Este artículo trata sobre un tema considerado Canon.

«Soy Sidon Ithano. No muero tan fácilmente.»
―Sidon Ithano[fuente]

Sidon Ithano, también conocido como el «Corsario Carmesí», el «Azote silencioso de los Cúmulos Perdidos», el «Bucanero de Sangre», el «Jinete Rojo», y el «Purgador de Adratharpe 7», fue un hombre delphidiano y pirata que vivió en los Territorios del Borde Exterior durante las décadas posteriores al fin de la Guerra Civil Galáctica. Ithano, quien llevaba una distintiva máscara de kaleesh roja, lideró a un grupo de piratas, y se ganó la reputación de mejor pirata de la región. Él y su equipo descubrieron los restos de la derribada Obrexta III, una nave que había estado al servicio de la Confederación de Sistemas Independientes exactamente cincuenta años antes, durante las Guerras Clon, y la saquearon pensando que encontrarían los valiosos cristales kyber que una vez habían pertenecido al Conde Dooku. En su lugar, encontraron al soldado clon de la República Galáctica llamado Kix, quien había sido congelado en éstasis, y la localización de antiguas bases Separatistas.

Ithano era conocido por ordenar a las naves bajar los escudos y mostrarse antes de atacarlas.[5]

Biografía

Vida temprana

Un hombre delphidiano del Cúmulo Delphidiano,[1] Sidon Ithano vivió como pirata en la región de los Territorios del Borde Exterior de la galaxia durante los años que precedieron al conflicto entre la Primera Orden y la Resistencia. Durante ese tiempo, Ithano se convirtió en el ladrón más notorio de su especie, y se ganó el título de «Corsario Carmesí» debido a su elección de atuendo: llevaba vestimenta de color carmesí que cubría la mayor parte de su cuerpo y una máscara de plastiacero roja que se parecía[3] a la de la especie reptiliana kaleesh.[6] Ithano sirvió junto al pirata weequay Scorza a bordo de la Nueva Gilliland, un crucero centrado en el Borde Exterior, durante varios años. Sin embargo, la Nueva Gilliland fue destruida por el sindicato hutt después de que Scorza traicionara a Ithano y los demás ante los hutts. Ithano consiguió sobrevivir al ataque e incluso gano suficientes créditos para financiar a su propio equipo—aunque no invitó a Scorza a unirse a él, puesto que Scorza le había traicionado; una decisión que Scorza se tomó personalmente y por la que prometió vengarse de Sidon Ithano.[3]

La banda de piratas de Ithano se estableció en la nave estelar del Corsario Carmesí, la Meson Martinet, que él capitaneó, y en una cantina del planeta desértico Ponemah Terminal. Ithano y su equipo lucharon en varias batallas durante los años, incluyendo una en Adratharpe 7, donde Ithano ganó mucho renombre, siendo el luchador más fiero de la batalla. Ithano fue también el primer pirata en zarpar a los Cúmulos Perdidos, un lugar traicionero situado más allá del Borde Exterior. Ithano raramente hablaba, confiando en cambio en que su leal equipo conociera sus órdenes mediante su vínculo con ellos o mediante gestos con las manos—lo cual sólo le hizo ganar una mayor reputación como pirata legendario.[3]

El tesoro perdido del Conde Dooku

En el 31 DBY, cincuenta años después del final de las Guerras Clon, el equipo de Ithano estaba compuesto por Quiggold, un anfibio gabdorino—quien también era el primer oficial de Ithano—el ishi tib Pendewqell, un arcona, Reeg Brosna, Reveth, una twi'lek de piel roja, y un gamorreano conocido por el nombre de Squeaky.[3]

El Capitán Sidon Ithano.

Mientras esperaban que se hiciera de día en una cantina de Ponemah Terminal, Ithano y los seis miembros de su equipo recibieron una transmisión que databa de las Guerras Clon. El mensaje había sido enviado por B1-CC14, un droide de combate B1 que estaba estacionado a bordo de un crucero de la Confederación de Sistemas Independientes, el Obrexta III, que se había estrellado en Ponemah durante las Guerras Clon con un tesoro del Conde Dooku,[3] el líder político del bando Separatista,[7] a bordo. Pendewqell persuadió a su capitán y al equipo para buscar el crucero estrellado y apropiarse de su tesoro antes de que otros piratas lo recuperaran, por lo que Ithano y su equipo rápidamente partieron hacia la región sur del planeta, conocida como el Mar de Arena, que estaba plagada de tormentas de rayos, géiseres de magma, y olas de 15 metros de arena que actuaban como el mar de Ponemah. En consecuencia, las naves estelares no podían volar en esas condiciones; por eso, Ithano y su equipo tomaron una barcaza velera, personalizada con pintura roja y llamada Alcaudón.[3]

Mientras viajaba, el equipo de Ithano llegó a la conclusión de que el tesoro de Dooku era una colección de cristales kyber de sables de luz Jedi que el Conde[3] había reunido durante las Guerras Clon,[8] que valían una enorme fortuna en el mercado negro. Sin embargo, sin que Ithano y su equipo lo supiera en ese momento, otros grupos criminales estaban persiguiendo al Alcaudón, incluidos Scorza y su equipo, y los Gundarks Grises, un grupo de motociclistas.[3]

La barcaza velera de Ithano pronto entró en el Mar de Arena, pero un enorme tornado de arena apartó al Alcaudón de su rumbo. Ithano hizo un gesto a Quiggold, quien interpretó el mensaje como una orden de lanzar un torpedo disruptor cinético hacia el tornado para congelarlo y proseguir con su camino. Brosna y Quiggold dispararon el torpedo tal como se les había ordenado, aunque tenía una activación atrasada y no detonó de inmediato.[3]

Scorza, sin embargo, había alcanzado al Alcaudón y disparó con sus cañones láser contra el vehículo de Ithano, tirando a Brosna por la borda y causando daños significativos a la barcaza. Ithano lanzó un arpón sobre el vehículo de Scorza para que éste tuviera que alejarlos del tornado. Sin embargo, los Gundarks Grises les interrumpieron con su ataque; disparando y abordando ambos vehículos indiscriminadamente. Mientras se libraba una batalla, un géiser de magma estalló y prendió fuego a muchos de los ciclistas, así como a las dos naves piratas. Ithano se enfrentó a los ciclistas con su vibroespada, hasta que Scorza lo enfrentó para vengarse de él, disparando a dos ciclistas con un bláster y burlándose de Ithano con su historia de venganza. Ithano, sin embargo, habló, diciéndole a Scorza que no reconocía al viejo pirata weequay, puesto que Ithano había conocido a muchos piratas weequay en su vida. Scorza, enfurecido, atacó a su antiguo amigo con su espada. Ithano rápidamente se impuso y golpeó al weequay sobre la barandilla del Alcaudón justo cuando el disruptor cinético detonó, congelando el vórtice del tornado en su lugar como una estatua. Los restos del Obrexta III estaban justo al otro lado del vórtice, e Ithano y su tripulación corrieron hacia él, dejando a sus enemigos morir en las llamas.[3]

Ithano y su equipo llegaron a una esclusa de aire del crucero poco después, aunque el equipo de Ithano no fue el primero en llegar a los restos: los cuerpos de miembros de los Colmillos del Hutt yacían muertos dentro de la nave Separatista, envenenados por gas durilliam que había estado goteando por más de cinco décadas. Ithano y su equipo habían venido preparados, a diferencia de otros criminales; Ithano y su grupo se pusieron respiradores y entraron en los restos de la nave. El crucero estaba lleno de droides de combate desactivados y metal corroído, por lo que avanzaron con cuidado por la nave hasta llegar al puente de la nave de batalla. Una tormenta de iones había barrido la región meses antes, y estaba causando que la nave y los droides de combate se reactivaran lentamente. Ithano expresó a Quiggold su preocupación por el peligro que los droides suponían, y Quiggold cuestionó a Pendewqell, insinuando que era un idiota por haber conducido al equipo hasta allí—puesto que había sido idea de Pendewqell emprender esa misión en primer lugar.[3]

Ithano supervisa el traslado de un cargamento a su nave.

Ithano y sus compañeros avanzaron a través de la nave para encontrar y reclamar el tesoro perdido antes de que los droides supusieran una amenaza. Poco después, el equipo localizó la bóveda de la nave y la abrieron con blásters y explosivos. Lo que encontraron dentro sorprendió incluso a Ithano: una cápsula de éstasis de ciclo criogénico con alguien durmiendo en su interior—no cristales kyber de sables de luz. Pendewqell razonó que aunque no se trataba de cristales, tenía que ser valioso porque se encontraba dentro de la bóveda. Ithano estuvo de acuerdo e hizo gestos a su equipo para que despertara al ocupante de la cápsula. Sus compañeros obedecieron, y apareció del interior un soldado clon de la República Galáctica. El soldado había descubierto un complot de los Sith para destruir a la Orden Jedi durante las Guerras Clon, pero había sido capturado y puesto en éstasis por Dooku antes de poder salvar a los Jedi y la República Galáctica. El soldado, CT-6116, o «Kix», era un médico, y explicó fervientemente que necesitaba salvar a la República Galáctica informando de lo que había descubierto al Caballero Jedi Anakin Skywalker. Antes de que Ithano pudiera interrogar al clon, Kix cayó inconsciente.[3]

Quiggold reprendió a Pendewqell por guiarlos en la búsqueda de un tesoro que había llevado a un descubrimiento que ya no importaba. Pendewqell huyó por temor a que Ithano lo castigara severamente por poner en peligro sus vidas en una cacería sin valor. Ithano estaba molesto por la salida apresurada de Pendewqell, pero le dijo a su tripulación que se llevara al clon inconsciente y corriera de regreso al Alcaudón cuando el Obrexta III comenzó a desmoronarse, y los droides se reactivaron a su alrededor. Sin embargo, Scorza apareció y apuntó con su bláster a los piratas, exigiendo que se detuvieran. Quiggold, igual que Ithano, no reconoció a Scorza, pero vio con desprecio cómo un escuadrón de superdroides de combate B2 se le acercaba por la espalda y le disparaba; permitiendo a Ithano y su equipo escapar una vez más. Llegaron a la esclusa de aire por la que habían entrado justo a tiempo para ver a un enorme gusano de la arena devorar al Alcaudón. Ithano se estaba desesperando por el giro de los acontecimientos, y por perder su barcaza velera. No obstante, a petición de Quiggold, se dirigieron a las cápsulas de escape del Obrexta III.[3]

El equipo de Sidon Ithano atacando un puesto de avanzada Separatista.

Sólo una cápsula de escape permanecía activa, y no todo el mundo cabía en ella, por lo que Ithano desinteresadamente se quedó en la nave y envió a su tripulación a un lugar seguro en la cápsula, justo cuando un gusano de arena llegó e hizo explotar los restos de la nave. Sin embargo, Ithano sobrevivió, y recuperó los bancos de memoria del Obrexta III, que contenían la localización de todas las bases y fábricas de droides que los Separatistas habían operado durante la guerra. Ithano eventualmente escapó de los restos de la nave y del Mar de Arena: tres semanas después del despertar de Kix, Ithano regresó de vuelta a su cantina—para sorpresa de todos, aunque Quiggold se había negado a aceptar con esperanzas que su amigo hubiese muerto. Ithano entregó a Kix el banco de memoria, quien aseguró a todos que serían ricos si saqueaban las bases olvidadas. Kix luego se unió a la tripulación de Ithano como guía, porque era un experto en la tecnología militar de la era de las Guerras Clon Gran Ejército de la República. Quiggold, sin embargo, preguntó cómo Ithano había escapado de la explosión, la arena, los gusanos de la arena, y los droides. Ithano decidió hablar, tan sólo afirmando que él era Sidon Ithano; y que no moría tan fácilmente.[3]

Con Kix habiéndose unido al equipo de Ithano, procedieron a asaltar más reductos Separatistas. Uno de ellos se encontraba en un pantano nublado, donde Ithano, Reveth y Kix fueron emboscados por droides de combate B1. C-3PO más tarde explicó esa historia a algunos visitantes y la describió como «espeluznante».[9]

Castillo de Maz Kanata

Ithano y Quiggold guían a Finn hacia la Meson Martinet

Algún tiempo después, Ithano y Quiggold visitaron el Castillo Takodana en el 34 DBY, treinta años después de la Batalla de Endor, donde encontraron a un desertor de la Primera Orden llamado Finn que se ofreció a unirse a su tripulación a cambio de un pasaje seguro hacia el Borde Exterior, lejos de las garras de la Primera Orden. Sin embargo, antes de que Finn subiera a bordo de la Meson Martinet, la partida de los piratas fue interrumpida por la destrucción del sistema Hosnian, que pudo ser vista en el cielo desde Takodana.[10]

Vendiendo superdroides de combate

No mucho antes de la Batalla de Exegol[11] en el 35 DBY,[12] Ithano hizo una venta sustancial de antiguos superdroides de combate al pirata quarren Kragan Gorr y su banda,[11] quienes los compraron en un intento de tomar el control del depósito de combustible súper cisterna Coloso.[13]

Batalla de Exegol

Ithano participó en una batalla contra el Sith Eterno en el planeta Exegol, uniéndose al equipo de tierra de la Resistencia, que debía destruir una torre de navegación. Después, Ithano, junto al resto de la flota de la galaxia aliada, se unió a la Resistencia en su base de Ajan Kloss para celebrar su victoria contra la Orden Final del resurgido Emperador Galáctico Darth Sidious en Exegol.[4]

Apariciones

Fuentes

Notas y referencias

 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores
*Nota: Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción. El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.