FANDOM


Premium-Eras-canon
Tab-canon-white  Tab-leyendas-black 
Ahsoka Tano: «¿Pero a qué precio? Es como una vez dijiste. Muchas vidas han quedado atrapadas entre la República y los separatistas.»
Lux Bonteri: «Lo dije una vez. Pero tras haber visto las heroicidades y el altruismo de los Jedi, creo que la República es el bando correcto en el que estar.»
Ahsoka Tano: «¿Qué quieres decir?»
Lux Bonteri: «Dendup me ha nombrado nuevo senador de Onderon. Seguiré los pasos de mi madre. Y nos traeré de vuelta a la República.»
— Ahsoka Tano y Lux Bonteri[src]

Lux Bonteri fue un político humano y luchador rebelde de Onderon durante las Guerras Clon. Originalmente leal a la República Galáctica, la familia de Bonteri se posicionó con la Confederación de Sistemas Independientes cuando Onderon abandonó la República al comienzo de las Guerras Clon. Se trasladaron a la capital separatista Raxus después de que la madre de Bonteri, Mina Bonteri, se convirtiera en la senadora de Onderon en el Parlamento Separatista. Llegando a la adolescencia en tiempos de guerra, el idealista Bonteri esperaba, igual que su madre, una resolución pacífica del conflicto, aunque pasó a odiar la República tras la muerte de su padre, un oficial de las Fuerzas Armadas Confederadas, a manos de los soldados clon del Gran Ejército de la República. En el 21 ABY, Bonteri se vio obligado a cambiar su opinión de la República y la Orden Jedi tras conocer a una Jedi, la Padawan Ahsoka Tano, por primera vez. Poco después perdió a su madre debido a las maquinaciones del Conde Dooku, quien ordenó su muerte para acabar con la propuesta de paz que ella había impulsado. Bonteri representó brevemente a Onderon en el Parlamento Separatista ocupando el cargo de su madre, pero pronto lo abandonó buscando justicia por su asesinato.

Renunciando a sus vínculos con la Confederación, el huérfano Bonteri se unió a la Guardia de la Muerte, un grupo disidente mandaloriano que compartía su deseo de asesinar a Dooku. Mientras trabajaba para averiguar la localización de Dooku para la Guardia de la Muerte, Bonteri implicó sin querer a Tano en su búsqueda de justicia, lo que les llevó de una conferencia de paz en Mandalore a un campamento de la Guardia de la Muerte en Carlac. A pesar de los argumentos de Tano acerca de la conducta deshonrosa de la Guardia de la Muerte, Bonteri se negó a creer sus afirmaciones hasta que el líder del grupo, Pre Vizsla, arrasó todo el poblado de los ming po ante sus ojos. Bonteri cesó su colaboración con la Guardia de la Muerte y escapó de Carlac con Tano; aunque se separaron, él prometió que pronto se verían de nuevo. Eso ocurrió en el 20 ABY, cuando Ahsoka sirvió como consejera de un grupo de rebeldes al que Bonteri se había unido para liberar a Onderon del régimen separatista del rey Sanjay Rash. Coordinando la insurgencia con los líderes rebeldes Steela y Saw Gerrera, Bonteri trabajó para liberar su planeta natal y restaurar al rey depuesto Ramsis Dendup en el trono.

Después de que Bonteri y Saw pidieran ayuda al Consejo Jedi, la República armó a los rebeldes contra el rey Rash, y Ahsoka fue enviada — junto al Caballero Jedi Anakin Skywalker, el Maestro Jedi Obi-Wan Kenobi y el capitán clon Rex — a entrenar a los rebeldes. Después de que sus compañeros se marcharan, Ahsoka se quedó para ayudar a los rebeldes, trabajando con Bonteri y sus asociados para recuperar la capital Iziz. A petición de Bonteri para ganar el apoyo de la población civil, los rebeldes atacaron el generador de energía principal de Iziz, lanzando un golpe crítico contra las fuerzas de Rash y convirtiéndose en el símbolo público de la libertad. Cuando rescataron a Ramsis Dendup de ser ejecutado, Bonteri y sus compañeros abandonaron Iziz, enfrentándose a las fuerzas separatistas en las tierras altas del este. Bonteri estrechó su relación con Steela y entabló un breve romance con ella, pero aunque derrotaron a las fuerzas separatistas, Steela murió en la lucha. Con la independencia de Onderon restablecida, Bonteri, nombrado de nuevo senador de Onderon por el reinstaurado rey Ramsis Dendup, decidió unirse al Senado Galáctico y sumar a Onderon a la República.

En el 19 ABY, el Canciller Supremo Sheev Palpatine derrocó a la Orden Jedi y convirtió la República Galáctica en un régimen dictatorial, el Imperio Galáctico. Bonteri eventualmente se convirtió en un miembro de la Alianza Para Restaurar la República y tras la muerte de Saw en el 0 ABY, se unió a los Soñadores, un grupo rebelde, y usó la información proporcionada por su hijastra para informar de objetivos imperiales a los que atacar. Sin embargo, un grupo de las fuerzas especiales del Imperio se infiltraron en los Soñadores, eliminando al grupo y con su capitana Iden Versio aturdiendo a Bonteri antes de marcharse.

Biografía

Huérfano de guerra

Lux Bonteri: «Bueno, quiero decir, crees que somos los malos, ¿pero a cuántos de nosotros has conocido? Y los droides no cuentan.»
Ahsoka Tano: «Bueno, a parte de oficiales militares como Grievous y Ventress, a ninguno, supongo. Tú y tu madre sois los primeros.»
Lux Bonteri: «Bien, mírame. ¿Te parezco tan malo?»
— Lux Bonteri y Ahsoka Tano, discuten sus puntos de vista[fte.]
Bonteris y Amidala en Raxus

Lux Bonteri y su madre reciben a la senadora Padmé Amidala en Raxus.

Lux Bonteri fue un humano nacido de la prominente política Mina Bonteri y su marido en los años previos al conflicto galáctico conocido como las Guerras Clon. Su familia tenía un alto estatus y procedía de Onderon, un mundo del Borde Interior gobernado por el rey Ramsis Dendup que estaba afiliado a la República Galáctica. La madre de Bonteri representaba a Onderon en el Senado Galáctico, y actuó como mentora de Padmé Amidala, una política procedente del planeta Naboo. Así, Bonteri se familiarizó con Amidala al inicio de su vida. En el 22 ABY, cuando la República entró en un conflicto a escala galáctica con la separatista Confederación de Sistemas Independientes, el rey Dendup abogó por la neutralidad de Onderon, intentando mantener su planeta al margen de las tensiones entre gobiernos a escala galáctica. Sin embargo el monarca pronto fue derrocado por el rey Sanjay Rash, quien alió a Onderon con la Confederación. Tras la secesión de Onderon de la República, la familia de Bonteri se unió a los separatistas y en consecuencia se distanció de Amidala.

La madre de Bonteri continuó representando a Onderon en el Parlamento Separatista, cuya sede se encontraba en la capital separatista Raxus. Su familia se trasladó en consecuencia a Raxus, donde Bonteri creció en tiempos de guerra, y aunque hizo varias amistades, sus ideas originales acerca de la República y los Caballeros Jedi que la servían se vieron puestas a prueba. Después de que su padre, quien trabajaba como oficial en las Fuerzas Armadas Confederadas, fuese asesinado en combate por los soldados clon del Gran Ejército de la República mientras establecía una base en Aargonar, Bonteri pasó a odiar a la República y se aisló cada vez más, para preocupación de su madre. En el 21 ABY, casi un año después de la muerte de su padre, la madre de Bonteri fue contactada por una vieja amiga: Amidala, quien solicitó una audiencia con su antigua mentora. Aunque el Senado Galáctico había declarado ilegal contactar con los separatistas para no convertirlos en un estado legítimo y oficial, Amidala esperaba, con la ayuda de la madre de Bonteri, promover un acuerdo de paz entre los dos gobiernos para acabar con la guerra. Acompañando a Amidala a Raxus se encontraba Ahsoka Tano, una Padawan Jedi de la edad de Bonteri que esperaba obtener una mayor perspectiva de la naturaleza del conflicto.

En cuanto Amidala y Tano llegaron a la finca de la familia Bonteri, Mina Bonteri recibió a sus invitados y les ayudó con su equipaje, aunque Tano, quien no confiaba en los separatistas, rechazó su petición de ayuda. Mientras su madre exploraba con Amidala la posibilidad de establecer negociaciones de paz entre la Confederación y la República, Bonteri pasó un tiempo en su jardín privado, donde Ahsoka se unió a él para tomar el aire. Bonteri, identificando a Tano como una Jedi debido a sus sables de luz, no había conocido a un Jedi hasta entonces, y — teniendo sentimientos encontrados acerca de ellos — inicialmente dudaba en si admitir su opinión sesgada acerca de los Jedi y la República. También cuestionó la opinión igualmente sesgada de Ahsoka acerca de la Confederación. De los separatistas, Tano sólo había conocido a oficiales militares del Ejército Droide Separatista como el general Grievous y Asajj Ventress; Bonteri y su madre eran los primeros civiles con los que trataba cara a cara. Bonteri y Tano se dieron cuenta respectivamente, de que los Jedi y la Confederación no eran lo que inicialmente habían pensado, y empezaron a entenderse el uno al otro reconsiderando sus opiniones sobre el otro bando de la guerra. Pronto se hicieron amigos a pesar de pertenecer a bandos opuestos.

AhsokaLuxTalk-HOBS

Bonteri conoce a una Jedi, Ahsoka Tano, por primera vez tras su visita a Raxus.

En la siguiente sesión del Parlamento Separatista, la madre de Bonteri presentó una moción para abrir negociaciones de paz con la República, y se ganó el suficiente apoyo de sus compañeros como para ratificar la medida. Con el Parlamento demandando la paz, Bonteri compartía la esperanza de su madre de que la República respondería a favor de negociar el fin de las Guerras Clon con la Confederación. Con su trabajo en Raxus hecho, Amidala y Tano se prepararon para volver a la capital de la República, Coruscant. Bonteri y su madre los despidieron en el espaciopuerto de Raxus; al partir, Ahsoka dijo a Bonteri que esperaba no encontrarlo en el campo de batalla, por su bien. A pesar de sus esfuerzos, el Jefe de Estado separatista, el Conde Dooku, en secreto el aprendiz Sith del Señor Oscuro de los Sith Darth Sidious, tomó medidas para asegurar que la guerra continuaba para servir los propósitos de los Sith. Dooku ordenó un ataque separatista contra los generadores de energía de Coruscant, haciendo que el Senado Galáctico votara en contra de las negociaciones de paz con los separatistas.

Poco después, Dooku organizó el asesinato de Mina Bonteri en territorio separatista, y acusó de la muerte de la senadora a la República usando el incidente como excusa para retirar el ofrecimiento de conversaciones de paz del Parlamento Separatista. Con sus dos padres muertos, Bonteri no aceptó la explicación de Dooku de que la República era la responsable de la muerte de su madre.

Buscando justicia

Enfrentando a Dooku

Lux Bonteri: «Sabes lo que hiciste, Dooku.»
Dooku: «¿De verdad? He hecho muchas cosas, joven. Y suelo recordarlas por orden de importancia. La muerte de tu madre parece haberse... escapado de mí. »
Lux Bonteri: «Tendré mi venganza.»
Dooku: «[A un par de droides comando] Creo que es el momento de que el joven senador se reúna con su madre. Matadlo. »
— Lux Bonteri se enfrenta al Conde Dooku[src]
Bonteri tomó el cargo de senador de Onderon de su madre en el Parlamento Separatista brevemente. En el 20 ABY, tras descubrir la implicación de Dooku en el asesinato de Mina Bonteri, Lux renunció a su afiliación con la Confederación de Sistemas Independientes y abandonó Raxus en busca de justicia por su muerte. Contactó con la Guardia de la Muerte, un grupo disidente mandaloriano establecido en el planeta Carlac que pretendía imponer el regreso de la cultura guerrera mandaloriana por encima del régimen pacifista de la duquesa Satine Kryze y los Nuevos Mandalorianos. Liderada por el guerrero endurecido Pre Vizsla, la Guardia de la Muerte había perdido el apoyo de Dooku y la Confederación para una invasión de Mandalore, lo que les había conducido a exiliarse del Sistema Mandalore y desear la muerte de Dooku. Compartiendo un objetivo con ellos y ciego ante la naturaleza asesina del grupo, Bonteri creía que la Guardia de la Muerte tenía honor y pidió formar parte de ella. Para su admisión, Vizsla le ordenó obtener la localización exacta de Dooku para poder atacarle. Bonteri desarrolló el plan de acusar abiertamente a Dooku del asesinato de su madre, y al ser llevado ante el Conde, usaría un dispositivo de rastreo holográfico para determinar el paradero del Jefe de Estado vía holotransmisión. Con esa información, esperaba que la Guardia de la Muerte pudiera asesinar a Dooku. Para atraer la atención de Dooku, Bonteri viajó a Mandalore, donde la duquesa Satine Kryze acogía la primera conferencia de paz entre las delegaciones del Senado Galáctico — integrada por Padmé Amidala, Mon Mothma y Bail Organa — y el Parlamento Separatista.


BonteriConfrontsDooku-FIN

Llevado ante Dooku, Bonteri usa en secreto un dispositivo de rastreo holográfico para localizar al Conde.

Aunque no había sido invitado a Mandalore por los delegados separatistas — el líder del Parlamento Separatista Bec Lawise, la senadora Voe Atell y un senador gossam — Bonteri accedió al palacio real de la capital Sundari e interrumpió las reuniones justo cuando Atell exigía que Padmé Amidala, la líder de la delegación de la República Galáctica, reconociera la legitimidad de la Confederación en nombre de la República. Haciendo una entrada dramática, Bonteri fue escoltado al palacio por los guardias de Kryze y agitó a ambas delegaciones, particularmente a Ahsoka Tano, quien ejercía de guardaespaldas de Amidala. Tras recibir permiso de Kryze para hablar, Bonteri acusó a Dooku de participar en el asesinato de su madre. Los senadores separatistas reaccionaron ultrajados, y Lawise, acusándolo de traidor, inmediatamente ordenó a los droides de seguridad de su delegación arrestar al joven y expulsarlo de la sala. Con lo ocurrido siendo un asunto interno de los separatistas, ni Kryze ni los representantes de la República podían intervenir. Mientras un par de droides comando serie BX lo sacaban de la sala del trono, Bonteri advirtió a los delegados separatistas que todos serían traicionados por Dooku, igual que su madre.

Los droides de seguridad escoltaron a Bonteri a una nave anclada en el espaciopuerto de la ciudad, donde fue llevado ante una transmisión holográfica del Conde Dooku. Activando su dispositivo de rastreo holográfico discretamente, Bonteri repitió sus acusaciones a Dooku, quien — nada impresionado por su valentía — ordenó a los droides que lo ejecutaran. Antes de que los droides pudieran hacerlo, Ahsoka, habiendo seguido a Bonteri, irrumpió en la sala. Habiendo sido privada de sus sables de luz por la ley mandaloriana, Ahsoka usó la Fuerza para destruir a uno de los droides y golpeó rápidamente al otro. Bonteri tomó a Tano de la mano y se unió a ella en el escape de la nave separatista, aunque fueron perseguidos por otros tres droides comando que habían estado custodiando la nave. De camino a la nave de la República, Bonteri intentó decir a Ahsoka que su ayuda era apreciada pero innecesaria. Sin embargo, Ahsoka le urgió a subir a la nave, donde el capitán Taggart y sus guardias del Senado mantendrían a los droides a ralla. Mientras Bonteri y Tano abandonaban Mandalore a bordo de la nave, fueron contactados por el maestro de Ahsoka, Anakin Skywalker, quien acababa de saber que las negociaciones de paz se habían detenido. Aunque Bonteri se disculpó por los problemas que había causado, se sorprendió cuando Ahsoka reveló sus intenciones de llevarlo al territorio de la República. Skywalker se mostró de acuerdo y le dijo que hablarían de amnistiar a Bonteri a su regreso a Coruscant.

Sin intención de unirse a la República, Bonteri apuntó a Ahsoka con su pistola desactivadora en cuanto la transmisión con Skywalker hubo terminado. Tano quedó impactada por su demostración de fuerza pero inmediatamente lo desarmó. Revelando que ya no era un separatista, Bonteri rechazó unirse a la República, puesto que veía a la Guardia de la Muerte como un grupo más noble y efectivo. Al saber que Bonteri quería asesinar a Dooku, Ahsoka no quiso que Bonteri persiguiera un objetivo tan fútil y tomó el control de la nave, queriendo llevarla a Coruscant. Pronto Bonteri, decidido, aturdió a Ahsoka y pilotó la nave a través del hiperespacio hasta Carlac para entregar el paradero de Dooku a la Guardia de la Muerte.

Tratos con la Guardia de la Muerte

Lux Bonteri: «Creía que teníais honor, pero solo sois asesinos. No sois mejores que Dooku.»
Pre Vizsla: «¿Nos llamas asesinos? Y fue tu propia sed de venganza lo que te hizo acudir a nosotros.»
Lux Bonteri: «Quería justicia por la muerte de mi madre.»
Pre Vizsla: «Y la tendrás. Pero los Jedi no son diferentes de Dooku y este pagará el precio en parte por sus crímenes contra Mandalore. Así que no se trata de asesinato al fin y al cabo. Es como tu dices. Es justicia. »
— Lux Bonteri y Pre Vizsla, mientras el último se prepara para ejecutar a Ahsoka Tano[src]
BonterixTanoFUREVER

Bonteri silencia las quejas de Tano contra la Guardia de la Muerte ante Pre Vizsla y Bo-Katan Kryze.

De camino a Carlac, Bonteri escondió los sables de luz de Ahsoka Tano en uno de los huecos de almacenamiento de la nave. Al aterrizar en Carlac, Bonteri dejó a Tano y su droide astromecánico, R2-D2, a bordo y se reunió con la Guardia de la Muerte. Justo cuando una airada Ahsoka se unía a él, seis soldados de la Guardia de la Muerte liderados por Bo-Katan Kryze, una teniente de Pre Vizsla y hermana de la duquesa Satine Kryze, llegaron para recibirlos. Bonteri informó de que había conseguido la localización del Conde Dooku; Tano, mientras tanto, se vio obligada a mentir afirmando que era la prometida de Bonteri en cuanto Bo-Katan preguntó por su identidad. Ahsoka quedó sorprendida de haber caído en las garras de la Guardia de la Muerte, que sentía un odio profundo por la Orden Jedi, pero Bonteri ignoró sus preocupaciones y se dispuso a ir al campamento de los mandalorianos. Mientras R2-D2 — que llevaba los sables de luz de Tano pero se vio obligado a ocultarlos a la Guardia de la Muerte — era cargado en un speeder, Ahsoka, que quería seguir a su compañero, se subió en otro speeder con uno de los mandalorianos. En el campamento, Bo-Katan llevó a Bonteri y Ahsoka a reunirse con Vizsla en su tienda. Una vez a solas, Bonteri aún rechazó creer las afirmaciones de Tano acerca del terrorismo extremista de la Guardia de la Muerte. Cuando vio a Vizsla entrando en la tienda con Bo-Katan, Bonteri impulsivamente besó a Ahsoka para silenciar sus quejas en frente de ellos.

Tras enviar a Ahsoka con Bo-Katan, Vizsla solicitó la localización de Dooku a Bonteri. Aunque Bonteri quiso negociar con él para asegurar que la información sería usada correctamente, Vizsla le amenazó con hacerle una cicatriz igual que la que Dooku le había hecho a él si el joven cuestionaba de nuevo sus intenciones. Consintiendo, Bonteri entregó el dispositivo de rastreo holográfico a Vizsla, quien ordenó celebrar un banquete en honor al descubrimiento del paradero de Dooku. En la cena que tuvo lugar, Bonteri se sentó con Vizsla y fue servido por Ahsoka, quien se había convertido en sirviente junto a varias mujeres ming po de una aldea cercana que la Guardia de la Muerte había capturado. La cena fue interrumpida por el jefe Pieter, el líder de la aldea cuyas mujeres la Guardia de la Muerte había secuestrado. Sin tolerar más la explotación a su tribu, Pieter exigió que Vizsla y sus compañeros abandonaran Carlac, lo que Vizsla sorprendentemente aceptó, dando su palabra de que devolverían a Pieter su gente al día siguiente. Bonteri tomó la promesa de Vizsla como un símbolo de buena fe y se lo dijo a Ahsoka, quien seguía sin estar convencida del honor de la Guardia de la Muerte. Ahsoka demostró tener razón a la mañana siguiente cuando ella y Bonteri acompañaron a los soldados de Vizsla para reunirse con Pieter.

WelcomeToDeathWatch-FIN

Vizsla da la bienvenida a la Guardia de la Muerte a Bonteri mientras la aldea de los ming po es arrasada.

Aunque Vizsla liberó a las mujeres ming po como había prometido, acto seguido asesinó a la nieta de Pieter, Tryla, con su sable oscuro y ordenó a sus tropas reducir a cenizas la aldea. Horrorizado por esa muestra de crueldad, Bonteri recibió la bienvenida a la Guardia de la Muerte de parte de Vizsla, quien le aconsejó nunca dejar que los débiles le dieran órdenes. Incapaz de seguir oculta como Jedi mientras las vidas de los ming po estaban en juego, Ahsoka atacó a uno de los soldados que estaba usando un lanzallamas contra los aldeanos. Fue rápidamente capturada y reducida por la Guardia de la Muerte, y Vizsla ordenó llevarla al campamento atada con unos cables, mientras Bonteri era detenido por haber traído a una Jedi a Carlac. Bonteri y Ahsoka fueron llevados a la tienda principal, con Vizsla rechazando la petición de Bonteri de liberar a Tano. Dándose cuenta de que Ahsoka tenía razón, Bonteri tildó a la Guardia de la Muerte de asesinos, aunque Vizsla destacó su hipocresía al querer asesinar a Dooku, motivo por el cual había acudido a ellos. Vizsla pretendía ejecutar a Ahsoka por los supuestos crímenes de la Orden Jedi contra Mandalore, pero antes de poder hacerlo, R2-D2 entró en la tienda y creó una distracción activando todos sus sistemas de herramientas. Mientras Bonteri empujaba a Vizsla y escapaba de sus captores, R2-D2 devolvió a Ahsoka sus sables de luz. Ella decapitó a los cuatro soldados que la detenían y gritó a Bonteri que regresara a la nave mientras ella se enfrentaba a Vizsla en un combate con sables de luz.

Fuera de la tienda, Bonteri se encontró con varios droides separatistas reensamblados por R2-D2 que la Guardia de la Muerte había estado usando como objetivos de prácticas de tiro que se habían vuelto contra los mandalorianos. Mientras Ahsoka se enfrentaba a Vizsla y los droides de combate se ocupaban del resto de soldados, Bonteri y R2-D2 cogieron un speeder y se prepararon para volver a la nave. En cuanto Ahsoka se les unió, Bonteri pilotó el speeder hacia fuera del campamento, con Bo-Katan y otros dos soldados persiguiéndolos con mochilas propulsoras. Ahsoka consiguió repeler a los dos soldados con la ayuda de R2-D2 pero le fue más difícil derrotar a Bo-Katan, quien casi la tiró del vehículo. Justo cuando Bo-Katan se preparaba para disparar a Ahsoka, Bonteri inclinó el speeder hacia un lado, haciendo que Bo-Katan perdiera el equilibrio el tiempo suficiente como para que Tano se recuperara. Tras enfrentarse a la mandaloriana en un combate cuerpo a cuerpo, Ahsoka empujó con la Fuerza a Bo-Katan hacia fuera del speeder. Bonteri, Ahsoka y R2-D2 llegaron a salvo a la nave, con la que abandonaron Carlac.

Epguide414

Bonteri, Ahsoka y R2-D2 escapan de Carlac.

Aunque Tano puso rumbo a Coruscant, Bonteri, decidido a seguir su propio camino, se dirigió a un módulo secundario y se preparó para separarse de su amiga para pasar a la clandestinidad. Un momento antes de que el módulo se separara, Ahsoka se acercó e intentó convencerlo de que no se marchase. A pesar de saber que no podía acompañarla a Coruscant, Bonteri admitió que hacían un buen equipo. Se separó de Tano en buenos términos, con ella deseándole que estuviera bien y él prometiendo que se verían de nuevo algún día.

Batalla de Onderon

Ayudando a los rebeldes

Saw Gerrera: «Necesitamos aprovechar este impulso y continuar nuestros ataques para desestabilizarlos.»
Lux Bonteri: «Debemos asegurar a la gente primero. Si seguimos perturbando sus vidas, nos arriesgamos a alienarlos. Tenemos que ganarnos su confianza.»
Steela Gerrera: «Estoy de acuerdo con los dos. Podemos equilibrar las dos cosas. También necesitamos reclutar a otros para que se unan a nosotros.»
— Saw Gerrera, Lux Bonteri y Steela Gerrera[fte.]
RebelsAndTheCouncil-AWOTF

Bonteri y Saw Gerrera solicitan ayuda para los rebeldes al Consejo Jedi.

En las semanas siguientes, Bonteri regresó a Onderon, que había sido ocupado por el Ejército Droide Separatista. En el 20 ABY, Bonteri tuvo la determinación de liberar su planeta natal del régimen separatista del rey Sanjay Rash, y se unió a los Rebeldes de Onderon, un grupo insurgente establecido en las selvas de alrededor de la capital Iziz. Liderado por el auto-proclamado líder Saw Gerrera, los jóvenes insurgentes rechazaban reconocer el gobierno de Rash y pretendían restaurar a Ramsis Dendup en el trono. Trabajando con Saw y su hermana Steela Gerrera, Bonteri usó sus habilidades políticas para asegurar la legitimidad de los insurgentes. Aunque los rebeldes ganaron reclutas civiles, requerían entrenamiento, así como suministros, si querían rivalizar con la Confederación de Sistemas Independientes. Bonteri propuso usar sus contactos con la Orden Jedi, dada su amistad con Ahsoka Tano. Él y Saw contactaron vía holograma con el Consejo Jedi desde el escondite de los rebeldes y solicitaron ayuda para retomar Iziz de manos de los separatistas. Después de que el Gran Maestro Jedi Yoda prometiera encontrar un modo de ayudar, Bonteri miró a Tano — quien estaba presente en la reunión — en busca de apoyo, intercambiando una breve mirada antes de que la transmisión terminara.

El Consejo Jedi aceptó armar a los Rebeldes de Onderon contra el régimen de Rash, dándoles créditos y suministros y enviando a un equipo de consejeros — el Maestro Jedi Obi-Wan Kenobi, el Caballero Jedi Anakin Skywalker y la Padawan Ahsoka Tano, junto con el capitán clon CT-7567, apodado "Rex", de la Legión 501 del Gran Ejército de la República — para entrenarlos para la lucha contra los separatistas. Equipando a los insurgentes, el Consejo Jedi esperaba que fuera posible la liberación de Onderon de la ocupación enemiga. Después de que Ahsoka y sus compañeros llegaran a Onderon, Steela los llevó a la base de los rebeldes, donde comenzaron sesiones de entrenamiento contra objetivos específicos del Ejército Droide Separatista. Bonteri estaba contento de volverse a reunir con Ahsoka, aunque Steela se mostró cautelosa ante ella, puesto que era una extranjera. En su primera lección, Rex enseñó a los rebeldes como deshabilitar un Tanque Blindado de Asalto con una Granada de pulso electromagnético introducida en la cabina frontal del tanque. Bonteri y Saw se emparejaron como el primer equipo en practicar la maniobra, pero Bonteri cayó desde el cañón principal del tanque mientras intentaba escalarlo, arrastrando a Saw con él. Steela atendió las heridas de Bonteri y evitó que estallara una pelea entre él y Saw, quien creía que el ex-senador no era apto para ser soldado. En la siguiente sesión de entrenamiento, Bonteri tuvo éxito en hacer pasar una granada através del escudo deflector de un droideka en el primer intento.

OnderonianRebellion-WOTF

Lux y los rebeldes son entrenados por el capitán clon Rex y los Jedi.

Después de que los hermanos Gerrera tuvieran dificultades con la maniobra, Bonteri ayudó a Steela, pero ella eventualmente abandonó sus intentos frustrada, prefiriendo sus habilidades como francotiradora para combatir a los droides de combate. Mientras los Jedi supervisaban prácticas de tiro, en las que Steela sobresalió, un grupo de droides separatistas — habiendo localizado la base rebelde — llegaron para destruir a los insurgentes. Mientras los droides de combate invadían la base, Bonteri se puso a cubierto con Saw y Ahsoka tras una pared rota, disparando a los droides mientras Tano desviaba los disparos enemigos con sus sables de luz. Después de que Saw y varios soldados usaran granadas para destruir a la primera ola de infantería, un Tanque Blindado de Asalto llegó junto a una segunda oleada de droides. Viendo la devastación causada por el tanque, Bonteri y Saw se unieron para destruirlo. Esta vez, tuvieron éxito al realizar la maniobra. Los rebeldes se animaron al defender con éxito su campamento y, usando una idea diseñada por Bonteri, decidieron llevar la lucha ante Rash. Fingiendo ser cazadores con una caravana de dalgos, Bonteri y sus compañeros atravesaron las murallas de Iziz evitando a los guardias, y se separaron para evitar ser detectados, acordando reunirse de nuevo por la noche.

Los rebeldes decidieron ejecutar una serie de ataques contra patrullas de droides por toda la ciudad, con Bonteri efectuando un ataque en el mercado. Oculto tras un estante del mercado, Bonteri lanzó una granada de pulso electromagnético contra una patrulla de droides de combate B1, desactivando a los droides ante una multitud de civiles. Bonteri se reunió con Tano y los hermanos Gerrera así como Skywalker, Kenobi y Rex en una casa franca de Iziz para revisar sus avances. A pesar del éxito de los rebeldes en destruir a las patrullas, Kenobi y Tano notaron que los civiles estaban asustados ante las muestras de violencia rebeldes. Aunque Saw creía que debían incrementar sus esfuerzos contra los separatistas, Bonteri y Steela coincidieron en que debían ganarse la confianza de la gente primero y asegurarles que sus intenciones eran las de derrocar al régimen de Rash. Bonteri propuso hacer una muestra de fuerza con la que ganar el apoyo del pueblo, atacando el generador de energía de la ciudad. Ahsoka, que continuó sirviendo como consejera, acompañó a Bonteri y los hermanos Gerrera a inspeccionar el generador mientras que Skywalker, Kenobi y Rex regresaron a Coruscant para informar al Consejo Jedi.

RebelsInspectGenerator-FR

Steela, Bonteri y Tano inspeccionan el complejo del generador de energía de Iziz desde un tejado cercano.

Desde un tejado cercano, Bonteri y sus compañeros inspeccionaron el generador que, si era destruido, comprometería las fuentes de recarga para los droides de combate, dejándolos inservibles. Usando el cráneo de un droide de combate B1, Saw descubrió que había un gran número de centinelas estacionados en todos los accesos al generador. Bonteri trabajó con Steela para diseñar un plan de ataque, y decidieron secuestrar un Tanque Blindado de Asalto para eliminar el generador. Para asegurar el tanque, los rebeldes atacaron una patrulla de droides por la noche, esperando que un tanque fuese llamado como refuerzo. Sin embargo, los refuerzos iniciales consistieron en un par de droidekas, obligando a Bonteri y sus compañeros a cambiar de táctica. Bonteri y Saw avanzaron por un callejón adyacente para flanquear a los droidekas y, una vez tras ellos, lanzaron granadas a través de sus escudos para destruirlos. Saw consiguió eliminar a uno de los droidekas, pero Bonteri no consiguió penetrar el escudo del otro droideka. Steela acudió en su ayuda depositando manualmente una granada dentro del escudo, destruyendo al droideka. Poco después, su esperado Tanque Blindado de Asalto llegó junto a varios superdroides de combate B2; y Steela, Tano y la soldado rebelde Dono dieron cobertura a Bonteri y Saw para alcanzar el tanque.

Cuando hubieron deshabilitado el vehículo, Steela formateó sus controles, permitiendo a Saw pilotarlo hasta el generador de energía. Bonteri permaneció con Saw a bordo del tanque mientras Steela y Ahsoka llamaban la atención de los droides que defendían la entrada al complejo. Después de que Saw disparara contra la entrada frontal al complejo, un escuadrón de droides comando serie BX acudió a enfrentar a los rebeldes, aprovechando que su arma principal necesitaba recargar. Uno de los droides comando casi noqueó a Bonteri y procedió a atacar a Steela, pero Bonteri se recuperó a tiempo para disparar al droide en la cabeza. Al usar Saw el cañón del tanque para destruir el generador, Bonteri y los rebeldes abandonaron el tanque, retirándose del lugar. En las horas siguientes, los rebeldes atacaron a las patrullas de droides de la ciudad, ganando el apoyo popular a su causa. Los rebeldes celebraron en su casa franca la victoria, y Dono propuso elegir a Steela como su líder. Cuando Steela fue escogida líder por mayoría, Saw — molesto por perder la votación — abandonó la sala, y Steela acudió a calmar a su hermano. Llevó a Saw un tiempo aceptar la decisión de sus compañeros, pero finalmente aceptó, igual que Bonteri, que su hermana era la mejor candidata a líder.

Rescate de Ramsis Dendup

Lux Bonteri: «Sabía que no podrías resistirte a una buena lucha.»
Ahsoka Tano: «¿Tan predecible soy?»
Lux Bonteri: «Sólo para mí. »
— Lux Bonteri agradece a Ahsoka Tano su ayuda a los rebeldes después de que rescate al general Tandin[fte.]
LuxSteela-TSW

Los sentimientos de Bonteri por Steela son rechazados por el momento.

La destrucción del generador de energía por parte de los rebeldes mostró su fuerza ante el rey Sanjay Rash, quien públicamente los tildó de terroristas. Bonteri, ya considerado como un criminal fugitivo desde sus acciones contra el Conde Dooku y la Confederación de Sistemas Independientes, se convirtió en un mayor enemigo de la corona en cuanto su conexión con la insurgencia se conoció. Él mientras tanto comenzó a desarrollar un interés romántico hacia Steela Gerrera, con quien se volvió cercano. Mientras los rebeldes incrementaban sus ataques, decidieron hablar públicamente para ganar el apoyo de Iziz. Steela lideró un ataque contra las tropas separatistas, y Bonteri instaló un holoproyector en el mercado de la capital, reuniéndose luego con Ahsoka Tano, que había colocado otro en otro punto de la ciudad. En cuanto recibieron la señal de Steela, ambos activaron los holoproyectores, que generaron un enorme holograma de Steela. Steela aseguró a la población civil que las intenciones de los rebeldes eran buenas y que necesitaban reinstaurar como rey a Ramsis Dendup, el gobernante legítimo. Sus palabras hicieron mucho para aliviar los temores de la población.

Tiempo después Bonteri y los demás regresaron a su casa franca, y Dono llegó con noticias de que Rash, acusando a Dendup de instigar los ataques rebeldes, iba a ejecutar públicamente al antiguo rey al día siguiente. Los hermanos Gerrera estuvieron de acuerdo en que debían rescatar a Dendup, pero estaban divididos acerca del modo de hacerlo. Steela creía que tenían que rescatar al rey durante la ejecución, ante los ojos de la población de Iziz. Saw Gerrera, por su parte, creía que los separatistas se esperaban ese movimiento, y abogaba por actuar más rápido. Partió a rescatar a Dendup por su cuenta a pesar de las protestas de Bonteri y Steela, la última de los cuales envió a Dono a seguir a su hermano. Esa noche, Bonteri se unió a Steela para idear un modo de liberar a Dendup, aunque se distrajo y no pudo evitar dejar que sus sentimientos por ella se mostraran; Steela rechazó su interés en ella por el momento y le hizo reunir a los otros rebeldes para informarles sobre el plan. La idea de Steela era rescatar a Dendup justo en el momento en que fuese a ser ejecutado, una estrategia que Bonteri vio arriesgada pero razonable debido al factor sorpresa. Cuando Bonteri preguntó a Ahsoka si iba a intervenir, ella afirmó que no podía hacerlo, puesto que ya se había implicado en los asuntos onderonianos más de lo que el Consejo Jedi pretendía.

Tandin holds Rash at lance point Onderon

Tandin amenaza a Rash rescatando a los rebeldes durante la ejecución de Dendup.

En ese momento, Dono entró en la sala e informó de que Saw había sido capturado mientras intentaba liberar a Dendup de su encarcelamiento en el palacio real de Rash. Bonteri reunió rápido un escuadrón para liberar a Saw, pero Steela lo detuvo, afirmando que su prioridad era rescatar a Dendup y que no tenían ni tiempo ni recursos para rescatar a su hermano y al rey. Cuando Ahsoka estuvo de acuerdo con las órdenes de Steela, Bonteri y sus compañeros las aceptaron, adhiriéndose al plan original. En la mañana de la ejecución, Bonteri y Steela llevaron a varios soldados al lugar para la operación de rescate. Allí, se abrieron paso entre la multitud para observar lo que ocurría. Flanqueado por una línea de droides de combate B1, Rash llevó a Dendup hasta unas escaleras, seguido de un Saw esposado, varios MagnaGuardias IG-100 y el general Kalani, un superdroide táctico que Dooku había enviado a Onderon para comandar los refuerzos droides de Rash. Justo cuando Rash daba la orden de ejecutar a Dendup, Steela dio comienzo al ataque. Bonteri sacó el rifle de Steela de bajo su capa, y ella lo usó para destruir a los dos MagnaGuardias que iban a activar la electroguillotina de Dendup.

Actuando rápido, Bonteri lanzó un par de granadas de humo a las escaleras, generando una cubierta de humo que él y sus compañeros aprovecharon para atacar a los droides. Bonteri avanzó entre el humo y golpeó a Rash con su bláster, y entonces cubrió a Steela de los droides mientras ella liberaba a Dendup. Antes de que pudieran escapar, Bonteri y sus compañeros se encontraron bloqueados por la llegada de superdroides de combate B2 que Kalani había solicitado como refuerzos. Ante la petición de rendirse de Kalani, Dendup pidió a los rebeldes soltar sus armas. Bonteri y los demás obedecieron, y Rash se preparó para ejecutarlos a todos de en cuanto hubiera lidiado con Dendup. Justo cuando otro par de MagnaGuardias iban a activar la electroguillotina de Dendup, la ejecución fue interrumpida de nuevo, esta vez por el general Tandin de la Milicia Real de Onderon. Habiendo previamente jurado lealtad a Rash y la corona, Tandin — que había acabado arrepentido de servir a Rash y la Confederación tras una conversación con el cautivo Saw — acudió en ayuda de los rebeldes. Con Tandin y su escuadrón de guardias enfrentando a los droides de Rash, Bonteri liberó a Dendup de la electroguillotina.

DendupFreed-TSW

Bonteri se acerca a Tano mientras los rebeldes celebran su rescate de Ramsis Dendup.

Mientras Tandin retenía a Rash como rehén como chantaje a los separatistas, los guardias ayudaron a Bonteri y Dendup a escapar con los hermanos Gerrera y sus compañeros entre la multitud, que aplaudió el giro de los acontecimientos. Sólo Tandin quedó atrás, pero fue salvado de los droides de Kalani gracias a la intervención de Ahsoka. Bonteri y los rebeldes llevaron a Dendup a su casa franca, donde pronto llegaron Ahsoka y Tandin. Tandin juró lealtad junto a la Milicia Real de Onderon a Dendup, igual que Steela en nombre de los rebeldes. Aunque la lucha por la libertad de Onderon se iba a intensificar, puesto que los separatistas responderían al rescate de Dendup con toda su fuerza, Steela creía que sus filas crecerían ahora que el antiguo rey estaba de su lado. Mientras celebraban la liberación de Dendup, Bonteri agradeció a Ahsoka que hubiera intervenido para ayudarles a pesar de las órdenes del Consejo Jedi.

La lucha final

«Steela estaría contenta. Su sacrificio ha dado a Onderon su libertad.»
―Lux Bonteri, a Ahsoka Tano[fuente]
Ante la perspectiva inminente de una lucha a gran escala, los Rebeldes de Onderon decidieron alejarse de Iziz hacia las llanuras de Onderon, situadas al este de la capital, en un intento de minimizar las bajas civiles. Antes de unirse a sus compañeros, Bonteri acompañó a Ahsoka Tano al mercado de la capital una última vez, donde ella colocó un proyector holográfico que transmitió un mensaje a los civiles de Ramsis Dendup. En su mensaje, Dendup habló a favor de los rebeldes y urgió a la población a protestar por la represión de los separatistas y su independencia. Sus palabras hicieron que la gente allí presente se volviera contra las patrullas de droides de combate separatistas, mientras Ahsoka se iba con Bonteri desde un tejado cercano a bordo de una montura alada. Volaron hasta la guarida que los rebeldes habían establecido en las montañas, e informaron de lo ocurrido a Dendup, el general Tandin y los hermanos Gerrera. Para sorpresa de Bonteri y los demás, Dendup asignó a Steela Gerrera el mando general del ejército real en lugar de a Tandin. Honrada por la fe de Dendup en ella, Steela inmediatamente comenzó las preparaciones para la batalla venidera, y aunque Bonteri no tuvo oportunidad de felicitarla, ella brevemente bajó la guardia para intercambiar un beso con él.


TanoBonteriGerrera

Bonteri y Tano se unen a Saw y Steela en su base tras transmitir el mensaje de Dendup.

No pasó mucho tiempo hasta que el general separatista Kalani localizó a los rebeldes en las montañas y envió a un ejército de droides para enfrentarlos. Mientras Tandi dirigía a los insurgentes y la milicia real en su enfrentamiento terrestre con los droides, Saw Gerrera atacó desde el cielo junto a otros rebeldes a bordo de dactillions para lanzar bombardeos contra la infantería enemiga. Bonteri, mientras tanto, se unió a Steela y Ahsoka en lo alto de una torre de rocas para disparar a los droides desde una posición elevada. El enfrentamiento progresó en favor de los rebeldes hasta la llegada de un grupo de cañoneras enemigas, que diezmaron a las tropas y atacaron la plataforma de Bonteri con misiles, obligándole a volar con Ahsoka a sus espaldas mientras Steela escapaba en su propia montura. Los tres tomaron posiciones en el suelo, dando fuego de cobertura mientras Tandin y Saw, incapaces de repeler al enemigo, se retiraban con sus hombres para evitar la artillería pesada separatista. Bonteri, Tano y los hermanos Gerrera se reagruparon con Tandin y Dendup en la base para decidir el próximo movimiento. Steela ordenó a Saw y Tandin escalonar las defensas del campamento, formando pequeños grupos entre sus hombres para evitar crear grandes objetivos para las cañoneras enemigas. Bonteri estaba frustrado porque Ahsoka, que había solicitado refuerzos a Anakin Skywalker y Obi-Wan Kenobi para destruir las cañoneras, tenía sus manos atadas debido a la inhabilidad de la República Galáctica para interferir en lo que era considerado un asunto interno de los onderonianos, pero Steela aun así estaba agradecida por la ayuda de la Padawan.

Bonteri pronto tuvo un cambio de opinión acerca de la implicación de la República. Una nave aterrizó cerca de la base, y el capitán Hondo Ohnaka y varios miembros de su banda de piratas descargaron varias cajas con cargamento. Aunque Steela, Bonteri y Ahsoka estaban alerta ante los piratas, Ohnaka reveló que el cargamento consistía en un envío de contrabando de lanzacohetes, pagados por Skywalker en nombre de la República para usarlos contra las cañoneras separatistas. Ohnaka y sus hombres pronto se marcharon cuando llegaron droides comando para atacar a los rebeldes. Cuando Steela y su grupo hubieron destruido a los droides, ella, Bonter y Ahsoka cargaron con un par de lanzacohetes cada uno y los distribuyeron a Saw y los demás, que ya se estaban enfrentando a los droides en un cañón cercano a la base. Los lanzacohetes resultaron ser un éxito, puesto que permitieron a Saw y sus hombres destruir a las cañoneras. Poco después, Steela recibió noticias de que una de las cañoneras, con orden de asesinar a Dendup, estaba apuntando a la base. Siguiendo el liderazgo de Steela, Bonteri montó en su dactillion con Tano y regresó a proteger a Dendup. Steela alcanzó la base antes que ellos y defendió a Dendup de varios droides comando que le perseguían al borde de un acantilado, mientras que Bonteri y Tano, al aterrizar, atacaron a un escuadrón de droides de combate B1.

HangOnSteela-TP

Bonteri intenta salvar a Steela.

Mientras Steela salvaba a Dendup de los droides comando, Saw disparó a la última de las cañoneras enemigas, que chocó en el borde del acantilado en el que se encontraban Bonteri y los otros. Bonteri y Ahsoka consiguieron evitar la cañonera, pero el suelo de bajo los pies de Steela y Dendup se desestabilizó. Tras empujar a Dendup a un lugar seguro, Steela no logró saltar a un suelo estable y quedó colgando del borde del acantilado. Inmediatamente acudiendo en ayuda de su amiga, Bonteri se dirigió al lugar e intentó coger la mano de Steela. Él también habría caído si no fuera por que Ahsoka lo subió hacia un lugar seguro con la Fuerza, y entonces ella centró su atención en Steela. Antes de que Tano pudiera subir a Steela a un lugar seguro, la cañonera separatista caída, con su cañón aún operativo, disparó contra Ahsoka y le golpeó en el hombro. Aunque Bonteri disparó rápidamente contra el cañón, el daño ya estaba hecho. La herida de Tano interrumpió su concentración el tiempo suficiente como para que su agarre con la Fuerza sobre Steela se cortara. Bonteri y Tano vieron horrorizados como su amiga caía hasta la muerte en las rocas de abajo, siendo esta la última y más devastadora baja que Bonteri y los rebeldes sufrieron.

Bonteri y Tano se dirigieron a la base del acantilado, donde un cabizbajo Saw acunaba el cuerpo de su hermana mientras los demás soldados miraban impactados. Saw, habiendo disparado la cañonera que había chocado contra el borde del acantilado, se sentía responsable de la muerte de Steela, pero Bonteri le dijo que ella había sabido — igual que el resto — el riesgo que suponía liberar Onderon. Los rebeldes emergieron victoriosos contra los separatistas, y la derrota de la Confederación de Sistemas Independientes hizo que el Conde Dooku ordenara a Kalani y sus fuerzas retirarse de Onderon debido a la desfavorable perspectiva de un conflicto prolongado. Después de que Bonteri y sus compañeros regresaran a Iziz, Dendup reclamó el trono de Sanjay Rash, quien había sido asesinado por Kalani por orden de Dooku. En uno de sus primeros actos como monarca reinstaurado, Dendup nombró a Bonteri senador de Onderon. Con Onderon libre de los separatistas, se celebró una multitudinaria ceremonia para conmemorar el sacrificio de Steela y la independencia recuperada del planeta. Miles de ciudadanos se reunieron para lamentar la pérdida de la líder rebelde junto a Bonteri, Saw y sus compañeros. Anakin Skywalker y Obi-Wan Kenobi también acudieron a presentar sus respetos. Habiendo visto el valor de los Jedi y el compromiso de la República con la libertad, Bonteri decidió continuar con la persecución de la paz de su madre, Mina Bonteri, uniéndose al Senado Galáctico y trayendo a Onderon de vuelta a la República, una decisión que complació a Ahsoka.

Guerra Civil Galáctica

Tras el alzamiento del Imperio Galáctico, Bonteri se casó con una imperial y se convirtió en el padre de su hija. La ahijada de Bonteri, Maia, se convirtió en miembro de los Partisanos de Saw Gerrera y fue asesinada durante una misión en el planeta del Borde Medio Inusagi. Bonteri eventualmente se convirtió en un miembro de la Alianza Para Restaurar la República y en el 0 DBY, tras la muerte de Saw durante la destrucción de Ciudad Jedha, Bonteri contactó con su hijastra afirmando que la muerte de Saw le había afectado más de lo que podría haber imaginado. Bonteri pidió a su hijastra que a cambio de proporcionar al Imperio todo lo que sabía acerca de las operaciones de la Alianza Rebelde quería una amnistía. Su hijastra le dio tiempos y coordenadas específicas de localizaciones en las que podía entregarse al Imperio pero en vez de entregarse, Bonteri contactó con Staven, el líder de los Soñadores, y se unió al grupo haciéndose conocer como "El Mentor", y usó la información de su hijastra para proporcionar a Staven objetivos imperiales constantes a los que atacar.

Después de que la capitana imperial Iden Versio, que se había infiltrado en los Soñadores junto a su equipo de las fuerzas especiales, revelara que quería matar a Bonteri para recuperar la información robada en su posesión, él rogó a Versio siempre tener esperanza antes de que ella disparara. En vez de matarlo, Verso había aturdido a Bonteri, lo que hizo que más tarde se preguntara por su paradero.

Apariciones

Fuentes

Notas y referencias

Otros idiomas
 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.