oficinas. Sirvió como distrito principal para los edificios del gobierno e instituciones como el Edificio de Autoridades Municipales y el Edificio de los Tribunales Galácticos de Justicia. El Distrito Federal también era la localización del Templo Jedi, sede de la Orden Jedi, así como el República 500, una enorme torre residencial en la que vivían los más poderosos de Coruscant.[4] Bajo el reinado del Imperio Galáctico, el Distrito Federal fue transformado y fuertemente fortificado, y el Templo Jedi se convirtió en el Palacio Imperial. El palacio pasó a formar parte de un «triángulo supremo» de estructuras junto al Cuartel general de Inteligencia Naval y la enorme Arcología COMPNOR,[14] que contenía a la Oficina Central del Buró de Seguridad Imperial.[7] Al lado del Distrito Federal se encontraba el Distrito de la Verdad, en el que el Imperio introdujo el Salón de la Adjudicación, el Edificio del Registro Imperial, el Instituto de Conservación de Historia Imperial, y la Academia y Oficinas del BSI.[22]

La superficie de Coruscant mostrando grandes rascacielos y corrientes de tráfico aéreo de deslizadores.

Las aerovías del planeta dirigían el tráfico aéreo de aerodeslizadores vía un sistema de auto-navegación que movía a los deslizadores a lo largo de rutas preprogramadas. Por eso, las colisiones eran extremadamente raras.[7] Sin embargo, se tomaron precauciones en los túneles aéreos incorporando escudos a prueba de bombas y sistemas de seguimiento de alto nivel, y la mayoría de las estructuras de Coruscant tenían escudos defensivos para proteger las ventanas de vehículos descarriados y fuera de control.[4] Debido a la prominencia del planeta en términos de asuntos galácticos, la Ciudad Galáctica de Coruscant poseía numerosas oficians gubernamentales y sedes inter-galácticas en sus amplias extensiones. Las oficinas centrales de planificación estratégica del gigante alimenticio TaggeCo podían encontrarse en la ciudad, junto a los institutos de investigación droide fundados por Cybot Galactica, y el Banco del Núcleo, una de las instituciones financieras más grandes de la galaxia.[4] Las torres eran símbolo de poder y autoridad, y las más grandes podían contener poblaciones de más de un millón.[4] Los residentes del planeta se conocían como coruscanti[14] y de los estimados un billón de habitantes del planeta, se creía que el 68% de ellos eran humanos.[7] En Coruscant, la riqueza se incrementaba con la altitud: los niveles más bajos carecían de luz y estaban abandonados, con el Nivel 1 considerándose inhabitable y repleto de criaturas extrañas y monstruos; sobre ellos había niveles bajos sin ley—e incontables bloques habitados por billones de trabajadores de clase media. Las súper-torres del Nivel 5217 eran el hogar de los más ricos.[4] Incrementando esta división de clases, los ciudadanos que vivían en los niveles superiores podían respirar aire filtrado y limpio, mientras que los habitantes de clase baja se veían obligados a respirar el aire con humos tóxicos de las fábricas y vehículos.[7] Por eso, muchos de los que visitaban Coruscant elegían llevar su propio suministro de aire durante su estancia.[4]

Historia

Historia temprana

Tras derrotar a los Sith en Coruscant, la Orden Jedi construyó un templo sobre el santuario de su enemigo.

Coruscant era el supuesto[3] lugar de origen de la especie humana,[24] que eventualmente viajó, exploró, y colonizó el resto de la galaxia. Coruscant era el centro de la vida cultural y política de la galaxia. También era uno de los fundadores de la República Galáctica de los Mundos del Núcleo, y superó a sus rivales iniciales para convertirse en el motor económico y cultural de la civilización mientras se expandía junto a las recién establecidas rutas hiperespaciales. A medida que estas rutas hiperespaciales iniciales se convertían en rutas comerciales bien establecidas, un número de especies alienígenas cada vez mayor emigró hacia Coruscant. El estatus efectivo de Coruscant como centro de la República hizo que recibiera las coordenadas 0-0-0 en todas las cartas de navegación estándares.[4]

En el pasado antiguo, los Sith construyeron un santuario en Coruscant. Cuando los Jedi les expulsaron, construyeron su templo sobre él.[14] La República Galáctica mantuvo Coruscant como su capital.[12] Con la importancia casi-galáctica del planeta, muchos nacidos en los mundos apartados soñaban con llegar en al bullicioso planeta para triunfar, sólo para verse relegados a puestos de bajo nivel y sometidos a una vida de crimen y violencia. Sin embargo, estaba muy aceptado que quien controlase Coruscant—contralaba la galaxia.[4]

Durante miles de años representantes se reunían en el Senado Galáctico para la diplomacia y resolución de disputas, creando y aplicando leyes, y manteniendo la paz. Como tal, Coruscant pasó a ser conocido como la capital galáctica por miles de años.[9]

Decadencia de la República

«No voy a permitir que esta República que ha existido durante mil años se divida en dos. Mis negociaciones no fracasarán.»
«Si lo hace, debe saber que no hay suficientes Jedi para proteger a la República. Somos guardianes de la paz, no soldados.»
―Sheev Palpatine y Mace Windu[fuente]

Coruscant fue la capital de la República Galáctica, y en consecuencia, el centro de muchos eventos que cambiaron la historia galáctica.

Fue hacia el final del milenio de paz de la República Galáctica que el Canciller Supremo Finis Valorum obstaculizado por un gobierno ineficaz y un Senado Galáctico corrupto, fue incapaz de responder a una invasión del planeta Naboo en el 32 ABY. Como resultado, la elección resultante desplazó a Valorum de su cargo y Sheev Palpatine obtuvo el voto mayoritario para convertirse en Canciller Supremo.[11]

En el 22 ABY, estalló una crisis cuando el Conde Dooku guió a varios sistemas para que se escindieran de la República y formaran la Confederación de Sistemas Independientes con él como líder. Muchas organizaciones comerciales otorgaron sus fuerzas militares droides a la Confederación, comúnmente conocida como los Separatistas. Como los Jedi eran muy pocos para luchar en una guerra galáctica, el Senado impulsó una votación para crear el Gran Ejército de la República.[16]

Una capital en guerra

«El velo del lado oscuro ha caído. Comenzado, la Guerra Clon ha.»
Yoda[fuente]

La Bestia Zillo de Malastare aterroriza Coruscant.

Las Guerras Clon se convirtieron en uno de los tiempos más turbulentos de la historia galáctica[12] y el primero de éstos en más de mil años.[16] Como capital de la República Galáctica, Coruscant, que ya era un semillero de intrigas políticas, se convirtió en un objetivo tanto por razones militares como políticas. Situaciones y acontecimientos que eran impensables durante siglos antes se volvieron comunes.[12] Incluso antes del inicio de la guerra, se podían ver cambios en la República. El Senado Galáctico, The Senate, ya corrupto y atareado encontró difícil responder a ello, concediendo poderes de emergencia al Canciller Supremo Sheev Palpatine. El propio Canciller introdujo cambios como implementar el uso de su Guardia Roja personal en lugar de los Guardias del Senado.[16] A medida que el Gran Ejército y la Armada de la República se expandían por toda la galaxia para defender a la República, los Jedi, que siempre habían actuado como guardianes de la paz y no como soldados, se hicieron cargo del ejército como comandantes y generales. Estos dramáticos cambios fueron percibidos por los Jedi y los ciudadanos de la República,[33] específicamente en Coruscant.[34] Sin que nadie lo supiera salvo unos pocos, Coruscant era el lugar desde el que toda la guerra era contínuamente manipulada por Palpatine. Como Canciller Supremo, se hizo cargo del ejército de la República y dirigió el esfuerzo de guerra desde su oficina en el Edificio de Oficinas del Senado.[35] Como Darth Sidious, Palpatine también dirigió las acciones de Dooku con la intención de continuar la guerra y tirar adelante sus planes.[36]

Durante las Guerras Clon, una enorme criatura conocida como la Bestia Zillo se desbocó por todo Coruscant. La criatura había sido retenida en el Centro Científico y Técnico de la República para investigar la mejora de la armadura clon, pero escapó de su cautiverio, y fue finalmente eliminada.[21]

Un ataque terrorista Separatista apaga la energía de grandes secciones de Coruscant, incluido su distrito gubernamental.

Poco después de la Iniciativa de paz Confederación-República, la red de distribución de energía central de Coruscant fue bombardeada por agentes Separatistas. En consecuencia, el proyecto de ley de mejora militar de la República para desregular los bancos y permitir la creación de más tropas para la República fue aprobado.[37]

Hacia el final de la guerra, la opinión del público, representado por los ciudadanos de Coruscant, comenzó a volverse contra los Jedi. Protestantes se reunían en frente del Templo Jedi, acusando a los Jedi de las pérdidas militares y de haber perdido su actuación como guardianes de la paz. Fue en ese tiempo que una explosión ocurrió en un hangar del Templo Jedi, matando a seis Jedi y varios soldados clon y empleados del Templo. La investigación del droide de análisis de escenas del crimen Russo-ISC y los Jedi Anakin Skywalker y Ahsoka Tano determinó que Letta Turmond, la mujer del trabajador del Templo Jackar Bowmani, había alimentado a su marido con nano-droides que habían explotado, matando a Bowmani y provocando el atentado en el Templo. Turmond fue arrestada y retenida en una base militar de la República.[34] Cuando Tano la visitó, Turmond fue asesinada mediante el estrangulamiento de la Fuerza, lo que hizo parecer que Tano era la asesina. Sin que nadie lo supiera, la verdadera asesina era la Jedi renegada Barriss Offee. Tras escapar de su apresamiento, Tano demostraría finalmente su inocencia, pero abandonó la Orden Jedi.[38][39]

Ascenso del Imperio

«Así es como muere la libertad… con un estruendoso aplauso.»
―Padmé Amidala, a Bail Organa tras la declaración del Imperio en el Senado[fuente]

La Batalla de Coruscant estalla en el apogeo de las Guerras Clon, con las fuerzas de la República enfrentándose a los Separatistas en la estratosfera del planeta.

A lo largo de las Guerras Clon, el Canciller Supremo Sheev Palpatine había permanecido como un líder popular, manteniéndose en el cargo por petición del Senado Galáctico mucho tiempo después de lo que debía durar su mandato.[25] Durante este periodo, Palpatine continuó consolidando y centralizando su propio poder.[37][40][41] Para el 19 ABY, el tercer y último año de la guerra, las defensas de Coruscant se redujeron. Los Separatistas habían sido repelidos hacia el Borde Exterior, y no podían arriesgarse a un ataque directo contra el corazón de la República Galáctica. Los ciudadanos coruscantis, acostumbrados a vivir la guerra lejos del campo de batalla, se sorprendieron tanto como la Flota de Defensa Local de Coruscant cuando una fuerza de ataque Separatista lanzó un ataque sorpresa contra el planeta.[42] Durante la batalla, el Canciller Palpatine fue secuestrado y retenido como cautivo brevemente en la nave insignia Separatista, la Mano Invisible, antes de ser liberado por los Caballeros Jedi Anakin Skywalker y Obi-Wan Kenobi.[25]

La República se transforma en el Primer Imperio Galáctico durante el final de la guerra, gobernado por Darth Sidious como Emperador Galáctico.

Tras la batalla sobre la capital, se anunció que el Conde Dooku, líder de la Confederación de Sistemas Independientes, había sido asesinado. Poco después, los Asedios del Borde Exterior resultaron en la muerte del general Separatista Grievous en Utapau. Como parte de su jugada final, el Canciller Palpatine ejecutó la Orden 66, obligando a los soldados clon de la República a volverse contra sus generales Jedi usando chips inhibidores ocultos e instalados en su cerebro desde su desarrollo en Kamino.[43] En Coruscant, la Legión 501 marchó sobre el Templo Jedi, exterminando a los Jedi. Demostrando las amenazas cerca de casa, con la reciente memoria de la Batalla de Coruscant,[42] y habiendo ocurrido una «Rebelión Jedi», Palpatine anunció que para garantizar el orden y la seguridad, la República se reorganizaría en el Imperio Galáctico, con él mismo como su Emperador Galáctico.[25]

Poder Imperial

«Sólo algunos secretos están bien guardados en Coruscant.»
―Contraalmirante Nils Tenant[fuente]

El Templo Jedi es convertido en el Palacio Imperial, la residencia oficial del Emperador en Coruscant.

Tras el ascenso de Sheev Palpatine al poder, los cambios llegaron rápidamente a Coruscant, renombrado formalmente a Centro Imperial, y Ciudad Galáctica pasó a llamarse Ciudad Imperial.[44] El Templo Jedi y el complejo de su alrededor se convirtieron en el hogar del nuevo Emperador. Aunque las agujas del Templo permanecieron en su lugar, el resto de la estructura fue fuertemente remodelada y expandida con fachadas inclinadas y adiciones en forma de bloque. Toda el área era conocida como el Distrito Federal, con el Palacio Imperial perteneciendo a un punto del llamado triángulo supremo. Los otros dos puntos eran la arcología COMPNOR, que contenía la sede del Buró de Seguridad Imperial, y el Cuartel general de Inteligencia Naval, un complejo sin apenas ventanas que antiguamente albergaba al centro estratégico de la República Galáctica. El paisaje de edificios de Coruscant también cambió. Los edificios fueron despojados de sus elegantes adornos de la República en favor de líneas elegantes y superficies en forma de bloques, y muchos edificios pequeños se convirtieron en edificios más grandes. Algunas áreas cambiaron tan rápidamente que no eran reconocibles incluso para aquellos que las habían visto unos pocos años antes.[14]

Las políticas del Imperio Galáctico contra los no-humanos y su control más estricto de la población causó disturbios, especialmente entre las poblaciones alienígenas de los niveles bajos. A medida que la Guerra Civil Galáctica tomaba forma, el Imperio empezó a mover a su población mon calamari en Coruscant. La agresividad de las reubicaciones forzadas provocó disturbios en el Sector del Mercado Antiguo, que fueron brutalmente reprimidos por las fuerzas Imperiales. Tras la destrucción del planeta Alderaan por la Estrella de la Muerte, empezaron a llegar rumores de lo que había ocurrido a la población alderaaniana de Coruscant, la mayoría de la cual vivía en el Nivel 3204. Las vigilias pronto se volvieron acaloradas cuando se supo que el Imperio había destruido el planeta. Durante varios días, los disturbios continuaron hasta que los esfuerzos combinados de la Fuerza de Seguridad de Coruscant y los soldados de asalto Imperiales restauraron el orden disparando indiscriminadamente contra la multitud. La multitud, asustada, se dispersó. Al día siguiente, la policía de Coruscant arrestó a cualquiera que fuese descubierto en las calles. Al día siguiente de eso, los soldados de asalto empezaron a ir de puerta en puerta afirmando que los espías rebeldes habían reclutado a residentes locales y que los alderaanianos debían ser retenidos para interrogarlos.[45]

Guerra civil planetaria

«Es un símbolo de nuestra indolencia y torpeza. Es el núcleo que se pudre de nuestra fruta demasiado madura y deseo cortar esa podredumbre para preservar nuestros restos dulces y, por supuesto, las semillas que contienen.»
―El Almirante de Flota Gallius Rax, a la Gran Almirante Rae Sloane, argumentando en contra de ayudar a las fuerzas Imperiales de Coruscant y volver a dominar el planeta[fuente]

Los ciudadanos de Coruscant celebran la muerte del Emperador durante la Guerra Civil Galáctica tras una generación de dominio Imperial.

En el 4 DBY, la Alianza Rebelde consiguió derrotar al Imperio Galáctico en la Batalla de Endor. Con el Emperador y su aprendiz muertos, debido a su muerte durante la destrucción de la Estrella de la Muerte EM-2, los ciudadanos de Coruscant se regocijaron, derribando estatuas de Palpatine, atacando a los soldados de asalto por las calles, y lanzando petardos y fuegos artificiales.[46] Las fuerzas policiales en deslizadores rápidamente entraron en la plaza y abrieron fuego contra la multitud sin avisar, matando a muchos de los presentes. Entonces los coruscanti llevaron a cabo un alzamiento en masa. El fuego de bláster y las luchas pronto estallaron por toda la capital entre los coruscanti y las fuerzas de seguridad Imperiales.[47]

En los meses siguientes la Nueva República fue creada y restableció el Senado Galáctico en Chandrila.[47] Mientras tanto, Coruscant pasó a un estado de guerra civil, con algunos sectores atrincherados con los combatientes de la resistencia rebelde, mientras que otros sectores luchaban activamente contra sus vecinos y apoyaban a las fuerzas Imperiales. A medida que el Imperio se desintegraba por toda la galaxia, el Gran Visir Mas Amedda tomó el control de las fuerzas Imperiales de Coruscant. Sin embargo, la Armada Imperial retiró su apoyo al planeta debido a que el Almirante de Flota Gallius Rax se negó a permitir que la Gran Almirante Rae Sloane, la principal líder de la Armada, enviara refuerzos al planeta. Gallius Rax, líder del Consejo en la Sombra que guió en secreto al Imperio durante sus últimos días, veía al planeta como una muestra de la «decadencia» que había provocado la caída del Imperio.[22]

En este vacío, el Buró de Seguridad Imperial tuvo que coordinar las fuerzas Imperiales de Coruscant. El Gran Visir Mas Amedda permaneció como administrador del planeta y líder de-facto del Imperio, pero no poseía poder real. El BSI estableció un bloqueo nominal alrededor del planeta utilizando sus naves espaciales y coordinó los esfuerzos de las fuerzas de seguridad y de los soldados de asalto. El Distrito Federal y el de la Verdad fueron fuertemente fortificados con puntos de vigilancia y barricadas. Las aerovías de Coruscant fueron desviadas y las naves del BSI montaron patrullas. El humo se elevaba desde los vehículos y edificios dañados mientras una feroz guerra de guerrillas consumía todo el planeta. Amedda, desesperado, recurrió a la Canciller Mon Mothma de la Nueva República y a la Princesa Leia Organa. Sin embargo, ellas se negaron a tomarlo como prisionero, instándole a encontrar el modo de capitular con el Imperio y firmar una rendición total.[22]

Concordato Galáctico

«Mas Amedda ha salido de su escondite y quiere firmar un alto el fuego. Quiere acabar con esto. Con todo esto.»
―Mon Mothma, transmitiendo la noticia de la rendición Imperial de Coruscant[fuente]

El Imperio Galáctico cede el control de Coruscant a la Nueva República tras la Batalla de Jakku.

En tiempos de la Batalla de Jakku, en el 5 DBY, el Gran Visir Mas Amedda se encontraba bajo arresto domiciliario por orden del Consejero del Imperio Gallius Rax en el Palacio Imperial. Allí, fue obligado a hacer transmisiones propagandísticas y fue tratado como un cautivo virtual. Después, fue rescatado por los miembros de un grupo de resistencia compuesto por niños que le ayudó a escapar para que pudiera poner fin a la Guerra Civil Galáctica. Tras salir de su escondite, Amedda contactó con la Canciller Mon Mothma para rendirse.[26] Tras la firma de los Instrumentos Imperiales de Rendición y el Concordato Galáctico en Chandrila, el Imperio Galáctico se rindió ante la Nueva República[26] y cedió Coruscant al gobierno galáctico emergente[29] y a Mas Amedda se le permitió formar un gobierno provisional en Coruscant, junto con unos observadores de la República que se asegurarían de que careciera de poder real hasta el nombramiento de un nuevo líder. Después de la rendición Imperial, semanas de celebraciones tuvieron lugar en las calles y tejados de Coruscant mientras la población celebraba el fin del dominio Imperial en Coruscant.[26]

Post-Guerra Civil Galáctica

«El descenso de Coruscant a la anarquía es una de las mayores tragedias de nuestra época. ¡Qué rica historia!»
―DK-RA-43[fuente]

Con la Guerra Civil Galáctica concluida, la Nueva República buscó remodelar la política galáctica en un esfuerzo por prevenir los abusos de la Antigua República y atraer a los mundos descontentos que se habían separado de la República antes de las Guerras Clon. Para cumplir esto, el nuevo Senado Galáctico decidió que todos los mundos tendrían la misma voz en el gobierno y, como tal, todos los mundos tendrían las mismas posibilidades de albergar la capital de la Nueva República de forma rotativa, en lugar de simplemente sólo quedarse en Coruscant.[29] Coruscant se unió como miembro de la República y después se unió a la Facción Centrista del Senado Galáctico. Veinte años después de su establecimiento, estaba representado por el senador Arbo, un miembro de la facción Centrista, y por el senador júnior Orris Madmund.[48]

A pesar de ser parte de la Nueva República,[48] el planeta acabó cayendo bajo el control de sindicatos del crimen tras la caída del Imperio Galáctico. Después de la Batalla de Crait[49] en el 34 DBY,[50] incluso las áreas más respetables de Coruscant tenían bandas deambulando. Las bandas pelearon en un sangriento conflicto por el control de los distritos del mundo resplandeciente. El turismo a la antaño capital galáctica se desvaneció, y, para que un individuo estuviera a salvo, necesitaba poder permitirse la protección de droides o guardias armados. En consecuencia, el mundo ciudad ya no era un símbolo de posibilidades galácticas. En su lugar, representaba las perturbadoras realidades del periodo galáctico del momento. El pirata Hondo Ohnaka, quien estaba entristecido por el estado actual de Coruscant, incluyó al planeta en su libro titulado Guía del Explorador Galáctico. En el libro, el droide de protocolo RA-7 DK-RA-43 describió la caída de Coruscant hacia la anarquía como una de las mayores tragedias de la era actual.[49]

En el 35 DBY,[51] Coruscant estaba en rebelión abierta contra la Primera Orden.[30]

Vista panorámica del paisaje planetario de Coruscant desde la Cámara del Alto Consejo Jedi

Habitantes

«No creo que me guste Coruscant.»
«A nadie le gusta Coruscant.»
Tonra y Daneska Varbarós[fuente]

Aunque se creía que Coruscant era el planeta natal de la especie humana,[24] los coruscanti eran tan variados como la propia galaxia, especialmente bajo la superficie de los rascacielos y en los niveles bajos.[52] Alrededor de un trillón de seres residían en el planeta,[1] y los humanos suponían el 68% de la población.[7] Como capital de la República Galáctica y del posterior Imperio Galáctico, senadores y delegados que de los planetas representados en el Senado Galáctico tenían residencia en Coruscant. Desde allí, pasaban sus días trabajando en el Senado o organizando eventos como fiestas y reuniones políticas.[11][40] Adicionalmente, el planeta sirvió como hogar de grandes comunidades de diversas especies, algunas de las cuales raramente regresaban a sus mundos natales originales. Muchas de estas comunidades de especies que no eran humanas residían en los niveles inferiores de la ciudad. Con la formación del Imperio, incluso los humanos de los planetas que habían caído en desgracia a ojos del gobierno Imperial, como Alderaan, fueron forzados a formar enclaves en los niveles bajos.[45]

En comparación con los niveles inferiores asolados por la pobreza, la superficie de Coruscant estaba dominada por una sociedad próspera.

En los niveles superficiales de Coruscant, los rascacielos servían como casas y negocios de los ricos, poderosos y con conexiones políticas. Se trasladaban en deslizadores privados o taxis aéreos de una torre a la siguiente o a los diversos teatros, clubes, óperas y otras áreas de entretenimiento de Coruscant.[16] Algunos se dirigían a los niveles de las calles de la superficie o los parques de la superficie de Coruscant para llevar a cabo reuniones clandestinas[18] o mezclarse con la multitud de personas que fluían por los pasillos de las áreas residenciales y comerciales. Entre los ricos y poderosos del planeta se encontraban el Canciller Supremo de la República y los miembros del Senado Galáctico.[16] Los influyentes y ricos de Coruscant prosperaban con estilos de vida lujosos, asistiendo a reuniones y encuentros sociales en apartamentos de gran altura,[11][40] cenando en buenos restaurantes con vista de la ciudad,[53] de fiesta en los distritos de entretenimiento,[16] y viendo espectáculos a gran escala en teatros y óperas.[25] Incluso cuando la República decayó, las Guerras Clon prosiguieron y el ciudadano promedio se vio privado de sus derechos,[34] los ricos de Coruscant continuaron con su estilo de vida aparentemente ajenos al resto de la galaxia.[25]

En las calles de la ciudad, a la sombra de los rascacielos, abundaba la población trabajadora del planeta.[28] Muchos vivían en los distintos bloques de viviendas de las estructuras de la superficie con relativa comodidad, aunque no tan extravagantes como los ricos y poderosos del planeta. Muchos trabajaban en los niveles superiores e inferiores de la superficie o disfrutaban del entretenimiento y los restaurantes que estaban más adaptados a sus capacidades financieras.[16][40][54] Debajo de los bloques de viviendas y los niveles de la superficie se encontraba la población que habitaba el inframundo de Coruscant. Un término utilizado para describir tanto a los miles de niveles de debajo de la superficie como a la población criminal de Coruscant, el inframundo albergaba a millones de habitantes del planeta que eran demasiado pobres para ascender o se escondían de la atención de las autoridades. Los ciudadanos que vivían aquí rara vez o nunca durante su vida veían la superficie del planeta. Viviendo entre los vastos edificios e infraestructura que sustentaba la superficie, llevaban una vida a merced de la violencia, la decadencia y la constante amenaza de muerte.[52][45][55]

Gobierno

«Entran los burócratas―los verdaderos gobernantes de la República.»
―Sheev Palpatine[fuente]

Coruscant fue la sede del Senado Galáctico, lo que lo convirtió en el hogar de miles de senadores de toda la galaxia.

Coruscant, como centro de la galaxia, prosperó en el estado de gobierno. Servía como capital de la República Galáctica, que mantuvo la paz y previno grandes guerras en la galaxia durante más de mil años. Bajo la República, el Canciller Supremo y el Senado Galáctico tenían una influencia directa en el gobierno del planeta. Los eventos principales que afectaban a la República igualmente afectaban a Coruscant.[21][56][40][37][34] En sus últimos años, el Senado de la República se volvió corrupto e ineficaz, aunque algunos continuaron luchando en la creencia de su capacidad para gobernar.[11][16] Con la formación del Imperio Galáctico, el Senado pasó a tener un papel limitado, proporcionar consejo y legislando, pero en última instancia se encontraba bajo el poder del Emperador.[25] A medida que los servicio gubernamentales de Coruscant menguaban, el Senado Imperial aprobó una moción para que cada senador abriera oficinas de asistencia ciudadana que complementaran el trabajo del gobierno local de su planeta. Si bien el objetivo era principalmente ayudar a los miembros del planeta natal de cada senador que vivían en Coruscant, las oficinas de asistencia estaban abiertas para ayudar a cualquier coruscanti.[57] En el apogeo de su poder, Palpatine disolvió el Senado y otorgó el poco poder que le quedaba a los gobernadores regionales.[58] Al final de la Guerra Civil Galáctica, la Nueva República instauró un gobierno provisional en Coruscant liderado por el antiguo Gran Visir Imperial Mas Amedda.[26] Sin embargo, la Nueva República no estableció su gobierno en Coruscant, escogiendo en su lugar rotar la capital entre sus mundos miembros.[29] En la Nueva República, Coruscant fue representado por un senador y un senador júnior,[48] pero el planeta había caído bajo el control de los sindicatos del crimen.[49]

Coruscant era vigilado por la Fuerza de Seguridad de Coruscant, que utilizaba droides policía en los niveles superiores junto a oficiales orgánicos y detectives,[59] y la corpulenta policía del inframundo patrullaba en el ambiente feroz de los niveles inferiores.[52] El Ministerio de Ingreso de Coruscant lidió con los flujos migratorios desde y hacia el planeta,[4] y las Aduanas de Coruscant de la República Galáctica monitorizaban los transportes de carga.[55] El Senado poseía sus propios protectores, la Guardia del Senado. Sirviendo bajo una larga tradición, la Guardia del Senado era un recordatorio de que aunque la República no tenía un ejército oficial, no estaba indefensa.[60] Cuando estallaron las Guerras Clon, los soldados clon de la Guardia de Coruscant trabajaron como protectores de la paz y policía militar, proporcionando un recordatorio constante del poder expandido del gobierno, específicamente de Palpatine.[61] Con la formación del Imperio, la Guardia de Coruscant y los soldados de asalto Imperiales asumieron las funciones de la Guardia del Senado,[60] siendo los soldados de asalto directamente responsables de la seguridad del planeta, junto a la policía civil de Coruscant.[45]

Lugares

Ciudad CoCo

«Pensaba que los Jedi teníais más respeto por la diferencia entre conocimiento y sabiduría.»
―Dexter Jettster, a Obi-Wan Kenobi dentro del Restaurante de Dexter Jettster[fuente]

Ciudad CoCo, uno de los numerosos sectores de Coruscant, consistente en una zona industrial en ruinas.

Ciudad CoCo era una zona industrial en ruinas de Coruscant. Hogar de mayormente trabajadores de esfuerzo físico, Ciudad CoCo se encontraba en un área superficial de Ciudad Galáctica.[28] El área, sin embargo, estaba tan deteriorada como los demás distritos de la superficie industrial pesada y contenía calles relativamente bien mantenidas, carriles de velocidad y una ruta de autobús lanzadera.[16] En una de las calles principales construidas sobre los bloques urbanos había un restaurante llamado Restaurante de Dexter Jettster. Poseído y operado por Dexter Jettster, un besalisko con un intenso pasado, servía mayoritariamente a los trabajadores de la zona. El restaurante ofrecía comidas caseras y bebidas recién preparadas. Jettster trabajaba como cocinero y contrató a dos camareras, Hermione Bagwa y su compañera droide, WA-7.[28] Poco antes de las Guerras Clon, el Caballero Jedi Obi-Wan Kenobi acudió al restaurante para ver si su viejo amigo Jettster podía identificar un dardo envenenado. Jettster lo identificó como originario del planeta Kamino, que conocía de sus días como prospector.[16]

Durante la guerra civil que estalló tras la muerte del Emperador, Ciudad CoCo se convirtió en el epicentro de la lucha entre las fuerzas rebeldes e Imperiales. La lucha vio la formación de la denominada Brigada de los Mordedores de Tobillos, un grupo de jóvenes familiarizados con los sistemas de mantenimiento subterráneos, que usaban para infiltrarse tras las líneas Imperiales y sabotear su capacidad para luchar.[47]

Gran Instalación Médica de la República

La Gran Instalación Médica de la República fue un centro de tratamiento de las Fuerzas Armadas de la República, así como una guarida secreta de los Sith.

La Gran Instalación Médica de la República fue una torre construida para servir como centro de tratamiento para los soldados de la República Galáctica gravemente heridos. El edificio estaba fuertemente custodiado y poseía escudos defensivos, un suministro de energía independiente, y estaba armado para poder resistir un asedio. La instalación proporcionaba tratamiento a pacientes de toda la galaxia y contaba con técnicas de vanguardia en cirugía y reconstrucción biomecánica. Sus fuertes fortificaciones y apariencia benigna llamaron la atención de Sheev Palpatine, y hacia el final de las Guerras Clon, comenzó a usar los niveles inferiores de la instalación para guardar artefactos Sith y como área de meditación, cuyo acceso era restringido por Guardias Rojos.[4] Después de que la Orden 66 fuera activada prematuramente en el soldado clon CT-5385 «Tup»,[62] la investigación llevó a la Maestra Jedi Shaak Ti y a la Doctora Nala Se a la instalación junto al soldado CAR CT-5555 «Cincos». Palpatine hizo frente a Cincos en la instalación, revelando su verdadera naturaleza. Cincos se enfrentó a los Guardias Rojos y escapó de la instalación, aunque fue eventualmente localizado y asesinado por la Guardia de Coruscant.[63] Tras esta amenaza a los planes de Palpatine, la Instalación Médica fue cerrada temporalmente, y Palpatine aprovechó la oportunidad para trasladar más grandes artefactos Sith secretos hacia la torre desde un edificio de los Talleres. Sin embargo, su capacidad médica permaneció operativa y fue usada para construir un traje de soporte vital para Darth Vader tras su decisivo duelo contra Obi-Wan Kenobi. Los artefactos Sith del edificio acrecentaron la recuperación y el odio de Vader.[4]

Templo Jedi/Palacio Imperial

«No puedo creer que un Jedi atacara un lugar tan sagrado.»
Ahsoka Tano[fuente]

El Templo Jedi, hogar de la Orden Jedi en Coruscant, con finalidad de escuela y monasterio.

Como capital galáctica, Coruscant también era el hogar de la Orden Jedi, guardiana de la paz y la justicia en la galaxia. Una orden de sensibles a la Fuerza, los Caballeros Jedi sirvieron a la República Galáctica durante miles de años como guardianes de la paz. Su hogar era el Templo Jedi. Construido sobre una llanura de bloques urbanos bajos, el Templo Jedi era fácilmente reconocible en el paisaje de Coruscant con sus distintivas cinco agujas. Parte escuela y parte monasterio, el Templo Jedi era el núcleo de toda la actividad Jedi de la galaxia.[13] En una de las agujas se reunía el Consejo Jedi, liderado por el Gran Maestro de la Orden, que dirigía las acciones de los Jedi y servía como consejero del Senado Galáctico y del Canciller Supremo.[64] El Templo poseía un gran vestíbulo y cámaras con estatuas de Jedi famosos[16] y también contenía numerosas instalaciones, incluyendo hangares para naves estelares y deslizadores usados por los Jedi,[25] dormitorios y habitaciones, salas para reuniones e instrucción,[16] una instalación médica,[65] celdas de prisión,[34] y estaciones de comunicaciones y seguridad.[25] El Templo también contenía los famosos Archivos Jedi, que almacenaban la colección de información más grande de la galaxia[16] así como una bóveda que contenía valiosos holocrones con el conocimiento y los secretos de la Fuerza que poseía la Orden.[36]

La masacre del Templo Jedi redujo a la Orden Jedi a un reducido número de fugitivos y ermitaños.

Durante las Guerras Clon, los Jedi, sirviendo como generales y comandantes del Gran Ejército, coordinaron sus esfuerzos desde el Templo. Sin embargo, a medida que la guerra empezaba a concluir, los Jedi se separaron más de la jerarquía militar y gubernamental.[34][52] Cuando Sheev Palpatine fue revelado como el Lord Sith que los Jedi estaban buscando, ordenó la ejecución de la Orden 66 y envió a su nuevo aprendiz Darth Vader al Templo Jedi. Entrando con la Legión 501, Vader y los soldados clon se apoderaron del Templo, matando a todos los Jedi de su interior y prendiendo fuego al monasterio. Después, los Maestros Yoda y Obi-Wan Kenobi se infiltaron en el Templo para descubrir lo que había ocurrido. Fue allí donde reconfiguraron una señal de transmisión del Templo hacia cualquier Jedi superviviente que consistía en una trampa Sith y que les instaba a regresar, y descubrieron la verdad acerca de la caída al lado oscuro de Anakin Skywalker y la identidad de Palpatine como Señor Oscuro de los Sith.[25] Tras la guerra, Palpatine convirtió el Templo en el Palacio Imperial, usándolo como su nueva casa. Las agujas del Templo permanecieron intactas aunque el resto del Templo fue fuertemente remodelado y expandido. Los pasillos fueron desposeidos de todas las estatuas y adornos de la Era de la República. Donde antes había habido tranquilidad y solemnidad, ahora había trabajadores gubernamentales ocupados y funcionarios. Un gran vestíbulo de aterrizaje permitía aterrizar a las lanzaderas y naves estelares. El complejo del Palacio entero era vigilado por la Guardia Real Imperial. La aguja central se convirtió en la sala del trono del Emperador con un podio de diez metros de altura en el centro accesible por el Emperador desde su residencia vía un turboascensor privado.[14] La estructura permaneció alzada en Coruscant a lo largo de todo el reinado del Emperador.[46]

Centro de Operaciones Militares de la República

«No la culpo, Comandante Tano, pero de todas formas, queda arrestasa.»
«Yo—n-no. Yo no lo hice.»
―El Comandante Fox y Ahsoka Tano, después de que Letta Turmond sea asesinada mientras Tano se encuentra en su celda[fuente]

Las Fuerzas Armadas de la República establecieron una fuerte presencia en Coruscant debido a las Guerras Clon.

Hacia el final de las Guerras Clon, la República Galáctica construyó una gran base militar en las cercanías de las áreas de preparación. En el exterior del complejo se encontraba una base aérea con Destructores Estelares clase Venator, Juggernauts HAVw A6, y otras naves. También se encontraba un memorial justo en el exterior de la entrada principal de la base.[38]

La base estaba protegida por los soldados clon de choque de la Guardia de Coruscant. Dentro se encontraba una prisión militar. Las celdas poseían dos formas de entrar. La primera consistía en usar una tarjeta. La segunda se basaba en presionar un botón del exterior de cada celda. Las céldas tenían puertas compuestas por escudos de rayos para asegurar que los prisioneros no escapaban. Dentro de cada celda había una cama y recipientes con agua y comida. Otra área de la prisión era una sala medio circular con un gran ordenador para escanear a la gente antes de que entrara en la base, una caja para armas y dispositivos de comunicación, y un botón rojo para iniciar la secuencia de alerta roja.[38]

En la segunda mitad de la guerra, la prisión retuvo a Whorm Loathsom, Poggle el Menor, y Wat Tambor. También fue aquí de donde Ahsoka Tano escapó cuando fue acusada de haber matado a Letta Turmond.[38] Adicionalmente, dentro del complejo había una sala de juicio militar, en la que la corte decidía el destino de criminales peligrosos. Era una sala alta, con plataformas que se extendían hacia el centro para el acusado, persecución, y defensa. Había asientos saliendo de sus paredes para el magistrado, el jurado y otros participantes y espectadores del juicio.[39]

Edificio del Senado

«¡No fue escogida para ver a mi pueblo sufrir y morir mientras ustedes discuten esta invasión en un comité!»
―La Reina Padmé Amidala, al Senado Galáctico[fuente]

El Edificio del Senado, situado en el corazón del Distrito Federal de Coruscant.

El Edificio del Senado se encontraba en el corazón del denso Distrito Federal. Los delegados se reunían allí durante las sesiones parlamentarias para discutir legislación y políticas galácticas. La distintiva cúpula de la estructura tenía dos kilómetros de diámetro, y la rotonda de la cámara podía albergar más de mil senadores.[4] Cada delegación senatorial tenía su propia plataforma flotante, que podía desprenderse de las paredes de la cámara. Luego, podían hacerlas flotar por toda la sala para ser reconocidos por el presidente del Senado Galáctico o para debatir los temas de la sesión. En el centro de la cámara del Senado se encontraba el podio del Canciller Supremo. Sentado en él se encontraban el Canciller Supremo y el Vicepresidente del Senado, quienes liderarían las sesiones del parlamento.[11] El podio podía descender hasta una oficina usada por el Canciller debajo de la cámara.[25]

Directamente adyacente al Edificio del Senado se encontraba el Edificio de Oficinas del Senado. El edificio ejecutivo tenía bahías de aterrizaje alrededor del edificio, que permitían a los senadores aterrizar sus lanzaderas privadas y acceder al interior. El edificio contenía mayormente oficinas y salas de reuniones para los miembros del Senado pero también poseía las oficinas usadas diariamente por el Canciller Supremo. Durante el mandato de Sheev Palpatine, la oficina del Canciller estuvo decorada por paredes y suelo de color rojo así como varias estatuas. Un vestíbulo conducía a la oficina pública del Canciller, que contenía un gran escritorio y una gran ventana con vistas de Ciudad Galáctica. En un lateral, un pasillo conducía a la oficina privada de Palpatine.[25]

El inframundo

«¿Qué hay de Coruscant? ¿Hay malestar aquí?»
«Debes estar bromeando. Baja dos mil niveles y encontrarás todos los disturbios que puedas desear. Baja cuatro mil y bien podrías estar en el Espacio Salvaje.»
―El Capitán Thrawn y el Coronel Wullf Yularen[fuente]

Los niveles bajos de Coruscant estaban dominados por la pobreza y el crimen organizado.

Bajo las estructuras, calles y luces brillantes de la superficie de Ciudad Galáctica se encontraba el inframundo de Coruscant, que era conocido por su crimen y contrabandistas. Era accesible a través de grandes portales que adicionalmente servían de conducto de ventilación. El inframundo era una enorme ciudad debajo de otra ciudad con cientos de niveles construidos uno encima del otro. En cada nivel, las viviendas y los edificios más pequeños se apretujaban entre las grandes torres e infraestructuras que daban servicio a los niveles superiores. Las calles y callejones eran estrechos y sus secciones grandes contenían enormes edificios y almacenes, en gran parte abandonados. La luz del sol casi nunca llegaba a los niveles inferiores, que debían iluminarse artificialmente. La población era capaz de moverse de un área a la otra mediante trenes que se movían por debajo de la superficie del planeta. Aunque los aerodeslizadores se usaban, eran mucho menos vistos que en los niveles de la superficie. El inframundo, que contenía una basta población de pobres y criminales, era oscuro y violento. Aquellos que querían desaparecer para esconderse de las autoridades o efectuar transacciones ilegales podían pasar desapercibidos en él a pesar de la presencia de droides cámara y otras tecnologías de monitoreo.[52] Patrullado por una división policial subterránea de la Fuerza de Seguridad de Coruscant, el inframundo fue el lugar al que se trasladaron grandes poblaciones de especies no leales al Emperador tras la formación del Imperio Galáctico. Los levantamientos y disturbios se volvieron comunes, con la solicitud frecuente de ayuda a los soldados de asalto para ayudar a la policía de Coruscant a sofocar cualquier disidencia o atisbo de violencia.[45]

Distrito Uscru

La Casa de la Ópera de las Galaxias, situada en los niveles inferiores del Distrito Uscru.

Los distritos de entretenimiento de Coruscant atendió a todo tipo de clientes, desde ricos y poderosos hasta reservados y criminales. Las secciones superiores del Distrito Uscru alcanzaban los niveles superiores de Ciudad Galáctica y en ellas se encontraba la Casa de la Ópera de las Galaxias. Era allí donde el Canciller Supremo Sheev Palpatine a menudo acudía para ver espectáculos. También allí se reunió con Anakin Skywalker y le explicó la historia de Darth Plagueis para mermar la fe de Skywalker en los Jedi.[66] En niveles más inferiores del Distrito de Entretenimiento Uscru había una variedad de establecimientos, siendo uno de los más conocidos el Club Outlander. El club se encontraba en un área menos desarrollada del distrito y no atraía tanta atención de la policía, un hecho que funcionaba a favor del club. Su laberinto de bares, salas de juego y dormitorios permitía que tuviera una gran variedad de visitantes y entretenimiento. En su centro había un gran bar, normalmente abarrotado, que atendía a todas las partes de la sociedad de Coruscant.[4] Los Caballeros Jedi Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker persiguieron a la cazarrecompensas Zam Wesell por el Distrito uscru después de que intentara asesinar a la senadora Padmé Amidala. La persecución terminó en el Club Outlander, donde los Jedi localizaron a la asesina. Sin embargo, Wesell fue asesinada por el cazarrecompensas Jango Fett en un callejón cerca del exterior del club antes de que los Jedi pudieran interrogarla.[16]

Los Talleres

«¿Dónde estoy? No entiendo. ¡Decírmelo debes!»
«En el sector industrial de Coruscant.»
«¿Qué está ocurriendo aquí?»
«Una lanzadera atravesó el perímetro de seguridad. Sospechamos que Dooku iba a bordo.»
Yoda y Anakin Skywalker, en una visión de éste primero[fuente]

La zona industrial de Coruscant, conocida como Los Talleres, fue antaño una potencia de fabricación conocida en toda la galaxia.

Un gran sector y área industrial, los Talleres fueron antaño un gran distrito de fabricación, reconocido como una de las principales fuentes de producción de partes de naves estelares, construcción de droides, y materiales de construcción. Sin embargo, siglos antes de las Guerras Clon, el coste cada vez más alto de Coruscant llevó a la mayoría de los fabricantes a trasladar sus operaciones a instalaciones fuera del planeta. En consecuencia, los Talleres consistían principalmente en edificios abandonados desde hacía mucho tiempo y almacenes vacíos, mucho de los cuales eran apropiados para los criminales, con grandes áreas consideradas inhabitables debido a desperdicios tóxicos. Debido a esto, un hangar abandonado en esta zona industrial era la sede de las reuniones clandestinas entre Darth Sidious y Darth Tyranus durante las Guerras Clon.[1]

Apariciones

Apariciones no canónicas

Fuentes

Notas y referencias

  1. 1,00 1,01 1,02 1,03 1,04 1,05 1,06 1,07 1,08 1,09 1,10 1,11 Universo Star Wars
  2. Star Wars: Atlas Galáctico
  3. 3,0 3,1 3,2 Star Wars: La Enciclopedia Visual
  4. 4,00 4,01 4,02 4,03 4,04 4,05 4,06 4,07 4,08 4,09 4,10 4,11 4,12 4,13 4,14 4,15 4,16 4,17 4,18 4,19 4,20 4,21 Star Wars: Mundos y Escenarios
  5. The Mighty Chewbacca in the Forest of Fear!
  6. 6,0 6,1 6,2 Star Wars: El Despertar de la Fuerza Caja de Inicio
  7. 7,00 7,01 7,02 7,03 7,04 7,05 7,06 7,07 7,08 7,09 7,10 7,11 7,12 7,13 7,14 7,15 Star Wars: Absolutamente Todo Lo Que Necesitas Saber
  8. 8,0 8,1 Star Wars: Scum and Villainy: Case Files on the Galaxy's Most Notorious
  9. 9,0 9,1 Collapse of the Republic
  10. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «The Citadel»
  11. 11,00 11,01 11,02 11,03 11,04 11,05 11,06 11,07 11,08 11,09 11,10 11,11 11,12 11,13 Star Wars: Episodio I La Amenaza Fantasma
  12. 12,00 12,01 12,02 12,03 12,04 12,05 12,06 12,07 12,08 12,09 12,10 StarWars-DatabankII.png Coruscant en el Databank (enlace de respaldo)
  13. 13,0 13,1 StarWars-DatabankII.png Jedi Temple en el Databank (enlace de respaldo)
  14. 14,0 14,1 14,2 14,3 14,4 14,5 14,6 14,7 14,8 14,9 Tarkin
  15. Catalizador: Una Novela de Rogue One
  16. 16,00 16,01 16,02 16,03 16,04 16,05 16,06 16,07 16,08 16,09 16,10 16,11 16,12 16,13 16,14 16,15 16,16 16,17 Star Wars: Episodio II El Ataque de los Clones
  17. StarWars.com Encyclopedia Todo 360 en la Encyclopedia de StarWars.com
  18. 18,0 18,1 TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Duchess of Mandalore»
  19. Estrellas Perdidas
  20. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Hostage Crisis»
  21. 21,0 21,1 21,2 TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «The Zillo Beast Strikes Back»
  22. 22,0 22,1 22,2 22,3 22,4 22,5 Consecuencias: Deuda de Vida
  23. Rise of the Separatists
  24. 24,0 24,1 24,2 Star Wars: Uprising
  25. 25,00 25,01 25,02 25,03 25,04 25,05 25,06 25,07 25,08 25,09 25,10 25,11 Star Wars: Episodio III La Vengaanza de los Sith
  26. 26,0 26,1 26,2 26,3 26,4 Consecuencias: El Fin del Imperio
  27. Star Wars: El Gran Libro de la Galaxia
  28. 28,0 28,1 28,2 28,3 StarWars-DatabankII.png Dex's Diner en el Databank (enlace de respaldo)
  29. 29,0 29,1 29,2 29,3 Star Wars: El Despertar de la Fuerza: Diccionario Visual
  30. 30,0 30,1 Star Wars: El Ascenso de Skywalker: Diccionario Visual
  31. StarWars.com Rebels Recon: Inside "The Future of the Force" en StarWars.com (enlace de respaldo)
  32. Star Wars: La Enciclopedia Visual
  33. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Defenders of Peace»
  34. 34,0 34,1 34,2 34,3 34,4 34,5 TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Sabotage»
  35. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Dooku Captured»
  36. 36,0 36,1 TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Holocron Heist»
  37. 37,0 37,1 37,2 TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Heroes on Both Sides»
  38. 38,0 38,1 38,2 38,3 TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «The Jedi Who Knew Too Much»
  39. 39,0 39,1 TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «The Wrong Jedi»
  40. 40,0 40,1 40,2 40,3 40,4 TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Pursuit of Peace»
  41. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Citadel Rescue»
  42. 42,0 42,1 Star Wars: En Primera Línea
  43. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Conspiracy»
  44. The Rebellion Begins
  45. 45,0 45,1 45,2 45,3 45,4 SWInsider.png «One Thousand Levels Down»—Star Wars Insider 151
  46. 46,0 46,1 Star Wars: Episodio VI El Retorno del Jedi
  47. 47,0 47,1 47,2 Consecuencias
  48. 48,0 48,1 48,2 Linaje
  49. 49,0 49,1 49,2 Star Wars: The Galactic Explorer's Guide
  50. Star Wars: Atlas Galáctico sitúa los eventos de Star Wars: Episodio VII El Despertar de la Fuerza en el 34 DBY. Star Wars: Episodio VIII Los Últimos Jedi ocurre inmediatamente después del final de El Despertar de la Fuerza.
  51. Star Wars: El Ascenso de Skywalker: Diccionario Visual sitúa los eventos de Star Wars: Episodio IX El Ascenso de Skywalker un año después del «Incidente de la Starkiller». Como Star Wars: Atlas Galáctico sitúa el Incidente de la Base Starkiller en el 34 DBY, se puede deducir que los eventos de Star Wars: Episodio IX El Ascenso de Skywalker ocurren en el 35 DBY.
  52. 52,0 52,1 52,2 52,3 52,4 TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «To Catch a Jedi»
  53. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Senate Spy»
  54. Star Wars: The Clone Wars película
  55. 55,0 55,1 TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Lethal Trackdown»
  56. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Lightsaber Lost»
  57. Thrawn
  58. Star Wars: Episodio IV Una Nueva Esperanza
  59. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Senate Murders»
  60. 60,0 60,1 StarWars-DatabankII.png Senate Guard en el Databank (enlace de respaldo)
  61. StarWars-DatabankII.png Coruscant Guard en el Databank (enlace de respaldo)
  62. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «The Unknown»
  63. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Orders»
  64. StarWars-DatabankII.png Yoda en el Databank (enlace de respaldo)
  65. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Deception»
  66. StarWars-DatabankII.png Galaxies Opera House en el Databank (enlace de respaldo)
 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores
*Nota: Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción. El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.