Star Wars Wiki
Advertisement
Star Wars Wiki
Este artículo trata sobre un tema considerado Canon.

«¿Es eso… la cabeza de un viejo droide táctico?»
«Estos droides eran buenos encontrando cosas, calculando. Nos encontraron a mi maestro y a mí en unas cuantas ocasiones en las que no queríamos ser encontrados.»
Kanan Jarrus y Ahsoka Tano[fuente]

El droide táctico y de análisis estratégico militar serie T, también conocido como droide táctico serie T, T-1, o droide táctico estándar e inicialmente designado como CDE-T, fue un modelo de droide táctico fabricado por Autómatas de Combate Baktoid. Usado por la Confederación de Sistemas Independientes durante las Guerras Clon, los T-1 ayudaron en la coordinación de sus fuerzas armadas, actuando como consejeros y a menudo generales para sus oficiales superiores. Los droides fueron desplegados por toda la galaxia en numerosas batallas clave de la guerra como las de Christophsis y Ryloth, así como la Segunda Batalla de Geonosis.

Despiadadamente inteligentes, los T-1 en su mayoría se mantuvieron alejados de las líneas del frente de batalla y en cambio comandaron sus tropas desde varios cuarteles generales Separatistas. Exhibieron una independencia mayor de la de los droides de combate serie B1 y, aunque eran leales a la causa Separatista, no tenían miedo de abandonar a sus superiores para garantizar su propia supervivencia.

Más adelante en las Guerras Clon, el más avanzado droide de táctica y análisis estratégico militar serie ST fue introducido pero su predecesor aún tuvo un uso continuado hasta al menos el 19 ABY. A pesar de la desactivación a gran escala del ejército droide al final de la guerra, restos de los droides tácticos serie T todavía podían ser encontrados en la Era Imperial. Durante la Guerra Civil Galáctica, la antigua Padawan Jedi Ahsoka Tano proporcionó a los Espectros la cabeza de un T-1, para que les ayudara a buscar al antiguo Capitán Clon Rex en Seelos.

Descripción

«¿Por qué un droide táctico es más importante que los otros droides?»
«Cuanto más luchaban los droides tácticos, más aprendían... y ganaban.»
Omega y CT-1409 «Echo»[fuente]

TF-1726 comanda a su equipo de droides de combate a bordo de una fragata estelar clase Munificente en la Batalla de Quell.

Los droides tácticos serie T,[1] también conocidos como T-1s,[7] eran droides tácticos humanoides de cuarta clase que medían 1.93 metros de altura.[4] Estaban fabricados por Autómatas de Combate Baktoid, la compañía que también desarrollaba al droide de combate serie B1, entre otras huestes de droides especializados en el esfuerzo de guerra. En comparación con los B1 estándares que servían bajo su mando, los T1 eran más anchos y a menudo mostraban una amplia variedad de gamas de colores.[8]

Los T-1 estaban diseñados para evitar las líneas del frente y calcular estrategias de batalla desde la seguridad de naves insignia u otras localizaciones fortificadas. Eran propensos a expresar su superioridad sobre todos los demás modelos de droides, debido a sus posiciones a menudo altas en la jerarquía militar.[1] Incluso eran conocidos por sacrificar a un gran número de sus tropas si era necesario[9] y dejar atrás a sus oficiales superiores para sobrevivir si recibían la orden.[10] Además, su dependencia de cálculos precisos significaba que carecían de imaginación al lidiar con situaciones inesperadas. y pronto la República Galáctica comenzó a explotar esto durante las Guerras Clon.[11] Aunque rara vez eran vistos en combate, algunos droides tácticos serie T fueron observados empuñando rifles bláster E-5.[5]

Historia

Guerras Clon

«Calculo que los clones restantes están intentando una desesperada ofensiva final. Sus posibilidades de éxito son de 1 entre 742.»
«Más te vale tener razón.»
«Soy un droide. Siempre tengo razón.»
―TX-20 y el Emir Wat Tambor, durante la Batalla de Ryloth[fuente]

TJ-55 porta un rifle bláster E-5 en una escaramuza contra las tropas de la República.

Los droides tácticos serie T tuvieron un importante papel consejero entre las fuerzas de la Confederación de Sistemas Independientes durante las Guerras Clon contra la República Galáctica.[1] Altamente inteligentes, a menudo recibieron autoridad completa sobre las fuerzas armadas Separatistas por parte de sus oficiales al mando. Los droides fueron utilizados en numerosas batallas iniciales de la guerra incluida la Batalla de Christophsis[6] y actuaron como comandantes del Ejército Droide Separatista[10] y de la Armada de la Confederación.[6] En el 22 ABY,[12] al menos tres droides tácticos serie T fueron usados por los Separatistas durante la campaña de Christophsis.[5][6] TI-99 sirvió al Almirante harch Trench a bordo de su nave insignia, el Invencible, y fortificó el bloqueo Separatista sobre el planeta.[6] Adicionalmente, TJ-55 y su batallón de droides frustraron una emboscada de la República en la ciudad capital de Chaleydonia y otro T-1 sirvió bajo el mando de la Líder Supremo Asajj Ventress.[5]

TX-20 apunta al General Jedi Obi-Wan Kenobi y a Numa, una niña twi'lek, en un AAT.

Durante la Batalla de Ryloth, TX-20 demostró la capacidad de ser brutales de los droides tácticos serie T, en la defensa Separatista de la ciudad de Nabat. Usando a la población de la ciudad como escudos vivos contra los soldados clon de la República, obligó a las fuerzas de la República a entrar en Nabat sin usar dispositivos explosivos. En última instancia, sin embargo, la arrogancia de TX-20 lo cegó y subestimó al General Jedi Obi-Wan Kenobi y a sus propios prisioneros twi'leks, lo que le costó la vida.[10] TA-175 también sirvió a los Separatistas durante la campaña de Ryloth y actuó como consejero del Emir Wat Tambor tras la destrucción de TX-20. Desde su cuartel general en la ciudad capital de Ryloth, Lessu, reconoció la amenaza de la presencia de la República en el planeta. Cuando el Conde Dooku ordenó a Tambor abandonar Ryloth, TA-175 se mostró dispuesto a obedecer al Lord Sith. Eventualmente usurpó el mando a Tambor cuando las fuerzas lideradas por Mace Windu y Cham Syndulla atacaron la capital, dejando que el emir fuese capturado por la República.[13] Eventualmente, un droide táctico serie T estuvo prisionero en el Centro de Operaciones Militares de la República.[14]

En respuesta a su inflexibilidad, un nuevo modelo, el droide de táctica y análisis estratégico militar serie ST, fue introducido como un sucesor mejorado de los T1 durante las últimas etapas de la guerra.[15] Estos nuevos droides eran más grandes, más resistentes al daño e incluso se consideraban a sí mismos superiores a sus contrapartes orgánicas.[1][11] Los T1 continuaron siendo usados en la guerra a pesar de la introducción del superdroide táctico, puesto que varios sirvieron durante la Batalla de Anaxes en el 19 ABY. Uno de estos droides respondió directamente ante el Almirante Trench, quien lideró la campaña Separatista allí.[16]

Era del Imperio

«¿Cómo en toda la galaxia va a encontrar ese droide a tu amigo?»
Ezra Bridger a Ahsoka Tano[fuente]

La cabeza de un droide táctico serie T buscada por las hermanas Martez y la Fuerza Clon 99.

En las horas finales de las Guerras Clon, el recién bautizado Lord Sith Darth Vader envió un mensaje a la Federación de Comercio en nombre de Darth Sidious, que instaba a la desactivación del Ejército Droide Separatista y en consecuencia a todos los modelos de la serie T.[17] Con el ascenso del Imperio Galáctico, la inteligencia táctica acumulada por los droides T-1 se volvió muy valuosa para las numerosas facciones que intentaban combatir contra los soldados clon que constituían la mayor parte de las recién formadas Fuerzas Armadas Imperiales. Trace y Rafa Martez formaron parte de uno de estos grupos y fueron enviadas a recuperar un droide táctico serie T de una planta de desmantelamiento en Ciudad Coronet, en Corellia. La Fuerza Clon 99 también fue contratada para cumplir el mismo objetivo a cambio de una recompensa monetaria por parte de la trandoshana Cid,[18] una antigua confidente de los Jedi durante las Guerras Clon.[19] Los dos grupos se enfrentaron entre sí en la instalación, cuando las hermanas Martez adquirieron la cabeza del último T1 antes de que el Lote Malo pudiera recuperarla. Rodeados por droides policías Imperiales, las facciones rivales se vieron obligadas a trabajar juntas para sobrevivir. El técnico del Lote Malo, Tech fue capaz de acceder al programa del T-1, transmitiendo una señal de activación a los demás droides de combate de la instalación para utilizarlos como refuerzos. Durante la huida del grupo, la cabeza del droide táctico fue destruida, pero Tech había copiado su información en su archivo de datos mientras accedía al programa. El sargento del escuadrón, Hunter, decidió entregar la información a las hermanas Martez, creyendo que ellas le darían un mejor propósito que ellos.[18]

La antigua Padawan Jedi Ahsoka Tano obtuvo la cabeza de un T-1 en algún momento. Durante la Era Imperial, Tano se convirtió en una parte integral de la célula rebelde Fénix. En el 4 ABY, entregó la cabeza de un droide táctico serie T a los Espectros para ayudarles en la búsqueda de su amigo, el antiguo Capitán Clon Rex, en el planeta Seelos. Los Espectros consiguieron dar energía a la cabeza, que empezó a escanear una señal a la vez que enumeraba un conjunto de números una y otra vez: 7567. Sin que los Espectros lo supieran, los números hacían referencia a la antigua designación del Capitán Clon Rex y, poco después, los Espectros llegaron hasta un AT-TE, la fuente de la señal y el nuevo hogar de Rex.[20]

Apariciones

Fuentes

Notas y referencias


 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores
Advertisement