Este artículo trata sobre un tema considerado Canon.
Atticon.png

El título de este artículo es un apodo, indicativo, o alias.

Este artículo es acerca de un sujeto que no tiene un nombre oficial, y es conocido solo por su apodo, indicativo, o alias.

«Hay cosas mucho más aterradoras que la muerte.»
―Las últimas palabras del Gran Inquisidor[fuente]

El Gran Inquisidor, fue el nombre adoptado por un Caballero Jedi pau'ano que cayó en el lado oscuro y se convirtió en el líder de la Inquisición, un grupo de cazadores de Jedi que servía al Imperio Galáctico. El Gran Inquisidor había sido un Guardia del Templo Jedi que estuvo implicado en los eventos relacionados bombardeo del Templo Jedi durante las Guerras Clon, arrestando a la inocente y luego exonerada Padawan Ahsoka Tano, así como a la verdadera culpable, Barriss Offee. Tras su caída en el lado oscuro, el Gran Inquisidor fue el responsable de capturar y eliminar Jedi durante la Gran Purga Jedi. Sirvió personalmente al Lord Sith Darth Vader, de quien recibía órdenes, y estaba familiarizado con los Archivos Jedi del Templo.

El Gran Inquisidor adquirió un gran interés en eliminar a la tripulación rebelde del Espíritu, particularmente al Jedi Kanan Jarrus y a su Padawan, Ezra Bridger. Se enfrentó a ambos Jedi en numerosas ocasiones, incluyendo en Stygeon Prime y el Fuerte Anaxes. Después de que El Gran Inquisidor y el gobierno de Lothal, donde los rebeldes operaban, fuesen incapaces de eliminar a los rebeldes, el Gran Moff Wilhuff Tarkin llegó a Lothal para cazar a los rebeldes. Juntos, capturaron a Kanan Jarrus y trataron de usarlo para saber más acerca de una rebelión a gran escala. Llevaron a Jarrus a Mustafar, donde los rebeldes organizaron una misión de rescate en su órbita. Durante la operación, El Gran Inquisidor peleó contra Jarrus y Bridger en un combate con sables de luz, y Jarrus terminó superándolo. En lugar de informar a Darth Vader de sus continuos fracasos, El Gran Inquisidor decidió arrojarse al vacío y morir.

Tiempo después de su muerte, Kanan Jarrus tuvo una visión del Gran Inquisidor como Guardia del Templo en el Templo Jedi de Lothal. En la visión, este Guardia alertaba a Jarrus de que Bridger podía caer en el lado oscuro, y los dos entablaron un combate de sables láser. Cuando Jarrus rechazó seguir luchando, el Guardia nombró a Jarrus Caballero Jedi tal como El Gran Inquisidor había sido en el pasado. Esta visión fue creada por el Gran Maestro Yoda para que Jarrus supiera que era un verdadero Caballero Jedi.

Biografía

Vida temprana

El hombre pau'ano que algún día se convertiría en El Gran Inquisidor procedía del planeta Utapau,[1] donde nació alrededor de quince años antes de la Invasión de Naboo.[2] En algún momento, se convirtió en un miembro de la Orden Jedi y alcanzó el rango de Caballero Jedi. Como Jedi, sirvió en el Templo Jedi ejerciendo de Guardia del Templo,[5] un grupo de Jedi encargado de defender el Templo Jedi de Coruscant.[9] Durante su tiempo como Caballero Jedi, desarrolló un odio hacia Jocasta Nu, puesto que cuando él acudía a los Archivos Jedi para leer archivos de datos, Jocasta lo vigilaba de cerca, puesto que no lo consideraba apto para adquirir conocimientos.[10]

Juicio de Ahsoka

El futuro Gran Inquisidor lleva a Barriss Offee ante el Canciller Supremo Palpatine.

Durante las Guerras Clon, en un periodo de protestas contra el Alto Consejo Jedi por su liderazgo en la guerra entre la República Galáctica y la Confederación de Sistemas Independientes, un atentado en el Templo Jedi sacudió a la Orden Jedi.[11] Aunque el verdadero culpable era la Padawan Barriss Offee, quien creía que la Orden Jedi había perdido el rumbo y era el verdadero villano en la guerra, ella provocó que se acusara a su amiga y también Padawan Ahsoka Tano de haber cometido el crimen. Tano huyó a los bajos fondos de Coruscant, lejos de las fuerzas del Gran Ejército de la República que la perseguían, pero acabó siendo capturada y llevada al Templo Jedi. Allí, el Consejo Jedi la expulsó de la Orden Jedi.[9] El futuro Gran Inquisidor fue uno de los guardias que escoltaron a Ahsoka del Templo Jedi hasta su juicio ante el Canciller Supremo Sheev Palpatine.[12] Durante el juicio, el maestro de Tano, Anakin Skywalker, desveló la culpabilidad de Offee, que fue arrestada.[9] El futuro Gran Inquisidor fue uno de los guardias que también escoltó a Barriss al juicio,[13] donde admitió su culpabilidad ante el Canciller. Tano fue exonerada, pero rechazó unirse de nuevo a la Orden Jedi y se marchó, sintiéndose traicionada por el Consejo debido a que no había creído en su inocencia[9] y buscando un nuevo camino.[14]

Caída al lado oscuro

«¿Sabes que el Emperador me seleccionó personalmente, Vader? You do know the Emperor personally selected me, Vader? Me ascendió, me dio esta posición. Cree en mis habilidades.»
―El Inquisidor, a Darth Vader[fuente]

Los eventos ocurridos con Barriss Offee y Ahsoka Tano hicieron que el futuro Gran Inquisidor se sintiese decepcionado, de modo que perdió su confianza en la Orden Jedi. Eso le hizo susceptible al lado oscuro de la Fuerza, y finalmente, en última instancia cayó en el lado oscuro.[13] Al final de la guerra, el Canciller Supremo — secretamente Darth Sidious, el Señor Oscuro de los Sith — transformó la República Galáctica en el Imperio Galáctico y se declaró a sí mismo Emperador de la galaxia.[15] Durante este tiempo, Sidious lo reclutó para convertirse en el Gran Inquisidor de la Inquisición.[13]

Era del Imperio

Sirviendo a Lord Vader

El Inquisidor entró al servicio del Imperio Galáctico y los Sith, aunque él no era un Sith propiamente dicho. En el 19 ABY, cuando el Inquisidor entró en los Archivos del Templo Jedi, fue enfrentado por el Lord Sith Darth Vader, quien antaño había sido Anakin Skywalker antes de su caída al lado oscuro. Él y Vader lucharon entre ellos hasta que Darth Vader dañó su sable de luz. Entonces, la lucha fue detenida por el Emperador Sheev Palpatine, quien explicó a Lord Vader quiénes eran el Inquisidor y la Inquisición. Entonces partieron al Cuartel general de la Inquisición en Los Talleres para reunirse con el resto de Inquisidores.[7]

Entonces Vader encargó al Inquisidor perseguir y eliminar a los Jedi que hubieran sobrevivido a la Orden 66,[1] la orden dada a los soldados clon del Gran Ejército de la República para destruir a la Orden Jedi.[15] Para cumplir esa tarea, el Inquisidor fue entrenado en los caminos del lado oscuro[1] y estudió los registros del Templo Jedi para conocer mejor a sus enemigos.[16]

Luminara Unduli observa al Inquisidor antes de ser ejecutada.

Uno de los Jedi a los que El Inquisidor mató fue la Maestra Jedi Luminara Unduli. Tras la ejecución de la Orden 66, Unduli fue capturada y encarcelada en La Aguja,[16] una antigua cárcel Separatista[17] convertida en Imperial y situada en Stygeon Prime.[16] Durante sus momentos finales, Unduli estuvo con El Inquisidor, quien permaneció en la puerta de su celda mientras ella caminaba hacia una sala de ejecución y moría. El Inquisidor conservó sus restos en una celda de la prisión, usándolos para atraer a otros Jedi a su propia muerte en cuanto oían rumores de que Unduli seguía viva.[13] Una grabación holográfica de Unduli y su ejecución fue guardada por el Imperio como parte de este engaño.[16]

En algún momento, se convirtió en Gran Inquisidor y lideró la Inquisición. Entre estos Inquisidores que eran guerreros oscuros se encontraban la Segunda Hermana, el Quinto Hermano,[18] el Sexto Hermano,[19] la Séptima Hermana,[18] el Octavo Hermano[20] y la Novena Hermana. Igual que el Gran Inquisidor, estos Inquisidores procedían de la Orden Jedi.[10]

Posteriormente, el Gran Inquisidor persiguió y se batió en duelo con el antiguo Padawan Jedi Naq Med. Su sable de luz fue dañado en el duelo y Med escapó.[21] En otro momento, el Gran Inquisidor se llevó a unos niños sensibles a la Fuerza de un orfanato en Gaaten. Una noche cuando fue al orfanato, fue enfrentado por una Jedi superviviente, Kira Vantala, ante lo que el Gran Inquisidor mostró sorpresa, creyendo que ella era una Jedi débil. El Inquisidor fue derrotado por Vantala y una refugiada llamada Elish, y jamás regresó al orfanato.[22]

Evidencias de otro superviviente

«Poned rumbo de regreso a la base. E informad a Lord Vader de que hemos encontrado evidencias de otro superviviente.»
―El Gran Inquisidor, tras investigar la muerte del Sexto Hermano en Raada[fuente]

En el 18 ABY, un año después del surgimiento del Imperio Galáctico, el Gran Inquisidor fue alertado de la presencia de un ser sensible a la Fuerza lo bastante mayor como para haber recibido entrenamiento Jedi en la luna de Raada. Aunque quería perseguir al supuesto Jedi él mismo, el Gran Inquisidor era necesario en otro lugar, y la tarea recayó sobre el Sexto Hermano, quien partió a Raada para tender una trampa al sensible a la Fuerza. Sin embargo, fue asesinado en la batalla subsiguiente, y el Jedi, así como los granjeros que se habían rebelado contra la ocupación reciente, escaparon. Mientras tanto, el Gran Inquisidor fue alertado de la situación y viajó a la luna con una flota de Destructores Estelares como refuerzo, pero para cuando llegaron, los insurgentes se habían ido. El Gran Inquisidor inspeccionó personalmente el daño hecho en la batalla y descubrió el cadáver del Sexto Hermano. Aunque molesto por la incompetencia y temeridad de su subordinado, el Gran Inquisidor quedó impresionado por lo que el Jedi había hecho. Entonces regresó a su nave e instruyó a sus agentes para que pusieran rumbo a la base e informaran a Darth Vader de que habían encontrado evidencias de otro superviviente—quien era, de hecho, Ahsoka Tano, la antigua Padawan de Anakin Skywalker.[19]

Un Jedi en Kashyyyk

En el 14 ABY,[23] el Gran Inquisidor escuchó acerca de un Jedi que causó problemas al Imperio Galáctico en Kashyyyk. Este Jedi era Cal Kestis, quien ayudó a los Partisanos a atacar una Refinería Imperial. La Novena Hermana dijo al Gran Inquisidor que Kestis no tendría valor para regresar a Kashyyyk, especialmente después de que la resistencia fuese eliminada por el Imperio. La Novena Hermana resultó estar equivocada más tarde y fue derrotada por Kestis cuando regresó a Kashyyyk.[24]

Los niños de la Fuerza

Darth Vader: «El Emperador ha percibido una nueva amenaza alzándose en su contra: los niños de la Fuerza. No deben convertirse en Jedi.»
El Gran Inquisidor: «Sí, Lord Vader.»
Darth Vader: «Persigue a este nuevo enemigo, y si no sirven al Imperio, elimínalos junto a cualquier Jedi superviviente que los quiera entrenar. Esa es la voluntad de mi maestro.»
— Darth Vader y El Gran Inquisidor[fte.]

En los años previos a la Batalla de Yavin, El Gran Inquisidor fue contactado por Darth Vader, quien le informó de que el Emperador Sheev Palpatine había percibido una nueva amenaza contra su dominio: los «niños de la Fuerza», quienes no podían bajo ningún concepto convertirse en Jedi. Vader ordenó al Inquisidor que capturase a esos individuos y les hiciera servir al Imperio Galáctico o los destruyera, junto a cualquier Jedi superviviente que los quisiera entrenar. Con las órdenes del Emperador recibidas, El Inquisidor dijo a Vader que se iba a cumplir su voluntad.[25]

El Gran Inquisidor habla con Darth Vader.

Un método que El Gran Inquisidor usó para encontrar a individuos sensibles a la Fuerza fue buscar cadetes en las Academias Imperiales que cumplieran ciertos requisitos, que demostraban su habilidad para usar la Fuerza,[26] una operación conocida como Proyecto Segador. Un conocido objetivo del Proyecto Segador fue Dhara Leonis, una prometedora cadete e hija de dos científicos Imperiales. Las autoridades Imperiales trataron de ocultar su secuestro alegando que había huido de la Academia.[27] Sin embargo, su madre Tepha y su hermano Zare Leonis sospechaban de que el Imperio mentía. Para averiguar el destino de su hermana, Zare se alistó en una Academia Imperial al año siguiente.[28]

En el 5 ABY,, catorce años después del alzamiento del Imperio, un grupo de rebeldes que operaba en Lothal llamó la atención del Agente Alexsandr Kallus del Buró de Seguridad Imperial. Los rebeldes habían rescatado a un grupo de wookiees que habían sido esclavizados en las minas de especias de Kessel, una misión durante la cual el líder de los rebeldes, Kanan Jarrus, usó un sable de luz y se reveló como un Jedi superviviente. Después de que los rebeldes escaparan, Kallus contactó con El Gran Inquisidor y le informó de lo ocurrido en Kessel. El Inquisidor quedó complacido de que Kallus le hubiera avisado de la presencia de un Jedi.[25]

Confrontación en la Aguja

«Sí, me temo que la Maestra Luminara murió con la República, pero sus huesos siguen sirviendo al Imperio. Atrayendo a los últimos Jedi a su final.»
―El Gran Inquisidor a Kanan Jarrus y Ezra Bridger[fuente]

El Gran Inquisidor lucha contra Kanan en Stygeon.

Poco después, el Gran Inquisidor tendió una trampa a Kanan Jarrus y su aprendiz, Ezra Bridger, en Stygeon Prime. Usando los huesos de la Maestra Jedi Luminara Unduli, que había sido asesinada durante la caída de la República Galáctica, el Imperio fue capaz de proyectar una imagen que sugería que Unduli estaba viva. Esta información fue transmitida por Gall Trayvis, un ex miembro del Senado Imperial que fingió haber tenido que exiliarse después de hablar en contra del Imperio. La información proporcionada por Trayvis, sugería que Unduli estaba prisionera en La Aguja, una prisión de Stygeon. Como no querían dejar pasar la oportunidad de rescatar a un Jedi superviviente, los rebeldes emprendieron una misión en la Spire con la intención de rescatar a la Maestra Jedi. Una vez en la prisión, los rebeldes se abrieron paso a través de los soldados de asalto que estaban estacionados allí. Jarrus y Bridger llegaron a la celda de Luminara, y Jarrus creía que podía sentir a la Maestra Jedi, aunque en realidad, lo que sentía era el poder de sus huesos. Al entrar en la celda, vieron una imagen proyectada de Unduli, que se desvaneció en un sarcófago que reveló los restos de la Maestra Jedi. El Gran Inquisidor entró en la celda, y encendió su sable de luz, y se acercó a los dos Jedi, revelando que Luminara había muerto hacía muchos años.[16]

Jarrus atacó el Inquisidor y los dos iniciaron un combate de sables de luz. El inquisidor fue capaz de deducir correctamente que Jarrus había sido entrenado por la Maestra Jedi Depa Billaba, ya que ella había sido maestra de la Forma III y Jarrus utilizaba mucho esta forma de combate. Los dos continuaron su duelo dentro de la celda hasta que Bridger detonó un pequeño explosivo que permitió a Jarrus huir. A pesar de que habían escapado de la celda, el Inquisidor los persiguió y continuó su pelea con Jarrus en los pasillos de la prisión. Pronto empujó a Jarrus lejos mediante la Fuerza y, por orden de Vader, trató de pasar a Bridger al lado oscuro. El muchacho se negó, y el Inquisidor se preparó para matarlo, pero Jarrus usó la Fuerza para elevar al Inquisidor hasta el techo, permitiendo a Ezra y a él mismo huir. El Inquisidor los persiguió por la prisión, y cuando Garazeb Orrelios y Sabine Wren se sumaron a la huida, ordenó cerrar todas las compuertas de la prisión. Separados por una serie de puertas cerradas, el Inquisidor tuvo que cortar todas las puertas y llegó a tiempo para ver como los rebeldes estaban a punto de escapar. En un último intento por detenerlos, lanzó su sable de luz contra ellos, pero Jarrus lo desvió y los rebeldes escaparon a bordo de una lanzadera que pertenecía a su nave principal, el Espíritu.[16]

Incidente en la Academia Imperial

«Bien, Leonis, vamos a dar una vuelta, ¿de acuerdo? Quiero saberlo todo sobre tus antiguos amigos.»
―El Gran Inquisidor, a Zare Leonis[fuente]

El Gran Inquisidor interroga a Zare Leonis.

Después de su fracaso al tratar de detener a los Espectros en el planeta Stygeon Prime, el Comandante Cumberlayne Aresko, informó al Inquisidor de que había detectado en la Academia Imperial de Lothal, a dos posibles cadetes sensibles a la Fuerza. El Inquisidor, comunicó a Aresko que llegaría a la Academia Imperial al día siguiente. A su llegada a la Academia Imperial, Aresko y Alexsandr Kallus le informaron de que los cadetes sensibles a la Fuerza, Ezra Bridger y Jai Kell, habían escapado. Usando los archivos de los que disponía El Inquisidor identificó a Ezra como el Padawan al que se había enfrentado en Stygeon. Luego, el cadete Zare Leonis, que había colaborado con Bridger y Kell, fue llevado ante El Inquisidor. A pesar de haber sido amigo de Bridger y Kell, Leonis había conseguido fingir que era leal al Imperio Galáctico, motivo por el cual no fue asesinado y El Inquisidor decidió someterlo a un exhaustivo interrogatorio. Entonces, El Inquisidor, comenzó a hablar con él en un tono afable para disuadirlo a proporcionarle toda la información que poseía sobre los fugitivos.[26]

Día del Imperio

«Todavía percibo al Jedi y su Padawan, a mi alcance.»
―El Gran Inquisidor[fuente]

En el 4 ABY, durante el Día del Imperio, los Espectros sabotearon las celebraciones de la festividad y trataron de huir del planeta Lothal con Tseebo, un rodiano que había desertado del Imperio y poseía información esencial para el Imperio Galáctico. Tras ser atacado por Garazeb Orrelios, El Gran Inquisidor persiguió a los rebeldes, que habían subido a bordo de el Espíritu, montado en su TIE avanzado v1.[29]

En el espacio, El Gran Inquisidor logró disparar e inutilizar a C1-10P, y antes de que los rebeldes saltaran al hiperespacio, logró conectar un dispositivo de rastreo en el Fantasma, una lanzadera de ataque acoplada al Espíritu.[29] Cuando los rebeldes descubrieron que el Fantasma tenía un dispositivo de seguimiento acoplado, Kanan Jarrus, consciente de que El Inquisidor podía percibir a Ezra Bridger y a él mismo, decidió huir a bordo del Fantasma con Ezra hacia el Fuerte Anaxes.[8]

El Gran Inquisidor lucha contra Kanan en el Fuerte Anaxes.

El Gran Inquisidor, ordenó al Almirante Kassius Konstantine seguir la señal del dispositivo de rastreo, y aterrizó en el Fuerte Anaxes junto a una tropa de soldados de asalto. Allí, tuvo que hacer frente a un grupo de fyrnocks que controlaban mediante la Fuerza Ezra y Kanan. Poco después, inició una pelea con Kanan, al que logró derrotar. Cuando empezó a atacar a Bridger, El Inquisidor logró enfurecerlo tanto que el chico, empleando el lado oscuro, logró controlar a un fyrnock gigante para que atacara al Gran Inquisidor.[8]

Mientras El Gran Inquisidor luchaba con el fyrnock, Kanan recogió a Ezra, que se había desmayado por causa del esfuerzo, y se dirigió al Fantasma; al cual había quitado previamente el rastreador. Finalmente, El Inquisidor logró deshacerse del fyrnock y lanzó su sable de luz de doble hoja giratorio hacia Kanan, que desvió el ataque y escapó con Ezra a bordo del Fantasma. Cerrando su arma, El Inquisidor expresó a sus soldados que Darth Vader no estaría contento con lo que había ocurrido.[8]

Hablando con Rae Sloane

Para continuar rastreando a los rebeldes, en algún momento el Gran Inquisidor solicitó información de la Vicealmirante Rae Sloane de la Armada Imperial.[30] Sloane en una ocasión había tenido un enfrentamiento con Kanan Jarrus en el planeta Gorse, donde Jarrus conoció a la Capitana Hera Syndulla y se unió a la causa rebelde.[31] El Gran Inquisidor encontró a Sloane en Lahn, donde había tendido una trampa para Jarrus. Jarrus escapó, pero Sloane permaneció en Lahn donde fue confrontada por el Gran Inquisidor—quien quería saber todo lo que ella sabía sobre Jarrus.[30]

Visiones de Ezra

«¿Listo para morir, muchacho, o tienes miedo de enfrentar a la muerte?»
«No. ¿Miedo de estar solo de nuevo? Seguro. ¿Miedo de defraudar a mi maestro? Absolutamente.»
«Tu maestro yace muerto y pudriéndose en un túnel olvidado. Difícilmente podrías haberlo decepcionado más.»
«No tengo miedo.»
―La visión del Gran Inquisidor habla a Ezra Bridger[fuente]

Ezra tiene una visión en la que El Inquisidor mata a Kanan.

Semanas después, Ezra Bridger acudió junto a su maestro Kanan Jarrus al Templo Jedi de Lothal, donde se adentró en solitario. Allí, tuvo una visión. Dentro del templo, Ezra tuvo una visión de Kanan en la cual combatía con El Gran Inquisidor, furioso ante la posibilidad de que éste matara al chico. Finalmente, Jarrus moría ante Ezra a manos del Gran Inquisidor, y su cuerpo caía por un precipicio. Entonces, Ezra intentaba matar al Gran Inquisidor usando el sable de luz de Kanan, que no se encendía. Luego, Ezra caía también por el precipicio, aterrizando a bordo del Espíritu. Allí, oía a Hera Syndulla, Garazeb Orrelios y Sabine Wren hablando de él.[32]

Zeb, expresaba su total desconfianza en el éxito del chico dentro del templo Jedi, y Hera, creyendo lo mismo, manifestó la lástima que le producía que Ezra fuese a morir en el templo. Zeb preguntó el motivo de la lástima que Hera sentía, y ella respondió que las habilidades de Ezra podrían haber sido útiles para los Espectros. Sabine añadió que Bridger, sólo era un pobre niño pequeño y asustado. Entonces, los tres se daban cuenta de que Ezra los estaba escuchando, y luego aparecía El Gran Inquisidor y los mataba. Acto seguido, Ezra se caía del Espíritu y volvía a estar en el templo jedi, donde volvió a aparecer El Gran Inquisidor. Convencido de que todo había sido una visión, Ezra afirmó no tener miedo, y dejó que El Gran Inquisidor lo atacara. Entonces, todas sus visiones desaparecieron.[32]

Bajo las órdenes de Tarkin

«Inquisidor, le estoy dando la oportunidad de redimirse. No me decepcione, y recuerde, quiero a ese Jedi vivo.»
«Su fe será recompensada.»
―El Gran Moff Tarkin y el Gran Inquisidor[fuente]

El Gran Inquisidor, Kallus y Tarkin tras la captura de Kanan Jarrus.

Más tarde, llegó inesperadamente a Lothal el Gran Moff Wilhuff Tarkin. El Inquisidor, Maketh Tua y Alexsandr Kallus, procedieron a esperar a Tarkin para recibirlo. Cuando Tarkin salía de su nave, Tua le dio la bienvenida al planeta, asegurando que su inesperada visita era muy grata. Tarkin sin embargo, ignoró los cumplidos de Tua, y criticó su gestión de la rebelión llevada a cabo por los Espectros. Además, Tarkin procedió a recriminar a Kallus su incapacidad para neutralizar a los rebeldes siendo esa su principal misión. Kallus, trató de justificarse ante Tarkin argumentando que el grupo de insurgentes era muy esquivo y que los imperiales ya habían utilizado todos los recursos que estaban a su alcance para tratar de eliminarlos. Tua añadió que el líder de los rebeldes era un Jedi, tratando de justificar su fracaso. Por ese motivo, Tarkin reprendió también a El Inquisidor por haber sido incapaz de lidiar con Kanan Jarrus, a pesar de que Tarkin no creía que Jarrus pudiera ser un Jedi. El Inquisidor trató de mantenerse inexpresivo, ocultando el malestar que le ocasionaban las recriminaciones de Tarkin.[33]

Luego, cuando Tarkin estaba reunido con Kallus, Tua y El Inquisidor; llamó para que se presentaran ante él a Cumberlayne Aresko y Myles Grint. Entonces, Tarkin comenzó a interrogarlos y a cuestionar sus intentos de erradicación de los rebeldes. Mientras Tarkin iba hablando, El Inquisidor se posicionó detrás de Aresko y Grint, a punto para ejecutarlos. Bajo las órdenes de Tarkin, El Inquisidor decapitó a Aresko y Grint delante de Kallus y Tua, que observaron horrorizados su ejecución. Tarkin les explicó que a partir de ese momento la ineficacia iba a ser castigada, insinuando que si fracasaban en sus labores, ese podía ser también el destino de Kallus y Tua. Cuando un droide sonda localizó a los rebeldes alrededor de una importante torre de comunicaciones imperial, Kallus informó de ello a Tarkin. Tarkin, decidió tender una trampa a los rebeldes y esperar a que se acercaran a la torre, sin sospechas de posibles emboscadas imperiales. Kallus obedeció a Tarkin y se preparó para poner en marcha su plan junto a El Inquisidor.[33]

El Gran Inquisidor, torturando a Kanan Jarrus.

Cuando los rebeldes llegaron a la torre, Kallus, y sus tropas emboscaron a los rebeldes. Kallus recordó a Kanan que una situación así ya la habían vivido antes, y Kanan contestó que al igual que la última vez, volvería a lograr escapar. Sin embargo, Kallus expresó a Jarrus su creencia de que eso no volvería a ocurrir. Entonces, apareció El Inquisidor. Kanan ordenó al resto de rebeldes que escaparan a bordo del Fantasma, mientras él entablaba un combate contra El Inquisidor. Por ese motivo, mientras sus compañeros huían, Kanan fue arrestado. El Inquisidor y Kallus llevaron a Kanan ante Tarkin, que ordenó destruir la torre de comunicaciones imperial delante de Jarrus cuando supo que los rebeldes la estaban utilizando desde la distancia para comunicarse con los ciudadanos del planeta Lothal.[33]

Kanan fue encerrado en una celda a bordo de un Destructor Estelar Imperial, donde fue torturado e interrogado por Kallus y Tarkin. Tras el fracaso de los interrogatorios, Tarkin solicitó la ayuda de El Inquisidor, para que tratase de obtener información de Kanan usando la Fuerza. El Inquisidor explicó a Tarkin que los Jedi, a pesar de su resistencia no eran inmunes al dolor, por lo que procedió a interrogarlo. Sin embargo, Kanan logró no proporcionar ningún tipo de información al Imperio Galáctico, logrando frustrar al Inquisidor y a Tarkin, que ordenó su traslado a Mustafar.[34]

Caída

«No tienes ni idea de lo que acabas de desatar. Hay cosas mucho más aterradoras que la muerte...»
―Últimas palabras del Inquisidor, haciendo referencia a su maestro.[fuente]

Ezra y Kanan pelean juntos contra El Gran Inquisidor.

Cuando Kanan Jarrus fue trasladado a Mustafar, El Inquisidor siguió interrogando al Jedi a bordo de un Destructor Estelar Imperial. Allí, preguntó a Jarrus cómo había sobrevivido a la Orden 66, y cuáles habían sido las últimas palabras de su maestra, Depa Billaba. Luego, El Gran Inquisidor fue alertado de que los Espectros habían llegado para rescatar a Kanan, y salió de la celda del Jedi.[4]

Después de que Ezra Bridger liberase a Kanan, El Inquisidor logró interceptar a ambos. Entonces, se inició una lucha entre Kanan y El Inquisidor. A media pelea, Bridger se añadió al combate. Tras expresar su creencia de que por fin tendría una lucha digna de su tiempo, El Inquisidor, golpeó con su sable a Bridger y lo hizo caer de la pasarela donde se encontraban, haciendo creer a Jarrus que había muerto. Kanan, tras calmarse, advirtió al Inquisidor de que había cometido un error, puesto que con Ezra supuestamente muerto, Jarrus ya no tenía miedo de nada. Luchando con su sable de luz y el de Ezra, Kanan logró destruir el sable del Inquisidor, dejando a su contrincante colgando de la pasarela donde se encontraban.[4]

El Gran Inquisidor se deja caer a las llamas de un reactor tras temer las consecuencias de su nuevo fracaso.

Los trozos del sable de luz del Inquisidor, destrozaron el reactor del Destructor en el que se encontraban, dejando toda la superficie de debajo del Inquisidor en llamas. Admitiendo su derrota y consciente de que Darth Vader no iba a perdonar su fracaso, El Inquisidor se soltó de la pasarela de la cual colgaba, advirtiendo a Kanan de que había cosas mucho más terroríficas que la muerte, y cayó en las llamas que había ocasionado el reactor del Destructor destruido. Tras la muerte del Inquisidor, Kanan descubrió que Ezra seguía vivo, y ambos lograron salir del Destructor Estelar con vida antes de que explotara.[4]

Post mortem

Emisario del Maestro Yoda

«Eres lo que una vez fui: un Caballero de la Orden Jedi.»
―El Centinela, a Kanan Jarrus[fuente]

La advertencia del Inquisidor a Kanan Jarrus resultó ser cierta. Con su agente principal en Lothal muerto y una rebelión creciente en la galaxia, el Imperio Galáctico envió a un agente mucho más mortífero a Lothal para destruir a los rebeldes: Darth Vader.[4] Después de que Vader atacara y diezmara a la Célula Fénix y descubriera que su antigua Padawan, Ahsoka Tano, seguía viva y aliada con la rebelión, el Emperador Sheev Palpatine ordenó a Vader enviar otro Inquisidor para perseguir a los rebeldes.[35] Vader envió a la Séptima Hermana y al Quinto Hermano, quienes esperaban ocupar la posición del Gran Inquisidor.[18]

La visión del Gran Inquisidor como Centinela se enfrenta a Jarrus en el Templo Jedi de Lothal.

Algún tiempo después de la muerte del Gran Inquisidor, Jarrus y Ezra Bridger viajaron con Ahsoka Tano al Templo Jedi de Lothal para buscar la guía del Gran Maestro Yoda, con quien Jarrus y Bridger se habían comunicado en otras ocasiones desde allí. En el templo esperaban encontrar ayuda acerca de cómo lidiar con la amenaza de los Inquisidores, que atacaban a los rebeldes cada poco tiempo. Mientras se encontraba en el templo, Jarrus entró en una visión en la que vio un Guardia del Templo Jedi conocido como el Centinela en un dojo.[5] Sin que Jarrus lo supiera, se trataba de una visión conjurada por Yoda del Gran Inquisidor, en la forma del Jedi que antaño había sido.[36] El Centinela advirtió a Jarrus de que Bridger caería al lado oscuro de la Fuerza y por eso debía ser eliminado. Jarrus lo negó y los dos se enfrentaron en un combate con sables de luz. Hacia el final del duelo, Jarrus se negó a luchar más y admitió que aunque no podría proteger a Bridger para siempre, continuaría haciendo lo mejor para seguir entrenándolo. El Centinela actuó como si fuese a atacar a Jarrus pero en lugar de eso hizo un ritual de caballería. Entonces se quitó la máscara y reveló la cara del Gran Inquisidor. Jarrus preguntó qué significaba todo lo que había sucedido, y el Centinela dijo que significaba que Jarrus era ahora un Caballero Jedi, tal como lo había sido el Gran Inquisidor. Mientras la Séptima Hermana y el Quinto Hermano descendían por el templo, el Centinela dijo a Jarrus que debía irse y que él contendría al enemigo. La visión del Centinela, flanqueado por otros Guardias del Templo Jedi, rodeó a los dos Inquisidores mientras Jarrus, Bridger y Tano abandonaban el Templo Jedi.[5]

En el 0 ABY, poco después de la muerte de Jarrus, su confrontación con el Gran Inquisidor fue escuchada entre numerosas voces por Bridger mientras avanzaba por un hipertúnel mientras iba a lomos de un lobo de Lothal en su misión al Templo Jedi de Lothal.[37]

Peón eterno de los Sith

«He servido…durante tanto tiempo. ¿Nunca…habrá una posibilidad…de liberación?»
«No eres más que una herramienta, diseñada para cumplir mis propósitos. Vas a…continuar.»
―El espíritu del Gran Inquisidor y Darth Vader[fuente]

El espíritu del Gran Inquisidor atormentaba Tempes.

A pesar de su derrota sobre Mustafar,[4] la utilidad del pau'ano para los Sith no había terminado. Mediante la intervención de Darth Vader, se impidió que el Gran Inquisidor abandonara el mundo mortal; en cambio, Vader obligó al espíritu del Inquisidor a servir a sus propósitos. El Señor Oscuro instaló a su sirviente en un puesto de avanzada Jedi de la Era de la Alta República en Tempes, con la esperanza de que cualquiera que buscara conocimiento del lugar cayera en su trampa. El espíritu del Inquisidor, todavía ardiendo[38] por las llamas en las que su cuerpo había sido destruido a bordo del Soberano,[4] atormentó la estructura durante años, matando a cualquier buscador de conocimiento que pusiera un pie en sus pasillos. En algún momento, la parcialmente entrenada padawan Verla descubrió el puesto de avanzada, pero abandonó el lugar después de sentir la oscura presencia del Inquisidor que residía dentro.[38]

Tras perder su sable de luz en un duelo con Vader en Ciudad Nube[38] en el 3 DBY,[3] el aspirante a Jedi Luke Skywalker se enteró del puesto de avanzada de Tempes por Verla y viajó allí, esperando obtener una nueva arma. En el interior, el espíritu del Inquisidor se enfrentó al muchacho y se burló de él por su falta de entrenamiento. Armado con el sable de luz de un Guardia del Templo Jedi, Skywalker luchó contra el espíritu. El Inquisidor fantasmal ganó la partida en el duelo, derribando al suelo al aspirante Jedi y burlándose de él por su devoción a la Orden. Aunque el adepto del lado oscuro se mofó de que la Fuerza no salvó a la Orden de la extinción, la vista de antiguas reliquias en el puesto de avanzada, que aún permanecían en pie después de siglos, motivó a Skywalker a contraatacar. El aspirante a Jedi reconoció que valía la pena morir por el servicio a un bien mayor y, con su nueva arma, cortó la mano del espíritu y le dio una estocada en el pecho, haciendo que el Inquisidor desapareciera.[38]

En otra parte de la galaxia, Vader sintió la escaramuza en Tempes y ordenó a la tripulación de su lanzadera que lo llevaran allí. Sin embargo, para cuando llegó, Skywalker había escapado. Entonces, reprendió al Inquisidor, cuya figura fantasmal había vuelto a aparecer. El pau'ano le suplicó a Vader, rogando que lo liberara de la maldición que el Lord Sith había puesto sobre él. No obstante, Vader estaba insatisfecho con el trabajo de su sirviente y se negó. El Inquisidor miró mientras Vader se alejaba del lugar que no podía salir, repitiéndose a sí mismo que había cosas mucho más aterradoras que la muerte antes de desvanecerse en la oscuridad.[38]

Personalidad y rasgos

El Inquisidor completamente calmado momentos antes de ejecutar a dos oficiales imperiales.

El Inquisidor era un Pau'ano, con piel gris y tatuajes rojos adornando su rostro. Llevaba una armadura negra adornada con el escudo del Imperio Galáctico y llevaba un sable de luz de doble hoja de color rojo, que tenía la capacidad de girar; con el fin de intimidar a sus oponentes. En particular, él era capaz de que un Jedi poco experimentado perdiera rápidamente el equilibrio de sus emociones en combate. Debido a que los Jedi se basaban en el equilibrio de las emociones, el desequilibrio que él provocaba dio al Inquisidor una ventaja en el combate. A pesar de que estaba versado en el uso del lado oscuro de la Fuerza, no usaba emociones como la ira, pues él se basaba más en una mente fría y analítica.

A través del lado oscuro, el Inquisidor era capaz de aprender acerca de cada Jedi y usar sus secretos contra ellos. Estudió los registros del Templo Jedi no sólo para identificar Jedi, sino también para comprender sus formas de combate y tradiciones. Su conocimiento era suficiente como para que él pudiera saber la identidad del maestro de un jedi, como por ejemplo cuando identificó a Depa Billaba como la maestra de Kanan Jarrus. En combate, no mostraba misericordia, puesto que le había sido encargada la tarea de eliminar a todo superviviente Jedi.

Poderes y habilidades

El Inquisidor usando su Sable de luz.

Sable de luz doble hoja giratorio del Inquisidor.

El Inquisidor era un practicante del lado oscuro de la Fuerza y se entrenó en el combate con sables de luz. Él blandía un Sable de luz de doble hoja giratorio, que utilizó en múltiples configuraciones; de una sola hoja, de doble hoja, y de doble hoja con las hojas girando en la empuñadura. Además de utilizar el arma para poner nerviosos a sus enemigos, con ella podía poner fin de forma rápida y eficiente a los combates con el menor esfuerzo posible. Esto le permitió ejecutar con habilidad a los Jedi que se encontró.

Entre bastidores

El personaje del Inquisidor se creó como uno de los principales antagonistas de la serie de televisión Star Wars Rebels. Durante su diseño en Lucasfilm hubo muchos cambios y discusiones en su aspecto y especie.[1]

Jason Isaacs proporcionó su voz al Inquisidor.

Apariciones

Fuentes

Notas y referencias

Wiki.png
Star Wars Wiki tiene 42 imágenes relacionadas con El Gran Inquisidor.
  1. 1,00 1,01 1,02 1,03 1,04 1,05 1,06 1,07 1,08 1,09 1,10 1,11 Star Wars Rebels: La Guía Visual
  2. 2,0 2,1 En Star Wars Rebels: La Guía Visual se dice que el Inquisidor estaba en sus 40s. Como Star Wars Rebels se desarrolla 5 años antes de Star Wars: Episodio IV Una Nueva Esperanza, en la que ocurre la Batalla Yavin, se deduce entonces que tendría más o menos los cuarenta y siete años.
  3. 3,0 3,1 Star Wars: Atlas Galáctico
  4. 4,0 4,1 4,2 4,3 4,4 4,5 4,6 Rebels-mini-logo.png Star Wars Rebels – «Fire Across the Galaxy»
  5. 5,0 5,1 5,2 5,3 5,4 5,5 Rebels-mini-logo.png Star Wars Rebels – «Shroud of Darkness»
  6. Star Wars Rebels: Head to Head
  7. 7,0 7,1 Darth Vader: Lord Oscuro 6
  8. 8,0 8,1 8,2 8,3 Rebels-mini-logo.png Star Wars Rebels – «Gathering Forces»
  9. 9,0 9,1 9,2 9,3 TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «The Wrong Jedi»
  10. 10,0 10,1 Darth Vader: Lord Oscuro 7
  11. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Sabotage»
  12. Thompson, Luke Y.. Reaction: 'Star Wars Rebels' Season Finale [Non-Spoiler], And The Inquisitor's Past Revealed. Forbes. Archivado desde el original el 31 de enero de 2020. Consultado el 21 de julio de 2020.
  13. 13,0 13,1 13,2 13,3 Universo Star Wars: Nueva Edición
  14. StarWars-DatabankII.png Ahsoka Tano en el Databank (enlace de respaldo)
  15. 15,0 15,1 Star Wars: Episodio III La Venganza de los Sith
  16. 16,0 16,1 16,2 16,3 16,4 16,5 Rebels-mini-logo.png Star Wars Rebels – «Rise of the Old Masters»
  17. Darth Maul—Hijo de Dathomir 1
  18. 18,0 18,1 18,2 Rebels-mini-logo.png Star Wars Rebels – «Always Two There Are»
  19. 19,0 19,1 Ahsoka
  20. Rebels-mini-logo.png Star Wars Rebels – «Twilight of the Apprentice»
  21. El Coleccionista de la Fuerza
  22. «The Orphanage»—Dark Legends
  23. Star Wars Jedi: Fallen Order ocurre cinco años después de la Gran Purga Jedi, que tiene lugar en el 19 ABY según Star Wars: Atlas Galáctico. Por lo tanto, Star Wars Jedi: Fallen Order, en el que aparece la tripulación de la Mantis, ocurre en el 14 ABY.
  24. Star Wars Jedi: Fallen Order
  25. 25,0 25,1 Star Wars Rebels: La Chispa de la Rebelión
  26. 26,0 26,1 Rebels-mini-logo.png Star Wars Rebels – «Breaking Ranks»
  27. Servants of the Empire: Rebel in the Ranks
  28. Servants of the Empire: Edge of the Galaxy
  29. 29,0 29,1 Rebels-mini-logo.png Star Wars Rebels – «Empire Day»
  30. 30,0 30,1 Kanan 12
  31. Un Nuevo Despertar
  32. 32,0 32,1 Rebels-mini-logo.png Star Wars Rebels – «Path of the Jedi»
  33. 33,0 33,1 33,2 Rebels-mini-logo.png Star Wars Rebels – «Call to Action»
  34. Rebels-mini-logo.png Star Wars Rebels – «Rebel Resolve»
  35. Star Wars Rebels: The Siege of Lothal
  36. StarWars.com Rebels Recon: Inside "Shroud of Darkness" en StarWars.com (en inglés)
  37. Rebels-mini-logo.png Star Wars Rebels – «Wolves and a Door»
  38. 38,0 38,1 38,2 38,3 38,4 Star Wars 6

Enlaces externos

 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores
*Nota: Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción. El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.