FANDOM


Premium-Eras-canon
Tab-canon-white  Tab-leyendas-black 
Queicon

El título de este artículo sólo es una conjetura.

Aunque este artículo esté basado en información canon, el nombre real de este tema o persona no ha sido presentado por lo que se brinda una aproximación.


Fox: «La sospechosa mató a tres clones. ¡Código rojo! Si la ven, tiren a matar.»
Skywalker: «¡Cancele esa orden, comandante!»
Fox: «¡Está matando clones!»
Rex: «Conozco a la comandante, jamás haría algo así.»
―Comandante clon Fox, General Jedi Anakin Skywalker y el capitán clon Rex discuten de cómo debería ser manejado el escape de Ahsoka Tano

Después de su arresto por el asesinato de Letta Turmond, la Padawan Jedi Ahsoka Tano logró hacer un escape de la base militar de la República donde estaba siendo retenida.

Preludio

«No la culpo, comandante Tano, pero aun así, queda arrestada.»
«¡No, no, yo no lo hice!»
―Comandante Fox y Ahsoka Tano, después de que Letta Turmond fue asesinada mientras Tano estaba en su celda[fuente]
AhsokaUnderArrest-TJWKTM

Ahsoka Tano es puesta bajo arrestó por el comandante Fox.

Después del bombardeo del Templo Jedi matando varios Jedi, soldados clon y trabajadores del Templo, el Caballero Jedi Anakin Skywalker y su Padawan Ahsoka Tano descubrió que Letta Turmond, la esposa de un trabajador del Templo llamado Jackar Bowmani, había alimentado a su esposo con nanodroides que explotaron cuando Bowmani estaba trabajando dentro del Templo. Los Jedi pusieron a Turmond bajo arresto[6] y fue transferida a la custodia militar por solicitud del Canciller Palpatine. Mientras estaba retenida en la base militar de la República, Turmond solicitó ver a la Padawan Tano.[1]

Sospechando de sus motivos, la Padawan Tano buscó personalmente interrogar a la prisionera para entender mejor el porqué detrás del asesinado de sus compatriotas Jedi. Turmond le reveló que había sido aprovechada por otro Jedi, desilucionado con al Orden Jedi, quien le pidió que le diera los nanodroides a Bowmani. Sin embargo, antes de que Turmon pudiera revelar que ese Jedi era Barriss Offee, fue estrangulada con la Fuerza por Offee[4] quien se había estado escondiendo y culpando a Tano por el asesinato de Turmond.[1][4] El comandante Fox de la Guardia de Coruscant, viendo a Turmond estrangulada en la pantalla de su monitor, corrió con otros dos soldados clon y pusieron a una Tano confundida bajo arresto en un asesinato sospechoso. Después de revisar el video de seguridad que no tenía audio, pero aparentaba que Tano estranguló a Turmon; el almirante Wilhuff Tarkin creyó que Tano era culpable, dándole eso, fue reemplazada con Turmond para ser puesta bajo jurisdicción militar. Tarkin prohibió visitantes, especialmente a Skywalker, quien fue forzado a irse cuando demandó que lo dejaran pasar.[1]

El escape

«¡No soy culpable!»
―Ahsoka a Anakin Skywalker[fuente]
RunAhsokaRun-TJWKTM

Tano escapando de los soldados clon.

Después de una breve estadía en una celda, Tano notó una tarjeta de acceso de seguridad que estaba en el piso justo más allá del campo de fuerza que bloqueaba la puerta. Asumiendo que había sido plantada por su maestro, ella levitó la tarjeta con la Fuerza y la usó para escapar de su celda. Procediendo a través de los corredores, Tano encontró sus sables de luz y su comunicador en medio de varias tropas inconscientes. Mientras estaba respondiendo su comunicador, el comandante Fox entró en la sala de observación de seguridad y viendo a Tano entre los clones inconscientes, inmediatamente asumió que ella era la parte culpable y dio la voz de alarma. En lugar de quedarse frente a Fox, Tano corrió, tratando de escapar de la instalación. Después de evadir varias patrullas de clones, Tano encontró tres clones muertos, asesinados por un sable de luz. Una persecución a través de la instalación se produjo, con órdenes de Fox de disparar para matar, hasta la llegada e intercesión de Anakin Skywalker y del capitán Rex, momento en el cual las tropas recibieron órdenes de solo aturdir y capturar a Tano viva.[1]

Todos los soldados clon de choque se pusieron en alerta en toda la base y la caza continuó en el área de aterrizaje fuera de la base y más allá del monumento conmemorativo. Fue allí donde los soldados de choque divisaron a Tano y le dieron caza un gran número de soldados y una nave TABA/i que la perseguía. Durante la persecución, mientras desvió rayos aturdidores, un clon disparó un lanzacohetes, derribándola. Cuando dejó caer sus sables de luz, Tano recuperó uno antes de continuar corriendo. Finalmente, Tano se encontró acorralada, pero una vez más fue capaz de escapar cortando en un sistema de tuberías cercano. Ella logró evadir a los soldados antes de encontrarse al final de la tubería que conducía a un sumidero hacia el inframundo de Coruscant. Skywalker logró encontrarla y le suplicó que regresara, diciendo que escaparse solo empeoraría las cosas. Sin embargo, Tano se negó a ser castigada por crímenes que no cometió y le suplicó que confiara en ella, ya que confiaba en él mientras buscaba pruebas de su inocencia. Cuando Rex y Fox alcanzaron a Skywalker, Tano saltó a un transporte que descendía al inframundo.[1]

Consecuencias

En respuesta al escape, el Alto Consejo Jedi ordenó el arresto de Tano, asignando a Skywalker y al Maestro Jedi Plo Koon a la tarea. Finalmente, Tano fue recpaturada después de que una Barris Offee disfrazada la llevó a una trampa y fue llevada al Templo Jedi de vuelta.[2]

Cuando el Consejo debatía sobre el destino de Tano, Tarkin les solicitó —a petición del Senado Galáctico— que Tano fuera expulsada de la Orden Jedi y fuera regresada a custodia militar para que fuera enviada a un tribunal militar.Aunque no estaba en total acuerdo, el Consejo decidió hacer lo que pidió el Senado, expulsar a Tano y devolverla a la prisión militar de la República. Posteriormente, Tano fue llevada a juicio ante los miembros del Senado, sirviendo Tarkin como fiscal y la senadora Padmé Amidala sirviendo como defensa. Sin embargo, antes de que el jurado pudiera tomar su decisión, Skywalker, quien había llevado a cabo su propia investigación, irrumpió en la habitación con Offee. Finalmente confesó sus crímenes, absolviendo así a Tano y llevando a Offee a prisión en su lugar. Sin embargo, Tano decidió no volver a unirse a la Orden Jedi cuando se le ofreció la readmisión, ya que su fe en la Orden se vio sacudida debido a su incredulidad en su inocencia.[4]

Apariciones

Fuentes

Notas y referencias

Otros idiomas
 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.