Star Wars Wiki
Advertisement
Star Wars Wiki
Este artículo trata sobre un tema considerado Canon.
Este artículo cubre la versión Canon.  Clic aquí para la versión del artículo de las Leyendas. 

Satine: «Debo reafirmar nuestra posición de neutralidad.»
Mas Amedda: «Las palabras de una idealista.»
Satine: «No, esas son las palabras de una pacifista, y de un pueblo que ha elegido la acción no violenta.»
— Satine Kryze y Mas Amedda[fte.]

La duquesa Satine Kryze fue la líder pacifista de los Nuevos Mandalorianos y la gobernante de Mandalore durante las Guerras Clon. Nacida en la Casa Kryze, Kryze abandonó su planeta natal Kalevala para formarse en diplomacia y política en Coruscant. Con el paso del tiempo, Satine regresó a Mandalore custodiada por dos Jedi: el Maestro Jedi Qui-Gon Jinn y su Padawan, Obi-Wan Kenobi, quienes protegieron a la joven duquesa de sus numerosos enemigos. Kryze terminó con una guerra civil convenciendo a los jefes mandalorianos de alcanzar la paz, y aunque ella y Kenobi se enamoraron el uno del otro, su romance clandestino no duró. Kenobi abandonó Mandalore con Jinn, mientras que Kryze soportó la carga de reconstruir en solitario su sociedad. Ella y su gobierno dieron paso a una nueva etapa de prosperidad para los mandalorianos, pero sus esfuerzos fueron objeto de controversia. Algunos mandalorianos, criticaron sus políticas pacifistas tachándolas de débiles.

Durante el estallido de las Guerras Clon en el 22 ABY, Satine se convirtió en líder del Consejo de Sistemas Neutrales. Ella permaneció leal a la República Galáctica, pero mantuvo el espacio de Mandalore neutral oficialmente, sin estar aliada con la República o la Confederación de Sistemas Independientes. Sin embargo, sufrió la amenaza interna de la Guardia de la Muerte, un grupo terrorista que pretendía derrocar su gobierno pacifista. Después de que Kenobi, ahora un Maestro Jedi, acudiera a Mandalore para investigar los rumores de un complot separatista, Kryze y su antiguo amante descubrieron que el líder de la Guardia de la Muerte no era otro que Pre Vizsla, el gobernador de Concordia, uno de los propios aliados de Satine. Cuando Kryze viajó a Coruscant para defender la neutralidad de su pueblo ante el Senado Galáctico, se convirtió en un objetivo de asesinato para la Guardia de la Muerte. En última instancia, Satine triunfó, con la ayuda de Kenobi y la senadora Padmé Amidala, exponiendo una conspiración que habría resultado en la ocupación de Mandalore por parte de la República.

La campaña de Satine para la auto-determinación mandaloriana no estuvo exenta de consecuencias. Las Guerras Clon interrumpieron el comercio intergaláctico, forzando a su gente a recurrir al mercado negro para sobrevivir. Con la ayuda de la Padawan Ahsoka Tano; su propio sobrino, Korkie Kryze; y otros tres cadetes de la Real Academia Gubernamental de Sundari, Kryze descubrió una conspiración del mercado negro ideada por uno de sus seguidores más prominentes, el Primer Ministro Almec. Su gobierno llegó a su fin en el 19 ABY, cuando Pre Vizsla se alió con el Lord Sith Darth Maul para apoderarse de Mandalore. Después de que el Colectivo Sombra de Maul asaltase el planeta, Vizsla y sus soldados — incluyendo la hermana de Satine, Bo-Katan Kryze — atacaron a los criminales invasores, ganándose a la opinión pública para deponer a Satine. Cuando Kenobi acudió a rescatar a Satine de su apresamiento en su propio palacio, Maul la asesinó ante los ojos de Kenobi como venganza por su derrota a manos de él en Naboo, once años antes. Kryze usó su último aliento para reafirmar sus décadas amando a Kenobi antes de morir.

Biografía

Vida temprana

«Recuerdo un tiempo en el que los Jedi no eran generales, sino guardianes de la paz.»
―Satine Kryze[fuente]

Satine Kryze nació en el planeta Kalevala, situado en los Territorios del Borde Exterior. Satine fue la hermana de Bo-Katan Kryze y otro individuo más, que tuvo como hijo a Korkie Kryze, a quien Satine estaba muy unida.[3][10] Antes del bloqueo de Naboo,[11] Satine se convirtió en duquesa de Mandalore. Rápidamente alineó su gobierno con los ideales del movimiento de los Nuevos Mandalorianos. Los Nuevos Mandalorianos deseaban romper con el brutal pasado de Mandalore y adoptar una posición más pacífica hacia el resto de sistemas estelares. Esto se oponía por completo a la mentalidad de los mandalorianos más conservadores, quienes querían preservar las costumbres de Mandalore y proseguir con su tradición guerrera para alcanzar la gloria.[12]

Eventualmente, se desarrolló una insurgencia contra el gobierno de Satine, que condujo a una guerra civil por el control de Mandalore. El conflicto alcanzó grandes dimensiones y requirió la intervención de la Orden Jedi. El Consejo Jedi envió al Maestro Jedi Qui-Gon Jinn y a su Padawan Obi-Wan Kenobi a Mandalore[12] para proteger a la joven duquesa de sus enemigos.[11] Los insurgentes enviaron cazarrecompensas tras Satine para eliminarla, obligando a los dos Jedi a sacar a la duquesa de Mandalore por su propia seguridad. Los tres, permanecieron en una huida constante sin garantías de lo que ocurriría al día siguiente durante casi un año. En algún momento, fueron atacados por un enjambre de ácaros venenosos en Draboon y Obi-Wan llevó a Satine hasta un lugar seguro. Sin embargo, el Padawan cayó y dejó en Satine una cicatriz permanente fruto de esa caída. Durante ese tiempo, Satine y Obi-Wan comenzaron a enamorarse el uno del otro.[12]

Finalmente, el alzamiento contra Satine fue sofocado y la duquesa pudo regresar a Mandalore. El número de muertos tras la guerra civil fue inmenso y la joven Satine tuvo que hacer frente a la difícil tarea de reconstruir su mundo. Su dedicación a Mandalore terminó con su relación con Kenobi, quien prosiguió con su entrenamiento Jedi a pesar de sus sentimientos por ella. Ambos quedaron con el corazón roto tras su separación, y más adelante Kenobi admitió que si Satine se lo hubiera pedido, él habría abandonado la Orden Jedi por ella.[12] Más adelante, Jinn hablaría con Kenobi de su relación con Satine durante los meses previos a la Invasión de Naboo, mientras ambos leían los proyectos de ley de impuestos presentados en el Senado Galáctico, puesto que Jinn sospechaba que había ocurrido algo entre ellos.[13]

Reconstruyendo Mandalore

«Una guerra civil casi mató a todo el pueblo de Satine, de ahí su aversión a la violencia. Cuando regresó, asumió la difícil tarea de reconstruir su mundo sola.»
―Obi-Wan Kenobi habla a Anakin Skywalker del pasado de Satine[fuente]

Después de que Obi-Wan Kenobi y Qui-Gon Jinn abandonasen Mandalore, Satine reparó progresivamente los daños ocasionados por la guerra. El gran número de muertes durante el conflicto dejó a Satine con un fiero rechazo hacia la violencia y ella se convirtió en una pacifista. Satine reformó su gobierno con varios ministros, un gabinete que estuvo liderado por un Primer Ministro.[14] En tiempos de las Guerras Clon, el cargo estaba ostentado por Almec. Bajo su gobierno, Mandalore prosperó y se convirtió en una sociedad moderna y pacífica. Sin embargo, las reformas de Satine eran rechazadas por un grupo conservador conocido como la Guardia de la Muerte, formado por los últimos insurgentes de la guerra civil. Estos insurgentes se habían ocultado en la luna de Concordia, donde secretamente estaban aumentando su poder y planeaban derrocar a la duquesa para reclamar Mandalore. Consciente de las actividades de la Guardia de la Muerte, Satine encargó a varios oficiales de confianza, como Almec y el gobernador de Concordia Pre Vizsla, que investigaran el origen de los movimientos de la organización terrorista.[6]

Búsqueda de la Guardia de la Muerte

Un complot siniestro

Satine Kryze: «¿Pero por qué señalarme a mí?»
Pre Vizsla: «Lideráis el Consejo de Sistemas Neutrales, así que amenazáis los objetivos de los separatistas. Tomároslo como un cumplido. Alguien muy poderoso trabaja para derrocaros. »
— Satine Kryze y Pre Vizsla [fuente]

Satine y Obi-Wan momentos antes de un ataque de la Guardia de la Muerte.

Con el estallido de las Guerras Clon entre la República Galáctica y la Confederación de Sistemas Independientes en el 22 ABY, la duquesa Satine formó y lideró[6] una organización política conocida como el Consejo de Sistemas Neutrales, que representaba a un millón y medio de sistemas estelares que habían elegido mantenerse al margen del conflicto.[15] Sin embargo, la postura pacifista adoptada por Satine provocó un incremento de ataques terroristas llevados a cabo por la Guardia de la Muerte, que creía que Satine deshonraba la antigua tradición guerrera de los mandalorianos. Además, llegaron rumores al Senado Galáctico de que Satine estaba creando un ejército para ayudar en su lucha a los separatistas.[6]

Para investigar estos rumores de sedición, el Consejo Jedi envió a Obi-Wan Kenobi, ahora un Maestro Jedi, a Mandalore. Kryze dio la bienvenida a Kenobi, quien acudió a verla en su palacio. Aunque contenta de ver a su antiguo amor una vez más, Satine se enfureció por los falsos rumores de sedición por los que Kenobi había ido a investigar a Mandalore. Kryze negó vehementemente las acusaciones de que ella estaba aliada con los separatistas. Cuando dijo a Kenobi que creía que el Senado Galáctico pretendía intervenir en los asuntos internos de los mandalorianos, Obi-Wan respondió que él había acudido a Mandalore bajo las órdenes del Consejo Jedi. Queriendo cambiar el acalorado ambiente de su discusión, Satine invitó a Obi-Wan a pasear con ella por Sundari.[6]

Kryze y Kenobi expresaron su felicidad por volver a verse de nuevo. Obi-Wan estaba sorprendido por el progreso que había experimentado Mandalore, pero Satine le explicó que los ideales pacifistas de los Nuevos Mandalorianos habían originado la oposición de algunos grupos, sobretodo de la Guardia de la Muerte. En ese momento, un terrorista hizo estallar un santuario conmemorativo cerca de donde Satine y Kenobi iban andando. Entonces, Kryze reconoció la insignia holográfica de la Guardia de la Muerte. Kenobi, queriendo proteger a Satine, persiguió al terrorista y lo acorraló con su sable de luz. No obstante, justo cuando Satine llegó, el terrorista se lanzó desde lo alto de un edificio. Satine le habló en Mando'a y reconoció el dialecto concordiano del hombre poco antes de que éste muriera. Cuando Kenobi manifestó su interés por viajar a Concordia para investigar las actividades de la Guardia de la Muerte, Satine decidió acompañarle, creyendo que Obi-Wan no lograría gran cosa sin ella, y los dos partieron a Concordia. Como resultado de estos acontecimientos, Kryze entendió que la Guardia de la Muerte era una amenaza mucho mayor de lo que ella y su gobierno habían creído.[6]

Satine habla con un terrorista moribundo de la Guardia de la Muerte.

Al llegar a Concordia, Kryze y Kenobi fueron recibidos en un hangar por el gobernador Pre Vizsla y algunos de sus guardias. Cuando el Maestro Kenobi decidió investigar unas minas supuestamente abandonadas, Kryze se opuso a esa acción. Vizsla dejó que sus guardias se hicieran cargo del terrorista muerto, preparando su funeral, mientras él y Satine escribían una carta de condolencia a su familia. Entonces Kenobi dio a la duquesa un pequeño comunicador que puso en su oreja, y partió hacia las minas. Mientras el Jedi emprendía su investigación, Vizsla preguntó a dónde había ido pero Kryze respondió que Obi-Wan sólo estaba meditando. Mientras bebía con el gobernador Vizsla, Satine comenzó a hablar con él de que alguien estaba haciendo creer a la República Galáctica que la Guardia de la Muerte se estaba apoderando de Mandalore. Cuando ella hablaba de la posibilidad de que alguien externo estuviera ayudando al grupo terrorista, Vizsla comenzó a especular de que esa fuerza externa debía proceder de los más altos niveles de la Alianza Separatista. Entonces bromeó de que era un cumplido que alguien tan poderoso pretendiera derrocar a la duquesa. Sin que Satine lo supiera, sin embargo, Vizsla había colaborado en secreto con el Conde Dooku, el líder público de los separatistas, para secuestrar a la duquesa.[6]

Haciendo un descubrimiento

«Debemos resistir y luchar. O en tu caso, sólo resistir.»
―Obi-Wan Kenobi a Satine[fuente]

Mientras Satine estaba ocupada, Obi-Wan Kenobi llegó a las minas que estaba buscando. Entró en una y descubrió que no estaba abandonada, tal como había pensado, sino que estaba siendo usada para crear armaduras y mochilas propulsoras para la Guardia de la Muerte. Dos guerreros descubrieron a Kenobi y lo inmovilizaron sobre una cinta transportadora que conducía hasta una máquina destructora. Estando en apuros, Kenobi contactó con Satine mediante su comunicador. Kryze, escuchando la llamada de socorro de Kenobi mientras estaba comiendo con Pre Vizsla, intentó hablar discretamente con él sin llamar la atención del gobernador. Diciendo a Vizsla que necesitaba salir para tomar aire fresco, Satine cogió un vehículo y se dirigió a la mina. Cuando Kryze llegó a la mina, Kenobi le dijo que estaba atrapado e iba a ser asesinado por una máquina. Queriendo crear una distracción para alejar a dos soldados de la Guardia de la Muerte de Kenobi, Satine accionó una alarma en la mina. Con los dos guardias lejos, Kryze corrió a un panel de control y presionó el botón correcto para liberar a Kenobi segundos antes de que éste pudiese morir.[6]

Satine trata de liberar a Kenobi.

Sin embargo, en ese momento llegaron de nuevo los dos soldados y comenzaron a atacar a la duquesa. Uno de ellos sujetó a Satine por la espalda, pero ella comenzó a luchar y oponer resistencia. Rápidamente, Obi-Wan hizo frente a los guardias y los dejó inconscientes tras lanzarlos contra una pared. Luego, los dos tomaron un ascensor hasta el exterior de la mina. Dentro del ascensor, Kryze reprendió a Kenobi por haber luchado contra los guardias con tanta facilidad a pesar del pacifismo de los Jedi, y él le acusó a ella de no haber quedado lo suficientemente preocupada por que él hubiera podido haber muerto. Antes de poder seguir discutiendo, fueron atacados por más soldados de la Guardia de la Muerte. El Maestro Jedi luchó contra los recién llegados mientras Satine permanecía detrás de él. Cuando Kenobi iba a ser atacado por uno de los soldados, Kryze le lanzó una roca al atacante, aturdiéndolo momentáneamente y permitiendo a Kenobi derrotar al guardia. No obstante, en ese momento llegó el líder de la Guardia de la Muerte junto a tres nuevos soldados a su lado. Se quitó el casco y así Satine supo que se trataba de Pre Vizsla, lo que impactó a la duquesa.[6]

Vizsla criticó al gobierno de Satine y los Nuevos Mandalorianos, y dijo a la duquesa que ella se oponía a las verdaderas costumbres mandalorianas. Entonces Satine vio como Kenobi usaba su sable de luz para hacer frente a Vizsla, quien estaba armado con un sable oscuro arcaico. Mientras Kenobi llevaba la delantera, Vizsla ordenó a sus hombres lanzar varios misiles. Kenobi llevó a Satine a un lugar seguro, cogiéndola en brazos y saltando por el hueco del ascensor para evadir el ataque enemigo. Después de que Kryze y el Jedi llegasen a un lugar seguro, Vizsla ordenó a sus hombres que no prosiguieran el ataque, creyendo que podrían ocuparse de la duquesa en un futuro no muy lejano. Satine volvió con Kenobi a Sundari y se preparó para subir en el Coronet, para llegar a Coruscant e informar al Senado Galáctico de su posición pacifista en las Guerras Clon. Cuando Obi-Wan trató de convencerla de que la Guardia de la Muerte estaba siendo apoyada por los separatistas, ella rechazó con vehemencia esa posibilidad. También reafirmó su postura de neutralidad en la guerra, aunque Kenobi le había dicho que esa posición no podía permanecer así tras los hechos que habían acaecido, lo cual enfadó ligeramente a Satine. Entonces, la duquesa, junto a una escolta Jedi, se dirigió a Coruscant.[6]

A bordo del Coronet

Anakin Skywalker: «Yo me encargo de esto, Obi-Wan. Tú, ve a buscar a tu novia.»
Obi-Wan Kenobi: «Bien, de acuerdo... ¡No! ¡Anakin! Ella no es mi...»
— Anakin Skywalker y Obi-Wan Kenobi [fuente]

Satine y Obi-Wan se enfrentan a varios droides asesinos en el Coronet.

Tras el descubrimiento de la Guardia de la Muerte, Satine, Obi-Wan Kenobi, Anakin Skywalker y numerosos soldados clon abandonaron Mandalore a bordo del Coronet hacia el planeta Coruscant. Poco después de saltar al hiperespacio, la duquesa solicitó a los dos Jedi acudir a la sala del trono.[12]

Al llegar, Kryze comenzó a discutir con el Maestro Kenobi acerca de cómo consideraba la noción de luchar por la paz desagradable. A medida que la discusión iba en aumento, Satine terminó zanjando el asunto en cuanto la comida fue preparada. Durante la comida, un droide asesino irrumpió en la sala y comenzó a atacar a los guardias. El Maestro Kenobi rápidamente destruyó al droide, que soltó un gran número de droides asesinos pequeños. Entonces Satine sacó un pequeño desactivador y comenzó a disparar a los droides. Acabaron destruyendo a todos los droides excepto a uno, con el que Obi-Wan puso en marcha un plan para descubrir quién había activado a los droides. Puso al droide restante bajo un vaso y comenzó a caminar alrededor de la mesa. El droide intentó atacar a la duquesa y a los senadores que la acompañaban, a excepción del senador Tal Merrik. Entonces Merrik sacó un bláster y tomó a Satine como rehén.[12]

Merrik avanzó hasta el puente de mando del Coronet y mató a todos los presentes allí. Luego Kenobi contactó con Skywalker, que se estaba ocupando de otro droide asesino. De pronto el Coronet salió del hiperespacio y Merrik solicitó tres naves de abordaje clase Droch repletas de superdroides de combate B2. Skywalker y los clones atacaron y destruyeron a los droides. Mientras tano, Obi-Wan se enfrentó a Merrik en el puente, quien había colocado explosivos en los motores de la nave. Kryze comenzó a suplicar a Kenobi que no pusiera en riesgo las vidas de nadie por su culpa. A continuación, Merrik retrocedió por los pasillos del Coronet con Kenobi siguiéndolo. Entonces, Satine profesó su amor por Kenobi, tras lo cual Kenobi también confesó sus sentimientos de amor hacia Satine.[12]

Satine es tomada como rehén por Merrik.

Merrik bajó la guardia mientras Satine y Obi-Wan se declaraban, lo cual fue usado como ventaja por Kryze para liberarse, pisándole un pie. Mientras Merrik gritaba de dolor, Satine cogió su bláster y apuntó hacia él con un dedo tembloroso en el gatillo. Merrik dijo que lo ocurrido no cambiaba en absoluto las cosas, puesto que todavía podía destruir el Coronet. Kryze dijo que no iba a permitir eso, pero Merrik dijo que si Satine le mataba, se convertiría en una hipócrita y renunciaría a sus ideales pacifistas. Entonces se giró a Kenobi y dijo que si el Jedi le mataba, se convertiría en un asesino a sangre fría a ojos de la mujer que amaba, Satine. Sin embargo, Merrik fue de repente asesinado al ser acuchillado por la espalda por Skywalker, quien afirmó que había matado a Merrik porque éste iba a destruir el Coronet. Más tarde el Coronet aterrizó en Coruscant, y los senadores, junto a la duquesa, se reunieron con el Canciller Supremo Sheev Palpatine.[12]

Conflicto en el Senado

Defendiendo la neutralidad

«La guerra es intolerable. Hemos sido engañados al creer que debemos ser una parte de ella. Yo digo que en el momento en que nos comprometemos a luchar, ya hemos perdido.»
―La duquesa Satine Kryze al Senado Galáctico[fuente]

Después de llegar a Coruscant, Satine comenzó a expresar sus pensamientos ante el Senado Galáctico. La Guardia de la Muerte fue el principal tema de conversación ante los senadores presentes. El Canciller Supremo Sheev Palpatine, consideró que la Guardia de la Muerte era una amenaza militar, por lo que la República Galáctica debía intervenir en Mandalore. Kryze rechazó el miedo a la Guardia de la Muerte e insistió en mantener el asunto como un problema interno de los mandalorianos. Entonces Palpatine la sorprendió con un mensaje holográfico del Primer Ministro Suplente Jerec. Jerec afirmaba que la Guardia de la Muerte era un problema más grande de lo que el gobierno mandaloriano había revelado a su propio pueblo y que Mandalore necesitaba la ayuda de la República. Satine no podía creer las mentiras pronunciadas por alguien tan honorable como Jerec. Aun así, no podía hacer retractarse a Jerec porque éste había muerto en Kalevala esa misma mañana durante un atentado. Palpatine consideró que el holograma era prueba suficiente como para emprender una intervención militar en Mandalore.[9]

Satine habla con Obi-Wan en Coruscant.

La duquesa quedó horrorizada por lo ocupación, considerando que la República estaba despreciando el derecho a la auto-determinación de Mandalore, convirtiendo al planeta en un objetivo militar. Entonces el Senado decidió votar la ocupación de Mandalore durante la siguiente sesión. Satine salió del Edificio del Senado hasta llegar a las plataformas de aterrizaje del exterior. Obi-Wan Kenobi estaba allí esperándola pero ella estaba demasiado enfadada para escuchar su consejo. Kryze y sus guardias subieron a un aerodeslizador y se marcharon. Su trayecto fue tranquilo hasta que un asesino de la Guardia de la Muerte activó unos explosivos que había colocado previamente en el aerodeslizador. La nave comenzó a descender pero Aramis, el piloto, consiguió acercarse a una plataforma. Gritó a Satine que saltase a un lugar seguro y entonces colisionó contra un edificio con la duquesa como testigo.[9]

Satine se reunió con el Canciller Palpatine en su oficina tras el intento de asesinato. Desafortunadamente para ella, Kryze supo que no quedaban restos de la colisión por lo que el incidente sólo podía ser considerado un accidente. Mas Amedda afirmó que el ataque era una prueba más a favor de la intervención de la República en Mandalore. Entonces Satine abandonó enfadada la Oficina del Canciller y de nuevo encontró a Kenobi. Obi-Wan expresó su preocupación ante el hecho obvio de que Satine era un objetivo de la Guardia de la Muerte. Sin preocuparse de su propia seguridad, Kryze consideró que el intento de asesinato contra ella era una prueba de que ella tenía razón: alguien quería empujar a Mandalore hacia la guerra. Mientras los dos caminaban se encontraron con la senadora Padmé Amidala, que tenía malas noticias. Amidala informó de que el Senado ya había votado sobre la ocupación de Mandalore tras el ataque contra Satine. Desconcertada, Kryze se enteró de que la invasión de Mandalore comenzaría al día siguiente.[9]

A la fuga

«Si veis a esta mujer, informad a las autoridades locales.»
―Un soldado clon hablando de Satine[fuente]

Satine se entrega a las autoridades de Coruscant.

Esa noche, Kryze se aventuró sola en los niveles inferiores de Coruscant para reunirse con un contacto mandaloriano del Ministerio de Inteligencia de la República Galáctica, Davu Golec. Tras reunirse con él, Golec le dio un disco con una grabación del Primer Ministro Suplente Jerec y afirmó que el holograma visto por el Senado Galáctico era falso. A continuación, un asesino de la Guardia de la Muerte descubrió a Satine y a Golec, disparando a éste último en el corazón. Instintivamente, Kryze sacó su bláster y comenzó a mirar a su alrededor hasta la llegada de las autoridades de la República. Satine fue perseguida por varios droides policías y dos soldados clon, por lo que huyó del lugar. Pronto perdió de vista a sus perseguidores y contactó con el Maestro Jedi Obi-Wan Kenobi para que se reuniera con ella.[9]

Kenobi pronto llegó y encontró a la duquesa sentada en un banco. Satine dio a Kenobi el disco que había recibido y le instó a dárselo a la senadora Padmé Amidala. Kryze decidió que iba a entregarse en las escaleras que conducían al Edificio del Senado para permitir el acceso de Kenobi sin levantar sospechas. Mientras ambos caminaban, el asesino de la Guardia de la Muerte lanzó un detonador termal cerca de llos. Tras perder la capacidad de oír temporalmente, Kenobi comenzó a pelear con el asesino. A medida que proseguía la lucha, el asesino cayó al vacío, pero escapó gracias a una mochila propulsora. En el Edificio del Senado, Satine se entregó a los guardias del senado mientras Kenobi entraba discretamente en el edificio.[9]

Satine asiste al funeral del senador Farr.

Pasando el disco a la senadora Amidala, Kenobi cumplió su cometido a tiempo antes del inicio de la siguiente sesión del senado. Así, los senadores pudieron ver el mensaje real del Primer Ministro Suplente Jerec. Con la verdad al descubierto, la ocupación de Mandalore fue cancelada en contra de los planes de la Guardia de la Muerte. A la mañana siguiente, en la Oficina del Canciller, Sheev Palpatine expresó su gratitud y se disculpó ante la duquesa Satine Kryze tras todo lo ocurrido. Entonces Satine manifestó su agradecimiento a Obi-Wan Kenobi por su imperecedera amistad en momentos de dificultad.[9]

Más adelante, Satine regresó a Coruscant para asistir al funeral del senador rodiano Onaconda Farr, quien había sido envenenado bajo misteriosas circunstancias.[16]

Luchando contra la corrupción

Ofertas de contrabando

«Sé que nuestra decisión de permanecer neutrales ha causado problemas en el Senado. Pero para muchos aquí, las consecuencias de vuestra guerra han sido enormes.»
―La duquesa Satine, a Padmé Amidala[fuente]

La neutralidad de Mandalore durante las Guerras Clon hizo que las rutas de comercio del planeta se vieran interrumpidas, forzando al gobierno mandaloriano a negociar con contrabandistas. En un intento de ayudar, Padmé Amidala se reunió con Satine y habló con ella de posibles soluciones al problema. Mientras estaban en el planeta, un brote de una enfermedad fue descubierto durante una visita de Amidala y Kryze a un nuevo hospital. Investigando, ambas descubrieron que unos contrabandistas estaban añadiendo slabina a cargamento de té para diluirlo y venderlo en grandes cantidades. Durante la investigación, Satine y Padmé descubrieron el origen del té y se dirigieron a él para clausurarlo. Tras una batalla contra los contrabandistas, la duquesa hizo quemar el almacén del té para prevenir futuros daños.[14]

Destapando la traición

«Debes saber que no sólo te hice venir aquí a enseñar. Sabía que algo no iba bien, pero no tenía a nadie en quien confiar. Pensé que si traía a un Jedi, especialmente a un amigo de la senadora Amidala, podríamos resolver este misterio juntos.»
―Satine, a Ahsoka Tano[fuente]

El Primer Ministro Almec intenta forzar una falsa confesión de Satine.

A petición de Satine, Padmé Amidala habló con el Gran Maestro Yoda para que enviase a un Jedi que expusiera la corrupción en el gobierno mandaloriano. La Padawan Ahsoka Tano fue enviada a investigar la situación, camuflada de profesora de la Real Academia Gubernamental. Con la ayuda del sobrino de Satine, Korkie Kryze, y de sus amigos, Ahsoka y el grupo de estudiantes descubrieron que el Primer Ministro Almec se encontraba detrás de unos negocios con el mercado negro. En ese momento, Almec ya había arrestado a Kryze por traición y estaba intentando hacerle firmar una confesión para poder hacerse con el poder en Mandalore. Rechazando firmar, Satine fue torturada, y recibió la amenaza de que su sobrino fuese también sometido a tortura. Después de que Ahsoka liberase a Satine y a los estudiantes, Kryze arrestó a Almec y lo encarceló por traición, así como por fomentar la corrupción en el gobierno mandaloriano. Tras todos esos incidentes, Satine siguió trabajando en el Senado Galáctico y estuvo presente cuando Amidala dio un discurso de oposición a un proyecto de ley que proponía pagar por la creación de cinco millones de soldados clon más para el esfuerzo bélico de la República Galáctica.[10]

Más adelante, Obi-Wan Kenobi fue aparentemente asesinado por Rako Hardeen. En realidad, Kenobi había fingido su muerte, aunque eso sólo era conocido por el Consejo Jedi. Por eso, Satine asistió al funeral de Obi-Wan, sollozando mientras veía su «cadáver» descendiendo hasta el interior de una tumba.[17] Después, sin embargo, los Maestros Jedi Yoda y Mace Windu informaron a los asistentes del funeral de que Kenobi en realidad no había sido asesinado.[18]

Derrocamiento

«Recuerda mi querido Obi-Wan, recuerda que siempre te he amado... y siempre te amaré...»
―Últimas palabras de Satine[fuente]

En el 19 ABY, un grupo de criminales conocido como el Colectivo Sombra atacó varias zonas de la ciudad de Sundari. Inmediatamente, Satine sospechó de la Guardia de la Muerte, e intentó calmar a la población que se había reunido en el exterior del Palacio Real. No obstante, Pre Vizsla llegó y afirmó que él no era el atacante, y prometió derrotar a quienes amenazaban Mandalore. Al cumplir su promesa, Vizsla derrocó a Satine y la encerró en la cárcel, en una celda contigua a la del antiguo Primer Ministro Almec. Pronto, los antiguos aliados de Vizsla, Darth Maul y Savage Opress, pasaron por su celda, preguntando si había otros presos políticos en la cárcel a parte de ella. Gracias a un comentario indirecto de Satine, los hermanos Sith eligieron a Almec para que gobernara Mandalore siguiendo sus instrucciones, y Maul retó a Vizsla a un combate por el control de la Guardia de la Muerte. Maul triunfó, y Almec volvió a ser Primer Ministro, engañando a los mandalorianos para que creyeran que Satine había asesinado a Vizsla.[19]

Satine muere en brazos de Obi-Wan.

Un tiempo después de su arresto, los leales a Satine, incluyendo su sobrino Korkie Kryze y su hermana Bo-Katan Kryze, quien había abandonado la Guardia de la Muerte debido al acceso al poder de Maul, consiguieron sacarla de la cárcel. Todos ellos consiguieron salir de Sundari para enviar una transmisión a Obi-Wan Kenobi antes de que Satine fuese capturada de nuevo. Kenobi consiguió infiltrarse en Sundari, disfrazándose de un soldado de la Guardia de la Muerte. Sin embargo, él y Satine fueron descubiertos cuando intentaban escapar en su nave, el Crepúsculo, que se encontraba en mal estado. El Crepúsculo fue destruido por tres misiles de la Guardia de la Muerte, y al ser obligados a salir de la nave, Satine y Kenobi fueron capturados. Maul los llevó hasta la sala del trono del Palacio Real, donde el Sith estranguló a Satine con la Fuerza mientras se burlaba de Obi-Wan. Tras afirmar que deseaba que Kenobi sufriera tanto como él había sufrido, Maul hirió de gravedad a Satine con su sable oscuro. Cayendo en brazos de Kenobi, Satine usó su último aliento para expresar su amor eterno hacia el Maestro Jedi.[3]

Legado

La sombra de la duquesa

«¡La influencia de Maul en Mandalore está destruyendo a mi pueblo! Él asesinó a su gobernante, mi hermana. Pensé que ella significaba algo para tí.»
«Me importaba, todavía lo hace. Pero no puedo permitir que mis sentimientos nublen mi juicio.»
―Bo-Katan intenta convencer a Obi-Wan para que le ayude a recuperar Mandalore[fuente]

Obi-Wan lucha junto a Bo-Katan mientras escapa de Mandalore.

Justo mientras Satine moría, Obi-Wan sintió una creciente agitación interna mientras procesaba lo que había pasado. Al principio, Obi-Wan estaba triste porque Satine nunca viviría para ver prosperar a su mundo y su gente ni podría recordar el bien que había hecho por ellos, pero su tristeza se convirtió en ira cuando se centró en Maul y el hecho de que ella nunca debería haber sido involucrada en su lucha. Por un momento, él sintió el deseo de asesinar a Maul, Savage, y Almec a sangre fría por su papel en el asesinato de Satine. Maul se divirtió por su ira, y esto hizo que Obi-Wan se diera cuenta de que eso le convertiría en algo que Satine nunca habría querido para él. Rechazando sucumbir a su ira, Kenobi dijo a Maul que de este modo no ganaría antes de ser llevado de la sala del trono a la cárcel,[20] donde Maul esperaba que se hundiera en su miseria por la muerte de Satine.[3]

Mientras Obi-Wan era trasladado a la prisión, su escolta fue interceptada por Bo-Katan. Bo-Katan ayudó a Obi-Wan a escapar de Sundari, que había quedado sumido en el caos mientras los restos de la Guardia de la Muerte se sacudían bajo el gobierno de Maul. Bo-Katan esperaba que Obi-Wan informara a la República de las acciones de Maul en Mandalore, a pesar de que eso provocaría que la República emprendiera una invasión.[3] Obi-Wan dijo a Bo-Katan que traer la guerra a Mandalore iría en contra de los deseos de Satine, pero ella explicó que la devoción de Satine por Mandalore significaba que la difunta duquesa habría estado dispuesta a hacer cualquier cosa por salvar a su gente. Mientras se preparaba para para marcharse, Obi-Wan se dio cuenta de que Bo-Katan era la hermana de Satine, y se disculpó ante ella por su pérdida antes de separarse. Poco después de regresar a Coruscant, Kenobi se preparó ansiosamente para proporcionar al Consejo Jedi su testimonio acerca de lo que había pasado en Mandalore. Hablando con Anakin, Obi-Wan confesó la ira que había sentido como nunca antes debido a la muerte de Kryze.[20] Más adelante en la guerra, Obi-Wan mencionó su relación con Satine mientras preguntaba a Anakin por la naturaleza de su conexión con la Senadora Amidala. Esperando que Anakin se abriera acerca de sus sentimientos, Obi-Wan razonó con su antiguo estudiante, recordándole que él había tenido sentimientos por Satine antes de su muerte.[21]

Con el asesinato de Satine, Maul dio un golpe fatal a lo que quedaba de su régimen.[22] Con la muerte de Kryze y Vizsla,[23] y su toma del trono completada, Maul y sus mandalorianos leales empezaron a reprimir a los ciudadanos de Sundari.[22] Bo-Katan, mientras tanto, lideró un movimiento de resistencia contra sus fuerzas.[24] El gobierno de Maul fue brevemente interrumpido por su antiguo maestro Sith, Darth Sidious, que mató a Opress y sacó a Maul de Mandalore para sus propios propósitos.[3] Maul más adelante consiguió escapar de su custodia e inició una campaña contra la Confederación de Sistemas Independientes. La resistencia de Mandalore supo de la relación contínua entre el Primer Ministro Almec y el Colectivo, e informó a los Jedi y la República. Tras confirmar que Maul tenía lazos con Mandalore y que mantenía como rehenes a varios líderes Separatistas clave, la República lanzó un asalto en la Fortaleza Vizsla 09, una base de la Guardia de la Muerte en la que se escondía Maul. Obi-Wan se encontraba entre los Jedi al mando del asalto, pero los demás Jedi, conociendo sus fuertes lazos con la difunta Satine, temieron que Kenobi se viera superado por sus emociones. Aunque Kenobi aseguró a sus compañeros que no fallaría, los Jedi no consiguieron capturar a Maul o a los líderes Separatistas.[25] Maul más adelante perdería contra la Confederación y volvería a las sombras.[26]

Para el final de las Guerras Clon, Obi-Wan había pasado a aceptar sus sentimientos por Satine, pero se esforzó por equilibrar su relación con ella con sus deberes como Jedi. Bo-Katan y sus Búhos Nocturnos continuaron siguiendo los movimientos de Maul, y cuando las Guerras Clon se acercaban a su fin descubrieron que Maul había regresado a Sundari. Durante su tiempo siguiendo su rastro, Bo-Katan entró en contacto con Ahsoka Tano, quien para entonces ya no era una Jedi, que también había descubierto por su cuenta el retorno de Maul a Mandalore. Sabiendo que no tenía la fuerza para recuperar Mandalore sola, Bo-Katan se alió con Ahsoka y consiguió contactar con Obi-Wan y Anakin para organizar una reunión en la que discutir el envío de ayuda de la República para derrocar a Maul.[24] A pesar de su anterior compromiso de ayudar a Mandalore,[20] Obi-Wan era reticente a comprometerse a enviar ayuda, afirmando contínuamente que necesitaban la aprobación del Consejo Jedi,[24] debido a que carecían de fuerzas clon rápidamente disponibles por causa de los Asedios del Borde Exterior[22] y de los tratados de paz que existían entre la República y Mandalore desde hacía casi un siglo.[24]

Bo-Katan arresta a Almec a los pies del trono de Satine.

La falta de disposición de Obi-Wan para enviar ayuda enfadó a Bo-Katan, que le recordó lo que Maul había hecho a Mandalore. Bo hizo referencia a la relación de Obi-Wan y Satine, destacando que ella pensaba que Satine había significado algo para Obi-Wan. Kenobi permaneció firme en no comprometerse a ayudar a Bo-Katan, pero le dijo que Satine todavía significaba algo para él, aunque añadió que no iba a permitir que sus sentimientos nublaran su juicio. Mientras partía a consultar con el Consejo Jedi, Bo-Katan dijo enfadada a Ahsoka que pedir ayuda había sido una pérdida de tiempo. Con unas negociaciones rápidas, Ahsoka consiguió asegurar a una división de soldados clon para retomar Mandalore y ayudar a Bo-Katan a expulsar del trono a Maul. Consiguieron entrar en Sundari con relativa facilidad, tomando atajos para mantener la posesión de la ciudad..[24]

Aunque Maul permaneció esquivo y difícil de localizar, Bo-Katan consiguió derrotar fácilmente a Almec y ponerlo bajo custodia,[24] donde fue posteriormente asesinado por Gar Saxon. La gente de los Nuevos Mandalorianos se sentía incómoda con la presencia de soldados clon, pero se les aseguró que, en cuanto Maul fuera arrestado, el ejército de la República abandonaría el planeta. Poco después de que los ciudadanos de Sundari fueran evacuados a refugios, los guerreros de Maul fueron derrotados por las fuerzas de Bo-Katan y Ahsoka en una batalla decisiva.[27] Ahsoka consiguió capturar al antiguo Lord Sith, que fue dispuesto en una antigua bóveda mandaloriana. Ahsoka, al ver el dispositivo, preguntó si Satine no había declarado ilegales esos dispositivos, lo cual Bo-Katan respondió afirmativamente. Con Maul apresado y el Colectivo Sombra fragmentado, parecía que Mandalore se alzaría de nuevo con Bo-Katan como su nueva líder, ldierando al pueblo mandaloriano en una nueva era tal como había hecho Satine.[28]

Era del Imperio

«Tuve mi oportunidad de gobernar, y fracasé. Yo no soy mi hermana. No soy la líder que buscas.»
―Bo-Katan Kryze[fuente]

Justo cuando Mandalore fue liberado del control de Maul,[28] las Guerras Clon llegaron a un convulso final cuando la República se derrumbó tras años de fracturación y la Confederación perdió su liderazgo y poder en una rápida sucesión. El Canciller Supremo Palpatine se proclamó a sí mismo Emperador y reorganizó la República en el Imperio Galáctico. Bajo el nuevo régimen del Emperador Palpatine, los Jedi fueron exterminados, quedando supervivientes como Obi-Wan,[29] Ahsoka, y Maul como fugitivos.[28] Entre los que murieron en este caótico final de la guerra se encontraba la amiga de Kryze, la Senadora Amidala.[29] Usando a los clones que habían permanecido en Mandalore, el Imperio empezó una ocupación del planeta. Bo-Katan y varios grupos guerreros se negaron a reconocer el dominio del Imperio, y ella fue apartada del poder.[8] Con Bo-Katan sin ser reconocida como gobernante de Mandalore, Gar Saxon asumió su papel de líder como Virrey Imperial.[30] Los Protectores Mandalorianos, mientras tanto, establecieron una base en la tercera luna de Concord Dawn y custodiaron el sistema bajo el pago del Imperio.[31]

Los Protectores Mandalorianos, antaño encargados de proteger a Satine.

En los años posteriores a su muerte,[8] la Duquesa Satine continuó siendo una figura controvertida.[5] Aunque algunos, como Bo-Katan y el líder de los Protectores, Fenn Rau, recordaban el gobierno de Satine con cariño, otros,[8] como los que descendían de la Guardia de la Muerte,[31] seguían considerándola con desprecio.[8] Las tensiones entre estos grupos continuaron persistiendo incluso bajo el dominio del Imperio.[31] Años antes de la rebelión inicial contra el Imperio Galáctico, una joven cadete de la Academia Imperial de Mandalore llamada Sabine Wren desarrolló una superarma. Wren,[8] cuyo clan había sido parte de la Guardia de la Muerte,[31] cruelmente llamó al arma «la Duquesa» por Satine. Ella desarrolló el arma para que fijara al beskar de la armadura mandaloriana como objetivo y así desintegrar al soldado que la llevara, considerándola un reto para sus habilidades puesto que el beskar era considerado indestructible. Tras descubrir que el Imperio había usado su diseño contra su gente, Sabine quedó horrorizada. Aunque había saboteado el prototipo incial, Wren, que subsecuentemente se convirtió en una detractora pública del Imperio, fue exiliada por su familia y eventualmente se unió a los Espectros, una célula rebelde bajo el mando de Hera Syndulla.[8]

En el 3 ABY,[32] los Protectores de Concord Dawn entraron en conflicto con los Espectros, que intentaban obtener un paso seguro en el sistema. Cuando Fenn Rau y los Protectores descubrieron que Satine era miembro del Clan Wren, le acusaron de ser parte de la Guardia de la Muerte aunque ella lo negó. Después de que Rau fuera apresado por los rebeldes, los Protectores aceptaron permitir a la rebelión naciente acceder a su espacio.[31] Alrededor de un año después,[33] la rebelión perdió el contacto con los Protectores, que habían sido exterminados por el Virrey Saxon y sus supercomandos.[34]

Maul conservó una pintura de Kryze como parte de un retorcido santuario a su venganza contra Obi-Wan.

En los años previos a la Batalla de Yavin, Maul tuvo bajo su posesión una pintura de Satine que mantuvo en la Guarida de las Hermanas de la Noche en Dathomir. Maul conservó la pintura como parte de una colección más grande de elementos de su vida, entre ellos el sable oscuro.[35] Para el 2 ABY,[36] la pintura estaba fuertemente deteriorada, con los ojos y garganta de Satine rasgados y siendo las condiciones generales de la obra muy pobres. La pintura fue dispuesta en un retorcido santuario dedicado al sable oscuro y la venganza de décadas de Maul contra Obi-Wan.[35]

Ese mismo año, Maul atrajo al joven rebelde Ezra Bridger, uno de los compañeros de Sabine, a Dathomir para averiguar la localización del exiliado Obi-Wan gracias al joven chico. Ezra exploró brevemente la guarida de Maul, donde vio la pintura de Satine y la miró durante un momento. Maul le gritó que se alejara del santuario, y los dos iniciaron un ritual para encontrar la localización de Obi-Wan. En la subsiguiente escaramuza entre los Espectros y Maul para liberar a Ezra, Sabine tomó el sable oscuro del antiguo gobernante de Mandalore.[35] Maul más adelante consiguió seguir el rastro de Obi-Wan en Tatooine, donde fue derrotado por el Maestro Jedi durante un breve duelo con sables de luz. A pesar de todo lo que había hecho a su enemigo, Maul fue reconfortado en sus últimos momentos por Obi-Wan.[37]

Incluso en el 0 ABY, el año de su muerte,[2] Obi-Wan continuaba cargando con el remordimiento y se culpaba por haber fallado a Satine y a todas las personas a las que había amado verdaderamente. Mientras hablaba con el espíritu de la Fuerza de Qui-Gon Jinn, Kenobi fue consolado por su antiguo maestro, quien aseguró a Obi-Wan que la responsabilidad de su fracaso era del propio Jinn por no haber completado su entrenamiento.[38]

Hermana inspira a hermana

«Acepto esta espada por mi hermana, por mi clan, y por todo Mandalore.»
―Bo-Katan acepta el sable oscuro en honor a Satine[fuente]

Ahora en posesión del sable oscuro, Sabine fue entrenada por Rau para portar la antigua arma, que creían que podían usar para ayudar a levantar a todos los mandalorianos en contra del Imperio. Sabine y Rau viajaron a Krownest, donde intentaron lograr el apoyo del Clan Wren en su lucha contra el Imperio. Durante su misión, la madre de Sabine, Ursa Wren, la líder del Clan Wren[30] y antigua miembro de la Guardia de la Muerte,[24] mató a Gar Saxon, lo que causó una guerra entre el Clan Wren y el Clan Saxon, que apoyaba incondicionalmente al Imperio.[30] Debido a que el Clan Wren desafiaba abiertamente al Imperio, fue respaldado por la Alianza para Restaurar la República,[8] un movimiento de resistencia en sí mismo que enarbolaba la guerra contra el Imperio.[2] Los Espectros, para entonces parte de la Alianza Rebelde, se unieron a Sabine y el Clan Wren para luchar por Mandalore.[8]

Bo-Katan Kryze alza el sable oscuro para movilizar el apoyo contra el Imperio en honor a Satine.

Sabine continuó empuñando el sable oscuro mientras los Espectros y el Clan Wren empezaban el ataque contra las fuerzas Imperiales en Mandalore, que estaban lideradas por Tiber Saxon. Los esfuerzos de Wren y Rau eventualmente lograron el apoyo de Bo-Katan y sus Búhos Nocturnos. Sabine intentó entregar el sable oscuro a Bo-Katan, razonando que ella era más merecedora de portar el arma, pero Bo-Katan se negó a aceptarlo, creyendo que no era digna debido a que había fracasado en estar a la altura de su hermana y liderar a su gente tras las Guerras Clon. A pesar de su negativa, Bo-Katan continuó trabajando con Sabine y Rau. Su lucha se interrumpió con las noticias de que el Imperio había creado un arma que estaba usando contra los miembros del Clan Wren en combate. Bo-Katan se disgustó al saber que el arma había sido nombrada con el nombre de Satine, viéndolo como un insulto a la memoria de su hermana, y la propia Sabine lamentó la decisión. Bo-Katan y Sabine consiguieron destruir el arma, tras lo cual varios clanes mandalorianos aseguraron a Bo-Katan que estaban dispuestos a seguirla como su nueva líder. Bo-Katan decidió aceptar el sable oscuro[8] y reclamó el trono[39] de nuevo, convocando apoyos contra el Imperio en nombre de su hermana.[8]

La guerra abierta de Bo-Katan con el Imperio no terminaría en victoria.[40] En medio de la Guerra Civil Galáctica entre las fuerzas Imperiales y la Alianza para Restaurar la República,[2] el Imperio se dio cuenta de que no podría controlar Mandalore, y decidió asegurarse de que ninguna otra facción podría hacerlo. El Imperio desató lo que sería conocido como la «Gran Purga» contra el pueblo mandaloriano.[40] Una armada Imperial inmensa bombardeó la superficie de Mandalore, destruyendo al planeta de una vez por todas en un evento llamado la «Noche de las Mil Lágrimas».[39] El genocidio[41] condujo a la destrucción de toda la civilización de Mandalore.[39] Bo-Katan estuvo entre los supervivientes de la Purga, pero perdió el sable oscuro a manos del Moff Imperial Gideon durante el conflicto.[40] Tras la aniquilación de Mandalore, los mandalorianos supervivientes huyeron y se dispersaron por toda la galaxia.[41]

Incluso tras la caída del Imperio a manos del estado sucesor de la Alianza para Restaurar la República, la Nueva República, en el 5 DBY,[2] unos pocos mandalorianos operaban en secreto.[41] Para el 9 DBY, Bo-Katan creía que era la última de su familia y, con sus Búhos Nocturnos, continuó luchando contra los remanentes Imperiales, pretendiendo reclamar el sable oscuro de Gideon y regresar a Mandalore.[40] Igual que su hermana antes que ella,[5] Bo-Katan se volvió controvérsica en lo que quedaba de la sociedad mandaloriana. Aunque Bo-Katan aún era vista por algunos como la gobernante legítima, otros sentían que su aspiración al trono era ilegítima y únicamente basada en su linaje. Algunos de sus detractores despreciaban al clan de Kryze,[39] como la Tribu, un grupo mandaloriano encubierto que pertenecía al culto Hijos de la Guardia, una organización que practicaba la antigua religión de Mandalore y las tradiciones guerreras[40] que habían sido abolidas bajo el gobierno de la Duquesa Satine.[6] Afirmaban que Satine y Bo-Katan habían perdido el rumbo y llevado a la Casa Kryze a la ruina, arrastrando consigo a Mandalore.[39]

Recuerdo continuo

En algún momento tras su muerte, el Conglomerado de Defensa Dreariano nombró a un modelo de su pistola bláster deportiva Defensor en honor a la difunta duquesa, el Lamento de Satine. Una de estas fue usada por Leia Organa, la hija de la amiga de Kryze, Amidala.[42] También en algún momento tras su caída, relatos de la vida y esfuerzo de la Duquesa Satine fueron mostrados en una serie de mapas ilustrados del artista ithoriano Gammit Chond. Aunque era un recluso, Chond basó sus mapas en hisotiras que había escuchado de viajeros, incluido historias del gobierno de Satine y varios otros eventos notables de la historia de Mandalore. Mucho del arte de Chond estaba guardado en las Pilas de Sombra del Archivo Graf en la luna Orchis 2 hasta que un estudiante archivista lo exhumó.[2]

Apariciones

Fuentes

Notas y referencias

  1. StarWars-DatabankII.png Tal Merrik en el Databank (enlace de respaldo)
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 2,4 2,5 Star Wars: Atlas Galáctico
  3. 3,0 3,1 3,2 3,3 3,4 3,5 3,6 TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Los Sin Ley»
  4. 4,0 4,1 4,2 4,3 StarWars.com Encyclopedia Duchess Satine Kryze en la Encyclopedia de StarWars.com
  5. 5,0 5,1 5,2 StarWars-DatabankII.png Duchess Satine Kryze en el Databank (enlace de respaldo)
  6. 6,00 6,01 6,02 6,03 6,04 6,05 6,06 6,07 6,08 6,09 6,10 6,11 6,12 TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «El Complot de Mandalore»
  7. StarWars.com Rebels Recon: Inside "The Mystery of Chopper Base" en StarWars.com (enlace de respaldo)
  8. 8,00 8,01 8,02 8,03 8,04 8,05 8,06 8,07 8,08 8,09 8,10 Star Wars Rebels: Héroes de Mandalore
  9. 9,0 9,1 9,2 9,3 9,4 9,5 9,6 TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Duquesa de Mandalore»
  10. 10,0 10,1 TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «La Academia»
  11. 11,0 11,1 Star Wars: El Gran Libro de la Galaxia
  12. 12,0 12,1 12,2 12,3 12,4 12,5 12,6 12,7 TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Viaje de Tentación»
  13. Queen's Peril
  14. 14,0 14,1 TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Corrupción»
  15. Rise of the Separatists
  16. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Asesinato Senatorial»
  17. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Decepción»
  18. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Crisis en Naboo»
  19. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Sombras de la Razón»
  20. 20,0 20,1 20,2 «Kenobi's Shadow»—The Clone Wars: Historias de Luz y Oscuridad
  21. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «El Ascenso de Clovis»
  22. 22,0 22,1 22,2 Star Wars: Battles that Changed the Galaxy
  23. Star Wars: The Clone Wars: Enciclopedia de Personajes
  24. 24,0 24,1 24,2 24,3 24,4 24,5 24,6 TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Los Viejos Amigos No Se Olvidan»
  25. Darth Maul—Hijo de Dathomir 3
  26. Darth Maul—Hijo de Dathomir 4
  27. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «El Aprendiz Fantasma»
  28. 28,0 28,1 28,2 Error en la cita: Etiqueta <ref> no válida; no se ha definido el contenido de las referencias llamadas Shattered
  29. 29,0 29,1 Star Wars: Episodio III La Venganza de los Sith
  30. 30,0 30,1 30,2 Rebels-mini-logo.png Star Wars Rebels – «El Legado de Mandalore»
  31. 31,0 31,1 31,2 31,3 31,4 Rebels-mini-logo.png Star Wars Rebels – «El Protector de Concord Dawn»
  32. Star Wars: Absolutely Everything You Need to Know, Updated and Expanded afirma que Leia Organa tenía 16 años durante su misión en Lothal. Como Star Wars: Atlas Galáctico establece que Organa nació en el 19 ABY, la misión debe tener lugar en el 3 ABY. Dawn of Rebellion sitúa el ataque contra el Escuadrón Fénix tres años antes de la Batalla de Yavin, o 3 ABY según el sistema de datación de Star Wars: Atlas Galáctico. Como esta misión tiene lugar entre estos dos eventos, también debe ocurrir en el 3 ABY.
  33. Dawn of Rebellion sitúa los eventos de Star Wars Rebels: Adentrándose en la Sombra diecisiete años después del final de las Guerras Clon, que Star Wars: Atlas Galáctico sitúa en el 19 ABY; por lo tanto, los eventos de Adentrándose en la Sombra deben tener lugar en el 2 ABY. Según Star Wars: En Primera Línea, la denuncia de Mon Mothma al Imperio Galáctico y la Declaración de la Alianza Rebelde ocurren 2 años antes de la Batalla de Yavin o 2 ABY. Como «Supercomandos Imperiales» ocurre entre Adentrándose en la Sombra y «Cargamento Secreto», los eventos de este episodio también deben ocurrir en el 2 ABY.
  34. Rebels-mini-logo.png Star Wars Rebels – «Supercomandos Imperiales»
  35. 35,0 35,1 35,2 Rebels-mini-logo.png Star Wars Rebels – «Visiones y Voces»
  36. Dawn of Rebellion sitúa los eventos de Star Wars Rebels: Adentrándose en la Sombra diecisiete años después del final de las Guerras Clon, que Star Wars: Atlas Galáctico sitúa en el 19 ABY; por lo tanto, los eventos de Adentrándose en la Sombra deben tener lugar en el 2 ABY. Según Star Wars: En Primera Línea, la denuncia de Mon Mothma al Imperio Galáctico y la Declaración de la Alianza Rebelde ocurren 2 años antes de la Batalla de Yavin o 2 ABY. Como «Visiones y Voces» ocurre entre Adentrándose en la Sombra y «Cargamento Secreto», los eventos de este episodio también deben ocurrir en el 2 ABY.
  37. Rebels-mini-logo.png Star Wars Rebels – «Soles Gemelos»
  38. «Master and Apprentice»—Desde Cierto Punto de Vista
  39. 39,0 39,1 39,2 39,3 39,4 El Libro de Boba Fett logo.png El Libro de Boba Fett – «Capítulo 5: El Regreso del Mandaloriano»
  40. 40,0 40,1 40,2 40,3 40,4 The-Mandalorian-logo.png The Mandalorian – «Capítulo 11: La Heredera»
  41. 41,0 41,1 41,2 The-Mandalorian-logo.png The Mandalorian – «Capítulo 6: El Prisionero»
  42. Universo Star Wars
 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores
Advertisement