Este artículo trata sobre un tema incluido en las Leyendas.
Clic aquí para la versión Canon del artículo.  Este artículo cubre la versión de las Leyendas. 
Para otros usos, véase República (desambiguación).


«La Antigua República era la República de la leyenda, más grande que la distancia o el tiempo. Sin necesidad de saber donde estaba o de donde venia, solo con saber que… era la República.»
―Del Diario de los Whills[fuente]

La República Galáctica (25.053 ABY-19 ABY) fue el gobierno gobernante de la galaxia que existió durante más de veinticinco mil años, hasta su reforma en el primer Imperio Galáctico en el 19 ABY. A lo largo de su existencia, el estado se conoció comúnmente como la República. En la era posterior a la República y más allá, se la recordaba como la Antigua República; también rara vez se la conocía como la Antigua República Galáctica o la Primera República Galáctica. A veces, el término Viejo Orden se usó para describir a la República, pero no era común.

La República Galáctica era una democracia representativa, compuesta por varios sistemas estelares, sectores y mundos miembros en la mayor parte de la galaxia conocida. Su gobierno central constaba de tres poderes: legislativo, ejecutivo y judicial. El primero era el Senado Galáctico, un cuerpo de representantes elegidos o designados. Sus funciones principales incluían mediar disputas sobre cuestiones que van desde la escala planetaria a la galáctica, regular las rutas comerciales entre sistemas estelares y, en teoría, representar los intereses de los ciudadanos de la República. La Oficina del Canciller Supremo era la contraparte ejecutiva del Senado. El Canciller Supremo era elegido entre las filas del Senado por sus miembros. Como líder del Senado y representante general de la República, el Canciller también ostentaba los títulos de Jefe de Estado y Presidente. El poder judicial estaba integrado por la Corte Suprema y las Cortes Regionales inferiores. La Corte Suprema estaba compuesta por doce jueces, uno de los cuales ocupaba el cargo de presidente del Jefe de Justicia.

A lo largo de la mayor parte de su historia como potencia galáctica dominante, la República no se definió a sí misma como un gobierno centralizado fuerte, sino más bien como una unión de planetas soberanos con fines de seguridad colectiva y prosperidad económica. Se decía que su historia completa podría "llenar mil bibliotecas". En las últimas décadas que precedieron al surgimiento del Nuevo Orden del Emperador Palpatine, la República fue un gobierno benevolente, aunque ineficaz, atado en capas de burocracia, obstaculizado por la corrupción política y corporativa. La República Galáctica, que había existido durante al menos 25.034 años, fue derribada por los Sith cuando la transformaron en el Imperio Galáctico. Este, sin embargo, fue solo el primero de siete cambios de régimen, que reemplazaron a la República, durante los siguientes 157 años.

Historia

Formación

«Durante más de mil generaciones, los Caballeros Jedi fueron los guardianes de la paz y la justicia en la Antigua República. Antes de los tiempos oscuros. Antes del Imperio.»
Obi-Wan Kenobi a Luke Skywalker[fuente]

El Núcleo humano alrededor del cual se formó la República

La República nació con la ratificación de la Constitución Galáctica en el 25.053 ABY, durante las Guerras de Unificación. Durante ese tiempo, los humanos y los duros realizaron ingeniería inversa de las tecnologías basadas en la Fuerza del Imperio Infinito para crear el primer hipermotor, lo que permitió que Coruscant se convirtiera en la capital de la República Galáctica 53 años después y permanecería así durante veinticinco mil años. Los miembros fundadores del gobierno, en su mayoría humanos de los Mundos del Núcleo, estaban protegidos de la influencia externa por el grupo clandestino conocido como GenoHaradan, una organización que deseaba ver florecer al gobierno y cuya existencia era desconocida para la población galáctica, incluso para la Orden Jedi.

Poco después de la formación de la República, se trazó el mapa de la Ruta Comercial Perlemiana, que unía Coruscant con Ossus y trajo a los Caballeros Jedi a la República. Un mundo clave de esta ruta era Muunilinst, que era la fuente del crédito de la República que comerciaba con los nativos muun que controlaban el recién formado Clan Bancario InterGaláctico. Durante los siguientes milenios, se trazó el mapa del Corredor Corelliano, que unía Coruscant con Corellia y más allá. La cuña definida por las dos rutas comerciales se conoció como "El Corte". Dado que el tramo del hiperespacio galáctico al oeste de Coruscant estaba plagado de anomalías y era intransitable para la tecnología actual de la República, el gobierno se expandió hacia el este. La porción de Mundos del Núcleo del Corte se conocía como Punta de Flecha, y pronto la República se expandió a las Colonias.

Aunque la historia a menudo recuerda a la República como pacífica, se produjeron numerosos conflictos galácticos, como los Cien Años de Oscuridad, las Antiguas Guerras Sith, el Cataclismo Vultar, las Guerras Mandalorianas, la Guerra Civil Jedi, las Nuevas Guerras Sith y las Guerras Clon a lo largo de su existencia.

Historia temprana

El antiguo símbolo de la República, antes de ser reemplazado por símbolos posteriores.

Al principio, el gobierno de Coruscant deseaba una expansión lenta, a pesar de su promoción de la exploración hiperespacial. Sin embargo, en contra de los deseos del gobierno, la membresía de la República floreció durante su primer milenio de existencia, principalmente debido a los mundos que deseaban unirse como protección contra el Imperio Hutt. En el 25.000 ABY, su capital se había convertido oficialmente en un centro galáctico, para entonces el Imperio Hutt había caído y se había convertido en el Espacio Hutt.

Durante años, los Caballeros Jedi y los antiguos ejércitos y armadas de la República se defendieron de la violencia. Alrededor del 24.500 ABY, ocurrió el Primer Gran Cisma, después de que las Legiones de Lettow fueran establecidas por Jedi disidentes que creían que el verdadero poder no se lograba a través de la meditación pasiva, como lo enseñaban sus Maestros Jedi, sino a través de la emoción. La tensión entre los Jedi y estos Jedi caídos disidentes liderados primero por Xendor, y luego después de la muerte de Xendor, por Arden Lyn, creció hasta que estalló el conflicto.

En el 24.000 ABY, la República entró en la Guerra Tionesa contra la Honorable Unión de Desevro & Tion. La guerra viajó arriba y debajo de la Perlemiana, y las respectivas capitales de Coruscant y Desevro sufrieron descargas de bombas de presión. La República finalmente ganó la guerra al incitar a los hutts contra los tioneses. En un siglo, la mayor parte del Cúmulo Tion juró lealtad a Coruscant, a excepción de Desevro, que optó por permanecer independiente.

La temprana República alrededor del 22.000 ABY.

Durante el Gran Periodo Manifiesto (20.00017.000 ABY), la República se expandió hacia el este a través de la galaxia. A pesar de esto, el Corte seguiría siendo el corazón del espacio navegable. Eventualmente, la República se expandió más allá de las fronteras galácticas norte y sur del Corte, aunque la mayor parte de la galaxia aún era desconocida, a excepción de los puestos de avanzada como Ord Mantell (12.000 ABY) y Malastare (8.000 ABY). El espacio al oeste de Coruscant aún permanecía inexplorado, ya que aún no se habían descubierto análogos de la Ruta Comercial Perlemiana y el Corredor Corelliano en esa dirección. Peor aún, el progreso se limitó a peligrosos saltos de uno o dos años luz en un tramo de anomalías hiperespaciales. Durante este período, se formó la Región de Expansión. Sin embargo, esta región sufrió mucho como resultado del intento de Alsakan de arrebatarle el control de la República a Coruscant. Esto resultó en diecisiete Conflictos Alsakanos, que se extendieron desde el 17.000 ABY hasta el 3.000 ABY. Sin embargo, la mayoría de los enfrentamientos tuvieron lugar entre sus posesiones en la Región de Expansión, en lugar de en el Núcleo mismo. En su mayor parte, Coruscant ganó todos los conflictos en los que luchó, aunque el séptimo fue una excepción notable.

Durante este período, también tuvo lugar el Primer Conflicto Arkaniano. Los genetistas arkanianos también comenzaron una serie de experimentos genéticos de otras especies inteligentes, entre los que destacan la separación de varios xexto de seis brazos de Troiken y su transformación en una nueva especie conocida como quermianos.

En el 15.500 ABY, después de un primer contacto desastroso, Coruscant fue atacado por Dragones Estelares en la Contención Duinuogwuin. El conflicto fue resuelto pacíficamente por el Canciller Supremo Fillorean y el filósofo Dragón Estelar Borz'Mat'oh, quienes juntos fundaron la Universidad de Coruscant. En algún momento antes de 12.000 ABY, el Museo Galáctico se estableció en Coruscant.

El Salón del Senado.

Alrededor del 12.000 ABY, Contispex I se convirtió en Canciller Supremo. Él y sus descendientes pertenecían al culto teocrático Pius Dea que controlaría la República durante los próximos 1.000 años. Estos Cancilleres Supremos fanáticos aprobaron "cruzadas" contra sectas alienígenas rivales en el Borde. Después del 11.000 ABY, el culto pudo haberse disuelto violentamente. Las tensiones derivadas de las consecuencias de las cruzadas profundizarían las brechas entre los Mundos del Núcleo y los del Borde, algo que el Emperador Palpatine explotaría durante su reinado milenios después.

Alrededor del 9.000 ABY, Blotus el Hutt se convirtió en Canciller Supremo y gobernó la República Galáctica durante 275 años durante el Periodo Rianitus. A diferencia de la mayoría de los otros hutts, Blotus era un gobernante distinguido y justo. Al menos para el 7.308 ABY, el Calendario Galáctico Estándar fue arreglado.

En el 7.003 ABY, el Segundo Gran Cisma ocurrió cuando un grupo de Jedi caídos descubrió una técnica de la Fuerza que podía alterar las formas de vida. Esto inició el siglo de los Cien Años de Oscuridad, que vio la creación de criaturas monstruosas, sobre todo los leviatanes serpentinos, que atraían energías vitales a trampas de ampollas en sus espaldas. En la Batalla de Corbos en el 6.900 ABY, los Jedi aplastaron la rebelión y desterraron a estos Jedi caídos del espacio conocido. Sin embargo, los Jedi caídos descubrieron Korriban, un mundo desolado habitado por el pueblo sith relativamente primitivo pero inusualmente sensible a la Fuerza.

Usando su entrenamiento en la Fuerza, los Jedi caídos sorprendieron a los sith y se elevaron a un estado divino en el cercano Ziost, convirtiéndose en los gobernantes del pueblo sith. A medida que pasaron los años y se produjo el mestizaje entre los Jedi caídos y los sith, el término "Sith" pasó a significar no solo a los habitantes originales de Korriban y Ziost, sino también a sus maestros Jedi caídos.

Coruscant, la capital galáctica, asaltada durante la Gran Guerra Hiperespacial.

En el 5.000 ABY, los Jedi y el Antiguo Imperio Sith se enfrentaron en la Gran Guerra Hiperespacial. Muchos mundos quedaron marcados para siempre en esa batalla, pero los Jedi pudieron rechazar a los invasores. Después de eso, la República otorgó a los Jedi tierras sobre un nexo de la Fuerza: una montaña sagrada en Coruscant sobre la cual se construyó el Templo Jedi. Los Sith fueron derrotados ese mismo año pero no destruidos.

En el 4.250 ABY, ocurrió el Tercer Gran Cisma, que implicó peleas en Coruscant. Los Jedi Oscuros supervivientes se vieron obligados a huir al sistema Vultar, donde descubrieron una tecnología antigua que indicaba que los mundos del sistema eran construcciones artificiales, probablemente creaciones de los misteriosos Celestiales que también habían construido el sistema Corelliano. Estos Jedi Oscuros se apoderaron de estas máquinas, incluida la Turbina Cósmica, pero no pudieron controlarlas, y pronto destruyeron todo el sistema y todo lo que había en ellas durante el Cataclismo Vultar. Alrededor del 4.000 ABY, cuatro Maestros Jedi (dos Maestros Guerreros y dos Maestros Sabios) establecieron el zigurat del Templo Jedi sobre el nexo de la Fuerza en Coruscant, que duraría más de cuatro mil años.

Antiguas Guerras Sith

«La República es una bestia estancada que había estado matando a su gente durante años antes de que comenzara la guerra.»
Canderous Ordo, refiriéndose a las Guerras Mandalorianas[fuente]

El año 4.015 ABY vio la Gran Revolución Droide en Coruscant, liderada por HK-01, quien finalmente fue derrotado por Arca Jeth y los Jedi. Durante el conflicto, Arca Jeth descubrió técnicas para desactivar máquinas mediante el uso de la Fuerza.

Después de esos conflictos fueron los de las Antiguas Guerras Sith, que comenzaron en el 4.000 ABY y que casi destruyeron la República. Durante la Gran Guerra Sith (4.000 ABY–3.996 ABY), los Señores Sith Exar Kun y Ulic Qel-Droma, junto con sus aliados Krath y mandalorianos, libraron una guerra en la República, causando devastación hasta que fueron derrotados por las fuerzas República/Jedi. Posteriormente, ocurrió la Purificación de las Nueve Casas y, posteriormente, la Gran Cacería (3.9953.993 ABY).

Las flotas de la República y los mandalorianos se enfrentan en la Batalla de Vanquo.

Estos serían seguidos por las Guerras Mandalorianas (3.9763.960 ABY). La República se enfrentó contras fuerzas mandalorianas que tenían la esperanza de expandir sus colonias más allá de los Territorios del Borde Exterior, ya que temía nuevas incursiones. Las Guerras Mandalorianas fueron el preludio de la más devastadora Guerra Civil Jedi (3.9593.956 ABY). La Guerra Civil Jedi, también conocida por algunos como la Guerra de la Forja Estelar, se libró entre la República y el Imperio Sith bajo Darth Revan y Darth Malak. Posiblemente fue el conflicto más destructivo de toda esa era, con muchos mundos, incluidos Taris, Dantooine y Telos IV, siendo devastados por la flota Sith. Después de la Guerra Civil Jedi, los remanentes Sith lucharon entre sí, exterminaron a los Jedi restantes y libraron una guerra secreta con la República, hasta la Batalla de Malachor (3.956–3.951 ABY). Un año después, la Guerra Civil Sith terminó, poniendo fin a la era de las Antiguas Guerras Sith. Algún tiempo después, un único sobreviviente en Korriban comenzó la regla de dos al encontrar un aprendiz Sith.

En el 3.900 ABY, la Reina Elsinoré den Tasia del Mundo del Núcleo de Grizmallt patrocinó una flota en expansión de tres naves: Tasia Benéfica, Constante y Madre Vima. Esta flota estaba dirigida por el explorador de la República Kwilaan y descubriría el planeta Naboo.

Desde el 3.9703.670 ABY, los Desórdenes Kanz tuvieron lugar en el sector Kanz. Durante ese tiempo, el gobernador provisional Myrial de Argazda se separó de la República y estableció un régimen militar en todo el sector Kanz. Durante el conflicto que siguió, sus fuerzas militares invadieron planetas que resistieron su reinado en todo el sector Kanz, incluido Lorrd. A menudo esclavizaba a sus habitantes, sobre todo a los lorrdianos de Lorrd.

Los lorrdianos esclavizados tenían prohibido por sus amos comunicarse entre sí. Como resultado, se vieron obligados a desarrollar un sistema de gestos sutiles, expresiones faciales y posturas corporales para hablar entre ellos. Esta forma de comunicación no verbal todavía estaría en uso durante cuatro milenios más tarde. Después de tres siglos y la pérdida de más de cinco mil millones de vidas, incluidas las de unos 500 millones de Lorrdianos, los Desórdenes Kanz finalmente terminaron cuando los esfuerzos Jedi/República derrocaron al régimen en el 3.670 ABY.

En el 3.700 ABY, la pionera y nativa de Brentaal IV, Freia Kallea, descubrió la Vía Hydiana, que se extendía por todo el ancho norte-sur de la galaxia. Esto permitió que la República se expandiera más allá del Corte hacia los mundos de los Bordes Medio y Exterior, y también condujo al descubrimiento de más rutas hiperespaciales, incluida la Espina Comercial Corelliana, iniciando así la Segunda Ola de Expansión.

Símbolo de la República durante el regreso del Imperio Sith.

En el 3.681 ABY, el Imperio Sith regresó para librar la guerra contra la República en la Gran Guerra Galáctica. La Guerra debilitó enormemente a la República, que culminó con el Saqueo de Coruscant y la firma del Tratado de Coruscant en el 3.653 ABY. El Tratado de Coruscant colocó varias cargas importantes sobre la República. Comenzó una gran depresión económica, lo que ralentizó el proceso de reconstrucción y paralizó los esfuerzos para restaurar la paz. El Tratado de Coruscant también obligó a la República a abandonar a muchos aliados de mucho tiempo, incluidos los bothans. La República se vio obligada a ceder el control de muchos planetas al Imperio Sith, como Balmorra. Como resultado de la Gran Guerra Galáctica y su posterior tratado, que dejó a la República en una posición desfavorable, muchos sistemas estelares comenzaron a retirarse de la República. El Movimiento Separatista Mantelliano se apoderó de Ord Mantell, comenzando la Guerra Separatista, mientras que Alderaan se separó de la República por completo, comenzando la Guerra Civil de Alderaan. La República estaba plagada de una insuperable crisis de suministro y el caos en las calles de Coruscant, y el Senado quedó paralizado. Confundido por el caos, el Senado insolvente culpó a los Jedi de la Guerra y sus problemas actuales, lo que provocó una disputa con la Orden que vio su partida de Coruscant y la reubicación a su mundo natal ancestral de Tython. Después de la Gran Guerra Galáctica, después de la firma del tratado de Coruscant, comenzó la Guerra Fría, que duró 11 años antes de que la tensa paz colapsara en el 3.642 ABY, comenzando la Guerra Galáctica, que comenzó a concluir alrededor del 3.638 ABY con una tregua temporal entre el Imperio Sith y la República Galáctica durante el resurgimiento de los Revanitas con Revan a la cabeza. Finalmente terminó en el 3.636 ABY durante la conquista del Imperio Eterno, en la que la República Galáctica y el Imperio Sith tuvieron que someterse al nuevo poder y se vieron obligados a pagar enormes cantidades de recursos. La República Galáctica y el Imperio Sith fueron liberados con la derrota del Imperio Eterno a manos del Forastero y su Alianza Eterna. Poco después, las tensiones aumentaron nuevamente entre los dos bandos durante el conflicto en Iokath, y más tarde en una guerra total después del asalto del Imperio a la colonia Jedi en Ossus.

En el 3.000 ABY, el Decimoséptimo Conflicto Alsakano terminó con la derrota final de Alsakan y la introducción del acorazado clase Invencible en la flota de la República.

Nuevas Guerras Sith

«No permitiré que la República que ha permanecido unida durante miles de años se parta en dos.»
Palpatine[fuente]

La campaña de Ruusan puso fin a la amenaza Sith

En el 2.000 ABY, la República se enfrentó una vez más a la amenaza de los Sith con el surgimiento de los Nuevos Sith. Esta vez, los Jedi tomaron la vanguardia de la guerra. El conflicto fluctuó hasta la Batalla de Mizra en el 1.466 ABY, que vio una de las mayores victorias Sith en toda la guerra. Las pérdidas para la República fueron tan catastróficas que comenzó una era oscura, con un malestar social generalizado y un colapso económico.

La República misma se redujo a un mero estado minoritario que rodeaba los Mundos del Núcleo, las Colonias Internas y algunos otros mundos fuera de ella, con el Imperio Sith abarcando prácticamente el resto de toda la galaxia. Los Jedi asumieron la autoridad absoluta, gobernando directamente el resto de la República. El Senado fue ignorado, con el único poder gobernante residiendo en los Jedi, mientras que las fuerzas armadas de la República fueron absorbidas por el Ejército de la Luz Jedi.

Después de casi quinientos años de guerra continua, el Ejército de la Luz había devuelto a los Sith al planeta Ruusan. Finalmente fueron derrotados en el 1.000 ABY en la Séptima Batalla de Ruusan, aunque casi todas las fuerzas del Ejército de la Luz que estaban en Ruusan también perecieron. El único superviviente Sith, Darth Bane, inició posteriormente la Regla de Dos, lo que significa que en un momento dado solo habría un Maestro Sith y un aprendiz. Continuaron con este método durante el próximo milenio, en secreto, esperando pacientemente el momento adecuado para derribar a los Jedi.

Después de la batalla, el Canciller Tarsus Valorum promulgó la Reforma de Ruusan. Devolvió el poder al Senado, colocó a los Jedi bajo la autoridad del gobierno de la República y disolvió la gran mayoría de sus fuerzas armadas restantes.

Por fin, con una guerra tras otra, la paz y la prosperidad llegaron a la República. Sin embargo, con ello llegó una peligrosa complacencia. Los grandes ejércitos y armadas se redujeron, y la República llegó a depender cada vez más de los Jedi para mantener la civilidad. A pesar de algunos puntos conflictivos aislados, como la Guerra Hiperespacial Stark y la Batalla de Naboo, el conflicto militar a gran escala siguió siendo un recuerdo lejano.

No obstante, los planetas remotos teóricamente bajo la jurisdicción de la República difícilmente podrían encontrar la tecnología que estaba comúnmente disponible cerca del Núcleo.[20] Sintiendo poco interés por esos planetas, la República ni siquiera los cartografío correctamente ni clasificó toda su flora y fauna.[21]

El declive de la República

«La República ya no es lo que fue. El Senado está lleno de delegados codiciosos y reñidos. No hay interés en el bien común.»
Senador Palpatine[fuente]

A medida que la República se hizo cada vez más poderosa, muchos de los burócratas y senadores que dirigían el gobierno se volvieron cada vez más corruptos o complacientes. La burocracia que había crecido y se había infectado durante milenios sofocó cualquier intento de un gobierno eficaz. Además, la política patronal y las agendas personales también obstaculizaron un gobierno efectivo, y debido a la creciente connivencia de agentes gubernamentales y políticos decadentes con grupos favorecidos, corporaciones como la Federación de Comercio y la Tecno Unión crecieron en el poder e incluso formaron sus propios ejércitos. Es probable, dado el resultado final de este declive, que los Sith lo nutrieran y aceleraran (y tal vez incluso lo iniciaran) durante los siglos que pasaron escondidos después de la Batalla de Ruusan.

El símbolo inspirado en el Bendu utilizado durante las últimas etapas de las Guerras Clon.

Durante este tiempo (32 ABY) el senador de Naboo fue Palpatine. Su planeta natal estaba sitiado por la Federación de Comercio. A pesar de la invasión a gran escala del planeta, el llamado a condenar la invasión estaba ligado a un procedimiento burocrático. Cuando la Reina Amidala, la líder electa del sistema soberano de Naboo, habló ante el Senado, pidiendo acción, también pidió un Voto de No Confianza en el liderazgo de la República, bajo la persuasión de Palpatine, y el Canciller Finis Valorum fue sacado fuera de la oficina. Esto llevó a la elección del cada vez más popular Palpatine como Canciller Supremo de la República.

Guerras Clon

«No ha habido una guerra a gran escala desde la formación de la República.»
Sio Bibble[fuente]

Coruscant bajo ataque durante la última fase de las Guerras Clon

Tradicionalmente, el Canciller solo podía cumplir dos mandatos de cuatro años, pero Palpatine permaneció en el cargo mucho más tiempo, debido a la prolongada Crisis Separatista, que comenzó en Raxus Prime en el 24 ABY.

La crisis se produjo cuando varios de los sistemas estelares y organizaciones comerciales de la República, hartos de la corrupción y el olvido de sus problemas y preocupaciones en la República, se unieron para separarse de la República. Este frente unificado se conoció como la Confederación de Sistemas Independientes. Las tensiones entre la República y los Separatistas finalmente se intensificaron en una guerra total después de que un equipo de ataque Jedi llegó a Geonosis, que inició la Primera Batalla de Geonosis, y las Guerras Clon, que comenzaron en el 22 ABY. El Senado otorgó a Palpatine poderes de emergencia para lidiar con la Confederación Separatista en una moción presentada por el representante de Naboo, Jar Jar Binks. El primer movimiento de Palpatine, ampliamente apoyado en ese momento, fue crear un vasto ejército de guerreros clon para servir como la fuerza de combate de la República contra la Confederación. La República no había necesitado previamente un ejército ya que hasta entonces cualquier pequeño conflicto dentro de la República podía resolverse recurriendo a los Jedi, o a las armadas y milicias locales. Sin embargo, el hecho de que la Confederación tuviera acceso a un enorme ejército de soldados droides requirió que la República construyera un ejército federal más formal para poder luchar eficazmente.

Sin embargo, al menos un enemigo de la República logró alejarse de la CSI y aliarse con el gobierno galáctico, fue el imperio criminal de Jabba Desilijic Tiure, por rescatar al hijo de su líder, cautivo en secreto por los Separatistas, por lo que la República tuvo alguna ventaja sobre la CSI durante la guerra. Junto con su lealtad a los hutts, a la República se le permitió el uso de las rutas hiperespaciales de los hutts.

En los años siguientes, el Senado dio cada vez más poder a Palpatine, quien se convirtió en el comandante en jefe político de la guerra. Tales acciones se justificaron en nombre de la seguridad y, finalmente, Palpatine no necesitó la aprobación del Senado para muchas de sus acciones. Dado que el Canciller tenía la lealtad de una gran mayoría de partidarios en el Senado, esto se consideró una forma perfectamente razonable de aumentar la eficiencia del gobierno en tiempos de guerra. Los ciudadanos de la galaxia, que hacía mucho tiempo que habían perdido la fe en la corrupta e ineficiente República misma, llegaron a ver a Palpatine personalmente como su protector de los ejércitos de droides y su terrible comandante, el General Grievous.

El fin de la democracia

«Así es como muere la libertad… con un estruendoso aplauso.»
―Padmé Amidala, a Bail Organa tras la Declaración de un Nuevo Orden[fuente]

Palpatine reemplaza a la República con el Imperio Galáctico.

La tensión entre el Canciller Palpatine y la Orden Jedi creció a medida que el Consejo se volvía cada vez más cauteloso con el ansia del Canciller por un mayor poder. A medida que el Canciller continuó aumentando su autoridad a través de una variedad de poderes de emergencia, el Consejo comenzó a sospechar cada vez más de las intenciones de Palpatine y finalmente desaprobó el deslizamiento gradual de la República hacia la autocracia, especialmente a expensas del Senado, el único organismo gubernamental que la Orden estaba legalmente obligado a servir.[22]

Con la ayuda de Anakin Skywalker, el Consejo descubrió que Palpatine era en realidad el esquivo Darth Sidious, Señor Oscuro de los Sith, y por lo tanto conspiraron para arrestar al propio jefe de estado de la República. Sin embargo, el Golpe de Estado Jedi terminó en fracaso cuando Palpatine mató a los cuatro Maestros Jedi, incluido Mace Windu, que intentaron detenerlo. Luego respondió declarando a todos los Jedi como enemigos de la República y ganó el apoyo del Senado después de retratarlos como asesinos empeñados en apoderarse de la República. A través de la Orden 66, el Canciller logro cumplir el tan esperado sueño de los Sith de la destrucción de la Orden Jedi. Sin previo aviso, los soldados clon del Gran Ejército traicionaron y asesinaron a la mayoría de sus oficiales Jedi.[22]

Cuando las Guerras Clon terminaron con el inicio de la Gran Purga Jedi en el 19 ABY, Palpatine se dirigió al Senado y declaró el surgimiento de un Nuevo Orden, comenzando con la transformación inmediata de la República en el Imperio Galáctico. Palpatine, que había sido grotescamente desfigurado durante el atentado contra su vida, se proclamó emperador de la galaxia, transformando así la oficina del Canciller Supremo en lo que ya se había convertido: una dictadura absoluta. Engañado por el encanto y la habilidad de Palpatine, junto con los efectos de sus poderes de persuasión del lado oscuro, la mayoría del Senado lo vitoreó en voz alta en aprobación. Poco después, las industrias fueron nacionalizadas y la República fue reemplazada por el Imperio autoritario, gobernado por un autócrata megalómano.[22]

El emblema del Imperio Galáctico fue un rediseño del símbolo de la Antigua República.

Después de más de 25.000 años, la República Galáctica había dejado de existir. Solo un Senado Imperial reducido e impotente permaneció como el último símbolo del antiguo gobierno galáctico. Antes de su disolución, dos décadas después del surgimiento del Imperio, el Senado no era más que una junta asesora ineficaz que Palpatine toleró hasta que su reinado se consolidó lo suficiente como para gobernar sin la burocracia estancada. Con el último remanente de la Antigua República destruido por el mismo hombre a quien apoyaban, las responsabilidades del Senado fueron redirigidas a los Moffs y gobernadores regionales, todos los cuales estaban autorizados a gobernar sus respectivos territorios en nombre del Emperador Palpatine.[22][23]

Legado

«Nosotros, los Seres de la galaxia, con el objetivo de formar una unión libre de planetas, establecer justicia, proveer paz y prosperidad común y asegurar la libertad para todos los seres, ordenamos y establecemos esta Nueva República. ¡Que las estrellas canten! ¡Que los planetas griten! ¡Que la República comience!»
―Extracto de la Declaración de una Nueva República[fuente]

Después de décadas de opresión Imperial, la restauración de la República se reconoce oficialmente con la capitulación del Imperio.

Apenas un año después del reinado del Emperador Palpatine, el estado precursor del Imperio se conoció como la "Antigua" República, principalmente para enfatizar las diversas excusas detrás de la caída de la República y la creación del Imperio.[24] Aunque el Emperador centró gran parte de su reinado en la eliminación gradual de todos los símbolos restantes que le recordaban a la población Imperial su pasado y herencia democráticos, la larga historia y los principios preciados de la Antigua República eran secretamente apreciados por un número creciente de ciudadanos Imperiales que se desilusionó con el Imperio debido a las medidas opresivas que Palpatine promulgó para fortalecer aún más su control sobre la galaxia.[23]

Para el 2 ABY, la tiranía del Emperador motivó a varios disidentes dentro del Senado Imperial a crear la Alianza para Restaurar la República, iniciando así la Guerra Civil Galáctica.[25] Dos años más tarde en respuesta a la insurrección, el Imperio abolió el Senado, que había dejado oficialmente la rebelión como un gobierno galáctico separado del Imperio. Cuatro años después, la muerte del Emperador Palpatine y Darth Vader en la culminante Batalla de Endor permitió a la Alianza en lucha recuperarse de una derrota segura mientras el Imperio descendía al caos y el desorden.[26]

En la semana siguiente, la Rebelión luchó en el Incidente de Bakura, e inmediatamente después de ese conflicto, la Alianza para Restaurar la República se reorganizó en la Alianza de Planetas Libres, y en el mes siguiente, la Alianza de Planetas Libres luchó en la Guerra Nagai Tof e inmediatamente después de ese conflicto, la nueva alianza se reorganizó en la Nueva República. En el 6.5 DBY, la Nueva República tomó Coruscant, dos veces, de la facción Imperial local, por lo que la restaurada República había reclamado oficialmente la autoridad sobre la galaxia. En el 11 DBY, se creó la Nueva Orden Jedi en el Praxeum Jedi, en Yavin 4. Después de la Reunificación Imperial en el 12 DBY, la Guerra Civil Imperial había terminado y las facciones Imperiales en disputa se reorganizaron en el Remanente Imperial.[27] En el 19 DBY, la Nueva República y el Remanente Imperial firmaron un tratado de paz que puso fin a la Guerra Civil Galáctica, quince años después de la Batalla de Endor.

El recuerdo de la Antigua República, junto con muchos de sus ideales, se prolongó después de que la Nueva República se reorganizara en la Alianza Galáctica, debido a la guerra de cuatro años con los extragalácticos yuuzhan vong, quienes se habían apoderado brevemente de la galaxia.[28]

En el 44 DBY, después de la Guerra de la Tribu Perdida, el Remanente Imperial se reorganizó en el Imperio Fel y aproximadamente un mes después, había comenzado la Segunda Guerra Fría de la galaxia, esta vez entre el Imperio Galáctico recién restaurado y la Alianza Galáctica.[29] En el 127 DBY, la tregua entre los Imperiales y la Alianza se rompió, cuando los Sith salieron de su escondite y declararon la guerra a la galaxia, donde la influencia del Imperio Fel aumentó significativamente. En el 130 DBY, el Imperio Fel finalmente se había apoderado de la galaxia y la guerra de tres años se había detenido.

Su dominio duró poco hasta unos meses, cuando el Imperio resucitado fue derrocado por los Sith en un golpe, en el que lo rebautizaron como Imperio Galáctico de Darth Krayt, que dividió al gobierno anterior en el Imperio en el exilio y el Remanente de la Alianza Galáctica, lo cual comenzó la Segunda Guerra Civil Imperial y la Tercera Purga Jedi. En el 138 DBY, el Imperio Galáctico de Darth Krayt fue derrotado por la alianza del Remanente de la Alianza Galáctica, el Imperio en el exilio y la fragmentada Nueva Orden Jedi y se creó un nuevo gobierno democrático, conocido como el Triunvirato de la Federación Galáctica. En el 139 DBY, el TFG derrotaría a los Sith, pero sus alianzas seculares continuaron luchando contra el TFG durante más de un año, hasta que se rindieron en el 140 DBY. Tras el final de todos estos conflictos, la galaxia había entrado en una era de paz y unidad.

Gobierno y políticas

«Amo la democracia. Amo la República.»
―Palpatine[fuente]

El edificio del Senado, detrás de la Avenida de los Fundadores del Núcleo.

La República comenzó como una alianza económica y de protección mutua entre varios planetas en el núcleo galáctico. El mayor defecto de la República fue su falta de organización formal. Gran parte de su funcionamiento se basó en convenciones constitucionales no vinculantes, que los políticos corruptos y hambrientos de poder a menudo ignoraban y socavaban más de lo que se prestaban atención. Los gobiernos de coalición eran comunes, con intereses especiales definiendo la agenda legislativa. El Senado, en los últimos años de la República, fue tan ineficaz que muchas corporaciones políticamente conectadas y bloques informales de planetas ideológicamente afines pudieron esencialmente hacer lo que quisieran; órganos gubernamentales corruptos incluso hicieron posible que ciertas entidades, como la Federación de Comercio, construyeran fuerzas militares de facto soberanas e inmensas.

Sin embargo, los últimos años de la República fueron una época de corrupción y gran injusticia social. El Senado se dividió entre quienes deseaban genuinamente defender los valores e ideales de la República y quienes deseaban promover sus propios objetivos. Después de una serie de cancilleres débiles e ineficaces y una crisis que involucró la invasión del planeta Naboo por parte de la Federación de Comercio por un arancel aprobado en el Senado, había llegado el momento de un liderazgo fuerte para poner fin a la corrupción.

Dentro del gobierno, gran parte de la burocracia estuvo a cargo del Ministerio General. Dentro de este organismo se encontraban los Ministerios de Estado, Inteligencia, Comercio, Defensa, Educación, Finanzas, Licencias y Permisos, Información Pública, Ciencia, Seguridad e Inteligencia, Seguridad Interior y Ciencia y Educación.

Poder legislativo

Cada estado miembro (gobiernos del sistema) enviaba un representante (un senador) a un cuerpo legislativo central (el Senado). Los senadores eran los embajadores de sus mundos de origen, y los mundos miembros podían mantener su gobierno y sociedad de acuerdo con las creencias, costumbres y tradiciones locales. Había una amplia variedad de diferentes gobiernos locales a lo largo del espectro político: desde monarquías hasta repúblicas y comunas en forma de colmena. En algunos sistemas, el senador era elegido para ese cargo; en otros, el gobierno mundial nombraba al senador. El monarca de Naboo nombró a sus senadores, mientras que el Consejo de Ancianos de Alderaan eligió a su senador de entre sus propias filas (por lo general, el heredero de la Casa Real de Organa, como heredero, también era el líder del consejo).

La Rotunda del Senado.

Cuando el poder y la influencia de la República se expandieron, muchas áreas nuevas de la galaxia se incorporaron a la República. Una reorganización de la representación senatorial ocurrió en el año 1.000 ABY, durante la Reforma de Ruusan. La organización más común para estos nuevos territorios era agrupar regiones en sectores de aproximadamente cincuenta mundos habitados. Cada sector estuvo representado por una delegación senatorial. Cuando el número de senadores se hizo demasiado grande, los sectores se organizaron en aproximadamente mil regiones, cada una representada por una delegación en el Senado.

El Senado tenía su sede en un enorme edificio que contenía muchas plataformas flotantes, cada una de las cuales contenía varios senadores. Cada plataforma en el Senado representaba un "sector" de la galaxia, con un senador de cada planeta en ese sector. Algunas plataformas representaban mundos individuales, otras las poderosas corporaciones y gremios como la Federación de Comercio. Junto con los senadores, los líderes de los planetas miembros individuales también tenían el poder de votar en el Senado e introducir legislación. El Senado siguió reglas parlamentarias como un Voto de No Confianza, como el presentado por la Reina Amidala de Naboo que obligó al Canciller Finis Valorum a dejar el cargo en el 32 ABY.

El senador Lott Dod de la Federación de Comercio se dirige al Senado.

Los senadores recibieron un voto en todos los asuntos: de procedimiento y sustantivos. El Canciller era elegido dentro del Senado. A su vez, la asamblea se dividió en comités individuales, cada uno de los cuales se especializaba en campos específicos de la administración gubernamental, y que eran responsables de crear la legislación para ser revisada por la asamblea en pleno.

Aunque la legislación aprobada por el Senado era vinculante para todos los mundos miembros, la mayor parte de la legislación cotidiana seguida por los ciudadanos de la República se creó a nivel planetario, sectorial o regional. Por lo tanto, las principales funciones del Senado eran mediar en las disputas entre miembros, proporcionar la defensa común y regular el comercio entre sistemas.

Rama ejecutiva

Los miembros del Senado elegirían entonces a un Canciller Supremo de entre sus filas que serviría como jefe de gobierno de la República (y, por defecto, jefe de estado) y jefe diplomático.

La oficina fue en gran parte impotente en los últimos años de la República, especialmente después de la Reforma de Ruusan, y el Canciller sirvió principalmente como un oficiante del procedimiento parlamentario y el primero entre iguales en el Senado. Sin embargo, tenía la autoridad para convocar una Sesión Extraordinaria del Senado y podía invocar la "prerrogativa del Canciller" para eludir aspectos menores del procedimiento parlamentario del Senado. También era el jefe del Consejo Senatorial.

Sin embargo, seguía siendo un puesto muy prestigioso y el Canciller tenía una gran oficina tanto en la Cancillería de la Rotonda del Senado como en el Edificio de Oficinas del Senado en forma de cúpula en Ciudad Galáctica. Al Canciller se le dirigía correctamente como "Su Excelencia". El símbolo de la oficina del Canciller, así como del Senado Galáctico en su conjunto, era una lanza abanicada. Este cygnet también fue estampado de manera prominente en el podio del Canciller en el centro de la Cámara Principal de la Rotonda del Senado. Cuando estaba en la Cámara Principal, el Canciller usualmente vestía una túnica de tela veda. El Canciller era elegido entre los senadores que componían el Senado Galáctico y cumplía un mandato que duraba cuatro años estándar. Un canciller podía servir legalmente solo dos mandatos consecutivos de cuatro años antes de tener que dimitir debido a límites de mandato.

La oficina se volvió mucho más poderosa durante el mandato del Canciller Palpatine, quien pudo convencer al Senado de que le concediera una serie de poderes de "emergencia" debido a la Crisis Separatista y luego a las Guerras Clon, incluida una extensión inconstitucional de su mandato después del 24 ABY mientras duró la Crisis Separatista y la autoridad como comandante en jefe de su nuevo ejército durante las Guerras Clon. Al Canciller se le otorgó un poder más directo sobre las preocupaciones administrativas y se le permitió anular los gobiernos locales planetarios y sectoriales. El Decreto de Gobernabilidad Sectorial le permitió nombrar gobernadores militares para todos los planetas de la República, y la enmienda al Acta de Seguridad le dio control total sobre la Orden Jedi y las fuerzas armadas de la República, despojando tanto a los Jedi como al Senado de su supervisión anterior.

Finalmente, Palpatine se convirtió en dictador y se proclamó Emperador de la galaxia, aboliendo así el cargo de Canciller y transformando la República Galáctica en el Imperio Galáctico. La posición no fue revivida por la Nueva República, que optó por llamar a su director ejecutivo el Jefe de Estado. Irónicamente, los trece años de Palpatine en el cargo, sumados a su reinado como Emperador Galáctico, mancharon para siempre la posición una vez noble y prestigiosa de Canciller tanto que fue demasiado controvertido para revivir en la Nueva República, aunque antes de Palpatine había sido un símbolo de bien en la Antigua República.

Rama judicial

La Corte Suprema era el tribunal de justicia más alto de la Antigua República y formaba el poder judicial del gobierno de la República. La Corte Suprema tenía su sede en el Edificio de los Tribunales de Justicia Galácticos en Coruscant.

La Corte constaba de doce jueces (cada uno llamado "Su Señoría"); uno de ellos era el Jefe de Justicia de la Corte que presidía tanto la Corte como el Poder Judicial. El Canciller Supremo aparentemente podría influir en los nombramientos para la Corte de alguna manera (al menos durante el mandato de Palpatine), muy probablemente a través de nominaciones.

Además de actuar como "tribunal de última instancia" y como determinante de la legalidad constitucional, la Corte Suprema también juzgó casos que involucraron a los más altos políticos y personas más destacadas de la República. Sin embargo, al menos algunos casos (incluido el juicio de senadores por traición) fueron manejados por el Senado.

Relación con la Orden Jedi

«La República mantiene a los Jedi bajo control. Mantiene el control e impone el orden en miles de mundos. Pero si cae la República, surgirán una veintena de nuevos gobiernos interestelares y organizaciones galácticas. Es mucho más fácil manipular y controlar a un solo enemigo que a veinte. Es por eso que debemos buscar grupos separatistas radicales, identificar los que tienen el potencial de convertirse en verdaderas amenazas y luego alentarlos a atacar antes de que estén listos. Debemos explotarlos, enfrentándolos a la República. Debemos dejar que nuestros enemigos se debiliten unos a otros mientras nos mantenemos ocultos y nos fortalecemos. Un día la República caerá y los Jedi serán aniquilados. Pero no sucederá hasta que estemos listos para tomar ese poder por nosotros mismos.»
―Darth Bane[fuente]

El Templo Jedi, sede de la Orden en Coruscant.

Cuando se produjo la formación de la República Galáctica en el 25.053 ABY,[2] la Orden Jedi ya había existido durante varios cientos de años en el planeta Tython.[30] Dentro de un siglo desde la concepción de la República, la Orden prometió su apoyo al nuevo gobierno y, por lo tanto, se convirtió formalmente en responsable ante el Senado Galáctico. Pero a pesar de la lealtad de los Jedi al Senado, la Orden siempre había disfrutado de un gran grado de autonomía para actuar como mejor les pareciera, especialmente en lo que respecta a los asuntos internos de los Jedi. Sin embargo, durante miles de años los miembros de la Orden Jedi sirvieron consistentemente al Senado en una variedad de capacidades, ya sea como emisarios especiales, pacificadores o guerreros.[31][32]

Pero a medida que la República expandió gradualmente su esfera de influencia sobre la galaxia conocida, el nivel sin precedentes de paz y prosperidad también condujo a una tendencia virtualmente irreversible de corrupción, decadencia y estancamiento, especialmente entre los funcionarios electos del Senado. Sin embargo, durante todo ese tiempo, la Orden Jedi mantuvo sus tradiciones y principios, a menudo actuando como un faro de honor e integridad dentro de una sociedad que se estaba volviendo cada vez más amoral e injusta. El declive del gobierno de la República hacia la codicia y la complacencia tampoco pasó desapercibido para los Jedi; muchos dentro de la Orden detestaban la idea de ser responsables ante un sistema ineficaz que era demasiado grande y desorganizado para contrarrestar eficazmente la creciente lista de problemas que plagaban a la República y sus ciudadanos.[33][16]

A lo largo de su larga historia, los Jedi se vieron obligados a intervenir en "nombre" del Senado difundiendo amenazas internas y externas a la estabilidad de la República. Durante las Nuevas Guerras Sith, la Orden incluso se vio obligada a adoptar un enfoque más "práctico" del gobierno mismo, principalmente al apoderarse de la oficina ejecutiva del Canciller Supremo debido a la incapacidad del Senado para contrarrestar el peligro que los Sith representaban para la primacía de la República en toda la galaxia; Pasaría un milenio entero antes de que los Jedi pudieran arriesgarse a dejar al gobierno con sus propios dispositivos una vez más.[15][34]

Después de que los Sith fueran presuntamente destruidos en la conclusión de la Séptima Batalla de Ruusan, la Orden Jedi pudo disfrutar de mil años manteniendo la paz en toda la República sin tener que preocuparse por otra guerra a escala galáctica. Aunque la desmilitarización de las fuerzas armadas de la República colocó una carga aún mayor sobre la Orden, los Jedi manejaron sus responsabilidades lo suficientemente bien como para asegurarse de que la estabilidad de la República no se viera amenazada por la repentina falta de una fuerza militar fuerte.[33][16]

Cuando es necesario, los Jedi defienden la República en nombre del Senado Galáctico.

Cuando la República alcanzó el ocaso de su existencia, las relaciones entre la Orden Jedi y el gobierno galáctico en Coruscant se habían vuelto más tensas que nunca. El Senado estaba lleno de una gran mayoría de delegados egoístas que no se preocupaban por los problemas de sus electores, reduciendo efectivamente a los pocos miembros honestos a un grupo ineficaz de senadores con pocas esperanzas de restaurar la honestidad en el augusto cuerpo. El Consejo Jedi se volvió cada vez más desdeñoso del Senado hasta el punto de creer que nunca se podía confiar en ningún político. Asimismo, el Senado comenzó a perder la fe en sus antiguos protectores. A medida que la Crisis Separatista empeoraba hasta el punto en que la galaxia estaba a punto de partirse por la mitad, muchos senadores llegaron a dudar de la capacidad de la Orden para salvaguardar la República o su gobierno.[16]

A pesar de la evidente animosidad entre la Orden y la legislatura, el Senado no perdió tiempo en comisionar a los Jedi como oficiales en el recién formado Gran Ejército de la República. A lo largo del conflicto con los Separatistas, la Orden Jedi actuó una vez más como el instrumento armado del Senado al liderar a millones de soldados y acumular innumerables victorias en varios campos de batalla en toda la galaxia. Pero incluso cuando los Jedi defendieron la causa de la República y llevaron a su ejército a la victoria final sobre los Separatistas, la relación entre la Orden y el Senado no se acercó a ninguna mejora. La tensión alcanzó su punto culminante cuando el Consejo Jedi contempló tomar el control del Senado, una acción que solo habrían tenido que tomar si hubieran destituido al Canciller Palpatine de su cargo por la fuerza. Por lo tanto, el Consejo evidentemente había perdido toda fe en la capacidad del Senado para preservar la estabilidad de la República en tiempos de crisis.[22]

Después de que el Consejo no pudo arrestar a Palpatine, la fachada pública del Lord Sith Darth Sidious, el Senado no dudó en deshacerse de sus guardianes Jedi sin hacer nada cuando la Gran Purga Jedi comenzó con la Orden 66 y la Operación: Caída del Caballero. Con los Jedi virtualmente neutralizados y con el Senado bajo el control de los Sith, Palpatine fácilmente reorganizó la República en el primer Imperio Galáctico con él mismo como emperador. A lo largo de la Declaración de un Nuevo Orden de Palpatine, la gran mayoría del Senado aplaudió las enmiendas extremadamente radicales que oficialmente pusieron fin a una República que había existido durante más de 25.000 años. Al mismo tiempo, el Imperio perseguía y aniquilaba a los Jedi, mientras que el Senado no hacía ningún intento de interceder en nombre de la organización que los había protegido desde la fundación de la República. Durante miles de años, la Orden Jedi se mantuvo fiel a su lealtad al Senado Galáctico, incluso en los peores momentos en que la legislatura alcanzó el cenit de su corrupción, solo para ser traicionada y abandonada por los funcionarios electos a los que juraron servir y proteger.[22]

Cuando se reformó el Senado tras la caída del Imperio y el surgimiento de la Nueva República, las innegables ventajas que los Jedi aportaron a la Antigua República convencieron al Nuevo Senado de promover la restauración de la Orden Jedi.[26] A lo largo de la mayor parte de su historia, la Orden Jedi personificó la nobleza de la República Galáctica; la mera existencia de la Orden permitió a la República existir como el pináculo de la civilización galáctica a pesar de una legislatura increíblemente corrupta e ineficiente.[31] Sin la Orden Jedi, la República se habría derrumbado bajo el peso muerto del Senado mucho antes de su tiempo, un hecho que se demostró cuando la casi eliminación de los Jedi permitió a Darth Sidious transformar la República en el Imperio.[22]

El Consejo Jedi y el Canciller Supremo, líder del Senado Galáctico, trabajan juntos por el bien de la República.

Para mejorar las posibilidades de preservar la incipiente Nueva República, el Senado reconoció la necesidad de asegurar la plena reconstitución de la Orden. Incluso después de que la Nueva República se reorganizara en la Alianza Galáctica, un gobierno que se parecía más a la Antigua República, los Jedi gradualmente retomaron su papel anterior como pacificadores y emisarios del Senado de la Alianza Galáctica. Para el 44 DBY, la relación entre los Jedi y el gobierno era sorprendentemente similar a su asociación anterior con el Senado de la Antigua República, que culminó con otro Golpe de Estado Jedi contra el gobierno, uno que realmente logró el derrocamiento de un jefe de estado tiránico contando incluso con la aprobación del Senado.[35]

Economía

La influencia de la República Galáctica en la economía galáctica estaba vinculada a sus poderes reguladores, la producción de los dactarios de la República y la autorización de los organismos pertinentes.

En el corazón de la economía galáctica estaba el comercio planetario. El comercio interplanetario podría respaldar una economía local, pero, en muchos casos, los altos niveles de interacción económica y la escala masiva de intercambio requerida para una sociedad avanzada solo podrían financiarse mediante exportaciones interplanetarias. Si bien algunos planetas mantenían sus propias flotas de envío, la mayoría dependía de grandes empresas de transporte, como Sistemas de Transporte Xizor, o transportistas de carga independientes para transportar sus mercancías a lo largo de las principales hiperrutas.

El Sector Corporativo se formó por primera vez en el 490 ABY para liberar a los legisladores de la República y los generadores de dinero corporativos de sus diferencias. En los últimos milenios de la República Galáctica, los intereses comerciales comenzaron a formar gremios para aumentar su influencia en la legislación relevante y lograr una mayor eficiencia. Si bien la mayoría de estos gremios, como la Federación de Comercio, la Tecno Unión y el Gremio de Comercio, colapsaron después de las Guerras Clon, varios miembros sobrevivientes acudieron en masa a la Autoridad del Sector Corporativo.

Se utilizaron miles de monedas en toda la galaxia. Los dactarios de la República Galáctica fueron quizás la forma de moneda más extendida. Debido a la membresía excepcional de la República, los dactarios fueron aceptados en todos los planetas menos en los más remotos. Desde sus inicios, el crédito estuvo respaldado por la inmensa riqueza del planeta Muunilinst y el Clan Bancario InterGaláctico. Durante las Guerras Clon, el CBIG respaldó las monedas de ambos lados.

Todos los trabajadores estaban obligados a pagar impuestos sobre la renta, que eran recaudados por la Agencia de Recaudación de Impuestos de la República. En los últimos años de la República Galáctica, se impuso un impuesto de tránsito del 15% para recaudar ingresos para el gobierno.

Sociedad y cultura

«La República es la civilización. Es la única que tenemos.»
Mace Windu[fuente]

El escenario de una cantina en Taris.

La República Galáctica tenía una cultura muy diversa. Los mundos miembros pudieron mantener su propia cultura de acuerdo con las creencias, costumbres y tradiciones locales. Había una amplia variedad de culturas diferentes dentro de la República: desde comunidades religiosas como los Jedi hasta comunas en forma de colmena.

La República también tenía una política liberal hacia las artes. El estilo estético dominante de la era de la República Galáctica fue la opulencia y la ornamentación.

Aunque el humanocentrismo fue técnicamente prohibido por la cláusula de los Derechos de Inteligencia de la Constitución Galáctica, todavía existió durante toda la vida de la República Galáctica. Las organizaciones dirigidas por humanos como Czerka esclavizaron a razas enteras no humanas, mientras que los gobiernos planetarios como el de Taris reservaron las mejores secciones del mundo para los humanos mientras obligaban a los no humanos a entrar en guetos. La mayoría de los esclavos en la galaxia no eran humanos. En el momento en que estallaron las Guerras Clon, todavía había demandas pendientes sobre prejuicios pro-humanos en el gobierno de la República.

Fuerzas armadas

«Crearé un Gran Ejército de la República para contrarrestar las crecientes amenazas de los separatistas.»
―Palpatine[fuente]

Una flota de la República durante la Guerra Civil Jedi.

Los primeros días de la República no fueron pacíficos, ya que, a medida que la República se expandía por la galaxia, se encontró con muchas especies belicosas. La República se dio cuenta de la necesidad de un ejército y una armada para mantener la paz. Las fuerzas militares de la República servirían en muchos conflictos, incluida la Gran Guerra Hiperespacial, los diversos conflictos de las Antiguas Guerras Sith y las Nuevas Guerras Sith, así como la absolutamente voraz Gran Guerra Galáctica.

Después de la campaña de Ruusan, la República desmanteló gran parte de sus fuerzas armadas, reteniendo una pequeña fuerza solo por motivos de seguridad. Esta fuerza se conocería más tarde como Departamento Judicial. Esto fue para mostrar los ideales pacíficos de la República, ya que la República utilizó a los Caballeros Jedi como "guardianes de la paz".

Varias corporaciones comerciales, como la Federación de Comercio, el Clan Bancario InterGaláctico y el Gremio de Comercio, mantuvieron sus propias fuerzas de seguridad para proteger sus ganancias, pero a menudo abusaron de este poder, como en la Batalla de Naboo. Los sectores individuales también mantuvieron sus propias fuerzas de seguridad, como las Fuerzas de Seguridad Reales de Naboo de Naboo o el CorSec de Corellia, y estas a veces se utilizaron para combatir pequeñas amenazas. Sin embargo, no había un mando centralizado, y los miembros de la República del período tardío detestaban el cambio.

El Gran Ejército de la República lidera la carga sobre Geonosis.

Las Guerras Clon cambiaron todo esto. La República no tenía fuerzas armadas permanentes para combatir a la Confederación de Sistemas Independientes, por lo que se propuso una Acta de Creación Militar, a la que se opusieron enérgicamente muchos de los líderes pacifistas de la República, como Padmé Amidala de Naboo, que temía la posibilidad de ir a la guerra. Los partidarios del Acta de Creación Militar incluyeron a Orn Free Taa de Ryloth y Ask Aak de Malastare.

Sin embargo, diez años antes ya se había creado un ejército de clones en secreto en el remoto planeta Kamino. Cuando quedó claro que la Confederación no tenía intención de negociar con la República, la República adoptó este ejército, junto con los caminantes AT-TE, las cañoneras LAAT/i y LAAT/c, los Juggernauts A5 y A6, las naves de asalto clase Acclamator, los Destructores Estelares clase Victoria I y Venator, los deslizadores BARC, entre muchas otras naves y vehículos, en una fuerza combinada conocida como el Gran Ejército de la República. El ejército se desató en el 22 ABY en Geonosis contra las fuerzas droides Separatistas. Estas tropas leales servirían en muchas batallas durante el conflicto y en mundos como Muunilinst, Dac, Jabiim, Praesitlyn, Cato Neimoidia, e incluso Coruscant. Desde la revelación del ejército secreto de clones de la República, los clones se encontraron en el centro de una gran controversia durante las Guerras Clon. Si bien prácticamente todos los clones profesaban su lealtad inquebrantable a la República y su deseo de luchar y morir por ella, en última instancia, algunos individuos simpatizantes los compadecían o los despreciaban y no confiaban en ellos. Mientras Jedi como Etain Tur-Mukan simpatizaban con los clones y desarrollaron una afinidad por ellos, otros como Rahm Kota desconfiaban inmensamente de los clones y sentían que los combatientes no clones eran mejores soldados en el campo de batalla. Independientemente del estado percibido de "ejército de esclavos" y de todos los intentos de tratar a los clones humanamente, la simpatía y una creciente dependencia de los clones fue un grave error por parte de la República, como lo demostraría la Orden 66 y el surgimiento del Imperio. Bajo la República Galáctica, hubo quienes se preocuparon por los clones y cómo se sentían. Bajo el Imperio Galáctico, nunca serían percibidos como algo más de lo que siempre fueron: un producto y un ejército desechable de soldados humanos parecidos a droides.

En el 19 ABY, el Canciller Supremo Palpatine transformó la República Galáctica en el Imperio Galáctico. Los leales soldados clon del Gran Ejército de la República se convertirían en los temidos soldados de asalto del Cuerpo de Soldados de asalto, mientras que los regulares y las naves estelares se segmentaron en el Ejército Imperial y la Armada Imperial, respectivamente. Sin embargo, debido al hecho de que los clones envejecían al doble de la tasa de los humanos comunes, los reclutas humanos regulares finalmente serían implementados en las filas de los soldados de asalto, para gran consternación de los clones de Jango Fett. Mientras que el Cuerpo de Soldados de asalto permanecía dividido equitativamente entre clones y soldados nacidos por nacimiento, la clonación había sido prácticamente eliminada ya que los restos del Imperio caído se vieron obligados a depender completamente de humanos comunes y no humanos por igual, eliminando así los últimos restos del ejército de clones de la República Galáctica.

Astrografía

La República Galáctica estaba compuesta por una porción significativa de la galaxia conocida, que se extendía desde los Mundos del Núcleo hasta, al menos parcialmente, los Territorios del Borde Exterior, aunque se creía ampliamente que el gobierno tenía poco poder en las regiones periféricas y prefería concentrar su atención en los Mundos del Núcleo y las Colonias. El número exacto de planetas en la República fluctuó, desde tres millones de mundos hasta poco más de mil, pero en el 21 ABY era un poco menos de 1.3 millones de planetas, con unos 10-40.000 sistemas controlados por los Separatistas.[36] El Senado tenía el control de miles de sistemas estelares,[37] mientras que más de doscientos sistemas habían desertado para unirse a la Confederación de Sistemas Independientes[38] cuando Palpatine finalmente terminó con la República.

La capital de la República Galáctica era Coruscant, un planeta considerado el centro cultural y económico de la galaxia, a pesar de estar ubicado fuera del Núcleo Profundo. Para indicar su importancia en los asuntos galácticos, a Coruscant se le asignaron las coordenadas 0-0-0 en el sistema de coordenadas galácticas estándar.

Entre bastidores

En el Universo Expandido, la República está bien establecida para existir durante 25.000 años, según la línea de Obi-Wan Kenobi en Una Nueva Esperanza de que los Jedi habían sido "los guardianes de la paz y la justicia en la Antigua República" "durante más de mil generaciones". Durante mucho tiempo, las fuentes del UE fueron las únicas obras ambientadas durante la era de la República, sobre todo las populares sagas Tales of the Jedi. Sin embargo, en Star Wars: Episodio II El Ataque de los Clones, Palpatine mencionó que la República había "resistido durante mil años". Esto parecería entrar en conflicto tanto con la historia de C-canon UE como con la continuidad interna de G-canon dentro de las películas. Sin embargo, la Reforma de Ruusan, en la que la República se reorganiza después de la derrota ya establecida de los Sith mil años antes de las películas, fue inventada por escritores posteriores para dar una explicación alternativa sobre la línea de Palpatine, llevando así todas estas fuentes a una relación relativamente armonía. Palpatine también podría estar considerando la Edad Oscura de la República como una disolución temporal, la República esencialmente reformándose después de la Reforma de Ruusan en el 1.000 ABY.

Durante el Festival de Cine de Cannes en 2005, el creador de la franquicia George Lucas, al presentar la película y explicar los temas de la democracia permitida por la gente para convertirse en una dictadura, implicaba que el estado general de la República Galáctica en la trilogía de la precuela, especialmente en el período previo al Imperio Galáctico en particular, se basó en el de la República Romana alrededor de la época del asesinato de César antes de que Augusto tomara el control, la Primera República Francesa de Robespierre después de la ejecución del Rey Luis XVI durante la Revolución Francesa, pero antes de que Napoleón asumiera el control y creara el Imperio Francés y la República de Weimar de Alemania después de la Primera Guerra Mundial antes del nombramiento de Hitler en la Cancillería y la creación del Tercer Reich.[39][40]

Apariciones

en la página oficial de Star Wars: The Old Republic (article) (backup link on Archive.org)

en la página oficial de Star Wars: The Old Republic (article) (backup link on Archive.org)

Apariciones no canónicas

Fuentes

en la página oficial de Star Wars: The Old Republic (article) (backup link on Archive.org)

Notas y referencias

  1. The Complete Star Wars Encyclopedia, Vol. I, p. 311 ("República Galáctica")
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 Star Wars: The Old Republic Encyclopedia
  3. 3,0 3,1 The Complete Star Wars Encyclopedia, Vol. III, p. 200 ("Canciller Supremo de la República")
  4. The Essential Guide to Warfare
  5. 5,0 5,1 Star Wars Episodio III: La Venganza de los Sith novela
  6. The Complete Star Wars Encyclopedia, Vol. I, p. 311 ("Senado Galáctico")
  7. The Complete Star Wars Encyclopedia, Vol. II, p. 177 ("Departamento Judicial")
  8. The Complete Star Wars Encyclopedia
  9. The Complete Star Wars Encyclopedia, Vol. I, p. 146 ("Coruscant")
  10. 10,0 10,1 You must be a member of Star Wars Hyperspace to view this linkThe Written Word en Hyperspace (article) (contenido obsoleto [1]; copias archivadas 1 2 en Archive.org)
  11. The Complete Star Wars Encyclopedia, Vol. I, p. 151 ("Crédito")
  12. The Complete Star Wars Encyclopedia, Vol. III, p. 94 ("Día de la República")
  13. Traición en Cestus
  14. The Essential Atlas
  15. 15,0 15,1 The New Essential Chronology
  16. 16,0 16,1 16,2 16,3 Star Wars: Episodio II El Ataque de los Clones
  17. Darth Bane: Regla de Dos
  18. Heir to the Empire Sourcebook
  19. Star Wars: The Old Republic: Knights of the Fallen Empire
  20. SWGsmall.jpg "Reckonings" - Star Wars Gamer 7
  21. SWGsmall.jpg "Bartyn's Landing (article)" - Star Wars Gamer 7
  22. 22,0 22,1 22,2 22,3 22,4 22,5 22,6 Star Wars: Episodio III La Venganza de los Sith
  23. 23,0 23,1 Star Wars: Episodio IV Una Nueva Esperanza
  24. The Thrawn Trilogy Sourcebook
  25. Star Wars: El Poder de la Fuerza (videojuego)
  26. 26,0 26,1 Imperio Oscuro
  27. Visión del Futuro
  28. La Nueva Orden Jedi: Hereje en la Fuerza I: Remanente
  29. Star Wars: Legacy 0
  30. Timeline 1: Treaty of Coruscant
  31. 31,0 31,1 Jedi vs. Sith: La Guía Esencial de la Fuerza
  32. CloneWarsLogoMini.jpg Star Wars: Las Guerras Clon – «Capítulo 20»
  33. 33,0 33,1 Star Wars: Episodio I La Amenaza Fantasma
  34. Darth Bane: Camino de destrucción
  35. Destino de los Jedi: Convicción
  36. Punto de Ruptura, pag. necesaria
  37. Obi-Wan Kenobi en Star Wars III: "El Canciller no podrá controlar miles de sistemas estelares sin mantener intacto el Senado"
  38. Padmé Amidala en Star Wars II: "Alrededor de doscientos" [sistemas se han unido a la Rebelión]
  39. Revenge of the Sith invites Bush Comparisons, page 2. CBSNews.com. Archivado desde el original el 27 de febrero de 2021.
  40. Lucas: 'Star Wars' isn't Iraq wars. USATODAY.com. Archivado desde el original el 27 de febrero de 2021.
 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores
*Nota: Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción. El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.