Este artículo trata sobre un tema considerado Canon.
Este artículo cubre la versión Canon.  Clic aquí para la versión del artículo de las Leyendas. 

«¡No soy un instrumento! ¡Soy un ser vivo!»
«Fuiste creado en nuestros laboratorios. Eres propiedad kaminoana.
»
―Cincos y Nala Se[fuente]

Nala Se fue una doctora y científica kaminoana que sirvió a la República Galáctica a lo largo de las Guerras Clon. Como Jefe Médico Científico en su planeta natal de Kamino, desempeñó un papel clave en la creación del Gran Ejército de la República y, durante el conflicto galáctico, ayudó en la rehabilitación de soldados clon heridos en combate. Aunque preocupó de los clones heridos incluso cuando las fuerzas Separatistas amenazaron su vida así como la de sus soldados, Nala Se poseía una faceta despiadada, insistiendo a la General Jedi Shaak Ti que los soldados clon eran propiedad kaminoana, y en consecuencia, instrumentos prescindibles.

También era uno de los pocos individuos que sabían acerca del Protocolo Clon 66, una directiva secreta codificada en el interior de un biochip de modificación conductual situado en la cabeza de todos los clones de las Fuerzas Armadas de la República. Creyendo que los chips actuaban como salvaguarda contra Jedi renegados, Nala Se hizo todo lo posible para preservar el secreto del Protocolo 66 durante todas las Guerras Clon. Se también estuvo a cargo de Omega, un clon modificado genéticamente que le ayudaba en sus labores médicas. Cuando Omega intentó escapar con la Fuerza Clon 99, Nala Se ayudó en su huida.

Biografía

Un ejército para la República

«No temas, tu amigo está en buenas manos. La Doctora Nala Se es el Jefe Médico Científico en Kamino. Fue una de los principales ingenieros de todos los clones.»
―Shaak Ti, a CT-5555 «Cincos»[fuente]

En el 32 ABY, el Maestro Jedi Sifo-Dyas contrató a los clonadores kaminoanos para crear un ejército para la República Galáctica.[6] Como jefa científica médica de Kamino, la doctora Nala Se fue una de las principales diseñadoras de los soldados clon[1] — un ejército clonado a partir de las muestras genéticas de Jango Fett, un cazarrecompensas humano.[7] Con la muerte de Sifo-Dyas poco después del encargo del ejército,[8] Nala Se y su pueblo ganaron un nuevo benefactor: el Lord Sith Darth Tyranus.[4] A petición de Tyranus, Nala Se supervisó la implantación de un biochip de modificación conductual[1] en el cerebro de todos los soldados clon en desarrollo.[9] Tyranus dijo a Nala Se que el bio-chip y sus directrices, el Protocolo Clon 66, servirían como garantía ante la traición de algún Jedi rebelde,[4] aunque su verdadero propósito era culminar un complot Sith para exterminar a la Orden Jedi.[10] Como plan de contingencia, el Protocolo 66 fue una información clasificada que Nala Se custodió siguiendo las instrucciones de Tyranus.[4] Poco antes de que las Guerras Clon comenzaran en Geonosis[6] en el 22 ABY,[11] Nala Se se encontraba supervisando el implante secreto de los chips inhibidores en el cerebro de los clones[12] cuando el Caballero Jedi Obi-Wan Kenobi visitó Ciudad Tipoca para encontrar a Jango Fett.[6]

Guerras Clon

Nala Se: «Incluso si tuviéramos transportes, no sería posible evacuar a todos los heridos a tiempo. »
Wullf Yularen: «Deben intentarlo. No tienen ninguna posibilidad contra esa nave de combate.»
— Nala Se y Wullf Yularen [fuente]

Tras la primera batalla de las Guerras Clon,[6] Nala Se pasó a formar parte del recién formado Gran Ejército de la República debido a su cercana implicación en la creación de los soldados clon.[1] Como doctora, sirvió en múltiples Estaciones médicas clase Refugio[2][13] donde sus habilidades médicas fueron usadas para el tratamiento de los clones heridos.[2] Además de sus deberes fuera de Kamino, Nala Se sostuvo el esfuerzo de guerra como científica y doctora en las instalaciones clonadoras de Ciudad Tipoca en su planeta natal.[4]

El Malevolencia

«General Skywalker, quería darle las gracias por sus valientes esfuerzos de hoy. Ha salvado incontables vidas.»
―Nala Se, a Anakin Skywalker[fuente]

Obi-Wan Kenobi y Wullf Yularen informan a Nala Se.

Mientras servía como jefa kaminoana en el Centro Médico de la Nebulosa Kaliida, Nala Se supo que sus instalaciones se habían convertido en el objetivo del Malevolencia, un crucero separatista comandado por el General Grievous. Mientras coordinaba la evacuación del personal de la estación y los pacientes, fue informada por el Almirante Wullf Yularen y el Maestro Jedi Obi-Wan Kenobi de que el ataque separatista era inminente — haciendo imposible evacuar por completo la estación a tiempo. Sin embargo, el Centro Médico de la Nebulosa Kaliida fue en última instancia salvado gracias a los esfuerzos del Caballero Jedi Anakin Skywalker y su Padawan Ahsoka Tano, antes de que Grievous pudiera destruirlo. Tras derrotar a los separatistas, Nala Se agradeció a Skywalker sus acciones.[2]

La infestación de TB-73

«Advertid a todos los equipos médicos de que no quiero a nadie abordando la nave hasta que los parásitos hayan sido contenidos.»
―Kit Fisto, a Nala Se y su personal médico[fuente]

Nala Se sirvió junto al Maestro Kit Fisto en su tiempo en la estación espacial de Ord Cestus.

Tras la casi-destrucción del Centro Médico de la Nebulosa Kaliida, Nala Se fue transferida a un nuevo puesto en la estación médica de Ord Cestus, donde se encontraba el Maestro Jedi Kit Fisto. Tras una segunda victoria de la República Galáctica en Geonosis, la tripulación de la Fragata clase Pelta TB-73 fue asignada para entregar suministros médicos a la estación de Ord Cestus. Sin embargo, la fragata fue infectada por numerosos gusanos cerebrales — formas de vida parasitarias nativas del mundo natal geonosiano. El incidente a bordo de TB-73 casi resultó en la contaminación del Centro Médico de Nala Se, pero fue en última instancia prevenido cuando Ahsoka Tano logró matar a los gusanos.[13]

Protocolo Clon 66

«Parece que ha tenido lugar una ejecución precoz del Protocolo Clon 66.»
―Nala Se, a Lama Su[fuente]

Durante la Batalla de Ringo Vinda, el soldado clon CT-5385 «Tup» disparó fatalmente a la Maestra Jedi Tiplar como resultado de un mal funcionamiento de su chip inhibidor.[14] El clon defectuoso fue en consecuencia llevado a Ciudad Tipoca para ser sometido a una extensa evaluación. Como jefa científica médica de Kamino y una de las fundadoras del programa de clonación, Nala Se recibió la tarea de descubrir la causa del mal funcionamiento. Ella sometió a Tup a un largo test que hizo que su paciente sufriera convulsiones extremas. Los datos del test revelaron la ausencia de signos de infección, pero Nala Se reconoció las acciones del clon y su comportamiento agresivo como síntomas de una activación prematura del Protocolo 66. Alarmada por el descubrimiento, comunicó sus descubrimientos al Primer Ministro kaminoano Lama Su y a Darth Tyranus, lo que hizo que éste último insistiera en la ejecución de Tup para proteger la existencia del chip inhibidor y su verdadera naturaleza. Sin embargo, el CAR CT-5555 «Cincos» llevó a cabo su propia investigación sobre Tup que, a pesar de sus fatales consecuencias, le llevó a descubrir el chip.[4]

Nala Se intenta convencer a Shaak Ti de la peligrosidad de los clones sin su chip inhibidor, mientras Cincos le apunta con un bláster.

La interferencia del Cincos hizo que Tyranus dudara de la fiabilidad del ejército clon ante un proceso de activación intencionada del Protocolo 66, aunque Nala Se le aseguró que su activación precoz en Tup había sido debida a una anomalía. En lo que respectaba al sentimiento de individualidad creciente de los clones, Nala Se creía que se debía a la influencia de los Jedi, aunque estaba convencida de que eso no interferiría en la ejecución del protocolo. Cuando Cincos descubrió que todos los clones tenían un chip inhibidor en su cerebro, Nala Se afirmó que era una garantía de diseño para suprimir las tendencias agresivas del modelo genético de los clones, Jango Fett.[9]

Como resultado de esas revelaciones, Cincos fue llevado a la Gran Instalación Médica de la República en Coruscant — junto a los chips inhibidores de él mismo y el difunto Tup — de acuerdo con los deseos del Canciller Supremo Sheev Palpatine. Temiendo que los Jedi descubrieran la verdadera programación de los chips inhibidores, Nala Se acompañó a la Maestra Jedi Shaak Ti y a Cincos hasta Coruscant. Antes de su llegada al planeta capital de la República Galáctica, la kaminoana inyectó en Cincos una droga para hacerlo parecer inestable y peligroso sin su chip inhibidor, pudiendo afirmar que la muerte de Tiplar se debía a un virus que había infectado a Tup. A pesar de sus esfuerzos, el secreto del Protocolo 66 se salvó en última instancia cuando Cincos intentó asesinar sin éxito a Palpatine tras conocer la implicación del Canciller en la conspiración. Palpatine confió la custodia de los chips inhibidores a Nala Se, sabiendo que la científica kaminoana se los enviaría a su aprendiz Sith, Tyranus.[10]

Nala Se hizo una grabación holográfica de su informe de la situación, en la que afirmó que, tal como había confirmado una investigación independiente, el chip inhibidor de CT-5555 había funcionado mal. Aunque el comité del Consejo Jedi y el Senado Galáctico aceptó las conclusiones de la investigación, CT-7567 «Rex» elaboró un informe de queja acerca del asunto. Cuando el Canciller Supremo Sheev Palpatine activó el Protocolo 66 más adelante en ese año, la ahora antigua Padawan Jedi Ahsoka Tano fue atacada por Rex y otros soldados clon mientras viajaba a bordo de un crucero de ataque de la República. Antes de atacarla, Rex consiguió instarle a investigar sobre «Cincos», el apodo de CT-5555, tras lo que Tano vio el informe de Nala Se así como el informe de queja de Rex, después de evadir el intento inicial de los clones para eliminarla.[15]

Era Imperial

Deserción de la Fuerza Clon 99

Nala Se, Omega y Lama Su hablan con Wilhuff Tarkin acerca de la Fuerza Clon 99.

En algún momento, Nala Se empezó a utilizar los servicios de Omega, un clon modificado genéticamente, como ayuda en sus deberes médicos. Cuando la Fuerza Clon 99, un escuadrón de clones modificados, regresó a Kamino procedente del planeta Kaller, fueron recibidos por Omega. Rápidamente, Nala Se instruyó a Omega para que permaneciera con ella. Más adelante, Nala Se se reunió con el Almirante Wilhuff Tarkin, quien había llegado a las instalaciones de Ciudad Tipoca para determinar la viabilidad de usar clones en el recién formado Imperio Galáctico. Nala Se, junto a Lama Su, habló favorablemente de los clones. También informaron a Tarkin de la efectividad de la Fuerza Clon 99, así como su desdén por la autoridad.[5]

Pasado un tiempo, cuando la Fuerza Clon 99 desertó del Imperio y regresó a Kamino para recuperar a Omega, Nala Se ayudó en su escape evitando por vía remota que se cerraran las puertas del hangar de Ciudad Tipoca. Después de que la Fuerza Clon 99 escapara con éxito, Nala Se informó a Lama Su de su huida así como de la pérdida de Omega. Bajo las instrucciones de Lama Su, Nala Se no informó al Imperio de lo que había ocurrido.[5]

Apariciones

Fuentes

Notas y referencias

 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores
*Nota: Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción. El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.