Star Wars Wiki
Advertisement
Star Wars Wiki
Este artículo trata sobre un tema considerado Canon.
Este artículo cubre la versión Canon.  Clic aquí para la versión del artículo de las Leyendas. 

«Importa qué bando escogemos. Incluso si nunca habrá más luz que oscuridad. Incluso si no puede haber más alegría en la galaxia que dolor. Por cada acción que emprendemos, por cada palabra que decimos, por cada vida que tocamos, importa. No me decanto por la luz porque eso signifique que algún día ganaré algún tipo de juego cósmico. Lo hago porque es la luz.»
―Qui-Gon Jinn[fuente]

Qui-Gon Jinn, un hombre humano sensible a la Fuerza, fue un venerable y rebelde Maestro Jedi que vivió durante los últimos años de la era de la República. Era un miembro sabio y respetado de la Orden Jedi, y se le ofreció un asiento en el Consejo Jedi que él decidió rechazar para seguir su propio camino. Siguiendo una filosofía centrada alrededor de la Fuerza Viva, Jinn se esforzó por seguir la voluntad de la Fuerza incluso cuando sus acciones estaban en conflicto con los deseos del Consejo. Después de encontrarse con Anakin Skywalker, Jinn lo llevó al Templo Jedi de Coruscant, convencido de que había encontrado al Elegido. Su último deseo fue que Skywalker se convirtiera en un Jedi y que finalmente devolviera el equilibrio a la Fuerza.

Nacido en el Mundo del Núcleo Coruscant, la capital de la República Galáctica, en el 80 ABY, Jinn aprendió los caminos de la Fuerza como el Padawan del Maestro Jedi Dooku antes de alcanzar el rango de Caballero Jedi. Continuaría al tomar un aprendiz propio, Obi-Wan Kenobi, quien se adhirió a los principios del Código Jedi más que su propio maestro. Aunque su relación en ocasiones era dura, los dos Jedi superaron sus dificultades iniciales durante una misión a Pijal, que concluyó con Jinn rechazando una petición de unirse al Consejo Jedi para continuar enseñando a su aprendiz. Cuando la Federación de Comercio inició un bloqueo en el planeta Naboo del Borde Medio en el 32 ABY, Jinn y Kenobi fueron enviados a resolver la crisis a pedido del Canciller Supremo Finis Valorum. Influenciada por el misterioso Lord Sith Darth Sidious, la Federación lanzó una invasión a gran escala de Naboo, obligando a los Jedi a rescatar a la Reina Padmé Amidala tras la caída de Theed.

Durante su viaje a la capital galáctica, el grupo se vio obligado a aterrizar en el planeta Tatooine del Borde Exterior, donde Jinn se encontró con un joven esclavo llamado Anakin Skywalker. Usando un método científico para evaluar el potencial del niño, descubrió que Skywalker tenía más midiclorianos en su sangre que cualquier otro sensible a la Fuerza en la historia galáctica, incluso superando al Gran Maestro Yoda. La revelación de que él fue el resultado de un nacimiento milagroso—un hijo nacido de una madre, pero sin padre—confirmó la sospecha de Jinn de que Skywalker era en realidad el Elegido destinado a restablecer el equilibrio a la Fuerza. Antes de salir del mundo desértico con Skywalker, Jinn se enfrentó al aprendiz Sith de Sidious, Darth Maul y, aunque su duelo fue breve, convenció a Jinn de que los Sith habían regresado después de un milenio de silencio.

En el Templo, Jinn estuvo convencido de que Skywalker era el Elegido y, por lo tanto, debía ser incluido en la Orden Jedi. Sin embargo, habiendo inspeccionado a Skywalker por sí mismos, el Alto Consejo lo consideraba demasiado viejo, emocional y peligrosamente lleno de miedo e ira. Jinn vio su decisión como un contratiempo temporal, pero se vio obligado a dejar de lado sus planes para Skywalker para resolver la situación en el mundo natal de la Reina Amidala. Durante la Batalla de Naboo, Jinn y Kenobi enfrentaron a Darth Maul juntos. Aunque inicialmente lograron defenderse de los ataques del Lord Sith, el maestro y el aprendiz fueron finalmente separados durante el duelo con sables de luz, lo que resultó en que Jinn sufriera una herida mortal. Corriendo a ayudar a su maestro, Kenobi luchó y finalmente derrotó al Sith dathomiriano, pero no pudo salvar a Jinn. Con su último aliento, Jinn le hizo prometer a Kenobi que tomaría a Skywalker como su aprendiz. Después de haber asegurado la palabra de Kenobi, Jinn se hizo uno con la Fuerza, muriendo con la certeza de que había encontrado al profetizado Elegido.

Biografía

Vida temprana

«Qui-Gon Jinn nunca te habría seguido.»
«No estés tan seguro, mi joven Jedi. Olvidas que él fue mi aprendiz, igual que tú fuiste el suyo.»
―Obi-Wan Kenobi y el Conde Dooku[fuente]

El Conde Dooku, el antiguo maestro de Jinn.

Qui-Gon Jinn fue un hombre humano que nació en la capital galáctica Coruscant[1] alrededor del 80 ABY.[2] Identificado como sensible a la Fuerza, Jinn fue tomado para ser entrenado por la Orden Jedi y fue asignado al Clan Heliost, donde aprendió combate con sables de luz de manos del Maestro Jedi Tera Sinube.[8] Cuando Jinn tenía doce años, fue asignado como Padawan al Maestro Jedi Dooku, de quien aprendió los caminos de la Fuerza.[1][10] Jinn pasaría su última noche como Iniciado Jedi riendo con sus amigos, imaginando todas las aventuras que tendría como Padawan, y practicando con su sable de luz en la sala de entrenamiento hasta que la Maestra Yaddle le ordenó ir a la cama.[9]

Alrededor del 68 ABY,[12] cuando se presentó a su nuevo Maestro en los aposentos de Dooku, Dooku observó que Jinn estaba asustado. Tras un momento de silencio, y al ser presionado por Dooku, Jinn confesó que lo estaba. Cuando se le preguntó por qué, después de mirarse a sí mismo a través del miedo, Jinn respondió que no tenía miedo de Dooku, sino de no convertirse en Jedi, de fallar y no ser digno. Entonces Dooku resumió que Jinn estaba asustado de sí mismo, de un futuro que no era el que él quería. Jinn lo confirmó, temiendo que Dooku lo rechazaría por su cobardía. Sin embargo, Dooku le dijo que era muy sabio, sorprendiendo a Jinn. Sonriendo, Dooku explicó que muchos Padawans negaban su miedo, e incluso si lo admitían, no tenían el autoconocimiento de Jinn. Dooku elogió a Jinn por su honestidad, introspección, e inteligencia.[9]

Para ayudar a Jinn a entender el Templo Jedi más completamente, Dooku lo llevó a visitar la mayor parte del Templo, incluido el dojo de entrenamiento de los Padawans, un dojo donde los Caballeros Jedi entrenaban, y la Gran Sala de Asambleas. Jinn también vio varias cámaras de meditación, que no encontró emocionantes, pero sí interesantes. Por otro lado, Jinn pasó largos minutos en el arboreto, deambulando entre árboles, helechos y flores de mil mundos diferentes. Su última parada fueron los Archivos Jedi, donde examinaron holocrones de varias eras, no para estudiarlos, sino simplemente para que Jinn aprendiera a manejarse. Mientras lo hacían, un antiguo holocrón, mucho más antiguo y de forma diferente al resto, llamó la atención de Jinn. Cuando preguntó a su Maestro sobre él, quedó impactado por la expresión en la cara de Dooku, casi como si lo considerara un enemigo. Dooku respondió que era el holocrón de las profecías Jedi. Jinn preguntó si los Jedi eran profetas, a lo que Dooku respondió que ya no lo eran. Dooku explicó a Jinn que los místicos buscaron un conocimiento indebido del futuro, lo que los condujo por caminos peligrosos. El lado oscuro a menudo tentaba a aquellos que se sentían demasiado atraídos por el futuro. Dooku terminó diciendo que era por eso que los Jedi ya no estudiaban profecías, y se dio la vuelta para irse, lo que significaba que Jinn tenía que seguirlo. Entonces, Jinn preguntó a Dooku si solamente querer saber el futuro podía conducir al lado oscuro. Dooku contestó que hacía falta más que eso. Este fue el primer encuentro de Qui-Gon con el holocrón de profecías, y no sería el último.[9]

Tras cuatro meses como Padawan, el Consejo los envió a él y a su maestro a Shurrupak para participar en una batalla en su superficie, la cual sería la primera de Qui-Gon. Mientras su lanzadera se acercaba al planeta bajo un intenso fuego, un nervioso Jinn se aseguró a sí mismo que estaba listo para la batalla, mirando a su Maestro Dooku como un ejemplo de Jedi sin miedo al que aspiraba a igualar. Mientras llegaban a la Base Primus, Qui-Gon tuvo su primer encuentro con Rael Averross, el primer Padawan de Dooku y un famoso duelista con el sable láser. Después de saludarse cordialmente, Dooku presentó a Rael a su nuevo Padawan. Mientras Dooku consultaba con los generales, Rael puso una mano sobre el hombro del todavía nervioso Jinn. En lugar de consolar a Jinn sobre la batalla, Rael comentó que era difícil llegar a conocer a Dooku y se ofreció a ayudar a Qui-Gon. Dado que él había sido el anterior Padawan de Dooku, Rael dijo a Qui-Gon que podía hacerle cualquier pregunta que todavía no se sintiera cómodo haciéndole a Dooku y que podía ser su compañero de entrenamiento si quería. Con su primera batalla a la vista, Qui-Gon aceptó la oferta. Cuando ellos también fueron a hablar con los generales, Qui-Gon sintió que Rael Averross era el vínculo entre el Padawan que era y el Caballero Jedi que desesperadamente deseaba ser. Consideró que su viaje era más fácil ahora que tenía un amigo que le mostraba el camino.[9]

Algún tiempo después de la batalla, Qui-Gon se encontraba haciendo deberes en los aposentos de Dooku mientras su Maestro estaba reunido con un oficial de Badtibira. Entonces tuvo una visita sorpresa de Rael Averross, quien saludó a Jinn calurosamente. Qui-Gon lo saludó con una calidez similar y luego le preguntó qué estaba haciendo allí. Rael explicó que acababa de regresar de Shurrupak y luego preguntó qué estaba haciendo Jinn en los aposentos de Dooku, ya que no regresaría hasta dentro de unas horas. Jinn explicó que Dooku le permitía hacer deberes en sus aposentos si no le molestaba. En este caso, Jinn estaba haciendo un informe sobre las diferentes escuelas de teosofía de hacía un siglo. Ante la mueca y el cuestionamiento de Rael, de si había enojado a Dooku de alguna manera, Jinn admitió que eligió el tema a pesar de saber que no sería interesante porque pensó que sería fácil. No lo era.[9]

Al recibir una negativa de Jinn sobre si era demasiado tarde para cambiar de tema, Rael sonrió y le indicó a Qui-Gon que lo siguiera, y se ofreció a mostrarle algo de historia que valía la pena estudiar. Fueron a los Archivos Jedi y juntos estudiaron el único holocrón que había interesado a Jinn: el que contenía las antiguas profecías. Todas le resultaban fascinantes y Qui-Gon siguió leyendo, incapaz de detenerse. Le preguntó a Rael si los antiguos místicos tenían estas visiones en trances, lo cual él confirmó. Después de contemplar estas profecías, Jinn comentó que Dooku dijo que debería ignorar este holocrón y que no creía en las profecías. Esto confundió a Rael ya que Dooku, dijo, fue quien mostró el holocrón a Rael y solía ser difícil sacarlo de sus aposentos. Qui-Gon afirmó que no sabía cuándo o por qué eso cambió y que Dooku no se lo había explicado. Rael, sorprendido, dijo que le preguntaría a Dooku al respecto y comentó que Dooku había cambiado mucho. Qui-Gon protestó, sorprendiendo a Rael, y dijo de no hacerlo hasta que él hubiera terminado su informe. Rael se rió tan fuerte que recibió una mirada severa de Jocasta Nu.[9]

Siguiendo a Shenda Mol

Posteriormente, Jinn y su Maestro Jedi Dooku formaron parte de un equipo de ataque en Numidian Prime. Fueron reunidos para seguir el rastro y encontrar a la famosa cazarrecompensas falleen Shenda Mol. Eventualmente la rastrearon hasta su escondite en el planeta Numidian Prime. Mientras buscaban su escondite, Mol capturó a Jinn. Antes de que Mol pudiera matar a Jinn, Dooku la derribó con rayos de la Fuerza para salvar a su aprendiz, causando en Jinn un cierto grado de preocupación.[9]

Jinn más adelante confió lo que Dooku había hecho a Rael Averross, aunque esta vez, Averross expresó que no estaba demasiado preocupado por la conducta de su antiguo maestro.[9] En algún momento de su vida tras la misión, Jinn fue puesto a prueba en Felucia, y—aunque su compromiso fue puesto a prueba—en última instancia permaneció leal a la Orden Jedi.[13] En algún momento durante su aprendizaje, Jinn conoció a la wookiee Brennonn y se hizo amigo de ella. Compartieron numerosas aventuras juntos, con Brennonn salvando a Jinn en dos ocasiones. Durante la segunda de estas aventuras, ocurrieron eventos que hicieron que Jinn sintiera como si se salvaran el uno al otro. Jinn también conocería al wookiee Balfus.[14]

Maestro de Obi-Wan Kenobi

Convirtiéndose en mentor

Convirtiéndose en mentor de Obi-Wan Kenobi, Qui-Gon Jinn buscó enseñarle lo mejor que pudo.

Con el tiempo, Jinn se convirtió en Maestro Jedi por derecho propio, un maestro que desarrolló una actitud independiente hacia la Orden Jedi. Los demás veían a Jinn como un Jedi rebelde, que desobedecía el Código Jedi si sentía que esa era la decisión correcta. Jinn eventualmente tomó a un Padawan llamado Obi-Wan Kenobi, que creía que Jinn podía haber sido un miembro del Alto Consejo Jedi si siguiera el Código,[4] aunque como Kenobi sabía, Jinn había rechazado un ofrecimiento de unirse al Consejo.[9] En una ocasión, Kenobio observó en silencio como su maestro decía al Consejo que estaba en desacuerdo con él. En otro momento, maestro y aprendiz entrenaron juntos, con Jinn elogiando la habilidad de Obi-Wan. En otra ocasión, los dos visitaron una llanura y observaron a las criaturas nativas, dando a Jinn la oportunidad de enseñar a Kenobi cómo la Fuerza existía en todas las formas de vida que les rodeaban.[15]

Jinn era capaz de percibir cuándo Kenobi estaba descontento, y esto demostró ser útil en algunas misiones, aunque molestaba a Kenobi.[16] En un momento dado, Jinn y Kenobi viajaron al planeta Lah'mu para visitar una fortaleza.[9] Jinn tuvo al menos algún contacto con su antiguo Maestro tras tomar a Kenobi como aprendiz y habló muy bien de su Padawan a Dooku.[10] Sin embargo, Dooku abandonó la Orden Jedi tras la invasión de Serenno,[8] convirtiéndose poco después en secreto en el aprendiz Sith del elusivo Lord Sith Darth Sidious. En algún momento, Jinn conoció al Jedi togoriano Jak'zin, que también admiraba a Dooku.[17]

Jinn enseñó a Kenobi lo mejor que pudo, aunque Kenobi no siempre estaba de acuerdo con los métodos de enseñanza de su maestro. A pesar de las claras habilidades de su Padawan en las técnicas con el sable de luz, Jinn obligó a Kenobi a practicar solo métodos básicos, lo que afectó a la confianza de su aprendiz y su relación. Aunque Jinn lo hizo para no apresurar a su aprendiz y permitir que Kenobi labrara su propio estilo distintivo a partir del dominio de las cadencias fundamentales, su falta de claridad en su filosofía de enseñanza hirió a Kenobi.[9]

Protegiendo a la Duquesa Satine

«El Maestro Qui-Gon y yo pasamos un año en Mandalore, protegiendo a la duquesa de unos insurgentes que amenazaban su mundo. Enviaron cazarrecompensas tras nosotros. Siempre huyendo, viviendo al día, nunca seguros de lo que traería el día siguiente.»
―Obi-Wan Kenobi[fuente]

Satine Kryze, a quien Kenobi y Jinn fueron asignados para proteger.

Alrededor del 42 ABY,[18] estalló una guerra en el planeta Mandalore, con los tradicionalistas marciales del planeta luchando contra una facción reformista conocida como los Nuevos Mandalorianos. La líder de los Nuevos Mandalorianos, la Duquesa Satine Kryze,[19] se convirtió en un objetivo de los tradicionalistas, que contrataron cazarrecompensas para eliminarla. Sin embargo, Jinn y Kenobi fueron enviados a una larga misión en Mandalore, donde fueron asignados para proteger a Kryze.[20]

Jinn y Kenobi pasaron un año en Mandalore con Kryze, huyendo de los cazarrecompensas. Los tres permanecieron inseguros acerca de lo que les depararía el futuro, pero continuaron con su esfuerzo por sobrevivir, viviendo al día. Durante la misión Kenobi desarrolló sentimientos románticos por Kryze.[20] Jinn se dio cuenta del improbable romance entre su aprendiz y la noble.[16] Eventualmente, la guerra civil llegó a su fin, con los Nuevos Mandalorianos haciéndose con el poder y Kryze convirtiéndose en la gobernante de Mandalore. Aunque Kenobi habría abandonado a los Jedi y permanecido con ella si Kryze se lo hubiera pedido, Kryze nunca lo hizo, por lo que Kenobi abandonó el planeta junto a Jinn.[20]

Misión a Pijal

«Nunca he estado en Pijal.»
―Qui-Gon Jinn[fuente]

La misión a Pijal.

Alrededor del 40 ABY, Jinn y su Padawan Obi-Wan Kenobi llevaron a cabo una misión en Teth para frustrar los planes de Wanbo el hutt. Los dos Jedi escaparon de Teth, pero no sin complicaciones, incluida una falta de comunicación clave entre maestro y aprendiz. Al regresar a Coruscant, el Alto Consejo Jedi invitó a Jinn a unirse a sus filas, ya que el Maestro Poli Dapatian dejaría su asiento en el Consejo a finales de ese mes. Jinn quedó impactado por la petición a pesar de sus desencuentros con el Consejo en varias ocasiones, y aunque inicialmente estuvo complacido por la oferta, pensó en su Padawan, quien tendría que ser transferido a un nuevo maestro si él aceptaba. Si bien resolvería los crecientes problemas entre ellos, Jinn se sintió culpable al pensar en ello y, por lo tanto, dijo al Consejo que meditaría sobre su propuesta.[9]

Mientras tanto, estalló una disputa política en el planeta del Borde Interior Pijal. Se pensaba que grupo de actuación conocido como la Oposición, que había comenzado a jugar bromas políticas para protestar por la firma de un tratado que pondría fin a la monarquía absoluta en Pijal, permitiría que el mundo se uniera a la República Galáctica, y daría más poder a la Corporación Czerka; estaba llevando a cabo ataques cada vez más violentos a medida que se acercaba la fecha de la firma del tratado. El viejo amigo de Jinn, Rael Averross, solicitó la ayuda de Jinn y su Padawan para terminar con la disputa y asegurar la firma del tratado. El Consejo envió a Jinn y Kenobi a Pijal para ayudar. Sin embargo, cuando la misión empezó, Kenobi supo del ofrecimiento presentado a Jinn relativo al Consejo Jedi cuando los dos se reunieron con la Canciller Suprema Kirames Kaj. Jinn sintió una gran vergüenza por no haber sido el primero en decírselo a su aprendiz Padawan. Antes de irse, Jinn buscó a Kenobi en el dojo de Padawans. Intentó disculparse por no ser el primero en contarle la noticia y dijo que tenía varias reservas con las que debía lidiar antes de comprometerse con el puesto, pero Kenobi respondió con sarcasmo. Jinn dijo a su Padawan que continuaría discutiendo el asunto cuando Kenobi estuviera de un humor más racional, y cuando Kenobi volvió a bromear, Jinn dijo con tristeza que suponía que la Fuerza siempre permitía que las cosas salieran de la mejor manera. Mientras viajaban a Pijal, la tensión entre ellos creció.[9]

Jinn y Kenobi fueron puestos al día sobre la situación y se enteraron de que Averross servía como asesor a la Princesa Fanry, que solo tenía catorce años, y necesitaba protegerla de la Oposición mientras esperaba tomar el trono de Pijal. Jinn y Averros se reencontraron rápidamente, aunque Jinn se mostró escéptico sobre varias de las elecciones de Averross durante su servicio, ya que Averross también interpretaba libremente el Código Jedi. Mientras él y Kenobi comenzaban a investigar en la luna de Pijal, se encontraron con dos ladrones de joyas, Pax Maripher y Rahara Wick. Aunque Maripher fue muy abrasiva con Jinn, Wick fue más cooperativa. A bordo de su nave, la Meryx, Jinn reclutó a los dos para que les ayudaran a encontrar a los terroristas que representaban una amenaza para el tratado. Poco después de regresar, Jinn tuvo una visión del evento, que se convertía en una batalla sangrienta. Jinn puso al corriente a Averross de la visión, pero el Jedi no compartía su nivel de preocupación.[9]

Mientras continuaba su investigación, Jinn finalmente se reunió con la líder de la Oposición, Halin Azucca, y se enteró de que su grupo estaba siendo incriminado. Aunque habían realizado manifestaciones pacíficas en contra del tratado, los violentos actos terroristas que habían alertado a la República no estaban provocados por la gente de Azucca. Cuando Qui-Gon se enteró de las complicaciones que rodeaban al tratado debido a la falta de representación pijali y la gran influencia que ganaría la Corporación Czerka, decidió oponerse al tratado él mismo y se negó a actuar como representante de la República.[9]

Sin embargo, eventualmente, los Jedi descubrieron que Fanry los estaba engañando y había estado formando un grupo militar llamado los guardias negros, incriminando a la Oposición para restaurar la monarquía absoluta. En la coronación, rechazó el tratado así como la influencia de la República, demostrando que los Jedi la habían subestimado. Lista para eliminar la influencia de Czerka del sistema por la fuerza, se preparó para atacar sus naves. Jinn intentó convencerla de que se detuviera y evitara las muertes de inocentes como los esclavos de Czerka a bordo de las naves, pero cuando ella se negó, Jinn intervino y con la ayuda de Kenobi y sus dos nuevos amigos Maripher y Wick, logró salvar a los esclavos. Tras la misión, Jinn decidió continuar con el entrenamiento de Kenobi y rechazó la oferta de unirse al Consejo Jedi.[9]

Verdades de la Fuerza

Descubriendo los secretos de la vida tras la muerte

En algún momento durante su vida, Jinn empezó a descubrir los secretos para manifestar su conciencia tras la muerte.[21] Jinn viajó a un planeta fuerte en la Fuerza, un mundo del que la leyenda decía que era el origen de la vida y de los midiclorianos. Jinn supo de cinco Sacerdotisas de la Fuerza cómo retener su conciencia tras la muerte.[22] Jinn aprendió que, cuando un ser vivo moría, su vida pasava a través de la Fuerza Viva hacia la Fuerza Cósmica para convertirse en uno con la Fuerza.[21]

Como la Fuerza Viva y la Fuerza Cósmica existían en tándem, era posible retener la conciencia tras la muerte y manifestarse físicamente. Jinn fue considerado merecedor del conocimiento de la vida eterna y en secreto comenzó su entrenamiento para desbloquear sus misterios por completo.[21] También supo gracias a un Chamán de los Whills que para conseguir la conciencia eterna era necesario un altruismo absoluto. [5]

Cuestionando su propósito

«Ser llamado cobarde no es lo que me molestaba, Maestro Yoda. Era ser llamado un gran guerrero.»
―Qui-Gon Jinn[fuente]

Qui-Gon durante el rescate de Th'er.

En algún momento entre el 44 y 32 ABY, Jinn y Obi-Wan Kenobi fueron enviados al planeta Bri'n para establecer negociaciones entre la Sacerdotisa Th'er de la Madera y el Clan del Metal. Sin embargo, los soldados del Clan del Metal intentaron matar a Jinn y a la Sacerdotisa. Tras desviar numerosos disparos de bláster con su sable de luz, el Jedi contactó con Kenobi para que encendiera su lanzadera clase Eta y le informó de la negociación fallida. Después de quedar rodeados por el Clan del Metal, Th'er proclamó que Jinn era un guerrero que podía lidiar con cualquiera que se opusiera a ella, pero Jinn saltó con la Fuerza para escapar con ella a bordo de su lanzadera, ordenando a Kenobi llevarlos a Coruscant para proteger a la Sacerdotisa.[23]

Th'er quedó disgustada por Coruscant—considerándolo una ciudad de metal—y exigió a Jinn que actuara como un guerrero, ordenándole eliminar a todos los miembros del Clan del Metal. Aunque Jinn le informó de que esa no era la senda de la Orden Jedi, Th'er sintió que Jinn era un cobarde que no hacía honor a las leyendas que afirmaban que los Jedi eran grandes guerreros. Ser llamado guerrero perturbó mucho a Jinn. Después, regresó al Templo Jedi, donde no informó al Alto Consejo Jedi, al ver que Kenobi ya había llevado a cabo su propio informe. Sin embargo, percibiendo una gran agitación en Jinn, Yoda localizó al Maestro Jedi en uno de los balcones del Templo bajo el pretexto de pedirle que informara al Consejo. Jinn rápidamente se percató de las intenciones de Yoda, lo que llevó a una discusión sobre cómo deberían actuar los Jedi entre los dos maestros.[23]

Aunque Yoda y él tenían opiniones distintas, los dos estuvieron de acuerdo en que Jinn debía buscar respuestas. Necesitando un mundo lleno de vida para encontrar una comunicación profunda con la Fuerza, Jinn—abandonando Coruscant en su Interceptor Jedi Delta-7 con su droide astromecánico—confió en que la Fuerza le daría respuestas, lo que resultó en él saliendo del hiperespacio sobre un mundo cartografiado pero sin nombre. Tras salir de la nave y admirar la belleza del planeta, Jinn rápidamente percibió la presencia del lado oscuro en el mundo, llegando a ver una oscuridad que se extendía y comenzaba a corromper el planeta. Inseguro de si la Fuerza le había conducido hasta allí para detenerla o aprender de ella, Jinn continuó, encontrando un templo y sentándose en un trono de su interior. Reflexionando sobre si encontraría luz en el oscuro monumento, Jinn entró en una aterradora visión de la Fuerza.[23]

En una visión de la Fuerza, Qui-Gon Jinn aprendió que la violencia descontrolada solo conduciría al lado oscuro.

En su visión, Jinn—con su piel y vestimenta Jedi cubiertos de marcas—fue rodeado por unos humanoides rojos que salían de unos zarcillos oscuros. Cuando al menos uno de estos seres intentó atacarle, Jinn rápidamente encendió su sable de luz y eliminó a las criaturas, con la coloración roja desapareciendo de aquellas a las que había eliminado. Jinn vio que había matado Jedi, y la misma oscuridad que había visto en sus cuerpos empezó a consumirlo a él; al escoger la violencia, el lado oscuro había ganado poder sobre él. Mientras la oscuridad envolvía su rostro, Jinn despertó de su visión horrorizado, solo para ver que el lado luminoso había entrado en el monumento. Se dio cuenta de que la Fuerza le había enseñado que podía encontrar el equilibrio y hacerlo sin conflicto, ya que la violencia desenfrenada haría que los Jedi se convirtieran en lo que buscaban confrontar. De hecho, descubrió que parte de la corrupción oscura del planeta se había convertido en flores, existiendo en armonía con la luz.[23]

Dejando el planeta—aunque con nuevas preguntas acerca de la naturaleza de la Fuerza—y regresando a Coruscant, Jinn encontró a Th'er en uno de los parques del mundo ciudad, donde se ofreció a ayudarle a encontrar aliados fuera del mundo con los que luchar contra el Clan del Metal. Argumentó que necesitaba encontrar el equilibrio con estos aliados potenciales, por lo que ella aceptó su oferta. Durante la noche, volvió a encontrarse con Yoda en un balcón del templo, lo que dio lugar a otra discusión sobre la Fuerza. Hablando con el Gran Maestro, Jinn defendió encontrar el equilibrio en la Fuerza, creyendo que un Jedi no podía ser demasiado rígido pero tampoco podía ceder al lado oscuro.[23]

Lecciones contínuas

Día de la Vida

Jinn y Kenobi se enfrentan a Korgan.

En otro momento entre el 44 y 32 ABY, Jinn dijo a Obi-Wan Kenobi que lo llevaría a un ejercicio de entrenamiento, manteniendo en secreto que observarían las celebraciones de los wookiees por el Día de la Vida en[14] el planeta[1] Kashyyyk, concretamente en la aldea de su vieja amiga Brennonn, quien aceptó su petición de hacer una visita. Tras entrar en la aldea, Jinn aconsejó a su Padawan que fuera paciente después de que el joven expresara su confusión, recordándole que se centrara en la realidad en lugar de sus expectativas. Aunque Kenobi encontró difícil concentrarse en la celebración, Jinn continuó con la visita, educando al Padawan en la cultura wookiee antes de preguntar qué haría con este conocimiento. Complacido por la respuesta de Kenobi acerca de si los wookiees estaban celebrando la Fuerza, Jinn explicó el entrenamiento poco convencional al que quería someter a Kenobi; le estaba pidiendo concentrarse en la energía de Kashyyyk, dado que era la Fuerza. Entonces informó a su Padawan de que hablaría con los wookiees cuando Kenobi reveló que percibía algo distinto.[14]

De pronto, los dos Jedi fueron interrumpidos cuando Brennonn avistó a Jinn, lo que resultó en el wookiee abrazándolo por cómo lo había echado de menos. Jinn compartió su sentimiento y le presentó a Kenobi, a quien también abrazó. Después de que Jinn explicara su historia con la wookiee a Kenobi y le agradeciera haber permitido su visita, ella le dijo que Balfus había desaparecido. Mientras Jinn preguntaba en qué circunstancias se había producido la desaparición, tanto él como Kenobi sintieron una perturbación en la Fuerza; varios cazadores trandoshanos de pronto atacaron la aldea, lanzando redes desde los árboles para secuestrar a más wookiees. Jinn y Kenobi lucharon contra los trandoshanos, derrotando a muchos de ellos. Sin embargo, el propio Jinn fue capturado cuando exigió a los cazadores que se rindieran. Junto a los wookiees capturados, Jinn fue secuestrado a bordo de una vaina flotante MSP80 Pteróptero.[14]

Aunque Jinn, mientras era tomado cautivo, había dicho a Kenobi que dependía de él rescatar a los wookiees,[14] el Maestro Jedi intentó negociar la liberación de los wookiees con el líder trandoshano, Korgan. Sin embargo, Korgan quería capturar también a Kenobi, y Jinn le advirtió de que su codicia sería su perdición. Jinn esperó en su jaula hasta que Kenobi llegó. Kenobi fingió rendirse pero, cuando Korgan estaba distraido, abrió la jaula de Jinn con la Fuerza. Jinn cogió con la Fuerza su sable de luz y lo encendió. Mientras Jinn era liberado, muchos wookiees llegaron para apoyar a los dos Jedi: los trandoshanos, viéndose superados, se rindieron y liberaron a los prisioneros wookiees. Tras regresar a la aldea, comenzó la celebración del Día de la Vida.[24]

Operaciones Jedi

Qui Gon Jinn y Yoda discuten una perturbación en la Fuerza.

En algún momento antes del 32 ABY, Jinn y Obi-Wan Kenobi operaron cerca de un planeta que servía como base del grupo pirata Traficantes de la Carne, pilotando un par de interceptores ligeros Delta-7 clase Aethersprite. Los dos recibieron un mensaje de la superficie del planeta procedente del Maestro Jedi Yoda, que pedía su ayuda. Aterrizando en el planeta, Jinn y Kenobi descubrieron que Yoda se había encargado de todo el grupo pirata para rescatar a un niño sensible a la Fuerza, conocido como Lo, puesto que los piratas planeaban venderlo debido a sus habilidades con la Fuerza.[25]

Yoda pidió a Jinn y Kenobi que escoltaran al niño al Templo Jedi, con Yoda asegurando a Lo que estaba a salvo con Jinn. Jinn expresó que estaba feliz de ayudar y mientras los dos conversaban, Kenobi tomó un interés particular en que Yoda hubiera derrotado a una sala entera de piratas y estaba completamente asombrado. Entonces, Jinn procedió a preguntar a Yoda si todo iba bien, a lo que el reverenciado maestro respondió que podía percibir una perturbación en la Fuerza que sentía que debía seguir. Jinn notó que él no podía sentirla, pero se ofreció a unirse a él en su búsqueda si así lo quería. Mientras Yoda entraba en su nave estelar, respondió que sentía que simplemente la llamada era para él solo y se embarcó en una misión a un planeta del sistema Vagadarr, donde se vio implicado en una guerra tribal entre los nativos del planeta.[25]

Qui-Gon Jinn, junto a Plo Koon, Mace Windu, Kit Fisto y Depa Billaba en Oosalon.

En otro momento, Jinn—junto a los Maestros Mace Windu, Plo Koon, Depa Billaba y Kit Fisto—fue enviado al planeta Oosalon por el Canciller Supremo Finis Valorum debido a las acciones del señor de la guerra Guattako, quien estaba respaldado por el Clan Hutt y había secuestrado a niños para convertirlos en soldados. Estando en un planeta con una red de túneles de 80,000 kilómetros, los Jedi no eran capaces de encontrar la base del ejército de Guattako, por lo que idearon un plan en el que Windu era capturado intencionadamente, permitiéndole enviar una señal en la Fuerza que condujera al resto de Jedi hasta Guattako. Aunque Jinn y los demás Jedi—junto a al menos dos soldados—no pudieron avanzar por los túneles a tiempo para ayudar a Windu, el Maestro Jedi derrotó de todas formas al ejército de Guattako, y el propio señor de la guerra fue disparado por uno de los niños que había secuestrado. Así, la revolución de Guattako fue frustrada, los niños pudieron regresar a sus hogares, y los miembros restantes del ejército terrorista fueron capturados.[26]

Guerra en Naboo

Negociaciones fallidas

«¿Está en su naturaleza hacernos esperar tanto tiempo?»
«No. Percibo una cantidad inusual de miedo por algo tan irrisorio como esta disputa comercial.»
―Obi-Wan Kenobi y Qui-Gon Jinn[fuente]

En el 32 ABY, la Federación de Comercio bloqueó Naboo y planeó invadirlo en represalia por la tasación a las rutas comerciales de los sistemas estelares periféricos por parte de la República Galáctica. Sin que la República lo supiera, Darth Sidious—en secreto el Senador de Naboo Sheev Palpatine—controlaba a la Federación y orquestró el conflicto para ser elegido Canciller Supremo.[4] Antes del bloqueo, Jinn percibió que algo iba mal y llevó a Obi-Wan Kenobi a los Archivos Jedi para leer documentos del Senado Galáctico, tal como hacían cuando Jinn presentía que algo iba mal en el Senado. Mientras revisaban los proyectos de ley relativos a las reformas tributarias recientes, Obi-Wan se volvió apático y Jinn, percibiendo la incomodidad de su aprendiz, preguntó qué pensaba. Kenobi opinó que ambos tenían mucho tiempo libre y que no tenía sentido leer los proyectos de ley de tasación. Qui-Gon levantó la vista del archivo que estaba examinando y reprendió a Kenobi, diciéndole que era una cuestión de perspectiva y que lo más importante para las personas que presentaban los proyectos de ley era el control. Jinn notó que había mucho control que perder entre los planetas y las corporaciones involucradas en la disputa fiscal.[16]

Obi-Wan preguntó por qué se encargaban personalmente de los proyectos de ley, y Jinn respondió que estaban escuchando para poder actuar cuando fuera necesario. Obi-Wan preguntó en broma si actuarían con o sin órdenes, lo que hizo sonreír a Jinn, aunque el Maestro Jedi informó a su aprendiz de que probablemente estarían siguiendo órdenes. Kenobi bromeó diciendo que, debido a que estarían bajo la alineación del Consejo, sería menos probable que se involucraran en disputas laborales locales. Molesto por el comentario de Kenobi, Jinn respondió que también sería menos probable que iniciaran romances con la nobleza local. La referencia a la Duquesa Satine Kryze hizo saber a Kenobi que no debía tratar esas cosas tan trivialmente, y cambió de tema mientras continuaban leyendo los proyectos de ley de impuestos. Las precauciones de Jinn resultaron ser útiles cuando[16] el Canciller Supremo Finis Valorum envió a Jinn y Kenobi a Naboo, encomendándoles resolver la situación por cauces diplomáticos.[4]

Jinn y Kenobi se infiltran en la fuerza de invasión de la Federación desde su nave de mando.

Al llegar a la nave de mando de la Federación de Comercio, Saak'ak, Jinn y Kenobi fueron escoltados a la sala de conferencias, donde se les dijo que el Virrey Nute Gunray los recibiría. Mientras los Jedi esperaban, los líderes de la Federación contactaron con Darth Sidious, informándole de que los embajadores del Canciller eran Caballeros Jedi. Sidious ordenó su ejecución, y Jinn pudo percibir el miedo que sentían los neimoidianos, deduciendo que esto no se trataba de una disputa comercial común. Sus sospechas fueron confirmadas cuando la Federación llenó la sala de conferencias de gas venenoso para matar a los Jedi. Pero los dos Jedi consiguieron aguantar la respiración el tiempo suficiente como para que la Federación abriera las puertas e inadvertidamente diera a los Jedi la oportunidad de escapar. Ambos se abrieron paso entre las filas de droides de combate del exterior de la sala y huyeron por los pasillos, donde se abrieron paso hasta el sistema de ventilación.[4]

Moviéndose por los sistemas de ventilación, los Jedi se abrieron paso hasta el hangar donde vieron al Ejército Droide de la Federación de Comercio preparándose para invadir Naboo. Después de que Kenobi bromeara diciendo que Jinn había predicho que las negociaciones serían cortas, los Jedi se infiltraron a bordo de naves de aterrizaje separadas, a través de las cuales llegaron a la superficie del planeta con la intención de advertir a Naboo de la invasión que se avecinaba.[4]

Rescatando a la Reina

«La situación no es lo que parece. Hay algo más detrás de todo esto, Su Alteza. El movimiento de la Federación no es lógico. Percibo que os destruirán.»
―Qui-Gon Jinn, a la Reina Amidala[fuente]

Jinn y Kenobi conocen a Jar Jar Binks.

En la superficie, Jinn se aventuró en el bosque para reunirse con Obi-Wan Kenobi y encontró a un gungan llamado Jar Jar Binks, quien se aferró a él en el caos de la invasión de la Federación de Comercio. Este encuentro casi los mata cuando cayeron al suelo justo a tiempo para evitar ser atropellados por un transporte de tropas de la Federación. Binks juró una deuda de vida con Jinn por haberle salvado, y Jinn intentó deshacerse del gungan. Finalmente se reunió con Kenobi y planeó encontrar refugio, a lo que Binks ofreció llevarlos hasta Otoh Gunga bajo el océano. El gungan cambió momentáneamente de opinión, revelando que había sido desterrado y sería castigado por regresar; sin embargo, Jinn y Kenobi lo convencieron para que los llevará allí y así evitar a las fuerzas de la Federación que se aproximaban.[4]

Binks condujo a los dos Jedi hasta la ciudad gungan, donde fueron retenidos inmediatamente y llevados ante los líderes gungan. Jinn intentó persuadir al líder gungan, el Jefe Rugor Nass, de que la Federación suponía una amenaza tan grande para él como para los naboo. Pero los prejuicios del gungan contra los naboo eran demasiado fuertes como para que Nass se preocupara por lo que ocurría en la superficie. El Maestro Jedi usó un truco mental para convencer a Nass de que les diera un transporte acuático bongo que los Jedi pudieran usar para llegar hasta Theed, la capital de Naboo. Nass también fue convencido para permitir a Binks viajar con ellos, debido a su tradición respecto a las deudas de vida, creyendo que el gungan podría guiarlos a través del núcleo del planeta hasta la capital.[4]

Tras viajar por el núcleo y evadir múltiples grandes criaturas marinas, llegaron a Theed y rescataron a la Reina Padmé Amidala, que se encontraba bajo la custodia de la Federación. Junto a un cierto número de guardias y doncellas, se abrieron paso hasta el hangar y tomaron la nave estelar de la reina para abandonar Naboo. Consiguieron subir a bordo de la nave tras enfrentarse a múltiples droides de combate y llegaron hasta la órbita, donde encontraron un bloqueo de la Federación. Consiguieron escapar, pero la nave fue dañada y necesitaba ser reparada. Jinn sugirió aterrizar en Tatooine, un planeta desértico donde los hutts gobernaban y no había presencia de la Federación. Aunque el líder de los guardias de la reina, Quarsh Panaka, se opuso debido al peligro que suponían los hutts, la decisión fue tomada y buscaron refugio en Tatooine.[4]

Descubrimiento del Elegido

«Encontrarle fue la voluntad de la Fuerza. No me cabe duda.»
―Qui-Gon Jinn al Alto Consejo Jedi[fuente]

Jinn reprende a Binks durante una comida con Skywalker y su madre.

Aterrizando en Tatooine, el grupo determinó que necesitaba un nuevo generador para el hipermotor para llegar hasta su destino final: Coruscant, la capital de la República Galáctica. Jinn decidió aventurarse en Mos Espa para encontrar una tienda que vendiera un generador. Llevó consigo a Padmé Amidala—disfrazada de doncella real—y a Jar Jar Binks. Mientras se encontraban en la ciudad,[4] todos en la nave real se quedaron esperando el regreso de Jinn, quedándose preocupados o leyendo para pasar el tiempo.[27] Jinn, Amidala, y Binks llegaron a una tienda perteneciente al toydariano Watto, que tenía las partes que necesitaban, pero no aceptaría créditos de la República como pago. Jinn intentó convencerlo de que los créditos serían aceptables telepáticamente, pero el toydariano era inmune a los trucos mentales Jedi. Jinn se marchó con las manos vacías, pero no sin antes conocer a Anakin Skywalker, un chico que era esclavo de Watto.[4]

Skywalker siguió a Jinn y a los demás, y les advirtió de que se avecinaba una tormenta de arena y necesitarían buscar refugio. El chico sabía que el grupo no llegaría a su nave a tiempo y los llevó a su casa, donde les presentó a su madre, Shmi, que también era uno de los esclavos de Watto. Todos cenaron juntos, y Skywalker dedujo que Jinn era un Jedi, habiendo visto su sable de luz. Jinn reveló que él y los demás se encontraban en una misión crítica para la República y estaban atrapados en Tatooine hasta que pudieran reparar su nave. Sabiendo que podía ayudarlos a escapar, Skywalker se ofreció voluntario para ayudar compitiendo en la carrera de vainas Clásica de Boonta Eve, y dándoles el dinero del premio para reparar la nave si ganaba. Jinn aceptó el ofrecimiento, aunque Amidala no estaba convencida de que confiar su destino a alguien que apenas conocían fuera la decisión correcta.[4]

Al día siguiente, Jinn habló a Watto acerca de hacer participar a Skywalker en la carrera con una vaina de carreras que Skywalker había estado construyendo en secreto, y Jinn convenció a Watto de que el vehículo le pertenecía. Los dos acordaron que Watto pagaría la tarifa de entrada de Skywalker y cobraría todas las ganancias de una posible victoria, excepto el dinero que Jinn necesitara para reparar su nave. Si Skywalker perdía, Watto se quedaría con la nave de la reina. Watto aceptó el trato, y Skywalker partió a poner a punto su vaina de carreras.[4]

Al ver a Skywalker trabajar en su vaina de carreras, Jinn dijo a Shmi que podía sentir el potencial como Jedi del niño. Jinn se preguntó quién era el padre de Skywalker y se sintió intrigado al escuchar que Shmi había concebido a su hijo sin un padre. Más tarde esa noche, Jinn analizó el recuento de midiclorianos del niño y envió la muestra a Obi-Wan Kenobi en la nave de la reina, quien le dijo a su maestro que el recuento de midiclorianos de Skywalker era superior a 20,000—más alto que el de cualquier Jedi conocido. Debido al supuesto nacimiento virgen y el conteo de midiclorianos de Skywalker, Jinn llegó a creer que él era el Elegido de la profecía Jedi, que equilibraría la Fuerza y detendría a los Sith.[4]

Con la creencia de que Skywalker era el Elegido, Jinn sabía que debía llevar a Skywalker al Templo Jedi de Coruscant para entrenarlo como Jedi. Jinn se acercó a Watto con una nueva apuesta: si el niño ganaba, Watto liberaría a Skywalker y a su madre. Watto se burló de la idea de liberar a dos esclavos, pero accedió a liberar a uno si ganaba Skywalker. Sin embargo, dejó al azar a quién liberar y lanzó un pequeño dado multicolor. Si salía el color azul, Skywalker sería el esclavo liberado. Jinn usó la Fuerza para que saliera el color azul, y Watto aceptó liberar a Skywalker si ganaba la carrera, pero según Watto, el corredor dug Sebulba tenía la victoria garantizada.[4]

Jinn se enfrenta a Darth Maul en Tatooine, el primer encuentro conocido entre Jedi y Sith desde hacía mil años.

La carrera comenzó al día siguiente, y Skywalker salió victorioso. Watto lo perdió todo al haber apostado por Sebulba, y liberó al chico cumpliendo con su parte del trato. Jinn se quedó con las ganancias que necesitaba para reparar la nave, entregó el resto a Skywalker y a su madre, e informó a Skywalker de que había sido liberado y podía partir con él a Coruscant para convertirse en Jedi. Skywalker no estaba seguro en dejar atrás a su madre, pero siempre había soñado convertirse en Jedi y decidió partir. Después de que Skywalker compartiera una triste despedida con su madre, Jinn y el chico regresaron a la nave de la reina para dirigirse a Coruscant.[4]

Justo antes de llegar a la nave, Darth Maul, un Lord Sith y aprendiz de Darth Sidious, atacó a Jinn. Los dos lucharon por el desierto mientras Skywalker se apresuraba de vuelta a la nave para pedir ayuda, y la nave avanzó hasta la localización de Jinn, donde él pudo subir a bordo y abandonar Tatooine, dejando a Darth Maul atrás. Una vez a bordo, Jinn presentó a Skywalker y Kenobi.[4]

Con el hipermotor reparado, la nave finalmente llegó a Coruscant, donde el Canciller Supremo Finis Valorum y el Senador Sheev Palpatine recibieron al grupo. Tras llegar, Jinn acudió ante el Consejo Jedi y dijo a los Maestros Jedi que creía que Darth Maul era un Lord Sith. El Consejo dudaba de esa afirmación, puesto que creían que la Orden había destruido a los Sith mil años atrás, pero se comprometieron a investigar la identidad de Darth Maul. Jinn también reveló que había descubierto a Skywalker en Tatooine y creía que era el Elegido, pidiendo que el chico fuera entrenado como Jedi. A petición de Jinn, el Consejo aceptó examinar a Skywalker para determinar si era apto para ser entrenado. Kenobi era escéptico de que Skywalker pudiera ser declarado apto debido a su edad, puesto que los Jedi empezaban a entrenar desde la infancia, y se preocupó por que Jinn fuera a desafiar de nuevo una decisión del Consejo. A pesar de las preocupaciones de su Padawan, Jinn estaba determinado a ver a Skywalker convertido en Caballero Jedi.[4]

El Consejo examinó a Skywalker y estuvo de acuerdo con Jinn en que era poderoso en la Fuerza, pero rechazó aceptarlo para su entrenamiento. Creían que era demasiado mayor para ser entrenado y lo veían peligrosamente lleno de miedo e ira a pesar de su poder.[6] Sin embargo, Jinn insistió para que Skywalker fuera entrenado, afirmando que tomaría al chico como su Padawan. Por su parte, Kenobi podría someterse a las Pruebas Jedi y convertirse en Caballero Jedi, puesto que el Código Jedi prohibía a un Jedi entrenar a dos Padawans simultáneamente. El Consejo aplazó la discusión del asunto para otro momento y ordenó que Jinn y Kenobi regresaran a Naboo puesto que la Reina Amidala se disponía a regresar para lidiar con la invasión sin la ayuda del Senado Galáctico. Jinn llevó a Skywalker con él y empezó a impartirle algunas lecciones iniciales sobre la Fuerza.[4]

Duelo del Destino

«Obi-Wan. Prométemelo…Prométeme que entrenarás al chico.»
«Sí, Maestro.»
«Él…es el Elegido. Él…traerá el equilibrio. Entrénalo…»
―La última petición de Jinn a Kenobi[fuente]

Al llegar a Naboo, los Jedi viajaron con Padmé Amidala para encontrar a los gungans escondidos en su área sagrada en los bosques. Allí, los naboo y los gungans se aliaron contra la Federación de Comercio. La doncella de la reina, Padmé, reveló que ella era la verdadera Reina Amidala, habiéndose hecho pasar por una sirviente mientras una de sus doncellas, Sabé, se hacía pasar por la reina como precaución.[4] Jinn, por su parte, no había sido engañado por el disfraz de la Reina desde su primera reunión, pero había estado de acuerdo con la farsa por razones propias, lo que ella apreció porque ayudó a salvaguardar su vida.[27] Junto con los Jedi y los gungans, Amidala ideó un plan de ataque, en el que los gungans se enfrentarían al ejército de la Federación lejos de Theed como distracción, permitiendo a Amidala, sus fuerzas, y los Jedi infiltrarse en la ciudad con poca oposición. Jinn destacó, no obstante, que aunque protegerían a la reina, no podían pelear en una guerra por ella.[4]

Darth Maul apuñala a Jinn a través del torso, hiriéndolo fatalmente.

Mientras el ejército gungan atraía al grueso de las fuerzas de la Federación lejos de la ciudad, Theed se infiltró en Theed junto a los demás y se abrió paso hasta el Palacio Real de Theed. Una vez en el hangar, fueron confrontados de nuevo por Darth Maul, y los dos Jedi se prepararon para luchar con él mientras los naboo se abrían paso hasta la sala del trono para capturar al Virrey Nute Gunray. Jinn y Obi-Wan Kenobi se enfrentaron a Maul en el hangar, con el Sith dominando el duelo, aunque Maul cedió terreno para conducir a los Jedi hasta el complejo del generador del palacio. Maul separó a los dos Jedi noqueando a Kenobi hacia varios niveles más abajo y eventualmente lo atrapó tras un escudo, dejando a Jinn enfrentándose a él en combate singular sin su aprendiz. Mientras se movían por el área, los dos combatientes se vieron empatados. Sin embargo, Maul contraatacó a Jinn con un golpe físico con la empuñadura de su sable de luz y aprovechó la oportunidad para pillar a Jinn con la guardia baja, apuñalando fatalmente al Maestro Jedi a través del torso mientras Kenobi miraba horrorizado desde detrás del escudo.[4]

Cuando Kenobi llegó finalmente hasta Maul, él y el Lord Sith entablaron un furioso combate, con Kenobi afligido por su maestro y amigo. Maul fue capaz de desarmar y derribar parcialmente a Kenobi hasta un reactor y tirar su sable de luz por él. Luego, Kenobi usó la Fuerza para invocar el sable de luz de su maestro, saltar del reactor y cortar través del torso de Maul en un movimiento rápido, partiéndolo por la mitad y enviándolo rodando por el reactor.[4] No obstante, era demasiado tarde para salvar a Qui-Gon mediante una intervención médica; ninguna cantidad de bacta podría curar la herida mortal del Jedi rebelde.[28] El Padawan corrió al lado de su maestro moribundo, meciéndolo en sus brazos, y Jinn hizo prometer a su aprendiz que entrenaría a Anakin Skywalker como Jedi. Con su último aliento, Jinn afirmó de nuevo que Skywalker era el Elegido y que traería el equilibrio a la Fuerza.[4]

Post mortem y legado

Efecto en los que lo conocían

Funeral y efecto en los Jedi
«El Consejo me ha dado permiso para entrenarte. Te convertirás en un Jedi. Te lo prometo.»
―Obi-Wan Kenobi a Anakin Skywalker, en el funeral de Qui-Gon Jinn[fuente]

Qui-Gon Jinn tuvo un funeral Jedi en Naboo, conmemorando al Maestro Jedi.

Tras la batalla, en la que los naboo capturaron con éxito al Virrey Nute Gunray y terminaron con la ocupación de la Federación de Comercio, Obi-Wan Kenobi fue ascendido al rango de Caballero Jedi e insistió en tomar a Anakin Skywalker como su aprendiz. Aunque Yoda no estaba de acuerdo, el Consejo Jedi aprobó la petición de Kenobi, cumpliendo el último deseo de Jinn: Skywalker sería entrenado como Jedi. Después,[4] Jinn fue conmemorado[27] cuando recibió un funeral Jedi en Naboo, donde su cuerpo fue incinerado en una pira funeraria. Muchos dignatarios, incluido la Reina Padmé Amidala, el Consejo Jedi, y el Canciller Supremo Sheev Palpatine, asistieron al funeral. En el funeral, Kenobi dijo a Skywalker que el Consejo permitiría su entrenamiento y él sería su maestro. Juntos, los dos lamentaron la muerte de su amigo caído, y Kenobi prometió que Skywalker se convertiría en Jedi.[4] Entre los Jedi, Jinn fue recordado como un gran miembro de su Orden[17] a pesar de sus desencuentros pasados con el consejo.[4]

A pesar de que siempre había querido que Jinn estuviera disponible como guía para cuando eventualmente entrenara a un Padawan,[15] y aunque quería dejar pasar tiempo entre su aprendizaje y el eventual tutelaje de un aprendiz para decidir qué tipo de Jedi quería ser sin Jinn a su lado,[29] Kenobi cumplió la promesa a su maestro obedientemente a lo largo de los años. En un momento dado, cuando Skywalker estaba considerando abandonar la Orden Jedi a los doce años, Kenobi intentó seguir cumpliendo con su promesa. Skywalker, sin embargo, decidió permanecer con los Jedi tras una misión al planeta Carnelion IV.[30] Aunque Kenobi podría enfadarse fácilmente con Skywalker—dejándolo preguntándose si alguna vez había molestado a Jinn de manera similar, aunque dudaba que lo hubiera hecho—entabló una amistad[29] y se hizo muy cercano a su Padawan, con el dúo Jedi actuando como hermanos.[31]

Aunque Skywalker estaba agradecido por las enseñanzas de Kenobi, en ocasiones, se preguntaba cómo cambiarían las cosas si Jinn hubiera sobrevivido; y aunque sabía que la Orden Jedi desaprobaba los apegos, pensó que estas preguntas estaban bien porque no creía que nada—incluso las relaciones interpersonales—pudiera desatarse por completo.[32] Como Kenobi reconoció más tarde, Skywalker desarrolló el hábito de apegarse mucho y no querer perder a nadie cercano después de dejar a su madre. Desesperado por nuevas conexiones, había encontrado una con Jinn, solo para que se la arrebataran[29] al poco de conocerse.[4]

Dooku, todavía un Sith en secreto, eventualmente supo de la muerte de Jinn a manos de Maul. Después, en el planeta Sullust, Dooku se reunió inesperadamente con el Caballero Jedi Jak'zin, que destacó que había conocido a Jinn antes de ser interrumpido por un representante de la Corporación SoroSuub. Después, Dooku, fingiendo que podía ser un aliado compasivo, habló de Jinn con el Caballero Jedi. Dooku afirmó que se preguntaba si su antiguo aprendiz seguiría vivo si él no hubiera abandonado la Orden Jedi, reflexionando con que la compañía de Kenobi no había sido suficiente para salvar al difunto maestro. El Sith usó sus especulaciones para engañar a Jak'zin y que éste le permitiera involucrarse en la misión en Sullust del Jedi.[17]

Efecto en Naboo
«Su nombre era Qui-Gon Jinn, un Jedi. Murió defendiendo Naboo durante una batalla por el planeta contra la Federación de Comercio. Los Jedi lo conmemoraron allí, y nosotros lo honramos como a un héroe.»
―Padmé Amidala, a Bail Organa[fuente]

Padmé Amidala, por su parte, pasó a creer que su relación con Jinn había sido extraña, dado que él había deducido su tapadera, sin embargo, esperaba haber podido considerarlo un amigo y aliado si hubiera sobrevivido. En los años posteriores a la Crisis de Naboo, ella permaneció entristecida por su muerte, y se aseguró de encender una vela de incienso para el Jedi caído durante el memorial anual a todos los que habían muerto por Naboo. De hecho, muchos otros hicieron lo mismo; aunque pocos nabooconocieron al Maestro Jedi, se creía que todos en el planeta conocían su nombre, como en el caso del naboo Tonra—que en realidad había estado presente en muchas de las llamadas «historias» sobre lo que había sucedido—escuchando historias de lo que hizo por su planeta.[27]

Honrándolo como a un héroe, Padmé Amidala permaneció entristecida por la muerte de Jinn, con la esperanza de que pudieran haber sido verdaderos amigos.

No obstante, eventos como el tiempo de Jinn en Tatooine no eran conocidos públicamente, y no fueron conocidos por los naboo. Sin embargo, Tonra y Sabé discutieron estos eventos durante una misión al mundo desértico. En última instancia, el pueblo de Naboo honró a Jinn como a un héroe que lo había dado todo por salvarlos.[27] Una de las formas de honrarlo fue construir un santuario en su memoria, un santuario que ganaría popularidad durante los siguientes diez años.[33] Varios años después de la invasión, cuando preguntaron a Amidala si quería ser la nueva Senadora de Naboo en el Senado Galáctico en cuanto terminó su mandato como Reina, ella miró a la Doncella Saché; la Doncella recordó cuando Jinn les pidió ir a Coruscant, dado que Amidala tuvo que dar una señal sin palabras similar a sus aliados.[27]

Habiendo conocido Jedi, Amidala era única entre sus compañeros del Senado, pero, sin embargo, ella encontraba inquietantes las formas de la Orden Jedi. Ella consideraba que su reacción a sus formas podría haber terminado diferente si Jinn hubiera sobrevivido. Mientras hablaba con el Senador Bail Prestor Organa, Amidala habló de Jinn, sintiendo que le inundaba la tristeza mientras explicaba su destino. Organa respondió que lamentaba su pérdida, afirmando además que se había dado cuenta de que la muerte de Jinn era un ejemplo de la vida peligrosa que la seguía.[27]

Para una misión en el planeta Bromlarch, Amidala y otros senadores se asociaron con la Maestra Jedi Depa Billaba, a quien la antigua reina reconoció por haber estado presente en el funeral de Jinn. Aunque encontraba extraño interactuar con los Jedi una vez más, Amidala también notó que Billaba se comportaba de manera muy distinta a como lo había hecho Jinn. Si bien entendía que cada Jedi de la Orden era diferente, no podía dejar de sentir una extraña sensación, como si Billaba mirara a través de ella, mientras que Jinn se había tomado tiempo para mirarla. Poco después, Amidala conoció al enlace Ninui; dado que era la primera vez que el enlace se reunía con un Jedi, Amidala destacó cómo había conocido a Obi-Wan Kenobi y Jinn, explicando que los Jedi eran personas como ellos, aunque personas cuyas enseñanzas podían ser confusas para los no sensibles a la Fuerza, y Ninui señaló deseaba escuchar la historia completa de cómo los conoció.[27]

Sobreviviendo como espíritu

Aunque su entrenamiento había sido incompleto, Jinn utilizó lo que había aprendido de las Sacerdotisas de la Fuerza para convertirse en uno con la Fuerza y retener su identidad tras su muerte. Sin embargo, no había aprendido por completo el misterio, por lo que no podía manifestarse físicamente y solo podía hablar como una voz incorpórea.[21]

Cuando Anakin Skywalker se preparaba para asesinar a unos incursores tusken, Jinn intentó detenerlo, pero el joven Elegido ignoró la voz del Maestro Jedi.

Una vez en la que Jinn se comunicó a través de la Fuerza fue en el 22 ABY. Anakin Skywalker había regresado a Tatooine para encontrar a su madre, Shmi, de quien había tenido pesadillas recurrentes, y descubrió que había sido secuestrada por incursores tusken. La encontró en un campamento tusken, pero ella murió momentos después. Enfurecido, Skywalker masacró a todos los tuskens del campamento. Percibiendo un gran dolor y angustia, llegó hasta Skywalker a través de la Fuerza, lo que Yoda pudo oír pero no comprender—a través de sus meditaciones. Jinn suplicó a Anakin que escuchara a su mejor naturaleza y se negara a ceder ante su odio.[33] Sin embargo, las súplicas de Jinn fueron en vano, puesto que Skywalker no prestó atención a sus palabras al estar inmerso en una ira descontrolada,[10] diciéndose a sí mismo que solo estaba imaginando la presencia de Jinn en ese momento.[33]

Mientras tanto, Dooku, que seguía siendo un Sith y se convirtió en el Jefe de Estado de la Confederación de Sistemas Independientes, capturó a Obi-Wan Kenobi en el planeta Geonosis. Mientras interrogaba a Kenobi, Dooku—que en secreto era un Lord Sith—expresó su creencia de que Jinn se habría unido a su causa si hubiera estado vivo. Poco después de eso, un conflicto conocido como las Guerras Clon estalló entre la República Galáctica y la Confederación de Dooku.[10] Poco después del inicio del conflicto, Anakin se preparó para participar en una boda secreta con la Senadora Padmé Amidala. Como parte de su preparación, visitó el memorial de Qui-Gon en Naboo como arrepentimiento parcial por haberse negado a prestar atención a las palabras de Jinn durante su ira. Aunque Skywalker se había dicho a sí mismo que solo se había imaginado la presencia de Jinn, sabía que se estaba mintiendo a sí mismo. Mientras se encontraba en el memorial, Anakin intentó usar la Fuerza para conectar con Jinn de un modo similar a como había ocurrido anteriormente. El intento aparentemente no produjo nada en sus sentidos. Anakin teorizó que esta era la forma en la que Qui-Gon le decía que las cosas siempre se podían hacer bien. Anakin luego expresó su agradecimiento a pesar de no saber si Qui-Gon era responsable de sus interpretaciones personales.[33] Durante las Guerras Clon, Skywalker fue ascendido al rango de Caballero Jedi y se le asignó una Padawan, la togruta Ahsoka Tano, a quien recitó las enseñanzas de Jinn en al menos una ocasión.[34] Adicionalmente, las enseñanzas de Jinn pasaron indirectamente hacia Tano durante su aprendizaje, puesto que ella estaba aprendiendo de Skywalker, que había aprendido de Kenobi, quien a su vez había aprendido de Jinn.[35]

Los Jedi hicieron un esfuerzo por capturar a Dooku durante la guerra, sintiendo que su arresto podía ayudar a terminar con la lucha.[10] Durante un intento de capturarlo[36] en el 21 ABY,[37] Skywalker y Kenobi abordaron una fragata estelar clase Munificente, pero el Lord Sith consiguió escapar a través de una escotilla secreta. Skywalke lo persiguió, haciendo que Dooku lanzara rayos de la Fuerza contra el Caballero Jedi; según lo que dijo Dooku en una grabación que pretendía enviar a Darth Sidious, sabía que tal ataque no derrotaría a Skywalker, creyendo que—como su Padawan Jinn había entrenado a Kenobi, quien a su vez había entrenado a Skywalker—su poder personal se había transmitido parcialmente a su rival. Dooku solo pretendía cegar al Jedi para poder escapar. Después en la misma grabación, Dooku—recordando como él, Skywalker, y Kenobi habían sido capturados por piratas de la Banda Ohnaka—mencionó de nuevo a Jinn, sintiendo que Skywalker era un necio que no podía compararse con los aprendices que él había entrenado. En última instancia, Dooku no envió el mensaje a Sidious.[36]

La aparición de Jinn a Kenobi en Mortis.

Debido a su entrenamiento incompleto, el espíritu de Jinn no podía manifestarse físicamente por sí mismo, pero esto ocurrió una vez en una ocasión conocida;[38] Kenobi, Skywalker, y Tano, habían sido atraídos al planeta Mortis por tres seres conocidos como el Padre, Hijo e Hija. Estos seres creían que Skywalker era el Elegido, igual que Jinn, cuya figura apareció ante Kenobi para advertirle de que los seres querían poner a prueba a Skywalker y su potencial como el Elegido, para usarlo para sus propios fines. Cuando Kenobi preguntó cómo podía aparecer Jinn ante él, la figura le dijo que el planeta actuaba como un amplificador y que era un conducto por el que fluía la Fuerza. Los dos hablaron de Skywalker y su poder, con Kenobi teniendo la oportunidad de decir a Jinn que las predicciones del difunto Maestro Jedi acerca de Skywalker habían sido ciertas: era más poderoso que cualquier otro Jedi, pero aun así no podía encontrar el equilibrio. Jinn advirtió de que si Skywalker era el Elegido, entonces el chico lo descubriría en Mortis. Si no lo era, entonces el planeta demostraría ser muy peligroso para alguien tan poderoso.[39]

El propio Skywalker tuvo una visión de Jinn. La figura del difunto Jedi le informó de que todavía creía que el chico traería el equilibrio a la Fuerza tras enfrentarse a sus demonios. Después los tres Jedi escaparon de Mortis, donde el Padre expresó su creencia de que Skywalker era el Elegido.[40] Aunque era realmente Jinn quien se había aparecido ante ellos,[41] Kenobi llegó a creer, y así se lo dijo al Consejo Jedi, que la aparición de su antiguo mentor era simplemente una ilusión, una manifestación de sus memorias fabricada por los seres de Mortis; sin embargo, Skywalker no estaba tan seguro, a pesar de las enseñanzas Jedi de que era imposible retener la identidad tras la muerte. El informe de Mortis no cambió las creencias y enseñanzas Jedi.[21]

Guiando a Yoda

«Soy yo, Qui-Gon Jinn.»
«Imposible. Muerto, tú estás.»
«No. Soy parte de la Fuerza Viva, Yoda.»
―Jinn se comunica con Yoda durante las Guerras Clon[fuente]

Las Guerras Clon vieron el retorno del asesino de Jinn, Darth Maul. Dado por muerto a manos de Obi-Wan Kenobi en Naboo, Maul había sobrevivido, reemplazando su mitad inferior por un aparato cibernético.[42] Maul buscaba vengarse de Kenobi por haberlo mutilado, y los dos se enfrentaron en varias ocasiones;[43][44][45] antes del primero de estos duelos, Maul recordó cómo había matado a Jinn, haciendo que Obi-Wan cediera a la ira brevemente en su ataque contra el asesino de su mentor.[43] Aunque Maul fue capturado durante el Asedio de Mandalore, que ocurrió durante los últimos días de las Guerras Clon, [46] Maul escapó y sobrevivió al conflicto.[47]

Durante los últimos días de las Guerras Clon, Qui-Gon Jinn contactó con Yoda.

No fue hasta los últimos días de las Guerras Clon que Yoda supo que Jinn había retenido su conciencia tras la muerte. Sabiendo que Yoda estaba destinado a tener un papel clave en traer el equilibrio a la Fuerza, y que era el destino de Yoda completar el entrenamiento que Jinn no pudo completar, el difunto Maestro Jedi habló con Yoda a través de la Fuerza. Jinn lo guió hasta Dagobah, el primer paso en las pruebas de Yoda, para determinar si estaba listo para descubrir los secretos. Jinn habló a Yoda de su entrenamiento y de cómo la Fuerza Viva alimentaba a la Fuerza Cósmica, permitiéndole regresar tras la muerte. Al principio, Yoda solo estaba interesado en la verdad de las Guerras Clon, preguntando a Jinn si conocía la identidad de Darth Sidious, pero Jinn solo podía guiar a Yoda a través de sus pruebas. La Fuerza Viva guió a Yoda en forma de un grupo de luciérnagas, y posteriormente ambos dirigieron a Yoda al planeta de las Sacerdotisas de la Fuerza, donde Yoda continuó con sus pruebas.[21]

Yoda completó sus pruebas y fue considerado merecedor de aprender el secreto de la conciencia eterna,[11] puesto que Yoda un día entrenaría a la persona que ayudaría a Anakin Skywalker a traer el equilibrio a la Fuerza.[48] Las Sacerdotisas de la Fuerza decretaron que Jinn guiaría el entrenamiento de Yoda.[11] Tras el final de las Guerras Clon y la caída de la Orden Jedi, Yoda se exilió en Dagobah, pero no sin antes informar a Obi-Wan Kenobi de que Jinn había regresado del Más Allá de la Fuerza y podía enseñar a su antiguo Padawan a aprender el secreto.[49] Sin embargo, Obi-Wan no pudo contactar con Qui-Gon hasta[28] el 9 ABY[cita requerida] a pesar de en ocasiones oír una voz en su cabeza.[50]

Guiando a Obi-Wan Kenobi

Skywalker, Kenobi, y Yoda todos aprendieron el secreto de la conciencia eterna.

El final de las Guerras Clon también significó la caída de Anakin Skywalker, que fue seducido por el lado oscuro de la Fuerza por obra de Darth Sidious, convirtiéndose en el Lord Sith Darth Vader.[49] La caída confirmó el miedo del Consejo Jedi acerca del entrenamiento de Skywalker,[4] pero él todavía era el Elegido.[51] Durante el exilio autoimpuesto de Obi-Wan Kenobi en Tatooine, donde vigiló al hijo de Anakin, Luke Skywalker, Kenobi se lamentó frecuentemente por su fracaso en entrenar a Skywalker. En un momento dado, viajó a la tumba de Shmi Skywalker y se disculpó por haber fallado en completar la promesa de Jinn. En una ocasión durante una meditación, se sintió fuera de la realidad por unos momentos. Durante este tiempo, sintió a Jinn en comunión con él a través de la Fuerza, con su antiguo Maestro Jedi diciéndole que lo dejara ir.[32] En los años posteriores a las Guerras Clon, Kenobi y Yoda completaron su entrenamiento para retener la conciencia tras la muerte.[52][51]

Durante su tiempo en Tatooine, Kenobi continuó hablando con Jinn, hablándole de la dureza de vivir en el exilio y del posible destino de Skywalker como el Elegido.[53][54] Una mañana,[50] en el 16 ABY,[55] cuando Skywalker tenía tres años, Jinn habló con Kenobi después de que se despertara por una pesadilla, adivirtiéndole para que acudiera a proteger a Luke. En consecuencia, Kenobi corrió a la granja de humedad de los Lars, donde Luke estaba siendo criado por su tía y su tío, Beru y Owen Lars. Una vez allí, Kenobi los ayudó a defenderse de un grupo de bandidos, pero Owen exigió que nunca regresara tras la escaramuza.[50]

Tras la caída de Anakin al lado oscuro, Jinn continuó su entrenamiento para manifestarse, haciéndose más claro para Kenobi durante el curso de sus visitas[56] en lugar de permanecer como una voz incorpórea.[21] Lo hizo porque no quería que Kenobi se sintiera solo durante su exilio. Los dos nunca discutieron los supuestos errores de Jinn cuando él viajaba al universo de los mortales; Kenobi no culpaba a su antiguo maestro por la caída de Skywalker, aunque Jinn pensaba que su Padawan sí lo hacía.[56] Durante un encuentro con el cazarrecompensas wookiee Krrsantan, Kenobi pidió a su Maestro que le diera fuerza para derrotar al enemigo.[57] Kenobi finalmente mató a un resurgente Maul en un duelo en Tatooine en el 2 ABY, usando la postura de Ataru de Jinn para defenderse de Maul.[58] En el 1 ABY, la voz de Jinn fue escuchada por el Padawan Ezra Bridger durante una misión en un lugar que existía entre el tiempo y el espacio.[59]

Un año más tarde, Jinn se vio obligado a aparecer después de escuchar a Kenobi decir su nombre, adoptando exactamente la misma apariencia que había tenido en vida y apareciendo a unos pocos centímetros de su antiguo Padawan. Kenobi solicitó su guía, puesto que temía que el Imperio Galáctico capturara a Luke tras su regreso a la granja de humedad de los Lars. Conociendo las circunstancias de las que hablaba Kenobi, Jinn le informó de que había visto el destino de Luke más allá del evento presente, citando posibles soluciones a lo que estaba ocurriendo, mientras el paisaje de alrededor se hacía más claro para él. Jinn vio los cuerpos de unos jawas, sintiendo la memoria de sus muertes sobre él, pero se reconfortó mínimamente cuando se percató de R2-D2 y C-3PO; él creía que era obra de la Fuerza, traerlos de vuelta al lugar en el que había empezado el viaje de Anakin.[56]

Cuando Luke Skywalker se apresuró a salvar a sus tíos, Obi-Wan Kenobi convocó a Jinn buscando su guía.

Las noticias de que Luke sobreviviría tranquilizaron a Kenobi, aunque Jinn sabía que su antiguo aprendiz no tenía ni idea de cómo se desarrollaría el recorrido del joven. Cuando Kenobi le confió que le era difícil salir de su exilio, Jinn entendió que esto era un síntoma de su adaptación a su nueva vida, informándole de que rápidamente se sentiría un Caballero Jedi cuando llegara el momento. También felicitó a su antiguo estudiante por permanecer firme en su devoción por el lado de la luz. También se disculpó con Kenobi, creyendo que había fallado a su Padawan hacía mucho tiempo cuando le obligó a entrenar a Anakin. Kenobi no estuvo de acuerdo, argumentando que Anakin era el principal culpable de su caída, pero Jinn decidió esperar para discutir este asunto, sabiendo que pronto estarían juntos en la Fuerza;[56] en el futuro cercano, Kenobi se sacrificaría para salvar a Luke y sería derribado por Darth Vader,[60] y Jinn sabía que esto se avecinaba.[56]

Tanto Jinn como Kenobi percibieron el horror de Luke al ver a sus tíos, Beru y Owen Lars, muertos en el exterior de su hogar. Aun así, Kenobi sintió la reacción de Luke a mayor distancia, mientras que Jinn, debido a que él era de la Fuerza, podía ver sus cuerpos quemados frente a él, tan claramente como podía ver a Kenobi. Pensando que su antiguo Padawan necesitaba una guía, dijo a Kenobi que había hecho lo correcto al decidir no explicar a Luke la verdad acerca de Anakin; sabía que Luke podía haber seguido el camino de su padre si Kenobi se lo revelaba todo, o podía haber pensado que Owen tenía razón y Kenobi estaba loco, lo cual habría resultado en su muerte junto a sus tíos. Tras instar a Kenobi a esperar para revelar la verdad a Luke algún día, Kenobi destacó la apariencia de Jinn, que era casi corpórea. Percibiendo que Luke regresaría pronto, Jinn se despidió de Kenobi, diciéndole que se reunirían de nuevo pronto. Su antiguo estudiante no entendió el verdadero significado de esa afirmación, y Jinn desapareció, regresando a la Fuerza.[56]

Qui-Gon Jinn sabía que su antiguo aprendiz caería ante Darth Vader a bordo de la Estrella de la Muerte.

En la Estación de Combate Móvil Estrella de la Muerte EM-1, Kenobi fue efectivamente asesinado por Darth Vader para proteger a Luke.[60] Tras su muerte, Kenobi se vio abrumado por visiones del pasado, presente, y futuro; entre las personas a las que vio se encontraba Jinn, incluido cuando fue asesinado por Maul y cuando su voz le dijo que protegiera a Luke[50] en el 16 ABY.[55] Aunque estaba preocupado por no haber completado el entrenamiento de Luke mientras experimentaba su pasado, Kenobi revivió el presente, y vio destellos del futuro, oyendo que Luke estaba gritando su nombre en la Estrella de la Muerte; escuchando la voz de Jinn, más alta que en los años anteriores, diciéndole que fuera con Luke, Kenobi se aseguró de que su espíritu permaneciera junto al aprendiz Jedi. En consecuencia,[50] tras su muerte, Kenobi primero apareció como una voz incorpórea, instando a Luke a abandonar la Estrella de la Muerte con sus amigos, y posteriormente guió a Luke durante la Batalla de Yavin, ayudando al joven sensible a la Fuerza a destruir la Estrella de la Muerte.[60]

Yoda, por su parte, se había escondido en Dagobah, permaneciendo alejado del Imperio, pero viéndose cada vez más solo con el paso de los años. Por suerte, sabía como llamar a Jinn en busca de compañía. Uno de los pocos objetos personales que Yoda llevó consigo fue la capa de Jinn, que convirtió en su sábana. Alrededor del momento de la muerte de Kenobi, Yoda se estaba preparando para moverse a las tierras bajas de Dagobah para la estación seca, y se preguntó cuánto tiempo hacía que Jinn había muerto cuando contó sus artículos personales para el viaje. También se dio cuenta de que, si bien las personas fuertes en la Fuerza a veces podían dejar una huella de sí mismos en lo que poseían, habían pasado demasiados años para que quedara algún rastro del Maestro Jedi en la capa, si es que alguna vez sintió tal rastro. Como siempre, recogió su bastón, varias semillas, una olla hecha por Kenobi y la capa de Jinn antes de dirigirse a su cabaña de las tierras bajas.[61]

Mientras viajaba, percibió el duelo de Kenobi y Vader en la Fuerza, lo que le distrajo mientras un droide sonda finalmente lo localizaba. Tras lanzar la olla de Kenobi contra el droide para destruirlo, percibió la muerte de Kenobi, lo que le distrajo mientras aparecían otras dos sondas. Una disparó contra la mochila de Yoda, hacia la cual Yoda se lanzó para evitar que la capa de Jinn ardiera. Tras destruir a los droides, Yoda vio que la capa solo estaba ligeramente chamuscada y que sus semillas estaban bien. Después, Jinn, presente en el Más Allá de la Fuerza, se rió de Yoda, lo cual el Maestro Jedi percibió. Cuando Yoda hubo regresado a su cabaña de las tierras bajas, recortó la capa, lo que también significaba que compensaba mejor su tamaño cada vez más pequeño. Varios días después de la mudanza, Yoda, echando de menos a los amigos que había perdido, llamó a Jinn para que apareciera desde el más allá varias veces, pero no pudo sentirlo.[61]

De hecho, Jinn estaba preocupado, por lo que apareció Kenobi en su lugar. Durante su visita, Kenobi bromeó diciendo que el encuentro de Yoda con los droides sonda no podía haber sido demasiado peligroso, dado que había salvado la capa de Jinn, lo que molestó a Yoda. Después, Kenobi le pidió que entrenara a Luke, a lo que Yoda accedió de mala gana.[61]

La vida y tiempo de Luke y Rey

«Todos los Jedi que han existido viven en ti. Estamos detrás de ti, Rey. Levántate.»
―Qui-Gon habla a Rey[fuente]

Tras la Batalla de Yavin, Darth Vader fue derribado sobre el planeta Vrogas Vas. Durante una confrontación con las fuerzas de la Alianza Rebelde en el planeta, Vader encontró un antiguo Templo Jedi, donde escuchó las voces incorpóreas de personas de su pasado, incluido Jinn.[62] Unos pocos años después, Obi-Wan Kenobi apareció como espíritu físico para instar a Luke Skywalker a entrenar con Yoda en Dagobah. Kenobi continuó manifestándose para ayudar a guiar a Luke a través de su entrenamiento.[52]

Qui-Gon Jinn fue considerado por Luke Skywalker como un miembro de la familia Skywalker debido a su profunda conexión con la historia de los Skywalker con los Jedi.

Fue en Dagobah donde Yoda cumplió su destino antaño pronosticado por las Sacerdotisas de la Fuerza,[48] entrenando a Luke para convertirse en Caballero Jedi.[52] Cuando Skywalker abandonó prematuramente su entrenamiento para salvar a sus amigos, Kenobi cuestionó si el chico era la última esperanza de los Jedi, escuchando a Jinn, junto a cualquier Jedi cuyas acciones hubieran conducido a las actuales circunstancias, en su voz.[29] El propio Jinn apareció posteriormente en una visión de Luke en el Mar Viviente de Gazian, mientras la impresión del antiguo Maestro Jedi Elzar Mann impartía sabiduría a Skywalker.[63] Después de que Skywalker regresara a Dagobah, Yoda murió al cabo de poco y se unió a la Fuerza, donde retuvo su identidad. A través del entrenamiento que Yoda había dado a Luke, el chico hizo frente y redimió a su padre del lado oscuro, y Anakin mató a Darth Sidious. Aunque este acto implicó su propia muerte, Anakin ayudó a derrotar al Imperio Galáctico, trayendo el equilibrio a la Fuerza, y consiguió regresar también como espíritu. Al matar a Sidious y sacrificarse a sí mismo, finalmente se demostró que la firme creencia de Jinn era correcta; Anakin Skywalker era el Elegido.[51]

En los años siguientes a la redención de Anakin y el cumplimiento de la profecía, Luke se embarcó en la misión de redescubrir la historia olvidada de la Orden Jedi con la esperanza de restaurarla. En su búsuqeda de conocimiento Jedi, Luke aprendió sobre la vida de Jinn, su relación con Obi-Wan Kenobi, su encuentro con las Sacerdotisas de la Fuerza, y el papel que desempeñó en el entrenamiento de su padre. Aunque Jinn no estaba emparentado con los Skywalkers por sangre, su cercana conexión con la familia fue destacada por Luke en su libro Los Secretos de los Jedi, que relataba la historia de la Orden Jedi.[64]

En el 35 DBY, durante la Batalla de Exegol, Rey escuchó la voz de Jinn entre las voces de numeroso Jedi del pasado que le ayudaron a destruir al resucitado Darth Sidious de una vez por todas. Jinn le dijo que todos los Jedi que habían vivido ahora vivían en Rey, afirmando que estaban con ella apoyándola.[65]

Apariciones

Apariciones no canónicas

  • William Shakespeare's The Phantom of Menace: Star Wars Part the First
  • LEGO Star Wars: Droid Tales Episodes I-III (Aparece en retrospectiva(s))
  • LEGO Star Wars: The Force Awakens

Fuentes

Notas y referencias

  1. 1,0 1,1 1,2 1,3 Universo Star Wars
  2. 2,0 2,1 Según Maestro & Aprendiz, Qui-Gon Jinn tenía cuarenta años para el momento de la novela, y su autora, Claudia Gray, dijo que los eventos de la novela tienen lugar ocho años antes Star Wars: Episodio I La Amenaza Fantasma. Dado que los eventos de la película se llevaban a cabo en el 32 ABY según Star Wars: Atlas Galáctico, las otras fechas se pueden deducir usando matemáticas simples.
  3. Star Wars: Atlas Galáctico
  4. 4,00 4,01 4,02 4,03 4,04 4,05 4,06 4,07 4,08 4,09 4,10 4,11 4,12 4,13 4,14 4,15 4,16 4,17 4,18 4,19 4,20 4,21 4,22 4,23 4,24 4,25 4,26 4,27 4,28 4,29 4,30 4,31 4,32 4,33 4,34 Star Wars: Episodio I La Amenanza Fantasma
  5. 5,0 5,1 StarWars.com Encyclopedia Qui-Gon Jinn en la Encyclopedia de StarWars.com
  6. 6,0 6,1 6,2 StarWars-DatabankII.png Qui-Gon Jinn en el Databank (enlace de respaldo)
  7. Star Wars: The Clone Wars: Enciclopedia de Personajes
  8. 8,0 8,1 8,2 Dooku: Jedi Lost
  9. 9,00 9,01 9,02 9,03 9,04 9,05 9,06 9,07 9,08 9,09 9,10 9,11 9,12 9,13 9,14 9,15 9,16 Maestro & Aprendiz
  10. 10,0 10,1 10,2 10,3 10,4 10,5 Star Wars: Episodio II El Ataque de los Clones
  11. 11,0 11,1 11,2 TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Sacrificio»
  12. Jinn tenía doce años cuando se convirtió en Padawan de Dooku. Como nació aproximadamente en el 80 ABY, Jinn tuvo doce años alrededor del 68 ABY.
  13. Universo Star Wars: Nueva Edición
  14. 14,0 14,1 14,2 14,3 14,4 IDWStarWarsAdventuresLogoSmaller.png «Life Day»—Star Wars Adventures 3
  15. 15,0 15,1 Era de República - Obi-Wan Kenobi 1
  16. 16,0 16,1 16,2 16,3 Queen's Peril
  17. 17,0 17,1 17,2 Era de República - Conde Dooku 1
  18. Según The Official Star Wars Fact File Part 98 (MAN 1-4, Mandalore), la Guerra Civil Mandaloriana tuvo lugar alrededor de 20 años antes del inicio de las Guerras Clon. Como Star Wars: Atlas Galáctico sitúa el inicio de las Guerras Clon en el 22 ABY, se puede determinar que la Guerra Civil Mandaloriana tuvo lugar alrededor del 42 ABY.
  19. The Official Star Wars Fact File Part 98 (MAN 1-4, Mandalore)
  20. 20,0 20,1 20,2 TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Viaje de Tentación»
  21. 21,0 21,1 21,2 21,3 21,4 21,5 21,6 TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Voces»
  22. StarWars.com Encyclopedia Force planet en la Encyclopedia de StarWars.com
  23. 23,0 23,1 23,2 23,3 23,4 Era de República - Qui-Gon Jinn 1
  24. IDWAdventures2020LogoSmaller.png «Life Day Part 2»—Star Wars Adventures (2020) 4
  25. 25,0 25,1 Star Wars (2015) 26
  26. «El Arma»—Era de República Especial 1
  27. 27,0 27,1 27,2 27,3 27,4 27,5 27,6 27,7 La Sombra de la Reina
  28. 28,0 28,1 Skywalker: Una Familia en Guerra
  29. 29,0 29,1 29,2 29,3 «There Is Always Another»—Desde Cierto Punto de Vista: El Imperio Contraataca
  30. Obi-Wan y Anakin 5
  31. Elige Tu Propio Destino: Una Aventura de Obi-Wan & Anakin
  32. 32,0 32,1 Ahsoka
  33. 33,0 33,1 33,2 33,3 Queen's Hope
  34. Star Wars: The Clone Wars
  35. SWYTlogo.png Clone Wars Download: "Together Again" en el canal de YouTube de Star Wars (enlace de respaldo)
  36. 36,0 36,1 «Dooku Captured»—The Clone Wars: Historias de Luz y Oscuridad
  37. Helmet Collection logo small.png Star Wars Helmet Collection 30 (Highlights of the Saga: The Betrayal of Captain Argyus) sitúa el rescate en el Tranquilidad en el 21 ABY y Star Wars: Atlas Galáctico sitúa en el mismo año la Incursión en el laboratorio de Nuvo Vindi. Como «Dooku Capturado» ocurre entre estos episodios según StarWars.com Star Wars: The Clone Wars Chronological Episode Order en StarWars.com (enlace de respaldo), sus eventos—incluida la escaramuza en Vanqor—también deben tener lugar en el 21 ABY.
  38. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Superiores»
  39. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Fantasmas de Mortis»
  40. Star Wars: El Gran Libro de la Galaxia
  41. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Hermanos»
  42. 43,0 43,1 TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Venganza»
  43. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Renacimiento»
  44. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Los Sin Ley»
  45. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «El Aprendiz Fantasma»
  46. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Victoria y Muerte»
  47. 48,0 48,1 TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Destino»
  48. 49,0 49,1 Star Wars: Episodio III La Venganza de los Sith
  49. 50,0 50,1 50,2 50,3 50,4 «Time of Death»—Desde Cierto Punto de Vista
  50. 51,0 51,1 51,2 Star Wars: Episodio VI El Retorno del Jedi
  51. 52,0 52,1 52,2 Star Wars: Episodio V El Imperio Contraataca
  52. Star Wars (2015) 7
  53. Star Wars (2015) 15
  54. 55,0 55,1 «Time of Death»—Desde Cierto Punto de Vista establece que Luke Skywalker tenía tres años durante un ataque de bandidos contra la granja de humedad de los Lars. Como él nació en Star Wars: Episodio III La Venganza de los Sith, que ocurre en el 19 ABY según Star Wars: Atlas Galáctico, el ataque debió ocurrir en el 16 ABY.
  55. 56,0 56,1 56,2 56,3 56,4 56,5 «Master and Apprentice»—Desde Cierto Punto de Vista
  56. Star Wars (2015) 20
  57. Rebels-mini-logo.png Star Wars Rebels – «Soles Gemelos»
  58. Rebels-mini-logo.png Star Wars Rebels – «Un Mundo Entre Mundos»
  59. 60,0 60,1 60,2 Star Wars: Episodio IV Una Nueva Esperanza
  60. 61,0 61,1 61,2 «There is Another»—Desde Cierto Punto de Vista
  61. Star Wars (2015) 14
  62. Star Wars (2020) 20
  63. Star Wars: Los Secretos de los Jedi
  64. Star Wars: Episodio IX El Ascenso de Skywalker

Enlaces externos

 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores
Advertisement