Este artículo trata sobre un tema incluido en las Leyendas.El tema de este artículo aparece en la era de la Rebelión.El tema de este artículo aparece en la era de la Nueva República.El tema de este artículo aparece en la era de la Nueva Orden Jedi.El tema de este artículo aparece en la era del Legado.
Para otros usos, véase Howlrunner (desambiguación).


«Mientras estaba sentado viendo a los howlrunners, las paredes del domo de safari parecieron derretirse. Por un breve momento, fui parte del equipo, cazando y aullando junto a éstos magníficos depredadores. He pasado el resto de mi vida tratando de recapturar ese sentimiento, desde la cabina de un caza estelar.»
―Extracto de The Anthropology of Engineering por Jo Ewsli[fuente]

El I-7 Howlrunner de la Corporación Incom era un caza estelar de corto alcance empleado originalmente por una facción disidente Imperial durante la Guerra Civil Galáctica.

Características

«Los I-7s tienen control robótico completo. ¡Son excelentes misiles guiados!»
―Kam Solusar a Rayf Ysanna[fuente]

El Howlrunner fue construido alrededor de una estructura aerodinámica como una ala fija. Dos aletas salían a los lados de la nave, con la intención de que funcionaran como alerones para la maniobrabilidad. Aunque este diseño era bastante simple, le dio al Howlrunner un rendimiento superior al caza estelar TIE/LN tanto en el espacio como en la atmósfera. Alrededor del 10 DBY, cuestan 165.000 créditos.

Planos del Howlrunner.

Los controles tenían una pequeña curva de aprendizaje, asegurándose de que casi cualquier piloto con habilidades básicas pudiera controlar la nave—aunque solo los más experimentados podían descubrir el verdadero poder de éste caza estelar. Mientras que el Howlrunner era más rápido que el caza estelar T-65 Ala-X Rebelde o el caza estelar BTL Ala-Y, fue lamentablemente superado por algunos de las naves nuevas y más avanzadas, como el caza estelar de escolta Ala-E.

El Howlrunner tenía una ventaja distintiva sobre el TIE del Imperio en la cual poseía un generador de escudo deflector abordo.Esta protección, junto con el pequeño perfil y la baja masa del caza estelar, hicieron del Howlrunner una nave difícil de destruir. Sin embargo, la nave no estaba pensada para largos combates espaciales o combates uno a uno.

Los cañones láser lastimosamente débiles y un sistema de objetivos patético (el cual estaba plagado de puntos ciegos) hizo la mayoría de los intentos en los combates inútiles. Con el fin de compensar ésta debilidad, el Imperio arrojó varias cantidades de Howlrunners al enemigo todos de una vez, esperando que el enorme volumen de fuego fuera demasiado para sus objetivos.

Historia

Una línea de ensamblaje de Howlrunners en Fresia.

El I-7 Howlrunner fue concebido originalmente y diseñado por el ingeniero de cazas estelares Jo Ewsli. Después de recibir una epifanía durante la observación de un equipo de howlrunners, peligrosos omnívoros del planeta Kamar, Ewsli se puso a crear una nave que emulara su instintos de depredadores únicos. Las criaturas atacaban en equipos apretados y eran inflexibles en la persecución de la presa, dos habilidades que Ewsli pensó que podían ser incorporadas en un escuadrón con las naves apropiadas. En éste sentido, Ewsli dio a conocer un caza estelar que, al igual que su tocayo bestial, tenía una agilidad soberbia y una velocidad sin precedentes.

El Howlrunner fue el primer caza estelar diseñado y producido en masa por la Corporación Incom después del fiasco en el cual el Ala-X se convirtió. El punto principal de construir el Howlrunner en primer lugar fue un intento de desviar la atención de la falla de la compañía para detener la deserción del equipo de diseño del Ala-X y el robo de los esquemas del caza estelar.

Sin embargo, la deserción de los diseñadores del Ala-X dejó a Incom muy impopular entre los rangos Imperiales, y los Howlrunners fueron asignados principalmente a naves estelares más antiguas y bases remotas. Era realmente raro encontrar Howlrunners en el hangar de un Destructor Estelar clase Imperial, aunque no era inusual que los Destructores Estelares clase Victoria los cargaran. Aunque la Armada Imperial no estaba impresionada del caza estelar, había rumores de que algunos de los asesores del Emperador Palpatine compraron sus propios Howlrunners para "asuntos personales". Esto puede haber incluido a Kam Solusar durante su tiempo como miembro de la Élite del Lado Oscuro, ya que trajo una variante de dos asientos del Howlrunner con él cuando desertó a la naciente Orden Jedi de Luke Skywalker.

Aunque al principio solo fue un caza mediocre, el Howlrunner pudo ser visto en bases Imperiales remotas donde su velocidad cegadora le permitió explorar rápidamente cuando fuera necesario. Después de la aniquilación de la mayoría de los cazas TIE de la galaxia durante la Guerra Civil Galáctica, la línea del Howlrunner escapó de la destrucción y se encontró siendo una de las cazas estelares principales en el Remanente Imperial.

Éstas naves continuaron siendo usadas incluso después de que el Imperio se dividiera y formara varias facciones. El Howlrunner también fue usado por pilotos del escuadrón de Caballeros Salvajes de Saba Sebatyne, durante la invasión por los extragalácticos yuuzhan vong.

En la Segunda Guerra Civil Galáctica, un número de ellos estaba en la Fuerza de Defensa Corelliana.

Apariciones

Planos del Howlrunner.

Fuentes

Notas y referencias

 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores
*Nota: Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción. El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.