Este artículo trata sobre un tema considerado Canon.
Este artículo cubre la versión Canon.  Clic aquí para la versión del artículo de las Leyendas. 

«Se dice que ningún traidor se escapa de la vista de Yularen por mucho tiempo.»
―Yogar Lyste, a Alexsandr Kallus[fuente]

Wullf Yularen fue un humano que sirvió como oficial de alto rango tanto en la República Galáctica como en su estado sucesor, el Imperio Galáctico. Sirviendo a la República Galáctica durante la Batalla de los Estrechos de Malastare, recibió el rango de almirante en la Armada de la República tras el inicio de las Guerras Clon, siendo asignado al General Jedi Anakin Skywalker. Yularen superó una inicialmente farragosa relación con su superior Jedi para combatir con éxito a la Confederación de Sistemas Independientes en diversas batallas a lo largo del conflicto, incluyendo la de Christophsis, la Nebulosa Kaliida y Geonosis. Escapando por poco de la destrucción de su nave insignia, el Resuelto, en el 20 ABY era considerado uno de los mejores oficiales de su tiempo.

Con la transformación de la República Galáctica en el Imperio Galáctico, Yularen renunció a su posición para convertirse en coronel en el Buró de Seguridad Imperial, y durante la ejecución de su cargo destapó casos de sedición en el Senado Imperial y sirvió como enlace con la Agencia de Inteligencia Naval. Tras los eventos de la campaña de Berch Teller, Yularen fue promovido a líder de la Inteligencia Naval, con el rango de director general adjunto. Sin embargo, continuó desempeñando un importante papel en el BSI, y se convirtió en un aliado temprano del chiss Thrawn mientras ascendía en la Armada Imperial, ayudándole en sus campañas contra el agente rebelde Nevil Cygni.

En respuesta a la creciente rebelión, el coronel Yularen asistió al ahora Gran Almirante Thrawn en la captura de un traidor rebelde que ejercía de espía Fulcrum, filtrando datos imperiales a los rebeldes. Trabajando con Thrawn, Yularen descubrió que el espía se trataba de su antiguo estudiante, el agente Alexsandr Kallus. Después de la Batalla de Scarif, Yularen fue uno de los oficiales asignados a la Estrella de la Muerte, donde moriría durante la Batalla de Yavin.

Biografía

Carrera temprana

«Él hizo pedazos a nuestras naves. A penas escapamos con nuestras vidas. Al final, un grupo de ataque liderado por Jedi se involucró en el asunto. La nave de Trench fue destruida, y asumimos que había caído con ella.»
―Wullf Yularen, acerca de Trench en la Batalla de los Estrechos de Malastare[fuente]

Wullf Yularen fue un humano nacido en el planeta Coruscant.[1] Antes del inicio de las Guerras Clon, Yularen sirvió como oficial en la Armada de la República. Participó en la Batalla de los Estrechos de Malastare, un conflicto en el que una flota organizada por la Alianza Corporativa bloqueó el planeta Malastare. A pesar de sus mejores esfuerzos, la flota enemiga, liderada por un brillante táctico harch, el almirante Trench, hizo imposible romper el bloqueo, y Yularen perdió a casi todas sus fuerzas. Eventualmente, un grupo de ataque Jedi fue enviado a la batalla, derrotando a la flota de la Alianza Corporativa, y vaporizando la nave insignia de Trench, aparentemente matándolo en el proceso. A pesar de la victoria, Yularen terminó la batalla con un eterno miedo a las capacidades tácticas de Trench.[11] Luego, sirvió en el Buró de Inteligencia del Senado hasta que se retiró.[7]

Guerras Clon

«De entre todos los Jedi, ¿por qué ha tenido que tocarme Skywalker? »
―Wullf Yularen, acerca de su asignación a la flota del General Jedi Anakin Skywalker[fuente]

Tras el estallido de las Guerras Clon en el 22 ABY y la formación del Gran Ejército de la República,[12] el Canciller Supremo Sheev Palpatine animó a Yularen a unirse a la recién creada Armada de la República, otorgándole el rango de almirante y convirtiéndolo en el miembro más joven del cuerpo naval en conseguir ese cargo.[7] Como un acuerdo entre la Orden Jedi y el Canciller Supremo aseguró que los Generales Jedi serían emparejados con un veterano oficial naval, el almirante Yularen fue asignado al Caballero Jedi Anakin Skywalker.[4] Inicialmente al mando de un Destructor Estelar clase Venator, su nave fue gravemente dañada durante la Batalla de Teth, después de la cual se estableció en el Resuelto, la nave insignia del general Skywalker.[5]

Christophsis y Teth

«Espere para romper el bloqueo — naves separatistas entrantes. Lo siento, General Kenobi, pero estamos bajo fuego — está usted solo.»
―El almirante Yularen, durante la Batalla de Christophsis[fuente]

Wullf Yularen y Anakin Skywalker a bordo de una nave de sigilo.

En una de sus primeras misiones con Anakin Skywalker, el almirante Yularen recibió la tarea de romper un bloqueo separatista en Christophsis, para entregar suministros a una diezmada fuerza de la República Galáctica liderada por el senador Bail Organa. La flota de la República Galáctica, se encontró con una fuerte oposición del bloqueo separatista. Tras sufrir la pérdida de varios transportes por causa de ataques a larga distancia, las fuerzas de la República se retiraron detrás de una luna para reunirse con las fuerzas del General Jedi Obi-Wan Kenobi. Mientras Skywalker se preparaba para tomar una nave de sigilo para atravesar el bloqueo y entregar suministros a las tropas del senador Organa, Yularen analizó los datos de su anterior enfrentamiento y descubrió el emblema del almirante Trench en la nave insignia separatista. Concluyendo que su adversario no era otro que Trench, Yularen partió a informar a Skywalker de su descubrimiento.[11]

Yularen informó a Skywalker de que había reconocido las maniobras de Trench durante la batalla, y le aconsejó prudencia si iba a lanzar otro ataque. Yularen se ofreció voluntario para acompañar a Skywalker en su misión de entrega de suministros a bordo de una nave de sigilo, consciente de que sus conocimientos de las tácticas de Trench podían ser de ayuda. La nave de sigilo atravesó fácilmente el bloqueo, pero Trench, cada vez más impaciente al no ver un contraataque de la República Galáctica, ordenó a sus bombarderos que atacaran la posición de Organa en la superficie del planeta para atraer a las fuerzas de la República Galáctica. El general Kenobi se preparó para volver al combate, pero Yularen anticipó una trampa y sabía que cualquier ataque supondría sufrir graves pérdidas. En lugar de eso, sin ver otra alternativa, Skywalker escogió atacar la nave insignia de Trench con la nave de sigilo. A pesar de las quejas de Yularen, Skywalker logró superar a Trench y destruir su nave. Con la nave principal del bloqueo desaparecida, las fuerzas de Obi-Wan se encargaron de las naves restantes mientras Skywalker entregaba los suministros a los hombres de Bail Organa en el planeta. Yularen, impresionado por la heterodoxia de Skywalker, habló brevemente con él, y el Jedi comentó que hacían un buen equipo.[11]

Yularen observa un bloqueo separatista durante la Batalla de Christophsis.

A pesar de la victoria, la Batalla de Christophsis estaba lejos de terminar. Skywalker y Kenobi lideraron a sus soldados clon contra el Ejército Droide establecido en el planeta, pero la fuerza de los separatistas les hacía retroceder continuamente. Yularen, enfrentado a un nuevo bloqueo separatista en órbita, fue obligado a retirar sus naves, dejando a las fuerzas de tierra solas. Incluso sin soporte aéreo, Skywalker y su nueva aprendiz Padawan, Ahsoka Tano — recién llegada como mensajera del Consejo Jedi — consiguieron destruir un generador de escudo separatista. Kenobi mientras tanto, obligó a rendirse al general separatista Whorm Loathsom. El bloqueo cayó finalmente, y la Batalla de Christophsis llegó a su fin.[5]

A continuación, Skywalker y Ahsoka fueron enviados a Teth a rescatar a Rotta, el hijo de Jabba el Hutt, de las fuerzas separatistas establecidas en el planeta. Yularen, a bordo de su nave insignia, llegó con su flota para cubrir la huida del grupo de extracción a Tatooine. A bordo de la fragata Crepúsculo, robada a los separatistas en Teth, Skywalker y Ahsoka intentaron abordar la nave de Yularen tras haber rescatado a Rotta, con droides buitre persiguiéndolos. Como la fragata tenía un código transpondedor separatista, el destructor estelar inicialmente les disparó, pero Skywalker consiguió convencer a la tripulación de quién era en realidad. Yularen vio a los droides buitre y dijo a Skywalker que mientras él bajaba temporalmente los escudos deflectores de la nave, Skywalker debería desviarse hasta el hangar de popa. Antes de que el Crepúsculo pudiera aterrizar, un droide buitre dañado chocó en el hangar de popa, destruyendo la zona de aterrizaje y obligando a Skywalker a pilotar el Crepúsculo hasta Tatooine directamente. Al final, Anakin y Ahsoka consiguieron devolver a Rotta a Jabba, convenciéndolo para que cediera sus rutas de comercio a las tropas de la República Galáctica.[5]

La caza de Grievous

Yularen supervisa la persecución del Malevolencia junto a Obi-Wan Kenobi y Plo Koon.

Tiempo después, Yularen y el General Jedi Anakin Skywalker participaron en la búsqueda del arma secreta del general Grievous, la nave de guerra conocida como el Malevolencia.[8] Yularen lideró una reunión del Escuadrón Sombra antes de que lanzaran un ataque con sus Alas-Y contra el Malevolence. Luego advirtió a Nala Se y al Centro Médico de la Nebulosa Kaliida del plan del Malevolencia de destruir la estación médica, matando a sesenta mil soldados clon heridos en el proceso. Finalmente, Skywalker, el Maestro Jedi Plo Koon y el Escuadrón Sombra consiguieron detener al Malevolencia a tiempo, destruyendo sus dos cañones de iones. La destrucción de sus armas primarias deshabilitó su hiperimpulsor e infligió un enorme daño por toda la nave.[13] Desde el Resuelto, Yularen guió a tres Destructores Estelares clase Venator en la persecución del dañado Malevolence mientras intentaba escapar a espacio separatista. Cuando la senadora Padmé Amidala y su droide de protocolo C-3PO fueron capturados a bordo del Malevolencia, los generales Skywalker y Obi-Wan Kenobi se infiltraron en la nave y recuperaron a la senadora y a su droide. Sin embargo, los droides de combate de a bordo habían conseguido reparar el hiperimpulsor de la nave, por lo que Skywalker y Amidala se infiltraron en el puente e introdujeron coordenadas hacia una luna cercana. Los dos Jedi, la senadora, y los droides C-3PO y R2-D2 escaparon a bordo del Crepúsculo mientras Grievous, a bordo de su caza personal, les seguía de cerca. Al intentar escapar el Malevolencia, impactó contra la luna, explotando en el acto.[14]

A medida que la guerra avanzaba, la República Galáctica supo de un ataque inminente contra Kamino, el lugar de nacimiento de los soldados clon.[15] El almirante Yularen fue puesto al mando de las defensas orbitales del planeta justo a tiempo para el ataque de Grievous. El ataque orbital resultó ser una trampa, no obstante; mientras la flota de la República Galáctica tenía éxito dañando a las naves separatistas, los restos de las naves, que en realidad contenían una fuerza de asalto a escala planetaria, cayeron en las profundidades del océano de Kamino. La batalla espacial se intensificó cuando los acuadroides separatistas emergieron de las aguas de Kamino y atacaron la capital del planeta, Ciudad Tipoca, pero la contraofensiva de la República obligó a Grievous y el resto de sus fuerzas a retirarse.[16]

Yularen durante la Batalla de Quell.

Tiempo después, Skywalker, Yularen y el Resuelto fueron enviados a asistir en la evacuación de la General Jedi Aayla Secura y sus fuerzas en la desastrosa Batalla de Quell. Skywalker, Ahsoka Tano y el capitán clon Rex lideraron una fuerza de rescate que subió a bordo del Destructor Estelar de Secura, donde se encontraron con la Jedi twi'lek y el comandante clon Bly y sus hombres. Skywalker quedó herido durante la huida, pero todos ellos consiguieron subir a bordo de una fragata antes de la destrucción del Destructor. La fragata fue golpeada por droides buitre mientras entraban en el hangar del Resuelto, y el daño hizo que se activara el hiperimpulsor de la fragata. Yularen ordenó efectuar una acción evasiva mientras la fragata entraba en el hiperespacio y, poco después, ésta llegó al sistema Marudyn. Allí encontraron y derrotaron a las fuerzas del General neimoidiano Lok Durd, quien planeaba usar su nueva arma, un tanque defoliador, contra los colonos pacifistas del planeta, los lurmen. Yularen consiguió localizarlos en Maridun y partió en su búsqueda junto a tres Destructores Estelares justo cuando los Jedi planeaban llevarse a Durd, a quien habían capturado, lejos de Maridun.[17]

Liberando Ryloth

En el 21 ABY, después de que el emir de la Tecno Unión, Wat Tambor, conquistara Ryloth, el Resuelto, junto a los Destructores Estelares clase Venator Defensor y Redentor, participó en un primer intento de liberar al planeta, con Yularen y Anakin Skywalker al frente. Sobre Ryloth, el Escuadrón Azul liderado por Ahsoka Tano se enfrentó al bloqueo separatista comandado por el capitán neimoidiano Mar Tuuk. Sin embargo, Tuuk había anticipado un ataque de la República Galáctica y varias naves separatistas adicionales salieron del hiperespacio como refuerzo. Enfrentados a una flota superior y a un gran número de droides buitre, Yularen ordenó a Ahsoka y su escuadrón abortar la misión y regresar al Resuelto. Ahsoka desobedeció las órdenes, lo que resultó en graves pérdidas para el Escuadrón Azul. Los droides buitre comenzaron a llevar a cabo ataques kamikaze contra los destructores de la República, causando graves daños. Un droide buitre se estrelló contra el puente del Resuelto, y aunque el puente no fue destruido, Yularen quedó herido. El Redentor fue destruido, y después de que Ahsoka y los restos de su escuadrón regresaran, los dos destructores restantes saltaron al hiperespacio. Yularen fue llevado a la enfermería, donde fue atendido por un droide médico 2-1B. Fue en la enfermería que Ahsoka se disculpó con el almirante por haber desobedecido sus órdenes; con Yularen fingiendo estar inconsciente.[18]

Yularen se recupera de sus heridas tras el ataque inicial sobre Ryloth.

Cuando el general Skywalker ideó la estrategia de evacuar el Defensor y hacerlo estrellar contra la nave de mando separatista, muchos no estaban seguros de si el plan funcionaría. En el puente del Resuelto, Ahsoka presentó otra estrategia — una maniobra Marg Sabl — para proteger al Resuelto y dar a los Alas-Y el factor sorpresa que necesitaban para destruir a las fragatas separatistas. Muchos clones, incluyendo el capitán clon Rex, se mostraron inseguros con el plan. Sin embargo, Yularen llegó al puente y expresó su confianza en Ahsoka y su plan, incluso sabiendo que las probabilidades de éxito eran pocas. Skywalker y R2-D2 consiguieron pilotar al Defensor hasta la nave de Tuuk, haciéndolas chocar justo después de escapar en una cápsula de escape. Desde la cápsula, Skywalker y R2-D2 observaron cómo la estrategia de Ahsoka tenía éxito y el resto de la flota separatista era destruida, lo que permitió la llegada de refuerzos comandados por los Generales Jedi Obi-Wan Kenobi y Mace Windu, que aterrizarían en Ryloth.[18] Yularen estuvo más tarde presente vía holograma en una reunión con Mace Windu, el Gran Maestro Yoda, el Canciller Supremo Sheev Palpatine y el senador Orn Free Taa. Durante la reunión, Yularen informó a Palpatine de que la República no podía enviar a más tropas o naves a Ryloth como refuerzo. En consecuencia, Windu decidió aliarse con los luchadores por la libertad de Ryloth liderados por Cham Syndulla. Sus fuerzas combinadas fueron suficientes para capturar la capital Lessu, y liberar al planeta de las garras de la Confederación de Sistemas Independientes, tomando a Wat Tambor como prisionero.[19]

Batalla sobre Devaron

Wullf Yularen: «Entonces, ¿esta misión ha sido lo que usted suele considerar un éxito?»
Anakin Skywalker: «Si por éxito entiende que he ganado, sí.»
— Wullf Yularen y Anakin Skywalker, tras la batalla sobre Devaron [fuente]

Yularen en desacuerdo con Skywalker tras la batalla sobre Devaron.

Después de que el cazarrecompensas duros Cad Bane robara un holocrón del Templo Jedi y capturara al Maestro Jedi Bolla Ropal sobre Devaron, Bane intentó escapar del sistema con el holocrón y un cristal de memoria kyber, planeando entregárselos al Lord Sith Darth Sidious a cambio de una cuantiosa recompensa. Anakin Skywalker y Ahsoka Tano fueron enviados a interceptar a Bane y rescatar a Ropal y los artefactos; de modo que Yularen y el Resuelto fueron asignados a ayudar a los Jedi en su misión. Al llegar a la órbita de Devaron, el Resuelto hizo frente a cinco naves separatistas en retirada. En el puente del Resuelto, Yularen informó a Skywalker de que habían recibido un mensaje de un soldado clon estacionado en Devaron. El asedidado soldado consiguió informar de que Ropal y su cristal kyber de memoria habían sido capturados y de que el puesto avanzado de la República había sido capturado, antes de ser asesinado por droides de combate. Al quedar destruidas cuatro de las cinco naves separatistas, el Resuelto se centró en la última de ellas — la fragata de Cad Bane. Entonces, Skywalker ordenó que el Resuelto avanzara para poder emprender un abordaje. Yularen, notando que no poseían ningún tipo de nave de abordaje, quedó sorprendido por la propuesta de Skywalker.[20]

En el hangar del Resuelto, Skywalker, Ahsoka y tres brigadas de clones bajo el mando del capitán clon Rex se reunieron antes de su asalto. Teniendo que abordar la fragata enemiga sin naves de abordaje, Skywalker ideó una estrategia poco ortodoxa consistente en usar tres AT-TE para aterrizar en el exterior de la nave separatista. Rex y Ahsoka quedaron impresionados por el plan de Skywalker, puesto que los AT-TE estaban presurizados y equipados con pies magnéticos. Sin embargo, Yularen, que había ido al hangar para ver si podía ser de ayuda, consideró que la táctica era ridícula. A pesar de todo, la táctica de Skywalker resultó un éxito y los dos Jedi y los clones abordaron la nave. Tras obligar a Cad Bane a escapar, escaparon de la nave enemiga que estaba a punto de explotar a bordo de una lanzadera; sin que ellos lo supieran, Cad Bane había matado al soldado clon Denal, robado su armadura, y se encontraba junto a ellos en la lanzadera. Cuando la nave enemiga fue destruida, las fuerzas de la República Galáctica asumieron que el holocrón y el cristal de memoria también habían sido destruidos. Yularen recibió a sus fuerzas a su regreso al Resuelto, y no fue impresionado por el hecho de que el objetivo principal de la misión no hubiera sido alcanzado — observando que esa era la versión del éxito habitual de Skywalker. Las fuerzas de la República más tarde descubrirían la supervivencia de Cad Bane cuando él, aún en la armadura de Denal, robó un caza estelar para huir del Resuelto. Skywalker contactó con Yularen para que cerrara los anillos hiperespaciales, esperando atrapar al caza estelar — que carecía de hiperimpulsor — y capturar al cazarrecompensas. Sin embargo, la orden llegó demasiado tarde; mientras Yularen daba la orden de cerrar los anillos, Bane unió su caza a uno de ellos y saltó al hiperespacio.[20]

Segunda Batalla de Geonosis

«Se trata de una invasión planetaria a gran escala, capitán. Si desvío los recursos a su posición, sacrificaré otros aspectos de la campaña.»
―Wullf Yularen al comandante Jet, durante la Segunda Batalla de Geonosis[fuente]

Yularen deniega la solicitud del comandante Jet de proporcionarle apoyo aéreo durante la batalla.

Tras el conflicto en Devaron, el almirante Yularen y sus fuerzas compusieron el núcleo de una flota reunida para liderar un segundo ataque contra el planeta del Borde Exterior Geonosis, el lugar de origen de las Guerras Clon.[21] Datos de inteligencia conseguidos por la senadora Padmé Amidala en Cato Neimoidia indicaban que el archiduque geonosiano Poggle el Menor estaba construyendo una nueva fundición de droides de combate en Geonosis.[22] Los Generales Jedi Anakin Skywalker, Obi-Wan Kenobi y Ki-Adi-Mundi, junto a sus respectivas tropas clon, lanzaron un ataque en tres frentes contra la protegida fundición de droides, usando transportes LAAT. Antes de que Mundi partiera, Yularen deseó al Maestro Jedi cereano buena suerte.[21]

Sin embargo, cuando la invasión comenzó, los LAAT recibieron fuego intenso de la resistencia geonosiana y droide. Las fuerzas de Skywalker y Mundi fueron derribadas antes de poder reunirse con las de Obi-Wan en la zona de aterrizaje. El comandante clon de Ki-Adi-Mundi, Jet, contactó con Yularen a bordo del Resuelto vía comunicador para solicitar apoyo aéreo; el Almirante se vio obligado a denegar la ayuda, puesto que los bombarderos Ala-Y estaban enfrentándose a las fuerzas geonosianas en otro punto y no podían dividirse si la invasión pretendía ser exitosa. Mientras Jet informaba de los acontecimientos a Mundi, Yularen empezó a organizar a los Alas-Y para proporcionar cuanto antes apoyo a las fuerzas de tierra. Ese esfuerzo consiguió dar lugar a un escuadrón disponible, que Yularen envió para asistir a los restos del grupo de ataque a petición de Skywalker. Con la zona de aterrizaje asegurada, Skywalker y Ahsoka Tano lideraron una fuerza de ataque para destruir el escudo de la fundición de droides, permitiendo a las fuerzas de la República Galáctica atacar a la propia fundición.[21] La fábrica fue más tarde destruida, y la batalla terminó con una victoria de la República.[23]

Rescate sobre Saleucami y otros combates

Obi-Wan Kenobi: «Almirante Yularen, mantenga a la flota de Grievous ocupada para que la llegada de Anakin pase desapercibida.»
Wullf Yularen: «Sí, General. Comenzad el ataque; todas las naves, fuego a discreción.»
— Obi-Wan Kenobi y Wullf Yularen [fuente]

Yularen se prepara para enfrentarse a las fuerzas de Grievous en Saleucami.

Durante la guerra, el general Grievous capturó al Maestro Jedi Eeth Koth e informó de ello al Consejo Jedi en Coruscant. Mientras Koth estaba siendo torturado en una transmisión, el Maestro Jedi consiguió usar lenguaje de signos para comunicar su localización, el sistema Saleucami. Entonces, la Orden Jedi emprendió una misión de rescate liderada por los Generales Jedi Obi-Wan Kenobi, Anakin Skywalker y Adi Gallia para liberar a Koth de su detención. El almirante Yularen comandó al grupo de Destructores Estelares clase Venator y cruceros que mantendrían a la flota separatista ocupada mientras los Jedi rescataban a Koth.[24]

Cuando la flota de la República Galáctica llegó al sistema Saleucami, Grievous ordenó a sus naves atacar al enemigo. En preparación de la llegada de Skywalker y Gallia a bordo de una lanzadera y su posterior infiltración en la nave de Grievous, Obi-Wan Kenobi ordenó a Yularen recrudecer con su flota todavía más la batalla. Yularen ordenó fuego a discreción, y la flota de la República se movió para distraer a las fuerzas enemigas y proporcionar fuego de cobertura a la lanzadera que se aproximaba. Mientras Grievous se enfrentaba personalmente a Kenobi en combate a bordo del crucero ligero del Jedi, Skywalker y Gallia consiguieron rescatar a Koth de la nave insignia de Grievous, y se les unieron Kenobi y algunos clones tras escapar de su crucero ligero, que había sido destruido. Grievous, por su parte, se retiró a la superficie de Saleucami tras su duelo con Kenobi. Skywalker permaneció en órbita para supervisar la derrota del resto de fuerzas separatistas, mientras que Kenobi descendió al planeta con un destacamento de clones para buscar a Grievous.[24] Aunque consiguieron encontrar al general, Grievous consiguió escapar de nuevo después de otro enfrentamiento con Kenobi.[25]

En el 20 ABY, el Almirante Yularen lideró a una flota de la República desde el Resuelto contra la armada separatista en el planeta Sullust, que estaba liderada por Asajj Ventress. Varios de los sistemas del Resuelto cayeron, incluyendo los escudos y el sistema de propulsión, que fueron dañados por tri-cazas droides, dejando a la nave vulnerable. La flota separatista consiguió destruir al Resuelto,[26] pero Yularen escapó a tiempo en lugar de perecer con su nave insignia.[27]

Batallas finales

Yularen asiste al funeral de las víctimas del ataque al Templo Jedi.

En el 19 ABY, Yularen, como uno de los oficiales navales de mayor rango de la República Galáctica, asistió a una reunión estratégica sobre el planeta Carida, donde casi pereció debido a un plan separatista consistente en destruir el lugar haciendo explotar a un Destructor Estelar clase Venator capturado.[28] Luego, regresó a Coruscant para asistir al funeral de las víctimas de un atentado contra el hangar del Templo Jedi.[29] Él fue un miembro de la acusación, liderada por el almirante Wilhuff Tarkin, en el juicio militar de Ahsoka Tano, exenta de inmunidad tras haber sido expulsada de la Orden Jedi, y que había sido acusada del ataque. Sin embargo, momentos antes de que el Canciller Supremo Sheev Palpatine pudiera anunciar el veredicto, el verdadero autor del ataque, la Jedi caída Barriss Offee, fue llevada ante el tribunal por Anakin Skywalker, y Ahsoka fue liberada.[30]

Más adelante, Yularen participó en la Batalla de Ringo Vinda, dirigiendo a Skywalker y a su equipo hacia los restos de una lanzadera que transportaba a CT-5385 «Tup» a Coruscant.[31]

Tiempo después, mientras se encontraba a bordo de un destructor estelar clase Venator estacionado en Coruscant, Yularen avistó una nave desconocida, el Ángel Plateado, en el espacio aéreo militar. Yularen habló con los pasajeros de a bordo por comunicador y preguntó a Trace Martez qué estaba haciendo en el espacio militar. Yularen amenazó con confiscar su licencia de piloto, pero Ahsoka Tano, quien también se encontraba a bordo de la nave, apagó el comunicador y la nave se alejó. Entonces, Yularen informó al general Skywalker de que los tripulantes de la nave parecían ser unos pilotos novatos en sus primeras maniobras. Yularen preguntó si debía enviar un destacamento para arrestarlos, hasta que Skywalker percibió la presencia de Ahsoka y decidió dejarlos marchar.[32]

Hacia el final de las Guerras Clon, Yularen se interesó por el Conde Dooku y su recién nombrada mano derecha, el 'almirante Enigma', quien en realidad era el antiguo Maestro Jedi Quinlan Vos. Tras recibir un informe de que Dooku y el almirante Enigma se encontraban en un destructor a punto de atacar Taris, Yularen informó al Consejo Jedi de ello, quien se encontraba celebrando una reunión para discutir el rescate de Vos. Usando la información del Almirante Yularen, el Consejo decidió rescatar a Vos e indultar a la antigua aprendiz Sith Asajj Ventress si aceptaba participar en la misión de rescate. Aunque la misión de rescate fue un éxito, Vos había caído en secreto al lado oscuro y se convirtió en el nuevo aprendiz de Dooku.[33]

Yularen pone en contacto a los Jedi con Ahsoka Tano y Bo-Katan Kryze.

En los últimos días de las Guerras Clon, Yularen participó en la Batalla de Yerbana junto a los Generales Jedi Anakin Skywalker y Obi-Wan Kenobi. Tras el fin de la batalla, Yularen recibió una transmisión con la frecuencia subespacial Fulcrum de la antigua Padawan de Skywalker, Ahsoka Tano, y la mandaloriana Bo-Katan Kryze. Desde su Destructor Estelar, Yularen contactó con los Jedi en la superficie de Yerbana. Inicialmente, Skywalker y Kenobi pensaron que habían sido contactados por Saw Gerrera, quien se encontraba en el Asedio en Onderon, pero Yularen desmintió sus suposiciones y les instó a acudir al Destructor Estelar. Allí, bajo la mirada de Yularen, Skywalker se reencontró con su antigua Padawan, quien solicitó ayuda de la República Galáctica para capturar al antiguo aprendiz Sith Maul en Mandalore. Sin embargo, pronto llegaron noticias del secuestro del Canciller Supremo Sheev Palpatine a manos del General Grievous y Yularen tuvo que partir a Coruscant con los Jedi, no sin que antes Skywalker dejara a la 332ª Compañía con Ahsoka para ayudar a capturar a Maul y bajo la supervisión del recién nombrado Comandante Clon Rex.[34]

Bajo el Imperio Galáctico

Buró de Seguridad Imperial

Tras el final de las Guerras Clon, el Canciller Supremo Sheev Palpatine transformó la República Galáctica en el Imperio Galáctico, proclamándose a sí mismo Emperador Galáctico.[35] Con este nuevo orden, Yularen renunció a su cargo de almirante para forjarse una carrera en el Buró de Seguridad Imperial de la Comisión para la Preservación del Nuevo Orden con el rango de coronel. Su primer encargo fue encabezar una división cuya función era exponer pruebas de sedición en el Senado Imperial.[9]

En el 14 ABY, el quinto año del reinado del Imperio Galáctico, Yularen había sido nombrado el enlace principal entre el BSI y su principal rival, la Agencia de Inteligencia Naval, y fue el responsable de la cooperación entre las dos organizaciones de inteligencia del Imperio Galáctico.[9] Durante ese tiempo, revisó personalmente los informes del comandante operativo de la Inteligencia Naval, Gallius Rax, pasando por alto a los vicealmirantes de la agencia Dodd Rancit y Terrinald Screed.[2] Junto a su superior directo, Harus Ison, representó al BSI en Coruscant cuando el moff Wilhuff Tarkin llegó para informar de un ataque a su base. A medida que la Campaña de Berch Teller progresaba, Yularen continuó teniendo un papel activo en la respuesta imperial desde Coruscant, reuniéndose tanto con Tarkin como con la Junta de Jefes. Después de la muerte del vicealmirante Rancit en Carida, el Emperador ascendió a Yularen para ocupar el puesto de su antiguo rival como jefe de la Inteligencia Naval, que fue englobada dentro de la Inteligencia Imperial, con el cargo de director general adjunto.[9] En ese cargo, continuó recibiendo informes secretos de inteligencia de Gallius Rax, elaborados específicamente para él.[2] En el 4 ABY, Yularen había regresado al BSI, de nuevo con el rango de coronel.[36] El agente del BSI Alexsandr Kallus, el mejor pupilo de Yularen en la Academia Imperial,[10] se encontraba tras un grupo de insurgentes conocido como los Espectros, y respondía ante Yularen durante ese tiempo.[36]

Campaña del Cisne Nocturno

Visitando el Hotel Alisandre

Yularen asistiendo al baile de la Semana de Ascenso en el Hotel Alisandre.

Tras el incidente del Dromedario, el coronel Yularen acompañó al senador de Lothal Domus Renking, el teniente mayor chiss Thrawn y el alférez Eli Vanto durante el baile de la Semana de Ascenso en el Hotel Alisandre de Coruscant. Renking presentó a Yularen y sus compañeros a una de sus ayudantes, Arihnda Pryce, que trabajaba en una de las oficinas de asistencia al ciudadano de Renking. Yularen explicó la historia de cómo Thrawn y Vanto habían capturado ellos solos una nave pirata y a la mayoría de su tripulación, y salvado su valioso cargamento de gas tibanna. Aunque Thrawn se mostró modesto acerca de su logro, Yularen destacó que Thrawn y su equipo habían estado superados en número por los piratas. Cuando Yularen preguntó a Vanto si afirmaba lo ocurrido, Vanto contestó afirmativamente pero permaneció abatido por no ser ascendido.[37]

Mientras conversaba con Renking y Pryce, Yularen anunció que debía marcharse para tratar asuntos con sus amigos de las altas esferas. Antes de partir, Yularen se aseguró de presentar a Thrawn a los demás oficiales y senadores. Uno de los motivos de Yularen para presentar a Thrawn socialmente era poderle ayudar a entablar conexiones con oficiales civiles simpatizantes para hacer frente al Alto Mando Imperial en caso de que decidieran someter a Thrawn a una corte marcial debido a sus tácticas poco ortodoxas en el Dromedario. Entonces, Thrawn y Yularen discutieron el asunto de que doce cilindros de tibanna recuperados a bordo del Dromedario habían sido vaciados. Yularen dedujo que el líder insurgente Nevil Cygni, conocido como Cisne Nocturno, había encontrado de alguna manera el modo de soltar el gas de los cilindros. Aunque Thrawn estaba molesto, Yularen aseguró al chiss que sería bienvenido en el Buró de Seguridad Imperial en caso de que no le aceptasen en la Armada Imperial. Por suerte, Thrawn fue absuelto por los miembros de la corte marcial, quienes lo ascendieron a capitán.[37]

Dojo Yinchom y Altos Cielos
«No te preocupes por los Altos Cielos. Lo que sea que haya, lo encontraremo.»
―Coronel Wullf Yularen[fuente]

El coronel Yularen con el capitán Thrawn y el alférez Vanto investiga el Dojo Yinchom.

Continuando su investigación de la Campaña de Cisne Nocturno, el capitán Thrawn y el alférez Eli Vanto visitaron la oficina del coronel Yularen buscando ayuda en la investigación del Cisne Nocturno. Yularen compartía la consternación de Thrawn al saber que el comandante Alfren Cheno había asumido la tarea de proteger a Thrawn tras la Batalla sobre Umbara. Yularen informó a Thrawn de que había encontrado múltiples referencias al Cisne Nocturno en actividades como contrabando de metales, compra de antigüedades, e investigación de protestas y disturbios. Sin embargo, fue incapaz de averiguar la identidad del líder insurgente. Incapaz de discernir los motivos del Cisne Nocturno, Yularen lo tachó de alborotador.[37]

Thrawn especuló que el Cisne Nocturno estaba motivado por la usurpación de algunos intereses personales o mineros. Tras la Protesta de la oficina del alcalde de la Bahía del Círculo]], Yularen convenció a Thrawn y Vanto para que le acompañaran junto a los oficiales del Buró de Seguridad Imperial Roenton y Brook en una visita a los dojos que entrenaban a los guardaespaldas de los senadores Imperiales. Uno de los dojos que el coronel Yularen y sus compañeros visitaron fue el Dojo Yinchom, que pertenecía al togoriano H'sishi. En los pasados cinco años, treinta senadores habían enviado a sus guardaespaldas a entrenar al Dojo Yinchom. En el dojo, se reunieron con Arihnda Pryce de nuevo, a quien se habían encontrado previamente en el Hotel Alisandre. Tras perder su trabajo para el senador Domus Renking, Pryce había encontrado trabajo en el Grupo de Apoyo Cielos Altos. Uno de los instructores de artes marciales del dojo, Juahir Madras, era amigo de Driller MarDapp, el líder de los Altos Cielos. Madras también formaba parte de la red de espías de Driller, que trabajaba para el Cisne Nocturno.[37]

Cuando H'sishi llegó, Yularen se presentó a sí mismo y a sus compañeros. También preguntó a H'sishi si tenía registros de contratos con el gobierno y de la formación guardaespaldas. Antes de que H'sishi fuera a por los documentos, Thrawn convenció a H'sishi de participar en una sesión de combate con palos. Tras la visita, Thrawn explicó a Yularen sus observaciones hechas en el dojo. Thrawn notó que el instructor Madras los había ignorado hasta que H'sishi le había ordenado que se detuviera. También explicó que Pryce le había alertado sobre los Altos Cielos y que él había peleado con H'sishi para determinar si tenía alguna intención hostil. Aunque Thrawn consideró a H'sishi al margen de cualquier intento malévolo, convenció a Yularen para que investigara a los Altos Cielos.[37]

El coronel Yularen investiga a los Altos Cielos a instancias de Thrawn.

Después de la visita a Yinchom, Thrawn se reunió en secreto con Pryce, quien ofreció proporcionar a los Imperiales información de las actividades de espionaje de los Altos Cielos a cambio de inmunidad. Thrawn aceptó la petición de Yularen de proteger a Pryce a cambio de que espiara a sus compañeros. Actuando bajo las instrucciones de Thrawn y Yularen, Pryce ofreció al moff Ghadi información que los Altos Cielos habían obtenido ilegalmente del Gran Moff Wilhuff Tarkin. Entonces, Pryce expuso las actividades de los Altos Cielos y el intento de Ghadi de aprovecharse de Tarkin. Además de garantizar la inmunidad de Pryce, Tarkin aceptó ascenderla a gobernadora de Lothal y ascender al amigo de Thrawn, Vanto, a teniente comandante.[37]

Tras el trato de Pryce con Tarkin, el coronel Yularen y varios agentes del BSI arrestaron a los miembros de los Altos Cielos y del Dojo Yinchom incluido Juahir y el líder del grupo, Driller MarDapp. Yularen arrestó personalmente a Juahir después de que uno de los instructores en artes marciales, el guardaespaldas Kaniki, intentara asesinar al senador Evidorn; tras ser informado de los 'malvados' del Imperio Galáctico por Madras. Cuando Juahir imploró la ayuda de Pryce, ella instó a su antiguo amigo a cooperar con Yularen a cambio de evitar la pena de muerte. Sin embargo, Pryce convenció a Yularen para que perdonara a H'sishi debido a que no había pruebas de que hubiese actuado mal.[37]

La insurgencia de Batonn

El coronel Yularen asiste a una reunión convocada por el almirante Donassius.

Mucho después, el Coronel Yularen junto al Almirante Thrawn y el Comandante Eli Vanto asistió a una reunión de alto nivel de almirantes y gobernadores Imperiales convocada por el Almirante de Flota Jok Donassius para discutir la Insurgencia de Batonn. Los insurgentes del Cisne Nocturno habían tomado como rehén al destacamento Imperial de Isla Cañamazo. Thrawn fue asignado a lidiar con los insurgentes pero insistió en estudiar la batalla más tiempo. Yularen se posicionó del lado de Thrawn y destacó que los insurgentes habían deshabilitado los tubos cathtron de la base. Entonces, Donassius reasignó a Isla Cañamazo al almirante Durril.[37]

Tras el fracaso del almirante Durril, la Nonagésimo sexto Grupo de Ataque de Thrawn derrotó con éxito a los insurgentes y forzó su rendición. Sin embargo, varios de los insurgentes consiguieron escapar al Complejo de minería y refinación Creekpath donde se atrincheraron. El asedio al complejo era complicado debido a la presencia de los padres de la gobernadora Arihnda Pryce, Talmoor y Elainye Pryce, que trabajaban en la mina. Pryce consiguió convencer al coronel Yularen para que le permitiera acompañar al agente Gudry en una misión de incógnito para desactivar el generador de escudo deflector de los insurgentes. El coronel Yularen informó a Thrawn del plan y proporcionó a los agentes de incógnito comunicadores y recolectores de datos.[37]

Para asegurar la coordinación entre la Armada Imperial y el BSI, Yularen acordó mantenerse en contacto con el comandante Vanto en frecuencias y códigos de acceso. Tras reunirse con Vanto, Yularen preguntó al comandante acerca de la posición inusual del destructor estelar Imperial de Thrawn, el Quimera, y el resto del grupo de ataque incluido unos cruceros ligeros deshabilitados. A pesar de la posición vulnerable de las naves, Vanto urgió a Yularen a tener fe en las tácticas de Thrawn. Sin confiar plenamente en el plan de Thrawn, Yularen pidió a Vanto que vigilara a su comandante y expresó su preocupación de que Thrawn se hubiera obsesionado con detener al Cisne Nocturno.[37]

Matanza en Creekpath

En secreto, Thrawn se comunicó con el Cisne Nocturno y los dos se reunieron en un campo vacío para discutir una solución pacífica del asedio. A pesar de sus diferencias filosóficas, Thrawn ofreció proporcionar al Cisne Nocturno los medios necesarios para unirse a la Ascendencia Chiss y salvaguardar a la galaxia de las amenazas de las Regiones Desconocidas. Sin estar dispuesto a abandonar a sus hombres a merced del gobernador Restos, el Cisne Nocturno declinó la oferta de Thrawn pero convenció al almirante para intentar minimizar las bajas en Creekpath. Tras la reunión, Yularen recogió a Thrawn en su aerodeslizador y le preguntó por qué no debía dispararle por traidor.[37]

En privado, Thrawn aseguró a Yularen que sólo estaba buscando una solución pacífica al asedio de Creekpath. Tras quedar convencido de la lealtad de Thrawn, Yularen le preguntó por la disposición de cuatro cruceros ligeros. Thrawn explicó que los había posicionado a distancia para que estuvieran al margen de cualquier ataque desde tierra. Cuando Yularen expresó su preocupación por que los cruceros fueran demasiado vulnerables a otros ataques, Thrawn contestó que así también prevenía robos. Sin entender las tácticas de Thrawn, Yularen reprendió a Thrawn por su falta de conocimiento político. Yularen también expresó preocupación por no haber sido contactado por Arihnda Pryce ni Gudry.[37]

Sin que Yularen lo supiera, Pryce y Gudry no estaban disponibles. Al incumplir Gudry su promesa de evacuar a los padres de Pryce, ella lo había matado después de una pelea. Mientras tanto, el coronel Yularen envió a un escuadrón especial para recogerlos, creyendo que estaban en peligro. Pryce y su familia llegaron a las filas Imperiales a salvo, donde se refugiaron en los aposentos del mayor Talmege. A pesar de la presencia del escuadrón especial de Yularen y muchos civiles, Pryce usó un control remoto robado a Gudry para detonar los explosivos del Cisne Nocturno. Aunque eso acabó con la amenaza de los insurgentes del Cisne Nocturno, muchos civiles murieron. En el espacio, Thrawn usó con éxito como cebo los cuatro cruceros ligeros para atraer a la flota insurgente a una trampa.[37]

Yularen informa de la devastación en la instalación Creekpath.

Después de terminar el asedio de Creekpath, Yularen se enfureció por el alto número de muertes civiles y asemejó el incidente a las Guerras Clon. Si bien los informes oficiales teorizaron que Gudry había detonado los explosivos para evitar su captura, Yularen culpó indirectamente a Pryce del atentado; sin darse cuenta de que ella era directamente responsable del incidente. Las fuerzas de Yularen también encontraron e identificaron el cadáver del Cisne Nocturno. Entonces, Yularen y Eli Vanto partieron para que Pryce pudiera hablar con Thrawn en privado. Pryce convenció a Thrawn de asumir la responsabilidad de la supresión de la insurgencia en Batonn a cambio de asegurarle el mando de la Séptima Flota. Thrawn aceptó de mala gana y fue ascendido al rango de Gran Almirante por el Emperador Sheev Palpatine.[37]

Trabajando con Thrawn

Wullf Yularen: «Nunca habría imaginado que uno de mis mejores estudiantes fuese capaz de esta traición.»
Thrawn: «Y es por eso que tú y muchos otros habéis sido engañados.»
— Wullf Yularen y Thrawn [fuente]

Wullf Yularen se reúne con su antiguo alumno, Alexsandr Kallus.

En el 2 ABY, el agente Alexsandr Kallus se unió en secreto a los rebeldes y les proporcionó información imperial bajo el nombre de "Fulcrum". Poco después, Yularen fue invitado por el Gran Almirante Thrawn para ayudarle a identificar al espía rebelde. Como parte del proceso de investigación, Yularen interrogó a numerosos oficiales imperiales del sector Lothal a bordo de la nave insignia de Thrawn, el Quimera, incluido a la capitana Brunson, el comandante Brom Titus, el teniente Yogar Lyste y su antiguo alumno, el agente Kallus. Lyste y Kallus abordaron la nave de Thrawn con un cazarrecompensas capturado, quien resultó ser Ezra Bridger.[10]

Durante una reunión con Kallus y Lyste, Yularen urgió a sus compañeros a permanecer vigilantes de cualquier signo de actividad rebelde. Thrawn también informó a los asistentes de que estaba cerca de localizar la base del Escuadrón Fénix, que se encontraba escondida en el planeta Atollon. Tras abandonar la reunión, Yularen habló con Kallus acerca de la identidad de Fulcrum. Intentando no llamar la atención, Kallus afirmó que el espía tenía que ser un oficial y sugirió que pudiera ser alguien de la División de Comunicaciones. Sin embargo, Yularen creía que eso era demasiado obvio y sospechó que Fulcrum tenía su propio sistema de comunicación. Kallus también prometió ayudar a su antiguo mentor. En una reunión privada con Thrawn y la gobernadora Arihnda Pryce, Thrawn expresó sus sospechas de que el espía se trataba de alguien a quien ya habían entrevistado. Luego, el coronel Yularen informó de que un mensaje codificado había sido emitido tras la llegada al Quimera del prisionero de Lyste y Kallus. A continuación, Yularen acompañó a Thrawn y Pryce a interrogar al prisionero.[10]

Al llegar al bloque de detención del Quimera, Yularen y sus camaradas descubrieron que el prisionero había sido liberado. Después de que Yularen encontrara datos que sugerían que alguien había estado utilizando el código de identificación de Lyste para entrar en la celda, Yularen comenzó a sospechar que Lyste era Fulcrum. Sin embargo, eso era un engaño ideado por Kallus para borrar sus huellas. Más tarde, Thrawn sobrevivió a un intento de asesinato en su oficina, y Yularen contactó con el Gran Almirante, que le dijo que se dirigiera al hangar con soldados de asalto de refuerzo. Yularen llegó acto seguido al hangar, donde vio escapando a un grupo de rebeldes, entre los cuales se encontraba el capitán clon Rex, con quien Yularen había trabajado a menudo en las Guerras Clon. Sin embargo, Yularen aceptó la afirmación de Kallus de que Lyste era el espía rebelde Fulcrum. A pesar de las protestas de Lyste, Yularen ordenó a los soldados de asalto que lo arrestaran.[10]

Yularen y Thrawn averiguan la identidad de Fulcrum.

Debido a la evidencia planeada por Kallus para inculpar a Lyste, Yularen creyó inicialmente que Lyste era Fulcrum. En público, Yularen mostró el código de identificación de Lyste como prueba de la culpabilidad del oficial. Tras la salida de la oficina de Kallus y Pryce, Yularen expresó en privado sus dudas acerca de la culpabilidad de Lyste a Thrawn. El Gran Almirante se mostró de acuerdo y enseñó a Yularen el casco que había llevado Ezra, que poseía el dibujo de un gato de Lothal. Cuando Yularen preguntó por qué Kallus había ocultado la identidad de Ezra, Thrawn concluyó que Kallus era en realidad Fulcrum y que para ocultarse había incriminado a Lyste. Yularen expresó su sorpresa por que uno de sus antiguos alumnos fuese un traidor, lo que hizo que Thrawn remarcara que Yularen había permitido que su cariño por Kallus le engañara. Con Fulcrum 'oficialmente' capturado, Thrawn decidió permitir a Kallus seguir operando para sacar a los rebeldes de su escondite.[10]

Liberación de Lothal

«Aquí el coronel del BSI Yularen. Estoy ejecutando el código de anulación Base Gamma Cero.»
«¿Seguridad Imperial? No sabía que el BSI estaba implicado.»
«Ese es el punto de este ejercicio.»
«Entonces, uh, ¿esto es un simulacro?»
«¿Lo es? Y usted siempre cuestiona las órdenes de su oficial superior?»
«Procedan con el Protocolo 13 inmediatamente.»
―Ryder Azadi suplanta a Yularen[fuente]

Durante la Liberación de Lothal, el antiguo gobernador de lothaliano Ryder Azadi imitó la voz del coronel Yularen para obligar a un escéptico oficial Imperial a cumplir con una falsa orden de ejecutar el Protocolo 13. Debido al prestigio de Yularen en el Imperio Galáctico, el plan funcionó. Como resultado, todo el destacamento Imperial en Lothal quedó atrapado a bordo de una gran infraestructura móvil. La eliminación del destacamento y la desaparición de Thrawn y su Séptima Flota acabaron con el dominio Imperial sobre Lothal.[38]

Guerra Civil Galáctica

«El Senado Imperial ya no será una preocupación. Acabo de recibir noticias de que el Emperador lo ha disuelto permanentemente. Los últimos remanentes de la Vieja República han desaparecido.»
―El gran moff Tarkin informa de la disolución del Senado a la Junta de Jefes y Yularen[fuente]

En el 0 ABY, Yularen y otros miembros clave del personal de mando de la Estrella de la Muerte — incluyendo a Wilhuff Tarkin, Conan Antonio Motti y Cassio Tagge — se reunieron en la sala de conferencias para discutir el estado actual del Imperio Galáctico. El coronel permaneció en silencio durante la mayor parte de la reunión, observando con calma como Motti y Tagge discutían por la amenaza que la Alianza Rebelde suponía para el Ejército Imperial. Incluso cuando Tarkin llegó con noticias de que el Emperador Sheev Palpatine había disuelto el Senado Imperial, Yularen permaneció estoico. Yularen continuó observando la reunión en progreso, escuchando cómo los demás discutían sobre la situación de los planos de la Estrella de la Muerte robados y sentándose con calma mientras Darth Vader — quien tiempo atrás había sido el General Jedi de Yularen, el desaparecido Anakin Skywalker — estrangulaba con la Fuerza a Motti por su falta de fe en los poderes de la Fuerza.[6]

Yularen se reúne con Darth Vader y el resto de líderes del Imperio a bordo de la Estrella de la Muerte.

Algún tiempo después de la reunión, un grupo de lo que en un futuro cercano serían rebeldes se infiltró en la Estrella de la Muerte, incluyendo al contrabandista Han Solo, el wookiee Chewbacca y el hijo secreto de Vader, Luke Skywalker. El grupo intentaba rescatar a la princesa Leia Organa de Alderaan, quien había sido capturada tras un intento de llevar los planos robados de la Estrella de la Muerte a la Alianza Rebelde. Como parte de su infiltración, Solo y Skywalker se vistieron de soldados de asalto y fingieron escoltar a Chewbacca al bloque de detención en el que se encontraba la princesa Leia. Mientras el trío esperaba al turboascensor que les llevaría al bloque prisión, Yularen y otro oficial del Buró de Seguridad Imperial pasaron por el lado de ellos, sin conocer su verdadera identidad. La misión de Skywalker resultó ser un éxito: la princesa Leia fue rescatada y llevada a salvo a la base rebelde de Yavin 4. Sin embargo, un dispositivo de rastreo colocado en la nave de Solo, el Halcón Milenario, permitió a la Estrella de la Muerte seguirlos hasta allí. La Alianza lanzó un ataque contra la estación de combate, determinada a destruirla. Luke Skywalker, pilotando un Ala-X, completó con éxito la misión — su par de torpedos de protones alcanzaron el núcleo del reactor de la Estrella de la Muerte y explotaron, destruyendo la estación.[6] Yularen murió en la explosión resultante.[2]

Legado

«Algunas de las mejores personas del Imperio se encontraban en esa estación. El Gran Moff Tarkin. El Coronel Yularen. Muchos buenos hombres y mujeres.»
Iden Versio a Gideon Hask, tras la Batalla de Yavin[fuente]

Poco después de la Batalla de Yavin, la teniente mayor Iden Versio y el teniente júnior Gideon Hask reflexionaron acerca de la destrucción de la Estrella de la Muerte, con Versio afirmando que Yularen era uno de los mejores miembros del personal del Imperio Galáctico perdidos cuando la estación fue destruida, sintiendo que habría sido mejor si Yularen hubiera sobrevivido en lugar de un piloto de caza TIE.[39]

Mientras buscaba en el Edificio del Registro Imperial de Coruscant[2] en el 5 DBY,[40] tras descubrir que el Superdestructor Estelar personal del Emperador Galáctico Sheev Palpatine, Eclipse, había desaparecido, la Gran Almirante Rae Sloane encontró una imagen holográfica que mostraba a Palpatine reunido con el personal Imperial, incluido Yularen.[2]

Apariciones

Fuentes

Notas y referencias

  1. 1,0 1,1 Universo Star Wars
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 2,4 2,5 Consecuencias: Deuda de Vida
  3. StarWars.com Encyclopedia Admiral Wulff Yularen en la Encyclopedia de StarWars.com
  4. 4,0 4,1 4,2 StarWars-DatabankII.png Admiral Wullf Yularen en el Databank (enlace de respaldo)
  5. 5,0 5,1 5,2 5,3 5,4 5,5 Star Wars: The Clone Wars película
  6. 6,0 6,1 6,2 6,3 6,4 6,5 Star Wars: Episodio IV Una Nueva Esperanza
  7. 7,0 7,1 7,2 Topps logo.svg Star Wars: Card Trader (Cromo: Wullf Yularen - Republic Captain)
  8. 8,0 8,1 TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Rising Malevolence»
  9. 9,0 9,1 9,2 9,3 9,4 Tarkin
  10. 10,0 10,1 10,2 10,3 10,4 10,5 Rebels-mini-logo.png Star Wars Rebels – «Through Imperial Eyes»
  11. 11,0 11,1 11,2 TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Cat and Mouse»
  12. Star Wars: Episodio II El Ataque de los Clones
  13. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Shadow of Malevolence»
  14. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Destroy Malevolence»
  15. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Rookies»
  16. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «ARC Troopers»
  17. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Jedi Crash»
  18. 18,0 18,1 TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Storm Over Ryloth»
  19. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Liberty on Ryloth»
  20. 20,0 20,1 TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Cargo of Doom»
  21. 21,0 21,1 21,2 TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Landing at Point Rain»
  22. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Senate Spy»
  23. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Weapons Factory»
  24. 24,0 24,1 TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Grievous Intrigue»
  25. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «The Deserter»
  26. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Nightsisters»
  27. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Point of No Return»
  28. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «The Jedi Who Knew Too Much»
  29. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «The Wrong Jedi»
  30. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «The Unknown»
  31. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Dangerous Debt»
  32. El Discípulo Oscuro
  33. TCW mini logo.jpg Star Wars: The Clone Wars – «Old Friends Not Forgotten»
  34. Star Wars: Episodio III La Venganza de los Sith
  35. 36,0 36,1 Star Wars Rebels: Visual Guide: Epic Battles
  36. 37,00 37,01 37,02 37,03 37,04 37,05 37,06 37,07 37,08 37,09 37,10 37,11 37,12 37,13 Thrawn
  37. Rebels-mini-logo.png Star Wars Rebels – «Family Reunion – and Farewell»
  38. Battlefront II: Escuadrón Infernal
  39. Star Wars: Atlas Galáctico fecha la Batalla de Endor en el 4 DBY y los sucesos de Imperio Destruido 1, que toman lugar tres meses después de la batalla, el 5 DBY. Además, la novela Consecuencias menciona que han pasado meses desde la Batalla de Endor, mientras Consecuencias: Deuda de Vida comienza dos meses después del final de Consecuencias. Además, los sucesos de Consecuencias: Deuda de Vida comienzan al menos cuatro meses después de la Batalla de Endor, que corresponde al 5 DBY. Adicionalmente, el Atlas Galáctico fecha que la Batalla de Jakku, como se representa en la secuela de Deuda de Vida, Consecuencias: El Fin del Imperio, al 5 DBY, colocando firmemente de este modo a Consecuencias: Deuda de Vida en el 5 DBY.
 La versión original de este artículo, o parte del mismo, fue traducida de Wookieepedia, ver autores


*Nota: Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción. El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.