FANDOM


Premium-Eras-canon
Tab-canon-white  Tab-leyendas-black 


«Ya sabes, ese pequeño droide me va a causar muchos problemas."
"Oh, él es experto en eso, señor.»
―Luke Skywalker y C-3PO[fuente]

R2-D2, pronunciado Erredós-Dedós y a menudo referido como R2 (Erredós), fue un droide astromecánico serie R2 manufacturado por Industrias Automaton con programación masculina. Un ingenioso y valiente droide, R2-D2 sirvió a una multitud de maestros a lo largo de su vida. R2 nunca recibió un borrado completo de memoria ni recibió programación nueva, lo que resultó en su actitud aventurera e independiente. A menudo viéndose implicado en momento vitales de la historia galáctica, su valentía e ingenio salvaron a la galaxia repetidas veces.

Comenzando su servicio bajo el empleo de la reina Padmé Amidala de Naboo, el droide acabaría sirviendo al Caballero Jedi Anakin Skywalker durante los últimos años de la República Galáctica, a menudo acompañado del droide de protocolo C-3PO en numerosas aventuras a lo largo de las Guerras Clon. Después de la caída de su amo al lado oscuro de la Fuerza, R2-D2 eventualmente pasaría a servir al senador Bail Organa durante un tiempo en el Senado Imperial. En el 0 ABY, jugaría un papel clave ayudando a la Alianza Para Restaurar la República a destruir la Estrella de la Muerte del Imperio Galáctico, efectuando lecturas técnicas claves para su destrucción. Sirviendo al Jedi Luke Skywalker, el hijo de sus dos antiguos amos, a lo largo de la Guerra Civil Galáctica, R2-D2 participaría en las Batallas de Hoth y Endor, y sería testigo de la destrucción de la Segunda Estrella de la Muerte en el 4 DBY.

En los siguientes treinta años, R2-D2 acompañaría a Luke Skywalker hasta la destrucción de su intento de restaurar la Orden Jedi. Tras la desaparición de Luke, Erredós se auto-impuso en un letargo a nivel bajo de energía mientras nuevos droides superaban los viejos sistemas del droide astromecánico. A pesar de ello, su célebre papel en la rebelión le protegió del usual procedimiento de reciclaje que sufrían muchos viejos droides, lo que le permitió un semi-retiro en la Resistencia mientras supervisaba varias décadas de registros en su memoria, lo que le hizo rememorar muchas de sus mejores aventuras.

Biografía

Al servicio de Padmé Amidala

Invasión de Naboo

«Limpiad a este droide lo mejor que podáis. Merece nuestra gratitud.»
―Sabé[fuente]
R2 repair

R2-D2 repara el generador de escudos de la nave real de la reina Padmé Amidala.

En el 32 ABY, R2-D2 estaba al servicio de los Ingenieros Reales de Naboo, y estuvo asignado a la Nave real Nubian 327 tipo J de la reina Padmé Amidala como droide de mantenimiento. Los ingenieros reales eran famosos por hacer añadidos post-mercado a sus unidades R2, lo que hacía a estos droides astromecánicos una de las unidades más solicitadas de la galaxia. Durante ese año, la Federación de Comercio impuso un bloqueo de naves de combate alrededor de Naboo como respuesta a una legislación aprobada en el Senado Galáctico de la República Galáctica en la que se implantaban altas tasas a las rutas comerciales de los sistemas estelares periféricos, e hicieron aterrizar a su ejército de droides de combate en el planeta. Acompañados del Caballero Jedi Qui-Gon Jinn y el Padawan Obi-Wan Kenobi, la reina y su séquito subieron a bordo de la nave real en Theed e intentaron abandonar el planeta atravesando el bloqueo. Cuando los láseres de una de las naves de la Federación dañaron el generador de escudos de la nave real, R2-D2 y otros droides astromecánicos iniciaron las reparaciones en el exterior; R2-D2 pisó al gungan Jar Jar Binks de camino al exterior de la nave. Aunque los compañeros de R2-D2 fueron sistemáticamente derribados por las naves enemigas, los generadores de escudo fueron reparados por R2-D2, que regresó a la nave. Con los escudos de nuevo intactos, el piloto Ric Olié consiguió atravesar el bloqueo y abandonar el planeta.

Mientras la nave viajaba por el hiperespacio, R2-D2 fue llevado ante la reina que, con Sabé como señuelo suplantándola, le agradeció haber salvado la vida de todos los de a bordo, y ordenó a Padmé Amidala, la verdadera reina que fingía ser una doncella, limpiar el exterior de R2-D2 mientras Jar Jar observaba. El trío más tarde acompañó a Qui-Gon Jinn a la ciudad de Mos Espa en Tatooine para buscar un nuevo hiperimpulsor. R2-D2 acompañó a Jinn y los demás a la tienda de chatarra del toydariano Watto, y más tarde a la casa de Anakin Skywalker, un joven esclavo que trabajaba para Watto y ofreció su hogar al grupo para refugiarse de una tormenta de arena.

Kenobi Skywalker meet

R2-D2 es testigo del primer encuentro entre Anakin Skywalker y Obi-Wan Kenobi.

En la casa de Skywalker, R2-D2 conoció al droide de protocolo C-3PO, a quien el chico estaba construyendo. Como C-3PO aún no había sido cubierto por una coraza, R2-D2 le dijo que sus partes podían ser vistas, afirmando que estaba desnudo. Entonces el droide astromecánico permaneció en la concina mientras los invitados cenaban con Skywalker y su madre, Shmi Skywalker, y luego ayudó a Skywalker a ajustar su vaina de carreras antes de que compitiera en la Clásica de Boonta Eve. A pesar de la sorpresa inicial de C-3PO por sus comentarios iniciales, los dos droides rápidamente entablaron amistad, trabajando juntos, hablando de viajar y de las acciones torpes de Binks.

El día de la carrera, R2-D2 ayudó a Skywalker a situar su vaina de carreras, y luego permaneció apartado junto a C-3PO y dos de los amigos de Skywalker, Kitster Banai y W. Wald, quienes animaron a su amigo. Skywalker ganó la carrera, lo que les garantizó un nuevo hiperimpulsor y poder liberar al esclavo. R2-D2 estaba esperando dentro de la nave real cerca de su rampa de abordaje mientras Skywalker entraba en la nave, y estuvo presente cuando Qui-Gon entró poco después, habiéndose enfrentado al Lord Sith Darth Maul en las dunas del planeta. La nave y su tripulación viajaron a la capital galáctica de Coruscant y permanecieron allí varios días, antes de regresar a Naboo para librar al planeta de la presencia de la Federación de Comercio. En el planeta, R2-D2 acompañó a la reina al refugio de los gungans mientras ella solicitaba ayuda al jefe Rugor Nass en la batalla venidera. Después de que Nass aceptara, R2-D2 asistió a un consejo de guerra informal y proyectó un holograma de Theed como parte de los planes para asediar la ciudad.

Mourning Qui-Gon

R2-D2 asiste al funeral de Qui-Gon Jinn.

Amidala, junto a sus doncellas y guardaespaldas bajo el mando del capitán Quarsh Panaka; así como Jinn, Kenobi, Skywalker y R2-D2; irrumpió en el Palacio Real de Theed a través del hangar. Después de que el área fuese despejada de droides de combate, R2-D2 entró en el caza estelar en el que se encontraba Skywalker refugiado. Tras localizar los controles de los disparos, Skywalker destruyó varios droidekas con la nave y encontró el piloto automático. R2-D2 consiguió desconectar el piloto automático pero sólo cuando la nave ya se encontraba en la atmósfera del planeta, en medio de una batalla espacial. R2-D2 urgió a Skywalker a regresar al hangar, pero él se negó, y se unió al Escuadrón Bravo en su asalto contra la Nave de Control de Droides de la Federación. Al cabo de poco, la nave de Skywalker fue golpeada y cayó sobre uno de los hangares de la Nave de Control de Droides. Disparando torpedos contra el reactor principal de la nave, Skywalker fue capaz de destruirla, lo que fue esencial en la victoria contra la Federación de Comercio.

Tras la victoria, R2-D2 asistió al funeral de Qui-Gon Jinn, quien había sido asesinado durante su enfrentamiento contra Darth Maul, el mismo Sith con el que había luchado en Tatooine. R2-D2 estuvo más tarde presente en la ceremonia que celebró la victoria de Naboo, y permaneció al lado de Amidala mientras ella presentaba a Nass una esfera que simbolizaba la paz entre humanos y gungans en Naboo.

La Crisis Separatista

«No te preocupes. Tenemos a Erredós con nosotros.»
―Anakin Skywalker, a Padmé Amidala[fuente]
Plaza de Espana screenshot.JPG

R2-D2 acompaña a Amidala y Skywalker en Naboo.

R2-D2 permanecería al servicio de Padmé Amidala durante diez años más, incluido durante su paso de monarca de Naboo a senadora del Senado Galáctico en Coruscant en el año 28 ABY. Seis años después de su entrada en el Senado Galáctico, en el 22 ABY, Amidala viajó de Naboo a Coruscant para votar en contra del Acta de Creación Militar, pero eligió a la doncella Cordé como señuelo durante el viaje en su nave oficial, mientras que ella viajó en un caza estelar con R2-D2 ocupando el puesto del droide astromecánico. Tras llegar a la plataforma de aterrizaje en Coruscant, una bomba explotó y mató a gran parte de la tripulación de la nave; R2-D2 siguió a Amidala mientras el jefe de seguridad Gregar Typho le instaba a moverse a un lugar seguro. Anakin Skywalker, ahora un Padawan Jedi, y su maestro Obi-Wan Kenobi fueron asignados por el Consejo Jedi para proteger a la senadora de nuevos intentos de asesinato, y R2-D2 recibió órdenes de advertir a los dos Jedi de si alguien entraba en su apartamento mientras ella dormía. A pesar de ello, R2-D2 falló en detectar la llegada de dos kouhun venenosos en el dormitorio, que habían sido introducidos a través de un agujero hecho en la ventana. Aunque Skywalker percibió y mató a las criaturas, el Canciller Supremo Sheev Palpatine de la República Galáctica pensó que Coruscant era un lugar inseguro para Amidala, y aceptó aplazar el voto del Acta de Creación Militar para que ella pudiera mantener un perfil bajo en Naboo bajo la vigilancia de Skywalker.

R2-D2 los acompañó a los dos en una lanzadera en la que fingieron ser refugiados, y les llevó comida a pesar de las protestas de un droide del servicio. Tras la llegada a Theed, R2-D2 acompañó a Skywalker y Amidala al Palacio Real y esperó tranquilamente en el exterior de la corte mientras ambos se reunían con la reina Jamillia. Varios días después, viajó con ellos a Tatooine en la nave de Amidala mientras un incansable Skywalker buscaba a su madre, Shmi Skywalker, y les acompañó a la tienda de chatarra de Watto en Mos Espa. Cuando Watto les dirigió a una granja de humedad, Amidala ordenó a R2-D2 permanecer en la nave mientras ella y Skywalker entraban en la granja. A bordo de la nave, R2-D2 recibió una transmisión holográfica de Obi-Wan Kenobi, quien se encontraba en Geonosis y cuyo transmisor de largo alcance había sido dañado por Jango Fett; Kenobi pidió a Skywalker que enviara su mensaje al Consejo Jedi en Coruscant. Abandonando la nave, R2-D2 encontró a Skywalker, Amidala, C-3PO y la familia Lars asistiendo al funeral de Shmi Skywalker, y les informó del mensaje. Cuando C-3PO tradujo su habla en binario, Skywalker y Amidala regresaron a la nave y enviaron el mensaje a Coruscant. Viendo que Kenobi había sido capturado por droidekas durante la grabación del mensaje, los dos decidieron ir a Geonosis y rescatarlo. Se les unieron R2-D2 y C-3PO, el último habiendo sido entregado a Skywalker por parte de su hermanastro Owen Lars.

Guerras Clon

Batalla de Geonosis

«¿A dónde vas ahora? ¡No sabes lo que puede haber ahí fuera! ¿No tienes sentido común? ¡Idiota!»
―C-3PO, a R2-D2[fuente]
Skyrocketsinflight

R2-D2 avanza por las fábricas de droides de Geonosis.

Aterrizando la nave en Geonosis, Anakin Skywalker y Padmé Amidala se marcharon, dejando a los droides atrás. R2-D2 insistió en seguirlos, pero C-3PO se mostró en desacuerdo y afirmó estar al mando. R2-D2 ignoró a su amigo y se marchó, siendo seguido finalmente por un reticente C-3PO. En las catacumbas del planeta, los guerreros geonosianos pasaron cerca de los droides con el sable de luz de Skywalker; los droides pronto descubrieron la entrada a una fábrica de droides de combate, en la que Skywalker y Amidala se estaban enfrentando a los guerreros geonosianos. Esperando alcanzarlos, R2-D2 lanzó a C-3PO fuera de la plataforma en la que se encontraban, antes de activar sus cohetes propulsores y recorrer la fábrica. Encontrando a Amidala atrapada en un cubo enorme, R2-D2 aterrizó en el puente de mando y se infiltró en la terminal de los ordenadores, salvando a la senadora de ser incinerada dentro del cubo. También soltó el cubo de su agarre mecánico, liberando a Amidala en el suelo de la fábrica. Rodeados por enemigos, Amidala y Skywalker fueron capturados y sentenciados a muerte junto a Obi-Wan Kenobi en la Arena Petranaki. La llegada a tiempo de 200 Jedi dirigidos por el Maestro Jedi Mace Windu los salvó, pero los Jedi pronto se vieron envueltos en un fiero combate contra miles de droides de combate que luchaban en nombre de la Confederación de Sistemas Independientes. R2-D2 entró en la batalla y descubrió la cabeza de C-3PO anclada al cuerpo de un droide de combate. Mientras los droides superaban a los Jedi, el Gran Maestro Jedi Yoda llegó con una gran fuerza de soldados clon del recién creado Gran Ejército de la República, y la lucha pronto terminó en la arena, dejando solos a R2-D2, C-3PO y un joven Boba Fett como sus únicos ocupantes.

La República Galáctica ganó la batalla, que desencadenó un conflicto a escala galáctica con la Confederación de Sistemas Independientes. Poco después, R2-D2 y C-3PO acompañaron a Amidala y Skywalker de vuelta a Naboo, donde fueron los únicos testigos de su boda en el País de los Lagos del planeta.

Batalla de Christophsis y rescate de Rotta

«Si hay un modo de salir de aquí, Erredosito lo encontrará.»
―Ahsoka Tano[fuente]
Christophsis investigation

R2-D2, Rex y Cody investigan la presencia de un traidor entre las filas de la República Galáctica.

En el 22 ABY, cuando la población nativa del planeta Christophsis solicitó a los Jedi ayuda para repeler la invasión de las fuerzas separatistas, Obi-Wan Kenobi, ahora un Maestro Jedi, y Anakin Skywalker, un Caballero Jedi, llegaron al planeta con un contingente de soldados clon y R2-D2. Tras una desastrosa emboscada tendida por droides de combate, R2-D2 vio como el comandante clon CC-2224 "Cody" y el capitán clon CT-7567 "Rex", analizaban la cabeza recuperada de TJ-55, un droide táctico, en el centro de comunicaciones de la base de la República Galáctica. Los dos clones descubrieron que había un traidor entre sus filas, y abandonaron el centro a pesar de que luego regresaron y pidieron a R2-D2 localizar cualquier transmisión que se hubiera realizado. Conectándose al terminal del ordenador, R2-D2 descubrió varias comunicaciones externas que habían tenido lugar los días anteriores con un patrón regular. Rastreó su origen hasta las barracas del sargento clon Slick, que fue descubierto como traidor y arrestado por Rex y Cody.

Más tarde, una gran fuerza de droides de combate atacó la capital, pero fue repelida por los Jedi y los soldados clon. Cuando una segunda oleada llegó, R2-D2 estuvo presente en los combates, pero se retiró a un lugar seguro junto a los cañones que la República usaba contra los Tanques Blindados de Asalto enemigos. Después de que los droides se retiraran, una lanzadera procedente de Coruscant aterrizó en el lugar. R2-D2 siguió a Kenobi y Skywalker hasta la lanzadera, y chilló contento mientras el ocupante de la nave bajaba: Ahsoka Tano, la nueva Padawan de Skywalker. Al instalar los separatistas un escudo deflector sobre su ejército, R2-D2 se unió a Skywalker, Kenobi, Tano y Rex para diseñar un plan de acción consistente en desactivar el escudo. Durante la lucha que tuvo lugar, R2-D2 permaneció junto a los cañones, que terminaron la batalla decisivamente en cuanto el escudo separatista fue inactivado. Tras la victoria, el Gran Maestro Jedi Yoda llegó y ordenó a Skywalker y Ahsoka partir a Teth para rescatar al hijo secuestrado del señor del crimen Jabba el Hutt. R2-D2 viajó con ellos al planeta del Borde Exterior y estuvo presente junto a R2-KT en el hangar de la nave de Skywalker cuando él dio un discurso acerca de la situación, y mientras Ahsoka presumía de sus logros en Christophsis frente a un grupo de soldados clon.

R2-D2 Anakin and Obi-Wan meet Ahsoka

R2-D2, Skywalker y Kenobi conocen a Ahsoka Tano; la nueva Padawan de Anakin Skywalker.

Skywalker y Tano lideraron las tropas en un exitoso asedio contra un monasterio de la Orden B'omarr ocupado por los separatistas, y rescataron a Rotta, el hijo de Jabba, de su interior. Fuera del castillo, R2-D2 proyectó una transmisión de Kenobi, que fue interrumpida por la llegada de varias naves de asedio separatistas y droides buitre. R2-D2 abandonó el lugar justo antes de que los separatistas comenzasen a disparar. R2-D2 siguió a Ahsoka al interior del monasterio, y se les unieron Skywalker y varios clones antes de que se cerraran las puertas. Tano rápidamente diseñó un plan de huida, y llevó a R2-D2 y Skywalker a un terminal donde el droide astromecánico se conectó para localizar una salida trasera con una plataforma de aterrizaje. Al llegar a la plataforma, los tres fueron enfrentados por la acólita oscura Asajj Ventress y varios droidekas, pero R2-D2 cerró la puerta de acceso a la plataforma delante de los enemigos.

Después de que Skywalker abandonase la plataforma subido a un enorme animal volador, domesticó a la bestia y la usó para golpear a Ventress, quien había atravesado la puerta con sus sables de luz y se estaba enfrentando a Tano. Mientras Ahsoka se unía a su maestro a lomos de la bestia, R2-D2 activó sus cohetes para seguir a los dos Jedi hasta otra plataforma de aterrizaje secreta, situada en una meseta cercana. Rotta fue atado a R2-D2 mientras los dos Jedi intentaban activar los motores de la nave de la plataforma, el Crepúsculo, pero fue R2-D2 quien consiguió ponerlos en marcha. Finalmente, el trío fue obligado a dirigirse directamente a bordo de la lanzadera a Tatooine para devolver a Rotta a su padre. R2-D2 introdujo las coordenadas y la nave saltó al hiperespacio.

Tatooine pickup TCW

R2-D2, Skywalker, Tano, Kenobi y Yoda son recogidos por las fuerzas de la República en Tatooine.

Sobre Tatooine, la nave fue atacada por droides buitre, el último de los cuales fue destruido cuando R2-D2 usó uno de los cañones de la nave. Dañada por los combates, la nave chocó contra el Mar de Dunas del planeta, lo que les obligó a dirigirse al Palacio de Jabba a pie. Cuando Skywalker percibió la presencia del lado oscuro de la Fuerza, sospechó que el Conde Dooku se acercaba. Decidió dejar a Rotta con R2-D2 y Ahsoka, que llegaron al Palacio de Jabba sin incidentes hasta encontrarse con tres MagnaGuardias IG-100, que les atacaron. R2-D2 electrocutó a uno de ellos en el brazo antes de ser golpeado, por lo que Tano tuvo que destruir a los tres droides enemigos con su sable de luz. Luego, los dos entraron en el palacio y devolvieron a Rotta, lo que, junto a una transmisión holográfica de la senadora Padmé Amidala, identificó al tío de Jabba, Ziro el Hutt, de ser el responsable del secuestro, lo que apaciguó la ira de Jabba y salvó las vidas de los Jedi.

En manos de Grievous

«Erredós es irreemplazable. »
―Anakin Skywalker, tras recibir un nuevo droide astromecánico[fuente]
Cuando el Consejo Jedi recibió información de que el general Grievous, comandante supremo del Ejército Droide Separatista, pretendía invadir el planeta Bothawui, enviaron a tres Destructores Estelares clase Venator bajo el mando del General Jedi Anakin Skywalker para defender el Sistema Both. Cuando seis fragatas separatistas llegaron al sistema, Skywalker lideró a los cazas estelares del Escuadrón Oro para hacerles frente, con R2-D2 en el hueco del droide astromecánico de su caza. Cuando las fragatas fueron flanqueadas por varios AT-TE escondidos en unos asteroides, Grievous abandonó su nave insignia en su nave personal, y fue perseguido por Skywalker y R2-D2. Un flanco de una fragata que explotaba chocó contra el caza de Skywalker, que perdió el control de la nave y quedó inconsciente; el Jedi pronto fue rescatado por el capitán clon Rex, pero R2-D2 fue sacado de los restos del caza por el chatarrero trandoshano Gha Nachkt, quien lo subió a bordo de su nave.


R2-taken apart

Grievous observa como Gha Nachkt desmonta a R2-D2.

Nachkt sospechaba que la memoria de R2-D2 contenía información valiosa para la República Galáctica, y apresó al droide con un cerrojo de seguridad y contactó con Grievous, ofreciendo al droide a cambio de créditos. De camino a su reunión con Grievous, Nachkt se durmió en la cabina de la nave, lo que permitió a R2-D2 quitarse el cerrojo de seguridad y escapar del armario en el que se encontraba encerrado. Mientras avanzaba por los corredores de la nave, fue perseguido por un droide centinela IG-86, pero consiguió entrar en el terminal de un ordenador, cerrando la puerta entre él y el droide, y abriendo una trampilla que sacó al droide al exterior de la nave. Sin embargo, el ruido despertó a Nachkt, quien encontró a R2-D2 y volvió a colocarle el cerrojo de seguridad.

Mientras la nave llegaba a la Estación Skytop, un puesto de escucha separatista, R2-D2 volvió a intentar escapar de su confinamiento. Cortando a través de una pared, accedió a un panel de control y envió una transmisión sonora a través de la antena de la nave, que finalmente fue captada por Skywalker. Nachkt descubrió las acciones del droide y lo electrocutó con un generador de iones. Entonces el trandoshano aterrizó en el puesto de escucha y llevó a R2-D2 ante Grievous. El general ordenó a Nachkt analizar el droide en busca de información de la República en su memoria. Nachkt obedeció, descubriendo que la memoria de R2-D2 contenía todas las tácticas y formaciones de la República. Grievous mató a Nachkt cuando pidió más créditos, y ordenó a sus MagnaGuardias IG-100 reconstruir a R2-D2 y llevarlo a un lugar seguro tras saber que las tropas de la República habían abordado la estación. Mientras el droide era transportado por los pasillos, Skywalker, quien había rastreado la transmisión de R2-D2 hasta el lugar, lo localizó y destruyó a todos los MagnaGuardias con su sable de luz. Mientras la escaramuza ocurría, un R2-D2 parcialmente montado reparó casi todo su cuerpo y electrocutó a un MagnaGuardia que pretendía agarrar la pierna de Skywalker.

Epguide007

R2-D2 se enfrenta a R3-S6.

Skywalker estaba contento de ver a su amigo de nuevo, pero fue rápidamente contactado por R3-S6, su droide astromecánico sustituto quien en realidad era un espía separatista. Después de que R2-D2 y Skywalker regresaran de vuelta al Crepúsculo, que Skywalker había aterrizado en uno de los hangares, R3-S6 reveló su verdadera lealtad cerrando todas las puertas del hangar y activando varios droides buitre, que, junto a un grupo de superdroides de combate B2, atacaron a Skywalker, R2-D2 y un grupo de soldados clon. Skywalker ordenó a R2-D2 ir a una plataforma exterior e intentar abrir las puertas del hangar. Tras avanzar por un puente, R2-D2 comenzó a interactuar con la terminal de un ordenador, pero fue atacado por R3-S6, quien le había seguido hasta la plataforma. Los dos comenzaron a pelearse, pero el rayo de R2-D2 resultó ser más potente e incapacitó a su rival. Abrió con éxito las puertas del hangar, y fue atacado de nuevo por R3-S6, a lo que respondió lanzándole aceite. Habiéndose activado unos explosivos instalados en el reactor de la estación, las instalaciones comenzaron a debilitarse, de modo que el puente comenzó a derrumbarse. R3-S6 comenzó a perder el equilibrio, pero se mantuvo en pie anclando un cable a R2-D2. Mientras los droides comenzaban a resbalar por el puente colapsado, R2-D2 encendió sus cohetes, prendiendo fuego al espacio entre ellos, y entonces cortó el cable, haciendo caer a R3-S6 del puente hacia su destrucción. Entonces, R2-D2 voló hasta el caza estelar de Skywalker que vino a recogerlo, y abandonó a bordo del caza la estación en proceso de destrucción.

Persiguiendo al Malevolence

Anakin Skywalker: «¡Erredós! Programa el navegador. Prepárate para sacarnos de aquí.»
Ahsoka Tano: «¿No te acuerdas? Está desconectado.»
— Skywalker y Tano, preparándose para huir del Malevolence [fuente]
Shadow Squadron briefing

R2-D2 proyecta un holograma del Malevolence durante una reunión convocada por Skywalker y Wullf Yularen.

Tiempo después, comenzaron a propagarse noticias de que un arma separatista había destruido una docena de naves de guerra de la República Galáctica sin dejar supervivientes. Cuando el Maestro Jedi Plo Koon y su flota fueron supuestamente destruidos en el Sistema Abregado, Anakin Skywalker, Ahsoka Tano y R2-D2 llevaron al Crepúsculo desde el Sistema Bith para investigar, a pesar de las instrucciones del Maestro Jedi Mace Windu de permanecer junto a la flota para custodiar unos convoyes vitales. Llegando al Sistema Abregado, R2-D2 encendió los escáneres del Crepúsculo para detectar formas de vida, y recibió una transmisión de Obi-Wan Kenobi, quien pidió a Skywalker que se reuniera con la flota. Cuando los tres se preparaban para abandonar el sistema, R2-D2 descubrió una forma de vida al escuchar el canal de emergencia de la nave, y rastreó la señal hasta un punto específico de los restos de la flota de Plo Koon. Ahsoka percibió la presencia de Plo Koon, y los tres consiguieron subir a bordo la cápsula de escape en la que se encontraban Plo Koon, el comandante clon Wolffe y otros dos soldados clon, Sinker y Boost. La alegría del momento se cortó cuando el arma secreta de los separatistas regresó: un enorme crucero de proporciones grandiosas llamado Malevolence, que poseía un gran cañón de iones capaz de deshabilitar a sus presas. R2-D2 fue desconectado junto a los sistemas del Crepúsculo para evitar ser detectados por la nave enemiga, pero cuando el engaño fracasó, el droide astromecánico fue reactivado y activó el salto al hiperespacio hacia lejos del sistema. Habiendo escapado con éxito, el Crepúsculo regresó al Resuelto.

Luego, Skywalker y el Almirante Wullf Yularen reunieron al Escuadrón Sombra en el Resuelto; y R2-D2 proyectó un holograma del Malevolence mientras Skywalker explicaba la estrategia de ataque al escuadrón: bombardear el puente de la nave. Entonces, R2-D2 se unió a Skywalker y Ahsoka en un bombardero; Skywalker comandaría el Escuadrón Sombra mientras que Tano actuaría como su artillera. Habiendo recibido información de que su objetivo se dirigía al Centro Médico de la Nebulosa Kaliida, el Escuadrón Sombra tomó el atajo del Paso de Balmorra para alcanzar al Malevolence.

R2D2AHSOKA

R2-D2 y Ahsoka Tano a bordo del bombardero pilotado por Anakin Skywalker.

El atajo poseía un paso por la Nebulosa Kaliida, en la que el escuadrón y Plo Koon tuvieron que hacer frente a un grupo de neebray enormes. Pasando casi ileso, el escuadrón alcanzó al Malevolence en la estación médica, pero fue reducido en número cuando cinco bombarderos fueron derrotados por droides buitre y el cañón de iones enemigo. Incapaces de destruir el puente, el escuadrón dirigió sus esfuerzos al cañón de iones a petición de Ahsoka, disparando torpedos de protones contra el arma. El daño infligido hizo que el Malevolence casi se destruyera al intentar volver a disparar, quedando incapacitados sus armas y el hiperimpulsor. El Resuelto se preparó para destruir al Malevolence, pero la nave retuvo a la senadora Padmé Amidala, cuya nave personal fue atrapada en un rayo tractor en cuanto fue atraída a la zona por información falsa. Llevando a R2-D2 consigo, Skywalker y Kenobi partieron en el Crepúsculo para rescatarla.

Dentro del Malevolence, R2-D2 recibió la orden de permanecer en la entrada del conducto de acceso a la nave, donde pronto fue contactado por Skywalker para detener el tráfico de trenes a través de la nave. Tras completar las instrucciones, el droide astromecánico recibió órdenes de localizar a C-3PO, quien se había separado de Amidala, y reunirse con Kenobi en el Crepúsculo. Luego, debido al sabotaje de Skywalker y Amidala, el hiperimpulsor hizo explotar al Malevolence mientras todos ellos se iban a bordo del Crepúsculo. A pesar de la victoria, Grievous escapó, y Skywalker comenzó a dedicar sus esfuerzos en seguir el rastro del general. R2-D2 permaneció al lado de Skywalker durante ese tiempo, en el que el Jedi casi no durmió. Luego, centraron su objetivo en el Conde Dooku, y R2-D2 ayudó a Skywalker a hacer parecer su caza estelar dañado en un cebo que terminaría con Skywalker dejándose capturar y subir a bordo de una fragata comandada por Dooku en Vanqor.

El Virus Sombra Azul

Drol

R2-D2 y los Jedi escapan de Iego.

Tras descubrir un laboratorio separatista secreto de armas biológicas en los pantanos de Naboo, R2-D2 acompañó a Anakin Skywalker, Obi-Wan Kenobi y Ahsoka Tano cuando viajaron a Naboo para arrestar al científico separatista Nuvo Vindi. Con la ayuda de la senadora Padmé Amidala, el Representante Jar Jar Binks, C-3PO y varios soldados clon, R2-D2 y los Jedi consiguieron capturar a Vindi y asegurar su laboratorio, que estaba produciendo un virus mortífero llamado Virus Sombra Azul. Sin embargo, su misión se complicó cuando Ahsoka, Amidala, Binks, el capitán clon Rex y varios soldados clon quedaron atrapados en el laboratorio con una fuga del virus.

Descubriendo que una raíz de planta reeksa contenía el antídoto para el virus, R2-D2 viajó al planeta Iego a bordo del Crepúsculo junto a Skywalker y Kenobi para obtener la planta. Sin embargo, quedaron incapaces de salir de Iego debido a la presencia de un conjunto de trampas láseres instaladas en la órbita del planeta por parte de los separatistas. R2-D2 ayudó a los dos Jedi a destruir el sistema de láseres reprogramando varios droides buitre y enviándolos contra el sistema. El papel de R2-D2 permitió a Skywalker y Kenobi regresar a Naboo con el antídoto; lo que salvó las vidas de Amidala, Tano, Rex y los soldados clon.

Misión en Orto Plutonia

«¿Podemos entrar dentro, amo Anakin? A Erredós le gustaría refugiarse del frío.»
―C-3PO en Orto Plutonia[fuente]
Más adelante, R2-D2 acompañó a C-3PO, al Caballero Jedi Anakin Skywalker, al Maestro Jedi Obi-Wan Kenobi y a una fuerza de soldados clon liderada por el capitán clon Rex en la misión de investigar la desaparición de un destacamento de la República Galáctica establecido en el planeta helado Orto Plutonia. Su misión se complicó por la presencia de la delegación pantorana liderada por el jefe Chi Cho y la senadora Riyo Chuchi, quienes mantenían la soberanía de Orto Plutonia. Tras descubrir a los soldados clon del destacamento muertos y una base separatista destruida, los Jedi dedujeron que los responsables del ataque habían sido una tercera facción. Kenobi y Skywalker descubrieron que Orto Plutonia albergaba una especie inteligente bípeda conocida como los talz, que sólo quería permanecer aislada y en paz.

Los dos Jedi consiguieron convencer al jefe de los talz, Thi-Shen, de que la República había venido en son de paz. Sin embargo, el jefe pantorano Cho rechazó tratar a los talz como a iguales y reiteró la soberanía de su pueblo sobre Orto Plutonia; desencadenando un conflicto entre los pantoranos y los talz. El conflicto fue detenido abruptamente cuando la senadora Chuchi recibió el permiso de la Asamblea Pantorana para negociar la paz y relevar a Cho de su cargo. R2-D2 y C-3PO acompañaron a Chuchi, los Jedi y los clones al lugar del combate, donde Chuchi y C-3PO entablaron la paz con Thi-Sen y renunciaron a la soberanía de Pantora sobre Orto Plutonia.

Liberación de Ryloth

AnakinArtoo-SOR

R2-D2 y Anakin reparan el caza estelar de Ahsoka Tano sobre Ryloth.

Pasado un tiempo, el líder separatista Wat Tambor invadió el planeta natal de los twi'lek, Ryloth, y esclavizó a sus habitantes. R2-D2 fue parte de las fuerzas de la República Galáctica lideradas por el general Anakin Skywalker y la comandante Ahsoka Tano enviadas para liberar Ryloth. Durante la Batalla de Ryloth, las fuerzas de la República sufrieron grandes bajas incluido la pérdida del Destructor Estelar clase Venator el Redentor. Mientras las fuerzas de la República se reagrupaban, R2-D2 ayudó a Skywalker a reparar el caza estelar de Ahsoka.

Luego R2-D2 participó en el contraataque de la República contra el bloqueo planetario separatista cuando él y Skywalker pilotaron el dañado destructor estelar Defensor contra la nave insignia separatista comandada por el neimoidiano Mar Tuuk. Antes de la colisión, R2-D2 y Anakin escaparon en una cápsula de escape que fue recogida por otro destructor estelar. La destrucción de la nave insignia separatista permitió a los bombarderos de la República destruir a las naves separatistas restantes, despejando el camino a nuevos refuerzos liderados por Obi-Wan Kenobi y Mace Windu, que aterrizaron en Ryloth.

Cazando a Cad Bane

En el 21 ABY, el cazarrecompensas duros Cad Bane fue contratado por Darth Sidious para robar un holocrón del Templo Jedi, que acto seguido fue perseguido hasta Devaron por el Resuelto. El Resuelto apuntó contra el hiperimpulsor de la fragata clase Munificiente que Nute Gunray, virrey de la Federación de Comercio, había prestado a Cad Bane. Así, el cazarrecompensas se encontró atrapado en el Sistema Devaron. R2-D2, Anakin Skywalker, Ahsoka Tano, el capitán clon Rex y un grupo de soldados clon tomaron varios AT-TE y los anclaron a la fragata en un intento de abordarla y recuperar el holocrón. R2-D2 abrió una apertura, permitiendo a todos abordar la nave, y se unió a ellos mientras entraban en el puente. Conectándose al terminal de un ordenador, R2-D2 descubrió un holograma de Cad Bane indicando que había obtenido un cristal de memoria kyber del Maestro Jedi capturado Bolla Ropal, y localizó el lugar en el que Ropal estaba detenido. El grupo encontró a Ropal muerto, pero consiguieron localizar a Cad Bane con la ayuda de la luz encendida por R2-D2.

AhsokaZeroG-CoD

R2-D2 y Ahsoka Tano se enfrentan a las fuerzas de Cad Bane.

Siguieron a Cad Bane hasta un hangar repleto de droides de combate, y se desencadenó una lucha en la que Cad Bane inactivó la gravedad artificial de la nave. Usando sus cohetes, R2-D2 se dirigió a un terminal y activó de nuevo la gravedad. Con los droides derrotados, el grupo abordó una lanzadera de transporte clase Sheathipede. A su regreso al Resuelto, descubrieron que Cad Bane había cogido la armadura de un soldado clon y había escapado con ellos; Cad Bane acto seguido escapó del Resuelto junto a una lista de niños sensibles a la Fuerza en la galaxia que había obtenido del holocrón y el cristal de memoria kyber.

Skywalker y Tano capturaron a Cad Bane a Naboo tiempo después y lo llevaron al Resuelto donde, con la ayuda de R2-D2, investigaron la nave del cazarrecompensas y descubrieron que había visitado recientemente Mustafar. Esperando encontrar al cliente para el que Cad Bane trabajaba, los tres viajaron en el Crepúsculo hasta el planeta volcánico. Tras aterrizar, R2-D2 abrió la puerta de una estación minera y permitió a Skywalker y Tano acceder a ella, y los siguió a dentro, abriendo luego otra puerta que permitió a los Jedi abandonar la estación junto a dos niños rescatados, Zinn Toa y Wee Dunn.

Crisis de los rehenes del Senado

Poco después, R2-D2 y Anakin Skywalker visitaron a la senadora Padmé Amidala en Coruscant. La senadora y C-3PO estaban organizando una fiesta para el senador Aang, un amigo de Amidala. Después de que R2-D2 olvidara comprar varias frutas jogan para la guarnición del pastel de postre, Skywalker envió a R2-D2 y C-3PO al mercado. Los dos droides discutieron durante todo el camino, con C-3PO acusando al droide astromecánico de actuar fuera de su ámbito de competencia.

R2C3POTodo

Todo 360 aborda a R2-D2 y C-3PO.

Sin embargo, C-3PO fue timado por el frutero, quien subió en exceso el precio de la fruta. Justo después de la compra, un droide llamado Todo 360 acudió a ellos y les sugirió relajarse en un spa de mantenimiento cercano. R2-D2 aceptó la sugerencia entusiasmado. De camino al spa, los dos droides se separaron y C-3PO fue secuestrado por Todo 360 y un droide centinela llamado HELIOS-3E. Los droides trabajaban para el cazarrecompensas Cad Bane, quien planeaba asaltar el Edificio del Senado y quería obtener los planos del edificio.

Cuando C-3PO fracasó en dar la información, Cad Bane ordenó secuestrar a R2-D2. Poco después R2-D2 salió del spa, y fue perseguido por Todo 360 y HELIOS-3E. R2-D2 consiguió esconderse en un callejón oscuro pero se entregó cuando escuchó que Cad Bane planeaba desmantelar a C-3PO. Accediendo a los bancos de memoria de R2-D2, Cad Bane fue capaz de obtener los planos del Edificio del Senado. Entonces hizo que borraran lo ocurrido de la memoria de los dos droides y los soltó en el sitio en el que habían sido asaltados. Completamente ignorantes de lo que había ocurrido, R2-D2 y C-3PO regresaron al apartamento de Amidala con las frutas jogan. Tras su secuestro y liberación, Cad Bane y varios asociados invadieron el Senado Galáctico y secuestraron a varios senadores en un exitoso intento de obligar a la República Galáctica a liberar a Ziro el Hutt, el tío de Jabba el Hutt.

Exponiendo a un espía en el Senado

R2-D2 y C-3PO se reunieron brevemente de nuevo cuando los dos droides acompañaron a sus dueños, la senadora Padmé Amidala y el Caballero Jedi Anakin Skywalker a una delicada misión en Cato Neimoidia. El cuarteto acompañaba a Rush Clovis, el representante del Clan Bancario InterGaláctico en el Senado Galáctico. El Consejo Jedi sospechaba que Clovis era un espía de los separatistas y encargó a Skywalker y Amidala la tarea de espiarlo. Durante el viaje, Skywalker fingió ser el piloto de Amidala mientras que R2-D2 fingió ser uno de los droides astromecánicos de Amidala. Al llegar a Cato Neimoidia, R2-D2 y Skywalker permanecieron a bordo de la nave mientras Amidala, Clovis y C-3PO se reunían con el senador de la Federación de Comercio Lott Dod.

AnakinR2D2

Anakin Skywalker entrega el disco de datos a R2-D2.

Mientras socializaba con Clovis y Dod, Amidala consiguió robar un disco que confirmaba que Clovis era un espía de los separatistas. Amidala consiguió pasar el disco de datos a Skywalker y R2-D2 antes de sucumbir a los efectos de un veneno colocado en su bebida por Lott Dod. Tras asegurar el disco de datos y un antídoto para Amidala, R2-D2 y sus compañeros abandonaron Cato Neimoidia. Sin embargo, Clovis fue dejado atrás a merced de un disgustado senador Dod.

Usando la información obtenida del disco de datos robado, la República Galáctica y los Jedi obtuvieron las coordenadas de una nueva fundición de droides de combate en Geonosis. R2-D2 acompañó a Skywalker, Obi-Wan Kenobi, Ahsoka Tano y Ki-Adi-Mundi al planeta junto a sus fuerzas para atacar la fábrica. Más tarde, R2-D2 proyectó un holograma del objetivo mientras Skywalker y la Maestra Jedi Luminara Unduli planeaban un ataque.

Misión en Mandalore

Más adelante, R2-D2 acompañó a los Generales Jedi Anakin Skywalker y Obi-Wan Kenobi en la misión de escoltar a la duquesa mandaloriana Satine Kryze, quien estaba viajando al Senado Galáctico de Coruscant para defender la neutralidad de su planeta. Aunque los mandalorianos eran oficialmente neutrales en las Guerras Clon, había rumores de que el planeta planeaba unirse a los separatistas. También existía una facción mandaloriana favorable a los separatistas conocida como la Guardia de la Muerte. Kenobi había sido escogido para liderar la misión debido a que era un viejo amigo de la duquesa, quien pertenecía a una facción pacifista conocido como los Nuevos Mandalorianos.

CodyRexR2

R2-D2, Cody y Rex inspeccionan el Coronet.

La duquesa Satine viajaba a Coruscant a bordo de la nave de lujo mandaloriana conocida como el Coronet. Bajo las órdenes de Skywalker y Kenobi, R2-D2 y varios soldados clon bajo el mando del capitán clon Rex y el comandante clon Cody rastrearon la nave en busca de actividad separatista. Tras entrar en el hiperespacio, los Jedi y los clones fueron atacados por varios droides asesinos. Uno de los pasajeros, el senador Tal Merrik, fue expuesto como un traidor separatista. Merrik tomó a Satine como rehén y se hizo con el control del puente de mando. Merrik sacó al Coronet del hiperespacio y contactó con el líder de la Guardia de la Muerte, Pre Vizsla, quien envió a varios superdroides de combate B2 a bordo de la nave.

R2-D2 junto con los clones y los Jedi hizo frente a los asaltantes separatistas. Durante la lucha, Merrik fue asesinado por Skywalker y la duquesa Satine fue liberada por los Jedi. Tras la derrota de la Guardia de la Muerte y los separatistas, el Coronet llegó a Coruscant a salvo con Satine. Después de que los separatistas intentaran sabotear su cometido pacifista, Satine consiguió convencer al Senado Galáctico, con la ayuda de la senadora Padmé Amidala y Obi-Wan Kenobi, de que Mandalore quería permanecer neutral en las Guerras Clon. Como resultado, el Senado Galáctico rechazó una orden temprana de ocupar Mandalore.

La Bestia Zillo

«¡Oh, hola! ¿No estarás de nuevo en problemas, verdad?»
―C-3PO, a R2-D2[fuente]
Cuando las fuerzas separatistas atacaron el planeta nativo de los dugs, Malastare, la larga campaña en el planeta preocupó al Canciller Supremo Sheev Palpatine, quien estaba interesado en las reservas de combustible del planeta. Palpatine aprobó el uso del arma más nueva de la República Galáctica, una bomba de electro-protones, y R2-D2 acompañó a los Generales Jedi Anakin Skywalker y Mace Windu a Malastare para supervisar el despliegue del arma. La bomba fue detonada contra las fuerzas separatistas, liberando un pulso electromagnético que deshabilitó a los droides de combate, pero que creó un enorme agujero en el suelo. R2-D2 se reunió con Skywalker, Windu, el capitán clon Rex, el líder de los dugs, Nakha Urus, y la creadora de la bomba, Sionver Boll; así como con un holograma del Canciller Supremo Palpatine para discutir el rescate de los soldados clon que habían caído en el agujero y la firma de un tratado que aseguraría las reservas de combustible del planeta para la República. Skywalker partió a negociar con los dugs, pero pronto contactó con R2-D2 y le dijo que preparara su caza estelar. Los dos pilotaron la nave hacia el interior del agujero, donde Windu y varios clones se encontraban enfrentándose a la Bestia Zillo, una criatura enorme que la detonación de la bomba había despertado.


Riding Artoo2

Anakin Skywalker escapa de la Bestia Zillo subido a R2-D2.

Un golpe de la bestia hizo que el caza estelar se cayera, y mientras se acercaba al suelo, Skywalker sacó a R2-D2 del hueco del droide astromecánico y huyó a un lugar seguro subido a R2-D2, que usó sus cohetes propulsores. Al acercarse a la bestia, Skywalker la atacó, siendo esta inmune a su sable de luz. Cuando el Caballero Jedi se subió a la cabeza de las Bestia Zillo, R2-D2 se posicionó debajo permitiendo a Skywalker aterrizar encima suyo y sacarlo del agujero. Los dugs comenzaron a lanzar bombas al agujero, pero descubrieron que sus armas no podían penetrar la coraza de la bestia. R2-D2 se unió a los dos Jedi, Rex y Boll cuando contactaron con Palpatine para solicitar perdonar la vida a la criatura. Skywalker propuso usar cañones aturdidores en los huecos de la coraza de la bestia para adormecerla y sacarla del planeta, y cuando Boll convenció a Palpatine para que aceptase el plan, éste fue llevado a cabo con éxito. R2-D2 estuvo presente cuando los dugs firmaron un tratado de incorporación a la República. La Bestia Zillo fue transportada a Coruscant, y R2-D2, Skywalker y Windu la acompañaron hasta allí, reuniéndose con el Canciller Supremo Palpatine al aterrizar junto a unas instalaciones en las que Boll se ocuparía de la bestia.

Las opiniones acerca de qué hacer con la bestia diferían mucho dentro del pequeño círculo de personas que conocían su existencia. Cuando la senadora Padmé Amidala supo del plan de Palpatine de matar a la bestia, contactó con Obi-Wan Kenobi, quien invitó a Skywalker a reunirse con él en el Edificio del Senado. R2-D2 acompañó a su dueño y se reunió con C-3PO, quien estaba atendiendo a Amidala y Kenobi. La senadora convenció a su marido para que cambiara la decisión de Palpatine, y los droides acudieron junto a ambos ante Palpatine en la Suite del Canciller. Mientras Skywalker y Amidala discutían los hechos con Palpatine y el vicepresidente Mas Amedda, la Bestia Zillo escapó de su cautiverio y avanzó por la ciudad de Coruscant. R2-D2 emitió un holograma a Skywalker de un soldado clon intentando detener a la bestia, pero cuando la bestia alcanzó la oficina del Canciller, todos los presentes trataron de huir por una salida de emergencia. Amedda había abandonado hacía tiempo el lugar, pero Palpatine, Skywalker, Amidala, C-3PO y R2-D2: tuvieron que subir a una nave pilotada por un guardia del Senado. Mientras el guardia pilotaba la nave, ésta fue agarrada por la Bestia Zillo.

Treaty of Malastare

R2-D2 atestigua la firma del tratado de Malastare.

Skywalker usó su sable de luz para partir la nave en dos, haciendo que los seis pasajeros cayeran junto a la mitad de ella al suelo. R2-D2 se deslizó por el lateral del edificio, y usó un cable para anclarse a él. C-3PO cayó encima de él, pero el droide astromecánico pronto se soltó del cable y usó sus cohetes propulsores para alcanzar a Palpatine. El guardia del Senado sacrificó su vida para que R2-D2 pudiera subir encima suyo a Palpatine, llevándolo a un lugar seguro. Soldados clon a bordo de LAAT usaron bombas de gas venenoso para matar a la criatura y acabar con la amenaza que suponía para los habitantes de Coruscant, y el veneno emitido fue contenido con la Fuerza por Skywalker, así como Yoda y Aayla Secura, quienes habían estado intentando distraer a la bestia. R2-D2, Palpatine y los tres Jedi permanecieron a salvo del veneno, igual que Amidala y C-3PO, quienes también habían aterrizado con seguridad. A la mañana siguiente, todos ellos estuvieron presentes cuando el cadáver de la Bestia Zillo fue retirado del lugar.

La trampa de Vanqor

Mace Windu: «¿Tu astromecánico está programado para sentir?»
Anakin Skywalker: «Erredós es como... un caso especial. Tiene mucha personalidad, eso es todo.»
— Mace Windu y Anakin Skywalker en Vanqor [fuente]
Poco después, Anakin Skywalker y Mace Windu fueron enviados al Destructor Estelar clase Venator Resistencia para recibir a un grupo de cadetes clon. R2-D2 permaneció al lado de Skywalker, y estuvo presente cuando se enseñó al grupo de jóvenes el puente de la nave. Varios de los cadetes tuvieron la oportunidad de disparar las armas del destructor contra objetivos de prácticas lanzador por el sargento clon Stew, y R2-D2 fue testigo de cómo Boba Fett, ahora un cazarrecompensas, acertaba de un solo tiro todos los objetivos. Fett se había infiltrado en el grupo de cadetes en un intento de vengar la muerte de su padre, Jango Fett, a manos de Mace Windu. Cuando Boba saboteó la nave, R2-D2 estaba en el puente mientras Skywalker intentaba convencer al Almirante Shoan Kilian de abandonar el destructor caído, y entonces evacuó con Skywalker a bordo del caza estelar del Caballero Jedi. Mientras el Resistencia caía sobre Vanqor, R2-D2 y Skywalker partieron a rescatar a unos jóvenes cadetes clon que habían sido abandonados por Fett en una cápsula de escape después de que éste escapara en su nave, la Esclavo I.


Gundark grabs Artoo

R2-D2 hace frente a un gundark en Vanqor.

Mientras los ocupantes de diversas cápsulas de escape eran rescatados, Skywalker y Windu aterrizaron con sus cazas en el planeta para buscar a Kilian y la tripulación del puente de mando. Cerca del destructor estelar, prosiguieron a pie junto a R2-D2 y el droide astromecánico de Windu, R8-B7. R2-D2 avistó a varios gundarks siguiéndoles, pero el grupo siguió avanzando, y R2-D2 descubrió el cadáver de un soldado clon que había sido disparado tras la colisión. Los dos Jedi se dirigieron al puente de la nave y ordenaron a los droides permanecer en el suelo y escanear la zona en busca de más supervivientes. En su lugar, los droides encontraron a dos gundarks, que destruyeron a R8-B7. Los intentos de R2-D2 de ayudar a su compañero hicieron que fuese apartado a un lado. Antes de que los gundarks lo alcanzaran, fueron asustados por una explosión en el puente. R2-D2 abordó la nave y encontró a los dos Jedi atrapados bajo una pila de escombros, y cuando intentó moverlos, Skywalker le advirtió de que eso provocaría el derrumbe de todo el puente. El droide recibió órdenes de regresar a los cazas y avisar al Templo Jedi solicitando ayuda. Mientras salía del destructor, R2-D2 avistó a Fett y a los cazarrecompensas Aurra Sing y Castas acercándose. En el momento en que los cazarrecompensas subían por un ascensor, esperando encontrar el cadáver de Windu, R2-D2 les lanzó escombros desde lo alto. También soltó la granada de un soldado clon caído, por lo que los cazarrecompensas decidieron abandonar la nave y destruirla.

R2-D2 procedió al caza de Skywalker, pero fue alcanzado por un gundark que lo elevó del suelo. El droide astromecánico unió con un cable la cabeza de la criatura y el caza estelar, y tras librarse del agarre del gundark, puso el caza en piloto automático, enviando al gundark lejos de allí. Entonces, R2-D2 entró en el caza de Windu y se elevó del suelo, pero fue perseguido por la Esclavo I, cuyos ocupantes creían que Windu pilotaba la nave. R2-D2 evadió sus disparos y llevó la nave hasta la atmósfera del planeta, pero un disparo de Fett rompió su dispositivo de comunicaciones. Mientras se acercaba a dos anillos de atraque hiperespacial, Fett destruyó uno, pero R2-D2 consiguió anclarse al otro y saltar al hiperespacio.

KoonTanoR2D2

R2-D2 solicita ayuda a Plo Koon y Ahsoka Tano.

Llegando al Templo Jedi de Coruscant, corrió por los pasillos del lugar hasta entrar en la sala de reuniones, donde Plo Koon y Ahsoka Tano estaban reunidos. Frenético, R2-D2 intentó apartar al droide astromecánico de Plo Koon del terminal del ordenador, pero su pelea fue interrumpida por Ahsoka. Cuando ella identificó a R2-D2 ante Koon, el Maestro Jedi permitió al droide emitir la grabación de Skywalker dándole instrucciones para pedir ayuda, por lo que Koon y Tano se prepararon para salir de inmediato. Llevaron a R2-D2 y aun contingente de soldados clon liderados por el comandante clon Wolffe a Vanqor, donde encontraron al Resistencia en proceso de destrucción por causa de los daños que había sufrido. Desde un LAAT, Koon y Tano usaron la Fuerza para mantener estable el puente del destructor mientras varios clones rescataban a Skywalker y Windu. La nave fue alejada rápido de la explosión que tuvo lugar en el destructor, y mientras eran alejados en camillas, Mace Windu agradeció a R2-D2 su ayuda.

Infiltración en La Ciudadela

En el 20 ABY, R2-D2 acompañó a los Jedi Anakin Skywalker, Obi-Wan Kenobi, Ahsoka Tano y a un grupo de soldados clon, entre los que se encontraban el capitán clon Rex, el comandante clon Cody, y los CAR Echo y Cincos; en una misión para infiltrarse en La Ciudadela, una prisión separatista del planeta Lola Sayu en la que estaba apresado el Maestro Jedi Even Piell. El Destructor Estelar clase Venator de Piell había sido emboscado por las fuerzas separatistas, que querían obtener la información que poseía acerca de la secreta Ruta Nexus. Como parte del plan, R2-D2 y un grupo de droides de combate B1 reprogramados pilotaron una lanzadera Clase Tipo B para atravesar las líneas enemigas. Para engañar a los detectores de formas de vida separatistas, los Jedi y los clones fueron congelados en carbonita. El plan funcionó y el equipo aterrizó con éxito en una cueva cercana a la Ciudadela.

PiellFuneral-Full

R2-D2 asiste al funeral de Even Piell.

Tras descongelar a los Jedi y a los clones, R2-D2 esperó a bordo de la lanzadera mientras el equipo cumplía su objetivo de liberar a Piell y a varios oficiales incluido el capitán Wilhuff Tarkin. Tras cumplir sus objetivos, el general Skywalker contactó con R2-D2 para que preparase la nave para el despegue y reunirse con ellos en la plataforma de aterrizaje. Sin embargo, la plataforma estaba ocupada por varios droides de combate separatistas. R2-D2 consiguió engañar al droide táctico K2-B4 fingiendo ser un prisionero de los droides de combate B1 reprogramados. Eso permitió a R2-D2 infiltrarse en la cárcel y liberar al general Kenobi y a su equipo, que habían sido capturados.

Tras la destrucción de la lanzadera de escape y la supuesta muerte del CAR Echo, Piell y R2-D2 contactaron con el Consejo Jedi para pedir ayuda. El Consejo Jedi envió a un grupo de ataque compuesto de cuatro destructores liderado por el Maestro Jedi Plo Koon y el comandante clon Wolffe para rescatar al equipo de la República Galáctica atrapado en Lola Sayu. El equipo planeaba reunirse con sus rescatadores en una pequeña isla situada en un lago de lava rodeado por terreno rocoso. Fueron perseguidos por las fuerzas separatistas lideradas por Osi Sobeck, quien quería capturar de nuevo a los prisioneros. Durante la lucha, los droides bajo el mando de R2-D2 se sacrificaron para contener a los droides enemigos, mientras que el maestro Piell fue asesinado por un anooba, no sin antes transmitir su información a Ahsoka Tano. Finalmente, R2-D2 y el resto del equipo fueron rescatados por las fuerzas de Plo Koon.

Misión en Aleen

Tiempo después, R2-D2 se reunió con el droide de protocolo C-3PO de nuevo cuando los droides participaron en una misión humanitaria de la República Galáctica en el planeta del Borde Medio Aleen, que estaba sufriendo una serie de terremotos catastróficos. Mientras que R2-D2 tenía la tarea de configurar el equipamiento humanitario, C-3PO sirvió como traductor del comandante clon Wolffe. Durante su misión, R2-D2 y C-3PO visitaron una base de comunicaciones local junto a los soldados clon Sinker y Boost para reparar el daño causado por un terremoto reciente. Al llegar allí, los nativos aleena guiaron a los dos droides hasta una estructura caída, que contenía un enorme sello dorado en el suelo. El sello resultó ser la entrada a un túnel que llevaba a las regiones subterráneas de Aleen. Su llegada coincidió con un terremoto y los dos droides cayeron por el túnel y se separaron de los clones y los aldeanos.

Aleen underworld seal

R2-D2 y C-3PO en Aleen.

Mientras exploraban los túneles subterráneos, R2-D2 y C-3PO se encontraron con una especie inteligente parecida a árboles conocida como kindalo, que les exigieron abandonar el lugar puesto que los habitantes de la superficie habían perturbado la paz. Después de que C-3PO convenciera a los kindalo de que no tenían malas intenciones y pretendían terminar con los terremotos, los kindalo enviaron a los droides con Orphne, una humanoide reptiliana con poderes místicos. Orphne dijo a los droides que un equilibrio mutuo había existido antes entre los aleena y el mundo subterráneo. Puesto que la atmósfera de Aleen era tóxica para ellos, los habitantes subterráneos dependían de un filtrado del suelo para poder respirar. Los habitantes del suelo habían desencadenado los terremotos con la intención de sellar una brecha entre el subsuelo y la superficie.

Cuando C-3PO aceptó arreglar la brecha, Orphne dio a los droides un modo de salir del subsuelo. R2-D2 rápidamente dedujo que Orphne se refería a un río y usó un sello de agua para activar una salida de agua que envió a los dos droides a la superficie de nuevo. Al llegar a la superficie, los dos droides fueron recibidos por una multitud de aleena. Recordando lo que habían descubierto, los dos droides decidieron que tenían que cerrar la brecha, que en realidad era el sello por el que habían accedido al subsuelo. Juntos, R2-D2 y C-3PO sellaron la brecha y pusieron fin a los terremotos de Aleen. Aunque Wolffe y los demás clones eran escépticos ante su historia, el esfuerzo de los droides fue muy apreciado por los aleena.

Emboscada separatista

Lilliputians

R2-D2 y C-3PO en Patitite Pattuna.

Tras los eventos de Aleen, R2-D2 y C-3PO vivieron una nueva aventura que los llevó a Patitite Pattuna, Balnab y una nave pirata. Mientras viajaban en el Destructor Estelar clase Venator de la Maestra Jedi Adi Gallia, la nave fue atacada por tres cruceros separatistas liderados por el general Grievous. Los dos droides escaparon del lugar a bordo de un Ala-Y y chocaron contra el cercano planeta Patitite Pattuna.

En Pattuna, fueron capturados por los indígenas patitites, quienes les llevaron ante su obeso líder Hay-Zu. Durante la reunión, R2-D2 accidentalmente aplastó al tiránico líder para alegría de los patitites, que liberaron a los prisioneros y les permitieron marcharse en su Ala-Y. Con los sistemas de su caza estelar dañados, R2-D2 y C-3PO aterrizaron en otro planeta llamado Balnab. Los indígenas balnabs capturaron a los dos droides y los llevaron ante su líder, quien resultó ser una holo-proyección creada por un grupo de Droides de reparación serie DUM. Los droides habían esclavizado a los balnabs, y después de que R2-D2 desvelara su engaño, los balnabs se rebelaron contra los droides.

R2-D2 y C-3PO aprovecharon la oportunidad para escapar y seguir su búsqueda de un modo de reparar su Ala-Y. Con poca energía, los dos droides fueron capturados por un grupo de piratas weequay, quienes pretendían usarlos como gladiadores. Sin embargo, la nave pirata fue atacada por el crucero del general Grievous. Durante el ataque, R2-D2 y C-3PO cayeron a través de una brecha abierta en la nave pirata. R2-D2 usó sus cohetes propulsores para subir junto a C-3PO a bordo de la nave de Grievous. El general Grievous ordenó que los dos droides fuesen fundidos en el incinerador, pero fueron recatados por una flota de la República Galáctica liderada por el Maestro Jedi Plo Koon y el comandante clon Wolffe, quienes habían acudido a rescatar a una capturada Adi Gallia. R2-D2 y C-3PO fueron en consecuencia rescatados por las fuerzas de Plo Koon, y prosiguieron con sus servicios bajo el mando del general Anakin Skywalker y la senadora Padmé Amidala respectivamente.

Luchando contra zygerrianos

R2D2AhsokaAnakinZygerria

R2-D2, Ahsoka Tano y Anakin Skywalker infiltrados en Zygerria.

Tiempo después, R2-D2 acompañó a Anakin Skywalker, Ahsoka Tano y Obi-Wan Kenobi a una misión en el planeta Kiros, que albergaba una colonia de togrutas. Los separatistas y sus aliados zygerrianos habían invadido Kiros y esclavizado a sus nativos togrutas. Durante la Batalla de Kiros, R2-D2 acompañó a un equipo de asalto de la República Galáctica contra las fuerzas separatistas establecidas allí. El droide astromecánico tuvo un papel importante en localizar las bombas separatistas instaladas por toda la capital con sus escáneres.

Luego, R2-D2 acompañó a Skywalker y Ahsoka al planeta Kadavo para infiltrarse en una instalación de procesamiento de esclavos y rescatar a Kenobi y al capitán clon Rex, junto a la población togruta, que se encontraban cautivos allí y obligados a hacer trabajos forzados. Tras la batalla, las fuerzas de la República consiguieron cumplir su objetivo y dar un duro golpe al imperio esclavista de los zygerrianos. En consecuencia, Kiros consideró unirse a la República Galáctica.

Escapando de la Guardia de la Muerte

Más adelante R2-D2 acompañó a Ahsoka Tano y los senadores Padmé Amidala, Bail Organa y Mon Mothma a unas conversaciones de paz en el planeta neutral Mandalore. Bajo el auspicio de la duquesa mandaloriana Satine Kryze, los delegados de la República Galáctica y la Confederación de Sistemas Independientes se reunieron para discutir una solución pacífica a las Guerras Clon. Las conversaciones fueron interrumpidas cuando el senador onderoniano Lux Bonteri apareció y acusó al Conde Dooku de conspirar para asesinar a su madre, la difunta senadora Mina Bonteri. R2-D2 y Ahsoka consiguieron rescatar a Lux e impedir que fuese asesinado por los separatistas, y huyeron con él al planeta helado Carlac.

BoKatanAhsokaR2

R2-D2 y Ahsoka Tano se enfrentan a Bo-Katan Kryze.

Sin embargo, Lux no estaba dispuesto a unirse a la República y había planeado unirse a la Guardia de la Muerte, una facción militar mandaloriana que estaba enemistada con el Conde Dooku y que defendía la tradición bélica de los mandalorianos. En Carlac, R2-D2 recibió la tarea de reparar a un grupo de droides de combate, que eran usados como diana para prácticas de tiro, y rápidamente entabló amistad con ellos. Mientras tanto, Ahsoka fue obligada a trabajar con mujeres jóvenes nativas esclavizadas por la Guardia de la Muerte. Esa noche, el jefe local Pieter visitó el campamento de la Guardia de la Muerte, y exigió la liberación de las mujeres ming po secuestradas, entre ellas su nieta Tryla; y les exigió que abandonaran el planeta. En lugar de eso, la Guardia de la Muerte arrasó la aldea de los ming po.

Ahsoka y Lux lucharon contra la Guardia de la Muerte y consiguieron ayudar a Pieter y otros aldeanos a escapar. Como castigo, Ahsoka fue sentenciada a muerte. Tras ver a Ahsoka apresada, R2-D2 convenció a los droides de combate reparados para que le ayudaran a rescatarla. Antes de que el líder de la Guardia de la Muerte Pre Vizsla pudiera ejecutarla, R2-D2 consiguió cegar a Vizsla y devolver a Ahsoka sus sables de luz. Mientras Ahsoka se enfrentaba a Vizsla, los aliados droides de R2-D2 mantuvieron a la Guardia de la Muerte ocupada. Eso permitió a R2-D2 escapar a bordo de un speeder junto a Lux y Ahsoka. Tras evitar a sus perseguidores encabezados por Bo-Katan Kryze, consiguieron subir a bordo de su nave y abandonar el planeta. No obstante, Lux decidió abandonar la nave en una cápsula de escape y prometió a Ahsoka que se verían de nuevo.

Iniciados Jedi y piratas

StandingUpToGrievous-ANB

R2-D2, Huyang, Ahsoka y los Iniciados Jedi se preparan para hacer frente a Grievous.

Tiempo después, R2-D2 acompañó a Ahsoka Tano, quien escoltó a seis Iniciados Jedi al planeta Ilum para completar la Reunión, un rito de iniciación Jedi previo a su entrenamiento como Padawans. Los iniciados debían encontrar cristales kyber para construir sus sables de luz en las cuevas de cristales de Ilum. En el camino de vuelta a Coruscant, la nave de entrenamiento Jedi, el Crucible, fue interceptada por el pirata Hondo Ohnaka y su banda. Antes de que R2-D2 pudiera hacer escapar la nave, los piratas consiguieron abordar la nave. Pretendían robar los cristales de los iniciados y venderlos en el mercado negro. Durante la escaramuza, Tano ordenó a R2-D2 y los iniciados Zatt y Ganodi asegurar la cubierta mientras el droide Huyang y los demás iniciados se escondían bajo el suelo. Con esfuerzo, R2-D2, Huyang y los iniciados consiguieron huir de los piratas. Sin embargo, Hondo secuestró a Ahsoka y abandonó a R2-D2 y a los demás, que informaron de lo ocurrido al Consejo Jedi.

Abandonados en el espacio, los iniciados consiguieron contactar con el Maestro Jedi Obi-Wan Kenobi, quien prometió enviar una partida de rescate para recogerlos y liberar a Ahsoka del pirata Hondo. Sin embargo, Kenobi se vio obligado a abortar la misión cuando su flota fue atacada por las fuerzas separatistas. Solos, los seis iniciados emprendieron la misión de rescatar a Ahsoka. Con los motores dañados críticamente durante la escaramuza con Hondo, los iniciados aterrizaron en el planeta Florrum. Mientras R2-D2 y Ganodi permanecían atrás para reparar a Huyang y la nave dañada, los otros cinco iniciados se disfrazaron de acróbatas que trabajaban en el circo de Preigo. Tras rescatar a Ahsoka, abandonaron la base de los piratas y se reunieron con R2-D2 y Ganodi y así preparar la nave para su despegue inmediato.

Al intentar recoger a Ahsoka y los iniciados, el Crucible fue derribado por los piratas, obligando a R2-D2, Ganodi y Huyang a evacuar la nave. Los piratas de Hondo rápidamente recapturaron a Ahsoka y los iniciados. No obstante, la llegada de un ejército droide separatista bajo el mando del general Grievous obligó a los Jedi a trabajar con los piratas. Ahsoka diseñó un plan que implicaba usar a R2-D2 y un tanque de los piratas para distraer a los droides de combate y así poder entrar en la base pirata y liberar a Hondo, que se encontraba cautivo en su interior, prisionero de Grievous. Tras liberar a Hondo, los Jedi y los piratas procedieron a liberar al resto de hombres de Hondo. Durante la escaramuza, el tanque de R2-D2 fue abordado por Grievous. R2-D2 intentó tirar a Grievous de a bordo del tanque pero sus esfuerzos fueron en vano y el tanque acabó cayendo. Al final, R2-D2 junto a Ahsoka, los iniciados y los piratas; consiguió escapar a bordo de la nave de escape de Hondo, la reconstruida Esclavo I.

Sirviendo en el Escuadrón D

Epguide511

R2-D2 y el resto del Escuadrón D en Abafar.

Pasado un tiempo R2-D2 participó en una misión diseñada por el Consejo Jedi para obtener un módulo de decodificación de una bóveda de una nave separatista. Como la misión requería un alto nivel de capacidades de infiltración, el Consejo Jedi decidió enviar a un equipo de cinco miembros conocido como el Escuadrón D. R2-D2 fue parte de ese grupo junto a los droides astromecánicos QT-KT, M5-BZ y U9-C4; y el Droide de reparación serie DUM llamado WAC-47. La misión estaba liderada por el coronel Meebur Gascon, un pequeño zilkin que servía como coronel en el Gran Ejército de la República.

Tras una breve escaramuza los droides consiguieron infiltrarse en la nave separatista y robar el módulo de decodificación. Entonces consiguieron escapar de la nave. De vuelta a Coruscant, su transporte fue dañado por cometas helados y chocó en el cercano planeta desértico Abafar. Mientras el Escuadrón D avanzaba por las tierras yermas del planeta, Gascon asignó a R2-D2 la tarea de llevar el módulo. El estrés de la misión creó roces entre Gascon y los droides astromecánicos, que se separaron. Después de que WAC se nombrara a sí mismo líder del escuadrón, los droides astromecánicos le abandonaron y prosiguieron hasta una ciudad aislada. Poco después, se les unieron Gascon y WAC, quienes se habían reconciliado y habían domado a una manada de corredores del vacío.

Reunidos, los droides el coronel Gascon viajaron al sórdido asentamiento de Pons Ora. Mientras R2-D2 y los demás astromecánicos hacían un barrido de reconocimiento de la ciudad, Gascon y WAC fueron a una cantina donde conocieron al comando clon CC-5576-39 "Gregor", quien sufría una amnesia desde la Batalla de Sarrish y se había convertido en cocinero. Tras descubrir la presencia separatista en el asentamiento, los astromecánicos se unieron a Gascon y WAC para informar de sus descubrimientos. Con el apoyo de R2-D2, Gascon y el Escuadrón D consiguieron convencer a Gregor de que era un soldado clon y debía ayudarlos. Gregor también interrogó a su jefe, el cocinero sullustano Borkus, quien le dijo que los separatistas planeaban hacer explotar un crucero de la República Galáctica con rhydonio que habían extraído de las minas.

DevisingAGamePlan-MIA

R2-D2 y el resto del escuadrón diseñan un plan con el comando clon Gregor.

Usando la información de Borkus, el Escuadrón D regresó a una plataforma de aterrizaje y confirmó que Borkus decía la verdad. El Escuadrón D aceptó por unanimidad salvar el crucero. Mientras Gascon y los droides subían a una lanzadera, Gregor les dio fuego de cobertura. Sin embargo, los droides de combate separatistas avistaron al Escuadrón D y abrieron fuego contra ellos, noqueando a M5-BZ y Gascon. A pesar de las órdenes de Gascon de abandonarles a él y a M5-BZ, Gregor consiguió subirlos a bordo de la lanzadera. A pesar de la insistencia de Gascon y R2-D2, Gregor decidió permanecer atrás para cubrir su huida. Gregor consiguió contener a los separatistas disparando contra depósitos de combustible cercanos, provocando varias explosiones.

Al escapar de Pons Ora, R2-D2 y el resto del Escuadrón D viajaron a un Destructor Estelar clase Venator, que orbitaba alrededor de Abafar. Al llegar, descubrieron que los separatistas se habían hecho con el control de la nave y planeaban hacer explotar su carga de rhydonio cerca de una estación espacial de la República en Carida donde se iba a celebrar una importante reunión estratégica. A pesar de las objeciones de Gascon, R2-D2 y el resto del Escuadrón D se unieron al Droide sirviente LEP BNI-393 para detener a los separatistas.

Finalmente, consiguieron expulsar a las fuerzas separatistas de a bordo. Durante la lucha, M5-BZ fue succionado hacia el vacío junto a varios droides zumbadores. Entonces, Gascon diseñó un plan consistente en que el resto del Escuadrón D evacuaría a bordo de una lanzadera mientras R2-D2 detenía el mecanismo de detonación del rhydonio. Sin embargo, fueron emboscados por un superdroide táctico y varios droides de combate como refuerzos. Mientras Gascon y U9-C4 abrían fuego contra los droides de combate, R2-D2 peleó con el superdroide táctico. Mientras los droides se retiraban a bordo de la lanzadera, Gascon se negó a dejar a R2-D2 atrás pero WAC hizo despegar la lanzadera sin el droide.

Dsquad

R2-D2 y sus compañeros descubren un Destructor Estelar clase Venator ocupado por droides separatistas.

Mientras tanto, R2-D2 venció al superdroide táctico y consiguió reprogramar el detonador, haciendo que el rhydonio explotase antes de hora sin destruir la estación espacial de la República en Carida. Gracias a los esfuerzos de R2-D2 y sus compañeros, la flota de la República en Carida fue salvada. Aunque Gascon creía que R2-D2 había perecido durante la explosión, Anakin Skywalker se negó a aceptar eso y envió a varios equipos a buscar entre los restos. Consiguieron recuperar a R2-D2 y reparar al dañado droide astromecánico. Después de la recuperación de R2-D2, Gascon alabó personalmente al droide por su valentía y dijo al Escuadrón D que se sentiría honrado de servir con ellos de nuevo.

Batalla de Cato Neimoidia

En el 19 ABY, R2-D2 participó junto a Anakin Skywalker y Ahsoka Tano en la defensa de Cato Neimoidia, que había sido atacada por los separatistas. Durante la batalla, el caza estelar de Skywalker fue atacado por droides zumbadores. Después de que Skywalker quedara inconsciente por un golpe, R2-D2 tomó el control de su caza estelar. Bajo las órdenes de Ahsoka, acercó el caza estelar a la superficie de Cato Neimoidia. Poco después, Skywalker y Ahsoka fueron convocados de vuelta en Coruscant para colaborar en una investigación.

Misión en Scipio

Tiempo después, R2-D2 acompañó al general Anakin Skywalker al planeta Scipio. La esposa secreta de Skywalker, la senadora Padmé Amidala, había viajado a Scipio en una misión humanitaria para asegurar financiación del Clan Bancario InterGaláctico para ayudar a refugiados de guerra de las Guerras Clon. El Clan Bancario InterGaláctico era neutral en la guerra y prestaba dinero tanto a la República Galáctica como la Confederación de Sistemas Independientes. Sin embargo, Amidala fue arrestada por espionaje y Skywalker fue enviado a negociar su liberación.

ScipioEscape

R2-D2 pilota la nave para huir de Scipio.

La misión de R2-D2 y Skywalker se complicó por la presencia de Rush Clovis, un senador pro-separatista con el que Amidala había flirteado durante una misión anterior en Cato Neimoidia. Clovis había informado a Amidala acerca de la corrupción en el Clan Bancario InterGaláctico. Antes de partir de Scipio, Skywalker y Amidala querían recuperar archivos de datos de la residencia alpina de Clovis. Tras ser atacados por el cazarrecompensas Embo, Skywalker y Amidala se vieron obligados a trabajar con Clovis para escapar. Por orden de Skywalker, R2-D2 se reunió con ellos y los evacuó antes de que Embo pudiera acabar con ellos. Usando las pruebas contenidas en los archivos de datos, Clovis y Amidala pudieron presentar pruebas irrefutables de la corrupción del Clan Bancario InterGaláctico en el Senado Galáctico. Con el apoyo del senado y del Canciller Supremo Sheev Palpatine, Clovis fue elegido como nuevo líder del Clan Bancario. Sin que nadie lo supiera, Clovis estaba trabajando en secreto con los separatistas.

Escoltando a Yoda

Después de que el Gran Maestro Jedi Yoda fuese contactado a través de la Fuerza por el difunto Maestro Jedi Qui-Gon Jinn, R2-D2 acompañó a Yoda en un viaje al remoto planeta Dagobah. Anakin Skywalker había ayudado a Yoda a escapar de la enfermería del Templo Jedi, y había encargado a R2-D2 acompañar a Yoda. Durante el viaje, R2-D2 estuvo en el hueco del droide astromecánico del caza estelar de Yoda. Al llegar a Dagobah, Yoda recibió instrucciones de Qui-Gon Jinn de viajar a la Fuente de Vida para proseguir su entrenamiento como Jedi.

R2D2Yoda

R2-D2 y Yoda llegan a Dagobah.

Entonces, R2-D2 escoltó a Yoda a un planeta misterioso situado en medio de una nube de energía dorada. Al entrar en la nube, R2-D2 y el caza de Yoda empezaron a funcionar mal. Confiando en la Fuerza, Yoda permitió que la Fuerza guiase su caza estelar hacia el planeta que generaba la energía dorada. El caza estelar aterrizó cerca de un géiser y Yoda decidió dejar a R2-D2 atrás. También instruyó al droide astromecánico para que guardara su sable de luz mientras él volvía al caza estelar para entrar en el géiser. Después de que Yoda completara sus pruebas en el misterioso planeta, recibió instrucciones de viajar al antiguo mundo natal de los Sith, Moraband.

Al llegar a Moraband, Yoda ordenó a R2-D2 esperar junto al caza estelar mientras él proseguía con sus pruebas como Jedi. Yoda también pidió a R2-D2 que regresara a Coruscant si no volvía en tres días. Yoda consiguió completar las pruebas pero experimentó visiones de la Purga Jedi y el alzamiento del Imperio Galáctico. Tras completar las pruebas, R2-D2 acompañó a Yoda a Coruscant. Sin embargo, Yoda declinó compartir sus experiencias con R2-D2 y sus compañeros Jedi.

Batalla de Anaxes

Hacia el final de la guerra, R2-D2 acompañó a Anakin Skywalker, Mace Windu y Obi-Wan Kenobi en la Batalla de Anaxes para recuperar el planeta de manos de los separatistas bajo el mando del almirante Trench. A pesar de semanas de combates, el almirante Trench llevaba la delantera pero finalmente fue derrotado por la República Galáctica. R2-D2 junto a otros droides astromecánicos acudió a la ceremonia de celebración en la que el CAR Echo, el capitán clon Rex y la Fuerza Clon 99 fueron condecorados.

Fin de la guerra

Batalla de Coruscant

Anakin Skywalker: «¡Bien! ¡Lo tienes!»
Obi-Wan Kenobi: «¡Bien hecho Erredós!»
— Skywalker y Kenobi durante la Batalla de Coruscant [fuente]
R2 flames.JPG

R2-D2 prende fuego a dos superdroides de combate B2.

Cuando el Canciller Supremo Sheev Palpatine fue secuestrado por el general Grievous y retenido en la Mano Invisible en la órbita de Coruscant, Anakin Skywalker y Obi-Wan Kenobi regresaron al planeta para rescatar al Canciller Supremo. R2-D2 estuvo en el caza estelar de Skywalker mientras R4-P17 iba a bordo del caza estelar de Kenobi. A medida que la batalla en el espacio se intensificaba, los dos Jedi guiaron a los escuadrones de cazas hacia la Mano Invisible, pero recibieron resistencia en forma de droides buitre y tri-cazas. R2-D2 ayudó a Skywalker a evadir dos misiles que habían disparado contra él, y electrocutó a un droide zumbador que había pasado del caza de Kenobi al de Skywalker. Cuando los dos cazas aterrizaron en el hangar de la Mano Invisible, R2-D2 se conectó a la terminal de un ordenador y localizó la baliza de rastreo de Palpatine en el puente de observación de la nave. Entonces recibió órdenes de permanecer con los cazas mientras los Jedi se infiltraban en el destructor para buscar al Canciller. R2-D2 siguió las órdenes, y se escondió cuando dos superdroides de combate B2 llegaron al hangar; y escondió su comunicador dentro de uno de sus compartimentos para silenciar la voz de Kenobi que emanaba de él. Los droides descubrieron su presencia a pesar de todo, y lo levantaron del suelo. R2-D2 respondió rociándolos con combustible y encendiendo sus cohetes propulsores, destruyendo a los dos droides de combate.

Después de que Skywalker y Kenobi consiguieran asesinar al Conde Dooku y rescatar a Palpatine, Skywalker contactó con R2-D2 y le pidió activar el ascensor. Sin embargo, debido al daño que había sufrido el destructor, los compensadores de inercia de la Mano Invisible comenzaron a fallar, haciendo que el droide astromecánico se desplomara por el hangar junto a numerosos restos de droides. Cuando el piloto neimoidiano de la nave enderezó el vehículo, R2-D2 dejó el hangar y descubrió a los Jedi y a Palpatine atrapados en un escudo de rayos en uno de los pasillos de la nave.

R2Palpatine

R2-D2 y el Canciller Supremo Palpatine a bordo de la Mano Invisible.

Antes de poder liberarlos, un grupo de superdroides de combate B2 y droidekas llegaron y tomaron a los cuatro cautivos, llevándolos ante el general Grievous en el puente de la nave. Tras una breve conversación entre Grievous y los Jedi, R2-D2 abrió todos sus dispositivos y comenzó a chillar; la distracción permitió a los Jedi recuperar sus sables de luz de la capa de Grievous y empezar a destruir a los MagnaGuardias IG-100 presentes en el puente. Cuando los droides fueron superados, Grievous escapó, liberando todas las cápsulas de escape de la nave con él. Mientras la Mano Invisible caía hacia la superficie de Coruscant, la nave se partió por la mitad. R2-D2 ayudó a Skywalker y Kenobi a realizar un aterrizaje de emergencia, extendiendo una de las alas de la nave en el proceso. Con el Canciller a salvo, los restos del ejército separatista escaparon al Borde Exterior, y R2-D2 acompañó a Skywalker, Kenobi y Palpatine al Edificio del Senado donde fueron recibidos por Mace Windu y el Comité Leal del Senado Galáctico. R2-D2 fue recibido por C-3PO, quien estaba asistiendo a la senadora Padmé Amidala, y entretuvo al droide de protocolo con historias del rescate.

La caída de un héroe

Bail Organa: «Capitán Antilles.»
Raymus Antilles: «¿Sí, alteza?»
Bail Organa: «Estos droides quedan a su cuidado. Límpielos, ah, y la mente del droide de protocolo bórrela.»
— Bail Organa y Raymus Antilles[fte.]
A lo largo de los siguientes días, R2-D2 fue testigo de varias conversaciones entre Anakin Skywalker y Padmé Amidala. Esos días fueron horribles para Skywalker, que finalmente cayó en el lado oscuro de la Fuerza bajo la influencia del Canciller Supremo Sheev Palpatine, quien en secreto era el Lord Sith Darth Sidious. Los Jedi fueron asesinados por toda la galaxia, y Skywalker, ahora conocido como Darth Vader, lideró a los soldados clon de la Legión 501 para exterminar a todos los Jedi del Templo Jedi. Luego llevó a R2-D2 en su caza estelar hasta el apartamento de Amidala, donde R2-D2 tuvo una breve conversación con C-3PO. Vader viajó entonces al planeta Mustafar por orden de Sidious, donde, tras instruir a R2-D2 que permaneciera junto al caza estelar, mató a todos los miembros del Consejo Separatista, terminando con las Guerras Clon. Cuando Amidala y C-3PO llegaron al planeta, Darth Vader vio que Obi-Wan Kenobi se había infiltrado en la nave, y comenzó a estrangular con la Fuerza a su esposa pensando que había traído a Kenobi ante él para que lo asesinase. Mientras Vader y Kenobi abandonaban la plataforma y se batían en duelo, R2-D2 y C-3PO llevaron a Amidala de vuelta a bordo de su nave donde intentaron estabilizarla.


PadmeVader

R2-D2 y C-3PO son testigos del reencuentro entre Darth Vader y Padmé Amidala.

Kenobi pronto regresó, habiendo derrotado a Darth Vader, y pilotó la nave hasta Polis Massa para reunirse con Yoda y Bail Organa. Amidala fue llevada a un centro médico, donde R2-D2, C-3PO, Kenobi, Organa y Yoda atestiguaron el nacimiento de los gemelos que estaba esperando: Luke y Leia. Debilitada y sin ganas de seguir viviendo, Amidala murió en la mesa de operaciones. Mientras los cinco supervivientes llevaban su cuerpo de vuelta a Naboo, Kenobi y Yoda discutieron la situación con Organa: la Orden Jedi había sido exterminada, y la República Galáctica se había convertido en el Imperio Galáctico con Palpatine como su Emperador. Yoda y Kenobi pasaron a la clandestinidad, con este último vigilando a Luke, que sería confiado a la familia Lars en Tatooine. Leia fue adoptada por Organa y su mujer Breha Organa; los gemelos serían mantenidos a salvo de los Sith en los años venideros. Organa confió a R2-D2 y C-3PO a Raymus Antilles, el capitán de la Tantive IV, quien recibió órdenes de tratarlos bien y borrar la memoria de C-3PO. La esperanza de Organa era que los droides algún día pertenecieran a su hija. Aunque la inhabilidad de R2-D2 para hablar básico le salvó de sufrir un borrado de memoria, se sometió a una reprogramación de acceso restringido acerca de las grabaciones de los padres de Leia, incluido Vader estrangulando a su mujer y el parto de los gemelos, para asegurar que la filiación de Leia permanecía en secreto.

Era del Imperio

Reunión con Ahsoka Tano

En el 18 ABY, R2-D2 servía al capitán Raymus Antilles. Tras recibir noticias de la actividad de un Jedi en la luna del Borde Exterior Raada, el senador Bail Organa recogió a R2-D2 de manos del capitán Antilles. El Jedi resultó ser la vieja amiga de R2-D2, Ahsoka Tano, una antigua Padawan que había inspirado un movimiento de resistencia en Raada. El senador Organa asignó a R2-D2 para acompañar a los pilotos Chardri Tage y Tamsin en una misión secreta para encontrar a Ahsoka y reunirse con él en la Tantive IV. Tage y Tamsin encontraron a Ahsoka en un mundo remoto cerca de Thabeska, y capturaron su nave con un rayo tractor.

Pensando que eran hostiles, Ahsoka dejó a Tage y Tamsin inconscientes. Mientras avanzaba por la sala de máquinas para llegar a la cabina, Ahsoka se encontró con R2-D2 y abrazó al droide astromecánico, habiéndolo echado de menos. Como no había recibido un borrado de memoria, R2-D2 reconoció a su vieja amiga y le dijo que los pilotos trabajaban para un senador que quería reunirse con ella. A petición de Ahsoka, R2-D2 reveló que ese senador era Bail Organa. Tano consiguió convencer a R2-D2 para que apagase el rayo tractor, y para que no dijese a nadie que había hablado con ella, y se aseguró de poder rastrear su nave. Entonces Ahsoka esperó hasta que Organa se reunió con la nave de R2-D2 cerca de un asteroide.

Cuando Tage y Tamsin despertaron, R2-D2 fingió haber sido cortocircuitado por Tano para cubrir su implicación en ayudarla a escapar. Sin embargo, Bail se dio cuenta del papel de R2-D2 en la huida de Tano tras ver las imágenes de seguridad de la nave. Tras entregar un informe, Tage se reunió con la Tantive IV y devolvió a R2-D2 a su dueño. C-3PO recibió a R2-D2, quien reprendió a su compañero. Cuando el senador Organa llegó, R2-D2 informó a Ahsoka y dejó un hueco de acceso en la Tantive IV, por el que Ahsoka se infiltró hasta llegar a la oficina de Organa.

Después de que Ahsoka le informara del papel de R2-D2 en su escape, Organa bromeó con que el droide era demasiado independiente y debía ser desactivado. Ahsoka respondió que R2-D2 había tenido muchos malos ejemplos. Cuando Organa mencionó a Anakin Skywalker, Ahsoka aclaró que se refería a la difunta senadora Padmé Amidala. Después de que Tano aceptara participar en una misión en Raada para investigar al Inquisidor conocido como el Sexto Hermano, R2-D2 ayudó al capitán Antilles a reparar su nave dañada. Mientras R2-D2 reparaba los motores, Ahsoka pasó tiempo con él y le dijo que le había echado de menos. Cuando los motores estuvieron arreglados, Ahsoka dio las gracias al droide astromecánico. Tras la exitosa evacuación de los granjeros de Raada, Ahsoka se unió al movimiento rebelde de Bail Organa y se convirtió en la elusiva jefa de sus redes de espionaje conocida como "Fulcrum".

Misión en Garel

3PO R2 Espíritu

R2-D2 y C-3PO a bordo del Espíritu.

En el 5 ABY, el senador Bail Organa envió a R2-D2 y C-3PO a escoltar a la ministra imperial Maketh Tua y al traficante de armas Amda Wabo al planeta Garel. La ministra Tua quería obtener un cargamento de disruptores de iones T-7, que habían sido prohibidos por el Senado Imperial tras la brutal pacificación de Lasan. Tua pretendía fabricar las armas a gran escala en Lothal, un planeta del Borde Exterior que se había convertido en una importante base de manufactura para el Imperio Galáctico. Como Tua no sabía hablar el idioma aqualish, C-3PO recibió la tarea de actuar como su traductor. Sin embargo, R2-D2 conocía la verdadera naturaleza de su misión: evitar que los disruptores de iones T-7 cayeran en manos imperiales. En cambio, C-3PO fue mantenido deliberadamente al margen de ello.

Al llegar a Lothal, R2-D2 y sus compañeros se subieron a bordo de una lanzadera que debía llevarlos hasta Garel. Sin que R2-D2 lo supiera, miembros de una célula rebelde de Lothal también viajaban en la misma lanzadera. Dos de los rebeldes, el adolescente humano Ezra Bridger y el droide astromecánico C1-10P, hicieron un gran escándalo. Otro rebelde, el antiguo Jedi Kanan Jarrus, fingió estar molesto por el alboroto y exigió que C1-10P fuera llevado a la parte trasera de la nave. El piloto obedeció, pero a cambio Bridger exigió que los droides de Tua también fueran enviados a la parte trasera de la nave. A pesar de las protestas de Tua y C-3PO, R2-D2 y el droide de protocolo fueron obligados a moverse al compartimento trasero.

Sin un traductor, Tua se vio obligada a acudir a la mandaloriana Sabine Wren, que fingió ser una estudiante imperial fluida en aqualish. Sin embargo, Sabine también era miembro de la célula rebelde, que planeaba entregar el cargamento de disruptores al señor del crimen devaroniano Cikatro Vizago. Sabine descubrió que las armas se encontraban en la bahía siete del espaciopuerto de Garel, aunque hizo creer a Tua que en realidad se encontraban en la bahía diecisiete. Tras llegar a Garel, R2-D2 y C-3PO acompañaron a la ministra Tua y a un grupo de soldados de asalto hasta la bahía diecisiete. Cuando no encontraron nada, C-3PO explicó que Sabine debía haber confundido la palabra siete con diecisiete.

Bail Organa Droids in Distress

R2-D2 informa a Bail Organa acerca de los Espectros.

De camino a la bahía siete, C1-10P se acercó a R2-D2, habiendo sido enviado para distraer a los imperiales. C1-10P se enfrentó a R2-D2, a quien golpeó aparentemente enfadado. Como respuesta, R2-D2 sacó su dispositivo de electrochoque, pero no lo usó mientras C-3PO le exigía disculparse. Pero entonces, Tua reconoció a C1-10P de la lanzadera y ordenó a los soldados de asalto apresurarse hacia la bahía siete. Al llegar, los rebeldes ya estaban subiendo los disruptores a bordo del Espíritu, un carguero ligero VCX-100 que servía como su cuartel general. Un tiroteo se desencadenó, y en la confusión, R2-D2 y C-3PO huyeron a bordo del Espíritu, que saltó al hiperespacio. Entonces, los dos droides fueron apresados por los rebeldes, que les pusieron cerrojos de seguridad.

Los Espectros viajaron entonces de vuelta a Lothal para vender las armas y los dos droides a Vizago, en el punto de encuentro acordado. Antes de poder completar la transacción, las fuerzas imperiales bajo el mando del Agente del Buró de Seguridad Imperial Alexsandr Kallus llegaron. Sin que los rebeldes lo supieran, C-3PO había contactado con las autoridades imperiales afirmando que él y R2-D2 habían sido secuestrados por un grupo de criminales en Garel. Cumpliendo las órdenes de Organa, R2-D2 procedió a sobrecargar los disruptores con la ayuda de Sabine y C1-10P. Durante la lucha, los rebeldes consiguieron destruir los disruptores y escapar de sus perseguidores imperiales. Después de su huida, la tripulación del Espíritu se reunió con el senador Bail Organa y devolvió a R2-D2 y C-3PO a su legítimo propietario. Por haber destruido los disruptores, el senador Organa pagó a los Espectros varios créditos para cubrir sus necesidades. Cuando los rebeldes se hubieron ido, R2-D2 mostró a Bail Organa grabaciones de su tiempo con ellos.

Recogiendo a EG-86

En el 4 ABY, tras el Asedio de Lothal, R2-D2 fue parte de un equipo de recepción alderaaniano que recibió a los Espectros Sabine Wren y C1-10P, así como a la cazarrecompensas Ketsu Onyo. Los rebeldes entregaron al equipo al Droide de energía serie GNK llamado EG-86, que poseía información vital para la Red Rebelde. R2-D2 pitó cuando recibió a EG-86, quien también respondió emitiendo un pitido.

Guerra Civil Galáctica

Batalla de Scarif

3P0 and R2 Rogue One

R2-D2 y C-3PO observan como la flota rebelde parte hacia Scarif.

«¿Scarif? ¿Van a Scarif? ¿Por qué nunca nadie me dice nada, Erredós? »
―C-3PO a R2-D2 mientras la flota rebelde abandona Yavin 4 rumbo a Scarif[fuente]

En el 0 DBY, durante el inicio de la Guerra Civil Galáctica, R2-D2 estuvo junto a C-3PO en la base secreta de Yavin 4 de la Alianza Para Restaurar la República. Durante su estancia allí, la flota se preparó para partir hacia la Batalla de Scarif y ayudar a Rogue One, que había viajado a Scarif para recuperar los planos de la Estrella de la Muerte del Imperio Galáctico, una nueva arma capaz de destruir planetas enteros.

Los planos de la Estrella de la Muerte

«¿Oíste eso?»
―C-3PO a R2-D2, después de que el Devastador aborde la Tantive IV[fuente]
La Alianza Para Restaurar la República tuvo éxito en robar los planos de la Estrella de la Muerte. Luego, R2-D2 y C-3PO sirvieron a la princesa Leia Organa a bordo de la Tantive IV, que estaba siendo perseguida por el Devastador, el Destructor Estelar clase Imperial de Darth Vader. La hija adoptiva del senador Bail Organa, Leia, era ahora la senadora de Alderaan en el Senado Imperial, uno de los últimos remanentes de la República Galáctica. Durante la persecución, la Tantive IV fue alcanzada por un disparo de la nave de Darth Vader y los soldados de asalto imperiales la abordaron. Después de que la princesa Leia Organa introdujera los planos de la Estrella de la Muerte y un mensaje holográfico para el Maestro Jedi Obi-Wan Kenobi en la memoria de R2-D2, él y C-3PO huyeron en una cápsula de escape al planeta desértico Tatooine.

Tras discutir por los Eriales de Jundland, los dos droides se separaron. Mientras R2-D2 pasaba por una cueva, fue aturdido y capturado por varios jawas, que lo subieron a bordo de un Reptador de las arenas. Allí, consiguió reunirse con C-3PO. Durante la noche, R2-D2 intentó sabotear una unidad R5 llamada R5-D4, pero abandonó su intento cuando el droide astromecánico despertó.


Futureoftherebellion

La princesa Leia Organa entrega a R2-D2 los planos de la Estrella de la Muerte.

Aunque R5-D4 deseaba ser vendido, R2-D2 dijo al droide que el destino de la galaxia dependía de que él fuese vendido y que necesitaba encontrar a Obi-Wan Kenobi. Cuando R2-D2 informó a R5-D4 de que trabajaba para la rebelión, sus palabras impactaron a R5-D4, quien antaño había trabajado para la rebelión. Habiendo alcanzado un entendimiento con el otro droide, R2-D2 prometió no molestar a R5-D4 durante el resto del viaje.

Al día siguiente, los jawas visitaron la granja de humedad de Owen Lars, su mujer Beru, y su sobrino adoptado Luke Skywalker, el hijo de Anakin Skywalker. Lars compró a C-3PO y también a R5-D4. Cuando R2-D2 pitó a R5-D4 que era su única esperanza, R5-D4 decidió sacrificar sus esperanzas de ser vendido e hizo explotar su propio motivador. Como resultado, Owen compró a R2-D2. Mientras C-3PO se aposentaba en su nuevo hogar, R2-D2 quiso continuar su misión de encontrar a Obi-Wan Kenobi. A pesar de las objeciones de C-3PO, R2-D2 se escapó una noche a los Eriales de Jundland. C-3PO y Skywalker lo encontraron en un speeder y pronto lo alcanzaron. No obstante, fueron emboscados por un grupo de bandidos tusken.

Durante el ataque de los tusken, R2-D2 consiguió esconderse en una cueva. Antes de que los bandidos tusken pudieran hacer más daño, Obi-Wan Kenobi llegó y los ahuyentó. Entonces llevó a R2-D2 y sus compañeros a su choza. Allí, Kenobi reveló a Skywalker su ascendencia Jedi y le entregó el sable de luz de su padre; diciendo al chico que su padre Anakin había sido asesinado por otro aprendiz llamado Darth Vader.

SkywalkerKenobiR2C3PO

R2-D2 entrega a Obi-Wan Kenobi el mensaje de Leia Organa.

Acto seguido, R2-D2 reprodujo el mensaje de Leia, y Kenobi intentó convencer a Skywalker para que lo acompañase a Alderaan, el planeta natal de la princesa Leia. Skywalker no estaba convencido hasta que descubrió que los soldados de asalto imperiales habían asesinado a sus tíos y arrasado su granja de humedad. Después, R2-D2 y sus compañeros viajaron al asentamiento de Mos Eisley con la intención de encontrar transporte a Alderaan.

Al llegar al asentamiento, fueron detenidos por una patrulla de soldados de asalto que buscaba a R2-D2 y C-3PO. Sin embargo, Kenobi usó el truco mental Jedi para convencer a los soldados de asalto de que les dejaran pasar. Se negó la entrada de R2-D2 y C-3PO a la Cantina de Chalmun debido a una norma que prohibía a los droides. Mientras Kenobi y Skywalker negociaban con el contrabandista Han Solo y el wookiee Chewbacca, los dos droides vagaron por las calles de Mos Eisley y evitaron por poco otra patrulla imperial. Luego, R2-D2 y C-3PO subieron a la nave de Han Solo, el Halcón Milenario, y saltaron al hiperespacio.

Rescatando a una princesa

Al llegar al Sistema Alderaan, R2-D2 y sus compañeros descubrieron que el Imperio Galáctico había usado la Estrella de la Muerte para destruir Alderaan. Poco después, el Halcón Milenario quedó atrapado por el rayo tractor de la Estrella de la Muerte. Escondidos en los compartimentos de contrabando del Halcón Milenario, los rebeldes consiguieron emboscar a los dos soldados de asalto que inspeccionaron la nave. Entonces los rebeldes se apoderaron de la sala de control imperial y descubrieron que la princesa Leia Organa se encontraba apresada en el Bloque Prisión AA-23, pendiente de ser ejecutada. Mientras R2-D2 y C-3PO permanecían atrás para vigilar el Halcón Milenario, los otros rebeldes se separaron. Mientras Han Solo, Luke Skywalker y Chewbacca se dirigían al Bloque Prisión AA-23, Obi-Wan Kenobi partió a desactivar el rayo tractor de la Estrella de la Muerte.


SoloSkywalkerR2C3PO

R2-D2 y C-3PO junto a Han Solo y Luke Skywalker a bordo de la Estrella de la Muerte.

Skywalker, Solo y Chewbacca consiguieron liberar a Leia pero todos ellos terminaron en un vertedero. Los imperiales rápidamente se dieron cuenta de que los rebeldes estaban atrapados en el vertedero y procedieron a comprimir la sala. Mientras tanto, R2-D2 y C-3PO escaparon por poco de una patrulla imperial afirmando que los rebeldes les habían encerrado en un compartimento de almacenaje.

Cuando los imperiales se hubieron ido, los dos droides fueron contactados por Skywalker, que les ordenó desactivar el compactador de basura. R2-D2 cumplió la orden justo a tiempo. Tras enfrentarse a más soldados de asalto, los rebeldes y Leia consiguieron regresar al hangar donde se reunieron con R2-D2 y C-3PO.

Obi-Wan Kenobi también consiguió desactivar el rayo tractor, pero fue descubierto por su antiguo aprendiz Darth Vader en el camino de vuelta. Mientras Kenobi daba su vida, R2-D2 y los otros rebeldes aprovecharon la oportunidad para huir de la Estrella de la Muerte en el Halcón Milenario. Tras eliminar varios cazas TIE, R2-D2 y sus compañeros llegaron a Yavin 4, donde los rebeldes poseían una base secreta. Sin que los rebeldes lo supieran, el Imperio había instalado un dispositivo de rastreo en el Halcón Milenario que les permitió descubrir la base rebelde de Yavin 4.

Batalla de Yavin

VictoryYavin

R2-D2 durante la ceremonia de celebración de la victoria rebelde en Yavin.

R2-D2 y Luke Skywalker participaron más adelante en la Batalla de Yavin. Con la Estrella de la Muerte acercándose a Yavin 4, el liderazgo rebelde ordenó que un equipo de cazas estelares atacase la estación espacial. Los tácticos rebeldes habían descubierto que la Estrella de la Muerte tenía un punto débil — un pequeño puerto de escape térmico lo suficientemente ancho como para que un Ala-X disparase un torpedo en su interior, alcanzando el núcleo del reactor de la estación espacial. Durante la batalla, R2-D2 sirvió como el droide astromecánico de a bordo del Ala-X de Skywalker.

A pesar del éxito inicial, los rebeldes sufrieron numerosas bajas por el ataque de numerosos cazas TIE del Imperio Galáctico. Tras dos intentos fallidos de recorrer la trinchera que conducía al puerto de escape térmico, Skywalker y otros dos pilotos, Wedge Antilles y Biggs Darklighter, hicieron un intento final de llegar al puerto de escape térmico. No obstante, se vieron perseguidos por Darth Vader a bordo de su TIE Avanzado x1 y otros dos cazas TIE.

Durante el ataque, Darth Vader dañó el caza estelar de Antilles, obligándole a retirarse, y destruyó el caza estelar de Dartklighter, matándolo. Impávido, Skywalker continuó con la misión. Vader dañó el Ala-X de Skywalker y alcanzó a R2-D2, que se cortocircuitó por causa del impacto del disparo. Antes de que Darth Vader pudiera disparar a matar, fue emboscado por el Halcón Milenario de Han Solo, que destruyó a la escolta de Vader y le obligó a retirarse. Entonces Skywalker disparó un torpedo a través del puerto de escape térmico que destruyó a la Estrella de la Muerte, logrando una gran victoria para la Alianza Rebelde. Tras la batalla, R2-D2 fue reparado. El droide astromecánico luego asistió a la celebración de la victoria en la que Skywalker, Solo y los otros pilotos rebeldes fueron condecorados por su valor en combate.

La supervivencia de Alderaan

LeiaVerlaineR2Naboo

R2-D2, Leia Organa y Evaan Verlaine en Naboo.

En el 0 DBY, tras la ceremonia celebrada en el Gran Templo Massassi de Yavin 4, R2-D2 acompañó a Leia Organa y a la piloto alderaaniana Evaan Verlaine a los planetas Naboo, Espirion y Sullust en la misión de rescatar a los supervivientes de Alderaan. Como el general Jan Dodonna había prohibido a Leia abandonar Yavin 4, ella emitió un holograma de R2-D2 emitiendo un holograma de ella misma dando un mensaje a Dodonna acerca de su misión de salvar a los refugiados alderaanianos dispersos por la galaxia. R2-D2 estuvo a bordo de la lanzadera de Leia y Verlaine cuando Verlaine superó a varios Alas-X que habían sido enviados para traerlos de vuelta a Yavin 4.

Tras aterrizar en la ciudad de Naboo llamada Keren, R2-D2 acompañó a Leia y Verlaine cuando visitaron la casa de Lord Junn, un rico expatriado alderaaniano que proporcionó al grupo información del paradero de la Orden Melódica alderaaniana. El trío viajó al Club Deeja sólo para ser emboscado por Mul Sanaka y sus ejecutores besalisko. R2-D2 usó cables electrificados para noquear a uno de los besaliskos. Luego acompañó a Leia, Verlaine y la Orden Melódica fuera del planeta a bordo de la lanzadera y la nave de Lord Junn.

El grupo viajó entonces al planeta Sullust para contactar con el enclave alderaaniano de Jora Astane, que se encontraba bajo tierra. R2-D2 acompañó a Leia y Verlaine a través de una red de cuevas y túneles. Ayudó a desarmar a uno de los seguidores de Astane, que intentó atrapar a los intrusos. Para convencer a Jora de que confiara en ellos, Leia permitió a Covis descargar datos de la memoria de R2-D2 así como historiales de navegación y transmisiones.

Cuando Covis interceptó transmisiones entre la cantante Tace y su hermana Tula, quien se encontraba estacionada a bordo de un crucero imperial, Jora pensó que Leia y su grupo eran espías imperiales e intentó capturarlos. R2-D2 y sus compañeros escaparon por un túnel que les llevó a la guarida de unos Digestores de rocas, grandes bestias que se alimentaban de metal. Mientras tanto, soldados de asalto imperiales atacaron el enclave alderaaniano. R2-D2 con la ayuda de Evaan Verlaine consiguió atraer a los digestores de rocas al enclave. Los digestores de rocas atacaron a los soldados de asalto, debido a su armadura rica en minerales. Eso hizo que Jora confiase en Leia y tanto ella como sus seguidores declararon su lealtad a Leia.

Salvación sobre Espirion

LeiaNienR2Evaan

R2-D2, Nien Nunb y Evaan Verlaine se reúnen con Leia Organa.

Una semana después, R2-D2 estuvo presente cuando los rebeldes obtuvieron un cargamento de armas de parte del sullustano Nien Nunb. Después de que Leia Organa tomara la misión de rescatar a la hermana de Tace, Tula, fingiendo rendirse ante el Imperio Galáctico, R2-D2 la acompañó hasta su lanzadera. Antes de aterrizar en el planeta Skaradosh, Leia dijo a R2-D2 que se reunirían al otro lado, haciendo creer a los demás que se refería al cielo de los droides.

La rendición de Leia resultó ser una trampa. Tras un intercambio de prisioneros, Evaan Verlaine entró en escena y asesinó al comandante imperial Dreed y sus hombres. R2-D2 y Nien Nunb manejaron su nave durante la misión de rescate. Tras lanzar una nave señuelo, el grupo viajó al planeta Espirion donde una pequeña flota de Alderaan se había reunido después de oír acerca de la misión de Leia de unificarlos de nuevo. Cuando el subordinado de Dreed, Venk, atacó la flota, R2-D2 transmitió el discurso de Leia directamente al jefe alder-espirion Beon Beonel. Conmovido por las palabras de Leia, Beonel envió sus naves de guerra a ayudar a Leia, y destruyó el Destructor Estelar Imperial de Venk.

Tras la batalla sobre Espirion, R2-D2 asistió a las celebraciones de victoria en las que Leia supo que su droide había transmitido su discurso directamente al jefe Beonel. Eso restableció las relaciones entre alderaanianos y alder-espiriones. Entonces, R2-D2 acompañó a Leia de vuelta a Yavin 4 para seguir luchando para la Alianza Rebelde. Al aterrizar, R2-D2 se reunió con C-3PO mientras Leia hablaba con Han Solo, Luke Skywalker y Chewbacca.

Fábrica de armas Alfa

Han Solo: «No estamos aquí para negociar. Erredós...»
Aggadeen: «Parece que tu droide sufre pérdidas de líquidos.»
Han Solo: «Um... ¿Erredós?»
— Han Solo y Aggadeen[fte.]
Varias semanas después de la Batalla de Yavin, R2-D2 participó en un ataque rebelde en Cymoon 1. Cymoon 1 era una luna de la Agrupación Industrial Corelliana que albergaba la fábrica de armas más grande de la galaxia — la Fábrica de Armas Alfa. La fábrica era también el objetivo principal del ataque. R2-D2, Luke Skywalker, la princesa Leia Organa y Han Solo abordaron una lanzadera que la flota rebelde había interceptado días antes. La lanzadera pertenecía al señor del crimen Jabba el Hutt, y los rebeldes se hicieron pasar por unos enviados suyos, de modo que fueron escoltados a la fábrica por el supervisor Aggadeen.


R2 fries stormies

R2-D2 ataca a soldados de asalto en Cymoon 1.

Tras avanzar por la fábrica llegaron a una sala en la que se produjeron las negociaciones. Aggadeen les invitó a esperar allí a que llegara un negociador, pero Han reveló que no se encontraban allí para negociar y dio una señal a R2-D2. El droide comenzó a soltar un líquido verde por el suelo, y lo electrocutó. El líquido electrificado noqueó a los soldados de asalto que se encontraban encima del líquido. Entonces Luke, Han y Leia eliminaron al resto de soldados de asalto. Han preguntó a Aggadeen donde se encontraba el núcleo del reactor, pero el oficial se negó a responder — hasta que R2-D2 amenazó con electrocutarlo. Aggadeen les señaló la dirección correcta y Leia le dio las gracias con un puñetazo en la mandíbula. Al llegar al núcleo del reactor, R2-D2 se conectó al ordenador principal y desconectó los sistemas de seguridad. Pronto habían programado el núcleo del reactor para explotar en diez minutos. Han se dio cuenta de que faltaba Luke, que un minuto más tarde llegó acompañado de esclavos del Imperio Galáctico. El equipo se preparó para retirarse mientras C-3PO, que se encontraba esperando con el Halcón Milenario en un enorme vertedero que rodeaba la fábrica, preparaba el Halcón Milenario para recogerlos.

Chewbacca, quien se encontraba encima de una gran estructura de metal supervisando la plataforma de aterrizaje, informó de que Darth Vader, un Señor oscuro de los Sith, había llegado. Leia ordenó al wookiee asesinar a Darth Vader con su ballesta, y aunque el wookiee lo intentó, Vader rechazo el ataque. El contacto con Chewbacca se había perdido, la luna entera estaba en alerta y C-3PO aún no había llegado. Pronto C-3PO informó al equipo vía comunicador que el Halcón Milenario estaba siendo desmantelado por unos chatarreros nativos, por lo que el piloto automático de la nave había sido desactivado. Han se dio cuenta de que su escape había sido desbaratado y lideró al equipo — con los esclavos a su cargo, a un refugio que albergaba varios AT-AT. Han ordenó a todo el mundo subir a bordo, decidiendo escapar con ellos de la fábrica.

Leia loves R2.PNG

Leia abraza a R2-D2.

Han, Leia y varios esclavos subieron a un AT-AT. Han lo pilotó a través de la fábrica abriendo agujeros de veinte metros de altura en las paredes de las instalaciones. Luke reapareció tras enfrentarse a Darth Vader y pidió a los esclavos que le siguieran mientras él mismo seguía al AT-AT de Han. Mientras R2-D2 y un grupo de jawas comenzaban a reparar los cañones del AT-AT para hacerlos operativos, Han discutía las posibilidades de morir con Vader tras ellos; Han preguntó al droide astromecánico por sus avances, y R2-D2 contestó a pesar de que Han no entendía binario. Han creía que R2-D2 y los jawas harían operativos los cañones — necesitando sólo más tiempo. Poco después, Han intentó pisar a Darth Vader con el AT-AT. Vader usó la Fuerza para contener la pata del AT-AT a varios metros del suelo — para sorpresa de Han. Luego, Vader comenzó a aplastar el AT-AT usando la Fuerza, lo que hizo que Han apremiara a R2-D2. Cuando R2-D2 respondió, Leia tradujo su respuesta ordenando disparar los cañones. El AT-AT abrió fuego contra el Lord Sith y las paredes de la fábrica, lo que permitió a Han abandonar las instalaciones. Leia estaba tan contenta que quiso besar a R2-D2 — para molestia de Han.

El AT-AT prosiguió con su huida en el exterior, donde se vio vulnerable a los ataques de cazas TIE. Han y Leia se dieron cuenta de que había pasado demasiado tiempo — la fábrica ya debería haber explotado. Por su parte, Chewbacca sobrevivió al ataque de Darth Vader y regresó al Halcón Milenario y lo estaba preparando para extraer al equipo. Como Vader se encontraba justo debajo del AT-AT, el Sith usó su sable de luz para cortar las patas del vehículo, que cayó al suelo. Han, Leia, R2-D2 y los esclavos salieron del interior y se retiraron a los vertederos de alrededor. Luke, montado en una moto deslizadora, regresó a la fábrica y destruyó el núcleo del reactor — haciendo que las instalaciones explotaran. Con Vader y los imperiales distraídos, Chewbacca recogió a todo el mundo a bordo del Halcón Milenario. Leia tomó los controles de la nave puesto que Han se encontraba algo herido e incapaz de pilotar. Chewbacca reparó el hiperimpulsor y saltaron al hiperespacio tras recoger a Luke. Los esclavo libres celebraron la huida mientras R2-D2 reparaba a C-3PO, que había sido desmantelado por los chatarreros.

A Tatooine con Luke

R2-D2: «Beedo Beedo Wwhmpp.»
Luke Skywalker: «¿Qué? ¿Qué ocurre? ¿Encontraste algo? Qué es... Espera... ¿Dice esto 'Para Luke'? »
— R2-D2 y Luke Skywalker, justo antes de que se active una granada cegadora [fuente]
Red Five in the desert

R2-D2 y Luke Skywalker se dirigen a la choza de Kenobi.

Más tarde, el Halcón Milenario y sus pasajeros se reunieron con la flota rebelde en el borde de la galaxia. Mientras el equipo se recuperaba y era interrogado, R2-D2 y C-3PO discutieron si R2-D2 había montado correctamente a C-3PO tras escapar de Darth Vader en Cymoon 1. Poco después, R2-D2 partió en un Ala-X junto a Luke Skywalker abandonando la flota rebelde. Han Solo y Leia Organa se mostraron en contra de que Luke se marchase, pero Luke les aseguró que él y R2-D2 estarían a salvo porque él era anónimo para el Imperio Galáctico; y afirmó que necesitaba encontrar respuestas acerca de quién era él realmente. A petición de Luke, R2-D2 puso rumbo a Tatooine en el Sistema Tatoo.

Pronto, Luke y R2-D2 aterrizaron en los Eriales de Jundland y avanzaron por el desierto hacia la choza de Ben Kenobi, el antiguo hogar de Obi-Wan Kenobi. Los soles se estaban poniendo cuando se acercaron a la choza, y Luke pronunció en voz alta el razonamiento por el cual se había dirigido a allí; casi todo lo que sabía de la Fuerza procedía de Kenobi, y además creía que en ocasiones había oído la voz incorpórea del Maestro Jedi. Sin embargo, Luke fue interrumpido cuando un bandido tusken le atacó. R2-D2 preparó su pica eléctrica, pero no tuvo que usarla, porque al ver el sable de luz de Skywalker, los bandidos tusken escaparon. Luke quedó aliviado, puesto que no había necesitado matarlos, aunque los tusken habían saqueado la choza de Kenobi. R2-D2 usó sus escáneres para buscar algo que Kenobi pudiera haber dejado escondido para Luke en su viaje para convertirse en Jedi. Mientras buscaban, Luke se preguntó abiertamente por qué Kenobi había escogido permanecer en Tatooine tras todo lo que había vivido. R2-D2 sabía que era para proteger a Luke de los Sith, hasta que tuviera edad para convertirse en un Jedi — aunque, siguiendo el ejemplo de Kenobi, no habló de ello con el chico. Justo entonces, una granada cegadora entró en la sala y explotó, cegando temporalmente a Luke y cortocircuitando a R2-D2.

Fett trips over R2

Boba Fett tropieza con R2-D2.

Mientras los sistemas de R2-D2 se reiniciaban, Luke luchó contra Boba Fett, un cazarrecompensas enviado por Darth Vader para capturar a Luke y traerlo ante el Lord Sith — aunque eso no lo sabían Luke y R2-D2 en ese momento. Luke usó su sable de luz y empujó a Fett hacia atrás de modo que tropezó con R2-D2. Los dos combatientes, Fett con su armadura mandaloriana y Luke con la Fuerza — aún cegado — lucharon, Luke fue quedando más magullado y Fett más impaciente. R2-D2 pronto se recuperó, se levantó y vio una caja con una inscripción que especificaba que era para Luke flotando en el aire por toda la sala hasta golpear a Fett y dejarlo inconsciente. Luke se preguntó cómo lo había hecho, antes de pedir a R2-D2 que le guiara hasta el Ala-X, siendo él incapaz de ver. Luego, cuando los soles de Tatooine se alzaban Luke recuperó suficiente vista como para abrir la caja y ver que contenía "Los Diarios de Ben Kenobi". Acto seguido, abandonaron el planeta desértico.

Viaje a Dagobah

En el 3 DBY, la Alianza Rebelde había establecido una base en el remoto planeta helado de Hoth, y R2-D2 siguió a sus compañeros a allí. Cuando Luke Skywalker no regresó de una patrulla en la nieve, Han Solo partió a lomos de un tauntaun para rescatarlo. Al no regresar ninguno de los dos esa noche, R2-D2 calculó que tenían bajas probabilidades de supervivencia a la congelación en la espesura. A pesar de su afirmación pesimista, Skywalker y Solo fueron rescatados a salvo por una patrulla al día siguiente. Luego, los rebeldes se vieron obligados a evacuar Hoth después de que Han Solo y Chewbacca se encontraran con un droide sonda imperial. Sin embargo, la flota de Darth Vader bloqueó el planeta, impidiendo que los rebeldes escaparan.

Los rebeldes consiguieron penetrar el bloqueo imperial usando un cañón de iones para abrir un camino para las naves y saltar al hiperespacio. Tras el ataque terrestre, R2-D2 y Luke Skywalker abandonaron Hoth en un Ala-X. En vez de reunirse en el punto de encuentro con el resto de la flota rebelde, Skywalker viajó a Dagobah, un remoto planeta pantanoso. Antes, Skywalker había tenido la aparición del espíritu de la Fuerza de Obi-Wan Kenobi, quien le aconsejó ir a Dagobah para continuar su adiestramiento bajo la tutela del Gran Maestro Jedi Yoda. Después de un aterrizaje forzoso, R2-D2 casi es devorado por una serpiente dragón que terminó escupiéndolo. R2-D2 no sufrió daños serios pero quedó fangoso.

YodaR2D2Dagobah

R2-D2 se reencuentra con Yoda en Dagobah.

Poco después, los dos compañeros se encontraron con una pequeña criatura verde, que les prometió llevarlos ante el maestro Yoda. R2-D2 no aparentó tener una buena primera impresión de Yoda y aparentemente se peleó con él hasta que Skywalker intervino. Cuando Skywalker visitó la cabaña de Yoda, R2-D2 custodió el Ala-X. La lluvia hizo que la estancia de R2-D2 en Dagobah no fuese agradable.

Después de que la criatura verde se revelase a sí misma como Yoda, Skywalker comenzó su entrenamiento como Jedi. R2-D2 observó el entrenamiento desde la distancia. En una ocasión, R2-D2 estuvo presente cuando Yoda hizo levitar con la Fuerza el Ala-X de Skywalker desde un pantano.

En otro ejercicio de entrenamiento, Luke Skywalker, bajo las instrucciones de Yoda, usó la Fuerza para hacer flotar a R2-D2 y varias rocas. No obstante, Luke se distrajo por la visión de sus amigos Han Solo, Leia Organa y Chewbacca torturados en la Ciudad Nube. A pesar de las advertencias de Yoda y Kenobi, Skywalker decidió aplazar su entrenamiento y abandonar Dagobah para rescatar a sus compañeros. Sin que lo supieran Luke y R2-D2, la visión era una trampa creada por Darth Vader para atraer al joven Jedi. R2-D2 y Luke viajaron a Ciudad Nube, una ciudad flotante que se encontraba en la atmósfera del gigante gaseoso Bespin.

Rescate en Ciudad Nube

Tras aterrizar sin problemas en Ciudad Nube, los dos entraron en el complejo. Mientras avanzaban, R2-D2 y Luke Skywalker vieron brevemente a Leia Organa y sus compañeros siendo arrestados por varios soldados de asalto. R2-D2 se separó de Luke después de que éste último subiera en un ascensor hacia una cámara de congelación de carbono. Luego, R2-D2 consiguió contactar con C-3PO, Leia y Chewbacca; quienes ya habían sido liberados por Lando Calrissian. Lando había traicionado previamente a su viejo amigo Han Solo pero había decidido ayudar a los rebeldes a escapar del Imperio Galáctico. Bajo órdenes de Calrissian, R2-D2 se conectó a una terminal y permitió a Calrissian advertir a los ciudadanos de Ciudad Nube de que el Imperio Galáctico había empezado a ocupar la ciudad. Tras enfrentarse a varios soldados de asalto, R2-D2 y sus compañeros lograron escapar a bordo del Halcón Milenario.

LukeLeiaDroids

R2-D2, C-3PO, Luke y Leia observan la marcha del Halcón Milenario, decididos a rescatar a Han.

Después de recoger a un herido Luke, que había perdido su mano en combate contra Darth Vader, R2-D2 y sus compañeros saltaron al hiperespacio. Sin embargo, fueron perseguidos por el Súper Destructor Estelar de Darth Vader, el Ejecutor. Mientras reparaba las piernas de C-3PO, R2-D2 se vio obligado a reparar el hiperimpulsor de la nave, que había sido dañado por los imperiales. R2-D2 consiguió reparar el hiperimpulsor en el tiempo justo y el Halcón Milenario se reunió con la flota rebelde. R2-D2 fue derribado por la fuerza del salto al hiperespacio pero sobrevivió al incidente sin daños. Luego, junto a C-3PO, Leia y Skywalker vio cómo Lando y Chewbacca partían en el Halcón Milenario a encontrar a Han Solo, que había sido congelado en carbonita y entregado a Boba Fett en Bespin.

Rescatando a Han Solo

En el 4 DBY, R2-D2 y sus compañeros averiguaron que Han Solo se encontraba retenido por Jabba en Tatooine. Luke Skywalker informó a R2-D2 de su plan para rescatar a Solo, pero no habló de ello con C-3PO, sabiendo que su programación le impedía mentir. Tal como habían planeado, R2-D2 y C-3PO viajaron al Palacio de Jabba donde R2-D2 reprodujo un mensaje holográfico de Luke Skywalker. El Jedi ofrecía a R2-D2 y C-3PO como regalo a Jabba a cambio de liberar a Han. Como esperaban, Jabba declinó la oferta y rápidamente desveló que mantenía a Solo congelado en carbonita expuesto en la sala del trono.

Sin embargo, aceptó a los dos droides como regalos. Mientras C-3PO se convertía en el nuevo traductor de Jabba, R2-D2 fue forzado a servir como camarero a bordo de la barcaza de Jabba, el Khetanna. Después, Leia Organa, disfrazada como el cazarrecompensas Boushh, visitó a Jabba fingiendo tener a Chewbacca como prisionero. No obstante, esto sólo era un engaño para liberar a Han Solo. Por desgracia para ellos, fueron capturados por Jabba, quien esclavizó a Leia y apresó a Han descongelado y a Chewbacca juntos. Al día siguiente, Skywalker visitó a Jabba y reiteró sus demandas. Jabba se negó y lanzó a Luke a la fosa del rancor. Sin embargo, Skywalker mató a la bestia. Enfurecido, Jabba ordenó que Luke, Han y Chewbacca sirviesen para alimentar al sarlacc, un enorme monstruo que vivía en el Gran Pozo de Carkoon, en el Mar de Dunas.

R2d2tatooine

R2-D2 se prepara para entregar a Luke su sable de luz.

Mientras viajaban por el Mar de Dunas, R2-D2 estaba sirviendo bebidas cuando se chocó contra C-3PO, quien se mostró desanimado por la situación. No obstante, R2-D2, conociendo la verdadera naturaleza del plan de Skywalker, le dijo que no se preocupara. Tras llegar al pozo, Jabba ordenó a sus hombres alimentar al sarlacc con los prisioneros. Luke se vio obligado a caminar por una plancha y fue en ese momento que hizo una señal a R2-D2. El droide astromecánico lanzó a Skywalker su sable de luz, y el Jedi rápidamente liberó a sus compañeros y superó a los guardias de Jabba. Mientras tanto, Leia aprovechó la conmoción para estrangular a Jabba hasta su muerte. R2-D2 también liberó a Leia y acudió en defensa de C-3PO, quien estaba siendo acosado por el mono-lagarto kowakiano de Jabba, Salacious Crumb.

Tras liberar a Leia, R2-D2 y C-3PO se tiraron al Mar de Dunas, donde fueron recogidos por sus compañeros. Entonces abandonaron la escena y escaparon del planeta. Mientras C-3PO y los demás partían en el Halcón Milenario para reunirse con la flota rebelde cerca del Sistema Sullust, R2-D2 y Skywalker viajaron a Dagobah. El viaje fue más placentero para R2-D2, que custodió el Ala-X de Skywalker mientras él visitaba a Yoda. Momentos antes de morir debido a su avanzada edad, Yoda reveló a Luke que su padre Anakin Skywalker y Darth Vader eran la misma persona. Después, Skywalker habló con el espíritu de la Fuerza de Obi-Wan Kenobi, quien le advirtió acerca de su enfrentamiento final con Darth Vader.

Batalla de Endor

«¿Ir? ¿Qué quieres decir, con que vas a ir? Pero -- ¿ir a dónde, Erredós? ¡No, espera! ¡Erredós! Oh, ahora no es momento para heroicidades. ¡Vuelve!»
―C-3PO[fuente]
Artoo blasted on Endor

R2-D2 es alcanzado por fuego enemigo durante la Batalla de Endor.

Tras rescatar a Han Solo, R2-D2 y sus compañeros participaron en la misión rebelde de destruir la Segunda Estrella de la Muerte que estaba siendo construida sobre la Luna Boscosa de Endor. Gracias a espías bothan, el liderazgo rebelde había descubierto que el Emperador Sheev Palpatine visitaría la Estrella de la Muerte para supervisar las etapas finales de su construcción. En respuesta, la líder rebelde Mon Mothma y el almirante Gial Ackbar propusieron lanzar un ataque a gran escala contra la cúpula imperial. Como la Estrella de la Muerte estaba protegida por un generador de escudos, una fuerza rebelde tendría que infiltrarse en Endor y deshabilitarlo para que la flota rebelde pudiera destruir la Estrella de la Muerte.

R2-D2 junto a C-3PO, Han Solo, la princesa Leia Organa, Luke Skywalker y Chewbacca; participó en la misión rebelde de infiltrarse en Endor. Usando una lanzadera imperial robada, los rebeldes consiguieron aterrizar en Endor. Pronto se encontraron con varios soldados exploradores imperiales, y Leia se separó del grupo durante el enfrentamiento. R2-D2 acompañó a Han, Skywalker y Chewbacca en su búsqueda de Leia por el bosque. Sin embargo, cayeron en una trampa. Usando su pinza eléctrica, R2-D2 consiguió liberar a sus compañeros, pero fueron rodeados por varios ewoks, una especie bípeda nativa de la luna. Creyendo que C-3PO era un dios, los ewoks intentaron sacrificar a Solo, Skywalker, Chewbacca y R2-D2. Cuando C-3PO fracasó en disuadir a los ewoks, Skywalker usó la Fuerza para hacer que el trono de C-3PO levitara. Temiendo haber enfadado a su dios, los ewoks liberaron a sus prisioneros.

Después de convencer a los ewoks para que lucharan de su lado, R2-D2 y C-3PO participaron en el asalto rebelde contra el generador de escudo de la Estrella de la Muerte. Sin embargo, los rebeldes fueron rápidamente capturados por un destacamento imperial. R2-D2 y C-3PO lograron evadir la captura. Bajo las órdenes de R2-D2, C-3PO reveló su posición a los imperiales. Poco después, los ewoks atacaron a las fuerzas imperiales en el exterior del generador de escudos. No obstante, las fuerzas imperiales consiguieron sellar el generador y lanzaron un devastador contraataque con varios AT-ST. Mientras tanto en el espacio, la flota rebelde estaba atrapada entre la Segunda Estrella de la Muerte y la flota imperial.

Celebration on Endor

R2-D2 y sus compañeros celebran la victoria rebelde en Endor.

Durante la lucha, R2-D2 y C-3PO avanzaron hasta la puerta del generador de escudos donde Han y Leia intentaban abrir una apertura. R2-D2 intentó acceder a una toma de corriente pero fue disparado por los enemigos; lo que hizo que cortocircuitara. Entonces los rebeldes fueron acorralados por dos soldados de asalto pero Leia logró dispararles. Mientras tanto, Chewbacca y dos ewoks cambiaron el curso de la batalla al robar un AT-ST que usaron para destruir a los demás vehículos. Usando el AT-ST robado, los rebeldes engañaron a las tropas imperiales restantes para que abrieran la puerta del generador de escudos.

Tras irrumpir en el búnquer, los rebeldes colocaron explosivos que destruyeron el generador del escudo que protegía a la Estrella de la Muerte. Eso permitió a la flota rebelde destruir la Estrella de la Muerte junto al Emperador Palpatine, Darth Vader y varias naves imperiales. Después de la Batalla de Endor, R2-D2 fue reparado y participó en las celebraciones de la victoria en la Aldea del Árbol Brillante.

Tras Endor

Tras la Batalla de Endor, R2-D2 acompañó a Luke Skywalker y Shara Bey en una misión para obtener dos árboles sensibles a la Fuerza que procedían de un gran árbol que antaño había estado en el Templo Jedi de Coruscant.

Lukes remorse

Luke se apoya en R2-D2, tras la masacre de su nueva Orden Jedi.

Los árboles se encontraban en una base imperial de Vetine, y Luke hizo que Bey fingiera ser la oficial del Buró de Seguridad Imperial Alecia Beck para entrar en las instalaciones, e hizo que R2-D2 guardara su sable de luz. Eso no engañó al comandante Hurron, quien sabía que Beck tenía un ojo cibernético, por lo que R2-D2 soltó el sable de Luke para que él se enfrentara a los imperiales y poder escapar con los árboles.

Luke se pasó las décadas siguientes reconstruyendo la Orden Jedi, pero su sueño fue destruido por su sobrino Ben Solo, quien mató a los demás estudiantes tras caer en el lado oscuro de la Fuerza. R2-D2 estuvo presente durante la quema del templo de Luke. Su dueño puso la mano sobre su querido droide astromecánico mientras se arrodillaba para lamentar lo ocurrido.

Conflicto Resistencia-Primera Orden

Buscando a Luke Skywalker

«R2-D2 ha estado en modo ahorro de energía desde que el amo Luke se marchó. Es una pena, puede que ya nunca vuelva a ser el mismo.»
―C-3PO[fuente]
R2D2BB8

R2-D2 y BB-8 superponen los mapas que conducen hasta Luke Skywalker.

Poco tiempo después de que Luke Skywalker se exiliara, R2-D2 se auto-impuso un modo de ahorro de energía para recuperarse de décadas de actividad ininterrumpida, no habiendo operado con su efectividad óptima desde hacía varios años. Estando en una especie de semi-retiro, su célebre estatus en la Alianza Rebelde le protegió de ser desguazado a medida que nuevos y más avanzados modelos de droides entraban al servicio de la Resistencia, una organización militar que se oponía a la Primera Orden, de carácter totalitario. Cubierto bajo una tela para proteger sus sistemas de la humedad de D'Qar, el modo de ahorro de energía de R2-D2 le permitió revisar sus sistemas y organizar la enorme cantidad de información que había recopilado con el paso de los años. El proceso de desfragmentación de millones de datos de su memoria hicieron que rememorara muchas de sus mayores aventuras. A pesar de que era incapaz de responder, su compañero de hacía largo tiempo C-3PO a menudo hablaba con R2-D2 de manera regular, e incluso encontraba maneras de discutir con él.

En el 34 DBY, poco después del ataque contra la Base Starkiller, R2-D2 escuchó a Rey afirmando que la Primera Orden había recuperado la mayoría de un mapa estelar de los archivos imperiales, pero que aún no disponían del fragmento final que contenía BB-8. R2-D2 se reactivó tras años de hibernación y buscó en su memoria hasta ver que años antes había descargado el mapa imperial cuando se encontraba a bordo de la Estrella de la Muerte. Proyectando el mapa en la sala, R2-D2 conectó el mapa con el trozo del que BB-8 disponía. Acto seguido acompañó a Rey y Chewbacca a bordo del Halcón Milenario rumbo a Ahch-To, el planeta identificado como el lugar en el que Luke Skywalker se había exiliado.

Batalla de Crait

LukeR2

R2-D2 convence a Luke Skywalker para que entrene a Rey.

Después de que al principio Rey fracasara en su intento de convencer a Luke Skywalker para que la ayudara, Luke se reunió con R2-D2 cuando entró en el Halcón Milenario a lamentar la pérdida de Han Solo, que había sido asesinado por su hijo Ben Solo, ahora conocido como Kylo Ren y líder de la Primera Orden. Inicialmente, Luke informó a R2-D2 de que estaba decidido a no entrenar a Rey en los caminos de la Fuerza, pero R2-D2 emitió el holograma de Leia Organa pidiendo ayuda a Obi-Wan Kenobi décadas antes, lo que inspiró a Luke para aceptar la petición de Rey de recibir adiestramiento básico como Jedi. Transcurridos unos días de entrenamiento, Rey descubrió el pasado en común entre Luke y Kylo Ren, y decidió redimir a éste último.

R2-D2 y Chewbacca acompañaron a Rey a bordo del Halcón Milenario hasta el Supremacía, un Acorazado Estelar clase Mega que servía como nave insignia del Líder Supremo Snoke de la Primera Orden. Rey subió a bordo de la nave desde una cápsula de escape, y después de un intento fallido de redimir a Kylo Ren y la muerte de Snoke, ella regresó al Halcón Milenario. Luego, R2-D2 ayudó al Halcón Milenario a seguir el rastro de una señal de localización que Rey estaba usando para llegar a Leia. Así, R2-D2 y sus compañeros llegaron al planeta Crait, donde Leia y las fuerzas restantes de la Resistencia estaban siendo acosados por la Primera Orden.

Mientras Rey y Chewbacca se enfrentaban a las fuerzas de la Primera Orden, R2-D2 pilotó la nave. Desde Ahch-To, Luke usó la proyección de la Fuerza para distraer a Kylo Ren y sus fuerzas. Eso permitió que R2-D2 y sus acompañantes pudieran rescatar a los supervivientes de la Resistencia y escapar de Crait. A pesar de todo, Luke murió como consecuencia de la energía que usó para mantener la proyección durante un tiempo tan prolongado. Luego, R2-D2 se reunió de nuevo con C-3PO a bordo del Halcón Milenario.

Apariciones

Apariciones no-canónicas

Fuentes

Enlaces externos

 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.