Star Wars Wiki
Advertisement
Star Wars Wiki
Este artículo trata sobre un tema incluido en las Leyendas.El tema de este artículo aparece en la era de la Nueva Orden Jedi.Este es un artículo destacado de Star Wars Wiki en español.

«No vivimos al lado de la impureza. Tu civilización está construida con abominaciones. Tu galaxia está contaminada. Hemos venido a limpiarla, para que otros además de nuestra casta de guerreros la puedan ocupar y vivir aquí limpiamente. Es nuestro destino, según el Supremo Soberano Shimrra y los sacerdotes.»
―El Maestro de Guerra Tsavong Lah a Leia Organa Solo.[fuente]

La Guerra Yuuzhan Vong, también conocida como la Invasión Yuuzhan Vong, fue un conflicto que abarcó la mayor parte de la galaxia que se inició cuando la belicosa especie extragaláctica yuuzhan vong invadió los Territorios del Borde Exterior con la intención de conquistar la galaxia para hacerse así de un nuevo hogar y honrar a sus sanguinarios dioses. Aunque la guerra sólo duró cinco años, del 25 al 29 DBY, fue planeada con siglos de antelación, desde que los yuuzhan vong destruyeron su galaxia ancestral y se vieron obligados a abandonarla en busca de una nueva galaxia que pudieran habitar. La Casta de los Sacerdotes convenció a los demás yuuzhan vong de que los dioses les habían dado la tarea sagrada de conquistar esta nueva galaxia, e impulsados por un fervor religioso los invasores viajaron miles de años por el Vacío Intergaláctico hacia su destino. Agentes, exploradores, espías e incluso pequeñas flotas llegaron a la galaxia décadas antes de la flota de invasión principal con el propósito de obtener información sobre las especies, organizaciones y entidades políticas que dominaban la galaxia prometida. Ya que los yuuzhan vong eran capaces de disfrazarse con biotecnología para permanecer inadvertidos, muy pocos descubrieron su presencia, entre ellos el entonces Canciller Supremo de la República Galáctica y posteriormente Emperador Galáctico Palpatine, y los humanoides chiss de las Regiones Desconocidas. Tanto Palpatine como los chiss se prepararon para enfrentarse a la inminente invasión, construyendo flotas y reforzando sus defensas. Los yuuzhan vong consideraron que el Imperio Galáctico era un poderoso adversario militar, por lo que algunos agentes infiltrados como el ejecutor Nom Anor desestabilizaron al Imperio al final de la Guerra Civil Galáctica, y la naciente Nueva República, menos agresiva, obtuvo la victoria en el 19 DBY. La Nueva República estaba desunida y su capacidad militar era limitada, por lo que los yuuzhan vong comenzaron su invasión en el Vector Prime del Borde Exterior en el 25 DBY, seis años después del tratado de paz entre la Nueva República y el Remanente Imperial. Los invasores fueron liderados por el Supremo Soberano Shimrra Jamaane, que ignoró las advertencias de su predecesor Quoreal de no invadir la nueva galaxia. La gente de la galaxia en ese entonces no estaba preparada para una nueva guerra, y debido a que los agentes yuuzhan vong habían provocado inestabilidad política y guerras civiles para distraer al gobierno de la Nueva República, la colosal armada yuuzhan vong al principio no tuvo problemas para conquistar varios mundos en el Borde Galáctico. Varios de esos mundos fueron capturados con ayuda de los Mandalorianos.

A pesar de que los pretores vong—una organización de especialistas yuuzhan vong elegida para iniciar la invasión—fueron derrotados en Helska 4, el gobierno del Jefe de Estado Borsk Fey'lya se rehusó a reconocer a los yuuzhan vong como una amenaza para la Nueva República hasta la Batalla de Dantooine, en la que cientos de civiles fueron masacrados. A pesar de que varias facciones de las Fuerzas de Defensa de la Nueva República reaccionaron con valor ante la invasión, el corrupto e ineficaz gobierno del Jefe de Estado Fey'lya y su Consejo Asesor no pudo establecer un plan de acción adecuado para hacer frente a la amenaza extragaláctica. Antes de que terminara el primer año de la guerra, los yuuzhan vong habían conquistado una parte considerable del Borde Exterior, el Borde Medio y la Región de Expansión. La Nueva Orden Jedi se dedicó a apoyar a las poblaciones afectadas y a defenderlas de los yuuzhan vong, pero la facción tradicionalista del Maestro Jedi Luke Skywalker tuvo conflictos filosóficos con la facción radical del Maestro Jedi Kyp Durron, que promovía enfrentarse agresivamente a los invasores. El Supremo Soberano Shimrra Jamaane ordenó una campaña de desacreditación en contra de los Jedi, que fue llevada a cabo por agentes yuuzhan vong y la Brigada de la Paz, una organización colaboracionista. De esta forma, los Jedi fueron cazados y ejecutados en muchos mundos que ellos buscaban proteger, mientras el gobierno de la Nueva República se desintegraba poco a poco debido a su incapacidad de hacer frente a la guerra y a sus innumerables conflictos internos. El Maestro de Guerra yuuzhan vong Tsavong Lah inició la conquista de los Mundos del Núcleo en el 26 DBY con la captura de Duro, y un año más tarde Coruscant, la capital de la Nueva República, fue conquistada por los invasores tras una larga y costosa batalla en la que murieron el Jefe de Estado Fey'lya, millones de coruscanti y decenas de miles de combatientes de ambos bandos. Para entonces incontables especies habían sido aniquiladas por los invasores, y cientos de mundos fueron sometidos a la terraformación, incluyendo Coruscant. Decenas de mundos declararon su fidelidad a los victoriosos invasores, y el naciente Imperio Yuuzhan Vong llegó a abarcar la tercera parte de la galaxia conocida. Sin embargo, los restos del gobierno y fuerzas armadas de la Nueva República, así como los Jedi, lograron importantes victorias en Borleias, Hapes y Obroa-skai, mientras los yuuzhan vong frenaron su avance militar debido a que tenían más territorio del que podían administrar y defender eficazmente—situación análoga a la de la Nueva República al inicio de la invasión. La Nueva República se reorganizó en Mon Calamari y, después de destruir a gran parte de la flota yuuzhan vong y matar a Tsavong Lah en Ebaq 9, retomó la ofensiva con el nuevo nombre de Federación Galáctica de Alianzas Libres, o Alianza Galáctica, dirigida por el nuevo Jefe de Estado Cal Omas.

Aunque estaba aquejado por problemas internos—principalmente una herejía entre las castas más bajas que promovía el culto a los Jedi—el Imperio Yuuzhan Vong era lo suficientemente poderoso para eliminar a los ssi-ruuk y los yevetha; sin embargo, su invasión al Remanente Imperial fue rechazada por el Gran Almirante Gilad Pellaeon, que se unió a la nueva Alianza Galáctica. Elementos del gobierno de la Alianza Galáctica, en conjunto con científicos chiss, desarrollaron un arma biológica capaz de eliminar a los yuuzhan vong y a sus biots, mas ésta fue neutralizada por Vergere, una Jedi de la Antigua República que había sido capturada por los yuuzhan vong antes de las Guerras Clon. Vergere les habló a los Jedi del legendario planeta viviente Zonama Sekot, y una expedición dirigida por Luke Skywalker encontró a ese mundo en las Regiones Desconocidas. Gracias al Caballero Jedi Jacen Solo, Zonama Sekot aceptó ayudar a la Alianza Galáctica a luchar contra los yuuzhan vong. Al llegar a Coruscant el planeta viviente provocó la desesperación de casi todos los yuuzhan vong, excepto de los herejes, y la Alianza Galáctica—que para entonces estaba conformada por todos los poderes y gobiernos de la galaxia conocida—aprovechó la situación para invadir Coruscant. La batalla finalizó con la muerte del Supremo Soberano Shimrra y el Avergonzado Onimi, que lo había controlado mentalmente durante la guerra, y la mayor parte de la flota yuuzhan vong se rindió. Los Acuerdos de Sekot estipularon que los yuuzhan vong sobrevivientes debían retirarse a Zonama Sekot, que se había revelado como un vástago de Yuuzhan'tar, el mundo natal original de los invasores; esta decisión fue impopular entre millones de personas afectadas por la guerra, incluyendo los bothans. La Alianza Galáctica decidió iniciar la reconstrucción de los mundos devastados, que concluyó oficialmente en el 36 DBY, aunque muchos planetas fueron ignorados y permanecieron en condiciones deplorables durante muchos años. Algunos yuuzhan vong eventualmente trataron de reintegrarse a la sociedad galáctica, que cien años después aún no los aceptaba completamente. La Guerra Yuuzhan Vong provocó la muerte de aproximadamente 365 trillones de personas y la destrucción o terraformación de cientos de planetas, así como el exterminio de especies enteras, el desplazamiento forzado de millones de individuos, y la ruina económica de miles de mundos. Algunos eventos ocurridos o provocados durante la guerra fueron causa de conflictos posteriores, incluyendo la Segunda Guerra Civil Galáctica—en la que el Caballero Jedi Jacen Solo cayó al lado oscuro de la Fuerza para convertirse en el Lord Sith Darth Caedus—y la Guerra Imperial-Sith—que culminó con el ascenso al poder de la nueva Orden Sith de Darth Krayt.

Sumario

Orígenes de los Yuuzhan Vong

La Galaxia Ancestral

«Los textos antiguos no están claros. Parece que fuimos invadidos por otra raza que era más tecnológica que animada. Llamamos a los dioses para que nos protegieran, y vinieron a ayudarnos, dándonos el conocimiento que necesitábamos para convertir nuestros recursos vivos en armas. Derrotamos la amenaza y, fortalecidos por nuestra victoria, gradualmente nos convertimos en los conquistadores de otras especies y civilizaciones.»
Harrar[fuente]
Archivo:YuuzhantarNEGAS.jpgYuuzhantarNEGAS.jpg

Yuuzhan'tar, el mundo natal de los yuuzhan vong.

Miles de años antes de la Guerra Yuuzhan Vong, la especie ur-yuuzhan vong—ancestros directos de los yuuzhan vong—vivían en simbiosis entre ellos mismos y con su mundo natal Yuuzhan'tar en una galaxia lejana. Esta especie consideraba que Yuuzhan'tar era un dios que los cuidaba y los protegía, y usaba biots—tecnología orgánica—[7] que les había dado una especie alienígena, aunque con el tiempo olvidaron esto y llegaron a creer que ellos mismos los habían diseñado.[11] En algún momento de su historia, los yuuzhan vong fueron atacados por una especie de droides inteligentes,[46] pero con la ayuda de Yuuzhan'tar pudieron rechazarlos, pues los biots de su mundo probaron ser superiores a la tecnología inorgánica de los droides. Sin embargo, esta invasión de entes tecnológicos transformó a los pacíficos yuuzhan vong en una especie belicosa y agresiva, y decidieron emplear las armas defensivas que había desarrollado Yuuzhan'tar para conquistar otros mundos. Ya que la especie droide había acabado con su estilo de vida idílico, los yuuzhan vong pronto desarrollaron un odio feroz contra todo tipo de droides y tecnología inorgánica, y llegaron a considerarla una abominación.[7] La campaña de los yuuzhan vong pronto se esparció a otras razas, a las que veían como infieles, como los reptilianos chazrach, que fueron esclavizados para ser usados como carne de cañón en los grandes ejércitos yuuzhan vong.[11][14][15] Las muchas tribus yuuzhan vong formaron Dominios, y su avanzada tecnología orgánica les permitió convertirse en grandes guerreros y conquistadores, sin rival alguno en su galaxia.[7]

La Guerra Cremleviana

«Algunos han interpretado los antiguos textos para implicar que fuimos… expulsados… por nuestra afición a la guerra y la conquista.»
Harrar[fuente]

La campaña contra los infieles y las abominaciones eventualmente se detuvo, mas una vez que los yuuzhan vong fueron los amos absolutos de su galaxia se iniciaron conflictos entre ellos mismos.[7] Durante milenios las tribus lucharon entre sí cuando se encontraban, hasta que al final sólo quedaron las dos tribus más poderosas.[11] Los dos Maestros de Guerra de los Dominios más fuertes, Steng y Yo'gand, fueron los principales rivales de la Guerra Cremleviana que abarcó la mayor parte de la galaxia, destruyendo incontables mundos, incluyendo al mismo Yuuzhan'tar. Yuuzhan'tar terminó su simbiosis con los yuuzhan vong, y de alguna forma les quitó a todos la habilidad se sentir y ser afectados por la Fuerza como castigo por sus acciones violentas y destructivas. El dolor que les causó esta pérdida de su simbiosis con Yuuzhan'tar fue el origen de la devoción de los yuuzhan vong por el dolor, pues trataron de reconstruir su lazo con la Fuerza por medio del masoquismo.[7] Los yuuzhan vong incrementaron su producción de biots,[12] e hirieron gravemente a Yuuzhan'tar por haberles quitado la Fuerza. Antes de morir, Yuuzhan'tar lanzó al espacio una semilla que eventualmente se convirtió en el planeta viviente Zonama Sekot. Zonama Sekot dejó la galaxia yuuzhan vong, y se estableció en la galaxia a la que viajarían los yuuzhan vong años después.[7][47] Aún así la Guerra Cremleviana continuó, pero cuando el Maestro de Guerra Steng estaba a punto de salir victorioso contra las fuerzas de su rival Yo'gand, éste diseñó una táctica desesperada para alcanzar el triunfo. Las dos facciones se enfrentaron sobre Ygziir, el planeta capital del Dominio de Steng, y durante la batalla Yo'gand derrotó a Steng en un combate mano a mano y tomó su piel desollada como trofeo. Después del duelo Yo'gand llevó a cabo su táctica—que fue conocida en adelante como Núcleo de Yo'gand—y, después de poner gigantescos dovin basals—biots que manipulaban la gravedad—en la superficie de Ygziir y la de su luna, hizo que ésta chocara contra el planeta, destruyéndo a ambos cuerpos celestes y a la mayoría de las fuerzas de Steng con ellos.[2] Yo'gand unificó entonces a todos los yuuzhan vong bajo su mando, y así se convirtió en el primer Supremo Soberano.[7][47] Aunque la Guerra Cremleviana terminó alrededor del 15,000 ABY,[12] su costo para la galaxia natal de los yuuzhan vong fue enorme, pues debido a la cantidad de mundos dañados o destruidos, ya no contaba con los recursos suficientes para mantenerlos.[6][7]

La Gran Doctrina

«Los Regalos de los Dioses Verdaderos son tres. Ellos nos dan la Vida, para que sirvamos a Su Gloria: este es el último de sus Regalos. Ellos nos dan el Dolor, para que aprendamos que el valor de la Vida sólo se encuentra a Su Servicio: este es un Regalo mayor. Pero el Regalo más Grande de los Dioses es la Muerte: esa es Su Liberación de la Carga del Dolor y la Maldición de la Vida. Es su recompensa, su gracia, otorgada liberalmente hasta a los injustos y a los infieles.»
Jacen Solo recitando preceptos del Camino Verdadero[fuente]

Una mundonave yuuzhan vong.

El Supremo Soberano Yo'gand pronto se dio cuenta de que los yuuzhan vong no podrían sobrevivir en la galaxia que ellos mismos habían devastado, y durante un periodo tumultuoso se redefinió la sociedad yuuzhan vong, y se estableció al Supremo Soberano como gobernante absoluto e incuestionable.[11] El Supremo Soberano podía convertirse en un dios si sus victorias lo hacían legendario.[13] Los espectos míticos de Yuuzhan'tar se transformaron en terribles dioses que exigían sacrificios, y se inició el ritual de la escalación, en donde los yuuzhan vong se implantaban biots para reemplazar o mejorar partes de su cuerpo, pues consideraban que esta era la vía para alcanzar el estado de deidades; adicionalmente, estos implantes les otorgaban ventajas físicas para la lucha o sus tareas diarias. Se organizaron los preceptos de su religión, que proponía la adoración de la vida y el odio a la tecnología (que consideraban "abominación") y a las otras especies inteligentes (a quienes llamaban "infieles", pues no compartían sus creencias). A pesar de que declaraban que toda la vida era sagrada para ellos, la Gran Doctrina proclamaba que todos los seres vivos debían servir a los yuuzhan vong, así como los yuuzhan vong servían a los Dioses, por lo que no tenían reproche en eliminar o modificar a los seres vivos que no les fueran de utilidad. La Gran Doctrina mencionaba también que cada yuuzhan vong debía honrar a los dioses al procurar avanzar dentro de su casta y rehacerse a imagen de ellos, e involucraba sacrificio, penitencia y que todas las acciones de los yuuzhan vong estuvieran encaminadas a obtener la gloria para sus dioses.[11] Cada dios representaba un aspecto de Yuuzhan'tar, pero los yuuzhan vong pronto lo olvidaron.[7] El dolor y el sacrificio se convirtieron en partes esenciales de la vida de los yuuzhan vong, y consideraron a la muerte como la vía para reunirse con Yun-Yuuzhan, su dios creador. El Supremo Soberano usó como base la Gran Doctrina para dirigir a los yuuzhan vong hacia otra galaxia, argumentando que los dioses se la darían a los yuuzhan vong a cambio de que la "purificaran" de infieles. Así pues, toda la especie abordó las enormes mundonaves Koros-Strohna que supuestamente los dioses les habían dicho cómo construir,[11] y que habían sido los únicos navíos que sobrevivieron a la Guerra Cremleviana,[13] e inició un viaje por el Vacío Intergaláctico que tomó miles de años. Durante este periodo, los yuuzhan vong casi se destruyeron entre sí. La violencia y la competición se habían labrado en su sociedad, y sin un blanco externo enfocaron su agresión entre ellos. Aunque no hubo guerras de la magnitud de la Guerra Cremleviana, los Dominios continuaron peleando entre sí por el favor de los Supremos Soberanos: ya que los yuuzhan vong estaban convencidos de que eran la especie predilecta de los dioses, luchaban para determinar quiénes entre ellos eran los más predilectos.[2][7][11][33] Los yuuzhan vong llegaron incluso a olvidar el significado de la palabra "paz", que para ellos era simplemente "sumisión".[23]

El Viaje por el Vacío Intergaláctico

«Somos de otra galaxia, Jedi Horn. Cruzamos la noche sin estrellas por eras y eras.»
Yu'shaa[fuente]

Durante milenios, por lo menos desde antes del 3.970 ABY,[48] los yuuzhan vong vagaron por el Vacío Intergaláctico.[2][6][8][11][12] Los Dominios más grandes tenían sus propias naves de guerra y mundonaves, pero la mayor parte de la armada yuuzhan vong se componía de naves comunes, con tripulación de varias castas y Dominios.[49] Los yuuzhan vong no podían viajar a velocidades superlumínicas porque los dovin basals que impulsaban sus naves estaban demasiado lejos de la nueva galaxia para fijarse a ella y desplazarse con rapidez. Su sociedad estaba basada en un estricto sistema de castas, en que el Supremo Soberano—y posteriormente su heredero, única otra persona en esta casta—era el único que tenía una línea directa de comunicación con los dioses. Bajo el Supremo Soberano se encontraba la Casta de los Modeladores, que se encargaba del mantenimiento y creación de todos los biots de los yuuzhan vong, desde las bacterias más simples hasta las gigantescas mundonaves.[11] Los modeladores tenían prohibido experimentar, pues estaban sujetos a los Protocolos de Modelación, divididos en cortezas, de las cuales la primera era la más simple y la octava la sede de las técnicas más avanzadas, a las que sólo tenía acceso el Supremo Soberano.[27] Sin embargo, los Supremos Soberanos mantenían en secreto el hecho de que la octava corteza estaba casi vacía, y revelaban nuevas técnicas muy raramente; la mayoría de las técnicas más avanzadas habían sido robadas de otras razas de la galaxia ancestral, y sin la guía de Yuuzhan'tar los yuuzhan vong eran incapaces de descubrir nuevas técnicas. Los Supremos Soberanos guardaban celosamente el secreto de la octava corteza, pues si los demás yuuzhan vong se llegaban a enterar de que estaba vacía, comprenderían que los dioses no existían y se desestabilizaría su sociedad. Los modeladores constantemente eran sometidos a pruebas y modificaciones corporales, y si fallaban se convertían en intendentes o trabajadores. La Casta de los Sacerdotes se dividía en sectas para cada dios, y eran los responsables de impartir los decretos de los dioses; si fallaban en su devoción descendían a la casta de los intendentes. La Casta de los Guerreros se dedicaba a impartir la justicia y hacer valer las leyes, y eran quienes hacían posible la elevación de los yuuzhan vong a divinidades. Eran implacables, y seguían órdenes hasta la muerte. Los Intendentes eran normalmente fracasados de otras castas, y eran los administradores de los yuuzhan vong, pues estaban a cargo del comercio, los esclavos, la política y la burocracia. La Casta de los Trabajadores era la más numerosa, y se ocupaba de las tareas más simples; incluso en esta casta había divisiones, pues los trabajadores estaban por encima de los esclavos y los más deshonrados de los yuuzhan vong, los Avergonzados, que eran despreciados por los yuuzhan vong porque sus implantes fallaban, supuestamente porque los dioses los maldecían; sin embargo, estos fallos tenían causas más mundanas, como la incapacidad de los modeladores o simples accidentes. Después de estos años de vagabundeo, durante los cuales varias naves y miles de yuuzhan vong murieron, ellos comenzaron a perder la fe, y fue entonces cuando los Supremos Soberanos, que hablaban por los dioses, le revelaron al resto de los yuuzhan vong técnicas para construir naves exploradoras de largo alcance y nuevos métodos de comunicación.[11] El 90% de las naves capitales de los yuuzhan vong eran corbetas y fragatas de entre 100 y 200 metros, superiores en potencia de fuego a las naves equivalentes de otras especies pero con pocas capacidades defensivas; esta fue una de las debilidades más importantes de los yuuzhan vong.[49]

Llegada a la Galaxia

Primeros Contactos

«[El asteroide] comenzó a rotar—cada vez más rápido mientras lo observábamos. Después de un segundo comenzó a disparar—proyectiles termales que derritieron nuestra armadura como si fuera cera. Fuimos agarrados completamente por sorpresa. Antes de que pudiéramos contraatacar, huyó con una velocidad increíble. No pudimos atraparla, pero podíamos seguir su rastro hiperespacial. Seguimos su pista tan lejos como pudimos, alejándonos del núcleo galáctico. Cuando finalmente daba más allá del límite de nuestra galaxia, abandonamos nuestros esfuerzos. Cualquier cosa que quiera suicidarse en ese gran vacío no vale nuestros problemas al tratar de atraparla.»
Canderous Ordo a Revan[fuente]

Se desconoce la fecha en que los yuuzhan vong dejaron su galaxia, cuánto tiempo exactamente duró su viaje, o si conocían las características de su destino. Existe por lo menos una versión que menciona que el viaje duró varios milenios;[33] sin embargo para el 26 DBY una de las mundonaves más viejas (tan vieja como para estar muriendo, y considerada 'antigua') tenía menos de mil años.[27] Parece que para el 3.998 ABY, algún tiempo después de la Insurrección de Freedon Nadd en la Gran Guerra Sith, las criaturas sonda slivilith de los yuuzhan vong llegaron a la galaxia.[6] Los slivilith probablemente eran resultados de experimentos por crear una criatura capaz de obtener información a distancias lejanas, creados antes de que los yuuzhan vong desarrollaran el viaje hiperespacial.[50] En el 3.963 ABY por lo menos un explorador al parecer alcanzó los Territorios del Borde Exterior de la galaxia conocida. Ese año un grupo de Neo-Cruzados Mandalorianos al mando de Canderous Ordo al parecer encontraron lo que después sería conocido como una nave espía Yorik-Stronha, disfrazada como asteroide en el sistema Crispin, mientras perseguían a unos piratas en el cinturón de asteroides del sistema. Cuando Ordo usó un detonador termal para derretir el metano congelado que cubría al "asteroide", la extraña nave reaccionó, giró y disparó plasma a los Mandalorianos. Sus armas derritieron la armadura de los Mandalorianos como si fuera cera. La sonda pronto escapó del sistema, y Ordo ordenó que la persiguieran, mas ésta fue demasiado rápida. Los Mandalorianos rastrearon a la misteriosa nave hasta el borde de la galaxia y se dieron la vuelta, pues pensaron que la nave se dirigía a su muerte más allá de las confines de la galaxia, y que no valía la pena perseguirla.[51]

Más o menos en esa época, una modeladora hizo un vuelo de prueba con una nave que tenía un sistema de propulsión orgánico capaz de viajar más rápido que la luz, y llegó a la zona de la galaxia que después sería conocida como Sector Kanz. El sistema de propulsión de la nave se descompuso, y la modeladora permaneció en estasis durante siglos vagando por la parte más recóndita del Sector Kanz. Durante las últimas décadas de los Desórdenes Kanz, patrullas del Reducto Argazdano descubrieron la nave, y científicos argazdanos revivieron a la modeladora. Ella fue interrogada, y reveló sus orígenes y su habilidad para la "modelación" a sus captores gracias a que pronto aprendió el idioma argazdano, aunque se rehusó a compartir el lenguaje de los yuuzhan vong. Los argazdanos quedaron fascinados por el hecho de que ella provenía de otra galaxia, y la modeladora permaneció en el Reducto Argazdano durante décadas, aunque se rehusó a emplear tecnología inorgánica. Aproximadamente en el 3.670 ABY Torphceris, el Regente Argazdano, vio su dominio sobre el Reducto amenazado por los Jedi y la República Galáctica, y traicionó sus creencias en el Vianismo para hacer un pacto con la modeladora, conocida como "demonio" y "modeladora-artesana", que le prometió darle un poder destructivo inimaginable. Influido por la modeladora, Torphceris ordenó la construcción de inmensos pozos en Lorrd usando esclavos lorrdianos; miles de esclavos murieron, pues la modeladora ordenó que los pozos fueran construidos a mano, sin usar tecnología. En el fondo, ella creó una supuesta superarma anfibia capaz de sobrevivir durante miles de años. Durante la Liberación de Lorrd, miembros del Reducto Argazdano se retiraron a los pozos de esclavos, donde murieron a manos de la bestia. La modeladora desapareció de la historia después de la batalla, aunque durante la Era Clásica de la República el autor lorrdiano Pordi zet Chatc escribió la obra Torphceris, que narraba la historia de Torphceris y los Pozos de Esclavos de Lorrd y en donde la modeladora aparecía como villana.[48]

El Descubrimiento de Zonama Sekot

«Verás, soy responsable por toda la lucha, todo el sufrimiento, toda la muerte. Todo por una decisión que tomé hace cincuenta años, en Zonama Sekot.»
Vergere a Jacen Solo[fuente]

Entre el 229 y el 89 ABY la semilla de Zonama Sekot, que para entonces ya se había convertido en un planeta viviente al igual que su progenitor Yuuzhan'tar, llegó a la Falla Gardaji en el lejano Sector Gardaji gracias a que era capaz de viajar por el hiperespacio.[52] En el 32 ABY una fuerza avanzada yuuzhan vong liderada por el Comandante Supremo Zho Krazhmir llegó a Zonama Sekot con el propósito de colonizarlo, pues los exploradores notaron que era similar al mítico Yuuzhan'tar; sin embargo no alcanzaron a descubrir una conexión. En esa época las mundonaves Koros-Strohna de la flota principal se estaban acercando al final de su vida, y los líderes yuuzhan vong sabían que era necesario establecerse rápido en algún lugar, o de lo contrario su especie moriría.[9] Zonama Sekot ya estaba colonizado por dos especies, los ferroanos y los langhesi, que vivían en simbiosis con el planeta igual que los yuuzhan vong habían vivido en Yuuzhan'tar; estos últimos eran capaces de modelar seres vivos de forma similar a los yuuzhan vong, aunque sin características agresivas. Sin embargo, cuando los yuuzhan vong trataron de establecerse, la biosfera de Zonama Sekot mató a la flora y fauna yuuzhan vong, lo que indignó a los invasores. Aunque Sekot intentó negociar con ellos, los yuuzhan vong llevaron a cabo un asalto sobre el planeta,[52] pues deseaban conocer el secreto de cómo Zonama Sekot podía construir de naves vivientes.[11]

La Caballera Jedi Vergere encuentra a los yuuzhan vong en la superficie de Zonama Sekot.

La larga batalla no fue decisiva, pues aunque los yuuzhan vong provocaron fuertes daños a Zonama Sekot y a sus habitantes, éstos fabricaron defensas rápidamente.[11] Después de dos años de defensa sekotana, a un alto costo, el asalto fue detenido después de la llegada de la Caballera Jedi Vergere, quien demandó un cese al fuego a cambio de irse con los yuuzhan vong[9] y proporcionarles la información que quisieran sobre la galaxia y sus habitantes.[11] Los invasores aceptaron, y la fuerza yuuzhan vong partió con la Jedi hacia las Regiones Desconocidas. Vergere usó sus hablidades de la Fuerza para mover por el aire a la mascota de la Sacerdotisa Falung, asombrando a los yuuzhan vong, aún más cuando ella les mintió y les dijo que esas habilidades eran producto del poder de Zonama Sekot. El Comandante Supremo Zho Krazhmir, impresionado con la noción de un planeta viviente que diera poderes a una criatura como Vergere—algo más allá de sus esperanzas más salvajes—volvió a flota principal a reportar su descubrimiento.[9] La República Galáctica recibió sólo noticias tenues del ataque a Zonama Sekot; incluso después de que el Caballero Jedi Obi-Wan Kenobi y su padawan Anakin Skywalker fueron a investigar la desaparición de Vergere, todo lo que encontraron fue que una raza desconocida de alienígenas conocida como Extranjeros Lejanos había atacado Zonama Sekot, usando biotecnología y armas que los habitantes del planeta nunca habían visto.[52] Mientras tanto, Vergere fue adoptada por Falung como mascota, quien la instruyó en la religión de los yuuzhan vong, especialmente la mitología de Yun-Harla, la diosa tramposa. Vergere pasó cincuenta años entre los yuuzhan vong, que nunca descubrieron que era Jedi pues ella aprendió a "hacerse pequeña", ocultando su presencia en la Fuerza. Durante ese tiempo tuvo mucho tiempo para pensar en la naturaleza de la Fuerza, y para atender importantes ceremonias de los yuuzhan vong, pues después de la muerte de Falung pasó a manos de la niña Elan, y ambas se volvieron inseparables. Vergere le dijo a los yuuzhan vong que era una simple maestra y que no conocía en detalle las defensas de la República, y aunque no se atrevió a mentirles más allá de fingir que su poder provenía de Zonama Sekot, nunca reveló su herencia Jedi.[9] Vergere era secretamente una aprendiz Sith de Darth Sidious,[53] que en ese entonces era el senador Palpatine del planeta Naboo,[54] pero cuando descubrió que él era un megalomaniaco decidió eliminarlo. Ella falló en su intento por matar a Palpatine y tuvo que huir de sus represalias, aceptando la misión de la Orden Jedi que la llevó a Zonama Sekot. Durante su larga estancia con los yuuzhan vong, Vergere fraguó la idea de encontrar un Jedi capaz de asumir el manto de Señor Oscuro de los Sith para llevar paz a la galaxia, pues su filosofía Sith era más centrada en el orden que en el poder, al contrario de la postura de Sidious y sus antecesores.[53]

El Golpe de Estado Jamaane

«Estábamos muriendo. Shimrra se dio cuenta de esto. Envalentonado por su Dominio, él usurpó el trono de Quoreal, y dirigió el convoy de mundonaves para que continuara según lo planeado…»
Harrar[fuente]

En el 29 ABY, cuando los yuuzhan vong se enteraron de la existencia de Zonama Sekot, el Supremo Soberano Quoreal comenzó a titubear. Los yuuzhan vong pronto supieron que Zonama Sekot ya no se encontraba en su sistema original, y no encontraron evidencias de que el planeta hubiera sido destruido. Preocupado sobre la posibilidad de encontrarse otra vez con Zonama Sekot, Quoreal opinó que los yuuzhan vong harían mejor en dejar esta nueva galaxia e ir a buscar otra, más adecuada, pues existían profecías que advertían que los yuuzhan vong serían condenados en donde se encontrara un planeta viviente. Muchos yuuzhan vong se enfurecieron con esta decisión, aunque no supieron la verdadera razón por la cual Quoreal la había tomado,[6][7] y el Intendente Shimrra Jamaane, bajo la influencia del modelador Avergonzado Onimi y con el apoyo de los Dominios más agresivos, asesinó a Quoreal y tomó su lugar, asegurando que la invasión seguiría adelante según lo planeado.[9] Onimi había sido Avergonzado cuando sus intentos por implantarse a sí mismo células de yammosk—criaturas inteligentes que coordinaban las fuerzas militares yuuzhan vong—fallaron, aunque como resultado adquirió la habilidad de percibir la Fuerza y de controlar mentalmente a otros yuuzhan vong, en este caso a Shimrra.[7] Shimrra proclamó que esta nueva galaxia era efectivamente la tierra prometida, aunque en realidad sólo lo hizo para mantener a raya a los sacerdotes y los guerreros, que sin un enemigo externo hubieran terminado por destruirse a ellos y a toda la sociedad yuuzhan vong.[11] El Maestro de Guerra Czulkang Lah había apoyado la idea de Quoreal de no invadir, y cuando Shimrra asumió el puesto de Supremo Soberano, él dejó su posición y se la dio a su hijo Tsavong, que se convirtió en el Maestro de Guerra que dirigiría la invasión. Czulkang Lah entonces se convirtió en un respetado maestro de jóvenes guerreros, pues sus habilidades tácticas y estratégicas eran impresionantes.[31]

Varias facciones ambiciosas se unieron al Dominio Jamaane cuando Shimrra inició el golpe de estado. Los Dominios Shai, Lah y Choka, todos ellos poderosos e influyentes en la sociedad yuuzhan vong, prestaron a sus guerreros para la causa, y después fueron recompensados por su fidelidad. Otros que apoyaron a Shimrra lo hicieron para incrementar su propio poder. Los pretores vong, que serían después los responsables de crear la base avanzada en la galaxia prometida, apoyaron a Shimrra por sus propias razones. El Prefecto Da'Gara, que dirigía a los pretores vong, ideó un intrincado plan que le permitiría a él y a sus dos pares, los Prefectos Ma'Shraid y Dooje Brolo, instalarse como los gobernantes de la galaxia, expandiendo su influencia desde el Borde Exterior hasta el Núcleo, y volviéndose más poderosos que la fuerza principal que dejarían atrás.[11] Sin embargo, Da'Gara y sus compinches tuvieron que esperar casi cincuenta años estándar antes de que se pudieran realizar sus designios.[2][11] Después de matar a Quoreal, Shimrra ejecutó a muchos de los asesores y partidarios de Shimrra, y a todos los otros candidatos al puesto de Supremo Soberano. Asimismo, Shimrra suprimió todos los registros que pudo sobre Zonama Sekot para tratar de impedir que los yuuzhan vong supieran sobre el mundo viviente y recordaran la profecía que había condenado a Quoreal.[6][7] De cualquier forma, varios yuuzhan vong en posiciones elevadas, incluso miembros de la Élite, siguieron apoyando secretamente al fallecido Quoreal y buscaron derrocar a Shimrra, a quien consideraban un usurpador; ellos se llamaban a sí mismos los quorealistas, y tuvieron el suficiente sentido común para no oponerse abiertamente a Shimrra en ese momento.[38]

Los Chiss y el Outbound Flight

Mitth'raw'nuruodo: «Tú y tu maestro, Darth Sidious, me hablaron de una gente que ustedes llaman Extranjeros Lejanos que se está reuniendo al borde de la galaxia. ¿En realidad han visto a estos seres?»
Kinman Doriana: «Que yo sepa, no.»
Mitth'raw'nuruodo: «Eso pensé. Pero nosotros sí.»
Kinman Doriana: «¿Dónde?»
Mitth'raw'nuruodo: «En el límite de la Ascendencia Chiss. Era una pequeña fuerza de reconocimiento, pero luchó con una ferocidad salvaje antes de que finalmente fuera rechazada.»
— El comandante Mitth'raw'nuruodo de la Ascendencia Chiss y Kinman Doriana, asistente del Canciller Supremo Palpatine. [fuente]

Palpatine convenció al comandante Mitth'raw'nuruodo de que destruyera al Outbound Flight para que sus ocupantes no cayeran en manos de los yuuzhan vong.

Durante los años siguientes, los yuuzhan vong enviaron agentes de avanzada para obtener información más detallada sobre la galaxia y sus habitantes.[23] Aunque la organización predominante en la galaxia era la República Galáctica, los yuuzhan vong también investigaron las Regiones Desconocidas, y una fuerza exploradora penetró en el territorio de la Ascendencia Chiss. Los chiss eran una especie disciplinada y militarizada, y se enfrentaron a los invasores dirigidos por la Almirante Ar'alani, que obtuvo la victoria a pesar de la ferocidad con la que lucharon los yuuzhan vong.[40] Después de encontrar a los invasores en Vun'hanna y el Vacío Crepúsculo,[49] los chiss se asombraron de la habilidad militar de sus oponentes[40] y fortificaron su territorio preparándose para una invasión a gran escala.[23] El Señor Oscuro de los Sith Darth Sidious de alguna forma se enteró de la existencia de los yuuzhan vong en los bordes de la galaxia, y supo que la desorganizada República sería incapaz de hacerles frente, pues es esa época estaba sumida en el caos; sin embargo, sólo uno de sus allegados más cercanos, Kinman Doriana, conocía la existencia de los yuuzhan vong y los planes de Sidious de instaurar un Nuevo Orden con la fuerza militar suficiente para rechazar cualquier invasión. Sidious no reveló la presencia de los Extranjeros Lejanos al resto de la República, pues eso hubiera creado un pánico generalizado que los alienígenas sin duda podrían aprovechar. En el 27 ABY se llevó a cabo el Proyecto Outbound Flight, liderado por el Maestro Jedi Jorus C'baoth, con la intención de buscar vida más allá de la galaxia. Darth Sidious deseaba destruir al Outbound Flight para matar a los Jedi presentes y para impedir que los yuuzhan vong lo capturaran y decidieran invadir de inmediato. La fuerza enviada por Sidious para destruir al Outbound Flight en las Regiones Desconocidas fue destruida por el comandante chiss Mitth'raw'nuruodo, por lo que Kinman Doriana trató de convencer al comandante alienígena de que destruyera él mismo al Outbound Flight para impedir que sus ocupantes y los datos de la nave cayeran en manos de los Extranjeros Lejanos, pues la nave se dirigía al territorio donde ellos se encontraban, y una invasión en ese momento sería desastrosa para la República y para los chiss.[8][40] Mitth'raw'nuruodo, cuyo nombre núcleo era Thrawn, aceptó eliminar al Outbound Flight después de sostener una conversación con Sidious. Después de la destrucción del Outbound Flight, el comandante Thrawn le reveló a Doriana que los chiss ya se habían enfrentado con los Extranjeros Lejanos, y que en un principio temieron que la República se hubiera aliado con ellos. Después de eliminar esta sospecha, Thrawn y Doriana acordaron trabajar cada quien con su gobierno para prepararse contra los invasores, con miras hacia una posible colaboración futura entre los chiss y la República para luchar contra los yuuzhan vong. Thrawn también comentó que la belicosa especie vagaari probablemente estaba a punto de aliarse con los invasores, y por ello aprovechó la batalla del Outbound Flight para destruir gran parte de su flota.[40] Aunque sufrieron un duro golpe, los vagaari sí se aliaron con los yuuzhan vong, y comenzaron a incorporar tecnología orgánica en el 23 DBY. El Miskara vagaari aceptó la oportunidad de aniquilar a sus odiados enemigos, los chiss, a cambio de ayudar a los yuuzhan vong a preparar la invasión.[44] Años después, justo antes del inicio de la guerra, los chiss aún no estaban seguros de la alianza entre ambas especies, aunque sospechaban que sí se había llevado a cabo.[55] La Acendencia Chiss construyó fortalezas estelares en respuesta a la amenaza de los Extranjeros Lejanos, y después de su victoria contra los reptilianos ssi-ruuk, los chiss se convirtieron en la fuerza dominante de las Regiones Desconocidas.[44]

Preparando el Camino

«Agentes yuuzhan vong infiltraron nuestra galaxia desde hace por lo menos cincuenta años.»
Tomla El[fuente]

Una porción de la inmensa flota yuuzhan vong.

Los exploradores yuuzhan vong llegaron por primera vez a la galaxia en el 30 ABY.[56] Algunos exploradores regresaron a la flota principal llevando consigo docenas de seres inteligentes de la galaxia, que fueron interrogados y se experimentó con ellos, y muchos murieron o fueron sacrificados. Los que sobrevivieron (como Vergere) fueron destinados a ser familiares de los hijos de la Élite.[23] Los agentes yuuzhan vong que fueron desplegados en diferentes lugares de la galaxia encontraron sociedades fácilmente destruibles, compuestas de seres tan egoístas e infieles que podrían ser vueltos fácilmente unos contra otros. Estos primeros enviados descubrieron que la galaxia prometida estaba atestada de arquitectura blasfema, máquinas monstruosas y droides, considerados sumamente ofensivos porque imitaban la vida, algo que los yuuzhan vong tenían en alta estima. Debido a la tecnología infiel que cubría miles de mundos, la mayoría de los yuuzhan vong creyeron sin dudarlo que era su deber sagrado destruir a los infieles, y algunos pensaron que eso era parte de la Gran Doctrina.[11] Se cree que exploradores yuuzhan vong estuvieron activos en la galaxia durante las Guerras Clon.[28] Cerca del 25 ABY, tres años antes de las Guerras Clónicas, los yuuzhan vong establecieron un pequeño puesto avanzado en el lejano planeta Bimmiel de los Territorios del Borde Exterior,[14] lejos de mundos habitados.[11] El comandante Mongei Shai estuvo a cargo de la base en Bimmiel, y se quedó para seguir transmitiendo después de que los demás yuuzhan vong regresaran a la flota[14] pues pensó que la información obtenida era insuficiente, y recopiló datos adicionales que envió por villip,[11] hasta que murió a manos de las slashrats nativas.[14] Shai temió que el convoy de mundonaves no pudiera encontrar el camino a planetas de recursos abundantes, por lo que estableció una señal en su villip para que la flota pudiera saber a dónde llegar.[11] El sacrificio de Shai le dio gran honor al Dominio Shai e hizo que uno de sus nietos, Shedao Shai, alcanzara después una importante posición de mando.[14] Décadas después del establecimiento de la base, el Imperio Galáctico descubrió sus restos y envió un equipo científico a examinar la extraña tecnología alienígena. Estos científicos estuvieron entre las primeras bajas del ataque yuuzhan vong. Se desconoce si el Emperador Palpatine obtuvo información de la base en Bimmiel. El Imperio puso al planeta en cuarentena, aunque solamente hasta el inicio de la guerra se descubrió la razón.[11] Los restos de los yuuzhan vong que ocuparon la base no fueron molestados de nuevo hasta su redescubrimiento, pocos meses después del inicio de la invasión, por un equipo universitario de la Nueva República.[14]

Al principio, los exploradores yuuzhan vong permanecieron en el Borde Exterior, pero después comenzaron a diseminarse por el resto de la galaxia.[56] Después del establecimiento del Imperio Galáctico[56] en el 19 ABY,[6] los yuuzhan vong comenzaron a resgistrar minuciosamente información relativa a sus enemigos potenciales, como el mismo Imperio y la naciente Alianza para Restaurar la República.[56] Algunos yuuzhan vong consideraron al Imperio Galáctico como un poderoso adversario, principalmente por su impresionante poderío militar y su disposición a neutralizar rápida y brutalmente a cualquier amenaza a su autoridad.[33] Después de que la Nueva República consolidó su poder sobre tres cuartas partes de la galaxia en el 5 DBY,[6] los espías yuuzhan vong evaluaron su capacidad militar y buscaron sabotear al nuevo gobierno de todas las formas posibles, principalmente manipulando a las poblaciones de distintos mundos para que no aceptaran el gobierno de la Nueva República, por medio de mentiras y desorden general.[56]

Los Planes de Thrawn

«Recuerda, según Parck la única razón por la que Thrawn regresó para atacar a la Nueva República en primer lugar fue para ponernos en condición de combate debido a algún peligro que acecha allá afuera en el borde de la galaxia.»
Mara Jade Skywalker[fuente]

El comandante chiss Thrawn se unió al Imperio Galáctico e impresionó con sus habilidades al mismo Emperador Palpatine, que eventualmente le asignó el rango de Gran Almirante y lo envió a consolidar el poder del Imperio en las Regiones Desconocidas.[57] El Gran Almirante conquistó una gran parte de esa región y la denominó Imperio de la Mano, con el cometido de proteger a los chiss y otros habitantes de los múltiples peligros de las Regiones Desconocidas. Aunque las Regiones Desconocidas albergaban muchas amenazas, Thrawn no olvidó a los Extranjeros Lejanos, que después de casi treinta años aún no tomaban acción contra la galaxia. Después de que la Nueva República derrotara a la Emperatriz Ysanne Isard en el 8 DBY, Thrawn dejó al almirante Voss Parck a cargo del Imperio de la Mano y volvió a la galaxia conocida a asumir el mando de la Flota Imperial; Thrawn no le dijo a nadie en el Imperio sobre la existencia del Imperio de la Mano.[55] En el 9 DBY el Gran Almirante inició una campaña contra la Nueva República,[57] que en cosa de meses estuvo al borde del colapso, pero Thrawn murió sin conocer la victoria.[58] Thrawn había atacado a la Nueva República principalmente debido a la amenaza de los Extranjeros Lejanos, pues él se dio cuenta de que el Imperio en ese momento era sólo una fracción de su anterior poderío y que la Nueva República era demasiado frágil para hacerle frente a los invasores, y pensó que el Imperio tendría los recursos militares suficientes para rechazar una invasión sólo si la Nueva República era derrotada.[55] El Gran Almirante había convencido a varios oficiales Imperiales de unirse al Imperio de la Mano después de mostrarles que, incluso con los recursos combinados del Imperio y la Nueva República y con él liderando una fuerza militar conjunta, la victoria estaba asegurada. Después de la muerte de Thrawn, el almirante Parck asumió el mando del Imperio de la Mano y continuó preparándose para hacer frente a la llegada de los Extranjeros Lejanos. Thrawn había prometido que volvería diez años después de su muerte, pues había preparado un clon de sí mismo que nacería en esa fecha; no obstante, el clon fue destruido antes de nacer, en el 19 DBY.[1] Tres años después Parck dejó entrever la posibilidad de que existiera otro clon, que lucharía por defender a todos los habitantes de la galaxia.[55] De cualquier forma, nunca hubo pruebas de la existencia de este segundo clon, y para el 27 DBY el Imperio de la Mano había sido absorbido, al menos en parte, por la Ascendencia Chiss, que asimismo se estaba preparando contra los yuuzhan vong.[4][5][8][59] En el 55 DBY Lenang O'Pali, simpatizante de Thrawn, afirmó que Thrawn había dedicado su vida a prepararse para defender la galaxia de los yuuzhan vong y que su motivación por derrotar a la Nueva República fue simplemente impedir que el régimen gobernante fuera tan ineficaz como la Antigua República; O'Pali acusó a la Alianza Rebelde y la Nueva República de facilitar la destrucción provocada por los yuuzhan vong por haber matado a Thrawn y así impedir que el Gran Almirante pusiera en marcha sus planes.[49]

Sabotaje al Imperio

«No tienes idea del poder que estás traicionando…las fuerzasss que represssento están más allá de tu comprensssión…»
Nom Anor a Xandel Carivus, último Emperador Galáctico[fuente]

Nom Anor manipulando al Emperador Galáctico Xandel Carivus.

Para minimizar la amenaza del Imperio Galáctico, agentes yuuzhan vong trabajaron para sabotear y debilitar sus estructuras de mando después de la Batalla de Endor.[6] En el 11 DBY, el Ejecutor Nom Anor, que ya había tenido ratos con grupos ilegales como el liderado por Grappa el Hutt, consideró que el Consejo Gobernante Interino Imperial era la última esperanza que tenía el Imperio para sobrevivir, por lo que decidió erradicarlo.[60] Nom Anor se acercó con Xandel Carivus, un miembro del Consejo ridiculizado por sus compañeros por ser fácilmente manipulable, y le ofreció convertirlo en líder del Consejo. Carivus aceptó a cambio de informarle al Nom Anor de todo lo que ocurría dentro del Consejo; aunque Carivus sabía que Nom Anor representaba a una organización poderosa, no supo nunca de la existencia de los yuuzhan vong o de sus planes para la galaxia. El ejecutor cumplió su promesa e hizo de Carivus el líder del Consejo, mientras promovía la paranoia de sus miembros. Nom Anor le ordenó a Carivus que siguiera sus órdenes al pie de la letra, mientras maniobraba para eliminar a los consejeros uno por uno, con el objetivo de que el Imperio se debilitara considerablemente y fuera derrotado por la Nueva República. Carivus gobernó al Imperio de forma incompetente, justo lo que deseaba Nom Anor, pero cuando se dio cuenta de que éste lo manipulaba, decidió asumir el control absoluto del Imperio y se declaró Emperador después de desbandar al Consejo y cortar sus lazos con Nom Anor. El ejecutor se enfureció, y le recordó a Carivus que él representaba a poderosos intereses; aunque el nuevo Emperador lo ignoró, fue asesinado poco después, y con su muerte el Imperio Galáctico pronto se colapsó, carente de un poder central.[61] Aunque meses después el Imperio se reorganizó como el Remanente Imperial, nunca pudo recuperar su gloria perdida, y Nom Anor ayudó a prolongar la Guerra Civil Galáctica hasta el 19 DBY. El ejecutor y otros agentes, convencidos de que los restos del Imperio ya no serían un problema, se dedicaron a desestabilizar a la Nueva República.[11] El agente Ocka Dwei, apostado en la capital galáctica Coruscant, se suicidó tres años antes del comienzo de la invasión para no revelar la existencia de los yuuzhan vong.[62]

La Desestabilización de la Nueva República

«Tu especialidad es la propaganda y las mentiras.»
Tsavong Lah a Nom Anor[fuente]

Aunque su proyecto principal se encontraba en el planeta desértico Rhommamool, Anor llevó a cabo varios designios para desestabilizar a la Nueva República, aunque él mismo pensaba que eran innecesarios a largo plazo, pues consideraba que de cualquier forma el gobierno galáctico se estaba destruyendo solo. Durante los meses anteriores a la invasión, el gobierno constantemente recibió reportes de guerras civiles, ataques y descontento general mientras viejos conflictos volvían a encenderse.[2] Sin embargo, los problemas del Borde Exterior eran considerados poco importantes en Coruscant.[11] Como lo predijo Anor, muchos de estos conflictos eran naturales en el crecimiento de la Nueva República, pero el ejecutor y otros agentes como él llevaron a cabo planes para instigar conflictos por toda la galaxia. Nom Anor organizó la muerte de varios líderes visionarios que podían haber luchado contra los yuuzhan vong e inspirado a otros a combatir contra ellos. Es probable que, tras bambalinas, también prolongara la Guerra Civil Galáctica varios años, y creó además varias escuelas filosóficas en distintos mundos que promovieran sus ideas y las de los yuuzhan vong, de forma indirecta. Asimismo, Nom Anor mantuvo a planetas distantes enemistados entre sí. Varios espías yuuzhan vong se aseguraron de que muchos mundos y gobiernos de la galaxia estuvieran demasiado ocupados peleando entre sí como para montar una defensa exitosa cuando llegara el momento de iniciar la invasión.[11] En Nar Shaddaa, la luna de los contrabandistas, el ejecutor, disfrazado del empresario Udelen, contrató al cazarrecompensas Mandaloriano Goran Beviin para asesinar a un político en el planeta industrial Ter Abbes, lo que resultó en una guerra civil. Beviin mató al político, Tholote B'leph, a pesar de su desconfianza. Después de este éxito, Nom Anor decidió reforzar los lazos con los Mandalorianos y emplearlos como asesinos y mercenarios en las primeras fases de la invasión, aunque su destino sería ser dominados y esclavizados por los yuuzhan vong cuando ya no se requirieran sus servicios. Anor percibió el pragmatismo de los Mandalorianos, pero lo subestimó, e invitó a su líder, el Mandalore Boba Fett, a bordo de un crucero miid ro'ik en algún lugar del corredor de invasión planeado, donde reveló a los yuuzhan vong y sus planes para la galaxia. Ahí se formó un pacto entre los invasores alienígenas y la organización que alguna vez había dominado gran parte de la galaxia, aunque ambas partes secretamente planeaban terminar con el acuerdo. Anor esperaba usar a los Mandalorianos y después traicionarlos, y Fett decidió obtener toda la información que pudiera sobre los yuuzhan vong para después usarla en su contra.[43]

El mismo año, Anor envenenó a cien diplomáticos de la Nueva República en la colonia sunesi de Monor II. Durante una ceremonia que celebraba el ascenso al trono del Príncipe Sacerdote Agapos X, Anor puso esporas coomb en las máscaras de los diplomáticos, un virus de su propia creación.[25][63] Anor de hecho había creado varios venenos, pues le fascinaba el arte de la modelación, incluyendo las esporas brollup y tegnest, que deseaba producir en masa y desatar sobre la galaxia, aunque este plan no rindió frutos pues Anor nunca pudo hacer que las esporas fueran contagiosas. Las muertes de los enviados de la Nueva República fueron rápidas, y para el 25 DBY los únicos sobrevivientes eran un diplomático en Coruscant, que murió poco después rodeado de doctores incapaces de ayudarlo, y la Maestra Jedi Mara Jade Skywalker,[2] que había sido la guardaespaldas de uno de los diplomáticos más paranoicos,[25] y que mantenía a raya a la enfermedad con la Fuerza.[2] Después de visitar varios planetas, incluyendo Coruscant,[7] Nar Shaddaa,[43] Ord Cantrell y Monor II,[25] Anor eligió Rhommamool como su base de operaciones. Su objetivo era atraer la atención de la Nueva República hacia el Núcleo, para que ignoraran los reportes de problemas en el Borde Exterior. Un mundo gobernado por su vecino, Osarian, Rhommamool era completamente lo opuesto de su próspero, exitoso y bello planeta gobernante. Los rhommamoolianos no estaban representados adecuadamente en el gobierno osariano en la ciudad de Osa-Prime, y los explotados mineros que conformaban la mayoría de la población en el polvoriento mundo desértico eran fácilmente alcanzados con la retórica y falsas promesas que Anor había llegado a dominar durante sus muchos años en la galaxia.[2] Mientras que los osarianos eran ricos y tenían muchos recusos a su disposición, los rhommamoolianos sólo podían importar los suministros necesarios para mantener con vida a los mineros, sin ninguna clase de lujos de los que disfrutaban sus vecinos. Consecuentemente, los rhommamoolianos estaban resentidos contra los osarianos y deseaban los lujos de éstos, pero a los osarianos solamente les importaba que los rhommamoolianos dejaran de molestar y se pusieran a trabajar.[11] Convirtiendo su deseo de igualdad en un arma, el Ejecutor hábilmente unió sus propias creencias anti-máquinas, anti-Jedi y anti-Nueva República con una lucha de clases. Él promovió una 'vida más simple', donde los lujos de los ricos, como los droides personales, mansiones, y vehículos caros, eran destruidos en un proceso de purificación. Así fueron creados los Caballeros Rojos de la Vida, una facción de fanáticos que rápidamente alcanzaron la hegemonía en Rhommamool, silenciando a los moderados que proponían mantener la calma o soluciones diplomáticas. Redhaven, la capital de Rhommamool, se convirtió en un centro de destrucción para las "abominaciones", pues edificios enteros fueron derribados para crear una plaza de mítines y pozos de inmolación. Anor usurpó las funciones del alcalde Tamaktis Breetha, y promovió constantemente la independencia de Osarian y de la explotadora Nueva República. Asistido por Shok Tinoktin, que colaboraba con Anor ignorante por completo de la existencia de los yuuzhan vong, las acciones del ejecutor pronto llamaron la atención de la Nueva República.[2] Fue tal el éxito de Nom Anor al desestabilizar gobiernos y organizaciones, que se le consideró responsable de la mitad de la invasión.[64]

El infame Nom Anor, disfrazado durante sus maquinaciones en Ord Cantrell.

Varios años antes de la invasión, los yuuzhan vong comenzaron a interferir en las políticas del Imperio Ssi-ruuvi de las Regiones Desconocidas, que había sido vencido por los chiss. Los alienígenas instalaron a E'thinaa, uno de los suyos, en una importante posición militar, y manipularon el ascenso al poder del Keeramak, un ssi-ruu mutante que estaba destinado a llevar al Imperio a una nueva edad de oro, para que durante la invasión[4] los ssi-ruuk distrajeran a la Nueva República.[64] El en 24 DBY, el agente yuuzhan vong Yomin Carr infiltró la Sociedad Extragaláctica, y se apostó en la base ExGal-4 localizada a lo largo del Vector Prime en el planeta Belkadan, muy cerca del Borde Galáctico. Carr era un guerrero al servicio de los pretores vong, cuya misión era impedir que ExGal descubriera la llegada de los yuuzhan vong, y comenzar la terraformación de Belkadan para convertirlo en un astillero.[2] Una agente yuuzhan vong se disfrazó de humana pocos años antes de la invasión,[65] y eventualmente se convirtió en una esclava bajo el nombre de Nina; ella fue rescatada por el rey Caled Galfridian del planeta Artorias, que se enamoró de Nina y se casó con ella. La ahora reina de Artorias Nina Galfridian se convirtió en la madrastra de los hijos de Caled, Finn y Kaye.[66] El rey en algún momento descubrió el secreto de Nina, pero no por eso dejó de quererla;[65] ella al parecer reciprocó esos sentimientos, pues no hizo nada por avanzar la agenda yuuzhan vong en Artorias, y cuando inició la invasión luchó contra ellos.[16] "Dulac", un asistente personal del rey en Artorias, también era un yuuzhan vong disfrazado, pero él sí fue leal a su Supremo Soberano y ayudó a preparar a ese planeta para la invasión.[67] Tar Monevv fue un comandante yuuzhan vong enviado antes de la invasión a desestabilizar mundos que los yuuzhan vong atacarían en el futuro. Su Comandante Supremo le pedía reportes regulares sobre las poblaciones, gobierno y disponibilidad militar, y si era necesario el ordenaba cometer asesinatos o actos de sabotaje.[68] El agente Yarmond obtuvo la posición en Coruscant de embajador del Borde Exterior en el Remanente Imperial, para llegado el momento convencer al gobierno de la Nueva República de que no había una invasión en el Borde Exterior.[69]

La Galaxia Antes de la Invasión

Luke Skywalker: «Últimamente la Nueva República no ha sido un resplandeciente ejemplo de cómo gobernar la galaxia, ¿o sí?»
Mara Jade Skywalker: «[…]Todas esas estúpidos conflictos y guerras de baja intensidad—pensé que todos desaparecerían después de que encontramos esa copia intacta del Documento de Caamas. Pero la mitad todavía están cocinándose, y el Senado no ha hecho nada para detenerlos.»
Luke Skywalker y Mara Jade Skywalker [fuente]

Después del fin de la Guerra Civil Galáctica en el 19 DBY con el Tratado Pellaeon-Gavrisom,[1] la galaxia entró en un estado de paz inédito desde hacía décadas, que mejoró la economía de miles mundos y el nivel de vida de sus habitantes. Después de la resolución de la Crisis del Segundo Imperio en el 23 DBY y la aparente destrucción del sindicato Black Sun en el 24 DBY,[6] ambos problemas solucionados de forma relativamente fácil, los líderes de la Nueva República se ocuparon por la política interna, sin una amenaza externa de consideración. En el territorio de la Nueva República, que abarcaba la mayor parte de la galaxia conocida, había una mayor libertad que en los tiempos del Imperio, por lo que muchas pequeñas disputas históricas que habían sido reprimidas por el Imperio afloraron nuevamente. Muchas facciones buscaron hacerse con el poder, o trataban de aferrarse al que ya tenían; esto provocó un clima de poca confianza. Después de años de discriminación y especismo, muchos no-humanos se encontraban resentidos, y la elección del bothan Borsk Fey'lya como Jefe de Estado les hizo pensar que él les daría lo que desearan. Estos no-humanos no atacaron directamente a los humanos,[11] como lo había hecho la Alianza de la Diversidad en el 23 DBY,[70] simplemente no daban facilidades a los humanos y sospechaban de sus motivos.[11] La Nueva República comenzó a presentar los mismos problemas que provocaron la caída de la República Galáctica: las disputas insignificantes, el egoísmo entre las especies que sólo buscaban beneficiarse a sí mismas, e incluso la corrupción de sus líderes.[71] Además, desde el gobierno anterior de Ponc Gavrisom se había iniciado una descentralización en la toma de decisiones, y la mayoría de las leyes y tratados se manejaban a niveles locales, desde regiones planetarias hasta sectores; ya que el enfoque sumamente centralizado del Imperio Galáctico había probado ser poco eficaz, los ciudadanos de la Nueva República esperaban que este nuevo gobierno central fuera débil en comparación con los gobiernos locales.[72]

Había también un fuerte sentimiento anti-Jedi, pues aunque la Nueva Orden Jedi de Luke Skywalker ya comprendía a más de cien Jedi, cada uno tenía una idea muy diferente de lo que era ser Jedi y servir a la Nueva República, por lo que no había cohesión ni enfoque;[11] fue esto lo que llevó a Luke a considerar reestablecer el Consejo Jedi, medida opuesta por varios Jedi y por políticos importantes, como Fyor Rodan de Commenor y el mismo Borsk Fey'lya.[2] Fey'lya consideraba que las Fuerzas Combinadas de Defensa de la Nueva República bastaban para mantener la paz en la Nueva República, sin necesidad de vigilantes independientes místicos que lucharan por la paz y la justicia.[11] El recientemente retirado almirante Gial Ackbar, aunque pro-Jedi, también alabó a la Fuerza de Defensa, pues comentó que era la mejor que podía imaginar ya que era ágil y moderna, y prevalecería sobre cualquier oponente.[49] Fey'lya era un político ambicioso y manipulador, enfocado en adquirir poder y prestigio personal, y consideraba a los Jedi como amenaza a su autoridad. Las actividades de los Jedi eran mal vistas, y algunos los consideraban "renegados" (porque no respondían ante ningua autoridad centralizada) o "saqueadores de tumbas" (porque había rumores de Jedi que buscaban reliquias relacionadas con la Orden y se hacían con ellas por todos los medios posibles, incluso ilegales).[11] Grandes partes de la galaxia no tenían manera de reforzar las leyes, y los Jedi fueron culpados por la caída de la República y después la caída del Imperio. Insignificantes demagogos diseminaron el odio hacia los Jedi en muchas regiones.[73] Por ello, el estado de los Jedi era de confusión: Luke aconsejaba a quienes lo buscaban, pero había otros Jedi que no lo escuchaban porque no creían que fuera un líder adecuado. Obi-Wan Kenobi y Yoda habían entrenado a Luke para ser un guerrero, un arma de la Orden Jedi contra Darth Vader y Palpatine, y le dijeron lo que necesitaba saber para derrotar a los Sith, mas su instrucción en otros aspectos de la Fuerza fue pobre. Como Jedi, Luke siempre tuvo en mente su miedo a caer al lado oscuro, y quiso disminuir sus impulsos agresivos, lo cual transmitió a sus estudiantes. Kyp Durron, ascendido a Maestro Jedi, era un modelo para muchos que consideraban que él era tan poderoso como Luke Skywalker y tenía una actitud más fuerte y agresiva, pues pregonaba que los Jedi no debían esperar órdenes para actuar, sino que debían intervenir cuando fuera necesario para mantener la paz y la justicia. Esta facción sería conocida posteriormente como los "radicales". Kyp creó un escuadrón de cazas estelares, llamado la Docena de Vengadores Más Dos, que tenía cero tolerancia con los contrabandistas y los piratas, y actuaban con un enfoque asertivo y agresivo. La Docena se actuaba en el Borde Exterior, donde había pocas regulaciones y una mínima presencia policiaca. Kyp mantenía que no atacar primero contra un enemigo claro era una reliquia de tiempos más románticos, y que las negociaciones era mejor realizarlas desde una posición de poder. Esto no hizo mucho por mejorar la imagen de los Jedi, más bien al contrario.[11]

El Primer Año (25 DBY)[6]

Los Movimientos de los Pretores Vong

Miko Reglia: «¿Qué están haciendo aquí?»
Danni Quee: «Los yuuzhan vong lo quieren todo.»
Miko Reglia: «¿Conquista?»
Danni Quee: «Toda la galaxia.»
Miko Reglia: «Recibirán una sorpresa.»
Danni Quee: «O nosotros la recibiremos.»
Miko Reglia y Danni Quee [fuente]

El Prefecto Da'Gara, líder de los pretores vong.

Por medio de alianzas políticas con Shimrra y otros miembros de alto rango de la sociedad yuuzhan vong, los pretores vong del Prefecto Da'Gara obtuvieron la misión de comenzar la invasión en fuerza y establecer las bases avanzadas desde donde el resto de los yuuzhan vong llevarían a cabo la conquista de la galaxia, tanto física como espiritual. Los pretores vong eran un grupo de operaciones espaciales, que en su mayoría comprendían intendentes y trabajadores, pero también tenían bajo su mando a guerreros y sacerdotes. Las mundonaves pretoras llevaban a casi cinco mil yuuzhan vong, una fuerza importante que sin embargo en la parte más lejana de los Territorios del Borde Exterior no sería descubierta por la Nueva República hasta que así lo decidieran los yuuzhan vong.[11] Da'Gara y Yomin Carr fueron quienes coordinaron la infiltración previa a la invasión.[64] El punto en que los pretores vong pudieron penetrar la perturbación hiperespacial al borde de la galaxia y entrar a la galaxia se localizaba en el Sector Dalonbian, en el Brazo Tingel, y fue designado por los invasores como 'Vector Prime'.[2] El plan de los pretores vong era debilitar las áreas aledañas al Vector Prime, conquistar los mundos pobremente defendidos de los alrededores y reagrupar sus fuerzas, para después avanzar por los escasamente poblados Nuevos Territorios hacia el corazón de la galaxia, donde bloquearían las rutas comerciales antes de identificar un punto débil en las defensas del Núcleo y atacar la capital Coruscant.[8] El Vector Prime tenía la ventaja adicional de que se encontraba en la frontera entre la Nueva República y el Remanente Imperial, por lo que las fuerzas militares defensoras estarían divididas entre dos mandos y por ello sería más fácil derrotarlas.[15] Aunque estaban capacitados para combatir, el propósito primordial de los pretores vong era espiar, infiltrar y esparcir confusión en los mundos cercanos, para debilitarlos y de ser posible hacer que su poblaciones se atacaran entre ellas; además, los pretores vong debían establecer bases para el resto de la fuerza invasora. La información reunida por los espías y exploradores militares era analizada para seleccionar los mejores blancos, y los líderes pretores tenían a su disposición fuerzas de ataque de hasta varios millones de elementos. Los pretores vong también reclutaron saboteadores, espías y propagandistas de las poblaciones locales para trabajar contra sus propios gobiernos y sociedades. Adicionalmente, los pretores vong comenzaron a diseminar filosofías anti-droides, y cuando era necesario realizaron ataques suicidas. Los pretores vong no tenían mucho interés en obtener aliados reales, pero los miembros de especies que respetaban la naturaleza y despreciaban la tecnología recibieron mejor trato, y aquellos que estuvieron dispuestos a convertirse al Camino Verdadero recibieron apoyos de los pretores.[64]

Conspiración en Belkadan

«Yo soy Yomin Carr, el heraldo de la perdición. ¡Yo soy el inicio del fin para tu gente!»
Yomin Carr a Mara Jade Skywalker[fuente]

En el planeta Belkadan, la infiltración de Yomin Carr en ExGal-4 fue exitosa. Carr se reportaba ante el ejecutor Nom Anor, aunque realmente le era leal al Prefecto Da'Gara. Anor había ayudado a Da'Gara a obtener un yammosk coordinador de guerra, aunque uno imperfecto, con la intención de que si el plan de los pretores vong de establecerse como los conquistadores primarios tenía éxito, él pudiera aliarse con el nuevo poder. Mientras tanto, Anor permaneció en Rhommamool para continuar fermentando el conflicto. Cuando la mundonave de Da'Gara atravesó el la frontera de la galaxia y apareció cerca del sistema Helska a principios del 25 DBY, en Belkadan Yomin Carr descompuso el sistema de comunicaciones que permitía que ExGal-4 contactara a la Central de ExGal, y después de que incapacitó también las comunicaciones del Spacecaster del puesto, permitió que la nave volara hacia Helska 4 con los científicos Danni Quee, Cho Badeleg y Bensin Tomri a bordo. Carr ya había iniciado el proceso de terraformación de Belkadan para convertirlo en un astillero yuuzhan vong, empleando escarabajos dweebits para alterar la atmósfera. Una tormenta pronto cubrió al planeta, y Yomin Carr se dispuso a matar a los once miembros de ExGal que quedaban en el puesto de escucha, aunque varios de ellos murieron solos mientras investigaban la tormenta tóxica.[2] Uno de los caídos era un espía del Remanente Imperial, y su silencio hizo que el Gran Almirante Pellaeon se diera cuenta de que algo andaba mal en aquella región de la galaxia.[15] El Spacecaster de ExGal fue capturado por las fuerzas de Da'Gara en Helska 4, y aunque Badeleg murió en el choque y Tomri fue asesinado poco después, Danni Quee, que Yomin Carr había dicho que era digna de ser sacrificada, fue apresada y llevada ante el yammosk que se había implantado en el gélido núcleo del planeta. De cualquier forma, los pretores permanecieron recluidos en si base solitaria en el sistema Helska, pues sabían que si la Nueva República se enteraba de su presencia, el poderío de la Fuerza de Defensa de la Nueva República los destruiría, ocasionando que su misión fallara.[2]

El Conflicto Osarian-Rhommamool

«¿Qué puedes contribuir, Leia Organa Solo, a la disputa entre Rhommamool y Osarian? ¿Qué llama de esperanza puedes encender dentro de los rhommamoolianos de que su desesperado grito por la independencia no será ignorado por la Nueva República, que habla de la libertad como la más grande de todas las virtudes?»
Nom Anor a Leia Organa Solo[fuente]

El propósito del conflicto Osarian-Rhommamool era enfocar la atención de la Nueva República en el Núcleo, mientras los pretores vong establecían sus bases avanzadas en el Borde Exterior. Cada década, las órbitas de Osarian y Rhommamool acercaban tanto a ambos cuerpos celestes que cualquier misil lanzado desde un planeta podría alcanzar al otro. Por ello, ya que Nom Anor había obtenido la posición del político más poderoso de Rhommamool, el conflicto parecía inevitable. El Caballero Jedi Wurth Skidder empeoró la situación al actuar contra el lado que se mostrara más agresivo, y el líder osariano, Shunta Osarian Dharrg, contrató mercenarios dirigidos por el rodiano Grappa para defender su planeta. La Fuerza de Defensa de la Nueva República despachó al primero de los cruceros de batalla clase Mediador para impedir que ambos planetas declararan abiertamente la guerra. Al mando de Ackdool, un ambicioso oficial mon calamari, el Mediador mantuvo su posición entre ambos planetas mientras una misión diplomática se dirigió a Rhommamool para visitar a Nom Anor. La anterior Jefe de Estado Leia Organa Solo, su cuñada Mara Jade Skywalker y su hija Jaina Solo, así como el droide de protocolo C-3PO, eran la tripulación de la misión, y se reunieron con Nom Anor en los restos de la capital Redhaven después de un breve encuentro con Grappa y la Primera Fuerza Osariana, interrumpido por el temerario Skidder. Sin embargo, el ejecutor yuuzhan vong, vestido con túnicas que recordaban la armadura de Darth Vader, probó ser hostil e intratable, pues no tenía ningún deseo de resolver la situación. Él demandó que el Mediador abriera fuego contra Osarian, y cuando Leia se rehusó, se burló de ella. Pronto Organa Solo y sus compañeros partieron, decepcionados por no haber conseguido nada, mas Anor estaba contento por la manera en que habían ocurrido las cosas, y se impresionó con Mara Jade Skywalker, que seguía viva a pesar de la potencia de las esporas coomb. Incitando a los rhommamolianos a un frenesí, él aceleró sus planes, ordenando secretamente las muertes de varios políticos clave en Rhommamool como pretexto para un ataque a Osarian.[2]

Mara Jade Skywalker lucha contra Yomin Carr en el transformado Belkadan.

Anor y Tinotkin, después de planearlo cuidadosamente, lanzaron un ataque nuclear a Osarian que el Mediador no pudo impedir, y devastó grandes zonas del planeta vecino, incluyendo la capital Osa-Prime; de esta forma comenzó una guerra. El ejecutor había estado preparado desde mucho antes, y ahora que estaba en constante comunicación con Da'Gara, vio la oportunidad de escapar de la masacre. Huyendo del planeta con Tinotkin en un A-wing RZ-1 modificado ocultado en un antiguo cohete de combustión interna, Nom Anor pretendió hacer un ataque suicida al Mediador, y fingió su muerte cuando detonó al cohete en el hangar del crucero mon calamari, consiguiendo con ello parecer un mártir en la causa contra las confederaciones galácticas que su alter-ego rhommamooliano había denunciado. Sin embargo, Anor en realidad huyó del sistema Osarian con Tinotkin en la A-wing, y poco después contactó a Da'Gara. Juntos, Nom Anor y los pretores vong decidieron eliminar a Sernpidal, el planeta habitado más cercano a la base de Da'Gara en Helska 4, pues tenían la intención de atraer a la Nueva República poco a poco, destruyendo las pocas fuerzas que podrían enviar.[2] Era necesario destruir completamente al planeta, pues una ocupación inevitablemente llamaría la atención de la Nueva República, y Nom Anor había determinado que Sernpidal tenía los minerales necesarios para crear mundonaves.[11] Se instaló por tanto un dovin basal masivo en la superficie de Sernpidal; la por mucho tiempo no usada táctica del Núcleo de Yo'gand sería empleada otra vez, ahora en una nueva galaxia. Anor después se reubicó en otro mundo para fomentar otra guerra civil,[2] y pronto despachó a su asistente Tinotkin.[25] Los Caballeros Rojos de la Vida continuaron llevando a cabo la filosofía de Anor, y después trataron de invadir Osarian, donde fueron rechazados por un grupo de shard sensibles a la Fuerza conocidos como los Caballeros de Hierro. Posteriormente, ya bien entrada la invasión, los Caballeros Rojos de la vida también atacaron los enclaves droides de Uffel y la Luna de Kligson, y en ambas ocasiones también fueron frustrados por los Caballeros de Hierro.[42]

La Campaña de los Pretores Vong

«Cuando los políticos buscan jugar a ser guerreros, se debe anticipar un desastre.»
Shedao Shai[fuente]

La Primera Batalla de Helska

«Mis Vengadores y yo fuimos emboscados por estos yuuzhan vong. Vuelan en naves orgánicas, hechas de algo parecido al coral. Las naves pueden colapsar los escudos de una X-wing, o causar que los disparos láser sean detenidos por un pequeño agujero negro. Podemos matarlos, por supuesto, pero no es fácil. Aniquilaron a mis Vengadores, capturando y después matando a Miko. Apenas escapé con vida.»
Kyp Durron[fuente]

Las primeras hostilidades abiertas entre los yuuzhan vong y la Nueva República ocurrieron entre un escuadrón de cazas estelares dirigidos por el Maestro Jedi Kyp Durron y coralskippers que protegían la base pretora en Helska 4. Rastreando piratas en el Borde Exterior, Durron colocó una boya en el Sector Veragi que observaba naves y sus comunicaciones, con la esperanza de localizar las rutas usadas por los piratas. Cuando la información del Spacecaster de ExGal apareció en la pantalla, Durron decidió investigar el destino de la nave. Al mismo tiempo en que su escuadrón, la Docena de Vengadores Más Dos partió hacia el sistema Helska, el Maestro Jedi envió un mensaje general, que fue interceptado por Luke Skywalker y su esposa, que entonces se encontraban en Dubrillion. El mensaje también tenía información sobre Belkadan, el punto de partida de los científicos, que parecía tener sus propios problemas.[2]

El escuadrón de Kyp llegó al sistema Helska e inmediatamente descubrió las señales gravíticas que emanaban del cuarto planeta. Imaginando que era una base pirata, o una estación de investigación ilegal, la Docena de Vengadores Más Dos aprestaron sus armas mientras eran alcanzados por un escuadrón de yorik-ets. Da'Gara no quería arriesgarse a que descubrieran a los pretores vong mientras aún estaban asegurando la base, y despachó a tantos coralskippers como pudo reunir para destruir la amenaza. Aunque al principio tuvieron algunas bajas, los pilotos yuuzhan vong pronto descubrieron las debilidades de sus enemigos y comenzaron a drenar los escudos de las naves de Durron con sus dovin basals. Para delicia de Da'Gara, las naves invasoras fueron rápidamente abrumadas. Sin experiencia al combatir enemigos tan diferentes, pronto sólo quedaron tres Vengadores; el Caballero Jedi Miko Reglia, aprendiz de Kyp, fue capturado y llevado a Helska 4, y los yuuzhan vong lanzaron grutchins insectoides que destruyeron la A-wing restante y dañaron la X-wing de Durron. El Maestro Jedi se vio forzado a saltar al hiperespacio ciegamente, con la esperanza de perder a los grutchins. Kyp pudo matar a un grutchin que estaba perforando el casco de su caza, y con la nave dañada se dirigió al sistema Julevian, donde se localizaba el condenado Sernpidal. En Helska 4, Miko Reglia fue encarcelado junto con Danni Quee, por quien Da'Gara estaba desarrollando una profunda fascinación. Los pretores vong pronto decidieron que Reglia, al contrario de Quee, no era digno, y comenzaron el proceso para "romper" al Jedi, destruyendo su voluntad y sus ganas de vivir, con el propósito de matarlo sin honor.[2]

La Destrucción de Sernpidal

«Tú lo dejaste. Te volteaste y corriste mientras Chewie se mantuvo firme y murió.»
Han Solo a su hijo Anakin[fuente]

Chewbacca muere en Sernpidal.

La órbita de Dobido, la más pequeña de las dos lunas de Sernpidal, estaba descendiendo rápidamente para cuando Han Solo y la tripulación de su carguero ligero, el Halcón Milenario, llegaron al sistema Juleviano en una misión para obtener suministros para Lando Calrissian, amigo suyo y empresario de Dubrillion. Al aterrizar, Han, su hijo Anakin y el wookiee Chewbacca se enfrentaron con los extraños eventos que ocurrían en Sernpidal. Los pretores vong habían colocado el dovin basal cerca de Ciudad Sernpidal, sobre la cual los yuuzhan vong planeaban hacer chocar al satélite. Los sernpidalianos respondieron al inminente cataclismo de muchas maneras, pues algunos creían que el choque de Dobido significaba la llegada de la diosa Tosi-karu, y rezaron o entraron en pánico alternativamente; otros decidieron abandonar el planeta, y este éxodo masivo causó caos en la capital, pues la velocidad a la que la luna se acercaba al planeta y su órbita cada vez más baja agarró desprevenida a gran parte de la población. Para cuando el Halcón Milenario llegó a Sernpidal, faltaban solamente siete horas para el choque final. Han y Anakin eventualmente descubrieron la fuente de la perturbación gravítica que estaba jalando a Dobido hacia la superficie y, junto con el enigmático alcalde de Sernpidal, fueron a eliminar a la misteriosa amenaza. Con un detonador termal en la mano, el alcalde saltó a la grieta que albergaba al dovin basal y se destruyó a sí mismo y a la criatura, aunque ya era demasiado tarde para salvar a Sernpidal. Junto con Anakin y Chewbacca, Han apresuradamente organizó un convoy de refugiados para evacuar a tantos sernpidalianos como fuera posible. Aunque muchos escaparon, el descenso de Dobido había comenzado a causar estragos en la superficie, derribando edificios y abriendo el suelo con grandes terremotos. Tsunamis se estrellaron en tierra, y en varios lugares se abrieron fisuras que partieron la corteza del planeta. En el caos de la evacuación, Anakin fue arrojado lejos del Halcón, y Chewbacca se bajó para salvarlo. Sin embargo, Chewbacca fue arrojado a su vez muy lejos de la nave, justo a donde chocaría Dobido. Han Solo estaba en la rampa de acceso, presto para asistir a su amigo, mas Anakin se dio cuenta de que sólo tenían segundos para que el planeta fuera destruido, y pilotó al Halcón hacia el espacio, dejando que Chewbacca muriera con el impacto. Han se enfureción con su hijo, creyendo que había dejado a Chewbacca cuando todavía había esperanzas, mas no tuvo mucho tiempo para recriminarlo. Los yuuzhan vong después asaltaron al convoy con un enjambre de grutchins, destruyendo al transporte Juliupper y atacando a varias otras naves. Kyp Durron, en su X-wing, fue recuperado por el Halcón Milenario, y los grutchins fueron rechazados, pero los pretores vong despacharon cuatro grupos de batalla de yorik-ets para atacar al convoy, que llegó a duras penas al planeta más cercano, Dubrillion, con sus enemigos atrás de ellos.[2] Aunque la mayoría de los sobrevivientes de Sernpidal se dirigieron a Dubrillion, muchos de ellos huyeron hasta Almania.[11] Ahora que había llegado la segunda mundonave, la de la Prefecta Ma'Shraid, los pretores vong podían coordinar y conducir actividades militares más abiertas, pues después de Sernpidal ya no había necesidad de actuar en secreto.[2][6]

Después de su victoria en Sernpidal, las fuerzas de Da'Gara sin embargo sufrieron una derrota, una pérdida menor pero derrota al fin. En camino a Belkadan—ahora cubierto por nubes ominosas—en respuesta al mensaje de Kyp Durron, los Maestros Jedi Luke y Mara Jade Skywalker aterrizaron en la estación ExGal-4. El único sobreviviente de la estación era Yomin Carr, que esperaba que Da'Gara lo evacuara, y atestiguó la llegada de la Jade Sabre, la nave de los Skywalker. Los dos Maestros Jedi descubrieron varios de los dweebits en el suelo y tomaron varias muestras mientras investigaban el puesto de escucha. No pasó mucho tiempo antes de que Carr se revelara y confrontara a Mara Jade Skywalker en un duelo brutal, ataviado con armadura de cangrejo vonduun y armado con un anfibastón[74]. Mara y Carr combatieron, y el guerrero yuuzhan vong desconcertó a Mara al emplear armas vivas, que ella no sabía como contrarrestar. El sable de luz de la Maestra Jedi no pudo penetrar la armadura de Carr, y él no podía ser percibido en la Fuerza. Mara lo derrotó finalmente, cercenando sus piertas y atravesando su corazón, y ella y Luke se preocuparon por lo que habían visto: un guerrero con armas extrañas, y un planeta completamente transformado. Abandonando las instalaciones, los Skywalker decidieron llevar el cuerpo del misterioso alienígena de regreso a Dubrillion, mas no antes de revisar los registros de ExGal-4 y observar la llegada de la mundonave de Da'Gara en Helska 4. Viajando al planeta congelado en su X-wing, Skywalker descubrió docenas de naves similares a asteroides que buscaban interceptarlo. Afortunadamente para el Maestro Jedi, los yorik-ets no fueron rivales para sus habilidades de piloto, y el Jade Sabre llegó para ayudarlo, con lo que los yuuzhan vong no pudieron derrotarlos como habían hecho con los intrusos anteriores. Los dos Maestros Jedi volvieron a Dubrillion.[2] Los pretores vong planearon atacar Dubrillion porque estana muy cerca de su base en Helska, y ahí podrían obtener muchos esclavos y especies alienígenas para estudiarlas.[11]

La Batalla de Dubrillion

«La nave de energía, que proveía los escudos más fuertes a un cierto tipo de caza estelar, fue destruida. Así como más de la mitad de las baterías de superficie. Y ahora, estamos seguros, la flota de cazas estelares de Dubrillion ha sido reducida a un puñado.»
Da'Gara[fuente]

Refugio para contrabandistas y otras personas de dudosa ocupación, Dubrillion no era un planeta bien defendido. Contaba con cazas estelares y artillería de turboláser, pero pocos pilotos y operarios. La mayoría de los pillos que frecuentaban Dubrillion desde los meses pasados desaparecieron cuando llegaron noticias de la llegada del convoy de Sernpidal y sus agresivos perseguidores, y los coralskippers acosaron a varias naves que huían del sector. La fuerza invasora sólo estaba compuesta de yorik-ets, mas los cañones de los cascos de viejas naves espaciales reciclados por Lando y sus técnicos no eran rival para las oleadas de cazas estelares enemigos. Los defensores decidieron que los cazas estelares de Dubrillion se enfrentarían al enemigo con apoyo del Corredor I, una vieja instalación minera en un asteroide que había sido modificada para proveer de escudos a las naves que buscaban participar en la atracción principal de Dubrillion, el cinturón de asteroides llamado el Capricho de Lando[75] o simplemente el Cinturón,[2] localizado entre Dubrillion y Destrillion.[11] Para conseguir apoyo, Leia Organa Solo buscó elementos cercanos de la Fuerzas Combinadas de Defensa de la Nueva República, localizando solamente al Star Destroyer clase Imperial II Renovador[76] y sus naves de apoyo en Ord Mantell, a tres días de viaje.[2]

Los niños Solo usando el Agrupamiento de la Fuerza durante la Batalla de Dubrillion.

La armada de coralskippers irrumpió en el sistema Dubrillion y chocó contra la magra fuerza de defensa que había reunido Lando Calrissian, y pronto ambos lados comenzaron a tener fuertes bajas. Los yorik-ets comenzaron a acometer contra la superficie de Dubrillion, y aunque las torres defensivas de Lando destruyeron a la primera oleada con relativa facilidad, los pilotos yuuzhan vong presionaron el ataque, iniciando fuegos en la ciudad y derrotando a los TIE Bombers que trataban de llevarlos lejos de la población civil. Sin embargo, eventualmente las baterías de turboláser y los niños Solo, que estaban ayudando a la defensa en TIEs, obligaron a los coralskippers a romper el ataque y reagruparse en el espacio. El asalto renovado abrumó a los protectores de Dubrillion, pues el Corredor I fue destruido, así como más de la mitad de las baterías de turboláser, y gran parte de los edificios de la ciudad ardieron en llamas. La ciudad se salvó de la ruina total gracias a las acciones de los niños Solo, pues Anakin y sus hermanos entraron en un Agrupamiento de la Fuerza y llevaron a los yuuzhan vong hacia el Capricho de Lando. Los ansiosos pilotos enemigos persiguieron a los TIEs a través del letal cinturón de asteroides, y perdieron docenas de naves antes de retirarse.[2] El poderoso Renovador también fue esencial para asegurar que los yuuzhan vong fueran rechazados de Dubrillion.[11] Sin embargo, era obvio que Dubrillion estaba condenado, pues con sus defensas destrozadas era sólo cuestión de tiempo antes de que Da'Gara atacara de nuevo. Su planeta hermano, Destrillion, fue asaltado por los yuuzhan vong en retirada, más como un gesto de agresión que como un ataque militar estructurado. Reforzado por la llegada de la tercera y última mundonave, la del Prefecto Dooje Brolo, la flota de yorik-ets aumentó en mil elementos. Los tres líderes de los pretores vong finalmente establecieron su base, pues Helska 4 estaba fortificado y Belkadan estaba listo para convertirse en un astillero. Da'Gara y sus compañeros planearon atraer a las fuerzas de la Nueva República y destruirlas en Helska, antes de moverse para capturar Dubrillion y Destrillion, estableciendo una base avanzada en el sistema con un segundo yammosk, que pronto sería engendrado por el coordinador de guerra que ya tenían.[2]

La Segunda Batalla de Helska

«Las cañoneras Ranger pueden manejar a cualquiera de los pequeños—¿cómo los llamó? ¿Coralskippers?—mientras el Renovador destruye cualquier base que esos bárbaros hayan establecido. Será una barrida limpia, se lo aseguro, y entonces podremos volver a los asuntos más importantes a los que se enfrenta la Nueva República.»
―El comandante Warshack Rojo[fuente]

El Renovador y sus escoltas ya se encontraban establecidos en Dubrillion, y el capitán del Destructor Estelar, el corelliano Warshack Rojo, estaba ansioso de llevar la pelea hacia el enemigo. Un coralskipper que había chocado contra la superficie de Dubrillion durante la batalla fue estudiado por Luke Skywalker y los científicos de Lando, y la tecnología orgánica que encontraron dentro confirmaron las sospechas de Skywalker de que la base de los yuuzhan vong se encontraba no en la superficie congelada de Helska, sino bajo la corteza del planeta. Los Solo y los Skywalker formaron un plan en la que el Buen Minero, una de las naves de Lando, lanzaría un rompehielos con Luke Skywalker, que perforaría la superficie del planeta. Una vez dentro, Luke planeaba determinar la amenaza representada por los misteriosos pretores vong, y con suerte incapacitar a sus líderes. Mientras los adultos deliberaban con el comandante Rojo, y Leia Organa Solo trataba en vano de convencer al confiado corelliano de posponer el ataque hasta que llegaran más naves de guerra, Jacen y Jaina Solo tomaron ellos mismos al Buen Minero y el rompehielos al sistema Helska, con la esperanza de completar la misión de su tío en su lugar. Esto obligó a Rojo a actuar, y la pequeña fuerza armada de la Nueva República partió a ayudar al Buen Minero en su misión.[2]

Los yuuzhan vong descubrieron la llegada de Jacen Solo en el rompehielos poco después de que su hermana lo lanzara hacia Helska 4, y pronto fueron coralskippers a investigar. Los yuuzhan vong persiguieron al Buen Minero por el sistema, antes de ser interrumpidos por la súbita llegada del Renovador y sus naves de apoyo. La rápida destrucción de los yorik-ets alimentó la confianza de Rojo, y dirigió su fuerza hacia Helska 4, donde el yammosk se estaba recuperando de la sorpresa y comenzaba a coordinar sus naves; mientras tanto, los coralskippers funcionaron como señuelo para atraer a las fuerzas de la Nueva República hacia las formidables defensas de Helska 4. Una vez que el Renovador y las cañoneras se acercaron lo suficiente, el yammosk lanzó enjambres de coralskippers hacia las naves de la Nueva República y, aunque las cañoneras Ranger se desenvolvieron bien contra los yorik-ets, pronto fueron abrumadas. Cazas enemigos con grandes dovin basals atacaron a las cañoneras, y dos de ellas fueron destruidas cuando un pozo de gravedad las obligó a chocar. No obstante, fue el Renovador quien atrajo mayor atención por parte de los yuuzhan vong, y el poderoso Star Destroyer pronto se vio inmerso en una masa de coralskippers perfectamente coordinados, que constantemente destruían secciones del casco de la nave. Rojo aceleró hacia Helska 4, y les ordenó a sus artilleros disparar contra el planeta. Los ataques resultantes pulverizaron el hielo y crearon una cubierta de niebla sobre la superficie, pero el yammosk siguió intacto. El coordinador de guerra entonces atrapó a la poderosa nave en un campo gravítico colosal y lo arrastró hacia las defensas de la superficie; los pilotos yuuzhan vong continuaron atacando al Star Destroyer, pero fue una oleada de misiles orgánicos de la superficie de Helska 4 los que aniquilaron al Renovador. En vista de que su nave más poderosa había sido destruida, y de la coordinación innatural de sus enemigos, las fuerzas sobrevivientes de la Nueva República se retiraron.[2]

Bajo la corteza de Helska 4, Jacen Solo se infiltró en la base yuuzhan vong y asaltó a los guerreros que defendían a Danni Quee y Miko Reglia. Miko ya había sido roto por las sesiones de tortura telepática con el yammosk, aunque Danni no había sido sometida a ese proceso pues iba a ser sacrificada con honor. La científica pudo ayudar a Jacen a combatir al enemigo, y cuando ambos estaban a punto de ser vencidos, Miko Reglia dio su vida para permitirles escapar. Jacen y Danni se dirigieron al rompehielos y escaparon de la superficie del planeta, Jaina los recogió en el Buen Minero y rápidamente partieron hacia Dubrillion antes de la retirada de las fuerzas de la Nueva República.[2]

Amarga Victoria

«El Prefecto Da'Gara y los Dominios Pretores—¿qué les ganaron sus acciones blasfemas mas que tumbas de hielo en lo poco que queda de Helska 4, tan lejos de Yuuzhan'tar que bien pudiera estar en la galaxia que dejamos atrás?»
―El Supremo Soberano Shimrra Jamaane[fuente]

La mayoría de los pretores vong fueron destruidos en la Segunda Batalla de Helska.

Danni Quee pudo darle a los restos en shock de la fuerza de Rojo información vital sobre los pretores vong y, más importante, le explicó a Luke Skywalker y los demás la importancia y habilidades del yammosk. Pronto decidieron que el yammosk era la máxima amenaza, pero estaba demasiado bien defendido para un ataque a la superficie, pues todos habían visto sus formidables poderes a la hora de destruir al Renovador. Mientras las fuerzas de Da'Gara se preparaban para continuar con la invasión, Anakin Solo se dio cuenta de que el yammosk, protegido por las aguas calentadas por volcanes bajo la superficie de Helska 4, podía morir si se congelaba su entorno. Lando Calrissian tenía la respuesta, pues años antes, durante una operación minera en el extremoso Nkllon, había usado naves escudo para reflejar la energía de la estrella de Nkllon. Calrissian tenía varias naves escudo en Destrillion, y seis de ellas se unieron a la pequeña fuerza que regresó al sistema Helska; el Halcón Milenario, el Jade Sabre, Kyp Durron y un escuadrón de cazas estelares y varios de los navíos restantes de la Nueva República iniciaron un peligroso salto hiperespacial que los llevó directamente sobre la superficie de Helska 4. Varias naves se perdieron al llegar, incluyendo un crucero, mas Luke logró que la inserción fuera sorpresiva y atrapó a Da'Gara con la guardia baja. Muchos de los yorik-ets se encontraban en otros planetas buscando sobrevivientes del encuentro anterior, pero Da'Gara en comunión con un yammosk se sentía tan confiado como el comandante Rojo lo había estado y no estaba preocupado por este nuevo ataque, si acaso algo divertido. Su única preocupación fue que una X-wing que había atravesado la formación de yorik-ets tratara de rescatar a su prisionera escapada, Danni Quee, pues el Prefecto asumía que ella todavía estaba en el planeta, por lo que mandó retirar a la mayoría de los cazas para que defendieran de cerca la superficie del planeta.[2]

Ya que las naves escudo estaban desviando la energía de la estrella de Helska para evaporar el hielo, se comenzó a formar una capa de niebla en la atmósfera. La cálida agua volcánica que cubría al yammosk se enfrió y comenzó a congelarse, y aunque la defensa de los yuuzhan vong estaba coordinada, y tres naves escudo fueron destruidas en rápida sucesión, la evaporación había alcanzado una etapa autosustentable. Las aguas alrededor del yammosk se congelaron instantáneamente, matando al coordinador de guerra de Da'Gara, y en este frío extremo el planeta detuvo su rotación natural. Los confundidos yorik-ets se dirigieron a su base, y las fuerzas de la Nueva República se retiraron velozmente, pues sabían que el planeta estaba condenado. La expansión del hielo, combinado con las titánicas fisuras que estaba sufriendo la superficie, hicieron que estallara Helska 4. Los pretores vong fueron diezmados, pues sus líderes, su yammosk y la mayor parte de su flota y sus guerreros murieron en un instante. Las naves restantes, sin coordinación, fueron destruidas por naves de la Nueva República en los sectores restantes. Sin embargo, para Han Solo la victoria fue amarga. Con la muerte de Chewbacca, la galaxia se había convertido en un lugar más peligroso. Aún así, pasarían dos meses antes de la siguiente acción ofensiva de los yuuzhan vong, que estaban amasando sus fuerzas.[2] Posteriormente, los tácticos yuuzhan vong tomaron nota de las naves de la Nueva República que habían estado presentes gracias a los villips que Da'Gara había dejado en el sistema. Ya que el Halcón Milenario había sido registrado, el carguero ligero fue ingresado en la base de datos yuuzhan vong como una amenaza clave.[23]

El Reagrupamiento de los Yuuzhan Vong

«Esta es la culpa de nom Anor, ese hijo de máquinas maldito por los dioses. Si su gente hubiera ganado esas batallas, habría dictado el curso de la invasión. Sus fracasos dictaron mis primeros movimientos, pues no podíamos dejar que la vergüenza de su derrota cayera sobre nuestra victoria.»
Shedao Shai[fuente]

Después de las maquinaciones de los pretores vong y su fracaso al establecer una base de operaciones firme en la galaxia,[2] y con el Maestro de Guerra Tsavong Lah, el Comandante Supremo Nas Choka y el Supremo Soberano Shimrra aún viajando por el Vacío Intergaláctico,[23][24] un guerrero tenía que hacerse cargo de la invasión. El comandante elegido fue Shedao Shai, el nieto de Mongei Shai, que había permanecido en Bimmiel cincuenta años antes. El prestigio obtenido por el Dominio Shai después del sacrificio de Mongei le permitió a Shedao ser electo para esta posición. Sin embargo, el Maestro de Guerra Lah percibió una amenaza en este súbito ascenso de Shai, y contactó a Deign Lian, subordinado de Shai con ambiciosas aspiraciones políticas perteneciente al debilitado Dominio Lian, que deseaba desesperadamente el rango de Shai. Juntos, el Maestro de Guerra y el teniente tramaron un plan para derribar a Shedao Shai, cuya determinación inquebrantable de recuperar los huesos perdidos de Mongei Shai de Bimmiel fue una vía ideal para atacarlo. No obstante, esta intriga política no afectó el curso de la invasión.[15] Las fuerzas de Shai no se enfrascaron en hostilidades a gran escala por algún tiempo, y el comandante no convocó a todas las fuerzas yuuzhan vong a que se sometieran a su mando para continuar la invasión en masa. Shai estaba molesto por el vergonzoso fracaso de los pretores vong, que habían sido prácticamente aniquilados sin haber logrado ningún avance militar salvo la terraformación de Belkadan y la destrucción de Sernpidal, y decidió convertir al golpeado Dubrillion en su base de operaciones para la siguiente fase de la invasión.[14]

Ofensiva en el Borde Exterior

«Los mundos del Borde deben unirse y juntar sus fuerzas militares para combatir a los yuuzhan vong. No sabemos a dónde atacarán después, pero todos debemos estar listos para dedicar fuerzas a esa batalla.»
Leia Organa Solo[fuente]

Preparándose para la invasión a gran escala que estaba por venir—pues Shai se vio obligado a reconquistar los planetas que Da'Gara había perdido—[15], las fuerzas de Shai se dirigieron a Dubrillion. Aunque la nave de mando de Shai, el gran crucero Kor Chokk Legado de Tormento, no participó en esta campaña, una fuerza de tamaño considerable se reunió en los cinturones de asteroides que rodeaban el sistema Dubrillion y lanzaron incursiones a ambos planetas, eliminando a sus elementos más débiles mientras hacían retroceder a los defensores.[14] Dubrillion había quedado sin la protección de las naves de la Nueva República tras la victoria en Helska, y sólo quedaron para defenderlo las pocas fuerzas locales.[11] Los pilotos de Calrissian, la mayoría combatiendo en Uglies que no eran rivales para los yorik-ets enemigos, trataron de atraer a los yuuzhan vong hacia las defensas de Dubrillion, pero las fuerzas de Shai eran muy diferentes a los pretores vong. Los coralskippers atacaron constantemente a las naves salientes mientras Dubrillion era evacuado poco a poco. La alguna vez rica ciudad gradualmente fue reducida a escombros mientras las defensas iban siendo destruidas una por una.[14] Lando dirigió a la mayor parte de los evacuados hacia Dantooine, y otra oleada de refugiados se dirigió al Remanente Imperial, a Bastion y a Muunilinst. A pesar de que la invasión apenas tenía dos semanas, el Borde Exterior quedó sumido en el caos y el miedo.[11]

Los Mandalorianos entran en Acción

«Ahora puedes arrastrarte hasta Coruscant y decirle a tu esposa que los Mandalorianos han vuelto. Trabajamos para el mejor postor, y los vong parece que tienen todos los créditos de la galaxia.»
Boba Fett a Han Solo[fuente]

Los Mandalorianos, que Nom Anor había contratado para ayudar a los yuuzhan vong en la invasión, comenzaron a trabajar. En su reunión con el Mandalore Boba Fett antes de la derrota de los pretores vong, Anor había pedido que los Mandalorianos se apropiaran del espaciopuerto del planeta Birgis, en el Sector Dalonbian.[43] Previamente los yuuzhan vong habían capturado Seline, y desde ahí se mobilizaron hacia el cercano Birgis.[8] Fett decidió usar el ataque Mandaloriano como una oportunidad de darle información del siguiente blanco de los yuuzhan vong, Nuevo Holgha, a elementos de la Nueva República. Mientras los Protectores Mandalorianos de Fett se hicieron con el espaciopuerto, una fuerza yuuzhan vong atacó Birgis, expulsando a la ínfima fuerza de la Nueva República en órbita antes de aterrizar tropas en el espaciopuerto y matar a todos los presentes. Sin que los yuuzhan vong descubrieran su traición, Fett se las arregló para advertir a una piloto durante la batalla que Nuevo Holgha sería el siguiente planeta en ser atacado por los invasores. Sin embargo, antes del asalto en Birgis, Fett había tomado varias acciones para convencer a la galaxia de que los Mandalorianos se habían aliado con los yuuzhan vong,[43] incluyendo un encuentro de los Protectores Mandalorianos en entrenamiento con Han Solo en Raxus Prime.[77] Este, entre otros factores, hizo que la Nueva República descartara la información de Fett y enviara las fuerzas apostadas en Nuevo Holgha para defender otro mundo del Borde Exterior, Pedd IV.[43] Pedd IV fue empleado por la Nueva República como un mundo fortaleza desde el cual la flota se mobilizó para defender Axxila, que cayó en poder de los yuuzhan vong. El mismo Pedd IV fue conquistado por los yuuzhan vong en el segundo año de la guerra.[8] Desde Birgis los yuuzhan vong atacaron y conquistaron Ord Janon, casi en el borde de la galaxia.[8] Una unidad militar de élite que sí se alió con los yuuzhan vong fue la Guardia Nova de Ailon, que se unió a la campaña de los yuuzhan vong en el primer año de la guerra debido a la impresionante habilidad marcial de los invasores. La Guardia Nova ayudó a los yuuzhan vong a conquistar varios mundos del Borde Interior.[45]

La Respuesta de la Nueva República

«Una especie previamente desconocida ha lanzado una serie de ataques en el Borde. Ellos destruyeron la estación ExGal-4 en Belkadan, atacaron al planeta Dubrillion, destruyeron a la nave de la Nueva República Renovador en Helska, y aniquilaron al planeta Sernpidal al estrellar su luna contra él. Pudimos localizar la base alienígena en Helska 4 y destruirla, pero esto no termina con la amenaza.»
Leia Organa Solo[fuente]

El Jefe de Estado de la Nueva República Borsk Fey'lya.

Desafortunadamente para los asediados mundos de los Territorios del Borde Exterior, no estaba presente la poderosa mano de las fuerzas armadas de la Nueva República.[14] Dos meses después de los eventos en Dubrillion y Helska, los yuuzhan vong no habían llevado a cabo ninguna acción abiertamente, por lo que aparentemente "desaparecieron" y muchos llegaron a pensar que solamente eran fantasías y rumores.[11] Leia Organa Solo, que volvió a Coruscant como embajadora de Dubrillion, finalmente logró obtener una audiencia con el Senado de la Nueva República, dos meses después de que Danni Quee fuera capturada por Da'Gara. Una vez que ella informó al Senado de la situación, varios senadores la acusaron de tratar de manipularlos y de ser una sensacionalista tratando de agravar al Senado al darse una posición de mayor autoridad; como una otrora Jefe de Estado, sus detractores pensaban que Leia estaba haciendo un intento desesperado de volver al poder, buscando un golpe de estado contra Fey'lya. El bloque anti-Jedi, dirigido por el senador sullustano Niuk Niuv, criticó las acciones de la Orden en Rhommamool, y denunció que la información que brindaba Leia era un ardid para desviar la atención de la Nueva República lejos de las acciones de los Jedi, considerados problemáticos y rebeldes. Asimismo, ya que ella no tenía pruebas tangibles de que los yuuzhan vong fueran a volver a la galaxia, y dado que los senadores no creían que ellos pudieran destruir un Star Destroyer con meras "rocas", Organa Solo no pudo convencer a los senadores de que era inminente una invasión que podía destruir a la Nueva República. Con su vital información desacreditada, incluso un intento del senador caamasi Elegos A'Kla para apoyar a Leia no pudo cambiar la opinión de Fey'lya y los senadores de más influencia, y el senado no se preocupó más por los yuuzhan vong. Leia entonces decidió partir por su cuenta a buscar ayuda donde pudiera encontrarla, y el senado autorizó que el senador A'Kla la acompañara para buscar información sobre la invasión.[14] Muchos líderes de la Nueva República creyeron que la fuerza de los yuuzhan vong había sido exagerada, y algunos senadores pensaron que se podía llegar a una solución pacífica.[11]

Efectivamente, no fueron los políticos quienes tomaron acción, sino facciones dentro de las fuerzas armadas. Traest Kre'fey, un almirante bothan, se dio cuenta de la amenaza real a la que se enfrentaba la Nueva República, y comenzó a prepararse para enfrentarse a los misteriosos invasores. Dos días después de la audiencia fallida de Leia en el Senado, él usó datos que ella había llevado para crear una simulación en la que sus pilotos combatieran coralskippers. Al hacer esto Kre'fey estaba arriesgando su puesto, mas el almirante era conocido por su iniciativa e innovación, y el hecho de estar apostado en el Borde Exterior le permitió seguir un curso de acción flexible. Las fuerzas yuuzhan vong habían incrementado su campaña en la región, atacando convoyes y naves de suministros. Las rutas que conectaban a la Nueva República con el Remanente Imperial frecuentemente eran atacadas, lo que puso fin a la piratería que irónicamente había sido una espina en el costado de la Nueva República, y el objetivo principal de la Docena de Vengadores Más Dos de Kyp Durron antes de la guerra.[14] Kre'fey hizo que el afamado Escuadrón Pícaro,[78] en manos del piloto veterano Gavin Darklighter, entrenara contra los coralskippers en los simuladores, antes de llevárselos a bordo del Crucero de Asalto Bothan Ralroost, su nave insignia, a un sistema sin nombre a la mitad de Bastion, capital del Remanente Imperial, y el Sector Corporativo. Ahí descubrieron los dañados restos de las fuerzas de un pirata relativamente famoso, Urias Xhaxin, y después de una breve pelea se llevaron a los piratas para interrogarlos. Xhaxin y su tripulación habían emboscado un convoy del Remanente Imperial, sólo para ser sorprendidos por los yuuzhan vong, que ya habían destruido a su blanco. Debido a esto, Kre'fey desplegó al Escuadrón Rogue en la región para buscar a los invasores en áreas susceptibles de ataque, para que el gobierno de la Nueva República pudiera tener pruebas de que los yuuzhan vong eran una amenaza real.[14]

Respuesta de la Orden Jedi

«Los voy a enviar a peligros que ni siquiera puedo adivinar. Espero que todos vuelvan ilesos, pero sé que eso no pasará. Si bien el mundo exterior puede estar dividido contra nosotros, no podemos darnos el lujo de estar divididos entre nosotros. Si no permanecemos juntos, seremos destruidos, y con nosotros caerá la galaxia.»
Luke Skywalker en el Cónclave en Yavin 4[fuente]

Luke Skywalker convocó una reunión de la Orden Jedi en el Praxeum en Yavin 4 para tomar una decisión sobre los yuuzhan vong. Se formó un cisma entre el bloque moderado y tradicionalista del Maestro Skywalker y la facción más beligerante y radical de Kyp Durron, que deseaba combatir más agresivamente a los invasores. Luke despachó a los Jedi a varias misiones para determinar la extensión de las fuerzas desplegadas contra la Nueva República, y manteniendo a los Jedi no como soldados en el frente de guerra, sino como exploradores y defensores. La mayoría de los Jedi recibieron asignaciones por parejas, y partieron prontamente. Ya que Mara Jade Skywalker continuaba convaleciente, su esposo le sugirió que fuera a Dantooine a descansar, pues ese mundo tenía una poderosa presencia en la Fuerza, y envió al joven Anakin Solo a acompañarla.[14]

Rescate en Bimmiel

Dra. Anki Pace: «Parece, Horn, que piensas que estamos involucrados de alguna forma con su pelea con los yuuzhan vong.»
Corran Horn: «Están hasta el cuello en ella. En el mejor de los casos ellos están solamente explorando. En el peor han venido a recuperar el cuerpo de un viejo explorador y ustedes están sentados justo arriba de él. Ustedes lo desenterraron, lo midieron y analizaron. Puede que ellos lo consideren un tipo de profanación, y puede que quieran destruir a cualquiera que haya hecho algo así.»
— La doctora Anki Pace y Corran Horn [fuente]

Corran Horn y Ganner Rhysode en Bimmiel.

Luke Skywalker asignó a Corran Horn y a Ganner Rhysode viajar al remoto planeta Bimmiel, un mundo deshabitado en el corredor de invasión de los yuuzhan vong, e inspeccionar el caso de un equipo xenoarqueológico de la Universidad de Agamar que había perdido el contacto con sus superiores. Ambos Jedi, que no se llevaban bien, fueron a Bimmiel en el carguero Dalliance y rápidamente descubrieron que el satélite de comunicaciones del grupo de xenoarqueólogos estaba descompuesto, y que no había signos de los yuuzhan vong. Los Jedi aterrizaron en la arenosa superficie de Bimmiel y, esquivando y combatiendo slashrats—los peligrosos depredadores dominantes—fueron al campamento de los xenoarqueólogos. Su líder, la doctora Anki Pace, le mostró a Corran los restos modificados de lo que el Jedi identificó como un guerrero yuuzhan vong; sin que ellos lo supieran, el guerrero era Mongei Shai. El comandante Shedao Shai había enviado a dos de sus familiares, Dranae y Neira Shai, a recuperar los restos de su abuelo, mas debido a la fluctuación de los campos magnéticos de Bimmiel, no sabían el lugar exacto donde se localizaba Mongei. Ya que era una semana de tormentas, los Jedi se quedaron con los estudiantes, alternando guardias en la noche. Después de que pasaran las tormentas, Corran y Ganner fueron a explorar las cercanías, pues Horn pensaba que los yuuzhan vong tendrían que explorar Bimmiel para buscar los restos del guerrero. A una distancia no muy lejana, encontraron un campamento yuuzhan vong hecho de lo que parecían ser conchas de moluscos invertidas, donde atestiguaron cómo dos guerreros golpeaban brutalmente a un esclavo hasta matarlo. Ganner quería luchar contra los yuuzhan vong y liberar a los esclavos, pero Corran le aconsejó prudencia, pues no sabían si había más yuuzhan vong, y al revelar su presencia los yuuzhan vong podrían buscar y atacar a los xenoarqueólogos. Resentido, Ganner aceptó de mala gana, y los dos Jedi regresaron al campamento con varias muestras de escarabajos que los yuuzhan vong tenían alrededor de su cuartel.[14]

Los estudiantes analizaron estas muestras y concluyeron que los yuuzhan vong estaban alterando la atmósfera de Bimmiel. Corran quería introducir un virus que haría que los escarabajos del campamento produjeran esencia de muerte de slashrats, lo que ocasionaría un frenesí alimentario en los depredadores. La doctora Pace no estuvo de acuerdo, insistiendo que sólo eran académicos y que no querían involucrarse en la lucha. Ganner los apoyó, sugiriendo que él y Corran combatieran a los yuuzhan vong y los eliminaran. Los Jedi descubrieron que faltaban dos estudiantes, que habían ido a reparar una estación meteorológica, y fueron a buscarlos. Los Jedi rastrearon a los estudiantes hasta el campamento yuuzhan vong, y después de vigilarlo varios días descubrieron que aparentemente sólo estaban los dos guerreros, y que los esclavos estaban muriendo. Horn y Rhysode volvieron al campamento y le dijeron a la doctora Pace que evacuara a los estudiantes mientras ellos liberaban a los prisioneros, y luego pasaran por ellos para salir de Bimmiel. Mientras un estudiante controlaba una sonda remota para distraer a los guerreros, los Jedi rescataron a los estudiantes del Abrazo de Dolor, mas los guerreros regresaron más pronto de lo esperado. Corran le ordenó a Ganner que se llevara a los prisioneros, mientras él luchaba contra los guerreros. Corran mató a Neira Shai con relativa facilidad, pero Dranae Shai, más experimentado, fue un oponente duro, y el Jedi derrotó a su rival después se él mismo ser herido gravemente y envenenado por el anfibastón del guerrero. Ganner volvió a rescatarlo, y lo llevó al tanque de bacta del Dalliance, lo que le salvó la vida. Con los estudiantes a salvo, los Jedi salieron de Bimmiel. Poco después Shedao Shai llegó a Bimmiel con más guerreros, que investigaron lo ocurrido, y Shai juró matar al Jeedai que había matado a sus parientes.[14]

Exploración en Belkadan

«He guardado la misión más peligrosa para mí, y te quiero conmigo. Porque ya has lidiado antes con los yuuzhan vong, tienes la experiencia que necesito. Nos llevaremos a Artoo e iremos de regreso a Belkadan, para ver lo que el agente yuuzhan vong estaba tratando de crear ahí.»
Luke Skywalker a Jacen Solo[fuente]

El Maestro Jedi Luke Skywalker en Belkadan.

Luke Skywalker decidió ir a Belkadan para inspeccionar el daño que habían causado al planeta, y llevó consigo a su sobrino Jacen Solo y a su fiel droide astromecánico R2-D2. Al llegar al planeta, se sorprendieron al notar que la atmósfera, que un par de meses antes había sido tóxica con altas concentraciones de dióxido de carbono y azufre, ahora era respirable. Los Jedi aterrizaron su nave a corta distancia de la instalación ExGal-4, y al llegar a ella se encontraron con que los yuuzhan vong la habían dañado y habían destruido todo el equipo electrónico que pudieron encontrar. Sabiendo que era muy probable que se encontraran con guerreros yuuzhan vong, ambos Jedi se pusieron trajes de combate y exploraron los alrededores, encontrando agresiva flora yuuzhan vong que estaba desplazando rápidamente a la vegetación nativa. Pronto Luke y Jacen descubrieron una villa yuuzhan vong, donde había varios esclavos con coral de aumento—dolorosas protuberancias óseas—que cuidaban un pequeño astillero de yorik-ets y un sembradío de villips, que los yuuzhan vong usaban para comunicarse a largas distancias.[14] El planeta entero estaba siendo transformado por los yuuzhan vong en una fábrica para construir biots de guerra, la cual para ese momento tenía cientos de kilómetros de superficie. A los invasores no les interesaba que los esclavos murieran con facilidad, pues su suministro era constante, y el sistema que los controlaba estaba siendo probado. Los yuuzhan vong dividían a sus cautivos en dos grupos: los que mostraban valor y dignidad eran sacrificados a los dioses, pero los que suplicaban por sus vidas eran implantados con coral de aumento para convertirlos en esclavos.[11] Jacen quería liberar a los esclavos, controlados por los yuuzhan vong por medio de las protuberancias, pero su Maestro le dijo que primero tenían que explorar bien el lugar y evaluar las capacidades de sus oponentes. Antes de retirarse del lugar, ambos observaron cómo un yuuzhan vong golpeaba y mataba a un esclavo anciano, mostrando una brutalidad que sorprendió a los Jedi.[14]

De vuelta en ExGal-4, Jacen tuvo un sueño que interpretó como una Visión de la Fuerza, y decidió ir a liberar a los esclavos sin decírselo al Maestro Skywalker o a R2-D2. Sin embargo, al llegar al campamento yuuzhan vong se enfrentó a un guerrero que lo venció después de un breve duelo, y cayó inconsciente. El joven Jedi despertó atado al Abrazo de Dolor, que le impedía concentrarse para poder usar la Fuerza, por lo que no pudo impedir que un implantador le clavara una semilla de coral de aumento bajo el ojo derecho, lo que haría que le crecieran las protuberancias óseas que controlaban a los esclavos. Desesperado, Jacen trató de jalar su sable de luz con la Fuerza, y aunque el sable se movió, lo hizo en la dirección opuesta, hacia Luke Skywalker, que con dos sables de luz venció a los guerreros del lugar. Skywalker liberó a su sobrino y le extrajo la semilla de coral antes de que pudiera crecer. Una vez listos, Luke le dijo a su sobrino que tenían que salir de Belkadan y dirigirse a toda prisa a Dantooine, pues él también había recibido una visión de la Fuerza, y en aquel planeta pronto necesitarían su ayuda.[14]

La Búsqueda de Ayuda

«La lucha para detener a los yuuzhan vong comienza aquí. Si otros mundos son tan valientes como Agamar, tal vez la pelea se detenga aquí, más allá del Borde, y la paz que todos hemos ganado nunca vuelva a ser amenazada.»
Leia Organa Solo[fuente]

Leia Organa Solo, Jaina Solo y Danni Quee partieron a Agamar acompañadas por el senador Elegos A'Kla, y ante el Consejo Agamariano presentaron toda la información que tenían sobre la invasión de los yuuzhan vong a la galaxia. Leia deseaba una ayuda militar, mas no se sentía optimista. El Consejo Agamariano aceptó ayudar, y aunque debido a que no todas las facciones dentro del mismo estaban de acuerdo, no pudo prestar una ayuda militar, pero sí se comprometió a enviar transportes para evacuar a los refugiados de Dubrillion y otros mundos, y a proporcionar pasaje seguro a los refugiados que llegaran a Agamar. Después de esto, el grupo partió hacia Dubrillion a revisar la situación del planeta. Al llegar a Dubrillion, un agotado Lando Calrissian les dijo que las continuas incursiones de los yuuzhan vong habían destruido la mayoría de las defensas del planeta. Lando, frustrado, admitió que sólo era cuestión de tiempo antes de que los yuuzhan vong arrasaran con su planeta, pues esta nueva oleada de enemigos era diferente a los pretores vong, ya que se mostraban más hábiles y precavidos. Sin embargo, lo peor de todo era que los yuuzhan vong aparentemente estaban tanteando a los defensores para aprender sus tácticas, fortalezas y debilidades, y poder explotarlas después.[14] La intención de los yuuzhan vong era atacar Dubrillion para que la Nueva República enviara refuerzos militares más capacitados, y así probar sus habilidades contra adversarios más dignos.[11] Los habitantes de Dubrillion sabían que sería imposible evacuarlos a todos, por lo que se seleccionaron a los mejores y más brillantes, y gran parte de la población tuvo que resignarse a estar presente cuando los yuuzhan vong decidieran atacar con fuerza.[14]

La Evacuación de Dubrillion

«Ya sabemos, incluso a pesar de la generosidad de los agamarianos que enviaron a todas las naves que tenían, que no podemos salvar a todos aquí.»
―El almirante Traest Kre'fey[fuente]

Dantooine, un planeta remoto ideal para los refugiados.

El almirante Kre'fey llegó a Dubrillion para ayudar a evacuar al planeta. Las naves que habían enviado los agamarianos hacían constantes viajes de ida y vuelta hacia Agamar, mas no podían darse abasto solas, y las naves de combate de Kre'fey no estaban equipadas para albergar pasajeros. Los suministros y pertrechos también escaseaban, y aunque los yuuzhan vong no molestaban mucho a las naves que se iban una por una, era evidente que se esperarían a que partiera el convoy para atacar. Ya que en una reciente confrontación con yorik-ets el Escuadrón Rogue había perdido a dos de sus miembros, el coronel Darklighter eligió a Jaina Solo para formar parte del legendario escuadrón en base a su alta puntuación al" Correr el Cinturón" en el Capricho de Lando. Una vez que todo estuvo listo, las naves de Kre'fey formaron un perímetro alrededor de los transportes de refugiados y se apresuraron a salir del sistema, con la idea de tomar una ruta indirecta hacia Agamar.[14] Los yuuzhan vong decidieron atacar cuando hubo salido la última nave,[11] y atacaron con más que simples coralskippers, pues su flota comprendía una gran nave de guerra miid ro'ik. Al Escuadrón Rogue le correspondió atacar esta nave, designada Roca Uno, que al verse agredida creó un campo de interdicción que impidió que la mayoría de las naves pudieran saltar al hiperespacio con rumbo a Agamar. Por ello, el convoy se desvió hacia Dantooine, pues no tenía provisiones para ir más lejos.[14]

La Batalla de Dantooine

«Nadie olvidará lo que ocurrirá aquí, ni yo ni los que sobrevivan. Lo único que lo pudiera hacer peor es saber que no hice nada para detener la masacre.»
Elegos A'Kla[fuente]

Atrincheramiento

«No podemos irnos de Dantooine aún. Leia y algunos de los refugiados de Dubrillion aterrizaron aquí en el continente al sureste. Cuando llegamos al sistema vimos a una enorme nave yuuzhan vong que enviaba naves de desembarco de tropas a la superficie, y parece que encontraron al continente tan hospitalario como Leia.»
Luke Skywalker[fuente]

En Dantooine, Mara Jade Skywalker y Anakin Solo habían tenido unos cuantos días de descanso junto a los primitivos indígenas dantari, mas pronto descubrieron que los yuuzhan vong también habían llegado al planeta, y tuvieron que escapar de ellos durante varios días. Luke Skywalker y Jacen Solo llegaron de Belkadan en el momento justo para rescatar a sus familiares, y les comunicaron de la llegada de Leia, Jaina, Danni, el senador A'Kla y los refugiados. El almirante Kre'fey tuvo que regresar a Coruscant, y dejó dos compañías de infantería y al Escuadrón Rogue para proteger al improvisado campamento de refugiados, así como armas para que los refugiados pudieran defenderse.[14] Los refugiados no tenían los medios ni el abastecimiento para salir del planeta, por lo que su única opción era procurar defenderse lo mejor que pudieran y esperar a que llegaran a evacuarlos nuevamente.[11] Varios veteranos de la Guerra Civil Galáctica organizaron a los refugiados, y los cargueros formaron un perímetro alrededor del campamento, con sus turbolásers sirviendo de artillería improvisada. Luke y Jacen habían visto una nave enemiga desembarcar tropas no lejos del campo de refugiados, y todos esperaban con nerviosismo el momento del ataque. Aparte de los Rogues, se formaron dos escuadrones con los cazas sobrevivientes de Dubrillion: el Escuadrón Savage apoyaría a los Rogues en la lucha aérea, y el Escuadrón Tough, con naves en mal estado, se dedicaría a atacar a la infantería enemiga. El senador A'Kla insistió en quedarse en Dantooine, pues a pesar de que compartía la filosofía pacífica de su especie, no podía partir y dejar que inocentes fueran masacrados.[14] Por su parte, Los yuuzhan vong, al mando del comandante Shedao Shai, diseñaron su asalto al campo de refugiados en tres fases, de las cuales dos eran simples pruebas. La primera era combate convencional de cazas estelares, con yorik-ets combatiendo contra los escuadrones de la Nueva República. La segunda era el ataque terrestre diseñado para probar las tácticas de las fuerzas de la Nueva República, con el objetivo secundario de infiltrar guerreros yuuzhan vong en los grupos de refugiados. Por último, la tercera fase se refería a la interdicción hiperespacial, para que los refugiados no pudieran escapar de Dantooine y se pudieran probar nuevamente las tácticas de los defensores hasta que todos murieran.[11]

Asalto al Campamento

«Esto será solo una matanza, pura y aterradoramente simple.»
―Pensamientos de Luke Skywalker[fuente]

La Batalla de Dantooine.

A mitad de la noche, los yuuzhan vong comenzaron su asalto. Una columna de infantería y vehículos de apoyo de más de cinco kilómetros de largo avanzó hacia el campamento, y los cazas de la Nueva República se apresuraron a eliminar a sus contrapartes yuuzhan vong. Uno de los vehículos yuuzhan vong era un pastor de thralls, que controlaba a la primera oleada de las fuerzas yuuzhan vong, compuesta de chazrach, una especie reptoide que había servido a los yuuzhan vong durante milenios. Leia Organa Solo descubrió varios yuuzhan vong infiltrados que se habían disfrazado de refugiados, y con ayuda de Mara Jade Skywalker, Danni Quee y Lando Calrissian acabó con esta amenaza, no sin perder a algunos refugiados en el proceso; asimismo, un yuuzhan vong mató sólo con las manos a su guardaespaldas noghri, Bolpuhr. El coronel Bril'nilim, que estaba al mando de las fuerzas terrestres de la Nueva República, ordenó abrir fuego cuando los enemigos estuvieron a doscientos metros de distancia, y poco después los chazrach cargaron contra las improvisadas murallas del campamento, frenados por los disparos de bláster de los soldados y algunos refugiados y por los sables de luz de Luke Skywalker y sus dos sobrinos. Ya que los chazrach sí podían ser percibidos en la Fuerza, los Jedi no tuvieron problemas para derrotarlos fácilmente, pero eran tantos que no había esperanza de contenerlos. Los ataques de los vehículos yuuzhan vong abrieron huecos en la formación de la Nueva República, por donde se abalanzaron los chazrach y atacaron directamente a los aterrorizados refugiados.[14] Por cada refugiado que mataban, morían cinco reptoides, pero debido a su número era imposible detener su avance.[11] En los cielos de Dantooine, los escuadrones de la Nueva República pudieron vencer a los coralskippers, pero a un gran costo: el Escuadrón Rogue perdió a la mitad de sus miembros, el Escuadrón Savage fue reducido a tres cazas, y el Escuadrón Tough fue completamente destruido. Gracias a un comentario del joven Anakin, a Luke se le ocurrió una idea, y le pidió un aventón al senador A'Kla en la lanzadera clase Lambda Impervious. La Impervious envió telemetría a los cazas del coronel Darklighter y Jaina Solo, que dispararon dos misiles cada uno hacia el pastor de thralls y el Maestro Skywalker usó la Fuerza para hacer que los agujeros negros miniatura que produjeron los dovin basals del pastor de thralls devoraran al vehículo. Sin un blanco, los misiles detonaron en el suelo, devastando completamente el área y eliminando a un gran número de enemigos. No obstante, la táctica requirió tanto esfuerzo de su parte que Luke perdió el conocimiento poco después de haber tenido éxito su plan. El Maestro Jedi le consiguió así a los defensores un momento de respiro, pues con la destrucción de pastor de thralls los chazrach perdieron el control y la disciplina, y atacaron salvajemente a todo lo que se les puso enfrente, incluso a ellos mismos. Mientras la Impervious arrasaba con los alocados atacantes, Leia Organa Solo le informó a sus hijos que aún quedaba la segunda hueste de los yuuzhan vong, a la que Luke no podría derrotar; debido a que habían muerto muchos refugiados y soldados, los suministros ya no eran un problema, y había llegado el momento de salir de Dantooine antes de que los yuuzhan vong arrasaran con todos.[14]

Escape de la Masacre

«Siento que Dubrillion y esta lucha aquí han sido sólo un ejercicio. Los yuuzhan vong han estado aprendiendo. Esta táctica del interdictor es algo que no hicieron en el primer ataque en Dubrillion. Quieren mandarnos de nuevo ahí para probarnos de nuevo. Si tratamos de huir, morimos aquí arriba. Si no, morimos allá abajo. De todas formas estamos muertos.»
Leia Organa Solo[fuente]

Los soldados y refugiados sobrevivientes subieron a los cargueros, y los cazas estelares los escoltaron. No obstante, en el espacio descubrieron que una miid ro'ik, tal vez la misma Roca Uno de Dubrillion, estaba creando un campo de interdicción que les impediría salir del sistema. Los disparos de las naves yuuzhan vong tenían la intención de desviar a las naves de refugiados de regreso a Dantooine, donde las tropas terrestres podían aniquilarlos.[14] Los yuuzhan vong tenían pensado usar a los refugiados para aprender todas las estrategias que pudieran sobre la Nueva República, y dejar escapar a un puñado en naves que llevarían yuuzhan vong infiltrados para sembrar el caos en otros mundos, todo esto como preparación para ofensivas mayores en el futuro.[11] Los refugiados y sus escoltas, cansados y despavoridos por los horrores de los que habían sido testigos, no tenían escapatoria. Sin embargo, el almirante Kre'fey regresó justo a tiempo con la Ralroost, apoyado por el Arcoiris Corusca, un crucero Inmovilizador 418 al mando del capitán Rimsen. Rimsen, un agamariano, había desobedecido las órdenes del Jefe de Estado Fey'lya de regresar de su planeta natal, sintiendo que la verdadera razón de sus órdenes era que su fuerza no estuviera disponible para pelear, y tal vez ser destruida, en Dubrillion o Dantooine. Sin embargo, él se había enterado por su familia de la visita de la Princesa Leia a Agamar, y se unió a la fuerza de ayuda de Kre'fey. El almirante bothan ordenó abrir fuego con todas las armas disponibles, dañando fuertemente a la nave interdictora yuuzhan vong. Kre'fey temió que los yuuzhan vong decidieran por la fuerza rechazar a su fuerza de ayuda, mas las naves enemigas se retiraron, y los sobrevivientes de la Nueva República se dirigieron a Agamar lo más rápido que pudieron, dando fin a la Batalla de Dantooine.[14] La conquista de Dantooine por parte de los yuuzhan vong provocó la casi extinción de los dantari nativos,[8] y los invasores hicieron un cráter de dos kilómetros de largo que llenaron con huesos.[27]

La Nueva República Declara la Guerra

«¿Es esto lo que quieres, Jefe Fey'lya? ¿Quieres ser humillado? ¿Quieres ser recordado como el que llevó a la Nueva República a tal ruina que yo tuve que rescatarla de nuevo?»
Leia Organa Solo a Borsk Fey'lya[fuente]

Leia Organa Solo obligó a Borsk Fey'lya a reconocer la invasión.

Gavin Darklighter, Leia Organa Solo, Traest Kre'fey y Elegos A'Kla fueron convocados a una reunión con el Consejo Asesor de Borsk Fey'lya en Coruscant, para que pudieran dar su versión de lo acontecido en Dantooine. Sus testimonios implicaban claramente que los yuuzhan vong eran enemigos poderosos y que era de esperarse que continuaran con su invasión con mayor fuerza, mas Fey'lya continuó con una actitud indiferente, imitada por el resto del Consejo. En respuesta a eso, Kre'fey y Darklighter amenazaron con incitar un motín en las fuerzas armadas para derrocar a Fey'lya como Jefe de Estado y poner a Organa Solo en su lugar. Enfrentado con la catástrofe política que esto supondría, y con el hecho de que la historia bien pudiera recordarlo como el que llevó a la Nueva República a su ruina, Fey'lya aceptó los términos de Leia, que incluían la autonomía militar de las fuerzas armadas, la atención a los crecientes números de refugiados, y la transmisión pública del reporte del senador A'Kla, para que toda la galaxia estuviera enterada de la gravedad de la situación. Al Senado de la Nueva República no le quedó más opción que declararle formalmente la guerra a los yuuzhan vong, y las fuerzas militares comenzaron a prepararse para lo que parecía ser una guerra sumamente complicada.[14]

La Información de los Mandalorianos

«Estoy arriesgando la vida de todos los Mandalorianos para darte esto, cara de barve. Haz tus trucos mágicos. Ve lo que tu preciosa Fuerza te dice sobre nuestras intenciones. Ahora tómala y corre. Vamos a retrasar a los vong, pero llévala de regreso a tu gente de intel y no arruines nuestra cubierta. Somos traidores, ¿está bien? Mientras seamos traidores, podemos obtener intel. Mantén tu fuente en secreto.»
Boba Fett al Caballero Jedi Kubariet[fuente]

A pesar de la advertencia de los Mandalorianos, la Nueva República no evacuó Nuevo Holgha, y el planeta fue atacado por los yuuzhan vong y los Mandalorianos tres meses después del inicio de la invasión. Ya que sus defensores habían sido reubicados antes del ataque, el planeta cayó con poca resistencia, y el Mandalore Boba Fett y su segundo al mando Goran Beviin se desesperaron al ver que la Nueva República no les había hecho caso. El subalterno Bur'lorr les pidió ayuda al pequeño grupo de Mandalorianos de Fett para atrapar a un Jedi en las ruinas del planeta, y los Mandalorianos lo hicieron, pero para darle al Jedi la información que habían podido recopilar sobre los invasores. El Jedi, Kubariet, desconfió de ellos al principio, pero les dio el beneficio de la duda y escapó del planeta con los datos de los Mandalorianos. Los Mandalorianos después mataron al subalterno y a los guerreros que lo acompañaban para evitar que los yuuzhan vong supieran que habían dejado escapar a Kubariet. Los Mandalorianos siguieron aparentando ser traidores a la galaxia y en varias ocasiones atacaron y destruyeron naves de la Nueva República, mientras sus ingenieros diseñaban armas para contrarrestar a los yuuzhan vong. Fett después se reunió con Kubariet en el remoto planeta Vorpa'ya y ambos acordaron compartir información sobre los yuuzhan vong, siempre y cuando Kubariet, que trabajaba para el Servicio de Inteligencia de la Nueva República, no revelara de dónde provenía su información, y que siguiera fingiendo que los Mandalorianos se habían pasado del lado del enemigo. De esa forma los Mandalorianos serían atacados por la Nueva República, pero a Fett eso no pareció importarle. Kubariet le sugirió a Fett hacer lo que su padre había hecho décadas antes, previo a las Guerras Clónicas, cuando reclutó a sargentos de entrenamiento Mandalorianos para entrenar comandos de la República Galáctica, los Cuy'val Dar.[43] Kubariet apoyó a los Mandalorianos en varias batallas durante la guerra, pero murió durante la invasión.[41]

Reacciones y Estrategias

«Me enteré ayer por mi hermana que la Nueva República no sancionará ni apoyará ninguna operación Jedi en el corredor de invasión.»
Luke Skywalker a los Jedi[fuente]

Estrategias de la Nueva República

Borsk Fey'lya: «¿Entonces sugiere que no hay nada que podamos hacer para detenerlos?»
Wedge Antilles: «No, Jefe Fey'lya, nada de eso. Lo que estamos haciendo es organizar defensas en los sistemas de los mundos que pensamos que atacarán. Nuestro objetivo es frenar sus ataques tanto como podamos para llevar fuerzas abrumadoras para rechazarlos. Todos sabemos que las fuerzas que buscan tomar un planeta son más vulnerables mientras viajan del espacio a la superficie. Si podemos detenerlos lo suficiente y frenar su transición, tendremos más tiempo de llevar potencia de fuego para atacarlos. Así es como los detendremos.»
Borsk Fey'lya y Wedge Antilles [fuente]

La Nueva República ideó maneras de defenderse de las naves yuuzhan vong.

Uno por uno, los sistemas civilizados del Borde Exterior comenzaron a caer ante el asalto implacable de los yuuzhan vong. En ellos se reportaban actividades de los yuuzhan vong, pero después caía el silencio.[11] En una reunión con miembros del Consejo Asesor de la Nueva República y altos rangos militares, se habló de las características de la amenaza hasta ese momento. El general Wedge Antilles comentó que él creía que los yuuzhan vong tenían planes para Sernpidal, pues los invasores habían gastado recursos considerables como para simplemente destruir un mundo y dejarlo a su suerte. El almirante Kre'fey explicó cómo había arreglado las fuerzas militares en los sectores cerca de los mundos conquistados, procurando defender a los planetas que posiblemente serían atacados, pero admitió que era sumamente difícil establecer una buena defensa sin saber qué blancos serían atacados. Además, les recordó a los presentes que el tránsito por el hiperespacio era un factor muy importante en las operaciones militares, y cualquier planeta podría hipotéticamente ser atacado desde cualquier otro. Por lo mismo, sería imposible interceptar a las fuerzas yuuzhan vong y rechazarlas. El Jefe de Estado Fey'lya prohibió que los Jedi se inmiscuyeran en las operaciones militares, pues le argumentó a Leia Organa Solo que los Jedi estaban perdiendo la confianza de la gente por su fracaso al impedir la muerte de tantos inocentes, y que usarlos abiertamente en las fuerzas armadas ocasionaría que también bajara la confianza en el gobierno y se creara un pánico. Leia respondió diciendo que los Jedi eran ideales para misiones de reconocimiento, y que de cualquier forma Luke Skywalker enviaría a los Jedi a ayudar a la gente, a lo que Fey'lya replicó que simplemente a los Jedi no se les daría apoyo militar. Al escuchar todo esto, y considerando la conclusión general de que los habitantes de la galaxia no sabían casi nada sobre los yuuzhan vong, el senador A'Kla se ofreció a partir a Dubrillion,[15] que los invasores habían convertido en su cuartel general,[11] en una misión de paz y aprendizaje, con la esperanza de convencer a los yuuzhan vong de que se podía lograr la paz sin necesidad de más muertes. Por otra parte, Organa Solo decidió partir a Bastion, capital del Remanente Imperial, para buscar la ayuda de quienes durante tantos años fueron los enemigos mortales de la Nueva República.[15]

Por otra parte, si bien al principio la extraña tecnología y armas de los yuuzhan vong había tomado por sorpresa a los defensores de la galaxia, la adaptabilidad de la tecnología de la Nueva República permitió que se establecieran medidas para contrarrestar algunas ventajas de los invasores. Ya que al principio las naves de la Nueva República no distinguían con facilidad a las de los yuuzhan vong, pues las confundían con asteroides, se actualizaron las bases de datos de los sensores.[11] Para combatir a los dovin basals, se diseñaron dos estrategias que pronto se volvieron estándar.[23] Para evitar que las criaturas eliminaran los escudos de los cazas estelares, se expandió el compensador inercial de las naves.[11][14] Asimismo, para que los disparos láser o los misiles no fueran bloqueados por los dovin basals, se comenzó a usar la táctica de "fuego tartamudo", en la que las naves disparaban muchas ráfagas láser de baja potencia para abrumar a los dovin basals y permitir que los disparos de más potencia o los misiles pudieran alcanzar el blanco. Aunque no siempre tenían éxito, estas tácticas equilibraron la balanza entre ambas fuerzas beligerantes.[11][14][15]

Los Planes de los Jedi

«El propósito de los Jedi es proteger y defender a la gente de la galaxia. La distinción entre protectores y guerreros es crítica para evitar la seducción del lado oscuro.»
Luke Skywalker a los Jedi[fuente]

Antes de un encuentro con todos los Caballeros Jedi, Luke Skywalker admitió que menos de cien Jedi eran muy pocos, y resultaría una tarea difícil saber a dónde enviarlos, sabiendo que había cientos de blancos posibles. Corran Horn mencionó que políticamente los Jedi eran vulnerables, pues si no había ningún Jedi en un planeta conquistado por los yuuzhan vong, se les culparía; asimismo, si había Jedi en el mundo conquistado, se les culparía también por no haber detenido la invasión. Sin embargo, a Skywalker le preocupaba más una posible división interna que ataques externos, pues si los Jedi tenían conflictos entre sí, su valor al rechazar la invasión sería mínimo. Con todos los Jedi presentes, las diferencias entre la facción tradicionalista de Luke Skywalker y la radical de Kyp Durron estuvieron a la orden del día. El Maestro Skywalker estaba preocupado porque, si seguían con esa tendencia, los Jedi que apoyaban el punto de vista agresivo de Kyp Durron podrían caer con facilidad al lado oscuro de la Fuerza, y aunque podrían obtener la victoria sobre los yuuzhan vong, desatarían al lado oscuro sobre la galaxia. Durante la reunión, Luke reveló la decisión de la Nueva República de no apoyar a los Jedi, lo que ocasionó molestia entre los Jedi, pues sentían que merecían un mejor trato debido a sus esfuerzos. Sin embargo, él vio algo bueno en esa decisión, que era liberarse de la intromisión de los políticos en asuntos de los Jedi; además, las fuerzas armadas tenían simpatía por los Jedi, y sin duda los apoyarían, aunque tuvieran que hacerlo en secreto. Por todo esto, sólo se realizaría una misión más, en la que Corran Horn, recientemente activado de nuevo en las fuerzas armadas, iría con 6 comandos noghri y dos observadores civiles al planeta Garqi,[15] pues había reportes de que los yuuzhan vong lo habían conquistado.[11][14][15] Corran eligió a Jacen Solo y Ganner Rhysode como sus observadores civiles, y comenzó a preparar la misión.[15] Mientras tanto, después de más de dos meses después de la muerte de Chewbacca, Han Solo aún no había podido recuperarse, y había pasado gran parte de su tiempo "inspeccionando" cantinas en Coruscant.[14][15]

La Búsqueda de las Superarmas

«No necesitamos una Jedi renegada deambulando por ahí, y especialmente no una que busca una máquina mata planetas.»
Luke Skywalker sobre Daeshara'cor[fuente]

El Maestro Jedi Kyp Durron, líder de la facción radical de la Nueva Orden Jedi.

Luke Skywalker dio misiones a los Jedi, que generalmente eran de naturaleza defensiva. Después de que partieran los Jedi, Anakin Solo descubrió, al probar un nuevo programa de computadora que había diseñado para facilitar las misiones en el futuro, que un Jedi había accedido a archivos de las viejas superarmas del Imperio, y después había borrado su rastro. Los esposos Skywalker dedujeron que la Jedi responsable era Daeshara'cor,[15] una twi'lek que odiaba a todos los esclavistas pues su madre había sufrido a manos de ellos; asimismo, la muerte de Miko Reglia la había afectado mucho.[11][15] Los Maestros Jedi, acompañados por Anakin, fueron a la Bahía de Embarque 9372 para buscar pistas sobre el paradero de Daeshara'cor, y encontraron ayuda en la persona del vagabundo Chalco, que les dijo que había visto a la twi'lek abordar el carguero Lucky Star II con destino a Ord Mantell. Luke Skywalker pensó que Daeshara'cor podría dirigirse a Vortex, donde vivía Qwi Xux, una científica omwati que había diseñado varias de las superarmas del Imperio. Con la ayuda de Mirax Terrik Horn, que facilitó su nave para llevarlos, los Jedi y Chalco fueron a Vortex y ahí Xux les confirmó que Daeshara'cor había hablado con ella sobre las superarmas,[15] pero ya que años antes Kyp Durron había borrado sus memorias,[79] ella no recordaba los datos técnicos de las armas, por lo que no le dio ninguna información de las mismas a la Jedi renegada. El Maestro Skywalker buscó mundos cercanos a Vortex donde pudiera estar la información que Daeshara'cor buscaba, y Garos IV, con su prestigiosa universidad, era la mejor opción. Al llegar a Garos IV, los Maestros Jedi y Mirax fueron a la oficina de la directora de la Universidad de Garos, y Chalco convenció a Anakin de salir al espaciopuerto local para buscar información sobre la Jedi, aunque después de un inicio prometedor fueron capturados por Daeshara'cor. Después de una discusión con el cautivo Anakin sobre la posibilidad de usar una superarma para matar a millones de yuuzhan vong y lo que implicaría esta acción para los Jedi, el joven Solo incapacitó a la twi'lek antes de que llegaran los Maestros Skywalker y Mirax. Luke después tuvo una conversación con Daeshara'cor, y la convenció de abandonar su odio hacia los esclavizadores y hacia los yuuzhan vong, y así abandonar el camino del lado oscuro.[11][15]

La Decisión del Gran Almirante Pellaeon

«Entiendan esto: si los yuuzhan vong pueden derrotar a la Nueva República, no tenemos ninguna oportunidad contra ellos.»
―El Gran Almirante Gilad Pellaeon al Consejo de Moffs[fuente]

Leia Organa Solo partió hacia Bastion acompañada de Danni Quee y dos guardaespaldas noghri, Olmahk y Basbakhan. Al llegar se encontró con la rígida seguridad del Remanente Imperial, mas unos oficiales Imperiales la recibieron amablemente a bordo del legendario Star Destroyer Chimaera, y la llevaron ante el Gran Almirante Gilad Pellaeon. El Gran Almirante reveló que sabía ya de la caída de Dubrillion,y conocía a Danni Quee y lo ocurrido en Belkadan pues uno de los científicos apostados ahí había sido un agente Imperial. Leia le dio más información, y Pellaeon adivinó que el propósito de su visita era pedirle ayuda en la lucha contra los yuuzhan vong. Pellaeon le comentó que muchos de sus subordinados pensaban que los yuuzhan vong eran un fraude y que la Nueva República buscaba destruir a lo que quedaba del Imperio Galáctico, mas él aún tenía simpatías por los habitantes de la Nueva República, y prometió revisar la información y ayudar si fuera posible. Posteriormente Pellaeon tuvo una junta con el Consejo de Moffs, y aunque la mayoría de los moffs veía con recelo ayudar a su viejo enemigo, algunos, como Ephin Sarreti de Bastion, deseaban prestar ayuda a la Nueva República. Pellaeon escuchó a sus moffs, mas como él era el gobernante del Espacio Imperial, le correspondía tomar la decisión, y ordenó una movilización de las fuerzas armadas Imperiales, convocó a las reservas y pidió el regreso de todas las fuerzas encubiertas, tanto dentro como fuera del Imperio. Permitió que los moffs retuvieran algunas fuerzas para defender sus mundos, pero el resto de la Armada Imperial se aprestó para actuar contra los yuuzhan vong.[15]

La Batalla de Garqi

«El coronel Horn dirigirá un equipo de seis comandos y dos observadores civiles a Garqi para estudiar a los yuuzhan vong, coordinarse con cualquier movimiento de resistencia, y establecer operaciones para tratar de sacar gente del planeta.»
Luke Skywalker[fuente]

Contacto con la Resistencia

Ganner Rhysode: «Este es un planeta tan fértil que asumí que cultivarían cosas aquí.»
Rade Dromath: «Lo están haciendo. Mañana les mostraré. Están cultivando un ejército.»
Ganner Rhysode y Rade Dromath, de la Resistencia de Garqi [fuente]

Corran Horn, líder del equipo enviado a Garqi.

El grupo que se infiltraría a Garqi se preparó durante una semana a bordo del Crucero de Asalto Bothan Ralroost. Cuando llegó el momento de que el equipo de exploración sería insertado en Garqi, los Jedi y los noghri abordaron al transporte Best Chance, oculto dentro de la vieja nave Lost Hope. Sólo el equipo de la misión, el almirante Kre'fey y los ingenieros que trabajaron en la nave sabían que la Lost Hope explotaría según el plan, permitiendo que la Best Chance aterrizara sin provocar sospechas. Cuando la Ralroost llegó al sistema Garqi, varios yorik-ets salieron a su encuentro, y el Escuadrón Rogue cubrió el descenso de la Lost Hope. Todo salió según el plan, y Jacen Solo se cerró a la Fuerza para impedir el contacto con su hermana, pues nadie debía saber que el equipo estaba vivo hasta que la batalla terminara para que no hubiera forma de que los yuuzhan vong se enteraran de la misión al espiar las comunicaciones. Una semana después de aterrizar, el equipo se reunió con la Resistencia de Garqi y viajó a la ciudad capital de Pesktda, donde descubrieron un ejército de esclavos cubiertos con armadura de coral de aumento. Shedao Shai había elegido al guerrero Krag Val para que condujera experimentos con la población sometida de Garqi para probar si era posible convertir a los esclavos en guerreros, y con frecuencia los yuuzhan vong ejecutaban juegos de guerra en las ruinas de Pesktda para probar las habilidades de estos nuevos thralls, esclavos modificados para servir como carne de cañón. El coronel Horn propuso que durante esos juegos de guerra el equipo de exploración capturara algunos soldados esclavos para que la Nueva República los estudiara y tratara de buscar una cura sin que los yuuzhan vong supieran que si investigación ya no era secreta. Los miembros de la Resistencia aprobaron el plan, y decidieron aprovechar la confusión para matar a tantos yuuzhan vong, thralls y chazrach como pudieran.[15] Los Jedi deploraron tener que matar a algunas de las personas que era su deber proteger, pero tuvieron que aceptar la necesidad de defender a los guerrilleros de la resistencia de aquellos controlados por los yuuzhan vong.[11]

Descubrimiento Inesperado

«Sabemos que el polen bafforr puede afectar la armadura de cangrejo vonduun, y rápidamente. Los yuuzhan vong no lo saben, o nunca nos hubieran permitido retirarnos hacia acá. Este conocimiento es vital, y tenemos que retrasar que los yuuzhan vong se enteren de lo que pasó aquí.»
Corran Horn[fuente]

El equipo de ataque de la Nueva República esperó bajo los túneles de mantenimiento bajo el área de entrenamiento durante el siguiente ejercicio bélico. Los thralls emboscaron a una fuerza compuesta de tres guerreros yuuzhan vong al mando de sesenta chazrach, y en lo álgido del combate los Jedi, los noghri y los garqianos atacaron. Ganner, Corran y francotiradores de la Resistencia mataron a los yuuzhan vong, y el resto de las tropas se retiraron. El equipo capturó a dos soldados esclavos, mas pronto llegó un coralskipper, que Jacen destruyó al lanzarle la tapa de una alcantarilla en su cañón principal. Perseguidos por varios guerreros yuuzhan vong y a dos horas de su extracción, el equipo de la Nueva República huyó al Jardín Xenobotánico Pesktda mientras dos de los noghri y los guerrilleros de la Resistencia se llevaban a los cautivos. Rodeado, el equipo decidió luchar en la sección ithoriana de los jardines, donde fueron desafiados por Krag Val y seis de sus guerreros. Val mató un noghri e hirió a Rhysode en la cara antes de que Jacen lo matara, pero sorpresivamente los demás guerreros murieron a manos de su propia armadura de cangrejo vonduun, que tuvo una reacción alérgica al polen de los árboles bafforr del lugar y se hinchó, sofocando a los guerreros. Corran, reconociendo la importancia de este descubrimiento, ordenó que los jardines fueran incendiados para impedir que los demás yuuzhan vong se dieran cuenta de lo que había ocurrido.[15] Antes de que el equipo de la Nueva República partiera, miembros de la Resistencia les dijeron con optimismo que, cuando volvieran los Jedi, ellos ya habrán reconquistado el planeta.[11] Los Jedi y los noghri sobrevivientes llegaron a tiempo a la Best Chance, mas en el espacio descubrieron que había una flota enemiga luchando contra la pequeña fuerza de Kre'fey, y que los yuuzhan vong los capturarían antes de poder llegar a la Ralroost. Shedao Shai había despachado a Deign Lian a Garqi supuestamente a revisar cómo iba el experimento de Krag Val, pero le había ordenado llevar varias naves, anticipando la posibilidad de que pudiera haber fuerzas de la Nueva República en el planeta. El almirante Kre'fey pidió refuerzos del Grupo Hammer, una unidad Imperial al mando del Gran Almirante Pellaeon, que ayudaron a rechazar a los yuuzhan vong el tiempo suficiente para recobrar a la Best Chance. Con el Grupo Hammer se encontraba la fuerza Spike, un grupo de élite de cazas chiss dirigidos por el coronel Jagged Fel—hijo del Barón Soontir Fel y sobrino del general Wedge Antilles—, que con habilidad sorprendente facilitó el escape de las fuerzas aliadas.[15]

La Defensa de Ithor

«La batalla aquí es para dos fines. El primero es preservar a Ithor y a su población evacuada. El segundo, que es igualmente importante, es infligir una derrota a los yuuzhan vong. Necesitamos que sepan que el curso fácil que ha tenido su invasión hasta ahora no va a continuar. Si pagan un precio aquí, deberán reconsiderar acciones posteriores.»
Corran Horn[fuente]

Los Planes de Shedao Shai

«Necesitamos mostrarles que los aplastaremos sin importar sus preparaciones. Hasta ahora no hemos lanzado una operación militar sólida contra ninguno de sus mundos. Sí, tomamos Garqi, pero la oposición fue mínima. La subsecuente infiltración y extracción de agentes mancha esa victoria. Como mencionas, ellos deben fortificar Ithor. Cuando lo tomemos enviaremos un mensaje al resto de la Nueva República con los sobrevivientes. El mensaje es que somos implacables e invencibles. Este es el mensaje que nuestros enemigos deben escuchar.»
―El comandante Shedao Shai a su subordinado Deign Lian[fuente]

Ithor, hogar de los árboles bafforr.

Para entonces, el senador Elegos A'Kla había llegado a Dubrillion y se había presentado ante Shedao Shai como un embajador de la Nueva República. Curioso e intrigado, Shai aceptó enseñarle a A'Kla la filosofía de los yuuzhan vong, siempre y cuando el senador caamasi compartiera su conocimiento sobre las especies de la Nueva República. Durante algún tiempo este arreglo funcionó, y ambos aprendieron mucho sobre el otro, aunque Shai no tenía la intención de que A'Kla saliera de Dubrillion. Después de que las fuerzas de la Nueva República y el Remanente Imperial escaparan de Garqi, Shai se dirigió a ese planeta y, después de escuchar lo que había ocurrido por parte del guerrero Runck Das, le exigió a Deign Lian que investigara lo que realmente había pasado en el Jardín Xenobotánico Pesktda. Al escuchar lo que había ocurrido por boca de Das, A'Kla reaccionó casi imperceptiblemente ante la mención de un Jeedai que empleaba un sable de luz plateado, y Shai adivinó que este Jeedai era una persona significativa para el senador, y lo confrontó al respecto. A'Kla admitió que era amigo de ese Jedi, Corran Horn, y Shai se enfureció al escuchar esto, pues lo reconoció como el mismo enemigo que había asesinado a sus parientes en Bimmiel. Shai engañó entonces a A'Kla comentándole que estaba listo para comenzar pláticas de paz con la Nueva República, y le pidió que fuera su enviado. El senador caamasi aceptó, sin sospechar que Shai planeaba asesinarlo y enviar sus restos a Horn para desafiarlo. Tiempo después las investigaciones de Lian rindieron fruto, y Shai se enteró de la amenaza que representaban los árboles bafforr, ponderando a continuación las implicaciones militares y religiosas. Lian propuso atacar Ithor—planeta nativo de los bafforrs—con un arma biológica, para destruir la amenaza de manera eficaz y relativamente segura para los yuuzhan vong. Sin embargo, Shai tenía otras ideas, y le ordenó a su subordinado planear un ataque convencional a Ithor que se llevara a cabo dentro de un mes, acompañado de una finta en Agamar. Ya que era evidente que la Nueva República buscaría aprovechar esta ventaja sorpresiva, sin duda fortificaría Ithor, y Shai quería demostrarles a sus oponentes que, sin importar qué tanto se prepararan, los yuuzhan vong vencerían pues su causa era justa.[15] De esa forma, la moral de la Nueva República se desmoronaría y su conquista sería más fácil. Mientras se preparaba para asaltar Ithor, Shai disminuyó el ritmo de su campaña, aunque se las arregló para enviar una flota contra Dathomir.[11] Lian, por su parte, contactó secretamente a su verdadero amo, el Maestro de Guerra Tsavong Lah, que le ordenó continuar con el plan de envenenar Ithor.[15]

La Fortificación de Ithor

«La batalla por Ithor determinará el curso de la guerra contra los yuuzhan vong. Si ganamos aquí, se desalentarán y podremos rechazarlos. Si perdemos aquí, no estaré optimista con las oportunidades de sobrevivencia de la Nueva República—o del Espacio Imperial.»
―Gilad Pellaeon[fuente]

El hecho de el polen de los semiinteligentesárboles bafforr de Ithor produjera una violenta reacción alérgica a la armadura que usaran los guerreros yuuzhan vong fue una luz de esperanza en medio del caos de la guerra. Los almirantes Pellaeon y Kre'fey pusieron manos a la obra en el sistema Ottega, pues sabían que la batalla consecuente determinaría el curso futuro de la guerra. Debido a que los árboles bafforr tardaban años en alcanzar la madurez necesaria para producir polen, era impráctico a corto plazo trasladar árboles a otros lugares de la Nueva República para comenzar la producción de un agente biológico; y los ithorianos, que veneraban a la naturaleza, sin duda se opondrían a manipular el polen para fabricar un instrumento de muerte,[15] además de que se oponían al cultivo y cosecha a gran escala de los bafforrs.[11] Los ithorianos también tenían restricciones religiosas para visitar la superficie de su planeta, algo que evidentemente los yuuzhan vong no respetarían, mas las fuerzas defensoras sí tendrían que acatar algunas de estas regulaciones.[15] Era necesario que Ithor permaneciera a salvo mientras los científicos de la Nueva República descubrían una manera eficaz de sintetizar el polen; la tarea de defender indefinidamente un planeta era considerada algo casi imposible, pero los comandantes de ambas fuerzas sabían que no había otra manera, y que debían intentarlo. Asimismo, cuando los yuuzhan vong se enteraran de la razón por la que Ithor era tan celosamente defendido, no cesarían su ataque hasta que conquistaran el planeta.[11] Kre'fey le ofreció a Pellaeon el mando de las fuerzas aliadas durante la defensa de Ithor, lo que el Gran Almirante aceptó, pues ambos militares sabían que pronto los políticos de la Nueva República y el Remanente Imperial buscarían manejar ellos mismos la defensa, y era necesario tener un plan bien estructurado para que en el momento de la batalla la interferencia de los políticos fuera mínima.[15] Ya que la Madre Selva cubría la mayor parte de la superficie de Ithor, la Fuerza Viva era muy poderosa en el planeta, lo que hacía imprescindible la presencia de Caballeros Jedi durante la batalla.[11] Al revisar las fuerzas disponibles, el almirante Kre'fey comentó que para defender exitosamente a Ithor tendría que retirar a las naves que protegían Agamar, lo que dejaría a ese mundo completamente vulnerable a un ataque enemigo. Con la caída de Agamar, una ruta hiperespacial clave entre la Nueva República y el Espacio Imperial quedaría inaccesible, complicando una posible colaboración militar futura. Esto era una muestra de uno de los mayores inconvenientes a los que se enfrentaba la Nueva República, pues no tenía fuerzas insuficientes para proteger adecuadamente a todos sus mundos, y para reforzar una posición tenía que debilitar otra, favoreciendo algunos planetas por encima de otros. Aunque militarmente esto era problemático, políticamente probó ser un desastre para la gobernabilidad de la Nueva República.[15] Los políticos de la Nueva República decidieron evacuar Agamar viendo que sería imposible evitar su conquista, y la gran mayoría de sus habitantes, incluyendo los refugiados de Dubrillion y Dantooine, partieron hacia el Núcleo.[11]

El Gran Almirante Gilad Pellaeon, encargado de la defensa conjunta de Ithor.

Dos semanas después, se llevó a cabo una recepción de dignatarios a bordo de la Bahía de Tafanda, una ciudad flotante ithoriana, pues para entonces ya habían llegado varios senadores de la Nueva República y varios moffs del Remanente Imperial, con sus respectivos séquitos. El coronel Jag Fel casi creó un incidente diplomático cuando se negó a saludar a los senadores de la Nueva República que habían llegado a Ithor, incluyendo a Borsk Fey'lya, pues argumentó que lo le interesaba saludar políticos. Jaina Solo, presente en la recepción, se sintió atraída por la fuerte personalidad de Fel, pero decidió dejar eso de lado y concentrarse en su trabajo en el Escuadrón Rogue. Los Jedi que defenderían Ithor después participaron en una ceremonia de purificación que les permitiría poner pie en la superficie sagrada de Ithor, conducida por el Alto Sacerdote Relal Towron, en la que los participantes se despojaron de alguna característica que les impedía la comunión con los demás y la naturaleza. Mientras tanto, la población de Ithor estaba siendo evacuada poco a poco, en las naves militares como ithorianas que estuvieran disponibles e incluso por transportes privados de los sectores a la redonda, que obtenían considerables ganancias al llevar pasajeros hacia el Núcleo. Un día, un crucero yuuzhan vong lanzó un transporte en los límites del sistema Ottega, el mismo que había llevado a Elegos A'Kla a Dubrillion. Cuando Corran Horn y Wedge Antilles inspeccionaron la nave, se encontraron con la desagradable sorpresa de que el esqueleto bellamente enjoyado del caamasi se encontraba dentro de la cabina. Un villip con el rostro de Shedao Shai desafió a Horn a llevar a Ithor los restos de Mongei Shai, y perturbado por la muerte de su amigo, el Caballero Jedi aceptó el desafío, y mandó pedir los restos de Mongei Shai a Agamar.[15]

Un Desafío para Salvar un Planeta

«Lo que propongo es esto: Yo desafío al líder vong a un duelo. Él gana, se queda con los huesos. Yo gano, me quedo con Ithor. Para arreglarlo, hacemos una tregua.»
Corran Horn[fuente]

Pasaron los días, y los Pellaeon y Kre'fey establecieron sus defensas y planearon diversas estrategias. Se crearon dos trampas para los yuuzhan vong: una sería un edificio improvisado en la superficie defendido con droides y con explosivos en los cimientos, y la otra los Jedi que defenderían a la Bahía de Tafanda. La flota de Shai ya había llegado al sistema, mas se encontraba lejos de Ithor, esperando. En una junta con Pellaeon, Kre'fey y Skywalker, Corran Horn manifestó su deseo de usar el honor de Shedao Shai a favor de Ithor, pues ya que el comandante yuuzhan vong quería desesperadamente los huesos de Mongei Shai de vuelta, así como vengarse de él, el Jedi corelliano sugirió trabar un duelo en el que si Shai resultaba vencedor se quedaría con los restos de su abuelo, y si Horn ganaba los yuuzhan vong abandonarían Ithor. Luke se mostró incómodo con esta idea, pues Corran sería un agresor en este duelo, acercándolo peligrosamente al lado oscuro. Corran justificó su idea mencionando que lo que necesitaban los defensores era más tiempo para finalizar con la evacuación, y una tregua les otorgaría varios días, incluso aunque él perdiera el duelo. A los almirantes tampoco les gustó mucho la idea, pero sabían que la situación era desesperada y que cada día extra permitiría evacuar a miles más, por lo que aceptaron la propuesta de Horn. El Jedi se justificó a sí mismo argumentado que era la única salida, y que lo hacía por el bien de Ithor y sus habitantes, mas en lo más profundo de su ser sabía la verdad: su intención era vengarse de Shai por haber matado a su amigo Elegos A'Kla, aunque la venganza fuera prohibida explícitamente en el Código Jedi. Jacen Solo trató de disuadir a Horn de continuar con su plan, pero sin éxito. Los políticos se fueron, mas Borsk Fey'lya se quedó en Ithor, y aunque se indignó al saber que Pellaeon, un Imperial, estaba a cargo de defender un mundo de la Nueva República, no pudo hacer nada al respecto, pues si Pellaeon fuera relevado del cargo por cualquier razón se llevaría a todas sus fuerzas del sistema, eliminando la mitad de la defensa de Ithor. Y si el almirante Pellaeon se marchaba, Kre'fey lo acompañaría, dejando a Ithor completamente indefenso, así como a los soldados y Jedi en la superficie. Mientras Fey'lya trataba infructuosamente de hacer arrestar a Kre'fey, el Gran Almirante Pellaeon se comunicó con la Ralroost e informó que los yuuzhan vong habían iniciado su ataque.[15] Al mismo tiempo, una flota yuuzhan vong atacó y conquistó rápidamente Agamar, pues las fuerzas que lo hubieran defendido se encontraban en Ithor.[11]

El Asalto de los Yuuzhan Vong

«Esta gente no son los chazrach. Su conquista no será fácil. Sin embargo, ocurrirá, y será por mis manos.»
Shedao Shai[fuente]

Wurth Skidder y Daeshara'cor combaten a los yuuzhan vong a bordo de la Bahía de Tafanda.

La flota yuuzhan vong estaba compuesta por varias naves capitales de diversos tamaños, naves de desembarco, los ubicuos coralskippers y el gigantesco Legado de Tormento.[15] Shedao Shai había enviado todas sus fuerzas a la refriega, y como quería el honor de dirigir personalmente el asalto terrestre, dejó a Lian a bordo del Legado de Tormento a que se encargara de la batalla en el espacio.[11] Los aliados defendían al planeta con cinco Star Destroyers clase Imperial, nueve Star Destroyers clase Victory, tres Cruceros de Asalto Bothan y un Crucero Estelar Mon Calamari, además de varias naves más pequeñas y escuadrones de cazas estelares. Las naves capitales probaron la táctica de "fuego tartamudo" de los cazas, pero sin éxito.[15] Durante el primer minuto del combate, la mitad del Escuadrón Rogue fue vaporizado,[11] incluyendo a Anni Capstan, compañera de vuelo de Jaina Solo, lo que afectó mucho a la joven Jedi. En la atmósfera de Ithor, el coronel Gavin Darklighter destruyó varias naves de desembarco enemigas antes de que llegaran a las ciudades flotantes, y después volvió a la lucha en el espacio. El almirante Kre'fey descubrió que los yuuzhan vong estaban usando "vacíos" débiles con sus dovin basals, que contrarrestaban los ataques de la Nueva República, por lo que ordenó lásers más poderosos, que las naves enemigas no pudieron contrarrestar. Deign Lian confiaba en la superioridad de sus fuerzas, pero al descubrir que los defensores habían encontrado una manera de destruir sus naves ordenó la retirada, lo que dejó desprotegidas a los yuuzhan vong que se encontraban en Ithor.[15]

Los Jedi, en parejas, se aprestaron a defender la Bahía de Tafanda. Los Jedi tenían varias ventajas, pues los chazrach podían ser sentidos en la Fuerza y los guerreros yuuzhan vong vestían armaduras muertas para evitar ser envenenados por los bafforrs, mas los invasores eran mucho más numerosos que los defensores. Anakin Solo y Daeshara'cor combatieron y mataron a varios enemigos, pero Anakin fue herido y Daeshara'cor fue envenenada por un anfibastón. Enfurecido, el joven Solo estuvo a un paso de utilizar el lado oscuro para vengarse de los yuuzhan vong por todo el mal que habían causado, pero recuperó su compostura Jedi y se retiró con la twi'lek herida. Mara Jade Skywalker fue a apoyar a Solo y se encontró con Kyp Durron y Wurth Skidder, que luchaban contra cuatro guerreros. La Maestra Jedi los apoyó, mas Wurth resultó con un brazo roto, y Kyp tuvo que llevarlo al ala médica. Ella después fue con Anakin, que usó la Fuerza para derrotar a cuatro chazrach que lo atacaban; ambos, junto con Luke, siguieron su camino. No obstante, Daeshara'cor murió poco después por el veneno del anfibastón. En la superficie de Ithor, las fuerzas de Shai descubrieron el edificio defendido por droides, y con aterrador frenesí religioso perdieron cohesión y atacaron al edificio y a sus autómatas defensores. Shai presintió que algo andaba mal, mas no pudo evitar que el edificio estallara y matara a cientos de yuuzhan vong y chazrach. Shai mismo sobrevivió, aunque sus tropas restantes quedaron rodeadas por soldados de élite de la Nueva República, el Remanente Imperial y comandos noghri. Las fuerzas defensoras sobrevivieron lo suficiente para que los Jedi Corran Horn y Jacen Solo aprovecharan para ir a la nave de desembarco que fungía como centro de mando, donde encontraron varios villips, uno de los cuales comunicaba con Shai. Corran le comunicó su desafío a Shai, que airado aceptó. El Jedi pidió una tregua de dos semanas, pero Shai sólo le permitió una.[15]

Duelo Desastroso

Corran Horn: «Tengo un trato para ti. Si no aceptas, lanzaré estos huesos hacia el sol.»
Shedao Shai: «¿Y tu trato es?»
Corran Horn: «Lo que ambos queremos. Tú, yo, nuestros segundos: los huesos contra Ithor. Si ganas, te quedas con los huesos. Si gano, me quedo con el planeta. Nuestras fuerzas tienen una tregua mientras resolvemos esto. Cada uno recupera a sus muertos, y después tú y yo arreglamos esto.»
Corran Horn y Shedao Shai [fuente]

Corran Horn se bate en duelo con Shedao Shai.

Los defensores entonces modificaron sus armas para incrementar su efectividad contra los yuuzhan vong, y continuaron con la evacuación. Pellaeon y Kre'fey no esperaban que los yuuzhan vong cumplieran su promesa de partir de Ithor si Horn vencía a Shai, y Fey'lya probablemente ordenaría un ataque completo si el Jedi moría. El arreglo no fue del agrado del Jefe de Estado bothan, que le dijo a Corran que no tenía la autoridad de hacer una tregua de esa naturaleza; para evitar que los Jedi fueran culpados de sus actos, Corran renunció a las fuerzas armadas de la Nueva República y a la Orden Jedi. Luke Skywalker defendió a su colega, diciendo que lucharía por salvar las vidas de los evacuados, y que si fallaba de cualquier forma habría permitido vivir a otros. Siempre buscando aprovechar todo a su beneficio, Fey'lya comenzó a pensar cómo manejar esto a su favor. Una semana después del desafío, Corran y su segundo, Luke, esperaron a Shai y a Lian en la cima de una meseta en Ithor. Después de un breve duelo de palabras, comenzó la lucha, anfibastón contra sable de luz. El comandante yuuzhan vong era físicamente más poderoso, pero el Jedi corelliano tenía la Fuerza de su lado, y Luke sabía que el que cometiera un error sería derrotado. Un ataque de Shai atravesó la cadera de Horn, atravesando sus intestinos, y el Jedi cayó al suelo, mientras Shai probaba la sangre de su oponente. Horn hizo enojar a Shai, y el ataque del guerrero derribó a Corran, que desactivó su sable de luz, sorprendiendo a Shai, que clavó su anfibastón en el suelo. Con su enemigo vulnerable, Corran le dio una estocada letal a Shai, concluyendo así el duelo. Deign Lian rechazó el cuerpo de Shai, y se dirigió al Legado de Tormento, con la intención de cumplir las órdenes del Maestro de Guerra. Una docena de coralskippers llevaron una potente arma biológica a la superficie de Ithor, que consumió en minutos toda la materia orgánica del planeta, dejando tras de sí solamente charcos de inmundicia.[15]

La Ruina de Ithor

Traest Kre'fey: «La destrucción de Ithor ha esparcido terror por todo el gobierno. Algunas personas quieren apaciguar a los yuuzhan vong, otros quieren combatirlos, y de esto no tengo duda, algunos se aliarían voluntariamente con ellos si les dieran la oportunidad de destruir viejos enemigos.»
Gilad Pellaeon: «En algunas formas, la victoria sobre el Imperio fue lo peor que le pudo pasar a la Nueva República. Su odio por nosotros los unió. Ahora fuerzas buscan dividirlos para su propio beneficio.»
— Traest Kre'fey y Gilad Pellaeon [fuente]

Impactados por lo que sucedía en la superficie de Ithor, Pellaeon y Kre'fey decidieron contraatacar. Kre'fey ordenó al Arcoiris Corusca, oculto tras una de las lunas de Ithor, crear un campo de interdicción que duplicó la masa del planeta y atrajo al Legado de Tormento hacia la arruinada superficie. La tripulación de la nave yuuzhan vong utilizó los dovin basals para tratar de escapar de la gravedad de Ithor, pero al hacerlo dejaron desprotegido al Legado de Tormento ante el furioso ataque de las naves aliadas, que dispararon lásers y misiles hacia el gran navío. La mayoría de la parte posterior del Legado de Tormento fue destruida en la primera oleada, y la nave se desplomó hacia la superficie de Ithor, donde la atmósfera rica en oxígeno la incineró, junto con su comandante Deign Lian. El resto de la flota yuuzhan vong se retiró del sistema, dejando a los defensores con un mundo estéril. La devastación de Ithor causó un fuerte impacto en la gente de la galaxia. Si bien hasta entonces los yuuzhan vong habían destruido o devastado varios mundos, como Sernpidal o Belkadan, pocos los conocían, y le importaban a muchos menos.[15] No obstante, Ithor era un mundo importante,[11] casi tan conocido como Coruscant, y mucha gente que había creído que la invasión era algo menor, un problema del Borde Exterior, cayó en la cuenta de que era algo mucho más terrible. Asustados por la ferocidad de los yuuzhan vong, los moffs le dijeron a Pellaeon que regresara sus fuerzas hacia el Espacio Imperial para protegerlo, cosa que el Gran Almirante tuvo que hacer, pues de lo contrario la población civil entraría en pánico. En la Nueva República la respuesta no fue diferente, y el pánico de los civiles tuvo eco en sus gobernantes. El Consejo Asesor buscó un chivo expiatorio, y Corran Horn fue pronto llamado "el hombre que mató a Ithor". Para evitar que los Jedi sufrieran críticas por su culpa, Corran se exilió voluntariamente en Corellia, rompiendo sus lazos con la Orden.[15] Por otro lado, debido a las acciones fallidas de Shedao Shai, el Dominio Shai fue deshonrado y sus miembros enviados a cumplir tareas indignas, sin importar sus rangos.[26] Aunque la flota aliada destruyó a la flota del Dominio Shai con pocas bajas, la consecuente destrucción de Ithor manchó las reputaciones de sus comandantes y de los Jedi, y permitió que el Comandante Supremo de la Fuerza de Defensa Sien Sovv obtuviera un control más firme sobre las flotas de la Nueva República. Asimismo, muchos pensaron que si Sovv les hubiera dado más apoyo a los almirantes Pellaeon y Kre'fey, Ithor no hubiera sido destruido.[49]

El Ataque a los Nuevos Territorios

El asalto de los yuuzhan vong a los Nuevos Territorios.

«Soy el último de nuestra gente. Estoy transmitiendo esta advertencia con la esperanza de que le llegue a alguien… a quien sea. Los yuuzhan vong ya vienen. No doy esta advertencia para que puedan prepararse para enfrentarlos. No pueden pelear contra los yuuzhan vong. Simplemente les digo… corran. Abandonen su mundo. Nuestra gran fortaleza no pudo salvarnos… no pudo salvar a nuestros seres amados. Aprendan de nuestro error. No compartan nuestro destino. Corran.»
Arbeloa[fuente]

Ya que el objetivo de los yuuzhan vong era asegurar los Nuevos Territorios para posteriormente lanzarse hacia el Núcleo, los planetas de esta zona fueron duramente castigados. Desde Birgis los invasores conquistaron a Ord Janon hacia el Borde Galáctico,[8] y a Bimmiel,[8][14] Argazda, Ciutric IV y Vinsoth. Desde Sernpidal al oeste, en la frontera entre la Nueva República y el Remanente Imperial, los yuuzhan vong atacaron Gravlex Med, Ord Trasi, Morishim, Mygeeto, Ord Biniir, Moltok, Cassander, Ord Canfre, Ord Cantrell, Phaeda, Fedje y Ketaris: Akuria II y el sistema Horuz también cayeron.[8] Los Sectores Cassandranos fueron devastados.[28] Desde Vinsoth los yuuzhan vong se hicieron de Axxila, Vandyne, Edusa, Tangrene, los mundos del sistema Kol Huro y Lorrd hacia el norte,[8] y de Nuevo Holgha,[8][43] Shaum Hii y Agamar en el este. Fue desde Agamar donde partieron las flotas yuuzhan vong que atacaron[8] Ithor[8][15] y Ord Mantell.[8][23] Los yuuzhan vong también usaron Agamar como base para invadir Ord Cestus, Drackmar, Borgo Prime, Er'Kit, Halmad y Bandomeer; este último también sufrió una incursión desde Botajef. Este planeta, en la Vía Hydiana, fue una base desde la cual los yuuzhan vong lanzaron dos ataques principales. Uno de ellos fue dirigido hacia las delgadas fronteras entre el Borde Exterior, el Borde Medio y la Región de Expansión que terminó con la conquista de Vanquo y Taris en el Borde Exterior y varios mundos más en el Borde Medio, como Skorrupon, Corsin, las lunas de Ploo, Myrkr, Wayland, Thustra y Aquaris. Asimismo, el otro ataque atravesó la región Trans-Hydiana por el Corredor Salin donde fueron capturados Phindar, Vjun y Lucazec, hasta llegar a la Ruta Comercial Perlemiana,[8] donde cayeron Columex[8][28], Belderone y Nam Chorios. Desde Belderone, los yuuzhan vong incursionaron en Boonta, cerca del Espacio Hutt.[8]

Después de la victoria en Helska la Nueva República no alteró su estrategia básica, y apostó naves para defender las hiperrutas que llevaban al Núcleo, las Colonias y el Espacio Bothan.[8] Sin embargo, durante esta etapa de la guerra y por varios meses más, fue frecuente que unidades de la Nueva República disciplinadas y ordenadas huyeran en desorden después de que los yuuzhan vong rompieran sus defensas. Líderes influyentes de muchos mundos crearon resistencias, y reunieron todas las naves que pudieron para crear pequeñas flotas y oponerse a los yuuzhan vong, o por lo menos ayudar a los millones de evacuados. Estos líderes, además de personal diplomático o incluso Jedi, en algunos casos pudieron unificar flotas de la Nueva República en retirada constante, y organizarlas para que volvieran a luchar contra los invasores y proteger a los habitantes de la galaxia.[80] En Cilare, un mundo habitado por una raza de poderosos guerreros humanoides, los yuuzhan vong destruyeron a todos sus habitantes a pesar de que éstos se dedicaban casi exclusivamente a la guerra. Sólo sobrevivió uno de los guerreros, llamado Arbeloa, que envió un mensaje a quien pudiera escucharlo sobre la ferocidad de los yuuzhan vong, y dijo a sus oyentes que no podrían vencer a los yuuzhan vong y lo mejor que podrían hacer era abandonar sus mundos.[81] Los yuuzhan vong posteriormente capturaron a Arbeloa y lo aprisionaron en la nave de esclavos Tsam P'ah.[82] El mensaje de Arbeloa fue interceptado por la nave de exploración Pythea, tripulada por la chiss Panha y el wookiee Sarkkin. Poco después los exploradores se encontraron con una gigantesca flota yuuzhan vong. Panha sabía de los encuentros pasados entre los chiss y los yuuzhan vong, y decidió comunicarse a Artorias, el planeta habitado más próximo a la flota, para advertirle de la llegada de los yuuzhan vong. Artorias era un planeta pacífico y con defensas insignificantes, gobernado por una monarquía hereditaria. El mensaje de la Pythea llegó a Artorias, pero solamente lo escuchó "Dulac", un amigo del rey Caled Galfridian, que era en realidad un agente yuuzhan vong infiltrado, por lo que la advertencia no llegó al pueblo de Artorias. Una nave miid ro'ik al mando del comandante Azca se separó de la flota yuuzhan vong principal para capturar a la tripulación de la Pythea, pero Panha y Sarkkin lograron rechazarlos, pues los yuuzhan vong querían capturarlos vivos para estudiar sus características físicas. Heridos, los exploradores decidieron sacrificar sus vidas y embistieron la miid ro'k con la Pythea, destruyendo la nave capital yuuzhan vong. La gran mayoría de los yuuzhan vong a bordo de la nave murieron, pero un comandante llamado Tsalok pudo escapar.[81]

La Invasión de Artorias

Finn Galfridian: «Vamos a pelear, ¿verdad? No hay tantos de ellos.»
Caled Galfridian: «No. Están llegando más…es hora de irnos.»
Finn y Caled Galfridian durante la Batalla de Artorias [fuente]

Los yuuzhan vong invadieron al pacífico planeta Artorias.

Ya que la información de la llegada de los yuuzhan vong nunca llegó al rey Caled Galfridian, y al hecho de que Artorias no tenía una fuerza de defensa, los yuuzhan vong tomaron desprevenido al pequeño planeta. Antes del ataque principal los yuuzhan vong habían enviado guerreros como avanzada a los centros de población, y muchos artorianos murieron o fueron heridos en los ataques iniciales. Adicionalmente, un agente yuuzhan vong, probablemente Dulac, descompuso todas las naves que se encontraban en los astilleros. El rey Galfridian reconoció que se trataba de una invasión, y aunque se unió a la batalla y lanzó un detonador termal que mató a varios yuuzhan vong, los invasores eran demasiados. En el ataque quedaron separados el rey y su hijo Finn de la reina Nina y su hija Kaye. Caled y Finn Galfridian llegaron a los astilleros y se encontraron con que las naves habían sido saboteadas, por lo que pidieron que cualquiera que supiera repararlas se pusiera a hacerlo de inmediato mientras otros trataban de rechazar a los yuuzhan vong. Sin embargo, Luke Skywalker y una fuerza de la Nueva República llegaron a ayudar a los artorianos, y Luke mató a todos los yuuzhan vong que bloqueaban la puerta de los hangares donde se encontraban Caled y Finn. Aunque la fuerza de la Nueva República no estaba en condiciones de hacer frente a los yuuzhan vong, tenía disponibles varias naves de pasajeros C-3 para evacuar a todos los habitantes de Artorias que pudieran. Luke trató de convencer al rey Caled, un viejo conocido suyo de la Batalla de Hoth, de evacuar, pero el rey decidió quedarse en su planeta con otros más y luchar contra los yuuzhan vong, así que le dio la corona a su hijo Finn. Luke le dijo a Finn que tenía sensibilidad a la Fuerza y que lo entrenaría en el Praxeum Jedi para que se convirtiera en un Caballero Jedi, algo que Finn aceptó con reserva, pues estaba preocupado por su familia. El rey Caled y sus seguidores lucharon contra los yuuzhan vong,[16] y pudieron escapar hacia un refugio submarino que Caled había mandado construir para defenderse de posibles ataques del Remanente Imperial. Ahí el rey organizó la resistencia de Artorias, que posteriormente llevó a cabo ataques exitosos contra los yuuzhan vong.[67] La reina Nina y su hija Kaye fueron capturadas por los yuuzhan vong, así como muchos artorianos, y fueron llevadas a la nave de esclavos Tsam P'ah.[16] La mayoría de los artorianos fueron llevados al planeta Shramar en el Remanente Imperial,[69] donde el comandante de sector Devry secretamente había hecho un trato con Tsavong Lah para que los refugiados fueran utilizados como esclavos para trabajos agrícolas de exportación. Los artorianos que protestaron por este trato injusto fueron ejectutados.[83]

La Resistencia de Artorias, bien organizada y pertrechada, y operando desde una base desconocida para los yuuzhan vong, llevó a cabo múltiples ataques que destruyeron instalaciones de los yuuzhan vong y mataron a muchos guerreros.[84] Los yuuzhan vong para entonces habían comenzado el proceso de vongformación de Artorias, que fue frenado por los ataques guerrilleros.[17] Tal fue la oposición en el planeta conquistado, inédita en otros mundos, que el comandante Sha'kel se vio obligado a desprenderse de algunos miembros de su guardia personal a bordo de la Tsam P'ah para enviarlos a la superficie de Artorias. El yuuzhan vong en el rol de "Dulac" había sido llevado al Abrazo de Dolor,[17] mas un ataque de la Resistencia lo liberó y fue llevado al refugio secreto del rey Caled.[84] "Dulac" inmediatamente se ofreció a asistir al rey Caled en un ataque posterior contra la ocupación yuuzhan vong, sin que el rey tuviera la mínima sospecha de que su amigo era en realidad un agente invasor.[67]

La Evacuación de Rychel

«Maestro Skywalker, los yuuzhan vong han lanzado un ataque contra el planeta Rychel. A los Jedi se les ha pedido ayudar con la evacuación.»
―Informe de la Nueva República a Luke Skywalker[fuente]

La evacuación de Rychel.

Finn Galfridian fue al Praxeum Jedi a Yavin 4, donde entrenó junto a Jaina, Jacen y Anakin Solo y Lowbacca. Kyp Durron pensaba que Finn podría ser una gran arma contra los yuuzhan vong, mas Luke Skywalker era de la opinión de que se le debería permitirle alcanzar su pleno potencial, y que el rol de Finn en la guerra sería determinante. Mientras los Maestros hablaban de Finn, llegó un comunicado que mencionaba que los yuuzhan vong estaban atacando el planeta Rychel y pedía que los Jedi ayudaran a evacuarlo. Luke puso a Kyp a cargo del Praxeum y partió a Rychel con el Maestro Jedi Lar Le'Ung y Finn, asistidos por soldados y naves de la Nueva República.[82] Los Jedi sabían que los yuuzhan vong estaban usando tropas chazrach en Rychel e informaron de ello a los soldados a su cargo, así como la presencia de criaturas de asedio, Sgauru y Tu-Scart. Ya que el objetivo principal no era derrotar a los yuuzhan vong sino rescatar a los civiles, Luke asignó al Maestro Le'ung y a Finn para que distrajeran a Sgauru y Tu-Scart mientras él se encargaba de rescatarlos. Tu-Scart destruyó una de las X-wing del apoyo aéreo de Le'ung, que al estrellarse mató a muchos civiles, soldados y chazrach, y el Maestro Jedi se dio cuenta de que la enorme criatura serpentina estaba emanando miedo. Lar Le'ung trató de motivar a los soldados para que no retrocedieran, pero en ese momento el comandante Tsalok, a cargo del ataque a Rychel, se escabulló por detrás del Maestro Jedi y le clavó su anfibastón en la espalda. Lar no pudo sentir a Tsalok en la Fuerza, y murió a manos del guerrero yuuzhan vong, que le lanzó su cadáver a Tu-Scart para que lo devorara. Finn tomó el sable de luz del Maestro caído y le ordenó a los soldados mantener la formación para proteger a las naves de evacuación, y gracias a ello Sgauru y Tu-Scart fueron rechazadas el tiempo suficiente para que Luke reuniera a todos los civiles al alcance. Tsalok se abrió paso por las filas de la Nueva República para ir tras los dos Jedi distantes, y encontró a Finn poco después de que el joven aprendiz encontrara a una familia oculta en un edificio a punto de derrumbarse. Tras un breve duelo, Finn salvó a la familia y la encaminó hacia las naves de evacuación, y sorprendentemente liberó a Tsalok, que había quedado atrapado bajo los escombros, diciéndole una palabra: "aprende". Las fuerzas de la Nueva República habían reunido a todos los refugiados que podían evacuar, y partieron del planeta, dejando a aquellos que no pudieron escapar a merced de los yuuzhan vong. Finn le dijo a Luke que tendrían que volver a ayudar a los otros civiles y al Maestro Le'ung, y el Maestro Jedi le dijo que la Nueva República no tenía los recursos para evacuar a más gente en Rychel porque se necesitaban naves en otros frentes, y que el Maestro Le'ung había muerto. El comandante Tsalok, incapaz de comprender la misericordia que el joven Jedi le había mostrado, quedó sin embargo intrigado por la acción, aunque de cualquier forma mató personalmente a varios hombres de Rychel que los chazrach habían designado como muy viejos o débiles para servir a los yuuzhan vong.[17] Tsalok decidió buscar a Finn Galfridian para torturarlo y averiguar por qué no le dio una muerte honorable en combate.[84]

Misterio en Nar Shaddaa

«La información es definitivamente lo que esperábamos que fuera. Este contrabandista tiene las identidades de un número de humanos que, en realidad, son yuuzhan vong usando enmascaradores ooglith.»
Han Solo a Leia Organa Solo[fuente]

Con la muerte de Chewbacca aún muy reciente, Luke decidió darle a los Solo tiempo para estar juntos y ayudar al esfuerzo bélico, por lo que envió a Leia, los niños Solo, Lowbacca y Finn en el Halcón Milenario a Nar Shaddaa para rastrear a un contrabandista que supuestamente tenía los nombres de agentes yuuzhan vong infiltrados y disfrazados de humanos. En Nar Shaddaa, los Solo, Lowbacca y Finn se encontraron con Dahal, un habitante de la ciudad vertical que les ofreció ser su guía de turistas. Leia declinó, sin saber que Dahal sabía quién era el contrabandista que tenía un holocrón con información de los yuuzhan vong infiltrados. Finn volvió al Halcón en busca de su droide Prowl, y ahí se encontró con Han Solo, que aunque también era parte de la misión no había querido viajar en el Halcón porque no se sentía cómodo en la nave con la muerte de su copiloto tan reciente. Leia volvió al Halcón y Han le confirmó que el contrabandista estaba dispuesto a vender su información al mejor postor, aunque le pidió que no le dijera a los niños que él estaba ahí. Han se dio cuenta de que con sus goggles Finn podía recibir información visual de Prowl, por lo que decidió aprovechar esto para rastrear al contrabandista que buscaban.[84] Jacen, Lowbacca y Prowl fueron al Bar de Giton, un lugar donde se reunía lo peor de Nar Shaddaa, y el droide se ocultó para registrar todo mientras los Jedi negociaban con Dahal, quien les dijo que podía contactar con el contrabandista a cambio de dinero. Jacen le hizo una oferta, que aceptó, y Prowl y Finn fueron a seguir a Dahal. Finn se encontró con un vagabundo misterioso que lo reconoció, pero el joven Jedi no pudo quedarse a averiguar más porque Prowl le informó que Dahal se había dado la vuelta y se dirigía hacia donde estaba él. Finn tuvo que saltar con la Fuerza para esquivarlo, aunque quedó suspendido de un anuncio publicitario a muchos metros de distancia del suelo. Dahal volvió al Bar de Giton y se reunió con el vratix Spraug, que estaba en posesión del holocrón. Leia y los Jedi interrumpieron su reunión, y convencieron a Spraug de recibir un pago menor por el holocrón a cambio de que lo dejaran en paz. No obstante, el holocrón contenía solamente imágenes de los yuuzhan vong y sus disfraces humanos, sin mayor información. Finn se sorprendió cuando reconoció a uno de los yuuzhan vong como "Dulac", el amigo de su padre.[67]

La Rebelión en la Tsam P'ah

«Hay muchas más personas en esta nave—más esclavos—que yuuzhan vong. Podemos derrotarlos si lo hacemos juntos.»
Kaye Galfridian a Arbeloa[fuente]

Kaye Galfridian y otros prisioneros se rebelaron contra los yuuzhan vong en la Tsam P'ah.

La reina Nina Galfridian y la princesa Kaye Galfridian compartieron la desesperación de la esclavitud con muchos otros cautivos a bordo de la nave de esclavos Tsam P'ah. El comandante Sha'kel demandó la presencia de la reina de Artorias en su mesa, para practicar el idioma de los habitantes de la galaxia, pero Nina se negó y Kaye se ofreció a ir en su lugar. Sha'kel le reveló a Nina que los yuuzhan vong habían llegado a la galaxia para conquistarla, y convertir a sus habitantes a sus creencias y a sus mundos a su imagen.[82] Kaye se encontró con Arbeloa, a quien los yuuzhan vong habían atado e inmovilizado, y el guerrero le dijo a la princesa que ella también era una guerrera, y que pelearía con ella si lo liberaba. Kaye le dijo que había más prisioneros que yuuzhan vong a bordo de la Tsam P'ah, y que si los esclavos se unían vencerían a los yuuzhan vong. Ambos formularon un plan, en el que Kaye se ganaría la confianza de Sha'kel mientras Arbeloa se liberaba de su confinamiento. A cambio de su ayuda, Arbeloa pidió la cabeza de Sha'kel, que Kaye le concedió. Por otra parte, la reina Nina se encontraba en shock debido a su cautiverio y las muertes de sus súbditos a manos de los yuuzhan vong, y era incapaz de moverse o hablar.[17] Mientras Kaye le servía, Sha'kel le mencionó los constantes ataques a los yuuzhan vong en Artorias, mas le reveló que la resistencia pronto sería aplastada. Kaye se enteró de que el comandante había enviado a sus guardias a la superficie del planeta, y se lo comentó a Arbeloa, que ya casi se había liberado. Ambos se dieron cuenta de que un dispositivo orgánico en un brazo de uno de sus guardias abría las barras orgánicas que dividían a los prisioneros de sus guardias, y se propusieron conseguir un brazo de yuuzhan vong. Poco después, Arbeloa agarró fuertemente a Kaye, y la princesa les pidió ayuda a los guardias, que fueron a ver que ocurría. Sin embargo, los prisioneros rodearon a los guardias, y aunque sufrieron muchas bajas pudieron derrotar a los pocos yuuzhan vong que se encontraban en las celdas.[84] Sin embargo, Kaye sabía que todo el esfuerzo no serviría de nada si no vencían al resto de los yuuzhan vong de la nave, y después de organizar a sus compañeros prisioneros abrió las puertas de las celdas. Una vez libres, Arbeloa dirigió el ataque contra los yuuzhan vong en el resto de la nave, y aunque muchos prisioneros murieron o fueron heridos, otros lograban liberar a muchos más que se unían a la lucha. Después de un tiempo los pocos guerreros yuuzhan vong que quedaban fueron muertos por un número creciente de esclavos liberados, y Arbeloa consiguió la cabeza del comandante Sha'kel. Finalmente los prisioneros mataron a sus captores y se hicieron con el control de la Tsam P'ah, aunque no sabían cómo pilotarla y, como estaban orbitando Artorias, había miles de guerreros en la superficie del planeta. Sin embargo, la reina Nina atestiguó la destrucción de su mundo natal y dedujo que la resistencia no podía estar dirigida por alguien que no fuera su esposo, pues era el único con la tenacidad suficiente. Kaye quiso entonces bajar a ayudarlo, pero Nina le dijo que él tenía su propia responsabilidad, y que mientras tanto ellos tenían a su disposición una gran nave para ayudar a otros refugiados. Aunque el proceso fue doloroso, Nina se unió a los controles de la nave, que partió a ayudar a otros mundos.[67]

Muerte en Artorias

«No estamos abandonando el último lugar de descanso de mi padre. No estamos abandonando Artorias. La corona de mi padre se quedará aquí. Pertenece aquí. Cuando reclamemos el planeta, un nuevo líder podrá ser coronado. Él peleó por Artorias, y nosotros también lo haremos. No le estamos dejando Artorias a estas criaturas. Reuniremos nuestras fuerzas. Incrementaremos nuestra fuerza. Este es nuestro mundo. Regresaremos'»
Finn Galfridian después de la muerte de su padre, el rey de Artorias[fuente]

Finn Galfridian resolvió viajar a Artorias para decirle a su padre que Dulac era un yuuzhan vong, pero Luke Skywalker le dijo que no lo hiciera, pues no estaba preparado. El holocrón que contenía la imagen de Dulac sólo funcionaba cuando Finn estaba cerca, y el joven Jedi descubrió que era porque el holocrón había sido creado para él por Dray, un vagabundo que había encontrado en Nar Shaddaa y que lo reconoció. Finn decidió tomar una nave y partir a Artorias durante la noche, a pesar de que no tenía un plan definido, mas Jaina y Jacen Solo le dijeron que irían con él. Luke los sorprendió y les dijo que, aunque no aprobaba la misión, sabía que no podía impedir que Finn regresara a Artorias, y le dio el sable de luz del fallecido Maestro Le'ung, que Finn ya había usado compasivamente en Rychel. Los tres jóvenes Jedi entonces partieron rumbo a Artorias.[18] Al llegar a Artorias la nave de los Jedi fue atacada por grutchis, y Finn tuvo que salir al casco a eliminarlos, mientras Jaina trataba de controlar el descenso de la nave a la superficie del planeta. Los grutchins fueron eliminados y los Jedi pudieron llegar al refugio secreto bajo los mares de Artorias, aunque no pudieron impedir que Dulac atacara al rey Caled. Dulac había salvado la vida del rey con la esperanza de convertirlo al bando de los yuuzhan vong, pero viendo que eso era imposible, y que el sabotaje a los yuuzhan vong en Artorias estaba teniendo muchos éxitos, resolvió matarlo.[19] Los tres Jedi impidieron que Dulac asesinara a Caled, pero el yuuzhan vong lanzó veneno de su plaeryin bol al rostro del rey antes de ser muerto por Jacen y Jaina.[20] Caled tuvo una charla con su hijo en la que le reveló que su madre tenía un temible secreto, aunque no le especificó que era una yuuzhan vong. Caled le dijo a Finn que abandonara Artorias, pues aunque los ataques contra los yuuzhan vong habían tenido éxito, eventualmente los conquistadores encontrarían la sede de la resistencia y la destruirían, por lo que lo mejor era evacuar a todos. Por su parte, Finn le reveló que, a pesar de que los Jedi eran incapaces de sentir a los yuuzhan vong en la Fuerza, él si podía hacerlo, y por eso sentía que era un fenómeno.[66]

El rey se despidió de su hijo y guardó un mensaje para su esposa en Prowl, en el que le confesó que conocía su secreto, pero que no por eso había dejado de quererla. Poco después Caled murió a causa del veneno del plaeryin bol,[65] y después de su funeral los Jedi evacuaron a los artorianos del refugio, según los deseos del rey. Finn dejó en el refugio la corona de su padre, para que un nuevo líder fuera coronado después de reconquistar el planeta. El holocrón de Dray le dijo al joven Galfridian que fuera a Nar Shaddaa, y aunque Jacen trató de convencer a Finn de que volviera con ellos al Praxeum, él y Jaina accedieron dejarlo en Nar Shaddaa. Dray sintió que Finn llegaría a la luna, por lo que envió a sus empleados Spraug y Dahal a conseguirle ropa nueva. Finn y Prowl se dirigieron al Bar de Giton, pero en un callejón Finn se derrumbó y sintió como algo trataba de salir de su pecho y abdomen. Dray llegó a recogerlo y lo llevó a su hogar, donde le dijo que lo había visto en sus visiones desde hacía mucho tiempo, y por ello había creado el holocrón donde revelaba que Dulac era un yuuzhan vong. Finn notó que Dray estaba mentalmente desequilibrado, algo que confirmó amablemente él mismo, mas en un momento de lucidez Dray le reveló que había visto en sus visiones la caída de Coruscant y la destrucción del Praxeum Jedi, pero que la Nueva República y los Jedi saldrían delante de esas tragedias. Sin embargo, en ese momento los yuuzhan vong estaban creando un arma, que él no sabía de qué se trataba, pero estaba seguro de que causaría la muerte de todos los seres de la galaxia. Finn le respondió que el Maestro Skywalker debía saber lo de esa arma, pero Dray se rehusó, pues dijo que él y Luke tenían diferencias filosóficas, y Dray sabía que defenderse de los yuuzhan vong no serviría de nada si al mismo tiempo no se realizaban ofensivas.[85]

Rescate en Dibrook

Nagme: «Nuestra última cosecha no fue un fracaso completo. Pudimos obtener cerca de treinta seres de la estación espacial para nuestros experimentos. Este ejército ha llegado a salvarlos.»
Tsalok: «¿Arriesgarían enviar a mil soldados a lo desconocido para rescatar a un puñado de individuos? ¿Dónde está el sentido en esto? ¿Dónde está la estrategia?»
— La Modeladora Maestra Nagme y el comandante Tsalok [fuente]

Los yuuzhan vong emplearon thralls durante la Segunda Batalla de Dibrook.

La Nueva República había llevado a muchos refugiados de los ataques en el Borde Exterior a una gigantesca estación espacial que orbitaba al planeta Dibrook. Aunque la estación era muy grande, no podía sostener a tantos refugiados, y ellos vivían en condiciones muy difíciles. La estación fue atacada sorpresivamente por los yuuzhan vong, y el pequeño contingente de cazas estelares defensores perdió los escudos instantes después de salir de los hangares. Sin embargo, poco después la Tsam P'ah, controlada por Nina Galfridian, llegó a apoyar a los abrumados cazas, y destruyó una nave yuuzhan vong. Los invasores capturaron a varios refugiados y los llevaron a la superficie del planeta, mientras los residentes de la Tsam P'ah, liderados por Kaye Galfridian, se dispusieron a ayudar a la gente a bordo de la estación. Los oficiales militares a cargo de la estación quisieron apropiarse de la nave yuuzhan vong para examinarla, pero Kaye y Arbeloa se los impidieron; Kaye les dijo que los refugiados de Artorias usarían a la Tsam P'ah, renombrada Corazón de Artorias, para ayudar a otras víctimas de la guerra. Varios de los cautivos rescatados comentaron que los yuuzhan vong se habían llevado a otros refugiados a Dibrook, y aunque supuestamente el planeta estaba deshabitado, Nina por medio de su enlace con el Corazón de Artorias descubrió que en la superficie había algo que se estaba comunicando con la nave. Kaye resolvió rescatar a esa gente.[18] Faye y el almirante Bylsma acordaron descender a Dibrook y buscar a los cautivos, por lo que las tropas de la estación al mando del capitán Ogden quedaron a disposición del Corazón de Artorias. La fuerza de rescate combinada avanzó bajo una torrencial lluvia ácida hacia la base de los yuuzhan vong, donde se practicaban investigaciones heréticas al mando de la Modeladora Maestra Nagme, pero de gran importancia para el esfuerzo de la guerra. Dentro de la base el comandante Tsalok, obsesionado por atrapar al Jeedai que le perdonó la vida en Rychel, interrogó al Jedi capturado Yuledan acerca de su paradero.[19] Los yuuzhan vong lanzaron thralls contra los rescatistas de la Nueva República, que descubrieron con horror que aquellos que eran capturados por los invasores eran convertidos en bestias de guerra sin mente.[20]

Tsalok decidió evacuar al yammosk y las investigaciones de los modeladores, mientras desataba a los thralls contra las fuerzas invasoras. Un pequeño grupo de guerreros liderados por Tsalok masacró a los exploradores de Faye Galfridian, lo que llenó de miedo al resto de las fuerzas.[20] Faye se comunicó con su madre y le dijo que no deseaba luchar contra los thralls, pues eran tan solo víctimas de los yuuzhan vong y no podían controlar sus actos. Nina le contestó que no había forma de ayudar a esos seres, y que lo mejor sería rescatar de la base a aquellos que aún no habían sido convertidos. Poco después se inició un combate feroz entre las fuerzas del Corazón de Artorias y la Nueva República contra miles de thralls y algunos yuuzhan vong.[66] Decenas de combatientes del Corazón de Artorias detuvieron la lucha, pues habían reconocido entre los thralls a seres queridos capturados por los yuuzhan vong, que no tuvieron impedimento para matarlos.[65] Bajo tortura, Yuledan finalmente le confesó a Tsalok que el Jedi que buscaba se llamaba Finn Galfridian y aún no había terminado su entrenamiento en Yavin 4.[66] El guerrero Verston le informó a Tsalok que el Maestro de Guerra Tsavong Lah se había enterado de que el comandante había abandonado su puesto en Rychel y que la Tsam P'ah se encontraba en manos de los esclavos; Tsalok dedujo que uno de los modeladores de Nagme estaba espiando para Tsavong Lah, y envió a aquellos en los que ella no confiaba para que murieran en la refriega contra las fuerzas de la Nueva República, pues sabía que si el Maestro de Guerra se enteraba de los experimentos de Dibrook él y Nagme serían ejecutados. El comandante y la modeladora, acompañados de Yuledan y el yammosk, abandonaron la base de Dibrook a su suerte, y los thralls se desconectaron pues el yammosk ya no los estaba coordinando. Las fuerzas de rescate entraron a la base y descubrieron que los yuuzhan vong habían colocado a los prisioneros restantes en una cámara de gas, y Arbeloa sólo pudo salvar a un niño. Nina le dijo a Kaye que retirara a sus fuerzas, y a continuación usó las armas del Corazón de Artorias para destruir la base, junto con muchos de los thralls que quedaban.[65] Kaye se sintió muy molesta con su madre, pues había matado a cientos de thralls, pero al mismo tiempo sintió la muerte de su padre, y fue a informarle eso a la reina.[85]

El Asedio de Shramar

«Este día será recordado. Estoy reportando en vivo por toda la HoloNet desde el planeta Shramar, donde se está llevando a cabo una evacuación masiva. Una flota de ataque yuuzhan vong está determinada a aniquilar a toda la vida de este planeta. Refugiados de Artorias, previamente desarraigados por la invasión, están huyendo rápidamente del planeta, junto con el ejército del Remanente Imperial que llama a Shramar su hogar. Están evacuando en transportes y una gran nave de esclavos, que ha sido audazmente robada al enemigo y reacondicionada para albergar refugiados. Naves yuuzhan vong están amenazando a Shramar desde arriba. Pero, sorprendentemente, naves de todo este Territorio del Borde Exterior se han unido para proteger este planeta y ayudar en su evacuación. Nunca pude haber imaginado grupos tan dispares trabajando juntos. Hay transportes y cazas civiles, mercenarios y piratas. Aún más improbable, naves de la Nueva República están luchando lado a lado con naves Imperiales. Todo esto ha sido organizado por un hombre, un hombre actuando en desafío directo a la Nueva República y que ha convencido a muchos a hacer lo mismo, su nombre es almirante Bylsma.»
―La periodista Cianba[fuente]

Después de que se llevara a cabo un memorial en Dibrook, el almirante Bylsma le reveló a Kaye que los refugiados de Artorias habían sido llevados a Shramar en el Remanente Imperial, así que el Corazón de Artorias se puso inmediatamente en marcha. Desafortunadamente, al llegar al Espacio Imperial un Star Destroyer atacó al Corazón de Artorias.[69] El Corazón de Artorias convenció a los Imperiales de que no eran yuuzhan vong, pero el Comandante de Sector Devry no le permitió aterrizar en Shramar para que la tripulación se reuniera con los refugiados en la superficie. Finalmente se acordó que Kaye y Arbeloa se reunieran con los Imperiales para asegurar que los refugiados artorianos estuvieran bien tratados, pero no se le permitió desembarcar a nadie más, y tampoco que ningún refugiado de Shramar ingresara al Corazón de Artorias. Una joven refugiada trató de hablar con Kaye pero varios stormtroopers le dispararon; ella fingió estar muerta, pero Arbeloa descubrió su ardid y la llevó al Corazón de Artorias. Ahí ella reveló que los refugiados eran obligados a cosechar plantas que eran llevadas fuera del planeta, y quienes se resistían eran fusilados. Secretamente los Imperiales en Shramar habían hecho un trato con los yuuzhan vong, y cultivaban suministros para ellos con mano de obra esclava. La indignada reina Nina habló con el Devry para que le explicara la situación, y él la invitó a un banquete. Nina llevó a Kaye, pero los guardias no dejaron pasar a la joven Galfridian. En el banquete Nina le dijo a Devry que la chica refugiada había sobrevivido y le había contado que los artorianos estaban siendo esclavizados, y le exigió que los liberara. Ante la negativa del comandante de Sector, Nina se quitó su enmascarador y se reveló ante los Imperiales como una yuuzhan vong, para después atacarlos. Kaye escuchó el tumulto desde afuera y trató de entrar para defender a su madre, pero los stormtroopers le dispararon. Increíblemente Kaye se recuperó de un disparo en su espalda y mató e hirió con sus propias manos a los stormtroopers que le cerraban el paso, y cuando llegó al banquete vio que su madre era una yuuzhan vong y había matado al Comandante de Sector Devry. Momentos antes de morir, Devry había contactado al Maestro de Guerra Tsavong Lah para decirle que el Corazón de Artorias estaba en Shramar y estaba dirigido por una yuuzhan vong que se hacía pasar por humana, y Lah prometió enviar una flota.[83]

Fuerzas de la Nueva República y el Remanente Imperial defendieron Shramar de los yuuzhan vong.

Nina habló con Tsavong Lah y él le demandó que devolviera el Corazón de Artorias a la flota que se avecinaba, de lo contrario los yuuzhan vong matarían a todos en Shramar. La reina después trató de explicarle a Kaye que tenían que actuar pronto o todos morirían, pero la joven Galfridian aún estaba impactada porque su madre era una yuuzhan vong y porque ella acababa de sobrevivir a un disparo y decapitado a un stormtrooper. Otros stormtroopers llegaron al lugar y Kaye les dijo que un yuuzhan vong había matado a los Imperiales, y acto seguido Nina se comunicó con el almirante Bylsma para pedirle ayuda para evacuar Shramar ante el inminente ataque yuuzhan vong. Bylsma se comprometió a llevar a la Estación Espacial Dibrook y a pedir ayuda a la Nueva República. El almirante le pidió ayuda oficial a Borsk Fey’lya, pero éste le dijo que el embajador de Shramar le había comentado que no había tal invasión y que a la Nueva República no le importaban los pequeños problemas de los mundos atrasados del Borde Exterior. Enfurecido por la terquedad de su Jefe de Estado, el almirante Bylsma contactó a todas las naves del sector, fueran de la Nueva República o no, para pedirles apoyo para defender Shramar. El oficial Imperial sobreviviente de mayor rango, el capitán Bristow, coordinó la defensa con la reina Nina, y confirmó que los imperiales de Shramar tenían un trato con los yuuzhan vong. Se acordó que, como los yuuzhan vong no atacarían al Corazón de Artorias ya que deseaban recuperarlo, las fuerzas terrestres Imperiales se agruparían a su alrededor para estar más protegidas. Pronto llegaron el almirante Bylsma y cientos de naves voluntarias, que formaron un cordón de seguridad alrededor de Shramar y ayudaron a evacuar a la población. La reina Nina se reunió con el almirante Bylsma y le reveló que era una yuuzhan vong, pero antes de que pudiera explicar una flota comandada por Tsalok llegó y atacó a las naves alrededor de Shramar.[86] Mientras las dispares naves voluntarias montaban una defensa, la reina Nina le confesó al almirante Bylsma que ella sí era una yuuzhan vong pero ya no formaba parte de ellos, pues era una Avergonzada, y deseaba derrotarlos. Ella había descubierto que lo que los refugiados estaban cultivando eran muur y cristales lambent, lo que indicaba que un grupo de avanzada yuuzhan vong había llegado a Shramar antes de la invasión. Varias naves yuuzhan vong penetraron la defensa orbital y descargaron cientos de guerreros en la superficie, que se enfrentaron con las tropas del capitán Bristow y las de Kaye Galfridian.[21] Cuando todos los refugiados se encontraban en los transportes, las tropas se retiraron al Corazón de Artorias. Para entonces el asalto de los yuuzhan vong había obligado a retirarse a la mitad de las naves defensoras, por lo que los transportes de refugiados quedaron prácticamente desprotegidos. El comandante Tsalok ordenó que los transportes fueran destruidos y que se recuperara al Corazón de Artorias, pues importaba más recuperar los cultivos de Shramar que eliminar a las naves aliadas. Sin embargo, la retirada de las naves era un ardid, y pronto docenas de naves regresaron del hiperespacio para atacar no a la flota de Tsalok, sino los campos cultivados de Shramar. Nina contactó a Tsalok y le reveló quién era en realidad, algo que el comandante no quiso creer pues pensaba que él y Nagme la habían matado tiempo atrás. Posteriormente la flota improvisada se reunió en los bordes del Espacio Salvaje, donde la reina Nina ofreció un discurso transmitido a toda la galaxia. Ya que la Nueva República y el Imperio se mostraban incapaces de proteger a la gente del Borde Exterior, ella proclamó la creación de la Alianza del Borde Exterior para luchar contra los yuuzhan vong.[22]

Atentado contra el Jefe de Estado

Dray: «Nos vamos a Coruscant.»
Finn Galfridian: «¿Por qué?»
Dray: «Porque un agente yuuzhan vong está a punto de tratar de asesinar a Borsk Fey’ya y tú tienes que detenerlo.»
Dray y Finn Galfridian [fuente]

Durante los dos meses siguientes, Finn se quedó en Nar Shaddaa con Dray, y aprovechó el tiempo para mejorar las habilidades de combate de Prowl. Dray tuvo una visión en la que varios yuuzhan vong disfrazados atacaban a Borsk Fey’lya, y le dijo a Finn que tendrían que ir a Coruscant para impedirlo. Durante el viaje Dray le confirmó a Finn que su habilidad de detectar a los yuuzhan vong sería esencial para la misión, pero al mismo tiempo comentó que tal vez los yuuzhan vong eran invisibles a la fuerza porque no estaban realmente vivos. Al llegar a Coruscant Finn se infiltró en el Palacio Imperial y pudo escuchar un encuentro entre Fey’lya y los embajadores Jydu y Yarmond. Jydu trató de convencer al Jefe de Estado de hacerle caso a las advertencias de Leia Organa Solo sobre los yuuzhan vong, pero Yarmond, supuestamente del Remanente Imperial pero en realidad un yuuzhan vong disfrazado, le replicó a Fey’lya que los disturbios en Artorias eran sólo una pueblerina "guerra civil", y que los yuuzhan vong eran sólo un rumor. En ese momento Finn cayó frente a Yarmond y supo que era un yuuzhan vong, pero Yarmond lo dejó inconsciente y a merced de los guardias de Fey’lya.[69] Yarmond contactó al comandante Tsalok y le dijo que había capturado a Finn Galfridian, y que el joven tenía en su interior alguna criatura que le permitía sentir a los yuuzhan vong. Tsalok le dijo que pronto enviaría a alguien a recoger a Finn, aunque Dray y Prowl lo rescataron de la prisión. Dray le dijo a Finn que no valía la pena salvar a Borsk Fey’lya como persona, pero como Jefe de Estado era importante protegerlo de los yuuzhan vong; más adelante habría tiempo de reemplazarlo.[83] Finn y Prowl volvieron a tratar de infiltrarse al Palacio Imperial mientras Dray buscaba a Yarmond, pero los guardias estaban alertados de su presencia y la capitana Kopri lo derribó. Finn logró escapar sin ser visto e irrumpió en las estancias privadas de Fey’lya justo después de que él le dijera al almirante Bylsma que no apoyaría a los refugiados en Shramar.[86] Después de escuchar esto, Finn amenazó con su sable de luz al Jefe de Estado, pero le dijo que su intención no era asesinarlo sino protegerlo de un asesinato. Ante la llegada de los guardias el joven Galfridian huyó por la ventana, y la capitana Kopri lo persiguió. Finn logró convencerla de que no era un asesino y de que trataba de proteger a Fey’lya, así que Kopri lo llevó a las habitaciones de Yarmond para aclarar las cosas. Yarmond estaba acompañado del guerrero Zakar, que sometió a Kopri mientras Finn escuchaba incrédulo que Yarmond no deseaba matar a Fey’lya, pues un líder ineficaz como él era algo positivo para los yuuzhan vong. En ese momento Dray llegó y decapitó a Zakar, pues dijoque él mismo quería matar a Fey’lya,[21] para después tomar el control de la galaxia. Dray le dijo a Finn que matara a Yarmond, pero Finn prefirió huir con la capitana Kopri al ver la demencia de su Maestro; Dray entonces mató a Yarmond y siguió a Finn y a Kopri; la capitana mandó a varios guardias a detenerlo, pero Dray los mató con Relámpagos de la Fuerza. Dray alcanzó al Jedi y la capitana y le dijo a Finn que los yuuzhan vong habían completado el arma de la que le había hablado, y con ella serían casi invencibles. Finn no quiso volver con Dray y decidió destruir el arma él solo, pero tuvo que llevarse a Kopri en una nave para no dejarla en manos de Dray; Prowl también se quedó en Coruscant, pues había sido atravesado por el sable de luz de Dray al salvar a Finn.[22]

Incursiones al Borde Medio

«Los yuuzhan vong han incrementado sus ganancias en sectores clave en los Bordes Medio y Exterior, y a menos que se frustre su avance, podrían llegar a las Colonias o al Núcleo en un año estándar, dejando incluso al mismo Coruscant vulnerable ante un asalto.»
Viqi Shesh[fuente]

Después de la Batalla de Ithor, los yuuzhan vong controlaban una porción considerable de la galaxia, centrada en un corredor de varios años luz de ancho, desde el borde de la galaxia hasta medio camino hacia Coruscant.[8][11] Ithor quedó devastado y estéril, mas los yuuzhan vong sacaron provecho de mundos como Dubrillion para obtener esclavos para obligarlos a trabajar o para sacrificarlos. En las ruinas de Sernpidal, los invasores establecieron un vientre de naves, y en Belkadan el astillero de yorik-ets comenzó a ser productivo. Los yuuzhan vong celebraban sus éxitos, pues los planetas que no se rendían eran aplastados sin contemplaciones.[11] El territorio de los yuuzhan vong iba desde Belkadan hasta Dathomir e Ithor hacia el Borde Medio, y lindaba con el Remanente Imperial desde Dubrillion hasta Garqi.[8] Los invasores no prosiguieron un ataque contra los Imperiales, prefiriendo avanzar hacia el Borde Medio. Pronto comenzaron los sacrificios masivos de prisioneros, pues con la llegada de los primeros miembros de la Casta de los Sacerdotes, los yuuzhan vong sacrificaban rutinariamente a miles de prisioneros a sus dioses para que la invasión prosiguiera su buen curso.[11] Seis meses después de la llegada de los pretores vong a Helska, la armada de los yuuzhan vong superaba un millar de naves de guerra y miles de yorik-ets, y tenían treinta sistemas estelares bajo su mando.[23] En los mundos que no estaban completamente subyugados, los yuuzhan vong lenta pero eficazmente eliminaron toda la resistencia. Su única duda eran los Jedi, que consideraban guerreros formidables capaces de detectar yuuzhan vong disfrazados, y comenzaron a fraguar planes para eliminarlos.[11]

La Destrucción de Obroa-skai

«Era claro para los miembros de este cuerpo que Obroa-skai estaba en peligro, pero no se hizo nada por protegernos del ataque. Los yuuzhan vong cayeron sobre nosotros como velkers, aniquilando nuestras ciudades.»
bel-dar-Nolek, director del Instituto Obroano de Arqueología, al Senado de la Nueva República[fuente]

El pacífico planeta biblioteca Obroa-skai.

Los yuuzhan vong iniciaron su incursión al Borde Interior atacando al pacífico planeta Obroa-skai, que albergaba una famosa biblioteca con milenaria información sobre toda clase de tópicos. El planeta estaba pobremente defendido por un par de Plataformas de Defensa Golan y varias naves de guerra viejas, que hicieron poco para evitar el implacable asalto de los yuuzhan vong. En poco tiempo las fuerzas invasoras, al mando del comandante Tla, bombardearon la superficie del planeta, dejando profundos cráteres donde anteriormente había ciudades. Pronto un yammosk se instaló en el manto del planeta, y los yuuzhan vong reunieron a cientos de cautivos de decenas de especies de los investigadores y académicos que comprendían la mayor parte de la población de Obroa-skai.[23] Aunque las inmensas bibliotecas y centros de investigación, como el famoso Archivo Celebratus, eran considerados abominaciones por los yuuzhan vong, su fanatismo religioso dio paso al pragmatismo, y aunque reluctantes a "contaminarse" por usar aparatos de los infieles, fueron prácticos y accedieron a los inmensos bancos de datos de Obroa-skai, que emplearon para incrementar exponencialmente su conocimiento sobre la galaxia y las especies que la habitaban.[11][23] Los invasores de esta forma aprendieron mucho sobre la Nueva República y los Jedi.[11] De particular interés para ellos fue el hecho de que hubiera muy pocos documentos sobre los Caballeros Jedi, lo que los hizo suponer que en el pasado habían sido abundantes, pero sus números habían disminuido tras un evento catastrófico para ellos, que deseaban replicar. Los yuuzhan vong también se enteraron de la existencia de los Sith, y decidieron que serían aliados útiles si pudieran encontrarlos,[23] aunque no supieron qué eran los Sith exactamente o dónde se localizaban.[11] La captura de Obroa-skai hizo que Luke Skywalker planeara evacuar a los aprendices Jedi de Yavin 4, pues los yuuzhan vong podrían obtener la ubicación del Praxeum Jedi en la base de datos.[23]

Desacuerdos en el Seno de la Nueva República

«Veo a través de usted, senadora. Obroa-skai fue entregado porque carece de valor estratégico. Cuando las naves yuuzhan vong comiencen a acercarse a Kuat, Chandrila o Bothawui, dudo mucho que las flotas de la Nueva República luchen en otro lado en ese momento.»
bel-dar-Nolek a Viqi Shesh[fuente]

Para entonces, muchos mundos habían caído ante los yuuzhan vong con resistencia mínima. La invasión había tomado a todos por sorpresa, mas mientras parte de las fuerzas armadas y los Jedi se organizaron como pudieron para hacer frente a los yuuzhan vong, en el Senado de la Nueva República todavía se discutía sobre cómo lidiar con la invasión; lo que era más necesario era la unificación de las fuerzas y un plan para contrarrestar a la amenaza extragaláctica, pero los senadores se mantenían divididos. El Maestro Jedi Luke Skywalker sugirió que era necesario organizar una defensa, aunque el Senado lo ignoró y continuó con querellas internas. Todos los sectores del gobierno reconocían sin la menor duda la amenaza de los yuuzhan vong, mas muchos senadores consideraban primero la seguridad de sus propios mundos, dejando de lado las necesidades del resto de la galaxia. Esta mentalidad evitaba que el Senado actuara efectivamente, pues cada vez que se habla acerca de movilizar buques de guerra o transportes de suministros, ocurren disputas en el Senado sobre a dónde mandarlos. Muchos planetas de senadores poderosos, como los que se sentaban en el Consejo Asesor, estaban bien protegidos por una gran cantidad de naves y soldados, pero muchos mundos de importancia menor y senadores poco trascendentes, con frecuencia ubicados en el corredor de la invasión, no recibían ningún apoyo y quedaban indefensos. Esto se justificaba en el Senado diciendo que esos mundos no tenían "valor estratégico", pero muchos de los senadores poco importantes pensaban que simplemente era porque ellos no tenían el poder político suficiente para que se les tomara en cuenta a ellos y a sus planetas.[11] Durante una audiencia en la Gran Cámara de Convocación del Senado, el director del Instituto Obroano de Arqueología bel-dar-Nolek acusó a los senadores de ignorar la inminente invasión de Obroa-skai, y aunque justificó la ausencia de defensas en mundos poco importantes del Borde Exterior, exigió defensas redobladas para planetas importantes como Obroa-skai, antes de amenazar al Senado con hacer una paz independiente con los yuuzhan vong si eso ayudaba a los obroanos a preservar su información. bel-dar-Nolek además acusó a los Jedi de provocar la guerra,[23] postura que apoyaban algunos senadores, pues creían que los Jedi atacaron primero a los yuuzhan vong y la campaña de los invasores era solamente una represalia por ello; la guerra entonces era una especie de mal entendido, y había oportunidad de negociar la paz con los invasores. Estos senadores no tomaban en cuenta la desafortunada experiencia del senador A'Kla.[11] Para entonces eran innegables los efectos de la invasión: hordas de refugiados, fuerzas militares en retirada, y mundos envueltos en caos, miseria, hambre y penurias.[80]

Debido muchos senadores actuaban solamente por interés político individual, sin tener en cuenta las necesidades militares y civiles de los mundos amenazados, la Fuerza de Defensa de la Nueva República no estaba en condiciones de crear un plan efectivo para contrarrestar a los yuuzhan vong. Asimismo, el hecho de que los yuuzhan vong fueran una especie completamente diferente con costumbres totalmente alienígenas hacía prácticamente imposible infiltrar agentes para descubrir lo que querían o lo que harían. Aunque la Batalla de Ithor fue técnicamente una victoria, la ayuda de la flota del Remanente Imperial fue fundamental para alcanzarla; sin embargo esta flota ahora estaba protegiendo su propio territorio, lo que disminuía considerablemente el número de naves disponible para proteger otros mundos.[11] Sin embargo, el Gran Almirante Pellaeon permitió que varias naves Imperiales participaran en diversas batallas, como el Star Destroyer Erinnic al mando del vicealmirante Ark Poinard. Durante una reunión de los comandantes de la Fuerza de Defensa de la Nueva República en Kuat se abordó el tema de que la Nueva República no sabía realmente mucho de los yuuzhan vong, pues su tecnología no era comparable con nada en la galaxia, y se desconocía si los yuuzhan vong conquistarían sólo una parte de la galaxia o buscarían dominarla por completo. Los yuuzhan vong estaban reuniendo su flota en el Brazo Tingel, y el director de Inteligencia de la Flota Ayddar Nylykerka comentó que la Nueva República tenía las naves suficientes para enfrentarse a los yuuzhan vong en frentes múltiples, pero el Comandante Supremo Sien Sovv no reaccionó con optimismo ante la noticia de que los astilleros de Kuat, Bilbringi, Sluis Van y Fondor duplicarían su producción de cruceros pesados al año siguiente, pues para entonces los yuuzhan vong bien podrían estar a las puertas de Coruscant. Naves de la Tercera y la Cuarta Flotas habían sido desplegadas a lo largo de la Vía Hydiana y la Ruta Comercial Perlemiana, las más cercanas a los territorios de los yuuzhan vong, y la mayor parte de la Segunda Flota se encontraba entre Hapes y Borleias. Finalmente, elementos de la Primera y Quinta Flotas estaban apostados en el Núcleo, en Coruscant, Kuat, Chandrila, Commenor y Fondor.[23] La Fuerza de Defensa de la Nueva República permitió que los yuuzhan vong avanzaran sin oposición en gran parte de la galaxia, dándoles oportunidad de conquistar cientos de mundos indefensos y esclavizar a todos los seres que quisieran. Esta doctrina tenía sentido para el Almirantazgo, pues los altos mandos tenían la intención de atraer a los invasores a un campo de batalla elegido por la Nueva República y aniquilarlos, por esto se decidió no gastar tropas y naves en batallas que se se podrían perder. Se inició un repliegue de fuerzas y el fortalecimiento de las defensas en puntos estratégicos, pues fue así como la Alianza Rebelde había destruido al Imperio, y la Nueva República había usado esas tácticas con éxito. Sin embargo, ni el Comandante Supremo Sien Sovv ni su segundo al mando, el comodoro Turk Brand, sabían como luchar una guerra, pues no tenían experiencia en mando de flotas a gran escala y su conocimiento militar se basaba sólo en teorías de academia. Sus ayudantes clave eran especialistas en análisis táctico y logística y no veteranos de combate, y muchos de ellos promocionaban disciplina y orgullo militar antes que habilidades tácticas y manejo de personal y naves. En la práctica, este plan de guerra hizo que la Fuerza de Defensa pareciera débil e hizo que el enemigo pareciera imparable, lo que debilitó considerablemente la habilidad de combate de la Nueva República. Rápidamente se esparció el pánico entre los civiles y el personal militar de bajo rango. La mayoría de las tropas en el frente iban a la batalla esperando que los yuuzhan vong les dieran una paliza. Surgió un patrón lúgubre y deprimente—una serie de intentos de las fuerzas armadas para atraer a los invasores a una batalla decisiva, que los ciudadanos de la galaxia interpretaban como retiradas continuas.[49]

La Formación de la Brigada de la Paz

«Sé quién va a salir ganando de esta, y voy a hacer todo lo que tenga que hacer para vivir feliz para siempre.»
Reck Desh, Brigadista de la Paz[fuente]

Miembros de la Brigada de la Paz, una organización colaboradora.

Nom Anor trató de redimirse por su participación en la fallida campaña de los pretores vong al crear a un grupo de criminales y proscritos que servirían a los yuuzhan vong desestabilizando aún más a la Nueva República. Contactando a aquellos que le tenían poca lealtad al gobierno galáctico era simple, y la avaricia y egoísmo que guiaba a los miembros de lo que sería conocido como la Brigada de la Paz probaron ser un recurso abundante. Creyendo que los yuuzhan vong ganarían la guerra, muchos se unieron a la Brigada de la Paz,[23] que pronto fue liderada por un consejo llamado la Alianza de los Doce.[26] Soldados descontentos, mercenarios y proscritos se convirtieron en la columna vertebral de la Brigada, y llevaron a cabo varias operaciones para ayudar a sus amos con la invasión. Atzerri en el Borde Interior fue la víctima de uno de esos ataques, pues sus defensas fueron debilitadas y su gobierno minado. Aunque Anor creó los cimientos de la Brigada de la Paz desde los primeros días de la invasión, pasó algún tiempo antes de que la reputación de la Brigada de la Paz se estableciera por la galaxia, y muchos no entendieron la ignorancia de los colaboradores, pues era obvio que los yuuzhan vong se volverían contra sus aliados al final.[23] Esencialmente, la Brigada de la Paz estaba sellando su propia perdición, pues los yuuzhan vong traducían la palabra "paz" como "sumisión voluntaria", y consideraban a los Brigadistas como tontos indignos que merecían menos misericordia que los defensores de la galaxia.[7][26] Si bien muchos de los Brigadistas eran simples mercenarios amorales que pensaban que se estaban aliando con los vencedores y que serían recompensados por sus esfuerzos, abundaban también quienes se unieron por causas ideológicas, pues creían que si la Nueva República dejaba de luchar y se rendía, se evitaría un baño de sangre. Para ellos, su meta era ayudar a los yuuzhan vong a coexistir pacíficamente con el resto de la galaxia. Como apoyo a los yuuzhan vong, los agentes de la Brigada de la Paz examinaban los planetas en el camino de la invasión, y revisaban qué tan receptivos serían a la rendición y si contenían recursos que aprovecharían los yuuzhan vong. Asimismo, incitaban el sentimiento anti-Jedi, algo que se volvió más fácil desde la devastación de Ithor. Posteriormente los yuuzhan vong decidían si esos mundos serían fáciles o difíciles de conquistar, y la Brigada "facilitaba" su rendición. Los yuuzhan vong de esta forma no comprometían a sus propios operativos. Muchos Brigadistas consideraban que la galaxia cambiaría muy poco con los yuuzhan vong al mando, y que si la gente no se resistiera a los invasores no morirían tantos inocentes; sin embargo, muchos de ellos desconocían lo que ocurría en los planetas capturados por los yuuzhan vong, como los sacrificios, las torturas y los experimentos.[11] La mayoría de sus misiones eran trabajos sucios que los comandantes yuuzhan vong no querían que realizaran sus tropas, y el mismo Nom Anor usó a la Brigada de la Paz para misiones que ocultó de sus superiores. Los brigadistas que sobrevivían varias misiones podían considerarse afortunados, pues los yuuzhan vong mataban a los que fallaban. Los nuevos reclutas eran puestos en acción casi inmediatamente, y si mostraban su calidad eran promovidos para que llevaran a cabo tareas difíciles e importantes, como cazar Jedi. Los brigadistas podían viajar libremente en el territorio controlado por los yuuzhan vong, y pedirles recursos para llevar a cabo sus misiones; asimismo, se les daba un entrenamiento básico en biotecnología. Después de mostrar su competencia y confiabilidad, a los mejores miembros de la Brigada de la Paz se les permitía tener asignaciones libres y podían hacer lo que quisieran con su dinero: cazar Jedi, espiar a las fuerzas armadas de la Nueva República, o encargarse de propaganda pro-yuuzhan vong.[87] A seis meses de la guerra, los yuuzhan vong parecían imparables. Esto fue ayudado por el terror y brutalidad que despertaban, que muchos mundos no habían conocido ni siquiera en lo peor del reinado del Emperador Palpatine, y permitió que la Brigada de la Paz funcionara con eficacia.[8]

El Comité Electo del Senado de Ayuda a los Refugiados

«El problema de los refugiados se ha vuelto abrumador, Han. Carencia de alimentos, enfermedades, familias separadas…y a la cima de todo, hay sospechas extendidas de los motivos de la Nueva República para ayudar. […] muchas personas sienten que la Nueva República estará en la posición de anexarse cientos de mundos una vez que hayamos lidiado con los yuuzhan vong.»
Leia Organa Solo[fuente]

Leia Organa Solo partió a Ord Mantell, donde se reunió con varios representantes planetarios para tratar el problema creciente de los refugiados,[23] que pronto se convertiría en la mayor complicación para la Nueva República.[11] Incontables multitudes de los mundos conquistados se habían visto obligados a abandonar sus planetas, ocasionando problemas logísticos considerables: todas estas personas necesitaban alimentos y lugares para quedarse, y alguien tenía que proporcionárselos. Para este fin se creó el Comité Electo del Senado de Ayuda a los Refugiados, o SELCORE, del cual Leia Organa Solo fungía como embajadora. Durante la reunión Leia mencionó que no era cuestión simplemente de llevar a los refugiados a planetas habitables, sino trasladarlos a mundos con servicios, infraestructura y defensas, para que no estuvieran en una posición vulnerable. SELCORE tenía acceso a fondos para pagar por el traslado y manutención de los refugiados, lo que le faltaba era el permiso de los planetas para establecer a la gente. Varios mundos se resistían a la idea de aceptar refugiados, considerando que impactarían negativamente en su economía, aunque otros habían puesto de su parte para resolver el problema, como Dac, que había aceptado a muchos ithorianos, y Bimmisaari, que había recibido a sobrevivientes de Obroa-skai. Leia expresó que los planetas que aceptaran refugiados recibirían un número limitado de los mismos, así como los fondos suficientes para mantenerlos. Asimismo, la idea era llevar a los refugiados a enclaves permanentes en los Mundos del Núcleo, aunque mientras se establecieran estos enclaves era necesario que planetas de otras regiones los aceptaran. Pronto dos planetas aceptaron: Gyndine y Ruan, este último era uno de los agrimundos de la corporación Salliche Ag,[23] que sorpresivamente no sólo no rechazaba a los refugiados, sino que los pedía.[24]

El Complot de Elan

Elan: «¿Se refiere a infiltrarlos?»
Harrar: «Asesinarlos. A tantos como sea posible.»
Nom Anor: «Un evento así sería desmoralizador para incontables poblaciones. Si los Jedi fueran vencidos, ¿qué esperanza tendría el resto? La confianza en los Jedi y en la Fuerza sufriría un golpe irreversible. Mundos enteros comenzarían a capitular sin pelear. El Supremo Soberano Shimrra sería informado de que nuestra misión ha sido ejecutada antes de tiempo y que aguardamos su llegada.»
Elan, Harrar y Nom Anor[fte.]

La sacerdotisa Elan, enviada para matar a los Caballeros Jedi.

El sacerdote Harrar y el ejecutor Nom Anor idearon un plan para eliminar a la mayor cantidad posible de Caballeros Jedi, sin tener que recurrir a un gran número de guerreros. Su plan implicaba usar un único operativo que llevara esporas de escarabajos bo'tous en su cuerpo, que al exhalarlos se convertirían en mortales esporas bo'tous, y llevarlo ante los Jedi para que pudiera matarlos.[23] Ya que era impráctico que el operativo fuera un prisionero, pues sería costoso condicionarlo y los Jedi podrían detectar sus intenciones, se decidió que fuera un yuuzhan vong, alguien que fuera tan valioso que la Nueva República se apresurara por reunirlo con los Jedi.[11] Harrar y Nom Anor contactaron a la sacerdotisa Elan, hija del influyente Más Alto Sacerdote Jakan y miembro de la Secta del Engaño, y le explicaron el plan.[23] Secretamente, la Secta del Engaño consideraba que la cultura yuuzhan vong estaba en un callejón sin salida, y planeaba derrocar al régimen para llevar a los yuuzhan vong a un mejor futuro.[49] La idea era que Elan fuera capturada por la Nueva República y pidiera asilo político, argumentando que se oponía a la guerra. Ella les daría a sus captores información sobre uno de los blancos siguientes de los yuuzhan vong, y una vez que hubiera ganado la confianza de la Nueva República, pediría hablar con los Jedi usando como pretexto conocer la naturaleza de una enfermedad que los yuuzhan vong habían introducido a la galaxia meses antes de la invasión—la enfermedad que afectaba a Mara Jade Skywalker. Con los Jedi reunidos, ella exhalaría las mortales esporas bo'tous y asesinaría a la mayor cantidad de Jedi que pudiera, eliminando la amenaza que representaban para los yuuzhan vong y dando un duro golpe a la moral de la Nueva República. Ya que el inconveniente del plan era que Elan moriría por los bo'tous o a manos de soldados de la Nueva República por su traición, su familiar Vergere le aconsejó que no participara, aunque también admitió que era una tarea que le daría honor a Elan. Por ello, la sacerdotisa aceptó, y ella y Vergere se prepararon para la misión. El comandante Tla se opuso al plan, argumentando que era demasiado riesgoso y que era poco probable que tuviera éxito, mas no pudo hacer nada al respecto, y tuvo que sacrificar una nave para poner a Elan en manos de sus enemigos.[23]

Deserción y Captura

Saychel: «Es obviamente una trampa. Me refiero a estas dos.»
Showolter: «Claro que lo es. Pero esta podría ser nuestra única oportunidad de interrogar a uno de ellos, y no estamos en posición de dejarla pasar. Incluso si tenernos que arreglar una reunión con los Jedi.»
Saychel y Showolter [fuente]

En el Sector Meridian, cerca del planeta Exodo II, la nave Soothfast del capitán Skent Graff se encontró con una nave Sh'rip Sh'pa yuuzhan vong, que soltó una nave más pequeña. La Soothfast atacó y destruyó a la nueva nave, que soltó una pequeña cápsula de escape, mientras la nave mayor huía. Dentro de la cápsula de escape se encontraban Elan y Vergere, que fueron capturadas por la Soothfast. Las supuestas desertoras fueron llevadas a la ciudad de Bagsho en el planeta Nim Drovis, a donde fue el mayor Showolter del Servicio de Inteligencia de la Nueva República para reubicarlas. El doctor Saychel de INR había estado a cargo de su interrogatorio, y le confió a Showolter que creía que las desertoras eran una trampa, cosa que aceptó Showolter, sabiendo que era también una oportunidad perfecta para aprender más sobre los yuuzhan vong. Showolter llevó a Elan y Vergere al asentamiento de Nueva Nystao en el remoto planeta Wayland, donde fueron acomodadas en una casa de seguridad. Al ser cuestionada sobre los motivos de su deserción, Elan reveló que los yuuzhan vong no planeaban matar a todos los habitantes de la galaxia, simplemente convertirlos a su religión, y cuando estaba a punto de revelar el siguiente mundo en ser atacado por su especie, un asesino del Dominio Shai llegó para matar a la supuesta traidora, lo que fue impedido por los agentes de la Nueva República, aunque no sin sufrir bajas. Varios yorik-ets después atacaron Nueva Nystao, aunque fueron rechazados por cazas estelares locales. Los yuuzhan vong sabían el lugar preciso donde estaba Elan porque ella llevaba un minúsculo villip, mas el ataque a Wayland fue simplemente para reforzar la idea de que la sacerdotisa era una traidora, y no causó graves daños.[23] Sin embargo, para INR, el hecho de que el asesino hubiera localizado a Elan era perturbador,[11] y los agentes resolvieron llevar a las desertoras a Coruscant a bordo de transportes de refugiados, usando equipos señuelo disfrazados de Elan y Vergere para confundir a los posibles perseguidores. Después del ataque en Wayland, la directora suplente de INR Belindi Kalenda informó a Consejo de Seguridad e Inteligencia del Senado—uno de cuyos miembros era la senadora de Kuat Viqi Shesh—de la información que había dado Elan, incluyendo su deseo de hablar con los Jedi, y el próximo blanco de los yuuzhan vong, Ord Mantell. Luke Skywalker, presente durante la reunión, aceptó la propuesta de Elan, intrigado por la posibilidad de que la enfermedad de la que tenía información tuviera relación con la que aquejaba a su esposa. Luke posteriormente reunió a la mayoría de los Jedi y les informó la situación, y aunque todos pensaron que era una trampa, el Maestro Jedi mencionó que se reuniría personalmente con las desertoras no solamente con la esperanza de obtener mayor información sobre la enfermedad de Mara, sino para mostrar a la Nueva República que se podía trabajar con los Jedi.[23] La senadora Sesh tenía la ambición de llegar a ser Jefe de Estado, y su acceso a la información de INR la convenció de que la galaxia no vencería a los yuuzhan vong, por lo que decidió estar del lado de los ganadores y venderle información privilegiada a los invasores. Sesh era de la misma clase de políticos que habían apoyado el ascenso de Palpatine décadas antes, y al igual que el Emperador estaba dispuesta a sacrificar miles de vidas para llegar a ser algún día la líder de la Nueva República: ella contactó a Nom Anor disfrazada y le proporcionó información sobre mundos descuidados por la Nueva República, que los yuuzhan vong atacaron matando a miles. Ella también tenía acceso a los movimientos de flotas y tropas, fortaleza de escudos de defensa planetarios e itinerarios de figuras importantes, como Borsk Fey'lya, y durante la guerra fue la agente de los yuuzhan vong mejor colocada en el gobierno de la Nueva República.[11]

La Búsqueda de Han Solo

Roa: «No quiero que nadie más sufra por lo que Reck y sus compinches están haciendo. Los yuuzhan vong son lo suficientemente buenos para causar tragedias sin la ayuda de la Brigada de la Paz. Si pudiera lidiar con Reck yo solo, lo haría, pero soy más frágil de lo que parezco, Han.»
Han Solo: «Sí, y quién mejor para ayudarte que yo, ¿eh? Un tipo que perdió a su compañero.»
Roa: «Diciéndolo fríamente: sí.»
Roa y Han Solo [fuente]

Desde la muerte de Chewbacca, Han Solo había pasado su tiempo lejos de su familia en las cantinas de Coruscant.[14][15] Después del funeral del heroico wookiee en Kashyyyk, Han dejó de lado su borrachera pues decidió dejar de lado su pena y vengarse de los yuuzhan vong por haber matado a su mejor amigo. No obstante, aún no estaba preparado para que Lumpawaroo—el hijo de Chewbacca—y Lowbacca—sobrino de Chewbacca y Caballero Jedi—cumplieran la deuda de vida de su amigo, y los wookiees entendieron que Han no estaba listo para tener un reemplazo de Chewbacca. Después de volver a Coruscant, Han de encontró con Roa, un viejo amigo y próspero contrabandista convertido en hombre de negocios. Después de hablar un poco sobre los viejos tiempos, Roa le reveló a Han que Reck Desh, compañero de ambos cuando eran contrabandistas, se había unido a la Brigada de la Paz.[23] Desh pensaba que si la Nueva República se rindiera terminarían las atrocidades, y tenía la esperanza de que la Brigada o los yuuzhan vong le dieran su propio mundo.[11] El viejo contrabandista le dijo a Solo que su esposa, Lwyll, había muerto en Atzerri, víctima de los yuuzhan vong después de que la Brigada de la Paz desestabilizara al planeta.[23] Roa abandonó sus negocios y decidió buscar a Resh, pero para eso necesitaba que Han lo ayudara.[11] Han decidió ayudar a Roa a buscar a Resh y detener a la Brigada de la Paz, mas no quiso llevarse al Halcón Milenario, y partieron en la nave de Roa sin decirle a nadie a dónde se dirigían. Roa llevó a su amigo a la estación espacial Rueda del Jubileo en órbita sobre Ord Mantell, un punto de tránsito para incontables refugiados, muchos de los cuales no tenían los documentos necesarios para partir.[23] Ord Mantell era un punto de reunión popular para la Brigada de la Paz, por lo que era un lugar apto para empezar su búsqueda.[11] Después de una pelea de cantina, Han, Roa y Fasgo—amigo de Roa—se encontraron con el Gran Bunji, otro compañero de Han en sus días de contrabando y dueño de la mayor parte de la Rueda del Jubileo, que les informó sobre las actividades traicioneras de Reck Desh y la Brigada de la Paz, y les prometió buscar más información. Sin embargo, pronto sonaron sirenas de ataque, pues los yuuzhan vong habían iniciado su asalto contra Ord Mantell.[23]

La Batalla de Ord Mantell

Ark Poinard: «Ord Mantell tiene poco valor estratégico.»
Yald Sutel: «¿Lo tenía Ithor? ¿Lo tenía Obroa-skai? Los yuuzhan vong están librando una guerra psicológica.»
— El vicealmirante Ark Poinard y el general Yald Sutel [fuente]

El arma temible devorando la Rueda del Jubileo durante la Batalla de Ord Mantell.

En órbita sobre Ord Mantell estaba el Star Destroyer Erinnic, al mando del vicealmirante Imperial Ark Poinard, nave insignia de un destacamento de quince naves más al mando del general de la Nueva República Yald Sutel. Las naves aliadas se colocaron frente a la estrella del sistema para que las naves enemigas no pudieran detectarlas al llegar, y tomaron por sorpresa a las fuerzas yuuzhan vong. Sin embargo, pronto la lucha se equilibró, y cazas estelares de ambos bandos comenzaron a desaparecer en medio de explosiones y lásers. Las armas de los defensores aniquilaron dos corbetas enemigas y varias naves de apoyo, mientras que los yuuzhan vong destruyeron un Crucero Estelar Mon Calamari. El Erinnic se volvió para atacar a la nave enemiga más grande, pero ésta descargó su furia sobre la superficie de Ord Mantell, mientras soltaba el arma temible hacia la Rueda del Jubileo. El arma temible, una gigantesca monstruosidad serpentina, apresó a la estación espacial con músculos poderosos y con su enorme boca mordió la estación y aspiró por los huecos, atrapando a cientos de pasajeros dentro de sí para convertirlos en esclavos de los yuuzhan vong.[23] El comandante de la fuerza de ataque, Malik Carr, tenía la misión de conquistar al planeta y destruir la abominable estación espacial, así como capturar infieles para sacrificarlos o esclavizarlos. Carr sabía que tenía que perder la batalla para beneficio de Elan, mas no se lo puso fácil a las fuerzas defensoras.[11]

Dentro de la Rueda del Jubileo, Han Solo, Roa y Fasgo trataron de escapar de la estación condenada, mas Roa y Fasgo fueron aspirados por el arma temible. Han logró escapar gracias a Droma, un ryn que lo ayudó a cerrar una puerta blindada que impidió que el arma temible los aspirara. Junto con docenas de refugiados más, Han y Droma encontraron una nave en buenas condiciones, con la que Solo trató de atacar a la criatura yuuzhan vong, antes de que Droma le recordara que no tenía armas. La pericia de Han le permitió destruir a varios coralskippers que lo persiguieron, y después descendió hacia la superficie de Ord Mantell, donde ambos hombres se despidieron, esperando no volverse a encontrar. Para entonces los yuuzhan vong habían sido rechazados, y habían sufrido mayores bajas que los defensores. La Rueda del Jubileo había sido dañada pero no catastróficamente, aunque muchos de sus pasajeros habían sido capturados por el arma temible. En Ord Mantell algunas ciudades habían sufrido fuertes daños, mas los escudos de las ciudades costeras las habían protegido. Poinard mandó un mensaje al cuartel general informando que los datos proporcionados por INR habían sido correctos, y que Ord Mantell había sido defendido exitosamente.[23] No obstante, el planeta sufrió a manos de los yuuzhan vong, que desde ahí conquistaron Orinda y Wistril al sur del Remanente Imperial.[8]

La Jugada de los Traidores

«La Nueva República va a perder esta guerra, y no hay nada que ganar estando en el lado perdedor. Juega bien esta, Reck, y ambos saldremos ganando.»
Viqi Shesh, disfrazada, a Reck Desh[fuente]

La senadora Viqi Shesh, por ser parte del Consejo de Seguridad e Inteligencia del Senado, sabía de Elan y se reunió disfrazada con Reck Desh, y le dijo que Elan y Vergere serían trasladadas a Coruscant a Bilbringi a bordo de la nave de pasajeros Queen of Empire. Desh comenzó a preparar una operación para que la Brigada de la Paz recuperara a las desertoras y se las regresara a los yuuzhan vong, que él suponía le darían una recompensa. El Gran Bunji, que había sobrevivido al ataque a la Rueda del Jubileo, se enteró de que Desh estaba planeando algo importante en Bilbringi con toda la Brigada de la Paz, y se lo hizo saber a Han en una cantina en Ord Mantell, que decidió ir a Bilbringi para enterarse de lo que iba a hacer Desh. Han para entonces se había encontrado a Leia en la superficie del planeta, y para molestia de ella, le dijo que no volvería a casa pronto, pues tenía cosas que hacer. Han después le pidió a C-3PO que le comprara un boleto a Bilbringi, y la única nave que estaba disponible era la Queen of Empire, que tenía una larga historia de mala suerte, algo que Han conocía bien. A bordo de la nave Solo se volvió a encontrar a Droma, y aunque ambos se caían mal entre sí porque sus personalidades eran muy similares, comenzaron a desarrollar un respeto mutuo. Sin embargo, Han no le reveló su verdadera identidad al ryn, y se presentó con el pseudónimo de Roaky Laamu.[23]

Para entonces, Showolter había salido de Wayland con Elan y Vergere, fingiendo que eran una pareja de esposos y su sirvienta. Ellos también abordaron a la Queen of Empire, donde Showolter las entregaría a otros operativos de la Nueva República. En órbita sobre Obroa-skai, Harrar, Nom Anor, Malik Carr, Tla y el táctico de batalla Raff comentaron los progresos de la invasión, y Raff mencionó que si el avance era lento, la Nueva República contraatacaría en sus flancos, y si el avance era demasiado rápido, podrían encontrar una resistencia mayor a la que estaban preparados para vencer. Asimismo, se comenzó a fraguar un acercamiento con los hutts, pues tenían un extenso territorio con muchos recursos y aparentemente preferían negociar a luchar. Sin embargo, la reunión fue interrumpida cuando un asistente le informó a Nom Anor que la Brigada de la Paz había descubierto de alguna manera la ubicación de Elan y se dirigía a recuperarla, algo que arruinaría los planes del ejecutor y Harrar. Nom Anor le pidió al comandante Choka su nave más rápida, y partió a Bilbringi. A bordo de la Queen of Empire, agentes de la Brigada de la Paz habían torturado y asesinado a los operativos de inteligencia que iban a elevar a Showolter, y lo atacaron, hiriéndolo. Showolter salió a los pasillos de la nave, que estaba atestada de refugiados, y descubrió a Han Solo, a quien le confió a las desertoras. Han, sorprendido, aceptó ocultar a Elan y Vergere, y Droma lo ayudó. Para consternación de todos los pasajeros, pronto sonó una sirena, y el capitán anunció que unos piratas trataban de abordar la nave. La noticia rápidamente se esparció en diversos noticieros, y en Coruscant C-3PO le reveló a Leia, Luke y Mara que Han estaba a bordo de la Queen of Empire, por lo que ellos y los droides R2-D2 y C-3PO fueron a Bilbringi en la chatarra más rápida de la galaxia: el Halcón Milenario.[23]

El Fin de Elan

Han Solo: «Estoy tentado de ver lo que pasa si dejamos de tomar acciones evasivas.»
Droma: «No demasiado tentado, espero.»
Han Solo: «Me he enfrentado antes con naves yuuzhan vong. No fallan disparos con tanta frecuencia. Es como si estuvieran haciendo todo lo que pueden para convencernos de que quieren de regreso lo que es suyo—»
Droma: «Cuando de hecho quieren que Elan y Vergere permanezcan donde están.»
Han Solo y Droma [fuente]

Han Solo, decidido a hacerles pagar a los yuuzhan vong la muerte de Chewbacca.

Elan dijo que los yuuzhan vong habían llegado por ella, y Han pensó que más bien esta era la operación que la Brigada de la Paz había estado planeando. Elan le dijo a Han por qué ella era tan importante para los yuuzhan vong y para los Jedi, mas el corelliano no confiaba en ella, aunque aceptó protegerla, y decidió que la mejor oportunidad de escapar era robar una de las naves de los atacantes. Reck Desh había planeado entrar, encontrar a las desertoras y salir, pero el hecho de que se encontrararn entre la multitud implicaba que tendrían que buscarlas entre los miles de pasajeros, por lo que algunos brigadistas sugirieron abortar la misión. Inesperadamente surgió del hiperespacio la nave de Nas Choka comandada por Nom Anor, que los brigadistas supusieron que los iba a asistir, mas también temieron que los yuuzhan vong atrajeran a la Nueva República, lo que iba a complicar más las cosas. Desh se comunicó con los pasajeros y amenazó con entregarlos a los yuuzhan vong si las desertoras no se entregaban voluntariamente, cosa que por supuesto Elan y Vergere no hicieron. El Thurse, un crucero que había estado presente en Ord Mantell, atendió la llamada de auxilio de la Queen of Empire y se enfrentó con las fuerzas yuuzhan vong, a las que Nom Anor dio la instrucción explícita de dejarse ganar. Pronto llegó también el Halcón Milenario, aunque el Thurse le comunicó que se mantuviera al margen mientras duraba la batalla. La Brigada de la Paz amenazó con arrojar a los pasajeros al espacio si el Thurse no se retiraba, pero como la política de la Nueva República era no negociar con piratas, la batalla prosiguió. El Halcón entonces se dirigió a destruir un dovin basal que los yuuzhan vong habían colocado para impedir secretamente el escape de la Brigada de la Paz, y los yuuzhan vong lo identificaron como la nave Jedi que había estado presente en Helska.[23]

A bordo de la Queen of Empire, Desh y sus hombres descubrieron a Elan y a Vergere y las apresaron. Han confrontó a Desh, y éste lo lanzó hacia un hueco de turboascensor. Droma salvó a Han, y ambos fueron a los hangares, donde encontraron soldados de la Nueva República, pues la Brigada de la Paz ya había huido a su nave. En el hangar se encontraba también el Halcón Milenario, y Han saludó brevemente a sus familiares y amigos antes de subir al Halcón con Droma a perseguir la nave de Desh. El Thurse se comunicó con el Halcón, y Han le dijo a su capitán Mak Jorlen que era imperativo atrapar a la nave de los brigadistas, pues a bordo se encontraba algo que la Nueva República necesitaba con urgencia. El Halcón alcanzó a la nave de Desh, a la que los yuuzhan vong habían desacelerado con dovin basals, y Han la abordó sólo para descubrir que toda la tripulación había muerto y que había pequeñas cosas negras flotando. Sin embargo, Elan y Vergere no habían sufrido daños, y Solo las llevó al Halcón. Elan le dijo que los brigadistas habían sido envenenados con bo'tous, un arma biológica yuuzhan vong que probablemente se les había salido de control, pero que ellas se habían salvado al estar encerradas en un compartimiento, y que de todas formas los yuuzhan vong eran inmunes. Ella misma había exhalado las esporas bo'tous para matar a sus captores, y había adivinado correctamente que alguien de la Nueva República recuperaría la nave una vez que ésta hubiera desacelerado. No obstante, Han había visto a un guerrero yuuzhan vong muerto en la cabina, cosa que no le dijo a Elan.[23]

De vuelta en el Halcón Milenario, Han dejó a las desertoras en la bodega delantera, pues Droma le había dicho que la nave yuuzhan vong se dirigía hacia ellos a toda velocidad. El ryn le comentó a Solo que había visto antes a la especie de Vergere, y Han le confió varias dudas que tenía sobre ellas, pues los yuuzhan vong no tenían necesidad de recurrir a la Brigada de la Paz para recobrar a las desertoras si sabían que estaba en la Queen of Empire, y la única explicación para que la nave de la Brigada de la Paz hubiera desacelerado era que los yuuzhan vong la hubieran frenado deliberadamente. Los dos pensaron que entonces los yuuzhan vong realmente no querían de vuelta a Elan y Vergere, y Han fue a confrontar a la sacerdotisa, diciéndole que pensaba que todo era un plan de los yuuzhan vong y que la iba a regresar con sus superiores. Elan entonces atacó a Han y lo lanzó contra una cápsula de escape, que se cerró tras de ellos, pero cuando estaba a punto de matarlo con las esporas bo'tous, tropezó y, no pudiendo alcanzar a su enemigo, murió a causa de sus propias exhalaciones. Droma volvió justo a tiempo para sacar a Han de la cápsula antes de que se le acabara el aire, y Vergere, que se había mantenido al margen, le lanzó a Han un frasco con sus propias lágrimas, y le dijo que se lo diera a los Jedi. Acto seguido, Vergere salió del Halcón a bordo de una cápsula de escape, y poco después la nave yuuzhan vong saltó al hiperespacio.[23]

Repercusiones

«Seis miembros de inteligencia militar, catorce oficiales de la casa, la media docena de senadores que conforman el Consejo de Seguridad e Inteligencia…Alguien filtró la información—directamente a la Brigada de la Paz o a un tercero que lo hizo.»
Dif Scaur[fuente]

Después del fiasco que representó la supuesta deserción de Elan, el director de Inteligencia de la Nueva República Dif Scaur se reunió con los oficiales y agentes que se habían involucrado. Scaur le pidió a la coronel Belindi Kalenda que recapitulara los eventos, y después le comentó que INR había quedado muy mal parado, pues los altos mandos consideraron que, a pesar de la intención traicionera de Elan, se hubiera podido obtener mucha información útil con ella en custodia. Asimismo, resultaba evidente que alguien muy bien colocado en INR o en el Consejo de Seguridad e Inteligencia había filtrado la situación de Elan a la Brigada de la Paz, una situación preocupante. Debido a la muerte de Reck Desh, INR no tenía pistas sobre esta posible traición, por lo que la senadora Shesh pudo continuar con sus planes sin problemas.[23] De cualquier forma, INR comenzó a detectar más espías de los yuuzhan vong, y en ocasiones les ofrecía información falsa en operaciones de contrainteligencia que resultaron exitosas.[64] Los yuuzhan vong no supieron si Elan estaba en cautiverio, libre o muerta, mas era obvio que su plan había fracasado, y a gran costo para ellos en hombres y naves. El táctico de batalla Raff comentó que la Nueva República estaba posicionando sus flotas para proteger el Núcleo, y estaba aprendiendo lentamente a contrarrestar los dovin basals, a lo que el Comandante Supremo Nas Choka respondió diciendo que pronto llegarían fuerzas adicionales y un yammosk de Sernpidal. Choka ordenó que el comandante Malik Carr fuera al Espacio Hutt a tratar con los hutts, y que Tla y Harrar fueran reubicados al Borde Exterior como castigo. Mientras tanto, los médicos que atendían a Mara Jade Skywalker analizaron las lágrimas de Vergere, y llegaron a la conclusión de que contenían una especie de nutriente que potencialmente podría revitalizar las células de la Maestra Jedi. No obstante, también consideraron que podría ser un arma biológica de los yuuzhan vong, y que aunque fuera inocuo y ayudara a Mara a combatir la enfermedad, también tendría un efecto temporal. Mara decidió asumir el riesgo, pues sentía que las lágrimas en verdad podrían ayudarla, y efectivamente el líquido hizo que se recuperara temporalmente. La enfermedad no estaba curada, pero no empeoró y permitió que la Maestra Jedi realizara sus actividades con normalidad y sin molestias. Por su parte, en agradecimiento porque el ryn le había salvado la vida ya dos veces, Han Solo prometió ayudar a Droma a buscar a su familia, parte de la cual había sido capturada por el arma temible en Ord Mantell. Para que el Halcón Milenario no fuera un blanco tan obvio, Han lo pintó de negro,[23] y decidió emplearlo como parte de su venganza contra los yuuzhan vong por haber matado a Chewbacca.[88]

La Conquista de Gyndine

«Al entregar mundos como Gyndine, reforzamos la convicción extendida de que la Nueva República sólo está interesada en proteger al Núcleo, y al hacerlo caemos en la mano del enemigo al debilitarnos desde adentro.»
Etahn A'baht[fuente]

Los respiradores de fuego arrasaron con Gyndine.

Continuando su campaña hacia el Núcleo, una flotilla yuuzhan vong que salió del Espacio Hutt conquistó Chalacta y partió hacia Randon, desde donde capturó los mundos Deysum III, Uogo'cor, Nanth'ri y Daalang a lo largo del Tubo Trax. Las fuerzas de la Nueva República en esa zona se retiraron hacia Kashyyk y Bothawui.[8] Un mes después de la debacle de Elan,[24] desde Nanth'ri[11] los yuuzhan vong arremetieron contra el sistema Circarpous, y debido a que la mayoría de las fuerzas de la Nueva República habían sido reubicadas para proteger a los sistemas importantes de las Colonias y el Núcleo, no había muchas naves disponibles para defender a mundos como Gyndine, a pesar de que tenía un astillero mediano.[24] Gyndine había sido uno de los primeros mundos en aceptar refugiados, y servía como punto de tránsito y de estancia para SELCORE.[11] Los yuuzhan vong mostraban una predilección particular a perseguir a los refugiados,[24] lo que ocasionó que varios planetas decidieran ya no aceptarlos por temor a sufrir una invasión. Gyndine, de poca importancia estratégica, tenía pocos soldados y naves, pues su defensa se basaba en poderosos escudos planetarios.[11] Los yuuzhan vong llegaron a Gyndine e iniciaron su ataque, que comenzó con bombardeos para vencer a los escudos, y a continuación una invasión terrestre.[24] Los pocos defensores al principio lograron resistir heroicamente a los invasores,[11] pero después la ciudad capital de Yractos fue atacada con inmensas bestias de guerra llamadas respiradores de fuego, que producían chorros de llamas gelatinosas y aerosoles anti láser, por lo que sólo podían ser derribadas con turbolásers. La ciudad fue en su mayor parte destruida, aunque dos días después de inicio de la batalla la embajada de la Nueva República aún tenía escudos defensivos funcionales. Cientos de personas se reunieron afuera de la embajada, tanto refugiados como habitantes locales, y la embajadora Leia Organa Solo supervisó la evacuación,[24] aunque sabía que sería imposible evacuar a todos los civiles, pues no había tiempo ni naves suficientes.[11] Pronto las fuerzas defensoras comenzaron a retirarse, dejando tras de sí restos de viejos AT-ATs destrozados por el fuego enemigo, mientras el comandante Ilanka en el espacio le comunicaba a la embajadora Organa Solo que tres naves enemigas más habían llegado al sistema, por lo que era necesario retirarse ya. Poco después de que Olmahk, guardaespaldas noghri de Leia, matara a un yuuzhan vong infiltrado, el Jedi Wurth Skidder bajó de un AT-ST maltrecho y le comunicó a Leia que la batalla estaba perdida. Leia le ordenó a Skidder que se fuera en la última nave, y seleccionó a cuatro ryn para que también fueran evacuados, pero tuvo que dejar a dos, pues no había más espacio, y pronto la nave partió a reunirse con el convoy de evacuación en órbita. Los yorik-ets yuuzhan vong habían destruido varias naves de refugiados, y antes de que las naves restantes de la Nueva República saltaran al hiperespacio, Leia vio como los invasores destruían al astillero en órbita alrededor del planeta conquistado. Sin que Leia se diera cuenta, Skidder se había quedado en Gyndine, y se dejó capturar por los yuuzhan vong después de deshacerse de su sable de luz. Wurth era un partidario de la filosofía radical de Kyp Durron, y pensaba que a veces se tenía que combatir a la oscuridad con oscuridad.[24] Las fuerzas de la Nueva República se retiraron hacia Quellor, un mundo fortaleza en las Colonias.[8]

Los Jedi Klin-Fa Gi, Yabeley y Bey Gandan se hicieron pasar por refugiados en Gyndine e infiltraron a los yuuzhan vong para tratar de derrotarlos desde adentro, y después de un tiempo fueron llevados a Wayland con algunos modeladores y otros esclavos para buscar entre las ruinas del Emperador Palpatine algún arma anti-Jedi. Ahí los yuuzhan vong apresaron a los Jedi, y torturaron a Yabeley hasta la muerte. Los yuuzhan vong descubrieron los datos completos de la secuencia bioquímica del bacta, información con la que podían causar gran daño a la Nueva República y los defensores de la galaxia, y guardaron los datos en un qahsa para enviarlo al Maestro de Guerra Lah. Los Jedi sabotearon la nave en el Sector Corporativo, y descubrieron que el qahsa estaba codificado genéticamente y por ello les sería imposible averiguar la información que contenía sin el código adecuado. Ambos robaron el qahsa, aunque Bey fue capturado por los yuuzhan vong y enviado a Wayland como esclavo después de que los yuuzhan vong recuperaran el dispositivo. Luke Skywalker y el resto de la Nueva Orden Jedi desconocían la misión de ambos, y creían que habían muerto en Gyndine.[89] Varios de los civiles evacuados en Gyndine fueron a Ruan, incluyendo a los ryn, donde la corporación agrícola Salliche Ag aceptaba a los refugiados que rechazaban otros mundos. Sin embargo, los motivos de Salliche Ag no eran altruistas, pues los campos de refugiados en Ruan tenían a propósito condiciones lamentables, lo que incitaba a muchos refugiados a buscar trabajo en la compañía. Así, Salliche Ag reemplazaba a sus droides con trabajadores orgánicos, con la intención de ofrecer a los droides a los yuuzhan vong cuando inevitablemente llegaran a Ruan, buscando hacer un trato con los invasores en perjurio de miles de droides y de refugiados mal pagados.[24]

Planeando una Contraofensiva

«No estamos simplemente esperando a que los yuuzhan vong ataquen. Ya se han puesto en acción dos planes.»
Etahn A'baht[fuente]

La Estación Centerpoint, que la Nueva República planeó usar contra los yuuzhan vong.

En el cuarto de guerra de la Fuerza de Defensa de la Nueva República la noticia de la caída de Gyndine fue recibida sin sorpresa, pues el planeta carecía de la capacidad de defenderse. El general brigadier Etahn A'baht criticó haber dejado indefenso a Gyndine al precio de proteger mundos como Kuat o Fondor, pues daba la impresión de que la Nueva República sacrificaría al Borde Interior para proteger al Núcleo. Asimismo, A'baht mencionó que muchos mundos se estaban rindiendo ante los yuuzhan vong sin luchar, pues aquellos que luchaban eran conquistados, y los hutts habían evitado pelear después de cerrar un trato con los invasores. Cuando el director de Inteligencia de la Flota Ayddar Nykykerka mencionó al fallido complot de Elan, A'baht les recordó a los demás que el ataque había sido dirigido a los Jedi porque ellos habían sido parte esencial en la lucha contra los yuuzhan vong, y que la Nueva República debía mostrar a la galaxia su compromiso de derrotar a los invasores antes de que cayeran más mundos. El Comandante Supremo Sien Sovv comunicó un plan de emergencia en el que, si Coruscant fuera atacado, se reubicaría al personal clave en el Cúmulo Koornacht o en el sistema Emperatriz Teta. A'baht también mencionó que los yuuzhan vong estaban colocando minas en rutas hiperespaciales con dirección a varios sectores exteriores, bloqueando el acceso a la Nueva República y permitiendo que los yuuzhan vong actuaran con impunidad ahí. Sovv reveló que las flotas yuuzhan vong estaban concentradas entre Ord Mantell y Obroa-skai y entre el Espacio Hutt y Gyndine. Desde esos puntos, podían amenazar Mundos del Núcleo como Commenor, Kuat y Corellia, mas A'baht consideró que el siguiente ataque ocurriría en el Espacio Bothan, en Bothawui o Kothlis, pues se encontraba muy cerca del Espacio Hutt.[24] Para entonces, el almirante Sovv y sus ayudantes tenían una buena imagen de la fuerza e intenciones del enemigo, y creyeron que podían atraer a una gran parte de la flota vong a una batalla decisiva.[49] Ya que permanecer a la defensiva y adivinar cuales mundos atacados suponía un riesgo, se fraguaron dos planes para montar una contraofensiva: convencer al Consorcio de Hapes de unirse a la guerra, pues tenían naves y una ubicación excelente para atacar el flanco de los yuuzhan vong, y tentar a los invasores para que atacaran el sistema Corelliano, donde un campo de interdicción generado por la poderosa Estación Centerpoint atraparía a la flota enemiga y la dejaría a merced de las naves de la Nueva República. A A'baht no le gustó la idea, pues los corellianos sin duda se opondrían a que su sistema se convirtiera en un sangriento campo de batalla, más porque una parte importante del plan era dejar desprotegido Corellia para que los yuuzhan vong no resistieran atacarlo. Obviamente, a los mundos del sistema Corelliano no se les informaría del plan, y tampoco al Consejo Asesor o Borsk Fey'lya, aunque ellos tendrían que sancionar la operación. Pronto los líderes militares comenzaron a fraguar un plan para manipular al Consejo Asesor y dejar desprotegidos a los Cinco Hermanos sin que se dieran cuenta del alcance de sus propósitos.[24]

La Campaña de Fondor

«Los hutts son críticos para un plan diseñado por mí y el comandante Malik Carr para dar a la Nueva República una derrota significativa»
Nom Anor[fuente]

Nas Choka, Comandante Supremo y el guerrero de más alto rango en el frente de la invasión, supervisó un plan para atacar Fondor y destruir los productivos astilleros militares de ese planeta, lo que le daría un duro golpe a la capacidad de la Nueva República de hacer la guerra. El plan, desarrollado por el ejecutor Nom Anor y el comandante Malik Carr, se basaba en entablar negociaciones con los amorales hutts para que permitieran el uso de su territorio a los yuuzhan vong a cambio de no ser atacados y que sus operaciones criminales no fueran afectadas por los invasores. Sabiendo que los hutts no eran de fiar, y que seguramente informarían a la Nueva República de todo lo que pudieran obtener de los yuuzhan vong, los invasores planearon darles información falsa para que las flotas de la Nueva República defendieran mundos que los yuuzhan vong no atacarían, dejando desprotegido a Fondor. El plan recibió el visto bueno del Maestro de Guerra Tsavong Lah, que en breve haría su aparición en la galaxia prometida.[24]

La Traición de los Hutts

«Todos le han dado demasiada importancia a esta susodicha alianza. Borga y los líderes de clanes del Gran Consejo deseaban evitar la guerra a cualquier costo. Para hacerlo permitimos que los yuuzhan vong accedieran a algunos mundos de nuestro espacio—mundos de poca importancia—en los que ellos extraerán recursos o reharán de alguna manera. Cierto, esta es una forma de ayudar al enemigo, pero el resultado hubiera sido el mismo si hubiéramos optado por la guerra. Somos poderosos, pero no tan poderosos como el enemigo.»
Golga Besadii Fir a Viqi Shesh[fuente]

Los hutts formaron su propio pacto con los yuuzhan vong.

Borga Besadii Diori, líder de los kajidics hutts, acordó con el Gran Consejo Hutt hacer un pacto de no agresión y colaboración con los yuuzhan vong, en que los hutts permitieran el libre tránsito de los yuuzhan vong por el Espacio Hutt y les dieran algunos mundos para que obtuvieran recursos, a cambio de dejar que los hutts continuaran traficando especia a los planetas que quisieran. Los hutts tomaron esta decisión porque no querían arriesgarse a hacer la guerra con los invasores, pues sabían que no eran tan poderosos como ellos; además, estaba en la naturaleza de los hutts ser escurridizos y evitar los problemas de otros. Borga y los demás sabían que los yuuzhan vong podrían no ser de fiar, así que—como lo habían anticipado los yuuzhan vong—planearon obtener información de los blancos próximos de los yuuzhan vong para pasársela secretamente a la Nueva República. Así, los hutts se mantendrían alejados de la guerra, en buenos términos con ambos combatientes, y continuarían con sus vidas con normalidad. Cuando la guerra terminara, sin importar el bando que ganara, los hutts pensaban que el vencedor agradecería sus favores y no los molestaría más.[24]

Nom Anor, bajo el alias del humano Pedric Cuf, fue con el comandante Malik Carr a Nal Hutta para cerrar el trato con los hutts. Los hutts aceptaron los términos de los yuuzhan vong, y pidieron que los invasores no atacaran ningún mundo afiliado con los hutts, incluyendo aquellos fuera de su territorio en los que tuvieran intereses, como Rodia, Ryloth, Tatooine y Kessel. Borga ofreció asistir a los yuuzhan vong en el transporte de esclavos y refugiados, siempre y cuando los invasores no interfirieran con el tráfico de especia y otros bienes ilegales. Carr entonces le dijo a Borga que eliminara sus operaciones en Corellia, Bothawui y especialmente Tynna. Ya que los hutts no eran dados a regalar nada, esperaron a que agentes de INR les ofrecieran algo a cambio de su valiosa información, y ordenaron a sus operativos en los sistemas mencionados por los yuuzhan vong que suspendieran el tráfico de especia.[24] Los analistas de INR habían establecido que los yuuzhan vong tardarían más tiempo para llegar al Corredor Corelliano, pero con el trato con los hutts, sus flotas tendrían la facilidad de atacar en cualquier momento los sistemas de esa ruta comercial.[11] Sobra decir que el trato de los hutts con los yuuzhan vong causó indignación entre los ciudadanos de la Nueva República. Sin embargo, al mismo tiempo les representó una buena oportunidad a los líderes militares para filtrar la información a los hutts de que el sistema Corelliano estaba desprotegido. El comodoro Brand fue a hablar con la senadora Shesh, que a cambio de no verse involucrada públicamente, se ofreció a conversar con Golga Besadii Fir, el cónsul hutt en Coruscant. Shesh le confío a Golga que INR había tomado interés en los mundos a los que los hutts habían dejado de enviar especia, y le sugirió que le dijera a Borga que la Nueva República tenía una trampa en Corellia. Golga le repitió la información a Borga, que a su vez la comunicó a los yuuzhan vong. Nas Choka no tenía interés en ir a Corellia, y agradeció la información a los hutts, aunque dejó en claro que los yuuzhan vong tomarían los mundos que quisieran cuando quisieran, incluyendo a Nal Hutta.[24]

La Ayuda de Hapes

La Reina Madre Ta'a Chume y el príncipe Isolder apoyaron la causa de la Nueva República.

Isolder: «¿Existe la posibilidad de que los yuuzhan vong nos pasen por alto?»
Leia Organa Solo: «Probablemente no.»
Isolder: «¿Entonces qué opción tenemos? ¿Peleamos contra los invasores a tu lado y nos apoyamos en el mayor número de fuerzas, o esperamos a ser atacados y ser obligados a enfrentarlos en nuestro propio espacio con sólo las naves que tenemos?»
— El príncipe Isolder y Leia Organa Solo [fuente]

Después de que Leia Organa Solo tratara de convencer sin éxito a los gobiernos de Rhinnal y Ralltiir para que aceptaran más refugiados, se encaminó hacia el Consorcio de Hapes para tratar de convencer a los hapanos de aliarse con la Nueva República contra los yuuzhan vong, así como de patrocinar operaciones de SELCORE[24] y fungir como punto de tránsito para los refugiados.[11] Después de un discurso ante todos los delegados del Consorcio, en el que como única respuesta a su apasionada petición de ayuda se hizo un silencio sepulcral, se llevó a cabo una recepción. Durante la recepción, el Archon de Vergill Beed Thane fingió estar ebrio y acusó a Leia de mentir para obtener la ayuda del Consorcio, lo que hizo que el príncipe Isolder, esposo de la Reina Madre de Hapes Teneniel Djo, golpeara a Thane defendiendo a Leia. En respuesta a esta ofensa a su honor, Thane exigió un duelo, que Isolder tuvo que aceptar. Ambos contrincantes acordaron que el vencido ofrecería su voto al vencedor, y afortunadamente para la causa de la Nueva República, Isolder ganó el duelo. La votación final fue de treinta y dos a treinta y uno a favor de ir a la guerra, pero Leia tuvo una visión de que la flota hapana sería destruida si se enfrentaba con los yuuzhan vong, por lo que le pidió a Isolder que reconsiderara. Sin embargo, el príncipe hapano sabía que el Consorcio de Hapes tendría que combatir a los yuuzhan vong tarde o temprano, y que era mejor hacerlo apoyado por la Nueva República que solo, por lo que se encaminó con la mayor parte de la Armada Real Hapana a Coruscant.[24]

Siguiendo la Especia

«Como estoy seguro que saben, los hutts han hecho una especie de ganga con los yuuzhan vong. Por ganga me refiero precisamente a eso, pues los hutts antes irían a la guerra que rodarían ante un enemigo, sin importar lo imponente que fuera. Así que es razonable suponer que a cambio de permitir a los yuuzhan vong acceso a su espacio, los hutts pidieron algo a cambio. Para descubrir qué es, todo lo que se tiene que hacer es seguir la especia.»
Talon Karrde a los Jedi[fuente]

Luke Skywalker se reunió con el contrabandista Talon Karrde en Yavin 4, y después de una breve conversación muchos otros Jedi se les unieron. Karrde le dijo a los Jedi que había seguido la pista de los embarques de especia de los hutts, y descubrió que los envíos a Tynna, Bothawui y Corellia se habían interrumpido. Karrde pensó acertadamente que esto reflejaba información que los hutts habían extraído sobre los siguientes blancos de los yuuzhan vong, pero que se necesitaban pruebas contundentes para estar seguros. El ex-contrabandista sabía que INR y tal vez el Consejo Asesor habían sido infiltrados por los yuuzhan vong, y que los Jedi comenzaban a ser vistos como ineficaces, por lo que les sugirió investigar directamente a los traficantes hutts. Aunque este plan no sentó del todo bien con algunos Jedi, Karrde partió con Kyp Durron, Ganner Rhysode y su asociada Shada D'ukal a Ryloth, donde a bordo del carguero Starmaster se reunieron con Crev Bombaasa, encargado de mover la especia de los hutts a Tynna y el Espacio Bothan, que les dijo que los hutts ciertamente sabían cuáles zonas eran peligrosas, lo que comprobaba la teoría de Karrde. Los Jedi y Karrde se acercaron a Belindi Kalenda y Showolter, los agentes de INR que habían sufrido un duro golpe a su reputación por el fiasco de Elan, y les confiaron su información.[24]

La Batalla de Tynna

«Si los yuuzhan vong hubieran encontrado naves de la Nueva República esperándolos, sabrían que estamos sobre ellos. Tynna tiene que caer para salvar a Corellia y Bothawui.»
Belindi Kalenda[fuente]

Karrde acompañó a Kalenda y Showolter a Tynna, en la Región de Expansión, donde esperaban observar la batalla con una nave de reconocimiento de bajo perfil. Los yuuzhan vong, sabiendo perfectamente que los hutts habían informado a la Nueva República del ataque, asaltaron al planeta al mando de Nas Choka para hacer creer a la Nueva República que la información de los hutts era correcta, y que después atacarían Corellia o Bothawui.[24] Con naves del destacamento en Daalang, los yuuzhan vong transitaron por el Corredor de Gamor hacia Tynna y Rhommamool, ahuyentando a los defensores de la Nueva República hasta Denon.[8] La Brigada de la Paz antes había infiltrado Tynna y había engañado a los tynnanos para que rindieran su mundo sin oponer resistencia.[11] Algunos cazas estelares se enfrentaron a los invasores, pero la batalla fue rápida y de un solo lado. Los yuuzhan vong después lanzaron una biotoxina a los abundantes mares de Tynna, que mataron a todos los seres vivos que vivían ahí ante los ojos de los horrorizados tynnanos. Los yuuzhan vong posteriormente usaron esos mares alterados para criar dovin basals. El vehículo de INR supuestamente era invisible a los sensores, pero los yuuzhan vong lo descubrieron y supieron que su trampa funcionaba; asimismo, gracias a la información de Borga, los yuuzhan vong sabían que la Nueva República había dejado desprotegido a Corellia porque tramaba algo en ese sistema.[24]

Poco después los líderes militares se reunieron con el Consejo Asesor y convencieron a los senadores de que la información suministrada indirectamente por los hutts era de fiar, como lo comprobaba el ataque a Tynna. Ya que los yuuzhan vong estaban fortificando sus posiciones entre el Espacio Hutt y el Borde Exterior, y que estaban recibiendo nuevas naves constantemente, era factible pensar que pronto iniciarían una nueva ofensiva a gran escala, en Corellia o Bothawui, así que era imperativo hacerles frente. El comodoro Brand sugirió usar varias naves que defendían Mundos del Núcleo, así como navíos de la Armada Real Hapana, para formar un destacamento adecuado para contrarrestar la flota enemiga. El almirante Sovv sugirió usar esas naves para proteger Corellia, pero Borsk Fey'lya obviamente no lo autorizó, pidiendo que las naves se añadieran a la ya considerable guarnición en Bothawui. Se llevó a cabo una votación, y gracias al voto de Viqi Shesh se decidió que la flota se enviara a Bothawui—justamente lo que querían Sovv, Brand y compañía.[24]

A Bordo de la Crèche

«Tu renuencia a pelear es tan decepcionante como incomprensible. Ustedes—los Jedi—son una amenaza para nosotros, y estamos ansiosos de exterminarlos. Y aunque somos una amenaza clara para ustedes, hacen poco más que esquivarnos, ofreciendo apoyo o inteligencia, pero nunca participando realmente como guerreros.»
―El comandante Chine-kal al Jedi Wurth Skidder[fuente]

Anakin y Jacen Solo en Corellia.

El Jedi capturado Wurth Skidder fue llevado por los yuuzhan vong a la nave Crèche, donde se encontró con Roa, Fasgo y varios ryn. Skidder se presentó como 'Keyn', y se dispuso a averiguar los planes de los yuuzhan vong, sin revelarle a nadie que era un Jedi. El comandante de la Crèche era Chine-kal, que reveló a sus cautivos que la nave albergaba un joven yammosk, que ellos debían cuidar para que se desarrollara correctamente. Durante las sesiones, el yammosk atrapaba a algunos prisioneros con sus tentáculos y los sondeaba, perfeccionando sus habilidades telepáticas. Al enterarse de esto, el Jedi trató de comunicarse con el yammosk para que le tuviera confianza, y así poder manipularlo para que lo ayudara. Wurth al principio tuvo éxito, y desarrolló una relación cercana con el yammosk, impidiendo ser consumido por la poderosa telepatía de la criatura apoyándose sutilmente en la Fuerza. El joven hutt Randa Besadii Diori, hijo de Borga, fue recibido en la Crèche como un visitante privilegiado, y pidió los servicios de los ryn para que le leyeran su fortuna. Wurth le dijo a los ryn que en la próxima ocasión le confiaran a Randa que iba a ser traicionado, y que él, que era un Caballero Jedi, se comunicaría con el yammosk para que los ayudara a amotinarse. Sin embargo, el yammosk descubrió que Skidder era un Jedi, y Chine-kal lo apresó, pensando darlo en regalo al Maestro de Guerra Tsavong Lah cuando éste llegara a la galaxia. Randa envió un mensaje a Borga diciéndole que un Jedi se encontraba a bordo de la Crèche; los hutts se lo dijeron a Bombaasa, que informó a Karrde y éste a la Docena de Kyp, en la estación espacial Kothlis II. La Docena entonces partió a rescatar a Wurth, y se encontró a la Crèche en Kalarba, a la que atacó con presteza. Temiendo que el yammosk sufriera algún daño, Chine-kal ordenó la retirada hacia Fondor, sabiendo perfectamente que llegarían antes que el resto de la flota. La Docena de Kyp calculó correctamente el vector de la Crèche, y la siguió hasta su destino. Ya que la Nueva República estaba lista para defender Bothawui y Corellia, Nas Choka ordenó que su flota partiera a Fondor e iniciara el ataque.[24]

El Factor Corelliano

«Con el campo de interdicción de Centerpoint atrapándolos y con una flota completa en sus espaldas, los yuuzhan vong van a lamentar el día que entraron a esta galaxia.»
―El comodoro Brand[fuente]

El plan de usar al sistema Corelliano para tender una trampa a los yuuzhan vong y diezmar sus flotas dependía de que la Estación Centerpoint fuera capaz de crear un campo de interdicción masivo, algo que no ocurría desde la fallida Primera Insurrección Corelliana del 19 DBY. Durante la Insurrección se descubrió que la masiva estación espacial era capaz de generar increíbles cantidades de energía que podían usarse para mover planetas enteros, ocasionar que explotaran estrellas y crear campos de interdicción gigantescos, entre otras capacidades, mas los sistemas necesarios habían dejado de funcionar después de la crisis. Ya que Anakin Solo había sido el responsable de impedir que la estación disparara la última vez, científicos de la Nueva República creyeron que la estación se había "ligado" de alguna manera con Anakin, y que sólo él podría hacer que la estación funcionara de nuevo. Luke Skywalker había prometido enviar a Anakin a Corellia para que ayudara a reparar la Estación Centerpoint, aunque Jacen se oponía, pues pensaba que reparar algo con tanto poder que podía ser usado agresivamente no era el camino de los Jedi. Desde antes de que comenzara la guerra los dos hermanos Solo se encontraron en posiciones filosóficas diferentes: Jacen abogaba por una visión más personal de la Fuerza, una búsqueda individual de cada Jedi para descubrir la mejor manera de servir a la Fuerza; mientras que Anakin consideraba que la Fuerza era una poderosa herramienta para dispensar justicia y combatir al mal. Aunque se mantenía firme del lado de su tío, el punto de vista de Anakin tenía mucho en común con el de Kyp Durron. La misión en Corellia no mejoró la situación entre los hermanos, aunque finalmente Jacen aceptó acompañar a Anakin a Corellia.[24]

Los hermanos Solo fueron recibidos por la Gobernadora General Marcha en Drall, y les comentó de la tensa situación que se vivía en el sistema Corelliano, pues los corellianos ya sabían que la intención de la Nueva República era usar su sistema como un campo de batalla después de atraer a los yuuzhan vong. Asimismo, se conocía que Anakin era la esperanza más tangible para restablecer Centerpoint, por lo que se llevaron a cabo protestas populares contra la presencia de los Jedi. Ya en la milenaria estación, los hermanos descubrieron que uno de las personas que trabajaba para restaurar las capacidades de Centerpoint era su primo Thrackan Sal-Solo, que años atrás había provocado la Crisis Corelliana. Sal-Solo les afirmó que su intención era simplemente restablecer la funcionalidad del campo de interdicción, y el científico Antone confesó que, aunque era probable que solamente Anakin pudiera arreglar la estación, no había ninguna certeza de que pudiera crear campos de interdicción o disparos de energía por medio de sus masivos repulsores. El joven Jedi colocó sus manos sobre una consola de control, y efectivamente la estación reaccionó con el contacto, pues ahora era capaz de disparar. El ambiente de júbilo fue interrumpido por la noticia de que una flota yuuzhan vong había partido del Espacio Hutt, y todos pensaron que se dirigía a Corellia.[24]

Buscando a los Ryn

«Hey, Droma. Encontraremos a tu hermana, sabes. Incluso si tenemos que buscar en la mitad de la galaxia.»
Han Solo a Droma[fuente]

Como primera parada en la búsqueda de los ryn perdidos, Han y Droma fueron a Sriluur. Ahí tuvieron que evadir a varios yorik-ets que los atacaron, y aunque se deshicieron de ellos, el Halcón sufrió daños y se dirigieron a Tholatin para hacer reparaciones. En Tholatin, el weequay Plaan les ofreció el trabajo de transportar refugiados hacia mundos próximos a ser conquistados por los yuuzhan vong. Ya que el envío siguiente era de Ruan, a donde habían sido llevados algunos miembros del clan de Droma, ambos aceptaron y partieron hacia el mundo controlado por Salliche Ag. Sin embargo, el Ruan los ryn habían aceptado falsificar pases de salida para varios refugiados, incluyéndose ellos mismos, supuestamente hacia Abregado-rae; no obstante, el transporte era de la operación de Tholatin, y llevó a los refugiados hacia Fondor, sabiendo que pronto sería atacado por los yuuzhan vong. Han y Droma llegaron demasiado tarde a Ruan, y el ryn fue arrestado por haber falsificado documentos oficiales, aunque él no hubiera tenido nada que ver. Han liberó a Droma con ayuda de un grupo de droides que Salliche Ag iba a entregar a los yuuzhan vong, y se enteraron que el Trevee, el transporte que se había llevado a los refugiados, se dirigía hacia Fondor; en base a lo que habían aprendido en Tholatin, Han y Droma dedujeron que Fondor sería atacado muy pronto por los yuuzhan vong. El Trevee había abandonado a los refugiados en una fábrica orbital abandonada, y al llegar al sistema Fondor el Halcón Milenario persiguió a la traicionara nave. Han se encontró inesperadamente con la Docena de Kyp, que le perseguía los talones a la Crèche, pero momentos después la armada yuuzhan vong llegó al sistema y comenzó el ataque a Fondor.[24]

Tragedia en Fondor

Nas Choka: «Ellos mataron a la mayoría de sus refuerzos para eliminar a la mitad de nuestras fuerzas. ¿Es ese salvajismo común?»
Nom Anor: «Un error. Tiene que ser un error. Su reverencia por la vida siempre ha sido su debilidad.»
Nas Choka: «Entonces tal vez logramos sacar al primitivo en ellos.»
Nas Choka y Nom Anor [fuente]

La Armada Real Hapana fue diezmada durante la Batalla de Fondor.

Leia e Isolder se encontraban en órbita sobre Commenor a bordo del Yald, nave insignia del comodoro Brand, cuando llegaron imágenes del asalto a Fondor. Los yuuzhan vong habían colocado minas dovin basal en las hiperrutas entre Bothawui y Fondor, por lo que la flota de la Nueva República no llegaría a tiempo, así que Brand e Isolder decidieron ir a auxiliar a Fondor con las naves que tenían, la mayor parte hapanas, aunque para cuando llegaran los yuuzhan vong ya habrían destruido a la mayoría de los astilleros. La noticia también llegó al sistema Corelliano, y Sal-Solo sugirió usar un disparo de Centerpoint para aniquilar a la flota yuuzhan vong, pues tenían las coordenadas de las naves enemigas. Algunos de los presentes en el cuarto de control apoyaron su idea, y otros, incluyendo a Jacen, se rehusaron a considerarla. La decisión tenía que ser de Anakin, que gracias a su conexión con la estación sabía exactamente a dónde disparar para aniquilar a los yuuzhan vong sin tocar al planeta, sus lunas o sus estaciones espaciales. Jacen convenció a su hermano de no disparar, pues hacerlo era un acto de agresión y un paso hacia el lado oscuro, pero inmediatamente después Sal-Solo quitó a Anakin de la consola y disparó él mismo, sin preocuparse por apuntar. Justo cuando la Armada Real Hapana acababa de llegar al sistema Fondor y se estaba posicionando para hacer frente a las naves enemigas, el disparo de energía de la Estación Centerpoint, de kilómetros de ancho, cayó en medio de la formación hapana y aniquiló a tres cuartas partes de la armada. Acto seguido, el rayo de destrucción se deshizo de la mitad de la flota yuuzhan vong, para desaparecer en las profundidades del espacio después de rozar el hemisferio norte de Fondor. Un impresionado Nas Choka ordenó la retirada de los restos de su flota, temiendo que hubiera otro disparo, y se dirigió al Espacio Hutt, pues antes de morir Chine-kal le había confirmado la traición de los hutts. Durante la batalla, Kyp Durron y varios de sus pilotos, incluyendo a Ganner Rhysode, entraron a la Crèche para rescatar a su compañero Wurth Skidder. Sin embargo, el Jedi había sido torturado y murió, pero Kyp y Ganner lograron rescatar a los otros refugiados, incluyendo a Roa y Randa. El Halcón Milenario alcanzó al Trevee y lo obligó a aceptar a los refugiados que dejó en la estación orbital, que fueron rescatados de una muerte segura.[24]

Esperanzas Rotas

«¿Crees que los yuuzhan vong se den cuenta de lo que lograron? Dividieron a los hutts, crearon un cisma en el senado, quitaron a los hapanos de la guerra y sabotearon la importancia de los Jedi.»
Talon Karrde a Luke Skywalker[fuente]

La Batalla de Fondor fue una victoria pírrica para la Nueva República. Los astilleros de Fondor,[24] los segundos más grandes de la Nueva República,[49] fueron destruidos casi completamente, y su producción posterior fue mínima en comparación con antes del ataque. Debido a la pérdida de la mayor parte de su flota, el príncipe Isolder tuvo que volver a Hapes, pues en el Consorcio declaró una política de aislamiento a raíz del desastre,[24] que también ocasionó una tragedia más personal para Isolder: su esposa Teneniel Djo sintió la muerte de los hapanos en Fondor con la Fuerza y el shock le ocasionó un legrado, que la sumió en una profunda depresión.[30] De cualquier forma, los hapanos siguieron apoyando monetariamente a SELCORE.[11] Afortunadamente para Hapes, la interpretación de los yuuzhan vong sobre la destrucción de las naves hapanas en Fondor hizo que concluyeran que para los habitantes de la galaxia el Cúmulo de Hapes era una zona de poca importancia, por lo que no planearon atacarlo.[30] Por su parte, Thrackan Sal-Solo fue considerado un héroe en Corellia por haber rechazado el ataque de los yuuzhan vong, y poco tiempo después fue electo Gobernador-General del sistema Corelliano.[90] La Fuerza de Defensa había buscado con ahínco una batalla decisiva, que resultó ser una catástrofe militar: la Primera Flota fue obliterada y la Cuarta y la Quinta quedaron estropeadas por campos minados enemigos; sin embargo, Sovv y sus allegados continuaron buscando otra batalla decisiva durante meses. Etahn A’baht pidió repetidamente un cambio de planes, pero fue marginalizado por Sovv y Brand, y renunció a su comisión a menos de un año de iniciada la guerra. Él se hizo cargo de la Armada Dorneana en su sector natal, y pudo frenar las incursiones de los yuuzhan vong.[49] Los Jedi, que habían sido claves para convencer a INR de que la especia de los hutts indicaría los siguientes blancos de los yuuzhan vong, perdieron mucha de la confianza de la que antes gozaban tanto en Inteligencia como en las Fuerzas Armadas. Sin embargo, quien perdió más fueron los hutts, pues a raíz de su traición ante los yuuzhan vong, Nas Choka se embarcó en una campaña de conquista en el Espacio Hutt.[24]

El Segundo Año (26 DBY)[6]

La Invasión a Nyriaan

Nyriaan era un planeta en el sistema Luire del Borde Medio, importante por sus vetas de madilon, una rara aleación natural con la que se fabricaban hiperimpulsores más pequeños. Su atmósfera bloqueaba las comunicaciones y hacía imposible aterrizar sin ayuda, pero lo más extraño es que impedía el uso de la Fuerza: aunque los sensibles a la Fuerza podían manipularla en la superficie del planeta, no podían hacerlo en la densa atmósfera. En el 26 DBY los yuuzhan vong invadieron Nyriaan rápida y brutalmente, y los edificios, tecnología y personal de la Nueva República fueron casi completamente obliterados. La atmósfera de Nyriaan no tuvo efectos adversos sobre las naves de yuuzhan vong, lo que facilitó considerablemente la invasión. Unos pocos agentes de la Nueva República sobrevivieron y se ocultaron entre los clanes nativos nyriaananos, compuestos por una raza biológicamente humana pero tecnológicamente primitiva, que había sido ignorada durante generaciones por las compañías y gobiernos que explotaban las riquezas de Nyriaan. Los yuuzhan vong consideraron a Nyriaan como un lugar sagrado por la manera en que su atmósfera rechazaba la Fuerza, y dejaron un contingente de guerreros y sacerdotes para salvaguardarlo después de la invasión inicial. Los invasores no tenían uso para el madilon, y ya que su extracción constituía un desafío a la santidad de Nyriaan, no se detuvieron en su asalto contra los muchos intereses comerciales que habían dominado Nyriaan durante generaciones, y destruyeron totalmente la infraestructura minera. El respeto que mostraron los yuuzhan vong por el planeta hizo que los nativos los dejaran en paz, aunque les temieron. Inicialmente los yuuzhan vong tampoco molestaron a los nativos, y se dedicaron a vagar por el planeta en búsquedas de fe. Con el paso del tiempo el contacto entre ambas especies se hizo más común, y los yuuzhan vong comenzaron a usar a los nativos para experimentos biológicos. Esto hizo que los nativos se alzaran en armas contra los yuuzhan vong, con algunos éxitos. La Nueva República apoyó a los nativos con todo lo que pudo darles, y ellos lucharon todos los días una desesperada batalla por expulsar a sus enemigos de la superficie de Nyriaan. La guerrilla nativa alcanzó su punto álgido en el último año de la guerra, justo antes de que ésta terminara.[64]

Fracturas y Divisiones

«Una vez un mundo del Borde Medio es sacrificado en nombre de proteger al Núcleo…o a Bothawui.»
―El senador Navik de Rodia[fuente]

En Coruscant, las cosas empeoraron para la administración de Fey'lya, pues mundos enteros caían ante los invasores uno tras otro sin aparente resistencia. El planeta desértico Tatooine fue amenazado junto con el Espacio Bothan, así como Kashyyyk, mundo natal de los wookiees,[25] aunque los tres finalmente no fueron tocados por la guerra.[7] En este punto, las comunicaciones con el mundo acuático de Mon Calamari se habían perdido,[25] aunque el planeta nativo de los mon calamari no sufrió ninguna invasión en ese momento, permitiéndole fungir más tarde como base importante de la resistencia contra los yuuzhan vong.[9] La Nueva República, con tácticas y acciones desesperadas, frenó un poco el avance de los yuuzhan vong, mas los invasores mostraron ser capaces de contrarrestarlas. A pesar de las irrefutables pruebas de las atrocidades de los yuuzhan vong, en el Senado de la Nueva República aún habían quienes se oponían a luchar contra ellos, y algunos senadores comenzaron a promover la teoría de que el Senado, dominado por humanos, estaba ignorando deliberadamente el sufrimiento de las poblaciones alienígenas del Borde Exterior para favorecer a los Mundos del Núcleo, también dominados por humanos. Las fuerzas armadas, aunque luchaban con valentía, conocían casi solamente derrotas, y se desde hacía meses se encontraban en retirada paulatina. Los comandantes militares se encontraban en un estado de confusión similar al del Senado y propiciado por el mismo, pues en ocasiones se les encargaba la tarea de defender mundos que querían rendirse a los yuuzhan vong, y además recibían órdenes contradictorias de los senadores. Los Jedi también continuaban divididos en las facciones de Luke Skywalker y Kyp Durron, pues mientras Luke seguía tratando de guiar a los Jedi a un camino moderado de protección y apoyo a los indefensos, Kyp y sus partidarios seguían cometiendo actos agresivos contra los yuuzhan vong y la Brigada de la Paz, que en no pocos casos resultaron en victorias militares o en miles de vidas salvadas. Gracias a la propaganda de los yuuzhan vong, la Brigada de la Paz y las facciones anti-Jedi de la Nueva República, la opinión pública estaba en contra de los Jedi.[11] Mientras tanto, los yuuzhan vong conquistaron varios mundos a lo largo de la Ruta Comercial Perlemiana, como Centares, Abhean, la Rueda, Euceron, Rhen Var, Nam Chorios, Jomark, Nuevo Holstice, Sarka y el cinturón de asteroides Roche en el Borde Exterior y el Borde Medio. También en el Borde Medio fueron conquistados Anteevy, Garos IV, Azure y Aargonar; desde Charros IV los yuuzhan vong capturaron Togoria, pero fueron frenados en Uyter, un mundo fortaleza en el Corredor Randon. Asimismo, Tirahnn, Chazwa, Castell y Yabol Opa cayeron en el Borde Interior y las Colonias.[8] La afamada Spynet Bothan, esencial en la derrota del Imperio Galáctico, probó ser inútil contra los yuuzhan vong, enemigos que no podía infiltrar.[87] Mejor suerte tuvieron los camaleónicos clawdites, que formaron la Companía Guile para infiltrarse tras las líneas yuuzhan vong. A pesar de que tuvo un porcentaje de bajas muy elevado, a la Compañía Guile nunca le faltaron voluntarios, y hubo muchos clawdites que pretendieron no tener hijos—requisito indispensable para ingresar a la compañía—para poder unirse a la lucha.[91]

El Castigo de los Hutts

«Mi gente está peleando por sus vidas. No hay tratos con los yuuzhan vong, ni con bienes ni con información. Son una especie demente, y estas cosas sensibles no significan nada para ellos.»
Bana Besadii Diori[fuente]

Los hutts tuvieron que defenderse de las depredaciones de los yuuzhan vong.

Poco después de la Batalla de Fondor, el Comandante Supremo Nas Choka tomó a sus naves sobrevivientes[11] y se dirigió al Espacio Hutt para castigar a los hutts por su traición.[24] Borga tenía el apoyo de solamente la mitad de los clanes porque el resto la hicieron responsable del ataque de los yuuzhan vong, así que no tenía los recursos suficientes para proteger efectivamente a Nal Hutta. Varios líderes de clanes huyeron de Nal Hutta y se asentaron en Ganath, Ylesia, Gamorr, Tatooine y Rodia. La flota yuuzhan vong bloqueó el Espacio Hutt, por lo que la Nueva República no hubiera podido ayudar, aunque hubiera tenido la intención o capacidad de hacerlo.[25] Las fuerzas de Nas Choka se movilizaron hacia Cyborrea, Sleheyron, Nimban y Nar Kreeta. Desde Sleheyron los yuuzhan vong atacaron Varl y Nar Haaska, y desde Nar Kreeta invadieron Nar Bo Sholla, Irith y Nal Hutta.[8] Los yuuzhan vong bombardearon al planeta capital de los hutts y después iniciaron una invasión terrestre, en la que los hutts respondieron usando los antiguos droides de guerra de Xim el Déspota, que mataron a miles de guerreros. Sin embargo, los invasores finalmente vencieron,[92] y después de matar a la mayoría de sus habitantes con armas biológicas enviaron microorganismos a las superficies de Nal Hutta y Nar Shaddaa, que metabolizaron el metal, transpariacero y duracero de los palacios de los hutts y los convirtieron en suelo fértil. Los seres vivos locales fueron reemplazados por criaturas yuuzhan vong. Pocos hutts sobrevivieron al ataque en Nal Hutta y Nar Shaddaa, aunque aún quedaron muchos hutts en la región.[11] Algunos hutts crearon un movimiento de resistencia para combatir a los yuuzhan vong, y gracias a sus aún considerables recursos monetarios, pudieron hacerse de armas y pertrechos para combatir a los yuuzhan vong. Booster Terrik, apoyando la lucha contra los invasores pero también determinado a obtener ganancias, vendió armas a los hutts, asistido por su yerno Corran Horn.[27] Nas Choka pasó dos años en el Espacio Hutt, destruyendo mundos y extinguiendo a especies enteras.[7] Muchos hutts no sólo huyeron de los yuuzhan vong y de la Brigada de la Paz, también de habitantes de la galaxia que buscaban vengarse de ellos por sus actividades criminales pasadas.[11]

La Devastación del Espacio Hutt

«Ahota tenemos una cuenta pendiente con los hutts.»
―El comandante Nas Choka[fuente]

Durante su campaña en el Espacio Hutt, los yuuzhan vong causaron una gran destrucción en la mayor parte de los planetas de la región. Los yuuzhan vong atacaron Hollastin y de ahí Tsyk,[8] aunque Hollastin no fue dañado y su importancia como mundo comercial se incrementó después de la guerra.[93] Toydaria también fue atacado y conquistado, aunque los toydarianos sorprendieron a los yuuzhan vong y llevaron a cabo una feroz resistencia. El fiero ataque de los yuuzhan vong casi arruinó a los hutts,[8] que perdieron gran parte de sus ingresos por sus actividades ilegales mientras luchaban por sobrevivir.[7][27] Se cree que los ilosianos también sufrieron terriblemente. Muchos mundos en el Espacio Hutt fueron vongformados, como Nar Hekka, Dirha y Nar Kreeta, además de Nal Hutta y Nar Shaddaa. Sin embargo, el planeta y su luna se mostraron resistentes a los procesos terraformadores, y la fauna y flora llevada por los yuuzhan vong no prosperó. Se salvaron pocos mundos de la región, especialmente los mundos secretos Bootana Hutta, que fueron protegidos con flotas de guerra hutts, y planetas ocultos como Ganath.[8]

Ylesia y Sriluur

«No ha habido ninguna flota yuuzhan vong desde la conquista original, aunque a veces elementos de flota vong, la mayoría de las veces coralskippers y sus transportes, transitan el sistema Ylesia en su camino a algún otro lugar»
Kyp Durron, dos años después de la conquista de Ylesia[fuente]

Desde su base en Nal Hutta, los yuuzhan vong atacaron Rorak 4, Circumtore y Nar Kaaga.[8] También conquistaron el planeta Ylesia, anteriormente propiedad de los Besadii,[34] donde los hutts engañaban peregrinos y los obligaban a trabajar en las fábricas de especia. Para los observadores externos, parecía ser el mundo ocupado menos afectado por los yuuzhan vong, pues no hubo masacres de sus habitantes ni ningún tipo de terraformación.[11] Los yuuzhan vong le otorgaron Ylesia a la Brigada de la Paz,[11][27] que pronto creó un órgano de gobierno para regir el planeta.[34] Los senadores que proponían la capitulación ante los yuuzhan vong lo dieron a conocer como un ejemplo de la coexistencia pacífica entre los invasores y los habitantes de la galaxia. Aquellos que proponían la teoría de que los mundos humanos eran mejor tratados manejaron a Ylesia como un ejemplo, sin tomar en cuenta la destrucción de Kalarba y la opresión en Druckenwell. Sin embargo, Ylesia en realidad se parecía mucho a otros mundos ocupados, pues tenía campamentos de esclavos, yammosks en sus océanos, y todos los habitantes que hablaban contra los yuuzhan vong o la Brigada de la Paz eran desaparecidos.[11]

Desde la Estación Junkfort, los yuuzhan vong atacaron la Periferia y capturaron Vaathkree, Klatooine y Sriluur.[8] Miles de weequay nativos escaparon de Sriluur ante a posibilidad de una invasión, aunque muchos clanes eligieron quedarse y formar milicias para pelear por su mundo. La Brigada de la Paz infiltró Sriluur y trató de eliminar la tecnología antes de la llegada de los yuuzhan vong,[94] y los invasores pudieron conquistar el planeta en pocos días y con relativa facilidad.[11] La población de Sriluur, compuesta de weequay y no-humanos como los houks, no pudo organizarse para montar una defensa efectiva ante el ataque de los yuuzhan vong,[11] y su tecnología no fue rival para la poderosa ofensiva enemiga[28]. Los sobrevivientes fueron esclavizados por los yuuzhan vong y enviados a campos de "reeducación" para aprender a servir a sus nuevos amos.[11][28] Sriluur fue terraformado por los yuuzhan vong.[8]

Deshaciendo el Corredor Corelliano

«Kalarba, Druckenwell y Falleen han caído. Incluso si pudiéramos mantener Rodia, el Corredor Corelliano está roto.»
Ayddar Nylykerka[fuente]

Los yuuzhan vong cortaron el Corredor Corelliano, aunque no avanzaron más allá.

Respondiendo al desastre en Fondor y la pérdida casi total de sus astilleros, se desplegaron fuerzas de la Nueva República en Kuat, Mon Calamari y Bilbringi para defender las instalaciones en esos mundos. Luke Skywalker posicionó miembros de su nueva Orden Jedi, que cada vez se volvían más impopulares entre los ciudadanos y los gobernantes de la Nueva República, en regiones que podían ser próximos blancos de los invasores; el Caballero Jedi Daye Azur-Jamin se perdió en acción en Nal Hutta mientras la masiva flota de Nas Choka devastaba el Espacio Hutt. La mayor Hallis Saper de INR llevó a cabo una campaña de desinformación contra los yuuzhan vong, pero sin gran efecto. Adumar realizó maniobras en el flanco de las posiciones yuuzhan vong cerca de Bilbringi,[25] en el recientemente conquistado Vortex, pero los yuuzhan vong mantuvieron el control sobre el planeta.[8] El Maestro de Guerra Tsavong Lah, que ahora supervisaba personalmente el empuje hacia Coruscant, fue advertido por sus tácticos que tenía que buscar una base avanzada que no fuera amenazada por la Estación Centerpoint. El blanco elegido fue Duro, un mundo envenenado por décadas de polución industrial, y el lugar a donde habían sido reubicados miles de refugiados. Duro también tenía una formidable industria de construcción de naves que representaba una amenaza al avance del Maestro de Guerra, y podía ser usado como punto de encuentro para asaltos futuros a Kuat y Corellia. Sin embargo, antes de avanzar a Duro y al Núcleo, las fuerzas de Tsavong Lah se dedicaron a desarticular el Corredor Corelliano, una importantísima vía hiperespacial que salía de Ryloth al Sector Corelliano. A pesar de su importancia, esta hiperruta estaba pobremente defendida por la Nueva República, y sus mundos cayeron con facilidad. La Quinta Flota de la Nueva República había sido asignada por el Jefe de Estado Fey'lya a defender el Espacio Bothan, por lo que la presencia militar en muchos de esos mundos era poca o nula.[25] En esta campaña fueron conquistados Milagro, Bacrana, Nueva Cov y Kalarba desde Gamor, en el Borde Medio, Druckenwell desde Nexus Ortai, Ando desde Leritor, y Falleen y Rodia. Los yuuzhan vong no avanzaron más allá de Rodia, por lo que Tatooine, Ryloth y Christophsis, entre otros, no fueron atacados.[8]

Druckenwell

«¿Supongo que Druckenwell también, no?»
Jacen Solo, suponiendo acertadamente que Druckenwell había caído junto con el resto del Corredor Corelliano[fuente]

El planeta Druckenwell, en el pasado un importante centro manufacturero Imperial, era un símbolo de todo lo que los yuuzhan vong consideraban abominable, con sus gigantescas metrópolis. Las oligarquías corporativas que dominaban el planeta no montaron ninguna resistencia ante los yuuzhan vong, lo que les salvó la vida a los millones de habitantes de Druckenwell, pues de haber luchado los invasores los hubieran aniquilado sin contemplaciones. Varios nativos fueron evacuados a Duro por medio de SELCORE. Los yuuzhan vong permitieron vivir a los sobrevivientes de Druckenwell con una condición: que prepararan grandes extensiones del planeta para convertirlas en terrenos agrícolas para alimentar a los invasores, y que desmantelaran sus grandes ciudades.[11] El cereano sensible a la Fuerza Ka-Tu-Un fue capturado por los invasores durante la batalla, pues pensaron que era un Jedi.[95]

Kalarba

«En el asalto contra Kalarba, los yuuzhan vong usaron una copia de la táctica de Sernpidal, jalando a la luna Hosk de Kalarba y destruyendo ambas esferas.»
Voren Na'al en un documento histórico de la Alianza Galáctica[fuente]

El cereano sensible a la Fuerza Ka-Tu-Un fue capturado por los yuuzhan vong durante la Batalla de Druckenwell.

Como parte de la operación para cortar el Corredor Corelliano, el planeta Kalarba fue objeto de un ataque sin cuartel, pues los yuuzhan vong no tenían interés en usar al planeta como base. La defensa fue feroz, sobre todo por parte de la familia Pitareeze.[11] Diez meses después de la destrucción de Sernpidal, la táctica del Núcleo de Yo'Gand fue usada de nuevo, esta vez en la Estación Hosk, la luna artificial de Kalarba, considerada por los yuuzhan vong como una construcción totalmente abominable. Las fuerzas de la Nueva República, al mando del almirante temporal Glie'oleg Kru, fueron incapaces de impedir que los yuuzhan vong colocaran el dovin basal para ejecutar la táctica y destruir al planeta y su luna. El destacamento de la Nueva República que defendió Kalarba incluía al Crucero de Asalto Bothan Champion y al Escuadrón Rogue. Kru murió en la batalla, cuando el Champion fue destruido,[25] y sus fuerzas ayudaron a que varios miles de kalarbanos pudieran escapar, aunque miles de millones quedaron atrás. Después de la batalla, todo el sistema Kalarba quedó desolado y radioactivo, y se estimó que durante varios siglos no podría albergar vida.[11] Jaina Solo estaba cerca del Champion cuando explotó, por lo que sufrió heridas en sus ojos debido a la exposición al campo magnético de la nave, y fue relevada temporalmente de su cargo en el Escuadrón Rogue por baja médica.[25]

Rodia

«Muchos de mi kajidic ya han partido a Gamorr y Tatooine. Rodia, también. Pero ahora Rodia está bajo ataque.»
Randa Besadii Diori[fuente]

La conquista de Rodia se llevó a cabo con relativa facilidad, pues la defensa del planeta fue mínima. Los yuuzhan vong abrieron grandes cráteres en la superficie de Rodia, destruyeron sus ciudades y masacraron a gran parte de la población.[11] Unos pocos rodianos pudieron escapar de su mundo natal, y se convirtieron en refugiados perseguidos.[10] Sin embargo, muchos rodianos huyeron a las enormes selvas de Rodia, y establecieron una feroz resistencia contra los invasores.[10][11] Los rodianos infligieron tantas bajas a los yuuzhan vong que los guerreros los comenzaron a ver con respeto, y se rumoraba que los rodianos se convertirían en esclavos favorecidos cuando los yuuzhan vong consolidaran su conquista—siempre y cuando fueran modelados y reeducados para servir.[11] El Modelador Maestro Taug Molou fue a Rodia y estuvo a cargo del proyecto para modelar a los rodianos y convertirlos en Vagh Rodiek, bestias de guerra sin mente cuya habilidad en batalla hizo que los líderes yuuzhan vong hicieran caso omiso al hecho de que fueran creados con técnicas heréticas.[11][96] Los Vagh Rodiek fueron usados particularmente durante la conquista del Espacio Hutt.[12] Al enterarse de la conquista de su planeta, miles de rodianos de toda la galaxia se armaron y prepararon para ir a recuperarlo, sorprendiendo a los yuuzhan vong.[11] El senador Navik de Rodia, nuevo miembro del Consejo Asesor, criticó fuertemente al Jefe de Estado Fey'lya por dejar abandonado el Borde Medio y concentrar las flotas en el Núcleo y el Espacio Bothan.[25]

Falleen

«Y Falleen.»
Jaina Solo, enumerando los mundos conquistados por los yuuzhan vong[fuente]

Los yuuzhan vong atacaron al planeta Falleen, cuyos habitantes se rindieron casi inmediatamente. Ya que Falleen nunca se había unido a la Nueva República, no tenía defensas militares. Los falleen creyeron que podían usar sus feromonas para convencer a los yuuzhan vong de obtener un trato favorable, pero no tuvieron éxito, y los yuuzhan vong los mantuvieron aislados en campos de concentración.[11]

Kubindi

«Se dice que la Docena de Kyp mantuvo a raya a una fuerza de ataque yuuzhan vong el tiempo suficiente para que los kubaz evacuaran todas las naves capaces de viajar al espacio del planeta.»
Randa Besadii Diori[fuente]

Los yuuzhan vong continuaron con su ataque inclemente hacia los Mundos del Núcleo.

Intrigados por la capacidad histórica de los kubaz para la bioingeniería, los yuuzhan vong decidieron atacar Kubindi, evitando Fwillsving y Kessel. Los pacíficos y cultos kubaz no fueron rival para los yuuzhan vong,[11] por lo que Mujmai Iinan, el guerrero responsable de llevar a cabo el ataque, decidió emplear la mitad del número usual de yorik-ets para conquistar el planeta. Él no contaba con la aparición de la Docena de Kyp Durron, que estaban apostados cerca de Bothawui y partieron a Kubindi para asegurarse de que todas las naves capaces de viajar al espacio que había en Kubindi pudieran evacuar. Esto fue facilitado por el número insuficiente de cazas enemigos, y después de la batalla Tsavong Lah mandó ejecutar a Iinan por su fracaso. Muchos kubaz evacuaron antes de que la flota enemiga estuviera en rango de ataque,[25] pero no todos pudieron escapar. Los sobrevivientes del ataque fueron esclavizados y obligados a ayudar a los yuuzhan vong a cultivar alimentos. Durante el ataque y la posterior ocupación, la inmensa mayoría de los insectos que formaban la totalidad de su dieta fueron exterminados, condenando a los kubaz de Kubindi a morir de hambre en cuestión de meses.[11] El Corredor Corelliano para entonces ya estaba seccionado, y los yuuzhan vong lo llenaron de minas dovin basal.[25]

Los Domos de Duro

Leia Organa Solo: «SELCORE y Gateway se han cuidado a sí mismos. Y han tratado de reclamar el planeta. ¿Recuerdas Honoghr, donde no podíamos hacer mucho? Aquí, está al alcance. Y los yuuzhan vong no lo quieren. Este podría ser un refugio para millones.»
Han Solo: «No creo que les hayas prestado mucha atención a los duros. Ellos—»
Leia Organa Solo: «Apenas nos toleran. Pero no les hemos regresado nada, todavía. Este mundo es la llave a un nuevo futuro, donde todas las personas puedan vivir juntas. Espera ver lo que nuestros científicos están comenzando a lograr.»
Leia Organa Solo y Han Solo [fuente]

Debido a las perpetuas discusiones, el Senado dedicaba poco tiempo a solucionar los problemas de la guerra, incluyendo a los refugiados. A diez meses del inicio de la guerra, la cantidad de refugiados era casi abrumadora, y las soluciones eran pocas: ya que sistemas estelares caían uno tras otro, se creaban más refugiados, y disminuían los lugares que los admitían. Al principio SELCORE buscaba que los planetas a los que se llevaban los refugiados no estuvieran directamente en el camino de la invasión y tuvieran alojamientos razonables, pero con el influjo casi constante de refugiados, SELCORE debió redefinir "razonables" y enviaba a los refugiados a cualquier planeta que los aceptara, independientemente de las condiciones. Sin embargo, a pesar de todos los problemas y la falta de fondos, SELCORE funcionaba adecuadamente y podía suministrar los servicios básicos a casi todos los refugiados. El dinero de Hapes fue de gran ayuda, y el ingenio y creatividad de sus agentes ofrecían soluciones aptas y eficaces.[11] Algunos refugiados recibieron apoyo de corporaciones que los contrataron basándose en atributos específicos de sus especies, como agudeza visual o auditiva y fuerza física, aunque debieron ser "educados" para adecuarse al estilo de vida tecnológico y moderno de las Colonias y el Núcleo.[24] La senadora Viqi Shesh, encargada de SELCORE y para entonces una firme aliada de los yuuzhan vong, decidió enviar a miles de refugiados a Duro, que ella consideraba adecuado porque los duros nativos vivían en ciudades orbitales sobre el planeta y toda la superficie estaba disponible. En realidad, ella había escogido Duro porque sería blanco de un ataque de los yuuzhan vong, algo que ella misma propuso. La desventaja de Duro era que después de siglos de excesos tecnológicos su atmósfera y superficie estaban muy contaminadas, y el único animal sobreviviente a la polución eran los escarabajos fefze.[25] Se construyeron domos rápidamente en la superficie,[11] y se enviaron científicos para hacer la atmósfera respirable, limpiar el suelo y crear un ecosistema sustentable;[11][25] ellos pondrían los métodos y los refugiados harían el trabajo.[11] El equipo científico tuvo varios éxitos gracias al brillante duros Dassid Cree'Ar.[11][25] Por otra parte, los domos se llenaron rápidamente de refugiados, y tenían una pobre ventilación y construcción, haciéndolos incómodos. Los domos resolvían las necesidades básicas de sus habitantes, pero poco más.[11] El domo principal era Gateway, construido sobre las ruinas de Tayana, donde se alojaban los científicos y la administradora de SELCORE en Duro, Leia Organa Solo. Si bien a largo plazo a los duros les convenía que los científicos y los refugiados hicieran que Duro fuera habitable de nuevo, a muchos de ellos les molestó la presencia forzada de los refugiados en su mundo, a pesar de que a ellos no les afectaban directamente en las ciudades orbitales, y algunos comenzaron a proponer separarse de la Nueva República y negociar directamente con los yuuzhan vong.[11][25]

Los refugiados en Duro vivían en domos sellados patrocinados por SELCORE.

Sin que lo supiera Leia en Gateway, su esposo Han y su hijo Jacen se encontraban también en Duro, en el Asentamiento 32. Los dos hombres Solo se habían prestado como voluntarios en SELCORE para asegurarse que los ryn recibieran un trato digno, y se enfrentaron como podían a la falta de recursos y el hacinamiento de 32. Después de la situación en Centerpoint, Jacen se volvió cada vez más inseguro respecto a su relación con la Fuerza,[25] pues no quería que la Fuerza determinara su futuro, y creía que entregarse al lado luminoso era tan malo como entregarse al lado oscuro.[11] El joven Jedi tomó la decisión de no usar la Fuerza después de tener una visión en que su tío Luke Skywalker combatía a los yuuzhan vong mientras la galaxia se deslizaba hacia la oscuridad, y se dedicó enteramente a su trabajo en 32. Uno de los refugiados de 32 era Randa el hutt, rescatado durante la Batalla de Fondor, que buscaba ante todo la seguridad de su especie y de Borga, su progenitor. Randa constantemente trataba de convencer a Jacen de unir sus fuerzas y crear un escuadrón para luchar contra los yuuzhan vong, sin éxito. Cuando Jaina fue enviada a Duro para que se recuperara de su lesión al lado de su padre y hermano, Randa trató de convencerla de que lo ayudara, pero también fracasó. El hutt también buscaba contactar a los yuuzhan vong para negociar la paz, pero necesitaba algo que los invasores quisieran, y les ofreció a Jacen Solo. Ya que ante los yuuzhan vong un Jedi que no combatiera no era digno, al Maestro de Guerra Tsavong Lah no le interesó el nombre del cobarde. Randa después pudo hablar con la senadora Shesh y les informó que había un simpatizante yuuzhan vong en Duro, pues había encontrado un villip, mismo que había usado para comunicarse con Tsavong Lah. Shesh a su vez le comentó a Lah de la traición de Randa, que el Maestro de Guerra ya esperaba. Sin embargo, le importaba más la captura de los Jedi, pues deseaba sacrificarlos a sus dioses para asegurar la conquista de Duro.[25]

La Senadora Shesh y CorDuro

«Serás elogiada por ayudar a crear una paz duradera para tu pueblo. Tu rol será honrado ampliamente, entre nosotros y tu propia gente.»
Tsavong Lah a Viqi Shesh[fuente]

La senadora Viqi Shesh para entonces se había liberado de 'Pedric Cuf' para reportarse directamente al Maestro de Guerra.[25] Mientras sus colegas sólo se preocupaban porque no era efectiva en su rol como encargada de SELCORE,[11] unas cuantas personas, entre ellas Leia Organa Solo y su hijo Jacen, comenzaron a prestar mayor atención a la aparente incapacidad de Shesh de enviar recursos a Duro.[25] La senadora esperaba que los yuuzhan vong perdonaran a Kuat y sus astilleros, creyendo que Lah detendría la invasión después de conquistar Duro.[11] Sin embargo, Shesh no era la única colaboradora involucrada en Duro. CorDuro Shipping, compañía subcontratada por SELCORE para llevar bienes de fuera del sistema a los refugiados[25] y cliente importante de la Alta Casa Duros,[11] estaba desviando recursos de los refugiados hacia las ciudades orbitales, preparándose para que aquellos en la superficie fueran sacrificados por los yuuzhan vong. Una joven aprendiz Jedi, Thrynni Vae, investigó a CorDuro y fue asesinada por operativos de la Brigada de la Paz cuando estuvo a punto de descubrir la verdad. Los duros colaboradores planeaban embodegar los bienes de SELCORE en las ciudades orbitales, sobre todo en Urrdorrf, la más lujosa y la única capaz de viajar por el espacio, y partir de Duro hacia un lugar seguro. Ellos consideraban que el trato con los yuuzhan vong los protegía, aunque estaban dispuestos a sacrificar por lo menos una ciudad orbital a los yuuzhan vong si era necesario. Los duros sabían que, si Duro era vuelto a hacer habitable, los yuuzhan vong podrían atacarlo; esa fue una de las razones por las que la senadora Viqi Shesh había propuesto que se reubicara a los refugiados a Duro, un planeta inhóspito en que los yuuzhan vong no tendrían—supuestamente—ningún interés. Sin embargo, a pesar de sus subterfugios, ni Shesh ni CorDuro conocían la verdadera extensión de los planes de Tsavong Lah, y eran simplemente peones para los invasores, que no tenían interés en detener su avance ni en perdonar las abominables ciudades orbitales de los duros, y tenían la capacidad de terraformar Duro para adecuarlo a sus necesidades.[25]

La Caída de Duro