FANDOM


Premium-Eras-canon
Para otros usos, véase Rae (desambiguación).
«Soy la Gran Almirante Sloane. No soy una chiquilla ni una asistente a la que usted pueda manosear, consolar o engatusar. Si me toca otra vez, no solo haré que le arranquen el brazo. Además, ordenaré que le anulen todos los nervios del muñón para que no pueda ni instalarse una mano robótica.»
―Rae Sloane, advirtiendo a Ferric Obdur[fuente]

Rae Sloane fue una mujer humana dedicada a servir al Imperio Galáctico como oficial naval. Ella fue instrumental en la supervivencia después de la Batalla de Endor. Mientras era cadete Imperial en el Instituto de Entrenamiento de Vuelo Desafío, frustró el complot del Comandante Pell Baylo para asesinar al Emperador Palpatine y a Darth Vader. Sloane llegó a ascender a través de las filas de la Armada Imperial.

A pesar de haber cumplido solo con el capitán actual, Yale Karlsen, quien estaba asignado a un comité de construcción, estaba orgullosa de haber logrado la capitanía de una nave capital a la edad de treinta años, un Destructor Estelar Imperial llamado Ultimátum. Fue encargada de escoltar al Conde Denetrius Vidian al planeta Gorse y posteriormente se vio envuelta en el conflicto de Gorse. Durante su recorrido por el sistema Gorse, Sloane frustró el complot de Vidian para destruir la luna de Gorse Cynda y sus reservas de thorilidio para enriquecerse. Debido a sus esfuerzos por salvar la luna y sus depósitos, la Capitana Sloane recibió el mando permanente del Ultimátum.

Más tarde, intentó capturar al rebelde Kanan Jarrus utilizando a su viejo amigo Morfizo para atraerlo a una trampa, pero fracasó. Durante la Batalla de Endor, Rae Sloane se desempeñó como vicealmirante en la Armada Imperial y comandó el Destructor Estelar Vigilancia. Tras la derrota del Imperio en Endor, organizó una reunión Imperial secreta en el planeta Akiva. Después de que la Nueva República liberó Akiva, Sloane huyó del mundo. En los meses siguientes, alcanzó el distinguido rango de Gran Almirante, otorgado por el misterioso Almirante de Flota Gallius Rax. Mientras que Sloane servía como el rostro público del Imperio, Rax gobernaba tras bastidores.

A instancias de Rax, Sloane inició falsas conversaciones de paz con la Nueva República. Mientras visitaba la capital de la Nueva República de Chandrila, se volvió contra Rax después de enterarse de que su ataque en Chandrila implicaba el uso de ex prisioneros controlados por la mente de la Jaula de Ashmead para asesinar a funcionarios de la Nueva República. Cuando Sloane se opuso a los métodos de Rax, su adjunta Adea Rite intentó asesinarla. Luego de escapar de Chandrila, unió fuerzas con el ex rebelde Brentin Lore Wexley para cazar y matar a Rax. Con la ayuda de Brentin y la operativa de la Nueva República Norra Wexley, Sloane logró evitar que Rax destruyera Jakku junto con las fuerzas del Imperio y de la Nueva República. Después de ejecutar a Rax, huyó a las Regiones Desconocidas con Brendol Hux, su hijo Armitage y varios niños soldados. Estando allí, los remanentes del Imperio eventualmente se reformarían en la Primera Orden con Sloane como una de sus líderes iniciales.

Biografía

Infancia

Rae Sloane, una mujer humana, nació en el planeta del Núcleo Ganthel[1] en el 41 ABY,[2] diecinueve años antes del conflicto galáctico conocido como las Guerras Clon.[1] Su familia no era poderosa y la joven deseaba vivir en un mundo más rico y verde. Una noche, mientras sus padres dormían, Sloane se escapó de su casa y se dirigió al muelle más cercano con la esperanza de escabullirse a bordo de un carguero y cruzar la galaxia. Logró llegar al muelle de naves y esconderse entre dos cajas de kelerio. En ese momento, Sloane pensó que la idea de huir no era propia de ella y decidió regresar a casa.[6]

Sin embargo, se encontró con cuatro miembros de una banda criminal local llamada Kotaska, que se dedicaba a las especias y los esclavos. La atraparon e intentaron secuestrarla. Afortunadamente para Sloane, un droide astromecánico que pasa vio lo que estaba sucediendo y empezó a dar la alarma. Un agente de muelle cercano logró ahuyentar a los Kotaska y Sloane aprovechó la oportunidad para huir a casa. Ella nunca les contó a sus padres sobre el incidente, pero jamás renunció a su deseo de abandonar Ganthel. Cuando el Imperio Galáctico eliminó a los Kotaska y otros grupos criminales en su mundo, estaba convencida de que era una fuerza para el bien y el orden en la galaxia.[6] Para evitar ser empleada en un astillero o muelle de carga, Sloane dejó su mundo natal y se inscribió en la academia naval[8] del Imperio[1] en Prefsbelt.[9]

Cadete naval

«Hable, cadete—»
«Sloane. Rae Sloane, de Ganthel. He estudiado nuestra orientación y he hecho los cálculos, con el ordenador y sin él. Algo no cuadra...»
―Cadete Sloane y Lord Vader[fuente]
Sloane and Vader

Sloane y Darth Vader a bordo del Desafío.

Durante su tiempo en la Academia de Prefsbelt, compitió en el Cuerpo de Boxeo Naval. A pesar de que nunca ganó «el cinturón», era experta en ello y siempre clasificaba.[6] Sloane se graduó en su clase de Prefsbelt y terminó estudiando navegación como teniente a bordo del Instituto de Entrenamiento de Vuelo Desafío,[9] una instalación dirigida por el Comandante Pell Baylo con sede en el crucero Desafío. Durante su tiempo en la nave estelar, Baylo invitó al Emperador Galáctico Sheev Palpatine a reunirse con varios jefes de la Armada Imperial, con el objetivo de decidir cómo las escuelas militares que el Imperio había heredado de la República Galáctica podrían incorporarse a las academias Imperiales. El Emperador y su aprendiz Darth Vader abordaron el Desafío en el sistema Denon, donde Baylo comenzó a probar a Sloane y a los demás cadetes a través de simulacros y simulaciones en el puente de la nave para el Emperador y Vader. Palpatine permaneció poco tiempo, pero ordenó a Vader que se quedara a observar, lo que hizo durante varias horas mientras Baylo reprendía constantemente a sus cadetes mientras trabajaban.[4]

Cuando el Vicealmirante Tallatz, el último de los jefes navales, llegó al Desafío, Sloane programó un curso desde el sistema estelar Denon al planeta Christophsis, donde Palpatine y Vader se transferían del Desafío al Destructor Estelar clase Imperial Peligroso con el fin de viajar al planeta Ryloth y aplastar a la insurgencia local. Baylo luego dio la orden de trazar el curso, y cuando Sloane demostró que ya lo había hecho, el anciano afirmó que su curso los enviaría al Espacio Salvaje y lo cambió.[4]

Sin embargo, el curso que había realizado Sloane había sido correcto, pero Baylo planeaba matar al Emperador y Vader y había cambiado el curso para llevar al Desafío al corazón de una estrella. Una vez que se estableció el curso, el comandante abandonó el puente, y Sloane revisó sus cálculos para encontrar dónde se había equivocado. Vader luego se acercó a ella y le impidió saltar de la nave al hiperespacio, cambiando el curso de nuevo al original de Sloane. Vader luego se fue y ejecutó a Baylo en su oficina frente al Emperador. Poco después de que el Desafío llegó a Christophsis, Sloane entró en la oficina y encontró el cuerpo de Baylo. Tras cuestionar qué sucedió, el Emperador dijo que Baylo finalmente murió de vejez. Después de que el Emperador le informó a Sloane que la nave iba a ser renombrada Obediencia como un golpe final sutil a Baylo y una pista no tan sutil en Vader para recordarle su lugar, los dos Lores Sith desembarcaron y viajaron a Ryloth.[4]

Ascenso a capitana

«¿Y espera que yo le recomiende para uno?»
«No, señor, no estaba pidiendo—»
«No acepte favores de nadie, y nunca deberá favores a nadie.»
―Gran Moff Tarkin felicita a la Capitana Sloane por su obediencia[fuente]

Más tarde, Rae Sloane se convirtió en comandante de la Armada Imperial y desempeñó el papel de oficial ejecutivo a bordo del Destructor Estelar clase Imperial Executrix, la nueva nave insignia del Gran Moff Wilhuff Tarkin. Durante el viaje al mundo del Borde Interior de Gilvaanen para investigar la producción de armadura de soldados de asalto, Sloane investigó los antecedentes del Conde Denetrius Vidian sobre las órdenes de Tarkin. Describió al cíborg como un «trabajador milagroso» que había puesto en marcha el programa de cargueros Gozanti a tiempo y por debajo del presupuesto. Antes de que Tarkin se fuera, le informó al Gran Moff que este era su último vuelo en el Executrix ya que había sido ascendida a capitana y debía regresar a Coruscant.[9]

Cuando Tarkin comentó que era admirable que una joven oficial fuera ascendida a capitana, Sloane admitió que no sabía dónde estaba su próximo lugar debido a la escasez de puestos. También le dijo a Tarkin que no quería ningún favor. El Gran Moff respondió con pesar que aquellos que no aceptaban favores no tenían que deberles ninguno. Después de que el Conde Vidian expuso el plan de Thetis Quelton de sabotear la armadura de soldados de asalto, Tarkin le asignó un experto en eficiencia su propio Destructor Estelar personal. Como Vidian buscaba a un capitán novato sin apego a las prácticas del pasado, Tarkin supuestamente nombró a Sloane como la comandante de la nave.[9]

El conflicto de Gorse

Acompañante del Conde

«¡Estos idiotas actúan como si nunca hubieran visto un Destructor Estelar!»
―Rae Sloane, al entrar al sistema Gorse[fuente]
SloaneKanan

El primer encuentro cara a cara de Sloane con Kanan Jarrus.

Tras su ascenso a la capitanía, fue asignada al Destructor Estelar Imperial Ultimátum y estuvo presente durante los acontecimientos del conflicto de Gorse. Durante esa expedición, Sloane tuvo la tarea de escoltar al experto en eficiencia del Emperador, el Conde Vidian, en una misión para acelerar la producción de thorilidio en el sistema Gorse. Vidian era un cíborg que había superado el síndrome de Shilmer para convertirse en uno de los gurús de gestión más respetados de la galaxia. La mayor parte del thorilidio era extraído de la luna Cynda de Gorse y luego transportado al planeta para su refinación y exportación. En ese momento, la capitanía de Sloane del Ultimátum fue originalmente pensada como una posición temporal ya que el capitán original de la nave, Yale Karlsen, estaba fuera por negocios en Corellia.[1]

Al ingresar al sistema Gorse, la Capitana Sloane ordenó que el tráfico minero entre Gorse y Cynda se mantuviera alejado a un kilómetro del Ultimátum por procedimiento de la Armada Imperial. Vidian luego intervino y convenció a Sloane para que alejara su nave del tráfico minero con el fin de evitar frenar la producción. La capitana y su tripulación, incluido el Comandante Nibiru Chamas, estuvieron presentes cuando Vidian ordenó al Ultimátum que abriera fuego contra un carguero rezagado dañado llamado Cynda Soñando para que «acelerara» el tráfico. Sloane se quedó a bordo del Destructor Estelar mientras Vidian realizó su recorrido por las minas en Cynda. A medida que patrullaba la flota minera, Sloane tuvo un breve pero hostil intercambio con un descarado piloto de carga llamado Kanan Jarrus, quien hizo comentarios sarcásticos sobre su apariencia. Desconocido para Sloane, Kanan era un padawan Jedi que había sobrevivido a la Gran Purga Jedi.[1]

Después de que Vidian regresara de su recorrido por Cynda, la Capitana Sloane le informó que la explosión reciente dentro de las minas de la luna había sido plantada deliberadamente por un minero disidente llamado Skelly, que había sido detenido por un equipo de explosivos. Vidian luego le dijo a Sloane que necesitaba cambiar su itinerario y visitar las refinerías en Gorse. El plan original del conde había sido corresponder con los gerentes planetarios por holograma. En realidad, el motivo real de Vidian para visitar Gorse era destruir el centro médico de Ciudad Gorse con el fin de ocultar su pasado como el inspector de seguridad Lemuel Tharsa. No obstante, Sloane cumplió con las órdenes de su superior. Oficialmente, Tharsa figuraba como consultor de minería independiente que trabajaba para Vidian.[1]

El día antes del recorrido programado de Vidian por Gorse, Sloane y el Comandante Chamas discutieron en privado sus impresiones sobre el Conde Vidian. Además de comentar sobre los esfuerzos de Vidian para aumentar la productividad económica y la represión de la seguridad en el planeta, también notaron sus hábitos personales, incluidas sus frecuentes llamadas a su oficina principal en el Depósito de Calcoraan y el daño en los aposentos personales de Vidian. Chamas le dijo a Sloane que sospechaba que el conde tenía mal genio; de hecho, el conde se había enfurecido después de enterarse de su rival, el Barón Lero Danthe, de que el Imperio había duplicado la cuota de thorilidio de Gorse. Además, cuestionaron el relato biográfico oficial de Vidian de que era un ingeniero de construcción de naves descontento que se había reconstruido a sí mismo como un magnate exitoso. Sloane y Chamas acordaron vigilar las actividades de Vidian mientras lo protegían de la «chusma» durante el recorrido.[1]

Al día siguiente, la Capitana Sloane acompañó a Vidian en su trayecto por Ciudad Gorse. Su primera parada fue la refinería Poliquímicas Resplandor Lunar, donde Vidian fue recibido por la directora de operaciones de la compañía, Lal Grallik, y su esposo Gord Grallik, el jefe de seguridad terrestre. A pesar de las mejores precauciones establecidas por Sloane y Gord, la visita de Vidian no salió según lo planeado. El minero disidente Skelly, que había escapado con la ayuda de la rebelde Hera Syndulla, intentó convencer a Vidian de que no destruyera a Cynda. Sin embargo, el conde lo asaltó, pero escapó al sistema de cinta transportadora de la fábrica.[1]

Sloane y sus hombres no pudieron detener al fugitivo, pero atraparon a otro intruso que resultó ser el mismo Kanan con el que se había encontrado anteriormente. El rebelde afirmó que era un conductor de autobús, pero Sloane encontró su explicación insatisfactoria ya que lo habían encontrado merodeando en la zona de seguridad. Sloane también reconoció a Kanan como el descarado piloto con el que se había encontrado anteriormente en el sistema Gorse. Además, estaba a punto de detener a Hera, la amiga de Kanan, por entrada no autorizada, pero decidió dejarlos ir después de recibir nuevas órdenes de Vidian para regresar al Ultimátum de inmediato. Vidian afirmó que había ideado una nueva estrategia que serviría al Emperador. Entonces, Sloane de mala gana liberó a Kanan y Hera.[1]

Los esfuerzos de Sloane para transportar a Vidian de regreso al Ultimátum estuvieron plagados de peligro y hostilidad. Skelly hizo explotar dos lanzaderas Imperiales que la Capitana Sloane había desviado del Destructor Estelar para recoger a Vidian. Ella y el conde sobrevivieron, pero varios soldados de asalto fueron asesinados. Los problemas de los Imperiales se complicaron aún más por un vengativo Gord que buscaba confrontar a Vidian por asesinar cruelmente a su esposa Lal y Skelly, ayudados por la rebelde Hera y su amigo Kanan. A pesar del envío de Transportes de Tropas Imperiales y dos cazas TIE tras los fugitivos, los rebeldes lograron escapar en un aerobús que arrojaron sobre una cantera. Sloane se vio obligada a desviar un tercer transbordador Bastonazo para recoger a Vidian.[1]

Frustrando la conspiración de Vidian

«Entonces yo soy la que está justo a tiempo. La tripulación técnica del Ultimátum—anula el enlace al control de la detonación a la Recolectora... Y a todos los soldados Imperiales a bordo, en el nombre del Emperador: ¡Arresten al Conde Vidian!»
―La Capitana Sloane frustrando el complot de Vidian[fuente]
JustDance

Sloane derrotó al Conde Vidian con la ayuda de sus enemigos rebeldes Hera y Kanan.

Una vez a salvo a bordo del Ultimátum, la Capitana Sloane y su oficial de ciencias, la Teniente Deltic, estuvieron presentes cuando el Conde Vidian describió su «nueva estrategia» que consistía en destruir a Cynda para que su recipiente de recolección de thorilidio pudiera cosechar las reservas de la luna. Vidian propuso usar el baradio-357 almacenado en su Depósito de Calcoraan. Cuando la Teniente Deltic expresó su preocupación de que destruir la luna causaría la disolución de los cristales de thorilidio, Sloane exigió que Vidian realizara una prueba para probar la viabilidad del ensayo, ya que tendría graves repercusiones para Gorse. Sin embargo, Vidian estaba preparado para esto y produjo resultados de pruebas falsos bajo el seudónimo de Lemuel Tharsa, que respaldaba sus argumentos de que destruir la luna no dañaría los cristales de thorilidio de Cynda. En verdad, Vidian quería desacreditar a Sloane y a su rival, el Barón Danthe, para asegurarse el favor del Emperador.[1]

Como parte del bombardeo de prueba, Vidian con la aprobación tácita de la Capitana Sloane bombardeó las instalaciones mineras de Resplandor Lunar en Cynda, matando a muchos trabajadores. La explosión fue atribuida a la administración de la refinería y luego fue utilizada como pretexto por el Imperio para nacionalizar la empresa. A pesar de la pérdida de vidas involucradas, Sloane aceptó los argumentos de Vidian de que alertar a los mineros conduciría a disturbios en el sistema Gorse. La capitana también estaba satisfecha con el informe de Lemuel, que respaldaba las afirmaciones de Vidian de que el campo de asteroides resultante continuaría produciendo thorilidio durante los próximos dos mil años. Esto más que cumpliría con la reciente decisión del Emperador de triplicar la cuota de minerales de Gorse.[1]

Poniendo en práctica el plan de Vidian, Sloane ordenó al Control del Tráfico Espacial de Gorse que desviara todas las naves de carga mineras en el sistema para recoger los envíos de baradio-357 del Depósito de Calcoraan. La capitana Imperial y su nave viajaron al sistema Calcoraan, donde supervisaron a los cargueros mineros. Sloane se mostró escéptica ante las cifras de Deltic de que los escombros resultantes de la destrucción de Gorse podrían continuar suministrando cien Imperios interestelares durante un siglo. Poco después, Chamas le informó a Sloane que el Barón Danthe quería hablar con ella. Durante su conversación, Danthe expresó preocupación porque Vidian no le había informado sobre su última aventura y le pidió que le informara si necesitaba ayuda.[1]

Sloane luego visitó el Depósito de Calcoraan, donde el Conde Vidian le dio un recorrido por las instalaciones. Ella notó que sus empleados realizaban ingeniería inversa de los drones de minería a prueba de calor del Barón Danthe. Mientras recorría el depósito de baradio, se enteró de que los pulmones mecanizados de Vidian eran capaces de filtrar el veneno. Sloane se encontró con un Kanan disfrazado, que había creado un bloqueo en el tubo del tranvía empujando un droide de mantenimiento dentro. Sloane creyó el informe de Kanan de que había un bloqueo, lo que le permitió a él y sus amigos rebeldes Hera, Skelly y la sullustana Zaluna Myder infiltrarse en los aposentos personales de Vidian.[1]

Los rebeldes lograron incapacitar al conde con un suero que lo hizo dormir y luego descargaron su mente en una computadora. Como resultado, los rebeldes se enteraron de que Vidian era en realidad Lemuel Tharsa y que había falsificado los resultados de las pruebas para su propio enriquecimiento personal. Para detener el plan de Vidian, decidieron enviar los resultados de la prueba original al Emperador. Los rebeldes encontraron un aliado poco probable en la forma de la Capitana Sloane. Kanan atrajo a Sloane a los aposentos de Vidian y la atrapó en un campo de estasis. Sloane rápidamente reconoció a Kanan como el piloto descarado, pero Kanan logró convencerla de que era un «agente del Emperador». Le contó sobre los resultados falsificados de Vidian y le pidió que enviara los resultados originales al Emperador a través de un canal seguro en su Destructor Estelar. A pesar de su disgusto por Kanan, Sloane cumplió con su pedido debido a su lealtad al Imperio.[1]

Después de que Vidian despertara, Sloane fingió lealtad y afirmó que había sido atacada por los mismos rebeldes que lo habían abordado. Tras alertar a seguridad, Vidian ordenó a Sloane que preparara el Ultimátum para partir hacia el sistema Gorse. También le ordenó que desplegara cazas TIE y cruceros portanaves clase Gozanti. Creyendo que Sloane seguía siendo leal, Vidian se ofreció a apoyar su avance profesional en la Armada Imperial si aceptaba participar en la detonación de Cynda.[1]

De vuelta a bordo del Ultimátum, Sloane y Chamas contactaron al Barón Danthe por un canal seguro y le pasaron los resultados de la prueba original. Pese a que Danthe era un civil, Sloane y Chamas se le acercaron porque era una de las pocas personas que podían acercarse directamente al Emperador y a sus más altos funcionarios. Al llegar al sistema Gorse, Sloane envió a los cazas TIE para interceptar al carguero rebelde Oportuna, al que llamó «Renegado Uno». Sin embargo, los rebeldes eliminaron todos los TIE y lograron realizar un aterrizaje forzoso a bordo de la nave de recolección Recolectora de Vidian.[1]

A pesar de ser abordado, el Conde Vidian insistió en continuar la cuenta regresiva. En ese momento, el Comandante Chamas le informó a Sloane que había recibido un mensaje de prioridad del mismo Emperador. Mientras Sloane trataba con el Emperador, Chamas anunció que la conexión con el control de detonación estaba activa y que solo faltaban diez minutos para que se establecieran las cargas finales. Luego de confirmar los resultados falsos de Vidian y su identidad con el Emperador Palpatine, Sloane se dio cuenta de la profundidad total del engaño de Vidian, incluida su conspiración para incriminarla a ella y al Barón Danthe por la pérdida del rendimiento de thorilidio en el sistema Gorse. Mientras Chamas y el Barón Danthe observaban, Sloane ordenó a su tripulación cortar el enlace de detonación con la Recolectora y emitió órdenes para el arresto inmediato de Vidian.[1]

Vidian luego reveló que tenía un último truco bajo la manga: todavía podía controlar de forma remota las torres de inyección y los sistemas logísticos desde la Recolectora. En respuesta, Sloane ordenó a los soldados de asalto a bordo de la nave que mataran a la tripulación cibernética de Vidian. También ordenó a la tripulación de artillería del Ultimátum que bombardeara la torre de transmisión y los escudos de energía de la nave de Vidian. Como consecuencia, la Recolectora sufrió graves daños durante el bombardeo. El propio Vidian fue asesinado personalmente por Skelly, quien detonó una bomba que destruyó la nave. Mientras tanto, Kanan, Hera y Zaluna lograron escapar en una cápsula de vida. La muerte de Vidian y la destrucción de su nave terminaron sus planes de destruir Cynda.[1]

Debido a su papel en detener a Vidian, Sloane se convirtió en la capitana permanente del Ultimátum. Posteriormente se enteró de que el Comandante Chamas había estado trabajando para el Barón Danthe todo este tiempo al proporcionarle información sobre el consultor fantasma de Vidian. Al mismo a Danthe se le otorgó el control sobre las operaciones de minería de thorilidio en el sistema Gorse. Él terminó todas las operaciones mineras en Cynda y restauró la luna a su estado anterior como destino turístico. También se embarcó en operaciones mineras en el lado del sol de Gorse utilizando drones resistentes al calor. Tras un interrogatorio con uno de los intermediarios del Emperador, Sloane llegó a sospechar legítimamente que Kanan no era agente del Emperador y se esforzó por descubrir su verdadera identidad.[1]

Carrera en ascenso

Vice Admiral Rae Sloane

La Vicealmirante Rae Sloane buscando a Kanan Jarrus.

En los años posteriores al conflicto de Gorse, Sloane ascendió al rango de vicealmirante, pero en su tiempo libre trató de aprender más sobre la historia de Kanan Jarrus, a quien había conocido durante los acontecimientos en Gorse, siguiendo su rastro desde el planeta Gorse a Moraga donde terminó. Allí capturó al rebelde Morfizo, que era un viejo amigo de Jarrus, y lo usó como carnada. Ella trató de capturarlo, pero él la derribó y escapó con Morfizo. Después de la fuga de Jarrus, el Gran Inquisidor se le acercó y le dijo que le contara todo lo que sabía sobre Jarrus.[10]

Batalla de Endor

«Hemos perdido la batalla. En cuanto a la guerra, la perderemos también si lo que queda del Imperio lucha como si nada de esto hubiera ocurrido. Si imaginamos que el Emperador puede simplemente remplazarse, o que únicamente la amenaza de una acción de la flota puede hacer rendirse a los planetas rebeldes. De modo que nuestra responsabilidad es evitar que eso ocurra.»
―Almirante Sloane manteniendo la moral de sus subordinados[fuente]

Durante la Batalla de Endor, la Almirante Sloane comandó el Destructor Estelar Imperial Vigilancia. Recordando las lecciones del Comandante Baylo, permaneció estoica e impasible en el puente del Vigilancia para mantener la moral de sus subordinados. Después de que la Flota de la Alianza acelerara para lanzar su ataque a lo largo del frente, Sloane dió la orden al Teniente Habbel de mandar al Líder Zafiro Maus Monare y a sus cazas TIE a defender los perímetros y enviar soluciones de objetivo a las tripulaciones de turboláser. A Sloane le molestaba tener que trabajar bajo la supervisión del oficial de lealtad del Buró de Seguridad Imperial Emarr Ottkreg.[11]

Admiral Sloane SWArmada Tiziano Baracchi

La Almirante Sloane durante la Batalla de Endor.

A medida que la Flota de la Alianza se enfrentaba contra el Escuadrón de la Muerte Imperial, Ottkreg cuestionó las órdenes de Sloane y abogó por atacar a los rebeldes que avanzaban. Ella respondió que era innecesario desperdiciar vidas Imperiales cuando era mejor dejar que los rebeldes se quemasen mientras la segunda Estrella de la Muerte los eliminaba uno por uno. Mientras hablaban, la segunda Estrella de la Muerte destruyó un crucero estelar MC80. Para hacer valer su autoridad, Sloane enfatizó que recibió sus órdenes del Almirante Firmus Piett, quien estaba obedeciendo la estrategia del Emperador.[11]

Cuando tres corbetas CR90 de la Alianza se acercaban al Vigilancia, Sloane ordenó a Habbel que le dijera al Líder Zafiro que interceptara las naves enemigas si seguían su curso actual. Cuando Ottkreg volvió a objetar, Sloane hizo que el controlador Springbuck activara el holotanque, lo que demostró que las naves rebeldes no se estaban retirando, sino que estaban atacando a las naves Imperiales para evitar ser disparadas por la segunda Estrella de la Muerte. Mientras que el oficial de lealtad confiaba en la segunda Estrella de la Muerte, Sloane consideraba la superarma como una pérdida colosal de fondos.[11]

Tras perder el contacto con la guarnición de Endor, Sloane ordenó a su tripulación volver a contactarla a través de canales prioritarios. Mientras la batalla continuaba, se enteró de que la guarnición de Endor estaba siendo atacada por ewoks. Un informe adicional indicó que el generador de escudo de la base habían sufrido daños significativos pero que aún se mantenía. Cuando la flota Imperial comenzó a sufrir graves bajas, Sloane ordenó a su tripulación que se preparara para una operación de limpieza o búsqueda. Sin embargo, esta defensa se volvió discutible cuando el generador de escudo de la Estrella de la Muerte fue destruido por las fuerzas rebeldes en Endor, cambiando el rumbo de la batalla decisivamente a favor de la Alianza.[11]

A pesar de las objeciones de Ottkreg, Sloane ordenó a sus cazas estelares retirarse y evitar perseguir a los rebeldes hacia la segunda Estrella de la Muerte. Sin desanimarse por las amenazas de Ottkreg de una corte marcial, Sloane dirigió al Vigilancia para que flanqueara la posición del Superdestructor Estelar Ejecutor, la nave insignia de la flota Imperial. A pesar de sus esfuerzos, un caza estelar rebelde Ala-A logró estrellarse contra el puente del Ejecutor, causando que el Superdestructor Estelar chocara contra la superficie de la segunda Estrella de la Muerte. Luego de perder el contacto con el Emperador, Sloane se dio cuenta de que la batalla estaba perdida.[11]

Siendo la oficial de más alto rango, ordenó a los capitanes supervivientes que retiraran a sus cazas TIE y se formaran alrededor del Vigilancia. Cuando Ottkreg se opuso una vez más, Sloane se cansó y lo asesinó a tiros con su pistola. Con los rebeldes victoriosos, instó a las naves Imperiales sobrevivientes a retirarse al sistema Annaj. Junto a su tripulación en el puente, fue testigo de la explosión de la segunda Estrella de la Muerte. Mientras su oficial ejecutivo Nymos Lyle estaba angustiado, ella les aseguró a todos que continuarían luchando mientras el Imperio aún existiera.[11]

Cumbre sobre Akiva

El piloto rebelde

«Es curioso. Nuestros registros indican que Gev Hassan murió bajo custodia Imperial. Permítanos que corrijamos nuestros registros.»
―Rae Sloane conociendo a Wedge Antilles[fuente]
WedgesEntireHead-ROTJ

Capitán Antilles, prisionero rebelde de Sloane.

Tras la Batalla de Endor, la Alianza Rebelde se transformó en un nuevo gobierno galáctico rival llamado Nueva República. Varios meses después de los acontecimientos en Endor, Sloane entró al servicio de un misterioso individuo conocido como el Operador,[5] el seudónimo del Almirante de Flota Gallius Rax.[6] Bajo las instrucciones de Rax, organizó una reunión Imperial secreta en el planeta Akiva. La reunión fue el inicio del Consejo del Futuro Imperial, cuyo objetivo era planificar el futuro del Imperio después de la muerte del Emperador y su aprendiz, Darth Vader. Sloane viajó al mundo del Borde Exterior en su nave insignia Vigilancia.[5]

Antes de que comenzara la reunión, tuvo un encuentro con el piloto de caza estelar de la Nueva República Wedge Antilles mientras él estaba explorando el sistema. Wedge intentó fingir que era un piloto devaroniano llamado Gev Hessan, pero Sloane reveló que Hessan había muerto bajo custodia Imperial. Su tripulación pronto atrapó al saltador estelar HH-87 de Wedge con el rayo tractor del Vigilancia, pero Antilles detonó la nave dentro de la bahía del hangar del Destructor Estelar. Varios soldados de asalto murieron, pero la Almirante Sloane sobrevivió a la explosión. Al igual que Wedge, quien logró infiltrarse en el Vigilancia.[5]

Mientras los hombres de Sloane cazaban al piloto rebelde, ella recibió la noticia del Teniente Nils Tothwin de que los otros delegados Imperiales, el Gran Moff Valco Pandion y la General Jylia Shale, habían llegado a Akiva en sus Destructores Estelares Victoria y Coronación respectivamente. Mientras Sloane se preparaba para partir hacia Akiva en su lanzadera, recibió la noticia de que el financiero y esclavista Imperial Arsin Crassus y el Asesor Yupe Tashu habían llegado al planeta en sus naves. Pronto, Sloane y sus hombres capturaron a Wedge en la sala de comunicaciones. Sin embargo, el rebelde logró enviar una transmisión de auxilio que fue recibida por la piloto de la Nueva República Norra Wexley.[5]

Un banquete tenso

«Nada de quizá. Usted lo sabe muy bien. Me consta que usted se ha hecho con el control no solo del Vigilancia, sino también del Devastador. Y probablemente también de la flota que lo acompaña. Imagina. La pequeña Rae Sloane, a los mandos de un Superdestructor Estelar. Nuestro último, ¿no es así?»
―Gran Moff Valco Pandion[fuente]

Después de capturar a Wedge, la Almirante Sloane viajó en su lanzadera a Myrra, la capital de Akiva. Mientras ocupaba el asiento del navegante, su piloto Morna Kee dirigió el transbordador. La acompañó el archivista Februs Temmt, su asistente corelliana Adea Rite, varios soldados de asalto y su prisionero Wedge. Mientras la nave se dirigía hacia el Palacio del Sátrapa donde se iba a celebrar la conferencia, vio a una cazarrecompensas zabrak llamada Jas Emari que se deslizaba en una torre de comunicaciones cercana. Al darse cuenta de que la zabrak era una intrusa, abrió fuego contra Jas, que se cayó de la torre y fue capturada por el señor del crimen sullustano Surat Nuat.[5]

Al ingresar al Palacio del Sátrapa, la Almirante Sloane y su séquito asistieron a un banquete organizado por el Sátrapa Isstra Dirus. Cuando el Gran Moff Pandion le preguntó sobre el sonido de los disparos, Sloane le dijo que había contratado a una insurgente local. Dado que Tashu preguntó por más detalles, ella le aseguró que la Nueva República no se había enterado de su reunión. Sloane luego informó a los otros delegados Imperiales que los rebeldes habían comenzado a difundir holovídeos de propaganda. Shale no estuvo de acuerdo con la opinión de Sloane de que las grabaciones rebeldes eran mentiras y sugirió que el Imperio eran los que se mentían a sí mismos. Sloane respondió que el Imperio había sido traicionado por varios jefes y gobernadores de sector. Agregó que los rebeldes habían atacado cargueros y transportes Imperiales. Finalmente, enfatizó que se reunirían para resolver la falta de liderazgo en el Imperio.[5]

En el momento que Pandion le preguntó sobre el prisionero rebelde que había tomado en el espacio, Sloane se dio cuenta rápidamente de que tenía un espía a bordo del Vigilancia. Luego informó a los otros delegados Imperiales que había capturado al Capitán Wedge Antilles, un héroe de la Rebelión que había participado en los dos ataques de las Estrellas de la Muerte. Sin embargo, ella se esforzó por asegurar a los otros Imperiales que el rebelde no había sido parte de un ataque coordinado y que sería una buena fuente de inteligencia. Tashu le preguntó a Sloane si podía interrogar a Wedge mientras Pandion expresó su consternación porque el Imperio había sido reducido a simples secuestradores. En respuesta, Sloane reiteró que la cumbre para decidir el futuro del Imperio comenzaría al anochecer. Ella le ordenó a Temmt que designara la cumbre como el Consejo del Futuro Imperial. Cuando Pandion preguntó si el Superdestructor Estelar Devastador de Sloane era el último de su clase, está afirmó que el Almirante de Flota había perecido.[5]

Consejo del Futuro Imperial

«…Este encuentro es para decidir el futuro del Imperio con las aportaciones de varios asesores, no solo de uno. Si yo quisiera usar el Devastador para hacerme con el control, lo podría intentar, incluso lo podría conseguir. Pero prefiero no cometer los mismos errores del pasado.»
―Rae Sloane reafirmando su autoridad sobre el Gran Moff Pandion[fuente]

Antes de que pudiera comenzar la reunión, Adea informó a Sloane que el Vigilancia había enfrentado y destruido dos naves exploradoras Ala-A de la Nueva República. Al entrar en la sala de conferencias, Sloane informó a los delegados que su nave había encontrado y destruido a dos cazas rebeldes. Como precaución, propuso que los Imperiales trasladasen sus Destructores Estelares al hiperespacio para mantenerlos fuera del alcance óptico y sensorial. Cuando Crassus protestó, Sloane respondió que si los rebeldes no encontraban nada, avanzarían ya que no tenían los recursos para patrullar el sector de Akiva.[5]

Pandion se burló de Sloane llamándola cobarde y luego le propuso que trasladara el último Superdestructor Estelar a Akiva. Sin embargo, la General Shale salió en defensa de Sloane y comparó al Devastador con una importante ficha de chatta-ragul que no podían permitirse perder. Shale agregó que el Gran Almirante rebelde Gial Ackbar era un genio táctico que enviaría una nave no tripulada, un argumento que Sloane compartió. Cuando Crassus se puso del lado de Pandion, Sloane lo ridiculizó como un mero comerciante. Afortunadamente para Sloane, Tashu se puso del lado de ella y le citó al mantra Sith que no era cobardía esconderse en las sombras y atacar a un enemigo que pasaba.[5]

Con una escasa mayoría de tres a uno, la Almirante Sloane emitió órdenes de mover a los tres Destructores Estelares a la clandestinidad a pesar de las protestas de Pandion. Más tarde, estuvo presente cuando el Asesor Tashu torturó a Wedge en un intento de obtener información del piloto rebelde. Más tarde, Sloane se dirigió a sus compañeros delegados Imperiales después de que las fuerzas Imperiales derribaran un transporte rebelde sobre Myrra. Mientras Sloane creía que la nave rebelde había sido neutralizada, un soldado, el Sargento Jom Barell, logró escapar e infiltrarse en las calles de Myrra. Crassus y Pandion no estaban de acuerdo con la opinión de Sloane de que los rebeldes ya no representaban una amenaza, ya que los primeros instaban a los Imperiales a enviar una flota dirigida por el Devastador. Antes de que estallara una discusión, Sloane les recordó a los demás delegados que se les convocó para discutir un propósito mayor: el futuro del Imperio Galáctico y la galaxia.[5]

Luego de restaurar el orden, Sloane dictaminó el inicio de la reunión. Mientras los otros Imperiales debatían los méritos de usar un doble que se hiciera pasar por el Emperador Palpatine, Sloane recibió noticias de Adea de que activos rebeldes habían filtrado información sobre la conferencia del Futuro Imperial al público akivano. Llamó a Sátrapa Isstra y le ordenó que le mostrara una ventana que daba al frente. Sloane fue testigo de una multitud reunida en la Avenida de la Satrapía para asaltar el Palacio del Sátrapa. Al darse cuenta de que el público de Akiva sabía sobre el Consejo del Futuro Imperial, le ordenó a Adea que preparara una evacuación de la flota Imperial sobre Akiva.[5]

Rebelión en Akiva

«Soy la Almirante Rae Sloane. Quedan arrestados por conspirar contra el Imperio Galáctico. Largo sea su reinado.»
―Rae Sloane, arrestando a Norra Wexley y a su célula rebelde[fuente]
Teenage Snap Wexley

Temmin Wexley, un molesto obstáculo para Sloane.

Poco después, la piloto rebelde Norra Wexley se apoderó de un caza TIE y lo usó para derribar a varios cazas TIE Imperiales. Sloane logró derribar el TIE robado con un cañón turboláser a pesar de las protestas de Adea. El turboláser destruyó el TIE pero también dañó la torre más oriental del Palacio del Sátrapa. Tras ser expulsada del caza, Wexley envió la nave afectada en curso de colisión con tres transbordadores Imperiales estacionados. La piloto de Sloane, Morna, también resultó herida durante el estallido. Las explosiones en el Palacio del Sátrapa solo envalentonaron a la multitud, que intentó asaltar el palacio.[5]

Las recientes explosiones pusieron en pánico al Consejo del Futuro Imperial. Cuando Pandion expresó su indignación ante la mínima presencia Imperial en Akiva, Sloane defendió sus acciones alegando que no podían hacer que la conferencia pareciera una ocupación total. Pandion luego sugirió convocar a los Destructores Estelares para que pudieran escapar. En respuesta, Sloane señaló que sus lanzaderas habían sido destruidas y que estaban siendo asediados por una población que durante mucho tiempo había sido abusada por la satrapía. El Sátrapa Isstra luego trató de echarle la culpa al Imperio y reprendió a Sloane por dañar su palacio. Reafirmando su autoridad, Sloane reiteró que no enviarían la flota para evitar provocar a la Nueva República.[5]

Luego ordenó a Crassus que prestara su yate, el Arpa Dorada para que los delegados Imperiales pudieran escapar. Cuando Crassus protestó, ella lo ridiculizó como un oportunista y disparó un bláster sobre su cabeza para silenciar sus protestas. Para complicar los problemas de Sloane, Adea le informó que su prisionero rebelde había escapado. En medio del caos, Wedge logró dominar a Adea antes de caer en el piso inferior del lugar. A pesar de ser noqueado, logró enviar una señal de auxilio a la Flota de Defensa de la Nueva República en su pantalla de visualización. Sloane logró capturar a un Wedge inconsciente solo para enterarse de que ya había alertado a los rebeldes.[5]

A pesar de la cadena de desastres, la Almirante Sloane recibió consuelo en la forma del señor del crimen local Surat Nuat. El criminal sullustano había hecho un trato secreto con Temmin Wexley, el hijo adolescente de Norra, para intercambiar a la cazarrecompensas Jas Emari y al ex oficial de lealtad Imperial Sinjir Rath Velus a cambio de darle a Norra y a su droide Señor Huesos pasaje seguro fuera del mundo. Sin embargo, Surat hizo otro trato con Sloane y ofreció vender a Norra, Sinjir y Jas al Imperio. Sloane aceptó el trato y reunió tropas para encontrarse con los intrusos fuera del Palacio del Sátrapa. El plan de Sinjir para entrar al edificio era usar su código del BSI para contactar a la seguridad del palacio y engañar a los guardias para que abrieran la puerta. En cambio, los cinco rebeldes fueron recibidos por la Almirante Sloane y una docena de soldados de asalto armados, que rápidamente los detuvieron.[5]

Escapando de Akiva

«Podría haber muerto ahí. En Akiva. O me hubieran podido capturar.»
«Pero eso no ha ocurrido. No le capturaron. Sigue viva. Es la mejor, la más brillante. Y por esto ha pasado la prueba. Necesito gente como usted.»
―Almirante Sloane y el Almirante de Flota discutiendo los sucesos de Akiva[fuente]
Mr Bones

Sloane desintegró al Señor Huesos mientras dejaba a Akiva.

Después de capturar a los rebeldes, la Almirante Sloane tuvo un breve intercambio verbal con Norra. Cuando Norra le dijo que el Imperio estaba llegando a su fin, Sloane respondió que el cometa aún no los había golpeado. Una vez dentro del Palacio del Sátrapa, Sloane contactó a Surat a través de un holograma. Cuando Temmin exigió que el señor del crimen honrara su trato, Surat reveló que había traicionado al joven. Como compensación, Sloane permitió que el adolescente se fuera, pero tomó a sus compañeros bajo custodia. Cuando Temmin protestó y ordenó al Señor Huesos que los salvara, Sloane y sus soldados de asalto desintegraron al droide con sus blásters. Ella personalmente disparó seis veces contra el droide de combate B1 y luego ordenó a sus hombres que arrojaran al chico del techo de su palacio.[5]

Sloane, sus compañeros delegados Imperiales y sus prisioneros partieron en el Arpa Dorada hacia el Vigilancia. También llevó a un Wedge cautivo junto a ellos, buscando usarlo como instrumento de negociación. Cuando el Sátrapa exigió refugio de la multitud, ella mató a dos de sus guardias y le dijo que había sobrevivido a su utilidad. Mientras se preparaban para partir, Morna le informó a Sloane que había encerrado al piloto de Crassus en una de las habitaciones y que habían recibido noticias de que los Destructores Estelares habían vuelto a orbitar desde el hiperespacio. Cuando el yate ascendió a los cielos, Temmin, que había sobrevivido a su caída, logró subir al casco exterior de la nave.[5]

En la cabina, Sloane y Morna sintieron algún movimiento en el casco. Enviaron un soldado de asalto para revisar la escotilla de mantenimiento. Sin embargo, Temmin arrojó al soldado de asalto al exterior y luego subió a bordo de la nave. Antes de que pudieran alcanzar la seguridad de la flota, el Arpa Dorada fue golpeado por el fuego del turboláser del soldado de la Nueva República Jom Barell, quien se había apoderado de un turboláser. La explosión del turboláser hizo un agujero en la nave y absorbió a varios soldados de asalto y a los Guardias Reales del Emperador. Los problemas de los Imperiales se complicaron aún más cuando la Nueva República emergió del hiperespacio y procedió a bombardear el Vigilancia.[5]

Con mucha dificultad, Sloane y Morna lograron aterrizar el Arpa Dorada a bordo del Vigilancia. El aterrizaje forzoso mató a Crassus, a varios soldados de asalto y noqueó a Adea, Tashu y Shale. Los prisioneros rebeldes lograron escapar con la ayuda de Temmin. Con el Vigilancia desmoronándose, Sloane y Morna se apoderaron de un transbordador Imperial y huyeron al Destrucción Estelar de Pandion, el Victoria. Sin embargo, Pandion había logrado sobrevivir al accidente e intentó obligar a Sloane a entregarle el mando del Devastador. Durante un breve intercambio verbal, ella reveló que el Almirante de Flota conocido como el Operador todavía estaba vivo.[5]

Tras una breve pelea, Sloane expulsó a Pandion de la cabina. Con Norra persiguiéndolos en otro caza TIE robado, Sloane y Morna arrojaron el cuerpo principal del transbordador Imperial, que colisionó con el caza de Norra. Las Imperiales buscaron refugio a bordo del Destructor Estelar de Pandion y escaparon mientras la flota de la Nueva República destruía el Vigilancia y el Coronación. En ausencia de Sloane, la Nueva República liberó Akiva. Norra sobrevivió a la batalla mientras su hijo y sus compañeros llevaron cautivos a la ayudante de Sloane, Adea, Tashu y Shale.[5]

Sobreviviendo por poco a los acontecimientos en Akiva, Sloane regresó al Devastador. Allí se encontró cara a cara con su superior, el misterioso Almirante de Flota Gallius Rax, quien reveló que fue él quien orquestó la Batalla de Akiva, informando a la Nueva República de la presencia de la cumbre Imperial para purgar al incompetente liderazgo militar Imperial.[5] Con Sloane demostrando ser realmente competente, Rax la ascendió al rango de Almirante de Flota, y más tarde a Gran Almirante, y la convirtió en la líder de facto de la Armada Imperial, y también prometió darle una oportunidad de emperatriz con el tiempo.[6]

Gran Almirante

Rostro público del Imperio

«Nuestro objetivo es el resurgir del Imperio. Un Imperio más fuerte, más efectivo.»
«Sí, pero ¿cómo? No le hemos hecho ninguna propuesta a Mas Amedda, que sigue atrincherado en Coruscant. ¿Acaso elegirá a otro Emperador? Nuestra reunión en Akiva fue ... un ardid necesario. No obstante, no elimina nuestra necesidad de unidad. Muchos moffs se han rebelado, asegurando que Palpatine sigue vivo. El Gran General Loring está escondido en Malastare—»
―Rae Sloane cuestionando el liderazgo del Imperio de Gallius Rax[fuente]
Brendol Hux

Sloane tuvo la tarea de rescatar a Brendol Hux, fundador de lo que sería el programa de soldados de asalto de la Primera Orden.

Algún tiempo después, la ahora Gran Almirante Sloane comenzó a contratar al cazarrecompensas Mercurial Swift para eliminar a los Imperiales rebeldes como el ex Vicealmirante Perwin Gedde. Como ella controlaba la facción más grande de la Armada Imperial que quedaba, se convirtió en el rostro público del Imperio. De vez en cuando, Sloane enviaba transmisiones de propaganda al resto de la galaxia para influir en la opinión pública a favor del Imperio. Estas transmisiones se realizaron en nombre de la Oficina de Promoción Imperial, Verdad Galáctica y Corrección de Hechos (OPI), que estaba dirigida por Ferric Obdur, el nuevo jefe de información de Sloane. La OPI también produjo carteles de propaganda que comparaban la Nueva República con los Hutts. A pesar de su participación en la propaganda Imperial, Sloane no estuvo de acuerdo con que Obdur falsificara los hechos con el fin de hacer quedar bien al Imperio.[6]

Luego de hacer la transmisión de propaganda, la Gran Almirante Sloane asistió a una reunión con el Almirante de Flota Rax. A pesar de su cooperación, Sloane desconfiaba del Almirante de Flota debido a su rápido avance durante su carrera en la Armada Imperial. Las sospechas de Sloane se vieron reforzadas por el hecho de que gran parte de los registros de sus orígenes habían sido eliminados. Después de conversar sobre la ópera, Rax enfatizó que su objetivo era el resurgimiento de un Imperio más fuerte y efectivo. A pesar de la purga que se había producido en Akiva, Rax estaba trabajando en el establecimiento de un nuevo Consejo en la Sombra para guiar a los restos del Imperio.[6]

Rax encargó a la Gran Almirante Sloane el rescate del Comandante Brendol Hux y su hijo ilegítimo Armitage del planeta asediado de Arkanis. La reunión con Rax solo reforzó su desconfianza hacia el Almirante de Flota. No estaba de acuerdo con la idea de Rax de gobernar el Imperio como un culto. Sin embargo, Sloane cumplió con las órdenes de su oficial al mando. Ella le encargó a su asistente Adea Rite, a quien Rax había rescatado de Akiva, la contratación de Mercurial Swift para rescatar a Brendol Hux y a su hijo. Frustrada por la inacción del Imperio y temerosa de Gallius, Sloane decidió viajar a Coruscant para encontrar más información sobre el misterioso Almirante de Flota.[6]

Encuentro con Mas Amedda

«Rax sigue vivo, ¿verdad? No tiene que responder. Puedo ver el miedo en sus ojos. Usted es prisionera de su propio cargo, como yo. Quizá podamos planear juntos nuestra fuga. Quizá podemos apoderarnos de la cárcel. Los droides están almacenados junto con los restos del propio Imperialis.»
―Mas Amedda hablando de Gallius Rax con Sloane[fuente]
Grand Vizier Amedda

Sloane se reunió con el Gran Visir Amedda para investigar los orígenes de Gallius Rax.

Después de reorganizar su horario, Rae partió pronto a Coruscant con una identidad falsa para no despertar sospechas, especialmente las de Rax. Llegó al antiguo Edificio del Registro Imperial y comenzó su búsqueda de información sobre Gallius Rax. Durante este tiempo, Rae miró los registros sobre Acorazados Estelares clase Ejecutor y el historial de servicio de Gallius. Ella descubrió que la última ubicación conocida del Superdestructor Estelar personal del Emperador, el Eclipse, no coincidía con los registros que indicaban dónde fue destruido. Al encontrar esto sospechoso, Rae decidió pasar más tiempo en los archivos. Horas después, cuando estaba a punto de irse un droide le entregó un cristal de datos. Ella lo examinó y presenció imágenes en las que un niño pequeño emergía de una lanzadera frente a destacados Imperiales como el Coronel Wullf Yularen, Mas Amedda y, el más importante, el mismo Emperador.[6]

Como la mayoría de las personas en la grabación estaban muertas, Rae decidió ir a la única persona que aún estaba viva del vídeo, Mas Amedda. De camino a Amedda, Rae fue atrapada en un ataque insurgente y hecha prisionera. Como los insurgentes no sabían quién era, se preguntaron qué hacer con ella, mientras que Rae se debatía si revelaba su identidad. Sin embargo, fue rescatada por Mercurial Swift antes de que se pudieran tomar medidas. Rae luego le informó de su misión de rescatar a Brendol y Armitage de Arkanis antes de que cayera. Luego dejó a Rae en el Palacio Imperial donde ella se coló y tomó el bláster oculto de Amedda antes de que él llegara. Amedda la descubrió antes de que se suicidara y entró en pánico, pensando que ella estaba allí para asesinarlo. Sin embargo, Rae le mostró el video que tomó de los archivos.[6]

Él le informó que la lanzadera del video había llegado desde Jakku con un pasajero inesperado, un niño pequeño. Amedda se dio cuenta rápidamente de que Gallius Rax todavía estaba vivo y que Rae le servía. Luego hizo un trato con Rae a cambio de más información sobre Gallius. Si él le decía dónde encontrar más información, entonces tendría un lugar en su Imperio. Lo hizo encontrando similitudes entre ellos, diciendo que ambos estaban atrapados de por vida. Después de que ella estuviera de acuerdo, Amedda le contó sobre los restos del yate personal del Emperador, el Imperialis, que se encontraba en Quantxi, la luna desguace de Ord Mantell.[6]

Consejo en la Sombra

«Está satisfecho conmigo. El zorro está satisfecho de la gallina.»
―Pensamientos de la Gran Almirante Sloane sobre el secretivo liderazgo de Rax[fuente]

Varios días después de su regreso de Coruscant, la Gran Almirante Sloane convocó a la reunión inaugural del Consejo en la Sombra durante la cena. El Consejo en la Sombra estaba formado por Brendol Hux, el Gran Moff Randd, el General Hodnar Borrum y el propagandista Imperial Ferric Obdur. Como los otros hombres no estaban de acuerdo con su debido respeto, Obdur le pidió a Sloane que le contara la historia de su infancia de cómo se unió al Imperio. En cambio, Sloane decidió atacar a Brendol preguntándole sobre su hijo ilegítimo. Obdur aconsejó a sus compañeros delegados Imperiales que cultivaran la imagen del Imperio como el desvalido para combatir el atractivo de la Nueva República.[6]

Complacido con los comentarios de Obdur, el Almirante de Flota Rax entró en la sala y anunció que el Consejo en la Sombra serviría como su verdadera confianza cerebral para reconstruir el Imperio. Rax luego informó a Sloane y a los otros miembros del Consejo que su flota en la Nebulosa Vulpinus no era el único remanente de la Armada Imperial. Entonces, reveló que comandaba más flotas Imperiales ocultas en otras cinco nebulosas: el Almagesto, la Nebulosa del Recluso, la Nebulosa Queluhan, el Triángulo Ro-Loo y la Inamorata. Sloane se molestó porque Rax le había ocultado esta información, pero se mantuvo en silencio para mantener una apariencia de unidad.[6]

Manteniendo esta fachada, Sloane habló y apoyó a Rax alegando que habían retenido esta información para proteger al Imperio de personas oportunistas como el fallecido Gran Moff Pandion. Las palabras de Sloane complacieron a Rax y a los delegados. Cuando Borrum presionó por más soldados y armaduras, Rax les informó que habían perdido mundos clave de fabricación como Kuat, Xa Fel, Anadeen y Turco Prime a manos de la Nueva República. En cambio, Rax propuso que el Imperio usara sus tres reservas restantes en el Borde Exterior: Zhadalene, Korrus y Belladoon, para atar un cordón alrededor de la Nueva República. Rax tenía la intención de utilizar estos mundos para fabricar máquinas de guerra para el Imperio. Sloane abandonó la reunión para asistir a la destrucción del Destructor Estelar Imperial Guadaña.[6]

Luego de la reunión, las sospechas de la Gran Almirante Sloane sobre el Almirante de Flota Rax solo incrementaron tras descubrir evidencia de que Rax había bloqueado un mensaje entrante del Guadaña, el cuál había sido atacado por fuerzas de la Nueva República cerca del Espacio Salvaje. Sloane estaba consternada por los esfuerzos de Rax por maniobrar al Imperio para que se inmoralara a sí mismo, lo que le daba una ventaja a la Nueva República. Más tarde, Sloane se dio cuenta de que Rax había sacrificado al Guadaña para eliminar a un rival, el Comandante Valent. Mientras reflexionaba sobre las acciones de Rax, Ferric Obdur visitó a Sloane, quien quería que preparara una declaración sobre la pérdida de Arkanis y que discutiera los planes para el futuro del Imperio. Rax pronto supo que Sloane había descubierto esta información y le ordenó a Adea Rite que la espiara.[6]

Pretextos y engaños

«Me desprecia.»
«No. Por supuesto que no. Lo respeto.»
«Puede respetarme y despreciarme a la vez. Yo sentía algo parecido por nuestro emperador. Era poderoso y digno de alabanza, pero a la vez era un monstruo. Y cometía errores.»
―Gallius Rax y Rae Sloane[fuente]
Monmothma

Sloane contactó a Mon Mothma bajo las órdenes de Rax para iniciar falsas conversaciones de paz.

Más tarde, la Gran Almirante Sloane se reuniría en privado con Gallius Rax a bordo del Devastador para asesinarlo. Cuando Rax le preguntó si lo despreciaba, Sloane profesó respetarlo. Rax respondió que ella lo podía respetar y despreciar a la vez. Luego reveló que sabía que ella había visitado en secreto a Mas Amedda para preguntarle sobre su pasado. También le dijo a que sabía que ella había ido a matarlo. En ese momento, Rax afirmó que él le contaría sobre su verdadero plan.[6]

Sloane le dijo a Rax que estaba cansada de que él fuera el titiritero que la controlaba detrás de escena. Rax luego ofreció apoyar su candidatura para Emperatriz y servir como su asesor. No obstante, se mostró evasivo cuando Sloane le preguntó sobre sus orígenes e identidad. Sin embargo, Rax habló de otros asuntos y le dijo que planeaba atacar Chandrila. Cuando Sloane preguntó por los detalles, Rax le dijo que todas las piezas estaban casi en su lugar y le dijo que esperara. Luego le suplicó a Sloane que confiara en él para este asunto.[6]

Posteriormente, fue contactada a través de un holograma por el Contraalmirante Urian Orlan, quien estaba designado a bordo del Destructor Estelar Dominio en el reducto Imperial de Kashyyyk. Orlan le informó que dos naves sospechosas habían viajado a la prisión Jaula de Ashmead usando un código de autorización que supuestamente había sido autorizado por ella. Como Sloane no recordaba haber enviado naves al sistema Kashyyyk, le ordenó a Orlan que enviara un equipo para investigar.[6]

Sin embargo, Rax revocó su orden y le ordenó a Sloane que contactara a Orlan nuevamente y le dijera que el Imperio había autorizado las reparaciones en la Jaula de Ashmead. Rax reconoció que las naves pertenecían al equipo de cazadores Imperiales de Norra Wexley y al héroe de la Rebelión, el General Han Solo. Sin revelar ningún detalle sobre su ataque planeado contra Chandrila, le aseguró que el Imperio tenía que fingir debilidad. A pesar de su incomodidad con la agenda secreta de Rax, Sloane cumplió con sus órdenes y contactó a Orlan para decirle que el Imperio aprobó las reparaciones en Kashyyyk. No obstante, Sloane se comunicó en secreto con un aliado desconocido y le dijo a la persona que fuera al sistema Kashyyyk en su nombre.[6]

Al aceptar el curso de acción de Rax, la Gran Almirante Sloane se hizo pasar por el Operador y contactó a los líderes de la Nueva República, la Canciller Mon Mothma, la Princesa Leia Organa y el Almirante de Flota Ackbar a través de un holograma. Si bien los líderes de la Nueva República se mostraron escépticos ante sus afirmaciones de que ella era la Operadora, acordaron escuchar una solicitud para iniciar conversaciones de paz entre el Imperio y la Nueva República, un asunto acuciante del planeta Kuat y sus astilleros.[6]

Sloane no pudo ofrecer la rendición del Imperio debido a la resistencia de los líderes Imperiales restantes. Mon Mothma explicó que tenía que plantear el tema de las conversaciones de paz con el Senado Galáctico de Chandrila. Sloane aceptó la solicitud de Mothma y propuso que las conversaciones de paz en Chandrila fueran con la más mínima guardia como una concesión de confianza. Mothma aceptó los términos de Sloane, y las dos acordaron mantenerse en contacto en el mismo canal de la HoloRed.[6]

Un mes después, el Senado Galáctico aceptó la oferta de Sloane para las conversaciones de paz. En la víspera de la reunión, Rax le aseguró que su misión a Chandrila consolidaría su papel de emperatriz. Sin revelar ningún detalle del ataque, él le aseguró que no correría ningún peligro significativo y que el ataque le daría muchas oportunidades de escapar. A pesar de las garantías de Rax, sospechaba que podría ser una trampa o una de sus pruebas. Mientras intentaba dormir, escuchó una obra de teatro sobre un detective droide llamado ADAM y la ópera La Cantata de Cora Vessora. En el fondo, Sloane se encontró una vez más incapaz de confiar en Rax.[6]

Misión a Chandrila

«Adea. Llego tarde, ¿no? Las dos hemos sido estúpidas, Adea.»
«Rax es el camino a seguir. El Imperio tiene que estar dispuesto a cambiar. Tenemos que estar dispuestos a hacer lo que sea para demostrar a la galaxia lo que significa desafiarnos.»
«No me apunte con esa arma, Adea.»
―Rae Sloane descubre que Adea es una agente de Gallius Rax[fuente]
A New Dawn-SWP

Sloane a penas pudo escapar del sanguinario ataque en Chandrila.

La Gran Almirante Sloane viajó a Chandrila en una lanzadera Imperial acompañada por su agregada Adea Rite, el piloto de la lanzadera, el Alférez Karz Damascus, y dos Guardias Reales Imperiales. Al salir del hiperespacio por encima de Chandrila, la nave de Sloane fue escoltada por cuatro cazas estelares Ala-Y al espaciopuerto de Ciudad Hanna. Al aterrizar, fue recibida por la Canciller Mon Mothma y varios soldados, guardias, generales y almirantes de la Nueva República. Mothma invitó a Sloane y su grupo a asistir a las celebraciones del Día de la Liberación, algo que Adea había organizado a instancias del Almirante de Flota Rax.[6]

A Sloane no le agradó la idea de asistir a la celebración de la Nueva República, pero obedeció por el bien de sus anfitriones. Ella consideraba las festividades del Día de la Liberación, de espíritu libre y colorido, como una muestra de locura en comparación a los contenidos y sombríos desfiles Imperiales. Cuando comparó la música gabdorina con un coro de animales atrapados en trampas de barrotes afilados, la Canciller Mon Mothma respondió que el espectáculo del Día de la Liberación mostraba la diversidad de la galaxia. Cuando Sloane preguntó por la ausencia de la Princesa Leia, Mothma afirmó que la senadora estaba enferma. En secreto, Leia partió en una misión de rescate para ayudar a su esposo Han Solo y Chewbacca en la liberación de Kashyyyk.[6]

Sloane y Adea estaban presentes en el edificio de la Vieja Casa de Encuentro cuando Wedge Antilles, el piloto rebelde que habían encontrado en Akiva, llegó para informar a la Canciller Mothma sobre la misión de Leia en Kashyyyk. Más tarde, Sloane y Adea permanecieron en el edificio cuando la Canciller Mon Mothma pronunció un discurso elogiando a los prisioneros que habían sido liberados de la Jaula de Ashmead. Antes de que pudiera terminar su discurso, los ex prisioneros comenzaron a atacar involuntariamente a Mothma y otros funcionarios y oficiales militares de la Nueva República. Mothma escapó por poco del asesinato debido a los esfuerzos de la piloto Norra Wexley, otra adversaria de Sloane. El ataque había sido orquestado por el Almirante de Flota Rax con la ayuda del desilusionado Guardia del Senado de la Nueva República Windom Traducier, quien había usado un transpondedor para activar los chips inorgánicos dentro de las cabezas de los prisioneros.[6]

En medio del caos, Sloane intentó escapar de la Vieja Casa de Encuentro, pero fue perseguida por Norra, quien erróneamente creyó que Sloane era la instigadora detrás del ataque en Chandrila. Norra era la esposa de Brentin Lore Wexley, uno de los prisioneros de la Jaula de Ashmead que había intentado asesinar a la canciller. Tanto Imperial como rebelde participaron en una pelea a puñetazos. Sloane se impuso y logró golpear la cabeza de Norra contra una pared varias veces. Antes de que pudiera matar a la piloto de la Nueva República, llegaron varios guardias del Senado y abrieron fuego contra ella. Sloane escapó en un puente aéreo que conducía a una plataforma de aterrizaje. Sin embargo, Norra logró dispararle por la espalda y se cayó del puente aéreo.[6]

A pesar de sus heridas, Sloane logró aterrizar en otro puente. Para engañar a sus perseguidores de la Nueva República, arrojó su chaqueta al mar, donde quedó atrapada en la red de un droide pescador. Finalmente, logró robar un Bulkstar HHG-42 chandrilano y huir del mundo. Su artimaña no engañó a la vengativa Norra Wexley, quien descubrió que una pequeña nave de carga había escapado. Mientras tanto, el Almirante de Flota Rax alegó que la Gran Almirante había muerto y aprovechó su muerte para designarse Consejero del Imperio. Luego ordenó al Consejo en la Sombra que reuniera las naves Imperiales restantes para un enfrentamiento con la Nueva República.[6]

Lucha contra Gallius Rax

Un aliado improbable

«Si no ha sido usted, ¿entonces quién ha sido?»
«Un hombre llamado Gallius Rax. Al menos, se hace llamar así. Si busca a quién le ha hecho esto, vaya a buscarle...»
―Brentin y Sloane forjando una alianza contra un enemigo en común[fuente]
Jakku-PoeDameronFlightLog

Sloane y Brentin viajaron a Jakku para saldar cuentas con Gallius Rax.

Tras el ataque a Chandrila, la Gran Almirante Sloane llevó el Bulkstar HHG-42 robado al hiperespacio. Pronto descubrió que el ex prisionero de Ashmead Brentin Lore Wexley se había introducido de contrabando a bordo. Buscando venganza por ser convertido en una «máquina de matar», Brentin confrontó a Sloane con su bláster de grafeno. A pesar de un intercambio hostil inicial, Sloane logró calmarlo diciéndole que su verdadero objetivo era Gallius Rax. A pesar de ser enemigos, Brentin vio que Sloane estaba herida y se ocupó de su herida de bláster usando una pistola de bacta para sellar su lesión.[6]

Si bien Brentin quería confrontar a Rax, Sloane le dijo que llegar a él sería complicado. Cuando preguntó acerca del cazarrecompensas Mercurial Swift, Sloane le dijo que él era un cazarrecompensas que trabajaba para ella. Mercurial Swift luego la contactó por holograma para informarle sobre su viaje a Quantxi. Mientras buscaba los restos del Imperialis, Swift descubrió que Rax había provenido del planeta Jakku en las Extensiones Occidentales. Los dos viajaron allí para encontrar información sobre Rax.[6]

Al aterrizar, Sloane y Brentin visitaron un bar local para encontrar información sobre Rax. Sin embargo, el cantinero Corwin Ballast no pudo ayudarlos. Poco después, Sloane fue testigo de cómo el Superdestructor Estelar Devastador y una flota de Destructores Estelares salieron del hiperespacio por encima de Jakku. Fue entonces que se dio cuenta rápidamente de que Rax había regresado a casa con los restos del Imperio para un enfrentamiento con la Nueva República.[6]

Huéspedes de Niima

«Lo que hay allá afuera es un arma. Si me dejas ir—si me permites atrapar a Rax—puede ser tuya. El arma que ahí guarda es más poderosa que cualquier Estrella de la Muerte jamás construida. Imagínala. Imagina que en lugar de que esa arma esté en tus manos esté en manos de la Nueva República. Bajo el poder de los Hutt, bajo tu control, es un arma construida para un dios. O, en este caso ... para una diosa.»
―Rae Sloane razonando con Niima la Hutt[fuente]

A lo largo de varios meses, Sloane y Brentin continuaron su búsqueda de información sobre los orígenes de Rax. Durante el curso de su viaje en Jakku, se encontraron con el erudito Kolob, un anciano que una vez había dirigido el orfanato de dónde había salido Gallius Rax. Reveló que el verdadero nombre de Rax era Galli y que el chico había estado resguardando un sitio misterioso en el Valle del Eremita, cerca del altiplano de la Mano Quejumbrosa. Kolob también reveló que Rax había estado secuestrando huérfanos locales con un propósito desconocido. Además, se enteraron de que Niima la Hutt estaba vigilando el camino hacia la Mano Quejumbrosa.[12]

Con la ayuda de Brentin, Sloane preparó un primitivo dispositivo de escucha, que solía aprovechar para las transmisiones de radio y las conversaciones entre Imperiales. Ambos se hicieron amigos de un soldado de asalto desilusionado llamado RK-242. Sloane le dijo al soldado angustiado que Rax había cometido un golpe y que iba a llevar al Imperio a la destrucción. En respuesta, RK-242 les dijo que Rax había convocado los restos Imperiales a Jakku para probarlos, entrenarlos y endurecerlos. El soldado también le dijo a Sloane que el autoproclamado Consejero Rax había establecido una base para consolidar la presencia Imperial en el planeta, pero que no podía transmitir ninguna información sobre la misteriosa instalación en el Valle del Eremita. Después de que el soldado divulgó todo lo que sabía, Sloane lo mató a tiros con su bláster para sacarlo de su miseria y ocultar su presencia. Cuando Brentin protestó, Sloane respondió que no podían ayudarlo.[12]

Para llegar al altiplano de la Mano Quejumbrosa, Sloane y Brentin entraron al palacio de Niima disfrazados de posibles esclavos que buscaban una audiencia con la amante del crimen. Al identificarse como la Gran Almirante Sloane, solicitó permiso para viajar al altiplano de la Mano Quejumbrosa. Sin embargo, Niima reveló que ya había llegado a un acuerdo con Gallius Rax y ordenó a sus esclavos que sometieran a los dos visitantes. Después de enterarse de que Niima no sabía lo que Rax estaba escondiendo en el altiplano, Sloane afirmó que el sitio estaba ocultando un arma y que podría tenerla si rompía su trato con Rax. Ella afirmó que el arma era más grande que cualquiera de las Estrellas de la Muerte del Imperio y que sería un arma valiosa en manos de los Hutt. Niima aceptó el trato e informó a sus invitados que se irían al amanecer.[12]

Viaje a la Mano Quejumbrosa

«Retomaré el control de esta situación. Puedes venir conmigo o puedes morir como esclavo de los Hutt.»
―Sloane a Brentin[fuente]
Battle of Jakku

Sloane y Brentin fueron atrapados en la Batalla de Jakku.

Al día siguiente, Rae Sloane y Brentin acompañaron a la caravana de Niima en su viaje al altiplano de la Mano Quejumbrosa. Tras una semana de viaje, la caravana entró en un valle que estaba rodeado de mesetas en forma de yunque. Mientras Sloane estaba impaciente, Brentin trató de mantenerse optimista. Estando cada vez más impaciente, Sloane discutió con Brentin sobre el robo de una motocicleta con ruedas para acelerar su viaje. Brentin se negó a apoyar su plan y le dijo que fuera paciente. Cuando Sloane se burló de Brentin por no estar motivado por venganza, Brentin respondió que no entendía lo que significaba tener una familia.[12]

No acostumbrada a no tener el control de la situación, Sloane respondió que estaba tratando de retomar el control de su situación. Poniendo su plan en acción, noqueó a un guardia y le robó su bláster. Ella trató de secuestrar una motocicleta con ruedas, pero el conductor la vio atacar al guardia y se retiró. Esto alertó a los otros esclavos que alertaron a Niima. Sloane se vio obligada a luchar contra los otros esclavos con su bláster robado. Brentin entró en la lucha y abordó al esclavo detrás de ella. Niima luego cargó contra Sloane y Brentin, con la intención de aplastarlos con su gran cuerpo serpentino. Antes de que Niima pudiera atacarlos, los turboláseres Imperiales comenzaron a bombardear el convoy desde lejos.[12]

Desconocido para Sloane y Brentin, el Consejero Rax había sido alertado de su presencia por uno de sus droides Centinela. Para evitar que Sloane llegara al Observatorio de Jakku, Rax había ordenado a los turboláseres de la instalación que bombardearan la caravana. Tanto Sloane como Brentin lograron escapar de la destrucción buscando refugio en el pilar oriental del altiplano de la Mano Quejumbrosa. Durante una hora, Sloane y Brentin se escondieron detrás del pilar oriental de la Mano Quejumbrosa, buscando refugio de los turboláseres, Niima y los esclavos sobrevivientes.[12]

Mientras ordenaban sus ideas, los dos discutieron lo que Rax estaba escondiendo en el Valle del Eremita, sin darse cuenta de la existencia del Observatorio de Jakku y la Contingencia. Sloane vio una lanzadera corelliana acercándose a ellos y le dijo a Brentin que iban a tomar la nave. Desconocido tanto para Sloane como para Brentin, la lanzadera llevaba a la esposa de Brentin, Norra, y a la cazarrecompensas Jas Emari, que estaban buscando a Sloane.[12]

Reunión con el Consejero

«Yo soy la Gran Almirante Rae Sloane. Te ordeno que captures al Consejero Gallius Rax bajo el cargo de traición al trono.»
«No son tuyos para dirigirlos. Es un esfuerzo noble. Me entristece que creas que lo que he hecho es una traición. ¿No lo ves, Sloane? Le he dado al Imperio un lugar, un propósito.»
―Reunión de Sloane con el Consejero Rax[fuente]

La lanzadera corelliana fue alertada por tres transbordadores Imperiales que se acercaban, que aterrizaron fuera del pilar oriental. Sloane y Brentin fueron rápidamente hechos prisioneros por el Consejero Gallius Rax y un contingente de soldados de asalto. Rax saludó a su antigua subordinada y expresó su asombro de que ella hubiera sobrevivido. Cuando Sloane respondió que había llegado a retomar el Imperio, Rax afirmó que el Imperio había seguido adelante y que los había traído a Jakku para cumplir su destino. La reunión fue interrumpida por una enfurecida Niima, quien exigió que Rax le dijera lo que estaba escondiendo en el altiplano de la Mano Quejumbrosa. Entonces, luchó contra los soldados de asalto de Rax y dañó una lanzadera antes de ser herida.[12]

Después de que las tropas de Rax sometieron a Niima, Sloane intentó reafirmar su autoridad sobre los soldados de asalto y les ordenó arrestar a Rax por traición. Sin embargo, Rax había ganado influencia sobre las tropas e invitó a Sloane a ser su invitada para su «espectáculo». Rax estaba a punto de ejecutar a Brentin, pero Sloane insistió en que fuera con ella. Ella le dijo a que Brentin había sido uno de sus prisioneros controlados mentalmente. Satisfecho con su explicación, Rax ordenó a sus tropas que los llevaran de vuelta a la base. Cuando pasó junto a Rax, Sloane se ocupó de escupir en su uniforme blanco como un gesto de insulto.[12]

Sloane y Brentin fueron llevados a la base de Rax en Jakku. Ella se disgustó cuando vio cómo los soldados de asalto de Rax trataron a Brentin, considerándolo descuidado, cruel y no representativo de su Imperio. Rax llevó a sus invitados involuntarios a un hangar donde presentó a sus niños soldados, que habían sido entrenados por el ex Comandante Brendol Hux. Como una demostración de su conspiración secreta para derribar el «antiguo Imperio», Rax ordenó a sus nuevos niños soldados matar a los soldados de asalto en presencia de sus invitados. Los infantes mataron rápidamente a las tropas con cuchillos y blásters. Sloane y Brentin estaban horrorizados por la sed de sangre y la crueldad de Rax.[12]

Rax luego hizo que sus niños soldados llevaran a Sloane y Brentin a una tienda de campaña en el techo del edificio de mando Imperial. Luego pronunció un vehemente discurso anunciando que la Batalla de Jakku iba a ser la lucha final del Imperio contra la Nueva República. Sloane consideraba el discurso de Rax como básico, aburrido y lleno de retórica pomposa. Tras el discurso, las fuerzas de la Nueva República entraron en la órbita de Jakku y se enfrentaron a los remanentes del Imperio. Sloane ansiaba comandar la flota Imperial, pero se dio cuenta de que Rax se había hecho cargo y había arruinado «su Imperio».[12]

El enemigo de mi enemigo

«Más vale que tengas razón sobre este Rax. Si descubro que mentiste o que me estás utilizando, vendrá mi droide a partir cada uno de tus huesos. ¿Está claro?»
«Muy claro, Norra Wexley.»
―Norra y Sloane formando una alianza para detener a Rax[fuente]
Norra Wexley

Norra Wexley, una improbable aliada de Rae Sloane.

Mientras Sloane se resignó a la desesperación, Brentin logró liberarse de sus magnaesposas frotándolas contra el polvo. Luego liberó a Sloane y los dos buscaron una nave para interceptar a Rax. Decidieron buscarlo en el Valle del Eremita. Antes de que pudieran encontrar una nave, los dos fueron encontrados por Norra Wexley y el droide de combate B1 Señor Huesos. Ella era la perenne adversaria rebelde de Sloane y esposa de Brentin. Si bien Norra había ido a buscar venganza contra Sloane por sus presuntos crímenes, esta logró convencerla de ayudarla a ella y Brentin a detener a Rax, la verdadera mente maestra detrás del ataque del Día de la Liberación y la Batalla de Jakku.[12]

Después de un poco de contemplación, Sloane decidió que el Imperio que amaba se había ido y acompañó a los Wexley a su misión para frenar a Rax. Tras una discusión, Norra permitió que Sloane volara la lanzadera. Mientras viajaban por los cielos de Jakku, Sloane fue testigo de cómo el asolado Devastador se estrellaba en la superficie del planeta. Esto generó una nube de polvo masiva, pero Sloane y sus compañeros pudieron llegar al Observatorio de Jakku a salvo. Durante el vuelo, el Señor Huesos desembarcó de la lanzadera para encontrar a su maestro, Temmin Wexley, el hijo de Norra, a quien Sloane había encontrado antes.[12]

Al llegar al Observatorio de Jakku, Sloane y los Wexley descubrieron que la instalación estaba construida sobre un profundo pozo que conducía al núcleo de Jakku. Descubrieron que Rax planeaba detonar el planeta junto con las fuerzas Imperiales y de la Nueva República. Sloane no sabía que Rax estaba llevando a cabo el último plan de Contingencia del Emperador, que ordenaba la destrucción del Imperio en caso de la muerte del Emperador. Palpatine le había encomendado a Rax esta tarea antes de su muerte en la Batalla de Endor. Mientras Brentin y Norra intentaban sellar el pozo en el centro de control, Sloane fue a confrontar a Rax en las entrañas del Observatorio.[12]

Deteniendo el apocalipsis de Rax

«Adelante. Salva al mundo. Yo me retiro ahora. Esperemos que Brentin no se equivoque y no seas tan mala como pienso.»
«Buena suerte, Norra Wexley.»
«Buena suerte, Gran Almirante Sloane.»
―Norra y Sloane separándose ya no como enemigas[fuente]

Sloane increpó a su antiguo aliado por destruir el Imperio y prometió que no lo dejaría salir vivo del Observatorio. Entonces, le dió un golpe en la nariz y estalló una pelea. Aunque la Gran Almirante fue entrenada en combate desarmado, Rax había perfeccionado sus habilidades de lucha desde la infancia. Mientras luchaban, el suelo comenzó a temblar ya que Rax ya había iniciado la detonación de Jakku. Finalmente ganaría ventaja sobre Sloane y procedió a romper varios de los dedos de su mano izquierda. Sus gritos atrajeron a Norra y Brentin, que había sido la intención de Rax.[12]

Una herida Sloane intentó advertir a Norra, pero Rax la emboscó. Brentin entró en la pelea, y tanto esposo y esposa se enfrentaron al Consejero. Rax mató a Brentin disparándole en el pecho. Sin embargo, Norra lo hirió al dispararle al Consejero en el hombro. Cuando Rax huyó, Norra le dio a Sloane su bláster para que pudiera matar a Rax de una vez por todas. A pesar del terremoto, Sloane finalmente alcanzó a Rax y le disparó en el hombro. Mientras suplicaba piedad, Sloane le disparó en el estómago varias veces.[12]

Cuando el moribundo Rax sucumbió a sus heridas, le dijo a Sloane que ahora servía a la Contingencia. Con su último aliento, le ordenó que llevara una réplica del yate Imperialis del Emperador con Hux a las Regiones Desconocidas. Rax también le dijo que había enviado allí al acorazado Eclipse del Emperador. Antes de morir, le pidió a Sloane que reconstruyera el Imperio. Sloane se reunió con Norra y su difunto esposo Brentin. Ella le dijo a Norra que sellaría el pozo y se reuniría con su hijo. Las dos antiguas adversarias hicieron las paces y se separaron.[12]

Después de la partida de Norra, Sloane cerró el mecanismo de autodestrucción en el Observatorio de Jakku. Sus acciones salvaron al planeta, así como a la Nueva República y a los beligerantes Imperiales restantes en Jakku de la destrucción. Ella jugó con la idea de permanecer en Jakku y entregarse a la Nueva República. Sin embargo, después de cierta contemplación, decidió aprovechar la oportunidad para reconstruir una versión más pura y refinada del Imperio. Prestando atención a las palabras de su adversario Rax, optó por dirigirse a las Regiones Desconocidas y comenzar un nuevo Imperio.[12]

Éxodo a las Regiones Desconocidas

«Le sirves a la Contingencia ahora.»
«No le sirvo a nadie.»
«Escucha, escucha. Hay una nave. A una caminata de distancia. Imperialis. Tómala. Hux está ahí. Otros también. Usa el mapa— en un pico de información en la, la computadora. Fija el curso hacia lo inexplorado... Infinidad. Ya mandé una nave. Un acorazado ... del Emperador... Ve a la nave. Deja este lugar. Encuentra algo nuevo. Empieza el juego otra vez...»
―Rax envía a Sloane hacia las Regiones Desconocidas para reiniciar el Imperio[fuente]
HuxTLJPromo

Sloane se hizo amiga de un joven Armitage Hux, quien más tarde se convertiría en un destacado general de la Primera Orden.

Luego de la Batalla de Jakku, Sloane partió en el Imperialis hacia las Regiones Desconocidas con el ex Comandante Brendol Hux, su hijo Armitage y un grupo de huérfanos. Al comienzo del viaje, Sloane temía que Brendol Hux hiciera que los huérfanos la atacaran mientras dormía. No obstante, al ver cómo los huérfanos escuchaban a Armitage Hux, ella llegó a un acuerdo con él. Sloane prometió proteger al joven Hux de su padre si este les decía a los huérfanos que la dejaran en paz.[12]

Más adelante, Sloane se enfrentaría al anciano Hux y le contaría sobre la muerte de Rax. Cuando Hux intentó atacarla, ella lo golpeó y lo obligó a aceptar obedecer sus órdenes y dejar de lastimar a su hijo. También le ordenó a Brendol que le enseñara a Armitage todo lo que sabía sobre el Imperio. Durante la duración del viaje, la Gran Almirante se mantuvo alejada de los niños y ocupó su tiempo en estudiar historia, el tiempo de vuelo, las comunicaciones y armas. Pronto, descubrió que el Imperialis estaba transmitiendo un conjunto de coordenadas de ruta a una docena de fuentes diferentes. Ella consultó al droide centinela de la nave y descubrió que estas coordenadas del camino habían sido transmitidas a otros Imperiales considerados leales.[12]

El viaje a través de las Regiones Desconocidas tomó varios meses e implicó varios saltos en el hiperespacio a través de un laberinto de agujeros negros y tormentas solares. Sloane también descubrió que la herida bláster en su abdomen no se había curado por completo. Durante su soledad, Sloane decidió que construiría un nuevo Imperio que no fuera entregado a la traición y vileza del antiguo Imperio de Palpatine que Rax había destruido. Tras meses de volar a través de las Regiones Desconocidas, el Imperialis se reunió con el Acorazado Estelar clase Ejecutor Eclipse. Cuando Hux se dirigió a ella como Gran Almirante, Sloane comentó que el proceso de construcción de un nuevo Imperio debía comenzar, y que esta vez se haría bien.[12]

La Primera Orden

«Señor, si me permite, si la Almirante Sloane estuviera aquí—»
«Bueno, no lo está. ¿Alguna otra amenaza que te gustaría colgar sobre mi cabeza?»
―Capitán Cardinal y General Armitage Hux[fuente]

Eventualmente, Sloane, aún siendo Gran Almirante, se convirtió en parte del primer grupo de líderes de la Primera Orden. El Capitán Cardinal recordó que al menos diez años antes del ataque a Tuanul, Brendol Hux se había estado preparando para una gran reunión con Sloane y los otros líderes militares. En algún momento después, Cardinal fue a hablar con Armitage Hux sobre Phasma, una capitana de la Primera Orden, sobre la muerte de Brendol. Durante la conversación, Cardinal mencionó a Sloane y comenzó a decir qué haría si estuviera allí. El joven Hux lo interrumpió, respondiendo que ella no estaba ahora.[7] Aunque Sloane fue vista como una candidata potencial para liderar los restos del Imperio de Palpatine, Snoke finalmente se levantó para convertirse en el Líder Supremo de la Primera Orden.[13]

Personalidad y rasgos

«... Tendríamos que haber venido con la flota. Necesitamos demostrar habilidad marcial. El Imperio es como un martillo que aplasta el desorden, no un cuchillo clavado entre unas costillas desprevenidas. Rax debe ser arrestado, y después ejecutado. Y lo haré yo.»
―Rae Sloane era una comandante militar convencional y honorable que no estaba de acuerdo con los ataques furtivos[fuente]
Admiral Sloane-SWGA

Rae Sloane en la época de la Batalla de Endor.

Rae Sloane fue una ambiciosa y leal oficial de la Armada Imperial que se dedicó a servir al Emperador Palpatine y su Imperio Galáctico. Era una mujer humana alta y musculosa con piel morena y cabello oscuro. Siendo oficial meritoria, Sloane se unió a la Armada Imperial para escapar de tener que trabajar en un astillero o muelle de carga en su mundo natal de Ganthel.[1] Aunque era firmemente leal, Sloane no dudó en cuestionar órdenes que consideraba traidoras y contraproducentes para los intereses del Imperio. Como cadete Imperial en el Instituto de Entrenamiento de Vuelo Desafío, Sloane se irritó con el Comandante Pell Baylo, un instructor duro pero efectivo que constantemente reprendía a sus cadetes. Usando sus habilidades matemáticas, Sloane frustró un complot de Baylo para asesinar al Emperador y a Darth Vader durante una visita a su academia en nave.[4]

Sloane fue una diligente oficial Imperial que no esperaba ningún favor. Al reconocer su naturaleza obediente, Tarkin la designó como capitana del Destructor Estelar del Conde Vidian.[9] Como oficial al mando del Ultimátum, se veía a sí misma como una sirvienta del Imperio Galáctico. Tenía una relación laboral tenue con su superior, el Conde Denetrius Vidian, experto en eficiencia del Imperio. Mientras compartía la creencia de Vidian en el Imperio, Sloane estaba incómoda con su personalidad volátil y narcisista, su microgestión, y también observó discrepancias en la biografía oficial de Vidian. Ella confió sus preocupaciones sobre Vidian con su compañero oficial, el Comandante Nibiru Chamas, quien trabajaba en secreto para el rival de Vidian, el Barón Lero Danthe. Si bien Sloane expresó su preocupación por las repercusiones de que Vidian destruyera la luna Cynda del planeta Gorse, ella cumplió con su plan después de que el Conde produjera resultados falsos alegando que la detonación de la luna no afectaría los rendimientos de thorilidio. Tras descubrir el engaño de Vidian y alertar al Emperador, ella no dudó en ordenar su arresto y la destrucción de su nave Recolectora.[1]

Si bien la Capitana Sloane no tuvo reparos en usar la fuerza y las medidas duras para imponer el orden Imperial a la gente de Gorse, todavía estaba perturbada por la disposición de su oficial de ciencias, la Teniente Deltic, de considerar detonar a Cynda solo por la emoción de presenciar sus efectos destructivos en Gorse. Al considerar a Deltic como una «vergüenza», Sloane jugó con echarla a través de la esclusa de aire de su Destructor Estelar y se sintió aliviada cuando Deltic fue excluida de la fiesta que acompañó la ceremonia de promoción del Barón Danthe en Gorse.[1]

Grand-Admiral-Sloane

Rae Sloane luego del ascenso a Gran Almirante.

Como leal oficial Imperial, tampoco le agradó el antiguo padawan Jedi y rebelde Kanan Jarrus debido a sus descarados comentarios sobre su apariencia. A pesar de perder la oportunidad de arrestarlo, Sloane aún pudo forjar una «alianza de conveniencia» con Kanan después de apelar a su lealtad al Imperio para sabotear el plan de Vidian de destruir a Cynda. Su voluntad de trabajar con su enemigo nominal fue motivada por la razón de que las acciones de Vidian pusieron en peligro los activos estratégicos Imperiales.[1] Sin embargo, reanudaría su búsqueda de Kanan una vez que la amenaza de Vidian hubiera sido eliminada.[10]

Como almirante, Sloane no estaba dispuesta a desperdiciar vidas y recursos Imperiales en tácticas imprudentes. Mientras se daba cuenta de que el Imperio había perdido la Batalla de Endor, creía que el Imperio pelearía mientras existiera.[11] Sloane también despreciaba la rebelión y su estado sucesor, la Nueva República. Sin embargo, ella se aseguró de que el piloto rebelde Wedge Antilles recibiera un tratamiento médico por sus heridas. Siendo una mujer inteligente y racional, pudo ver los defectos en las políticas y estrategias del Imperio. Como oficial superior de la Armada, Sloane estaba bien versada en tácticas militares. Consciente de la posición debilitada del Imperio después de los acontecimientos en Endor, abogó por una política cautelosa de no enfrentar a la Nueva República y en su lugar reconstruir los recursos agotados del Imperio.[5]

Luego de la Batalla de Endor, Sloane se dio cuenta de que el Imperio se había equivocado al gobernar por terror. Tampoco estaba de acuerdo con la idea de esclavizar especies exóticas, ya que volvía a los individuos contra el Imperio. A pesar de su crítica evaluación de las políticas Imperiales, consideró que la Rebelión y la Nueva República solo traerían caos y desorden a la galaxia. Ella no estaba de acuerdo con la idea de tergiversar los hechos por el bien de la propaganda. Además, consideró a los mon calamari como un pueblo de calamares y comparó la música gabdorina con un «coro de animales» atrapados en trampas de barrotes afilados.[6]

Si bien Sloane reconoció la importancia del liderazgo, no estuvo de acuerdo con el estilo y secretismo de idea de culto del Almirante de Flota Gallius Rax. Le molestaba el hecho de que él le había ocultado información vital sobre las fuerzas militares Imperiales y su disposición a sacrificar muchas vidas para eliminar a sus rivales. Sloane se peleó con Rax después de recurrir a la táctica oculta de usar cautivos implantados con microchip para asesinar a funcionarios de la Nueva República. Rax también sedujo a su leal agregada Adea Rite y le ordenó asesinar a Sloane. Sin embargo, logró defenderse y matar a su posible asesina. Matar a Adea hirió profundamente a Sloane porque había considerado a la mujer más joven como una oficial Imperial ejemplar y la veía como una hija.[6]

El deseo de venganza de Sloane contra Rax la llevó a trabajar con los rebeldes Brentin Lore Wexley y Norra Wexley. A pesar de ser superada y rebasada en número por Niima, logró convencer a la dama del crimen hutt para que rompiera su trato con Rax a cambio de obtener acceso al Observatorio de Jakku. El patriotismo inquebrantable de Sloane por el Imperio la llevó a trabajar con sus enemigos rebeldes nominales para evitar que Rax destruyera Jakku y las fuerzas de la Nueva República e Imperial en órbita. A pesar de su odio por Rax, escuchó su llamado para que se aventurara a las Regiones Desconocidas para reconstruir un Imperio más fuerte y puro.[12]

Sloane desarrolló una relación protectora con el joven Armitage Hux y forjó un acuerdo para proteger al niño de los abusos de su padre Brendol Hux a cambio de mantenerla a salvo de los niños soldados de Rax. A pesar de su relación hostil con Brendol, los dos forjaron una alianza para reconstruir el Imperio. Sloane se veía a sí misma como una pionera que reconstruiría el Imperio en las Regiones Desconocidas. Mientras se retrataba públicamente como una devota desinteresada del Imperio, albergaba ambiciones de reformar el Imperio en su imagen idealizada.[12]

Destrezas y habilidades

«Si alguna vez me traicionas, la violencia que has experimentado ahora volverá multiplicada por cien. Lo que sea que nos espere allá afuera, estás conmigo. Tú no me traicionarás. Tú no me cuestionarás. ¿Entendido?»
―Rae Sloane afirmando su autoridad sobre Brendol Hux; ella era a la vez comandante y una luchadora temible[fuente]

Como oficial superior de la Armada Imperial, Rae Sloane estaba familiarizado en el combate desarmado y luchó con los rebeldes y el personal de la Nueva República en varias ocasiones.[5] También fue entrenada para empuñar un bláster y logró matar a un asesino en una ocasión. También fue capaz de engañar a sus perseguidores de la Nueva República al dejar atrás pruebas que sugerían que había caído a su muerte. Además, sabía cómo pilotar una nave de carga que usó para escapar de Chandrila.[6]

Debido a su entrenamiento en artes marciales, Sloane pudo enfrentarse a Gallius Rax en un combate cuerpo a cuerpo. Sin embargo, ella fue superada por Rax, quien había perfeccionado sus habilidades de combate durante su educación en Jakku. Con la ayuda de Norra y Brentin, logró matar a Rax y poner fin a su breve mandato sobre el Imperio. Como líder, sabía cómo identificar posibles aliados como Brentin y Armitage Hux. También usó su entrenamiento de combate para obligar a Brendol Hux a someterse.[6]

Entre bastidores

«Había estudiado el cambio de la Unión Soviética después de la Revolución de Octubre, como todas las instituciones que habían existido anteriormente se transformaron en lo que vino después. Me di cuenta de que tenía que haber varias personas en el Imperio que no eran malvadas, sino que eran verdaderos creyentes en el orden que traía. Rae Sloane salió de esto.»
John Jackson Miller sobre la creación de Rae Sloane[fuente]

Rae Sloane fue creada para la novela de 2014 de John Jackson Miller Un Nuevo Despertar.[1] Más tarde apareció en la trilogía Consecuencias (2015-2017) de Chuck Wendig, que revela los sucesos ocurridos después de la película de 1983 Star Wars: Episodio VI El Retorno del Jedi.[5]

John Jackson Miller había estudiado los cambios que tuvieron lugar en Rusia después de la Revolución de Octubre de 1917, incluyendo cómo todas las instituciones previamente existentes se transformaron en ella. Por lo tanto, Miller se dio cuenta de que tenía que haber varias personas dentro del Imperio Galáctico que no eran malvadas, sino verdaderos creyentes en el orden que traía, concibiendo el carácter de Rae Sloane. Mientras escribía Un Nuevo Despertar, Miller también quería que Sloane fuera relativamente nueva en su trabajo para poder aprender sobre los secuaces del Emperador Palpatine, sus engaños y todo lo demás. Cuando sintió que el personaje podría ser utilizado en futuros trabajos, Miller hizo que Sloane sobreviviera a los sucesos de Un Nuevo Despertar, lo que le permitió a Chuck Wending usar posteriormente al personaje en sus novelas de Consecuencias.[14]

El rango exacto de Sloane en el momento de la Batalla de Endor parece ser un punto de discusión, Star Wars Battlefront II se refiere a Sloane como vicealmirante,[15] mientras que Consecuencias, «The Levers of Power», Star Wars: En Primera Línea, Star Wars: Atlas Galáctico, se le refiere simple como almirante.[5][11][16][17] Este artículo actualmente supone que la mención de vicealmirante es simplemente un error.

Apariciones

Wiki
Star Wars Wiki tiene 7 imágenes relacionadas con Rae Sloane.

Fuentes

Notas y referencias

  1. 1,00 1,01 1,02 1,03 1,04 1,05 1,06 1,07 1,08 1,09 1,10 1,11 1,12 1,13 1,14 1,15 1,16 1,17 1,18 1,19 1,20 1,21 1,22 1,23 1,24 1,25 1,26 1,27 1,28 1,29 1,30 1,31 1,32 1,33 Un Nuevo Despertar
  2. 2,0 2,1 Star Wars Rebels: La Guía Visual afirma que Kanan Jarrus y Hera Syndulla se conocieron en Gorse, como se muestra en la novela Un Nuevo Despertar, seis años antes de los sucesos de Star Wars Rebels. Star Wars: Atlas Galáctico establece que Star Wars Rebels comienza en el año 5 ABY, fechando así los sucesos de Un Nuevo Despertar en el 11 ABY. Rae Sloane tiene treinta años en Un Nuevo Despertar, por lo que su nacimiento ocurre en el 41 ABY.
  3. TwitterLogo @DelReyStarWars (Star Wars Books) en Twitter «From #StarWarsShow double-sided poster only in #EmpiresEnd B&N edition w/ Norra Wexley & GRAND ADMIRAL RAE SLOANE Art by @stevethomasart» (captura de pantalla)
  4. 4,0 4,1 4,2 4,3 4,4 SWInsider «Orientation»—Star Wars Insider 157
  5. 5,00 5,01 5,02 5,03 5,04 5,05 5,06 5,07 5,08 5,09 5,10 5,11 5,12 5,13 5,14 5,15 5,16 5,17 5,18 5,19 5,20 5,21 5,22 5,23 5,24 5,25 Consecuencias
  6. 6,00 6,01 6,02 6,03 6,04 6,05 6,06 6,07 6,08 6,09 6,10 6,11 6,12 6,13 6,14 6,15 6,16 6,17 6,18 6,19 6,20 6,21 6,22 6,23 6,24 6,25 6,26 6,27 6,28 6,29 6,30 6,31 6,32 6,33 6,34 Consecuencias: Deuda de Vida
  7. 7,0 7,1 Phasma
  8. Tarkin
  9. 9,0 9,1 9,2 9,3 9,4 «Bottleneck»—The Rise of the Empire
  10. 10,0 10,1 Kanan 12
  11. 11,0 11,1 11,2 11,3 11,4 11,5 11,6 11,7 «The Levers of Power»—The Rise of the Empire
  12. 12,00 12,01 12,02 12,03 12,04 12,05 12,06 12,07 12,08 12,09 12,10 12,11 12,12 12,13 12,14 12,15 12,16 12,17 12,18 12,19 12,20 12,21 12,22 Consecuencias: El Fin del Imperio
  13. Star Wars: Los Últimos Jedi: Edición Expandida
  14. Juaco VTX7 (30 de enero, 2020). Interview: John Jackson Miller. El Recoveco del Geek. Consultado el 31 de enero de 2020.
  15. Star Wars Battlefront II
  16. Star Wars: En Primera Línea
  17. Star Wars: Atlas Galáctico

Enlaces externos

 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores
*Nota: Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción. El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.

Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción.

Stream the best stories.

Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción.

Get Disney+