FANDOM


Premium-Eras-legends
Tab-canon-black  Tab-leyendas-white 
Para otros usos, véase Rakata (desambiguación).


«Hace mucho los rakata dominaban toda la galaxia conocida; todas las especies nos hacían reverencia.»
―Guardián Orsaa[fuente]

Los rakata (también conocidos como los Constructores) eran una especie humanoide con características anfibias distintivas. Eran una raza tecnológicamente avanzada que se desarrolló temprano en la historia galáctica, incluso desarrollando alguna tecnología temprana de hipermotor. El uso a largo plazo del lado oscuro de la Fuerza corrompió a su sociedad y los convirtió en una raza de guerreros despiadados. Los rakata utilizaron sus potentes tecnologías impulsadas por la Fuerza para conquistar y esclavizar a todas las demás especies que encontraron en toda su galaxia conocida. Durante el reinado de su Imperio Infinito, se caracterizaron por su crueldad, salvajismo y arrogancia. Eran conocidos por despojar planetas enteros de sus recursos, terraformar mundos para satisfacer sus propias necesidades cambiantes; matar a toda la fuerza laboral esclava; y por comer y contaminar los cuerpos de sus enemigos asesinados, e incluso si eran miembros de su propia especie.

Biología y apariencia

«En todos nuestros viajes, nunca habíamos encontrado una especie que viviera solo para conquistar y destruir. Los rakata devoraban a los suyos»
―Maestro A'nang[fuente]
Rakata profile

Un rakata.

En apariencia, los rakata eran humanoides[7] parecidos a anfibios[8] de piel lisa que tenían cráneos altos junto con ojos que sobresalían de cada lado de sus cabezas mediante tallos cortos. Estos seres bípedos tenían manos de tres dedos que tenían puntas con garras para cavar a través de la tierra compacta. Como especie, eran uniformemente delgados y cercanos a la misma altura. Los extranjeros tuvieron algunas dificultades para distinguir entre rakatas individuales, aunque las mujeres tendían a tener una constitución más esbelta.[7] La dentición de los rakata, que consistía en una multitud de dientes afilados, reflejaba los hábitos carnívoros de los miembros de esta especie, incluso siendo conocidos por comerse a miembros de otras especies inteligentes, incluidos otros rakata.

Los tonos de piel entre sus tipos tendían a ser grises o gris-marrones.[4] Casi todos los rakata tenían piel gris o gris rojiza, aunque este era un rasgo del linaje dominante de aquellos que sobrevivieron a la antigua plaga que redujo su número. Entre los especímenes más raros estaban las razas casi extintas que incluían a los droot de piel azul, los ikalik de rayas rojas y los bukesek de negro.[7] Los Rakata fueron originalmente una especie sensible a la Fuerza, aunque quedaron ciegos a la Fuerza como resultado de una plaga que afligió a su raza.[7]

Historia

Ascenso de los rakata

«Los rakata son una peste sobre la galaxia que, para nuestra vergüenza, nosotros, los kwa, desencadenamos.»
―Maestro A'nang[fuente]
Puerta Infinita de los Rakata

El primer contacto entre los entonces primitivos rakata y los benevolentes kwa.

La especie rakata se originó en el planeta Lehon, un planeta terrestre y templado ubicado en las Regiones Desconocidas.[4][9] Muchos años antes del 36.453 ABY, los kwa, una especie de reptiles sensibles a la Fuerza del planeta Dathomir, llegaron a Lehon, el planeta natal de las especies rakata, a través de su tecnología conocida como las Puertas del Infinito, que le permitió a los kwa viajar instantáneamente a través de la galaxia. Como lo habían hecho en muchos mundos antes, los kwa se convirtieron en los benefactores de los rakata, enseñándoles acerca de la Fuerza y dándoles tecnología avanzada. Alrededor de este tiempo, los Celestiales, ellos mismos los partidarios de los kwa y luego el poder galáctico dominante, también convirtieron a los rakata en una de sus razas de esclavos.[10] Sin embargo, los kwa se horrorizaron al darse cuenta de que los rakata eran una raza caníbal que ignoraba las enseñanzas de equilibrio de los kwa, basándose solo en el lado oscuro de la Fuerza. Combinando su agresión y deseo de conquista con la tecnología kwa, los rakata se expandieron desde Lehon y comenzaron a conquistar otros mundos en las Regiones Desconocidas.[11] El establecimiento de su Imperio Infinito se centró en su planeta natal Lehon, y utilizaron hipermotores basados en la Fuerza para viajar a mundos con firmas fuertes de la Fuerza.[7]

El Imperio Infinito, como se llamaban a sí mismos los rakata, atacó mundos que eran ricos en la Fuerza, conquistando y luego esclavizando a sus pobladores. Los rakata desarrollaron tecnología que les permitió inducir miedo y odio en los seres sensibles a la Fuerza, y utilizaron esclavos sensibles a la Fuerza entre las poblaciones que conquistaron para alimentar sus naves de guerra y tecnologías al colocarlos en máquinas que convertían las emociones del lado oscuro de los esclavos en energía. Deseando la tecnología de las Puertas del Infinito de los kwa, se volvieron contra sus benefactores cuando los kwa se negaron a dársela, y en la batalla resultante en Lehon, muchos kwa murieron deteniendo a los guerreros rakata, destruyendo con éxito la puerta en Lehon.[11]

Aunque las circunstancias exactas del ascenso al dominio del Imperio Infinito se perdieron en el 0 ABY, los especialistas de la era Pre-República como el doctor Insmot Bowen generalmente aceptaron que los rakata hicieron la guerra contra los Celestial y lucharon para exterminarlos. Construyendo una enorme estación espacial conocida como la Forja Estelar sobre la estrella Abo en el sistema Lehon, una fábrica impulsada por el lado oscuro que produjo naves de guerra y tecnología para el imperio, los rakata se extendieron por las Regiones Desconocidas y en la galaxia oriental por el 35.000 ABY.[1]

Algunas hipótesis sobre la turbulencia hiperespacial al oeste del Núcleo Galáctico que luego detuvo la exploración de la República de las Regiones Desconocidas afirmaron que fue creada por los Celestiales en un esfuerzo por contener a los presuntuosos rakata. A pesar de los mejores esfuerzos de los Celestiales, con el tiempo, su influencia disminuyó a manos de los rakata. Los antiguos grimorios del Enclave Gree registraron que los rakata, a quienes identificaron como los "Cazadores de Almas", desataron maldiciones sobre los Celestiales, a los que llamaron "Golondrina Gris" y "Bocas sin Rostro", y se refirieron a ellos como los "Guías de Seres" y los "Comedores de Mundos". En 33.600 ABY, los Celestiales habían desaparecido de la galaxia, y el Imperio Infinito había tomado el centro del escenario.[9][10]

El Imperio Infinito

«Soy un rakata—Es el nombre de mi pueblo. Hace eones, nuestro Imperio Infinito gobernaba este mundo y muchos otros.»
―El Encarcelado[fuente]
ConstructionOfTheStarForge

Esclavos construyendo la Forja Estelar.

En su pináculo, el Imperio Infinito gobernó más de quinientos mundos[12] ricos en la Fuerza ubicados en toda la galaxia. Su extensa civilización se extendió a través de innumerables sistemas estelares y fue mucho más grande que los imperios de eras posteriores.[13] Mediante el uso de tecnologías alimentadas por el lado oscuro, como el hipermotor impulsado por la Fuerza, el Imperio Infinito de los Constructores dominó el espacio conocido durante miles de años. Muchos de los mundos más destacados de la galaxia se incluyeron en este imperio, como Corellia, Honoghr, Generis, Hijarna, Xo y Dantooine. Sin embargo, sus hipermotores solo podían visitar mundos que poseían firmas fuertes en la Fuerza, lo que resulto en enormes vacíos entre sus mundos conquistados. La naturaleza fortuita de su imperio permitió que florecieran muchas otras civilizaciones, y se desarrollaron confederaciones dispersas de otras civilizaciones en los espacios entre los mundos de los rakata mediante el uso de tecnología hipermotora peligrosa e impredecible.[9]

Al ser una raza guerrera y cruel, el gran peligro que representaban los rakata era el hecho de que eran fuertes en la Fuerza además de ser tecnológicamente avanzados. Se sabía que esclavizaban o acababan con todas las civilizaciones que encontraban.[14] También se sabía que habían sido maestros crueles y manipuladores de aquellos a los que esclavizaban.[9] En su apogeo, la población del Imperio contaba con diez mil millones de guerreros rakata y un billón de esclavos. Entre sus conquistas estaban los selkath de Manaan, los wookiees de Kashyyyk, los kumumgah de Tatooine, los noghri de Honoghr, los humanos de Coruscant y los nativos del sector Corelliano.[15][16] Al transportar estas especies esclavas a nuevos mundos, se creía que los rakata habían sembrado inadvertidamente franjas de la galaxia con vida inteligente.[15][16] Además, hicieron uso de trabajadores coruscanti y esclavos corellianos para crear armas de escala colosal..[7] Hace milenios en Mygeeto, los esclavos del Imperio Infinito formaron hermosas formaciones de cristal para conmemorar una victoria olvidada hace mucho tiempo.[17] En su apogeo, casi quinientos mundos conquistados rindieron homenaje al Imperio Infinito rakata.[14]

El planeta forestal Kashyyyk fue un mundo capturado por el Imperio, y los rakata instalaron una computadora de terraformación en el planeta para manipular los árboles wroshyr de Kashyyyk. Sin embargo, la computadora perdió contacto con los rakata en el 33.598 ABY, y más de doscientos años después no funcionó correctamente, causando una hiperaceleración en el crecimiento de los wroshyrs.[1] Cuando los rakata se encontraron con Dathomir, el planeta natal de los kwa, sometieron brutalmente al planeta[9] en venganza por la destrucción a través de la galaxia[11] de todas las Puertas del Infinito de los kwa, y como resultado, los kwa finalmente se convirtieron en los lagartos semi inteligentes kwi.[16] Según las creencias de las Hermanas de la Noche, el uso de las Puertas del Infinito de los kwa creó vacíos y heridas no naturales en Dathomir que llevaron a los Espíritus a llamar al Imperio Infinito al planeta. Su llegada diezmó a los kwa que fueron transformados en un estado animal por la acción de los Espíritus.[18]

Intrigado por los enormes rancors nativos de Dathomir, el Imperio Infinito transportó a varios de ellos de regreso a Lehon como curiosidades, y también lograron conducir a los gree, otra especie de espaciadores en ese momento, de regreso a su cúmulo de origen.[9] El Imperio Infinito introdujo un rancor en el planeta Gamorr, donde se convirtió en una criatura mitológica en la cultura de los nativos gamorreanos.[19] El Imperio Infinito convirtió el planeta Belsavis en un planeta prisión, utilizando tecnología de estasis para sepultar monstruos, señores de la guerra y otras entidades poderosas.[20] El primer prisionero de Belsavis, y la razón por la que se construyó la prisión, era Mundo Razer, un ser misterioso cuya hambre supuestamente consumió mil mundos. Según las inscripciones en la Tumba, que era el término de la República Galáctica para el complejo principal de la prisión rakata, se necesitó todo el Imperio Infinito para someter a Mundo Razer.[21]

En algún momento desconocido, el Imperio Infinito se vio amenazado por una horda de alienígenas merodeadores conocidos como los esh-kha. Estos alienígenas atacaron mundo tras mundo donde destruyeron a sus habitantes antes de continuar su campaña. Tales acciones llevaron a la pérdida de varios mundos esclavos de los rakata a manos de los esh-kha antes de que el Imperio Infinito reuniera su poderío militar para desafiar esta amenaza. Los rakata odiaban a los esh-kha y se referían a ellos como una plaga en la galaxia debido a sus acciones. El conflicto resultante envolvió a toda la galaxia y condujo a la casi extinción de los esh-kha. Solo cien mil sobrevivientes vivían cuando el Imperio Infinito ganó la guerra, encarcelando a estos esh-kha restantes en Belsavis, donde fueron colocados en estasis. La tecnología preservó a la especie, pero dejo a los individuos conscientes creyendo que tal castigo le enseñaría a los esh-kha el error de sus caminos. La reputación de los esh-kha llevó al Imperio Infinito incluso a encarcelar a Voz Sagrada y a sus pacíficos seguidores esh-kha en Belsavis. La gran victoria lograda por el Imperio Infinito llevó a los rakata a crear un monumento en el planeta Hoth que contenía un holograma interactivo que hablaba de su victoria sobre los esh-kha.[5]

Durante su periodo de expansión, los rakata se encontraron con la especie sith en Korriban. Al principio, los rakata eran cautelosos, y fingieron aliarse con el señor de la guerra Adas, llegando incluso a mostrarle cómo construir el holocrón Sith piramidal. Con el tiempo, Adas se enteró de que los invasores estaban empeñados en la conquista.[22] Unificando a los sith, el Rey Adas lideró una revuelta contra los invasores rakata y posteriormente adquirió su tecnología, así como la de los holocrones.[23] Cuando las dos especies fueron a la guerra, Adas logró llevar a los sith a la victoria y expulso a los rakata de Korriban, a costa de su vida.[22] Aunque derrotados, los rakata habían devastado Korriban, lo que condujo a la reubicación de los sith a Ziost.[23] Las acciones del Imperio Infinito llevaron a los sith a abrazar verdaderamente el lado oscuro, y su conflicto llevó a los sith de pura sangre a formar un culto disidente que se convenció por sus interacciones con los rakata de que todas las especies inteligentes eran sensibles a la Fuerza.[24] En algún momento, un rakata llamado Soa formó su propio imperio basado en Korriban, que sirvió como su trono. Sin embargo, el Imperio Infinito más tarde lo encarceló en la Bóveda de la Eternidad en Belsavis, donde se hizo conocido como el Infernal.[5]

La altura de los rakata se alcanzó alrededor del 25.793 ABY, cuando su Imperio Infinito había alcanzado su pináculo.[8] Para entonces, se habían entrometido en los ecosistemas de muchos de los planetas bajo su reinado, desde Kashyyyk hasta Tatooine[9] y Vagar Praxut.[7] La superficie de Kashyyyk fue terraformada específicamente por los rakata para fines agrícolas.[1] Por el contrario, mundos como Duro y Morseer quedaron desnudos durante el apogeo del Imperio Infinito.[7] En algún momento, tomaron el control sobre el planeta Byss, que se convirtió en su fortaleza para explorar los confines prohibidos del Núcleo Profundo.[25] Fue aquí donde descubrieron un planeta poderoso en lo profundo del Núcleo que se creía imposible de alcanzar.

Encontrando a los Je'daii

«Mi Sabueso, Trill, afirma que ha sentido un mundo rico en la Fuerza dentro del Núcleo Profundo.»
―Predor Skal'nas[fuente]

En la cima del Imperio Infinito, los rakata usaban esclavos entrenados como Sabuesos de la Fuerza. Eran seres entrenados en el lado oscuro destinados a localizar planetas fuertes en la Fuerza. Tal fue el caso de Tatooine, ubicado por Xesh, el sirviente del Predor Tul'kar. En este tiempo, el Sabueso de la Fuerza Trill afirmó haber detectado un mundo increíblemente fuerte en la Fuerza, pero afirmo que era imposible alcanzarlo desde los carriles retorcidos causados por los agujeros negros y las estrellas. Xesh fue enviado a alcanzar este planeta por el Predor Skal'nas. Tython era un planeta aislado con una población de sensibles a la Fuerza entrenados que se hacían llamar Je'daii. Los Je'daii se esforzaron por equilibrar sus acciones entre la oscuridad y la luz, para que no comenzaran masivas tormentas de la Fuerza en todo el planeta. Xesh llegó a Tython, pero su presencia oscura cambió el equilibrio del planeta, causando una intensa tormenta en todo el planeta. Esta tormenta alertó a los Je'daii y dañó la nave de Xesh, lo que provocó su caída y destrucción en Tython. El sirviente del rakata fue el único sobreviviente e inmediatamente se enfrentó a los Je'daii.

Colapso

«Durante el colapso del Imperio Rakata, los señores de la guerra desataron armas de terrible destrucción que amenazaban con llevar a nuestra especie a la extinción.»
―Anciano rakata a Revan[fuente]

Después de generaciones de supremacía galáctica, el Imperio Infinito comenzó a fracturarse y alrededor del 25.200 ABY el imperio rakata explotó.[23] Las tensiones constantes entre las facciones internas estallaron repentinamente en una devastadora guerra civil causada por la influencia corruptora de la Forja Estelar. Ya debilitados por la guerra, los rakata fueron golpeados repentinamente por una plaga mortal que se extendió rápidamente a través de sus filas[15][16] y diezmó a la especie.[23] Más tarde se teorizó que la enfermedad fue creada por una especie esclava porque solo había infectado a los Constructores. La virulenta plaga casi exterminó a los rakata y puso de rodillas al Imperio Infinito, sin embargo, lo peor estaba por venir.[15][16] Los rakata repentina e inexplicablemente comenzaron a perder su conexión con la Fuerza. Peor aún, no pudieron descubrir la fuente de su fallida sensibilidad. Los científicos rakata propusieron numerosas hipótesis especulativas para explicar su empeoramiento, pero al final, todas sus suposiciones resultaron incorrectas.[15] Con el tiempo, se revelaría que una misteriosa mutación en la plaga había hecho que los Constructores fueran despojados de sus poderes.[16]

Por lo tanto, la rápida expansión de los rakata llegó a un abrupto final cuando esta extraña plaga arrasó con sus especies. Millones murieron como resultado y aquellos que sobrevivieron habían perdido su conexión con la Fuerza.[14] A medida que los usuarios de la Fuerza fueron seleccionados de la población en general a un ritmo cada vez mayor, los rakata perdieron su capacidad de manipular su propia tecnología. Pronto, se vieron obligados a confiar en dispositivos inferiores que no dependían de la Fuerza. Sintiendo debilidad, las especies esclavas se rebelaron en insurrecciones a gran escala en muchos mundos miembros y aceleraron el colapso total del Imperio Infinito en el 25.200 ABY.[15][16] Como resultado de esta vulnerabilidad, los rakata no pudieron reprimir el estallido masivo de violentas rebeliones de esclavos y levantamientos contra su gobierno.[14] Los casi diezmados rakata no podían hacer nada más que abandonar sus conquistas y retirarse a la seguridad de su planeta natal Lehon.[15][16] Algunos rezagados de los rakata sobrevivieron a la caída del Imperio Infinito en el Cúmulo Tion hasta el 25.100 ABY, permitiéndoles a los humanos de Tion acceder a su tecnología sensible a la Fuerza.

Unkwld temple

El Templo de los Antiguos.

La pérdida de la Fuerza combinada con la casi extinción llevó a los rakata a retirarse a su planeta natal.[26] En este punto, el sistema Lehon estaba protegido por un campo disruptivo que podía deshabilitar las comunicaciones y los sistemas de navegación de cualquier nave entrante. El campo, operado desde la cima de un Templo en la superficie de Lehon, fue construido originalmente para proteger la Forja Estelar, pero ahora se usaba para proteger a los rakata.[15] En su planeta natal, la civilización rakata se desvaneció rápidamente en la oscuridad y la barbarie.[15][16] En Lehon, unos pocos miles de sobrevivientes rakata aparentemente representaron todo lo que quedaba del Imperio Infinito que permaneció en su planeta natal oculto, donde descendieron a la barbarie.[14] Sus luchas internas llevaron a los restos de su civilización a una ruina aún mayor. Después de que terminó la guerra global, todo lo que quedaba era una serie de tribus bárbaras. Estos salvajes rakata dominaron su planeta natal aislado durante los siguientes veinte mil años. Algunas de las tribus vivían contentas y solas en lo profundo de las selvas, mientras que otras se expandieron agresivamente y conquistaron a las otras tribus en un esfuerzo por unir al planeta bajo un solo señor de la guerra. Sin embargo, cada vez que esto ocurría, surgiría una revuelta entre las sub tribus, y el ciclo de conquista se repetía una y otra vez.[26] Los señores de la guerra devastaron la superficie del planeta con armas de destrucción masiva, y la mayoría de los rakata se vieron obligados a huir bajo tierra. Años más tarde, cuando los rakata reaparecieron, se autodenominaron como rakatas Negros, como El Único y su gente. Solo los descendientes de la casta de los sacerdotes, la tribu de los Ancianos, permanecieron en la superficie protegidos por sus antiguos templos y enclaves. Fueron llamados rakatas Rojos por las otras tribus rakata. Solo ellos retuvieron pleno conocimiento de la potente tecnología y la turbulenta historia de su especie.[15][16]

En los siglos siguientes, los Constructores fueron borrados deliberadamente de los registros de sus súbditos esclavos, y el Imperio Infinito se deslizó en las páginas de la historia galáctica.[15][16] Con el tiempo, los mundos liberados destruyeron las creaciones y registros de los rakata para que todo rastro y conocimiento de ellos fuera borrado de la galaxia mayor.[14] Se sabía que varias tribus rakata en las Regiones Desconocidas habían robado todo lo que fueron capaces de transportar de los almacenes de la inactiva Forja Estelar antes de huir de la guerra nuclear que surgió entre las clases de guerreros y sacerdotes. Estos refugiados luego se asentaron en una región del espacio que se conoció como el Archipiélago Rakata.[7] Un pequeño grupo de rakatas permaneció en el planeta prisión Belsavis, donde crearon una inteligencia artificial llamada la Madre Máquina que creó especies enteras en un intento desesperado por recrear la perdida sensibilidad a la Fuerza de los rakata.[9] Con el colapso del Imperio rakata, la ingeniería inversa comenzó en los hipermotores rakata, lo que condujo a una segunda ola de colonización que envolvió un pequeño parche del Núcleo.[9] En el 12.293 ABY, una expedición a Tandun III dirigida por el doctor Beramsh encontró un planeta salpicado de ruinas de antiguos centros de población. Beramsh postuló que estas estructuras fueron construidas por los rakata.[27]

Remanentes

«Los pocos rakatas sobrevivientes se negaron a abandonar su hogar ancestral, y su número fue insuficiente para mantener un acervo genético viable. En unas pocas generaciones, la extinción lenta y prolongada de su especie finalmente se completó.»
―Del dossier oficial de amenazas de la República sobre el planeta Lehon[fuente]
Rakata Temple

Rakatas cerca del Templo de los Antiguos.

Los rakata sobrevivientes se convirtieron en barbaros y eventualmente olvidaron cómo operar su propia tecnología.[23] Más de 20.000 años después de la caída del Imperio Infinito, la mayoría de los rakata apenas habían comenzado a resurgir en la superficie, sin embargo, la Tribu de los Ancianos aún prosperaba dentro de su recinto aislado. Después de milenios de soledad y contemplación, los Ancianos deseaban destruir su gran fábrica para poder finalmente dejar atrás su sangriento pasado, pero había un problema. Ya no podían entrar en su propio Templo de los Antiguos, el nexo de su conocimiento acumulado y la clave para acceder a la Forja Estelar, porque la Fuerza se había alejado de ellos.[1]

La llegada oportuna de Darth Revan y Darth Malak al sistema les dio a los Ancianos una oportunidad perfecta. Prometiendo destruir la Forja Estelar, Revan entró al templo, pero traicionó la confianza de los Ancianos y tomó la estación espacial para sí mismo. Alrededor del 3.959 ABY, aprovechó todo el poder de la Forja Estelar y comenzó una invasión militar masiva a la República Galáctica que culminaría en la Guerra Civil Jedi. Mientras tanto, los rakata se vieron obligados a ver las acciones de sus especies repetirse a través de Revan, impotentes para detenerlo. Su Templo y la Forja Estelar se convirtieron en las moradas de los usuarios del lado oscuro una vez más.[15] Sin embargo, Revan regresó, inesperadamente, tres años después y se redimió de esa traición. Un Revan redimido puso fin a la ocupación Sith del templo de los rakata y desactivó el campo disruptor del planeta para que la Forja Estelar pudiera ser destruida por una flota de la República. También ayudó a los esfuerzos de los rakata para recuperar su sensibilidad de la Fuerza perdida, que creían que eventualmente les permitiría unirse a la comunidad galáctica.[15]

Después de la destrucción de la Forja Estelar, estos rakata se unieron a la República Galáctica, lo que provocó que algunos abandonaran su planeta natal junto con sus hermanos en Lehon para unirse a una sociedad tecnológicamente avanzada. Estos viajeros difundieron historias sobre su antigua sociedad, aunque pocos creyeron o se dieron cuenta de ellos.[4] A esta edad, todavía había rakatas sobrevivientes, pero los secretos de sus antiguos antepasados y la pregunta sobre el colapso de su imperio seguían siendo un misterio. Algunos creían que Revan había descubierto mucho sobre los rakata, pero su conocimiento se perdió cuando salió del espacio conocido.[13] Debido a que todos los registros del Imperio Infinito se perdieron en el tiempo, algunos se mostraron escépticos ante la idea de que los seres aparentemente primitivos alguna vez habían gobernado cientos de mundos y dominado la galaxia.[28] La población planetaria de Lehon continuaría disminuyendo con el tiempo.[7] Esto llevó a los rakata de Lehon a desaparecer lentamente, ya que había muy pocos para mantener su especie, pero las pocas colonias que fundaron en otros planetas después de su redescubrimiento lograron sobrevivir.[4] Para el 1.000 ABY, los rakata en Lehon se extinguieron, dejando al "Archipiélago Rakata como el único sobreviviente" iniciado por los refugiados.[7]

Legado de los Constructores

«¿Crees que esto es plausible? Pensé que la mitad de esas cosas eran un mito. Quiero decir, los rakata?»
―Khedryn Faal a Jaden Korr[fuente]
TURSluissiRakata

Guerrero rakata siendo atrapado por el fuego de un arma.

Aunque aparentemente extinto en Lehon, el legado de los rakata todavía tuvo un impacto en la galaxia en años posteriores. Los científicos consideraron la creencia de que el Imperio Infinito rakata es parte de la ciencia marginal en el mejor de los casos, aunque algunos notaron su similitud con la maquinaria ubicada dentro de las Tierras Sombrías de Kashyyyk. En la Guerra Fría, se hicieron numerosos intentos para descubrir las reliquias de los rakata en Tatooine con un esfuerzo del Servicio de Recuperación Imperial en una misión arqueológica dirigida por la Corporación Czerka. A su vez, habían recuperado la prisión que contenía la mente de El Encarcelado, quien fue liberado accidentalmente. Este rakata tenía la intención de comenzar la era de un nuevo Imperio Infinito a través de la tecnología avanzada disponible para él, hasta que fue derrotado.[5]

Durante el ataque a Belsavis, la Bóveda de la Eternidad fue perforada, lo que llevó al combate con el Infernal, Soa. El Guardián Gorshaa era un rakata que todavía estaba vivo en los niveles profundos de Belsavis, donde se encontró con un Inquisidor Sith y le ofreció el conocimiento Sith sobre el control de sus capacidades con la condición de que el Imperial sometiera su material genético a la Madre Máquina. Otro rakata que todavía estaba vivo era Lhunu, que tenía la intención de arrepentirse por los crímenes de su pueblo liberando al esh-kha Voz Sagrada y a sus seguidores con la ayuda del Heraldo del Anotador. La maquinaria rakata en las Prisiones Profundas también estaban siendo saboteadas por los esh-kha, quienes intentaron liberar a más de sus familiares, lo que llevó a la interfaz holográfica rakata a solicitar a los viajeros que repararan la maquinaria. Mientras tanto, los Sith intentaron recuperar los núcleos de memoria rakata para discernir la tecnología utilizada para crear la prisión a fin de duplicar la hazaña para que el Imperio pudiera construir su propio planeta prisión.[5] Alrededor de este tiempo, Revan buscó la destrucción de los Sith y organizó el culto de la Orden de Revan para servirlo. Sus acciones los vieron usar la tecnología rakata para crear los poderosos cíborgs del Ejército Infinito con los Revanitas estableciendo una base en Rakata Prime. Varios de los salvajes nativos rakata sirvieron a Revan y lucharon contra esas fuerzas que buscaban detener sus planes.[29]

Cuando Darth Bane llegó a Lehon en búsqueda del Holocrón Sith de Darth Revan, el planeta estaba completamente desprovisto de vida inteligente.[30] Se sabía que el Lord Sith Darth Plagueis había recopilado la historia antigua de los rakata y le comentó a su aprendiz Sith Darth Sidious que habían sometido a la Fuerza a su voluntad sin pronunciar nunca el juicio sobre sus obras.[31]

Los únicos sobrevivientes de esta raza permanecieron dentro de las Regiones Desconocidas en el Archipiélago Rakata. Ningún topógrafo de la República ha localizado esta área del espacio, mientras que muchas de las especies locales fueron abusadas por esta pequeña civilización. Los otros poderes de las Regiones Desconocidas eran en gran medida ignorantes de la amenaza de estos rakata, aunque los mismos rakata evitaban a los vagaari cuando fuera posible. Los pocos rakata que quedaron en este espacio consistieron en una dispersión de planetas donde estas tribus rakata continuaron sus antiguas luchas. Mientras que la mayoría de las tribus eran primitivas y estaban restringidas a un solo planeta, algunas habían redescubierto los secretos del vuelo espacial; dos tribus incluso habían comenzado la construcción de pequeñas fábricas orbitales (de medio kilómetro) similares en función a la Forja Estelar. Otras tribus se habían eliminado a sí mismas o se habían eliminado con armas que ya no entendían, dejando tierras baldías en sus planetas. Se creía que si alguno de estos rakata encontraba una manera de restaurar su tecnología primitiva, entonces podrían haber provocado el surgimiento del Imperio Infinito una vez más.[7]

Los agentes de Un Sith descubrieron las ruinas de los rakata en las Regiones Desconocidas y les hurtaron lanzas mentales en algún momento antes del 41.5 DBY. Las lecciones sobre los rakata se enseñaron a los estudiantes de la academia Jedi, donde se sabía que su Imperio Infinito se derrumbó como resultado de una gran catástrofe. En ese momento, Jaden Korr encontró una estructura que Marr Idi-Shael creía que podría haber sido de origen rakata. Más tarde confirmaron sus lazos con los rakata y se encontraron con la entidad conocida como Madre.[32]

Los rakata se mantuvieron como una de las especies más importantes para los profesores en los campos de arqueología planetaria y xenoantropología, ya que mantenían un vínculo con un pasado lejano que cambió la galaxia para siempre.[7] En épocas posteriores, solo había unas pocas ruinas de su civilización dispersas por la galaxia y que constituían una fuente de interés para arqueólogos e historiadores.[32]

Sociedad

«Los rakata son por naturaleza una especie cruel y salvaje.»
―Computadora rakata a Revan[fuente]
Rakata-TUR

Un grupo de rakatas empuñando varias armas.

Por naturaleza, los rakata fueron conquistadores, y muchos coincidieron en que mostraban signos externos de malicia, y sus núcleos violentos estallaron en la superficie si eran empujados. Un rakata enfurecido era incapaz de ser irracional e ignoraba sus propias heridas en su deseo por destruir a aquellos que creía eran sus enemigos.[7] Sus especies habían mostrado una malicia metódica en sus interacciones con otras razas.[24] Los rakata de la era posterior, aunque a menudo primitivos, sabían que alguna vez fueron mucho más poderosos y, por lo tanto, fueron impulsados por un gran deseo de restaurar su especie a su antigua gloria. Estos rakata aparentemente estaban en desventaja en la sociedad galáctica debido a su educación primitiva, aunque su inteligencia les permitió aprender a usar tecnología avanzada.[4]

Planetas fuertes en la Fuerza fueron buscados por los sensibles a la Fuerza llamados Sabuesos de la Fuerza.[8] Una vez ubicados, estos mundos fueron explorados por los rakata y la mayor cantidad posible de nativos eran esclavizados mediante el uso de la demostración tecnológica de la fuerza. Después de la capitulación del planeta, los rakata utilizarían el mismo equipo para extraerle al planeta sus metales, minerales, gases comprimidos y plasma radiactivo. Por lo general, sus naves llegaban a ricas biosferas vírgenes y, por lo tanto, los rakata rara vez tuvieron que lidiar con civilizaciones avanzadas.[7] En el apogeo del Imperio Infinito, las maniobras políticas y militares eran un juego sangriento. El Predor Tul'kar tenía un Sabueso de la Fuerza increíblemente poderoso y mataría a cualquiera que se atreviera a reclamar sus servicios, incluido un superior como Skal'nas, e incluso mató y se comió a sus espías cuando descubrió su traición. Como tal, Skal'nas tenía espías en sus filas y era conocido por los estándares de su propio pueblo como brutal, ya que había subido de rango por pura voluntad y determinación. Los Predors reclamaban el planeta que conquistaban, tanto el honor de la conquista como el botín que venía con él; y estaban particularmente a la defensiva y agresiva sobre mantener sus reclamos, dispuestos a desafiar a sus superiores para recordarles quién tenía el reclamo.

La especie se dividió en numerosas clases con el grupo gobernante siendo su clase de sacerdotes, cuyos miembros llevaban largas túnicas con dispositivos de control electrónico en sus antebrazos y fueron responsables de descifrar los textos muertos. Por el contrario, los miembros de la clase guerrera generalmente usaban armaduras angulares de plastoide y llevaban lanzas de choque. Los nacidos en tribus más primitivas tendían a usar armaduras hechas de madera y cordeles, a menudo blandiendo lanzas ennegrecidas por el fuego. Esta división entre pensadores y soldados existió incluso entre los planetas más atrasados bajo el dominio rakata. Los guerreros tendían a sospechar sombríamente de los sacerdotes, a quienes veían como aprovechadores de poderes más allá de la comprensión, mientras que los sacerdotes a su vez desconfiaban de los guerreros, quienes creían que poseían una gran fuerza física pero carecían de cerebro.[7]

Infinite Empire JMGD

Los antiguos rakata.

Como resultado de la antigua plaga que diezmó a la especie, los rakata de épocas posteriores fueron todos ciegos a la Fuerza. Anhelaban restaurar su sensibilidad a la Fuerza y sintieron esta pérdida en un nivel espiritual, describiéndola como un agujero negro en el pecho que consumía su vida, satisfacción y felicidad. La clase de sacerdotes adoptó un enfoque más práctico, ya que toda su tecnología antigua funcionaba a su máximo potencial a través de la aptitud de la Fuerza, lo que significaba que ya no podían controlar completamente su propia tecnología. Esto llevó a los científicos de la clase de los sacerdotes a experimentar con seres vivos en un intento por discernir la esencia de la Fuerza. Estos experimentos tomaron la forma de disección de animales e injertos de tejidos en los cuerpos de los prisioneros. Los crímenes de estos viviseccionistas no pasaron desapercibidos, y como tales estos rakata en las Regiones Desconocidas tenían una monstruosa reputación de brutalidad. Esta reputación fue la razón por la cual muchas poblaciones indígenas lucharon ferozmente contra sus amos rakata.[7]

La sociedad rakata se organizó en una estructura tribal con cada tribu siguiendo sus propios objetivos. Algunas estaban obsesionadas con encontrar nuevas formas de intentar reconectarse con la Fuerza, mientras que otras ignoraron su pasado y, como resultado, se volvieron más primitivas.[4] En algunos planetas del Archipiélago Rakata, los sacerdotes y las clases de guerreros se unieron para manejar los maravillosos inventos de sus antepasados. Entre estos mundos iluminados, el derramamiento de sangre del día a día se redujo aunque el impulso de reclamar sus glorias perdidas fue poderoso. En otros mundos, el cisma entre las dos clases condujo a un conflicto abierto, con las facciones en guerra usando armas que apenas entendían y que dejaron el paisaje agujereado y lleno de radiactividad. Entre ellas había tribus bárbaras que creían que sus mundos representaban toda la creación e hicieron la guerra contra otras especies nativas.[7]

Los rakata hablaban su propia lengua nativa conocida como Rakata.[4][7] A pesar de esto, eran lo suficientemente inteligentes como para entender información nueva, incluidos otros idiomas, rápidamente. Esto fue especialmente cierto en el caso de los miembros de la clase de sacerdotes, que tenían más probabilidades de comprender el discurso de los extraños.[7]

Tecnología

«Seguramente conoces la gloria de los Constructores y su Imperio Infinito. La furia de sus armas superó incluso mi propio poder.»
―El Mundo Razer[fuente]
StarForge-DotJ0

La Forja Estelar en funcionamiento.

Los antiguos rakata se basaron en la tecnología impulsada por la Fuerza para conquistar muchos mundos.[23] El ascenso de los rakata al poder fue impulsado por una gama de dispositivos avanzados que unieron a la Fuerza con la alta tecnología. Entre estas maravillas de sus antepasados estaban los campos disruptores planetarios, los droides constructores y las naves.[7] Fueron considerados como una de una docena de razas antiguas que habían desarrollado autómatas conscientes de sí mismos. De hecho, el Imperio Infinito no veía la Fuerza y la tecnología como conceptos en desacuerdo entre sí. Se sabía que habían construido máquinas autoconscientes alimentadas en parte por energías de la Fuerza.[33] Se registró que los rakata habían utilizado en algún momento elementos de tecnología mecano-orgánica que se infundió con el lado oscuro.[32] Su centro penitenciario en Belsavis hizo uso de la tecnología de teletransportación que permitía un medio de transporte rápido de un sitio a otro. Además, desarrollaron una forma de tecnología de estasis que dejó a los individuos inmóviles aunque conscientes de los eventos y los preservó durante siglos, una tecnología que utilizaron como medio de encarcelamiento. Además, pudieron generar núcleos de poder masivos como se ve en Belsavis que extrajeron energía del hiperespacio y, si estaban sobrecargados, eran capaces de destruir un sistema estelar completo con los efectos extendiéndose a los sistemas cercanos.[5] Se rumoreaba que los Constructores habían sido una de las primeras especies en desarrollar escudos de energía y se les atribuyó la invención de la forma más temprana del hipermotor interestelar.[15] Sin embargo, la unidad rakata era un dispositivo muy limitado debido al hecho de que dependía de la Fuerza para funcionar. Solo era capaz de percibir y viajar a mundos con una firma significativa de la Fuerza (es decir, un alto grado de vida nativa). Como tal, la cantidad de mundos bajo el yugo de los rakata era limitada, aunque diversa y muy remota.[16]

Los Mapas Estelares se colocaron en mundos conquistados como un monumento duradero del poder y el alcance del Imperio Infinito. Al igual que muchas tecnologías de los rakata, los mapas estelares eran autosuficientes y capaces de regenerarse. Las máquinas de terraformación también se usaban con frecuencia para modificar el clima, la geología, la flora y la fauna de un mundo conquistado para satisfacer las necesidades de los Constructores. Al hacerlo, los rakata transformaron mundos enteros e influyeron mucho en el desarrollo de especies nativas. Los templos fueron construidos en varios mundos, como Honoghr, Dantooine y Lehon. El propósito de algunos de estos templos era albergar los Mapas Estelares. El propósito del templo de Honoghr era desconocido. Uno de los inventos más interesantes de los rakata era una "prisión mental", una caja peculiar que atrapaba la mente de su víctima. La única forma de escapar de un prisionero (una falla descubierta por un rakata encarcelado durante un tiempo excepcionalmente largo) era hacerse cargo del cuerpo del próximo ser que llegara para abrir tontamente la caja. Revan casi sufrió este destino después de jugar con uno de esos dispositivos, pero después de ganar un juego de adivinanzas con el cautivo rakata, fue liberado. Desafortunadamente, no pudo encontrar la manera de salvar al prisionero de la esclavitud sin encarcelar a un reemplazo.[15]

Se necesitaba una corriente prácticamente ilimitada de suministros para acelerar la expansión del imperio rakata. Esto llevó a la creación de su mayor logro que era necesario para construir todo lo que sus creadores desearan.[23] Con este fin, los rakata crearon la Forja Estelar en el 30.000 ABY. La Forja Estelar fue la pieza central del imperio rakata y la más avanzada de sus innovaciones tecnológicas. Era una masiva estación espacial alimentada por la estrella del sistema Lehon y construida para la producción en masa de hardware de guerra. Solo era capaz de satisfacer toda la demanda del Imperio de naves estelares y construcción de droides de guerra, sin embargo, tal eficiencia tuvo un precio terrible. La Forja Estelar era, en parte, impulsada por el lado oscuro de la Fuerza y, por lo tanto, era altamente corruptora. Los científicos e ingenieros rakata le permitieron a la Forja Estelar tener acceso a suministros de energía casi ilimitados porque creían que podían controlarlo, pero estaban equivocados. Como una entidad semi-viva, la Forja Estelar se atiborró de energías del lado oscuro y, con el tiempo, comenzó a alimentarse manipulando a sus propios creadores.[15][16] Los historiadores posteriores creyeron que los rakata no habían inventado el hipermotor, sino que lo habían tomado de la tecnología de los Celestiales, que habían sido anteriores a su Imperio durante varios milenios.

Entre bastidores

TarisAudience-KOTOR

La audiencia del anillo de duelo de Taris, que contiene, de manera inexplicable en el universo, espiritus rakata.

Los rakata fueron creados para el juego Star Wars: Caballeros de la Antigua República. Antes de eso, había referencias a alienígenas (sin nombre) que, según Star Wars: El Juego de Rol, dieron tecnología hiperespacial a los humanos. Según The New Essential Chronology, los rakata fueron los creadores originales del hipermotor. Los corellianos, los duros y varias otras civilizaciones lo adoptaron y modificaron para sus propias necesidades después de la caída del Imperio Infinito. Sin embargo, el libro se refiere a los misteriosos Celestiales por separado de los rakata.

En Star Wars: Caballeros de la Antigua República II: Los Señores Sith, el jugador puede encontrar una Banda rakata con la siguiente descripción:

"Este artefacto simple mejora la habilidad del que lo usa para percibir la realidad de su entorno. El origen detrás del nombre del aparato es desconocido, pero se rumora que estas bandas fueron construidas como defensa contra una antigua especie de alienígenas engañadores, que hicieron absurdas afirmaciones de dominio sobre su rol en la galaxia. Se dice que esta especie de mentirosos primitivos llegó tan lejos como para tomar crédito por casi todos los eventos importantes en la historia galáctica desde el descubrimiento del hipermotor."
Esta declaración obviamente implica que los rakata hicieron algún contacto con la gran comunidad galáctica entre los juegos Caballeros de la Antigua República ([3.956 ABY]) y Caballeros de la Antigua República II (3.951 ABY).

The Complete Star Wars Encyclopedia afirma que la República Galáctica aniquiló completamente a los rakata y a su cultura. Si bien esto puede ser parcialmente cierto, el libro The Unknown Regions luego estableció que los restos de los rakata habían huido al Archipiélago Rakata.

Apariciones

Rakata2 kotor

Un varón rakata.

Fuentes

Wiki
Star Wars Wiki tiene 0 imágenes relacionadas con Rakata.

Notas y referencias

  1. 1,00 1,01 1,02 1,03 1,04 1,05 1,06 1,07 1,08 1,09 1,10 Star Wars: Caballeros de la Antigua República
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 2,4 Dawn of the Jedi: Force War 1
  3. 3,0 3,1 3,2 The Unknown Regions
  4. 4,0 4,1 4,2 4,3 4,4 4,5 4,6 4,7 4,8 4,9 Knights of the Old Republic Campaign Guide
  5. 5,0 5,1 5,2 5,3 5,4 5,5 5,6 Star Wars: The Old Republic
  6. 6,0 6,1 6,2 Dawn of the Jedi: Force Storm 1
  7. 7,00 7,01 7,02 7,03 7,04 7,05 7,06 7,07 7,08 7,09 7,10 7,11 7,12 7,13 7,14 7,15 7,16 7,17 7,18 7,19 7,20 The Unknown Regions
  8. 8,0 8,1 8,2 Star Wars: Dawn of the Jedi 0
  9. 9,0 9,1 9,2 9,3 9,4 9,5 9,6 9,7 9,8 The Essential Atlas
  10. 10,0 10,1 SWCustom-2011 Star Wars: The Essential Guide to Warfare Author's Cut — The Celestials en StarWars.com (en inglés)
  11. 11,0 11,1 11,2 Dawn of the Jedi: The Prisoner of Bogan 4
  12. SWTOR mini Star Wars: The Old Republic—Codex Entry: "Galactic History 05: Rise of the Infinite Empire"
  13. 13,0 13,1 The Journal of Master Gnost-Dural
  14. 14,0 14,1 14,2 14,3 14,4 14,5 SWTOR mini Star Wars: The Old Republic—Codex Entry: "Rakata"
  15. 15,00 15,01 15,02 15,03 15,04 15,05 15,06 15,07 15,08 15,09 15,10 15,11 15,12 15,13 15,14 15,15 Star Wars: Caballeros de la Antigua República
  16. 16,00 16,01 16,02 16,03 16,04 16,05 16,06 16,07 16,08 16,09 16,10 16,11 16,12 The New Essential Chronology
  17. Star Wars: The Old Republic, Misión de arqueología "Atrapado en Cristal"
  18. El Libro de los Sith: Secretos del Lado Oscuro
  19. SWCustom-2011 Barely Tolerable: Alien Henchmen of the Empire, Part 2 en StarWars.com (en inglés)
  20. SWTOR mini Star Wars: The Old Republic—Codex Entry: "History of Belsavis Prison"
  21. SWTOR mini Star Wars: The Old Republic—Codex Entry: "The World Razer"
  22. 22,0 22,1 Hyper iconEvil Never Dies: The Sith Dynasties en Hyperspace (article) (contenido obsoleto [1]; copias archivadas 1 2 en Archive.org)
  23. 23,0 23,1 23,2 23,3 23,4 23,5 23,6 Jedi vs. Sith: The Essential Guide to the Force
  24. 24,0 24,1 WizardsoftheCoast KOTOR Campaign Guide Web Enhancement 5: Karnak Tetsu, Sorcerer of Tund en Wizards.com (enlace al artículo original, enlace backup en Archive.org)
  25. Dawn of the Jedi: Force Storm 1
  26. 26,0 26,1 SWTOR mini Star Wars: The Old Republic—Codex Entry: "Rakata Tribes"
  27. Halcón Milenario
  28. Star Wars: Caballeros de la Antigua República II: Los Señores Sith
  29. Star Wars: The Old Republic: Shadow of Revan
  30. Darth Bane: Camino de destrucción
  31. Darth Plagueis
  32. 32,0 32,1 32,2 Riptide
  33. The New Essential Guide to Droids

Enlaces exernos

 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.