Este artículo trata sobre un tema considerado Canon.

«¿La misma rebelión que te ha enviado a por mi ayuda? No, Mandalore debe alzarse por sí mismo.»
―Ursa Wren rechaza a la rebelión[fuente]

Ursa Wren fue una guerrera humana mandaloriana, la mujer de Alrich Wren, la madre de Tristan y Sabine Wren, y la líder y condesa del Clan Wren. Fue parte de la Guardia de la Muerte, un grupo disidente mandaloriano que tomó Mandalore durante las Guerras Clon. En el 19 ABY, Ursa participó en el Asedio de Mandalore bajo el mando de Bo-Katan Kryze de los Búhos Nocturnos, y con la ayuda de la 332ª Compañía de la República Galáctica, bajo el liderazgo de la antigua Padawan Jedi Ahsoka Tano y el Comandante Clon Rex. Una vez que Maul fue capturado con éxito, Mandalore fue ocupado por el Imperio Galáctico tras el final de la guerra, y Sabine Wren asistió a la Academia Imperial del planeta. Sin embargo, Wren abandonó la academia, avergonzando a su familia.

Debido a las acciones de su hija, el Clan Wren fue tratado con sospecha por el resto de clanes. El marido de Ursa fue tomado como rehén por el virrey Gar Saxon para asegurar la cooperación de su familia mientras que su hijo Tristan fue obligado a unirse a los supercomandos Imperiales. En un intento de proteger a Sabine, Ursa no buscó a su hija. En público, Ursa se posicionó con el Imperio Galáctico y la mano del Emperador Saxon. En el 2 ABY, Ursa se reunió con su hija Sabine en la Fortaleza Wren en Krownest, quien se había unido a la rebelión y había regresado para buscar el apoyo de su familia a los rebeldes.

Sin estar dispuesta a oponerse a Saxon, Ursa inicialmente fue fría con su hija y los emisarios rebeldes, Kanan Jarrus y Ezra Bridger. El pragmatismo de Ursa chocó con el idealismo de Sabine. En un intento de salvar la vida de Sabine, Ursa trató de entregar a los rebeldes y el sable oscuro a Saxon, a cambio de la absolución de Sabine. Sin embargo, Saxon traicionó a Ursa, incumplió el trato, y ordenó a sus hombres exterminar al Clan Wren por sus crímenes contra Mandalore y el Imperio Galáctico. Entonces, Ursa y el resto del Clan Wren unieron fuerzas con los rebeldes y el protector mandaloriano Fenn Rau, quien pudo infiltrarse en el complejo y recuperar las armas de los rebeldes, y lucharon en una escaramuza contra las fuerzas de Saxon. Las fuerzas de Saxon pronto fueron superadas, y Sabine y Saxon se enfrentaron en un duelo, con Sabine derrotando a Saxon, pero perdonando su vida. Cuando Saxon intentó matar a Sabine, Ursa disparó y mató a Saxon, terminando con la escaramuza. Con la muerte de Saxon, Mandalore caería en una guerra civil una vez más, con Sabine prometiendo encontrar al líder legítimo de Mandalore.

Como condesa, Ursa lideró a los guerreros de su clan contra las fuerzas del Clan Saxon y el Imperio Galáctico, aunque las probabilidades de victoria eran escasas. Cuando Ezra Bridger acudió a Krownest buscando su ayuda, Ursa inicialmente rechazó colaborar, puesto que sus fuerzas eran demasiado pequeñas, pero tras ver cómo su hija se preparaba para partir rectificó y les permitió tomar todas las naves y guerreros dispuestos a ayudar, afirmando que debía a los rebeldes haber restaurado su familia. La ayuda de suclan permitió a algunos rebeldes escapar de la destrucción total en la Batalla de Atollon, y algunos de ellos le devolvieron el favor acudiendo a Mandalore para ayudar en el rescate de su marido. Ursa y Tristan casi fueron asesinados por un arma diseñada por Sabine y recuperada por el Imperio Galáctico, la Duquesa, pero finalmente Ursa se reunió con su marido y proporcionó apoyo técnico en la misión para destruir el arma.

Biografía

Vida temprana

«No he visto a la Jedi saliendo con las otras.»
«Sigue vigilando. En cuanto salga de la ciudadela quiero saberlo.»
―Ursa Wren y Bo-Katan Kryze, acerca de Ahsoka Tano[fuente]

Ursa, Bo-Katan Kryze, y otro Búho Nocturno evalúan la situación en Oba Diah.

Ursa Wren fue un miembro de la Guardia de la Muerte,[2] un grupo de guerreros mandalorianos que se oponía al gobierno pacifista de Mandalore durante las Guerras Clon.[8] Fue la líder del Clan Wren[3] y se casó con Alrich.[7] En el 21 ABY, tras el primer año de guerra, nació su hija Sabine Wren.[9] Ursa más adelante tuvo otro hijo llamado Tristan.[3] En el 19 ABY,[10] la Guardia de la Muerte—con la ayuda del Lord Sith Darth Maul y su Colectivo Sombratomó Mandalore. Maul asesinó al líder de la Guardia de la Muerte, Pre Vizsla, y gobernó Mandalore[11] durante el resto de las Guerras Clon.[12] Ursa desertó de la Guardia de la Muerte y se alió con los Búhos Nocturnos, liderados por Bo-Katan Kryze, quienes se oponían al gobierno de Maul. Mientras llevaba a cabo una misión de reconocimiento en Oba Diah, Wren se encontró con la antigua Jedi y prisionera de los pykes Ahsoka Tano. Wren discutió la presencia de Tano con Kryze, y decidieron vigilarla.[5] Las guerreras vigilaron de cerca a la Jedi, y cuando Tano, Rafa y Trace Martez regresaron al taller de reparaciones de Trace en Coruscant, los Búhos Nocturnos les siguieron hasta allí. Kryze invitó a Tano a unirse a ellas para hacer frente a su enemigo común, Maul, y todos ellos partieron a bordo de su nave.[13]

Asedio de Mandalore

Wren, con Kryze, custodia a un capturado Maul.

Al final de la guerra, Mandalore fue asediado por la República Galáctica tras la solicitud de ayuda de Bo-Katan Kryze. Durante las primeras etapas del asedio, Wren siguió el rastro de Maul, pero no estaba segura de en qué parte de Sundari se encontraba. Entonces, asistió al Comandante Clon CT-7567 «Rex» en su búsqueda de Maul.[14] Sin embargo, finalmente la República Galáctica fue transformada en el Imperio Galáctico[15] y ocupó el planeta.[2]

El reinado del Imperio

Durante la Era Imperial, la hija de Ursa, Sabine Wren, se alistó en la Academia Imperial de Mandalore,[16] pero abandonó la academia[6] después de que el Imperio Galáctico le obligara a construir armas que luego usó contra los mandalorianos.[4] Una de esas armas era un generador de pulsos eléctricos conocido como la «Duquesa,» que era capaz de reaccionar con el beskar de las armaduras mandalorianas incinerando a sus portadores.[7] Cuando Sabine habló en contra del Imperio Galáctico, Ursa y el resto de su familia permanecieron al lado del Imperio Galáctico y denunciaron a su hija.[4]

La deserción de Sabine avergonzó a su familia, obligando a Ursa a unirse al Imperio Galáctico.[6] El marido de Ursa fue tomado como rehén por el gobernador Gar Saxon, el virrey de Mandalore y la mano del Emperador. Su hijo Tristan Wren fue obligado a unirse a los supercomandos imperiales de Saxon.[3] Mientras tanto, tras trabajar como cazarrecompensas durante un tiempo,[17] Sabine se unió a un grupo de rebeldes que operaba en contra del Imperio Galáctico en el planeta Lothal,[18] y que eventualmente pasó a formar parte de un movimiento rebelde más grande.[19] Durante años, Ursa no buscó a su hija para protegerla de Saxon, quien ansiaba la oportunidad de destruir al Clan Wren.[3]

El regreso de Sabine

«Tus amigos rebeldes harán caer el Imperio sobre todos nosotros.»
―Ursa Wren expresando sus preocupaciones acerca de los rebeldes acudiendo a ella[fuente]

Sabine muestra a su madre el sable oscuro.

En el 2 ABY, con la esperanza de reunir a los guerreros mandalorianos para un ataque en Lothal; Sabine Wren, los Jedi Ezra Bridger y Kanan Jarrus, y el protector mandaloriano Fenn Rau partieron a Krownest para reclutar al Clan Wren en la lucha contra el Imperio Galáctico. Sin embargo, como Sabine esperaba, su clan tendió una emboscada a la nave de los rebeldes, que fue obligada a aterrizar en la superficie nevada del planeta. Tras reunirse con su hermano, Tristan Wren, Sabine y los rebeldes fueron llevados ante Ursa, quien casi apresó a Sabine hasta que vio que poseía el sable oscuro. Entonces, Ursa exigió que los Jedi entregaran sus sables de luz antes de hablar con su hija.[3]

Ursa habló a Sabine de la alianza del Clan Wren con el Imperio Galáctico, el apresamiento de su marido Alrich, y se opuso a unirse a la rebelión. Ursa también consideró a Fenn Rau y sus protectores como traidores que habían tenido un destino apropiado. A pesar de sus desavenencias, tanto Ursa como Sabine querían salvar Mandalore. Luego, Ursa fue convocada por el virrey Gar Saxon, y le informó de que su hija y los Jedi estaban presentes, y también le informó del sable oscuro. Ursa dijo a Saxon que entregaría a los dos Jedi y el sable oscuro si él aceptaba perdonar a su hija. Saxon aceptó, e informó a Ursa de que pronto estaría allí. Cuando Saxon y sus supercomandos Imperiales llegaron, Ursa entregó a los Jedi y el sable oscuro. Sin embargo, Saxon traicionó a Ursa y ordenó el exterminio del Clan Wren con el pretexto de que habían tratado con los rebeldes. Ursa se enfureció por la traición.[3]

Tristan, un miembro de los supercomandos Imperiales, intentó convencer a Saxon de no llevar a cabo una masacre, pero Saxon sólo le dio la opción de posicionarse de su lado o perecer con su familia. Tristan inicialmente parecía haber escogido la primera opción apuntando con su bláster a Sabine, para tristeza de Ursa, pero entonces decidió permanecer leal a su clan y se preparó para morir luchando. En ese momento, Fenn Rau irrumpió en la sala desde una ventana y devolvió a los Jedi sus sables de luz. Una escaramuza tuvo lugar con el Clan Wren, los rebeldes y Fenn Rau enfrentándose a Gar Saxon y sus fuerzas, con la propia Ursa disparando a uno de sus lacayos con sus dos blásters. Saxon, en posesión del sable oscuro, vio la oportunidad de matar a Ursa apuñalándola por la espalda, pero fue salvada cuando Sabine tomó el sable láser de Bridger e interceptó el golpe.[3]

Ursa recibe a Sabine y los Jedi.

Saliendo del complejo en el que se encontraban, Sabine se enfrentó a Saxon mientras Ursa y los demás observaban. Ezra intentó ayudarla, pero Ursa lo detuvo afirmando que la ley y costumbres mandalorianas dictaban que no se podía interferir en los duelos de uno contra uno, pero se quedó sin palabras cuando Kanan le preguntó si consideraba sus costumbres más importantes que la vida de su hija. Tras una brutal pelea, Sabine desarmó a Saxon y recuperó el sable oscuro, apuntando con él y el sable de luz de Bridger a la garganta de Saxon y ordenando su rendición. Saxon afirmó que Sabine tendría que matarlo para ganar, pero ella perdonó la vida de Saxon, afirmando que esa ya no era su costumbre. Mientras Sabine se marchaba, Saxon cogió su bláster e intentó dispararle por la espalda, pero antes de poder hacerlo, Ursa se adelantó y lo mató de un disparo en el corazón. Ursa, reconciliada con su hija, aceptó ayudar a Sabine a encontrar un líder merecedor de Mandalore.[3]

Saldando una deuda

«Bridger y sus amigos me han devuelto a mi hija, y esa es una deuda que debo saldar. No podemos quedarnos indefensos, pero puedes llevarte unas cuantas naves y cualquier guerrero que esté dispuesto.»
―Ursa Wren[fuente]

Tras la muerte de Gar Saxon, el Clan Wren se vio envuelto en una guerra civil contra el Clan Saxon, que era apoyado pro el Imperio Galáctico. Las fuerzas del Clan Wren se estaban reduciendo defendiendo el territorio que les quedaba. Debido a las duras circunstancias en las que se encontraba su clan, Ursa estaba poco dispuesta a enviar ayuda a la Célula Fénix y al Grupo Massassi del general Jan Dodonna, que se encontraban asediados en Atollon por la Séptima Flota del Gran Almirante Thrawn.[20]

Ursa y Sabine Wren planean un asalto mandaloriano sobre un Interdictor Imperial en la Batalla de Atollon.

Sin embargo, cuando su hija Sabine Wren insistió en seguir a Ezra Bridger y al droide rebelde C1-10P de vuelta a Atollon, Ursa rectificó y permitió que algunos voluntarios y naves les acompañaran. Ursa afirmó que el Clan Wren tenía una deuda de honor con los rebeldes por traer de vuelta a su hija Sabine, por lo que les devolverían el favor. Fenn Rau y varios guerreros mandalorianos llegaron en cazas colmillo a Atollon y tuvieron éxito destruyendo el segundo interdictor de Thrawn; abriendo a los rebeldes un pequeño hueco por el que escapar. Después de la batalla, Ursa expresó sus condolencias a la Líder Fénix Hera Syndulla por sus pérdidas en Atollon.[20]

Guerra en Mandalore

En el 1 ABY, Ursa, junto a sus hijos, el protector mandaloriano Fenn Rau, las fuerzas del Clan Wren, y algunos de los Espectros partieron a Mandalore para rescatar a su marido Alrich Wren. Como Alrich estaba retenido en una prisión, Ursa envió a Sabine Wren, los Jedi rebeldes Ezra Bridger y Kanan Jarrus, y algunas fuerzas mandalorianas a rescatar a Alrich. Sin embargo, al cabo de poco Ursa recibió información de que Alrich ya había sido trasladado a la capital Sundari para ser ejecutado y que el gobernador Tiber Saxon había preparado una trampa. Incapaz de contactar con Sabine debido al bloqueo de las comunicaciones por parte del Imperio Galáctico, Ursa envió a lady Bo-Katan Kryze y sus Búhos Nocturnos para advertir a las fuerzas de Sabine.[7]

Después de que Bo-Katan ayudara a las fuerzas de Sabine, Ursa y Tristan Wren llegaron e informaron a Sabine y sus compañeros de la situación de Alrich. Mientras las fuerzas de Sabine rescataban a Alrich de un convoy Imperial, Ursa y su hijo lideraron a las fuerzas del Clan Wren en combate contra los supercomandos Imperiales del Clan Saxon. Las fuerzas del Clan Wren tomaron ventaja sobre los Imperiales, y Sabine contactó con su madre para informar del éxito en el rescate de Alrich. Ursa quedó complacida por su victoria. No obstante, Tristan informó de que el Imperio Galáctico había desplegado caminantes AT-DP modificados y equipados con una poderosa arma que Sabine había construido durante su tiempo en la Academia Imperial de Mandalore conocida como la «Duquesa.» El arma era capaz de volver la armadura mandaloriana en contra de sus portadores reaccionando con el beskar que la componía, incinerándolos y dejando sólo la armadura carbonizada en pie. Inconsciente del peligro inminente, Ursa consideró a los refuerzos como pobres y ordenó destruirlos.[7]

Ursa y los clanes mandalorianos apoyan a Bo-Katan Kryze como su nueva líder.

Sabine consiguió advertir a Ursa y Tristan para que buscaran refugio antes de que cortaran las comunicaciones, y poco después la «Duquesa» exterminó a las fuerzas de Ursa en el campo de batalla. A pesar de sobrevivir al ataque, Ursa quedó herida. Luego, Ursa y Tristan fueron rescatados por las fuerzas de Sabine, que los evacuaron a bordo de una de las naves de Bo-Katan. Durante el trayecto, Ursa y los demás estuvieron presentes cuando Sabine habló del funcionamiento de la «Duquesa.» Al llegar al campamento de Bo-Katan, varios de los Búhos Nocturnos tacharon a Sabine de traidora. Ursa salió en defensa de su hija y advirtió que atacar a Sabine provocaría la ira del Clan Wren contra sus atacantes.[7]

Ursa y su familia estuvieron presentes durante una reunión en la que Sabine diseñó el plan de infiltrarse en el Destructor Estelar Imperial de Tiber Saxon y destruir la «Duquesa» junto a sus planos. Ursa se ofreció voluntaria para liderar un equipo para destruir el arma, ansiosa de venganza, pero Fenn Rau observó que apenas podía sostener un bláster. Aunque con seguridad afirmó que podía usar igual de bien su mano izquierda, su marido Alrich y su hijo Tristan la calmaron antes de que pudiera seguir discutiendo. Ursa y su marido permanecieron en el campamento de Bo-Katan mientras Sabine y Tristan acompañaban al equipo de ataque al destructor estelar de Tiber Saxon, que se encontraba estacionado sobre Sundari. Después de que el equipo de ataque de Sabine destruyera el arma y los planos, los Wren se unieron a los demás clanes mandalorianos para jurar lealtad a lady Bo-Katan, quien heredó el sable oscuro y el liderazgo de los mandalorianos.[7]

Apariciones

Fuentes

Notas y referencias

Enlaces externos

 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores
*Nota: Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción. El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.