FANDOM


Premium-Eras-canon
Tab-canon-white  Tab-leyendas-black 
«Todos sabemos que Onaconda era un hombre imperfecto. Él conocía mejor que nadie sus propios errores, pero nunca comprometió sus principios, y lo que hizo, lo hizo por su gente. Sus necesidades siempre fueron primero.»
Silood da un elogio en el funeral de Onaconda Farr[fuente]

Onaconda Farr fue un político rodiano que sirvió como senador de Rodia en los últimos años de la República Galáctica. En los primeros días de las Guerras Clon, el senador Farr se sintió obligado a unirse a la Confederación de Sistemas Independientes para asegurar suministros muy necesarios para su planeta. Farr regresó a la causa de la República con la ayuda de su amiga, la senadora Padmé Amidala, después de capturar al virrey Nute Gunray y asegurar la ayuda de la República para su pueblo.

El senador Farr permaneció leal a la República durante el resto de la guerra y destacó por su participación en varios intentos de poner fin al conflicto, junto a un grupo de senadores con ideas afines, como Padmé Amidala, Bail Organa y Mon Mothma. Farr fue asesinado por su asistente personal, Lolo Purs, en medio de un debate sobre el proyecto de ley de mejora militar de la República, debido a que ella estaba molesta con él por traer la guerra a su mundo natal.

Biografía

Vida temprana

Onaconda Farr fue un rodiano[1] que hacia el 32 ABY[6] representaba a Rodia como senador en el Senado Galáctico de la República Galáctica, estando acompañado de sus ayudantes Pa Dua y Tox Don.[7] También era el aliado más fuerte de Ruwee Naberrie en el Senado Galáctico, conociendo a la hija de Naberrie, Padmé Amidala, cuando era una niña. En algún momento se ganó su afección recibiendo el apelativo de "Tío Ono" por parte de Padmé,[1] y Padmé eventualmente se convertiría en la reina de Naboo.[7]

La Crisis Separatista

Farr continuó sirviendo como senador durante la Crisis Separatista, y en el 22 ABY, estuvo presente con sus ayudantes cuando el Senado Galáctico aceptó otorgar al Canciller Supremo Sheev Palpatine poderes de emergencia, que le permitieron establecer al Gran Ejército de la República.[4]

Guerras Clon

Kharrus-TCWf

Farr escucha una transmisión de Jabba Desilijic Tiure junto al senador Kharrus y el Canciller Supremo Palpatine.

Cuando las Guerras Clon estallaron como un conflicto a escala galáctica, Farr estuvo presente en la oficina del Canciller cuando Jabba Desilijic Tiure contactó con la República Galáctica, suplicando ayuda para encontrar a su hijo, Rotta el Hutt.[8]

Tiempo después, mientras Farr se encontraba en Rodia, su planeta fue invadido por piratas que destruyeron sus naves de suministro. En consecuencia, los habitantes de Rodia se morían de hambre al carecer de alimentos. El líder separatista Nute Gunray se dio cuenta de que esa era la oportunidad perfecta para sumar a Rodia a su causa. Gunray dijo a Farr que proporcionaría a Rodia comida, naves y protección si Farr le ayudaba a capturar a la senadora Padmé Amidala. Farr, determinado a salvar su planeta, aceptó la oferta. Entonces, contactó con Amidala y le preguntó si podía acudir personalmente a Rodia.[1]

Misión en Rodia

«Padmé tenía razón. He cometido un grave error al unirme a los separatistas.»
―Onaconda Farr, a Silood[fuente]

Cuando la senadora Padmé Amidala llegó a la residencia senatorial acompañada de C-3PO y el representante Jar Jar Binks,[1] partió a hablar con Farr, dejando a sus compañeros en la nave. Silood, uno de los ayudantes de Farr,[9] guió a Amidala hasta el senador. Cuando Farr habló con Amidala, reveló su alianza con el virrey Nute Gunray, afirmando con remordimiento que había hecho lo necesario para la supervivencia de su pueblo. Un escuadrón de droides de combate apareció y rodeó a Amidala mientras Farr abría un holograma de Gunray, permitiendo que hablase con la senadora. Amidala intentó contactar con C-3PO y Binks mediante su comunicador, pero un droide de combate B1 se lo quitó y lo destruyó. Mientras Amidala era arrestada, advirtió a Farr de que no podía confiar en Gunray y de que se había equivocado al unirse a los separatistas. La senadora de Naboo fue encerrada en una celda en lo alto de una torre de detención hasta la llegada de Gunray.[1]

Amidala taken hostage

Farr observa cómo Amidala es apresada.

Cuando Gunray llegó a Rodia, Farr y Silood condujeron al virrey y a varios de sus droides de combate guardaespaldas a la torre de detención en la que Amidala estaba retenida. Sin embargo, uno de los droides de combate de Gunray avistó a alguien vestido con ropajes Jedi siguiendo al grupo junto a un droide de protocolo. El droide de combate, asumiendo que les seguía un Jedi, alertó a Gunray y Farr sobre ello. El virrey ordenó a sus droides de combate destruir al supuesto Jedi mientras Farr y Silood retrocedían y observaban. Cuando le atacaron, el supuesto Jedi escapó a través de una trampilla que conducía al pantano de debajo del complejo, perdiendo sus ropajes en el proceso. El droide de protocolo, que resultó ser C-3PO, fue capturado, y Gunray ordenó a sus droides buscar al Jedi mientras él continuaba en la torre de detención junto a Farr y Silood.[1]

Mientras Farr y Gunray caminaban por el puente que conducía a la torre de detención, Gunray reveló a Farr que planeaba ejecutar a Amidala y que sólo le daría los suministros que necesitaba si la senadora de Naboo moría. Cuando Farr se opuso a ello, Gunray le dijo que Rodia ahora se encontraba bajo su protección y que Farr debía seguir sus órdenes. Dándose cuenta del error que había cometido al unirse a los separatistas, Farr susurró a Silood que buscase al Jedi, creyendo que él era la última esperanza de Rodia.[1]

Cuando el grupo llegó a la torre de detención, un par de droides de combate B1 les informó de que Amidala había escapado de su celda. El supuesto Jedi, habiendo encontrado sus ropajes, apareció en una plataforma de al lado de la torre, y Gunray ordenó de nuevo a sus droides matar al Jedi. Mientras Farr observaba, el supuesto Jedi evadió los disparos de los droides y descendió a lo bajo de la torre. Amidala apareció y comenzó a disparar a los droides con un rifle bláster que había robado, con el supuesto Jedi de nuevo retirándose al pantano. Un superdroide de combate B2-HA soltó varios detonadores termales en el pantano intentando matar al supuesto Jedi, que logró evitar la explosión resultante.[1]

Bombad Jedi

Farr señala a Gunray la aparición de Jar Jar Binks, vestido como un Jedi.

Mientras Farr y Gunray descendían por la torre de detención, Amidala fue capturada por los droides de combate del virrey mientras que un superdroide de combate B2-HA disparaba un torpedo contra el supuesto Jedi. Cuando Farr y Gunray llegaron, el torpedo explotó, haciendo creer a Amidala que el "Jedi" había muerto. C-3PO apareció custodiado por droides de combate y —a pesar de las protestas de Farr— Gunray ordenó la ejecución de Amidala y el droide de protocolo.[1]

Cuando un grupo de droidekas iba a ejecutar a Amidala y C-3PO, el "Jedi" escaló desde el pantano por detrás del grupo, habiendo sobrevivido a la explosión y encontrando sus ropajes. Farr distrajo a Gunray señalando al "Jedi", y el virrey ordenó de nuevo a sus droides matar al supuesto Jedi. Sin embargo, mientras los droidekas disparaban al "Jedi", un enorme kwazel maw—con quien el "Jedi" había entablado amistad en el pantano— salió del suelo y atacó a las fuerzas separatistas, destruyendo a la mayoría. Gunray y sus fuerzas restantes retrocedieron hasta un hangar, intentando escapar de Rodia.[1]

En el hangar, Amidala, habiendo recibido un bláster, destruyó a los guardaespaldas droides de Gunray, mientras que el kwazel maw empujó la nave del virrey hasta el fondo del pantano. Mientras Amidala acorralaba a Gunray, el senador Farr apareció por detrás sujetando un rifle bláster E-5 que había encontrado. Gunray ordenó al rodiano matar a Amidala y al supuesto Jedi, pero Amidala mentió a Gunray, afirmano que todo había sido planeado para capturar al virrey. Dándose cuenta de que era su oportunidad para redimir sus errores, Farr coincidió con la senadora de Naboo, afirmando que era leal a la República Galáctica.[1]

Palpatine contacts Rodia

El Canciller Palpatine felicita a Farr por la captura de Gunray.

Amidala estaba arrestando a Gunray cuando un Destructor Estelar clase Venator apareció en la órbita de Rodia, y varios LAAT aterrizaron en el hangar. Entonces, el comandante clon CC-1004 "Gree" y la Compañía Verde arrestaron a Gunray. C-3PO había conseguido antes alertar a los soldados clon e informar de la captura de Amidala. El Canciller Supremo Sheev Palpatine contactó con Farr, Amidala y el supuesto Jedi vía holograma para felicitarlos por la captura del virrey, y para informar al senador Farr de que había enviado varios convoyes de suministros a Rodia para ayudar en el esfuerzo humanitario.[1]

Farr intentó agradecer al supuesto Jedi su ayuda, pero finalmente descubrió que el Jedi se trataba del representante Jar Jar Binks disfrazado. Después de que Binks escapase de los droides decombate, había encontrado ropajes Jedi en la nave de Amidala, y se los había puesto como disfraz para rescatar a la senadora. Farr agradeció a Amidala y Binks su ayuda y aseguró que Rodia permanecería leal a la República.[1]

Tras la captura de Gunray, el capitán Faro Argyus de los comandos del Senado, la Maestra Jedi Luminara Unduli, el comandante clon CC-1004, y la Padawan Jedi Ahsoka Tano intentaron escoltar al virrey hasta Coruscant, donde sería juzgado. Sin embargo, Gunray consiguió escapar con la ayuda de la acólita oscura Asajj Ventress y Argyus, que era un traidor.[10]

El asalto de Cad Bane

«El cazarrecompensas ha dicho que nos quedemos aquí. Creo que deberíamos quedarnos aquí.»
«Bueno, esa no es una buena idea.»
―Onaconda Farr y Anakin Skywalker[fuente]
Hostage Crisis

Cad Bane y su equipo toman a Farr y otros senadores como rehenes.

Más adelante, ese año, Farr junto a Padmé Amidala, Bail Organa y otros senadores se reunió en el Ala Este del Edificio Ejecutivo de la República para hablar de cómo prevenir que el Proyecto de Ley de Invasión Incrementada a la Privacidad—una legislación que se estaba tramitando en el Senado Galáctico— fuese aprobado. Sin embargo, el cazarrecompensas Cad Bane y su equipo, pretendiendo tomar rehenes para liberar al apresado señor del crimen Ziro Desilijic Tiure, irrumpieron en el edificio y tomaron a los senadores como rehenes. Cuando el senador gran Philo se negó a ser un rehén e intentó marcharse, fue asesinado por Cad Bane, y los cazarrecompensas empezaron a confiscar los comunicadores de los senadores. Mientras tanto, uno de los compañeros de Cad Bane, Robonino, que se encontraba en la Sala de control de energía, desconectó la energía del edificio y lo bloqueó. [11]

Al mismo tiempo, el Caballero Jedi Anakin Skywalker, quien se encontraba dentro del edificio, intentó enfrentarse a los cazarrecompensas para liberar a los senadores. No obstante, Skywalker había entregado previamente su sable de luz a Amidala, quien era su mujer en secreto, y estaba desarmado. Tras un breve enfrentamiento, Skywalker fue noqueado por Robonino antes de ser esposado y luego fue llevado ante Cad Bane. Después de que Cad Bane negociara la liberación de Ziro con el Canciller Supremo Sheev Palpatine, los cazarrecompensas instalaron un sistema de láseres alrededor de los senadores y un Skywalker inconsciente, que activarían unos explosivos al más mínimo roce, con la intención de atrapar a los senadores y chantajear a Palpatine.[11]

Después de que los cazarrecompensas abandonaran el edificio, Skywalker recuperó la consciencia, y Amidala le devolvió su sable láser. Farr dijo al Jedi que creía que sería más seguro permanecer donde estaban, pero Skywalker anticipó que Cad Bane no dudaría en detonar los explosivos, a pesar de que había asegurado lo contrario. Como venganza por las humillaciones por las que Ziro había pasado durante su estancia en prisión, Cad Bane activó los explosivos, pero Skywalker consiguió abrir un agujero en el suelo alrededor de los senadores con su sable de luz. Eso permitió a los senadores y a Skywalker caer al piso inferior justo antes de que los explosivos estallaran, quedando a salvo Farr y el resto de senadores.[11]

Viaje en el Coronet

Epguide213

Farr a bordo del Coronet, junto a un grupo de senadores y Obi-Wan Kenobi

Más adelante, Farr regresó a Coruscant y estuvo presente en el comedor del Senado Galáctico, comiendo junto a la senadora Kin Robb, mientras la senadora Padmé Amidala intentaba discernir cuáles eran las lealtades del senador Rush Clovis de Scipio.[12] Tiempo después, Farr fue parte de una delegación senatorial en Mandalore en tiempos de ataque de la Guardia de la Muerte. Cuando la duquesa mandaloriana Satine Kryze decidió viajar a Coruscant para defender la neutralidad de Mandalore ante el Senado Galáctico, Farr la acompañó a bordo de su transporte de lujo, el Coronet. Junto a los senadores Orn Free Taa, Kin Robb y Tal Merrik; Farr disfrutó de un lujoso ambiente bajo la protección de los Jedi Obi-Wan Kenobi y Anakin Skywalker. La nave fue atacada por droides asesinos SD-K4 en un intento de la Guardia de la Muerte de atentar contra la vida de Kryze, pero finalmente todos los senadores sobrevivieron. Tras el ataque, Kenobi interrogó a los senadores sospechando que uno de ellos era un espía de la Guardia de la Muerte. El senador Merrik resultó ser el traidor, y durante su intento de escape, una pequeño droide sonda asesino consiguió caer sobre Farr. Kenobi destruyó al droide antes de que Farr sufriera daños, y Skywalker más adelante asesinó a Merrik. El viaje termino con Farr, Robb, Taa y Kryze ilesos.[13]

Oposición y asesinato

«¡Cometió un error, Lolo!»
«Del que todo el mundo parece haberse olvidado, ¡incluida tú! Yo no lo he hecho. ¿Crees sinceramente que tenía el derecho moral de liderarnos después de habernos traicionado?»
―Padmé Amidala y Lolo Purs, acerca de Onaconda Farr[fuente]
Onaconda farr dead

Muerte de Onaconda Farr.

Después de que la senadora Padmé Amidala se reuniera con la senadora separatista Mina Bonteri y que se conociera la intención del Senado Separatista de promover una iniciativa de paz, Farr impulsó una noción para derribar un proyecto de desregulación de los bancos.[14] Farr hizo campaña junto a los senadores Padmé Amidala y Bail Organa para reducir y eventualmente detener la producción de soldados clon. Sin embargo, la senadora Halle Burtoni propuso un proyecto de ley para producir cinco millones de soldados clon. Farr y sus compañeros se opusieron fuertemente a la medida, por lo que Organa preparó un discurso ante todo el Senado Galáctico. En cuanto lo hizo, Farr y sus compañeros creyeron que muchos senadores indecisos aceptarían oponerse al proyecto de ley. Farr y Amidala visitaron al senador quarren Christo en su apartamento para convencerlo de unirse a la oposición. Antes del discurso, sin embargo, Farr, Amidala y Organa fueron atacados individualmente por los cazarrecompensas Robonino y Chata Hyoki. Los tres sobrevivieron a los ataques, quedando Onaconda herido pero vivo. Amidala tampoco sufrió heridas serias. Organa no fue tan afortunado. No podía dar su discurso, por lo que Amidala habló en su lugar y el proyecto de ley fue derrotado. Después del discurso de Padmé, Farr la felicitó hablando con sí mismo.[15]

Como resultado de su oposición, Farr fue asaltado por matones separatistas que no querían que votase en contra del proyecto de ley. Sin embargo, la opinión de Farr no cambió, y él y Amidala intentaron convencer al Senado Galáctico. [15] Entonces, después de que el Senado Galáctico votara la propuesta, Farr y los demás senadores que se oponían a ella, como Amidala, Organa y Mon Mothma, hicieron una celebración. No obstante, Farr fue asesinado por su ayudante, Lolo Purs, como venganza por haber sumado a Rodia a las Guerras Clon. Purs envenenó la bebida de Farr, y para sorpresa del resto de presentes, Farr se desmayó y murió casi de inmediato. Antes de que el cuerpo de Farr fuese devuelto a Rodia, un funeral fue celebrado en Coruscant al que asistieron muchos de sus amigos, incluidos otros senadores, miembros del Alto Consejo Jedi y el Canciller Supremo Sheev Palpatine. Silood, en su elogio, mencionó que Onaconda Farr tenía defectos, pero nunca comprometió sus principios y siempre actuó con las necesidades de su pueblo en mente. Tras el funeral, se inició una investigación de la Fuerza de Seguridad de Coruscant, y la culpabilidad de Purs fue descubierta por Amidala, quien la entregó a la policía. [2]

Apariciones

Fuentes

Notas y referencias

 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores
*Nota: Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción. El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.

Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción.

Stream the best stories.

Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción.

Get Disney+