FANDOM


Premium-Eras-canon
«Me pareció la personificación del honor.»
―Taneetch Soonta, de Huulik[fuente]

Huulik fue un Caballero Jedi varón rodiano sensible a la Fuerza que vivió en las últimas décadas de la República Galáctica. Sirvió como general para el Gran Ejército de la República durante las Guerras Clon contra la Confederación de Sistemas Independientes. Un piloto consumado por derecho propio, Huulik voló junto a Anakin Skywalker en la Batalla de Sedratis, en la que Skywalker le salvó la vida al rodiano. Al igual que la mayoría de sus hermanos Jedi, Huulik fue asesinado por sus propios soldados clon cuando el Canciller Supremo de la República, secretamente un malvado Señor Oscuro de los Sith llamado Darth Sidious, decretó la exterminación de todos los Jedi. A pesar de haber sido mortalmente herido durante la emboscada, Huulik logró regresar a su nave estelar y establecer un rumbo para su planeta natal de Rodia antes de morir. Su familia construyó un mausoleo secreto para el Jedi caído en los pantanos de Rodia. Casi veinte años más tarde, la sobrina de Huulik Taneetch Soonta le encomendó la su sable de luz a Luke Skywalker.

Biografía

Vida temprana

«Un miembro de nuestro clan era un Caballero Jedi. Él era mi tío, de hecho, y aunque su devoción a la Orden por lo general lo mantenía alejado de Rodia, lo vi un par de veces cuando era joven.»
―Taneetch Soonta a Luke Skywalker[fuente]
Un rodiano masculino, Huulik, nació en el Clan Chekkoo, uno de los clanes rodianos más pequeños que provenía del continente de Betu del planeta Rodia, en las últimas décadas de la República Galáctica. Se descubrió que Huulik era sensible a la Fuerza y llegó a servir como Caballero en la Orden Jedi, cuyos miembros fueron los protectores de la paz y la justicia en la galaxia. Tenía al menos un hermano, así como una sobrina llamada Taneetch Soonta.[1] Sin embargo, a los Jedi no se les permitió mantener lazos familiares,[3] y como consecuencia, Huulik solo visitó su planeta natal mientras estaba en el negocio oficial Jedi, conversando con su sobrina una o dos veces cuando ella era una niña. A pesar de la escasez de sus visitas, él causó una gran impresión en ella.[1]

Las Guerras Clon y muerte prematura

«Como tu padre, fue traicionado. Fue disparado por soldados clones que se suponía que estaban de su lado.»
―Taneetch Soonta a Luke Skywalker[fuente]
Diez años después de la elección de Sheev Palpatine como Canciller Supremo de la República Galáctica, las Guerras Clon estallaron entre ese gobierno y la Confederación de Sistemas Independientes.[4] Un hábil piloto, Huulik se convirtió en un general en el Gran Ejército de la República durante el devastador conflicto de tres años. El rodiano participó en la Batalla de Sedratis, donde voló junto a su compañero Jedi Anakin Skywalker. En algún punto durante la batalla, los dos Jedi fueron atacados por cazas estelares droides y los escudo deflectores de Huulik se agotaron. Sin embargo, Skywalker voló su nave entre Huulik y la próxima explosión de los droides, salvando la vida del rodiano y dándole tiempo para recargar sus escudos. Finalmente, los Jedi y la República ganaron la batalla en Sedratis. Después de su triunfo, Huulik y Skywalker lucharon juntos en varias otras ocasiones. Durante una de sus visitas a Rodia, Huulik mencionó la explotación de Sedratis a su familia.[1]

Desconocido para la mayoría de los conscientes, las Guerras Clon habían sido orquestadas por Darth Sidious, un Señor Oscuro de los Sith que se había infiltrado en el gobierno galáctico décadas antes y no era otro que el Canciller Palpatine. Cuando la guerra terminó, Sidious declaró la creación de un nuevo régimen, el autocrático Imperio Galáctico, y ordenó la ejecución de todos los Jedi.[3] En consecuencia, Huulik recibió un disparo de los soldados clon bajo su mando. Gravemente herido, Huulik aún logró abordar su nave estelar y grabó un breve mensaje sobre su situación. También ordenó a su droide astromecánico que devolviera la nave a Rodia. Cuando la nave de Huulik aterrizó en su planeta natal, sin embargo, el Jedi ya había muerto por sus heridas. Sus parientes los sepultaron junto con su sable de luz en un mausoleo secreto, escondido entre los pantanos cerca del Enclave de Chekkoo.[1]

Legado

«Si no es grosero de mi parte preguntar, ¿crees que podría ir a presentar mis respetos a tu tío?»
―Luke Skywalker a Taneetch Soonta[fuente]
Casi dos décadas después de la desaparición del Jedi rodiano durante la Guerra Civil Galáctica contra el Imperio, la sobrina de Huulik Soonta habló de su tío con el hijo de Anakin Skywalker, un joven luchador por la libertad llamado Luke. El joven Skywalker, ansioso por aprender más sobre el Jedi, se alegró de saber que su padre le había salvado la vida a Huulik durante la guerra y había podido visitar el mausoleo de Huulik. Los dos recuperaron el sable de luz de Huulik en su tumba, lo que ayudó a Skywalker a matar a un ghest salvaje que los había atrapado en el mausoleo. Más tarde, Luke deconstruyó el sable de luz del difunto Jedi, sabiendo que un Jedi necesitaba usar la Fuerza al alinear los cristales Kyber del sable.[1]

Personalidad y rasgos

«Era un buen piloto—o al menos estaba bastante orgulloso de sus habilidades.»
―Taneetch Soonta a Luke Skywalker[fuente]
Según su sobrina, Huulik parecía la personificación del honor. También estaba orgulloso de sus habilidades de pilotaje, aunque admitió que eran inferiores a los de su colega Anakin Skywalker.[1]

Poderes y habilidades

Además de ser un piloto capaz, Huulik también podría manejar un sable de luz,[1] el arma característica de la Orden Jedi.[5]

Entre bastidores

Huulik aparece por primera vez como un cadáver en la novela canon del 2015, Heredero de los Jedi.

Apariciones

Fuentes

Notas y referencias

 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.